Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Medicina, Microbiología > El contraproducente comportamiento de los antivacunas

El contraproducente comportamiento de los antivacunas

15 octubre, 2015

 

150604-antivacunasUno de los principales argumentos de los activistas antivacunas suele ser el caso particular de una o varias personas, que sin haberse vacunado, nunca han contraído la enfermedad en cuestión. Ahora bien, esta tesis únicamente demuestra un asombroso desconocimiento sobre epidemiología e inmunología.

Las enfermedades infecciosas se suelen propagar de las personas portadoras o enfermas a las sanas por proximidad o contacto, de tal manera que aquellos individuos o pequeños grupos que se mantienen aislados del resto pueden permanecer a salvo durante largos periodos de tiempo ya que los patógenos no pueden acceder a esas personas aisladas.

Ahora bien, imaginemos un individuo que no ha sido vacunado pero que tiene la suerte de que sus familiares, amigos, compañeros de trabajo o vecinos estén todos vacunados. A efectos prácticos ese individuo está tan a salvo como si fuera un Robinson Crusoe en una isla desierta, puesto que las personas que le rodean actúan como una barrera que impide el paso del patógeno en particular, es lo que se denomina inmunidad de grupo. Algo así como ser una persona simple y manipulable, si todos los que te rodean son honrados te mantendrás a salvo de engaños, estafas y podrás vivir sin preocupaciones.

inmunidad-de-grupo 1

Ahora bien, la persona que no ha sido vacunada sólo está segura siempre y cuando se encuentre rodeada de individuos vacunados. Por tanto, sólo si los antivacunas son tan escasos en número dentro de la población, para que la inmunidad de grupo que les cede gratuitamente esa mayoría de vecinos, amigos y compañeros de trabajo responsablemente vacunados, se pueden mantener a salvo. Sin embargo, cuando los antivacunas empiezan a ser más numerosos, esa protección desaparece porque un individuo no vacunado se relaciona frecuentemente con otros que tampoco están vacunados, y por tanto todos ellos quedan expuestos al patógeno en cuestión, y entonces el riesgo de contagio aumenta.

inmunidad-individual 2

Así entonces, un individuo antivacunas si fuera lo suficientemente listo (que no inteligente) únicamente debería relacionarse con individuos vacunados, y por tanto debería huir como del demonio de aquellas otras personas que piensen y que se comporten como él mismo, porque de lo contrario al final acabarán contagiándole quien sabe qué. Pero sin embargo, estos ignorantes son tan estúpidos que encima se concentran en los mismos pueblos y se relacionan constantemente entre ellos para así poder convencerse unos a otros de lo bonita que es esa Arcadia feliz de flores de Bach, yines y yanes, zumos de frutas, alineamiento de chacras, pastillas de placebo recubiertas de azúcar, meditaciones transcendentales y demás supercherías pseudomédicas que según ellos son las cosas que que les permiten mantenerse sanos y a salvo de unos patógenos en los que no creen y ni siquiera pueden imaginar.

Pero sin embargo, cuando más convencidos están de tener razón (y cuanto mayor es su número relativo dentro de una comunidad) es cuando más probabilidades tienen entonces de que aparezca este terrible virus, esa mortal bacteria, para dar una lección en vivo y en directo, sin anestesia y sin aviso previo, sobre esa despiadada selección natural de la que no tienen ni idea, pero que objetiva y cruelmente se va a ensañar en ellos y sobre todo y lo que es peor, en sus pobres e inocentes vástagos, que sin tener culpa alguna al final acaban teniendo que pagar por la prepotente irresponsabilidad de sus ignorantes padres.

Entradas relacionadas:

* Michael Specter hablando sobre el peligro del pensamiento anticientífico

* Nuevos hallazgos sobre memoria inmunológica, hipótesis de la higiene y vacunación

* Política y religión aliadas para impedir la vacunación contra el virus de la polio y su erradicación

* Las tasas de vacunación en Hollywood son similares a las de Sudán del Sur 

* El Colegio de Médicos de Madrid y las pseudomedicinas

* Después del caso de difteria de Olot, la Liga por la Libertad de la Vacunación erre que erre en su criminal postura de apoyo a la más irresponsable pseudomedicina

* La vacuna contra el sarampión previene millones de muertes provocadas por otros muchos patógenos 

* Dos buenas noticias sobre ciencia, medicina y sanidad y otra para indignarse

* La importancia de las vacunas

* La erradicación de la viruela como paradigma del éxito de la vacunación

* Disidencia en la ciencia: la delgada línea roja

* El movimiento antivacunas amenaza la salud mundial

* La irresponsabilidad de los sanitarios no vacunados

* Vacunas y multinacionales farmaceúticas ¿dónde está el verdadero negocio?

* La publicación que relacionó la vacuna triple vírica con el autismo es un fraude


  1. Miguel
    15 octubre, 2015 en 8:17

    Una vez más, selección natural en acción. Una pregunta: ¿Puede una persona vacunada actuar como un portador sano? Gracias, por la divulgación y por la atención.

  2. pepkatran
    15 octubre, 2015 en 12:07

    @Miguel:
    Depende de la vacuna. Algunas no, en otras se puede ser un portador sano, y en otras la protección sólo disminuye las posibilidades de enfermar, aunque si se produce enfermedad suele ser una versión más leve que sin la vacuna.
    En el caso del niño con difteria que tan famoso se hizo aquí en España, por ejemplo, al menos sería posible ser portador sano, pues se aisló a los niños que entraron en contacto con el enfermo, aún si estaban vacunados, hasta asegurarse de que no estaban infectados.

  3. 15 octubre, 2015 en 13:44

    Interesante entrada, pero hablas como si la medicina y los conocimientos adquiridos mediante la observación y la experimentación fueran infalibles. Considero una irresponsabilidad igual no vacunar, habiendo todo el bagaje científico detrás de ello, pero siempre hay algo más que se nos escapa y en temas de salud el cuerpo es tan imprevisible como lo es de complejo. No comprendemos muchos comportamientos del organismo y podríamos pecar de vanidosos haciendo afirmaciones sobre terapias que en sí que pueden ser usadas por charlatanes o por gente que realmente sigue una línea de estudio en las que aún con la instrumentación y métodos convencionales, no somos capaces de explicar. Opino que hay que trabajar con lo que se tiene, pero nunca menospreciar posibles alternativas como complemento u objeto de estudio. Así es como evolucionamos, cuestionándonos a diario.

  4. Abraham
    15 octubre, 2015 en 13:51

    Este comportamiento demuestra que los antivacunas no son gente insolidaria que se aprovecha de que el resto sí está vacunado para evitar tener que vacunarse ellos mismos. Si lo fueran, como bien acabas de decir, tratarían de evitar el contacto con otros antivacunas.

    Lo cual hace más plausible la opción de que simplemente creen que es mejor estar sin vacunas, y lo creen tanto que lo convierten casi en una religión, y por tanto, a prueba de pruebas.

  5. 15 octubre, 2015 en 14:32

    Bruce

    “hablas como si la medicina y los conocimientos adquiridos mediante la observación y la experimentación fueran infalibles”

    Quizás los conocimientos adquiridos mediante la observación y la experimentación no son infalibles del todo ¿pero qué otra opción RACIONAL tenemos?¿elegir los “conocimientos” adquiridos mediante trance, mediante revelación divina, mediante el consumo de psicotrópicos, etc.? Porque hasta ahora la humanidad ha elegido adquirir “conocimientos” mediante alucinaciones, subjetivismo o engaños.

    El método científico, con todas las limitaciones que quieras, es la única forma conocida (hasta que alguien descubra otra, ¡quizás!) de desentrañar la realidad sin los terribles sesgos cognitivos que llevamos impresos en nuestro ADN y nuestro cerebro.

    Pero de ahí sugerir que como el conocimiento científico tiene limitaciones entonces debemos estar abiertos a cualquier tipo de “conocimiento” es del todo absurdo y contraproducente. Lo que hay que hacer es mejorar y pulir la forma de obtener el conocimiento científico pero no abandonarlo o equipararlo a otros tipos de “conocimiento”.

  6. 15 octubre, 2015 en 14:38

    Miguel

    Las vacunas, como cualquier cosa producida por el hombre, no son efectivas al 100% por lo que se sabe que un porcentaje pequeño de los vacunados no desarrollan una inmunidad protectora y por tanto, a efecto prácticos es como si no hubieran sido vacunados y entonces, no sólo pueden transmitir la enfermedad cuando se infectan sino que puede acabar sufriendo (y a veces muriendo de) esa misma enfermedad.

  7. 15 octubre, 2015 en 15:20

    Bruce dice: ” Así es como evolucionamos, cuestionándonos a diario”. Cierto pero, ¿cuestionarlo con qué fin? (i) ¿Cuestionarlo por discutir de algo y pasar el rato? No sirve de nada. (ii) ¿Cuestionarlo porque alguien quiere imponer su ideología sin fijarse en resultados contrastados de manera científica? Si detrás sólo hay ideología y cero en datos empíricos tampoco sirve de mucho. (iii) ¿Cuestionarlo para mejorar nuestros conocimientos y probar que todo se comporta tal y como los resultados predicen? Eso es justamente lo que hacen cada día los científicos. La demostración la tienes en que los que corrigen, completan y/o refutan teorías científicas son personas que hacen ciencia, no aquellos que incluí en los dos primeros apartados.

  8. Abraham
    16 octubre, 2015 en 8:15

    Lo que comenta Bruce tendría sentido si un día apareciera un curandero que, aplicando un remedio nuevo, consiguiera un porcentaje muy elevado de curaciones en una determinada enfermedad. Y si este señor llevara un registro serio de todos los pacientes que trató con tal remedio, y de las pruebas médicas que demuestren que efectivamente se han curado, habría entonces caso de estudio. No es imposible que, de manera aleatoria, algún curandero dé con un remedio efectivo (como ocurrió con el compuesto de la medicina tradicional china del artículo anterior).

    Pero claro, esto presupone que el curandero va a ser lo suficientemente serio como para llevar un registro de pacientes, del tratamiento aplicado y de las pruebas médicas que confirmen la enfermedad y su recuperación, que el número de pacientes sea suficientemente alto y que la tasa de curación esté por encima de la de sanación natural y del efecto placebo combinados. Teniendo en cuenta que el “poder” de curación de los curanderos se basa muchas veces en la confianza del paciente (para potenciar el efecto placebo), y que para lograr tal confianza es prescriptivo que el curandero crea en su remedio a pies juntillas, me parece poco probable que el curandero lleve un registro tan minucioso.

    Podemos enfocarlo de otra manera. Si un investigador se encuentra ante una total falta de inspiración, en lugar de desarrollar un tratamiento sintético podría dedicarse a estudiar todos los remedios tradicionales chinos que estén aún sin suficientes evidencias a favor o contra de su efectividad. Así, aunque no descubra ningún remedio efectivo, al menos podrá dejar evidencias de que no sirven para nada y evitar el trabajo al próximo investigador. Este enfoque es menos productivo (del artículo anterior: 1 molécula efectiva contra la malaria proviene de la medicina tradicional, 3 han sido desarrolladas en laboratorio, es decir, es más productivo desarrollar sintéticos que estudiar magufadas), pero si el investigador carece de talento para hacer otra cosa, podría ser una opción. Dar palos de ciego no es mala idea cuando estás ciego. Pero puestos a financiar investigaciones, ¿a quién darías antes tu dinero, al que va dando palos de ciego o al que parece que sabe lo que hace?

  9. 16 octubre, 2015 en 10:53

    Desde que China y otros países comenzaron a hacer búsquedas masivas de medicamentos hace décadas ha llovido mucho. Por ejemplo, en España trabaja la empresa Pharmamar que participa en el buque oceanográfico español para que le traigan muestras de cualquier organismo nuevo que se encuentren. Así según su web disponen en la actualidad de 156.000 especímenes diferentes. Y lo que hacen después es básicamente machacar el espécimen en cuestión, hacer un fraccionamiento más o menos completo de los diversos componente del organismo y probar luego cada una de estas fracciones en diversos ensayos frente a patógenos o tumores, todo ello hecho de manera casi totalmente automatizada. Su departamento de I+D ha descubierto 700 compuestos químicos nuevos y ha identificado 30 nuevas familias de compuestos potencialmente terapeúticos frente a diferentes enfermedades, de tal manera que tienen concedidas o en desarrollo más de 1.800 patentes. Y por supuesto esta empresa no es ni la única ni la más grande de las que en el mundo se dedican a esta búsqueda masiva y automatizada de nuevos medicamentos. Y es que la naturaleza es un pozo casi infinito de posibles medicamentos.

  10. Diego Redero
    17 octubre, 2015 en 7:03

    Igual que los que usan Windows sin antivirus porque nunca les ha pasado nada, al final les pasa y vienen los lloros y lamentos.

  11. Miguel
    19 octubre, 2015 en 9:25

    Perdón que insista con lo del portador sano, pero es que tenemos un caso concreto en la familia: dos señoras mayores cuidando de otra señora, mayor aún, que además es alérgica a casi todo. Pensando, por ejemplo, en la gripe: si las cuidadoras se vacunan se “aseguran” de que estarán en buenas condiciones para seguir atendiendo a la enferma, pero ¿podrían llegar a contagiarle la gripe?

  12. 19 octubre, 2015 en 10:40

    Miguel

    Sobre casos concretos lo mejor es que sea vuestro médico el que, en base a todos los datos (gravedad, susceptibilidad, problemas del sistema inmune de los afectados, etc.), tome las decisiones. En este blog o en cualquier otro lo único que se puede aportar son datos generales publicados pero nunca pueden sustituir al profesional.

  13. Darío
    6 noviembre, 2015 en 7:18

    … dos señoras mayores cuidando de otra señora, mayor aún, que además es alérgica a casi todo …

    El grave problema de mal-entender la epidemiología y las enfermedades es que se pierde de vista que estamos hablando de comportamientos estadísticos en los cuales los casos particulares simplemente son imposibles de entenderlos cuando los aislamos de la población entendida como el universo de estudio.

    Especulemos: Tú puedes presentar dos personas (lejanas, cercanas, da igual) aisladas de un universo de estudio de la gripa, por poner el caso, una de ellas vector de transmisión y la otra no. Estas dos personas pueden no contagiarse. Yo saco a otras dos personas del mismo universo del cual tú sacaste tus dos primeras, una enferma y la otra no, y a diferencia de lo que tú dices, la que es vector de transmisión enferma a la sana. ¿Qué prueba ésta especulación?

    Nada. Al aislar a nuestras cuatro personas del universo de estudio de la enfermedad, ¿tenemos una situación endémica (la enfermedad es constante en la población independientemente del tiempo como en el caso de la gripe estacionaria), una epidemia en donde un número alto de la población enferma simultáneamente como se ha dado con ciertas clases de gripas, o una pandemia con una amplia población simultáneamente enferma, como la gripa de 2009? Seimplemente no tenemos manera de saberlo si insistes en creer que la personalización del problema de las enfermedades y las vacunas explica algo, cuando en realidad no lo hace.

    Lo que hace el autor del texto, en mi interpretación, y cualquier error por favor me la corrigen, es mostrar una explicación probabilistica de porque los antivacunas pueden no vacunarse mientras su aberración ideológica se mantenga dentro de ciertos parámetros: es la vacunación de la amplia mayoría lo que impide que esa gente se enferme (figura 1), y si la amplia mayoría de la población no lo hiciera (figura 2),sucedería que tendríamos una epidemia que puede derivar en pandemia, en donde los vectores de transmisión (las personas enfermas) están o no controlados dependiendo de una situación o de otra, y creo que esto debe de ser un argumento de peso por parte del autor para enseñar porque es necesario vacunarse de acuerdo a lo que la experiencia y los estudios médicos y matemáticos nos han enseñado.

  14. Dt
    28 noviembre, 2015 en 6:03

    Respondiendo a la pregunta d la gripe. 1 es un virus que muta bastante rápido por eso todos los años hay que vacunarse y todos los años cambia la vacuna. 2 usualmente previene contra la misma aunque más que todo previene complicaciones no la gripe en si. 3 la inmunidad adquirida a un tipo específico no previene todos los tipos ni a mutaciones del previamente inmunizado. 4 las vacunas no son remedios mágicos, si son fiables pero no lo pueden todo. Conclusión aún no eliminando el riesgo disminuye drásticamente la posibilidad más que todo d complicaciones, ya que la medicina más que todo es estadística donde las desviaciones estándar son la norma. Más como sabes no son absolutas.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: