Inicio > Actualidad, Medicina > Control mental en ratas, monos y por supuesto también en estudiantes univesitarios y más allá

Control mental en ratas, monos y por supuesto también en estudiantes univesitarios y más allá

27 octubre, 2015

mind-controlLos espectaculares avances en neurociencia, que se suceden a una velocidad cada vez más vertiginosa, están empezando no sólo a desvelar los mecanismos de funcionamiento del cerebro sino que están mostrando que aunque complejo, este hasta ahora poco conocido órgano puede ser manipulado de manera cada vez más sorprendentemente efectiva, con la consiguiente alteración del comportamiento no sólo de diversos tipos de mamíferos sino incluso también en el ser humano.

Hasta hace relativamente poco tiempo el cerebro humano y sus funciones han sido el gran reto casi inaccesible al conocimiento científico debido a la conjunción de diversos factores. Así el simple hecho de que mientras otros órganos han sido estudiados durante décadas cuando no siglos (aunque fuera de manera imperfecta) el cerebro ha sido objeto tradicionalmente de relativamente muy pocos estudios. Y esto ha venido provocado, no sólo por la propia dificultad de analizar de manera rigurosa este tan complejo e intrincado órgano y sus funciones, sino también por la presión de la errónea hipótesis, arrastrada de campos totalmente alejados cuando no directamente enfrentados al método científico como son la filosofía y sobre todo la teología, de que las funciones mentales “superiores” del ser humano (pensamiento, razonamiento, conciencia, sentimientos, inteligencia, en resumen todo aquello que tradicionalmente ha sido atribuido en exclusividad al ser humano y por tanto ausente en el resto de los animales) no era el resultado de procesos fisiológicos normales aunque muy complejos del propio cerebro (y que por tanto tenían una base material) sino que se originaban en esa caja negra extracorpórea que los filósofos llamaron mente y que los religiosos de toda época y condición denominan incluso a día de hoy alma. Y dejando aparte a los siempre particulares creyentes, incluso algunos filósofos contemporáneos tan prestigiosos como Karl Popper o hasta científicos como el neurólogo y premio Nobel de Medicina Sir John Eccles han seguido intentando mantener con vida, aunque entre estertores por cierto, este ya caduco y difunto dualismo mente-cerebro.

Optogenetic_Laser_Rat1Sin embargo la todavía joven disciplina científica de la Neurociencia, liberada cada vez más de esas viejas ataduras que han dificultado cuando no impedido el estudio de los procesos cerebrales, es en la actualidad un campo explosivo en donde se suceden los descubrimientos. Así muy recientemente, investigadores estadounidenses han demostrado que se puede alterar el sentido de la novedad y la memoria en ratas. Mediante estimulación con determinados pulsos de luz de neuronas de la corteza perirrinal consiguieron que los animales consideraran imágenes ya conocidas y memorizadas como si fueran novedosas. Y por el contrario con otro tipo de pulsos lumínicos indujeron a que las ratas se comportaran frente a imágenes nuevas como si fueran ya familiares. En decir, con una alteración relativamente simple de ciertas neuronas se pueden borrar recuerdos en ratas o por el contrario convencer a estos animales que las nuevas experiencias son en realidad recuerdos de su pasado.

Alteraciones de comportamiento puede ser también conseguidas de manera farmacológica, modificando por ejemplo las cantidades de ciertos neurotransmisores. En un estudio ya clásico, investigadores de la Universidad de California estudiaron la 20-Vervet-Monkeys-AFPGetrelaciones de jerarquía en el cercopiteco verde. Los machos dominantes presentaban niveles más altos de serotonina (un neurotransmisor implicado en la regulación de diversos estados de ánimo como la ira, la agresión, el humor o la depresión) que los monos subordinados. Después, los investigadores observaron que cuando un macho perdía su posición dominante sus niveles de serotonina caían drásticamente y su comportamiento se asemejaba al de una persona deprimida. Este estado de ánimo desaparecía cuando a los monos se les administraban antidepresivos que aumentaban los niveles de este neurotransmisor. En un experimento posterior, en cada grupo de monos estudiados se separó al macho dominante y se administraron antidepresivos (que hacían aumentar los niveles de serotonina) al azar a uno de los otros monos subordinados. En todos los casos el mono medicado pasaba a convertirse en el macho dominante de su grupo. Posteriormente en un ensayo de doble ciego realizado en humanos a los que se administró un precursor de la serotonina también aumentó el comportamiento dominante de los individuos estudiados. Es decir, un comportamiento tan complejo como son las jerarquías de dominancia están directamente reguladas por los niveles de serotonina en monos más o menos inteligentes.

Y este tipo de sorprendentes para muchos o casi increíbles para algunos alteraciones en el comportamiento también se pueden producir incluso en lo que histórica y filosóficamente ha sido considerado la esencia central de la humanidad: las siempre sobrevaloradas creencias magnetic stimulationreligiosas. Recientemente un grupo de multidisciplinar en antropología, psicología, neurología y ciencias del comportamiento humano de diversos centros de investigación anglosajones ha realizado un interesante y muy llamativo estudio. Seleccionaron a 38 estudiantes de la Universidad de California (por eso de la facilidad en el reclutamiento, práctica habitual en este tipo de estudios tal y como ya he comentado anteriormente) con convicciones religiosas (media de 4,5 en una escala de religiosidad de 6). Estos integrantes del estudio se dividieron en dos grupos: a la mitad de los estudiantes se les sometió a estimulación magnética transcraneal (una forma segura e indolora de bloquear temporalmente regiones concretas del cerebro sin que el sujeto pueda darse cuenta) en la región de la corteza posterior medial frontal, mientras que el resto de los participantes recibieron una estimulación mínima que previamente se había demostrado que no afectaba a la funcionalidad del cerebro, por lo que estos últimos conformaron el grupo control. A continuación, a todos los participantes se les pidió primero pensar en la muerte, y después se les solicitó que mostraran su acuerdo o desacuerdo con respecto a argumentos como:

“Existe un todopoderoso, omnisciente y benevolente Dios”, “Existen seres espirituales bondadosos a los que podríamos llamar los ángeles” y “Algunas personas irán al cielo cuando mueran”

Pues bien, los individuos a los que se les había afectado temporalmente esa particular región del cerebro mostraron un disminución de un 33% en la escala de religiosidad frente a los individuos del grupo control. Es decir, las creencias religiosas (que desde siempre han sido consideradas como una de las facetas de la personalidad más estables y a la vez más refractarias a la influencia externa) pueden ser alteradas (al menos temporalmente) con un pequeño pulso electromagnético.

El resumen de todo este tipo de estudios no puede ser más obvio: a pesar de lo que vienen asegurando a lo largo de los milenios los defensores del cada vez más indiscutiblemente erróneo concepto de la “superioridad” humana, la conciencia, los sentimientos o la personalidad de los sapiens no son más que (como en el resto de los animales) el resultado de complejísimas interacciones neuronales, que sin embargo podrán ser científicamente explicadas (en un más corto que largo lapso de tiempo) de una manera no tan compleja a la vista de este tipo de estudios, y por supuesto muy probablemente también moduladas o modificadas de formas quizás peligrosamente eficaces. Porque a nadie se le pueden escapar las profundas implicaciones sociales, políticas y militares que se pueden extraer de este tipo de estudios.

Por lo pronto, el Ejército Estadounidense lleva ya años financiando este tipo de aproximaciones, tanto en su variante médica como por supuesto en la directamente militar. El Dr. William J. Tyler de la “School of Life Sciences” de la Universidad Estatal de Arizona lo explica perfectamente en una web del ejército norteamericano:

Una parte de nuestro trabajo inicial ha sido apoyado por el “U.S. Army Research Development and Engineering Command” y el “Army Research Laboratory”, en donde hemos estado trabajando para desarrollar métodos para codificar datos sensoriales en la corteza usando ultrasonidos pulsados. A través de una nueva subvención de la “Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) Young Faculty Award Program”, nuestra investigación se orientará hacia la ingeniería de futuras aplicaciones que utilizan este neurotecnología al servicio de los combatientes de nuestro país.

Pero por supuesto cuando se habla de investigación militar donde nunca hay falta de medios, problemas presupuestarios o recortes de fondos el límite es el cielo tal y como nos lo recuerda el Dr. Tyler:

Esperamos con interés el desarrollo de una estrecha relación de trabajo con DARPA, con el Departamento de Defensa de Estados Unidos y con las comunidades de inteligencia estadounidenses para llevar algunas de estas aplicaciones a buen término en los próximos años en función de las necesidades más apremiantes de la industria de defensa de nuestro país.

the-manchurian-candidate-dvdwebEn resumen, que no sería nada extraño que hubiera ya un par de grupos realizando trabajo de campo en el “privilegiado” entorno (al estar exento de todo tipo de trabas burocráticas y engorrosos comités de ética) de Guantánamo intentando “modular” las creencias y ya de paso los pensamientos de los desgraciados allí retenidos, siguiendo el vergonzoso y terrible precedente de la directiva de la Asociación Estadounidense de Psicología que conspiró con el Departamento de Defensa de EEUU y la CIA para manipular las políticas, reuniones y a los miembros de la asociación para lograr que se aprobara el programa de tortura del Pentágono tras el 11S y así dar cobertura profesional a que psicólogos civiles cooperaran asesorando a los “interrogadores” y supervisando el proceso de “quebrar” a los prisioneros. Y quizás desgraciadamente no estemos tan lejos para convertir en realidad la angustiante novela de Richard Condon “El mensajero del miedo”.

 

 

Entradas relacionadas:


  1. Constantino Paz
    27 octubre, 2015 en 11:36

    Coño, esto es como si los de la CIA te meten en cuarto de interrogación y te empiezan a zoscar. A quienes no les hayan zoscado en la vida cantan la traviata pero aquellos que se hayan preparado a conciencia aguantan la marimorena.

    ¿Qué diferencia hay a que te estén zoscando el cuerpo y este informo al cerebro que te están moliendo a palos con que te estén friendo con rayos el cerebro?

    Se supone que el juicio racional uno lo hace en condiciones estándar de presión y temperatura, y no bajo la presión de una máquina lanza rayos de un profesor chiflado y sádico que debería estar en Guantánamo.

    Tu te en cuenta que si te cogen los del ISIS y amenazan con liquidarte poco a poco reniegas de Darwin y de la madre que lo parió. ¿Significa eso que has abandonado el darwinsmo? Pues no, lo que significa es que no estás dispuesto a morir por el darwinismo, la ciencia, y la beca universitaria.

  2. 27 octubre, 2015 en 12:36

    Constantino
    La gran diferencia es que cuando te torturan, sabes que te están torturando y podrás en la medida de tus posibilidades y aguante engañar u oponerte a los verdugos. Ahora bien, pongámonos en plan ciencia ficción: dentro de unos años hay un preso yihadista aislado en una celda que recibe estimulación cerebral en ciertas regiones de su cerebro a través de emisores ubicados en las paredes de la celda. Él no tiene constancia de que le estén haciendo nada, pero pasado un día o un mes empieza a ver absurdo eso de la guerra santa y las vírgenes que le esperan en el paraíso. Durante ese tiempo no ha sido maltratado, la celda y la comida han sido decentes, le han permitido pasear (aunque en solitario) todos los días un par de horas por una zona agradablemente ajardinada, etc. Después, cuando está maduro aparece el famoso “poli bueno” que le pide perdón por haberle tenido retenido y con unos argumentos perfectamente elaborados le “explica” los peligros del yihadismo. ¿No sería razonable suponer que alguno, varios o muchos de estos acaben colaborando de buen grado y se conviertan en delatores de sus antiguos compañeros? ¿No sería esa información más verídica y por tanto más valiosa que la obtenida a base de golpes?

  3. Landman
    27 octubre, 2015 en 21:47

    Hace tiempo ya le decía yo a un amigo mío que el día menos pensado “activan” algún dispositivo oculto en los móviles a través de los repetidores que se utilizan y harán con nosotros lo que quieran y no nos daremos cuenta, tiempo al tiempo.

  4. joseph
    28 octubre, 2015 en 4:46

    ateo666 eso estaria bueno lo que dices, pero sabemos que eso nunca va a pasar, los que tienen la posta en este momento en el mundo estan muy lejos de pensar de esa manera y hay evidencias de eso de sobra por todas partes del mundo y a lo largo de la historia, sin ir mas lejos la CIA hizo algo muy parecido en el proyecto MK ultra, uno de los peores proyectos desarrollados en el nombre de las ciencias que en un momento se decia que era una mentirosa teoria conspirativa y despues se demostro que era verdad

  5. Trueno
    28 octubre, 2015 en 22:57

    ¿Oye ateo y ese procedimiento no podria ser a la inversa? ¿existe precedente o posibilidad?

  6. 28 octubre, 2015 en 23:16

    Trueno

    La verdad es que no te entiendo ¿a la inversa?

  7. 31 octubre, 2015 en 3:15

    A medida que pasa el tiempo y se incrementa el conocimiento sobre nosotros mismos y el mundo, más evidente se hace que somos una especie más sobre este planeta. Nada difícil de entender si no se tienen intereses irracionales muy fuertes. He aquí el punto. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Terrible.

    Saludos cordiales.

  8. Old_Nick
    1 noviembre, 2015 en 10:18

    Pues a mí en lo personal me asusta un poco la idea de poder alterar el comportamiento así como así, imaginemos unos años en el futuro, una dictadura está en sus últimas pero de pronto con un pulso electromagnético indetectable zas! todo libre pensador cambia de parecer y la revolución acaba, en otras palabras: adiós a la libertad de expresión.

  9. 1 noviembre, 2015 en 11:17

    Old_Nick

    Todo nuevo conocimiento puede ser empleado no solo para lo bueno sino también desgraciadamente para lo malo. Recuerdo haber leído hace algún tiempo un ensayo en el que decía que por ejemplo antes los servicios secretos (ponía el ejemplo de la Stasi comunista) cuando querían controlar a alguien debían utilizar 2-3 agentes de seguimiento para cubrir todas las horas del día. Luego si el sospechoso se reunía con un nuevo sospechoso había también que añadir otro par de agentes al nuevo seguimiento y así sí, si no se ponía control pues al final acababan necesitando más agentes que ciudadanos del país.

    Ahora sin embargo realizando un rastreo del teléfono móvil se sabe con pelos y señales donde ha estado cada uno. Y no me refiero sólo a los ciudadanos normales que no tomamos ninguna precaución, sino incluso profesionales pues ahora me viene a la cabeza el chusco caso de espionaje entre dirigentes del PP de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital que cuando pillaron a los “espías”, estos dijeron que no se conocían de nada; entonces el juez (imagino que conteniendo la risa) les indicó que cómo entonces habían estado horas y horas en esquinas próximas a la plaza de la Cibeles madrileña hablando entre ellos a través del móvil. ¡Vamos! que si lo vemos en una película al estilo de Anacleto Agente Secreto o Mortadelo nos preguntamos si el guionista no debería haberse trabajado un poco más la historia.

    De tal manera que Evgeny Morozov en su libro ” El desengaño de internet” indica que en realidad Internet y las redes sociales lejos de servir como herramienta para la lucha democrática en las dictaduras se han convertido en una herramienta eficaz y muy barata para identificar y controlar a la disidencia.

  10. Emmanuel
    1 noviembre, 2015 en 12:19

    Si fuera un disidente en una dictadura, lo último que haría sería usar caralibro para mis actividades subversivas.

  11. Emmanuel
    1 noviembre, 2015 en 12:20

    Sobre la STASI una curiosidad: Tiene la calificación del mejor servicio de inteligencia de la historia. Se estima que un tercio de la población trabajó para la STASI.

  12. kiroen
    1 noviembre, 2015 en 17:37

    Creo que a lo que se refiere Trueno es a utilizar pulsos electromagnéticos para incrementar las sensaciones religiosas. (Sin conocimiento en el asunto), una vez se ha cruzado la primera barrera de usar esa herramienta en el cerebro, no me parece descabellado pensar que encontrar distintas formas, con distintos objetivos, de usarla, costará bastante menos esfuerzo.

    Por otra parte, nada de acuerdo con lo último: “Internet y las redes sociales lejos de servir como herramienta para la lucha democrática en las dictaduras se han convertido en una herramienta eficaz y muy barata para identificar y controlar a la disidencia”; si se han convertido en eficaces para seguir la pista de la disidencia es precisamente porque ha permitido posibilidades enormes de propagación y ampliación de la disidencia. La disidencia que quiera mantener su condición en secreto, no tiene dificultades añadidas para seguir haciéndolo.

  13. 3 noviembre, 2015 en 11:31

    Las afirmaciones de Evgeny Morozov creo que son excesivamente simplistas. Lo que si es cierto es que existe una sobrevaloración del peso de Internet en algunos aspectos prácticos de nuestra sociedad, y entre ellos los de su influencia política en el seno de la sociedad.

    Internet es, fundamentalmente, un medio de comunicación, y como tal es susceptible de ser utilizado, e incluso manipulado, para modelar el pensamiento socio-político de la gente. La diferencia fundamental con los otros medios de comunicación es que no es un medio centralizado y no requiere enormes recursos financieros para su utilización. Pero eso no quiere decir que todo sea positivo. Cualquier planteamiento es susceptible de ser expuesto en Internet, y su repercusión dependerá de la cantidad de internautas que le presten atención y suscriban tal planteamiento. Dada la escasa formación reinante (en todos los aspectos, y en los socio-políticos por supuesto también), Internet puede servir de caja de resonancia de criterios muy, muy absurdos.

    En lo que a la represión se refiere, no han cambiado tanto las cosas. Hay que tener en cuenta que la disidencia de un régimen político tiene por misión extender dicha disidencia en el seno de la sociedad (quien es “disidente” pero se limita a auto-convencerse a sí mismo, carece de efecto alguno y es equivalente a que no existiera). Pero el propio hecho de realizar acciones con tal fin, pone en peligro a quienes así actúan. Durante los últimos años de los 70 participé en actividades de ese tipo. Una de ellas era el reparto de octavillas con consignas e informaciones críticas con el sistema. Y ello conllevaba el riesgo de ser detenido. Tuve suerte, pero un compañero del mismo grupo, en una acción, acabó en comisaría. Lo que quiero decir es que, sea cual sea el método empleado en la acción de denuncia, el riesgo siempre ha existido.

    Cosa distinta es cuando hablamos de sociedades en las que existe un mínimo de respeto a los derechos individuales, en las que Internet facilita la libertad de expresión y con ella las críticas al sistema(dentro de unos límites. Para muestra un botón: las recientes modificaciones legales en el estado español ponen en cuestión la libertad de expresión). Cosa distinta es su eficacia, ya que el “ruido de fondo” de la propia Internet puede ahogar tales críticas.

  14. 5 noviembre, 2015 en 14:02

    Bueno, yo creo quela agricultura fue un gran invento pero desató un nuevo problema taly como cuentas, lo que ha venido en llamarse “la trampa malthusiana”. En realidad la trampa maltusiana no se resolvió hasta la llegada de la revolución industrial con grandes desplazamientos de población del campo a la ciudad.

    La trampa malthusiana.-

    Según Malthus, la población crecería en progresión geométrica, mientras que los recursos solo crecerían en progresión aritmética; llegando, en un momento dado, a una ruptura del equilibrio entre población y recursos, dando lugar a una catástrofe malthusiana que haría caer a la población hasta llegar de nuevo a un punto de equilibrio.
    Clark demuestra que en las economías preindustriales se encontraban encerradas en una trampa malthusiana. Cada vez que la producción crecía, la población lo hacía a una escala muy superior, consumiendo los excedentes de producción y cayendo, por tanto, los ingresos medios al nivel anterior al aumento de productividad, siendo muy bajos en relación directa a la adquisición de trigo para el consumo.
    Tomando cifras como referencia, en 1790, el consumo del inglés medio era de 2.322 kilocalorías diarias, mientras que el de los ingleses pobres se limitaba a sólo 1.5080 kilocalorías al día. Teniendo en cuenta que una dieta variada para un hombre adulto de unos 70 kilos es satisfactoria en todos los aspectos cuando su valor calórico es de unas 2600 -2700 kilocalorías diarias, según Grande Covián, y que las sociedades caza-recolectoras actuales tienen un consumo de 2.300 kilocalorías o más, llevan a Clark a observar que “el hombre primitivo comía bien en comparación con una de las sociedades más ricas del mundo en el siglo XIX”.
    En este sistema, la única tregua llegaba con los desastres cíclicos correspondientes a los periodos de catástrofe maltusiana. La caída de población, a consecuencia de desastres como la peste negra, daba la oportunidad de comer mejor a unas cuantas generaciones.

    Guerra y enfermedades eran pues los inhibidores naturales de la demografía y lo que permitía coyunturalmente escapar de la trampa malthusiana.

    En este sentido la revolución industrial permitió “escapar” de la trampa malthusiana de un modo definitivo. En lo sucesivo los incrementos demográficos ya no serian necesarios para equilibrar recursos y consumo. Había nacido un invento para terminar con las limosnas: la productividad industrial y el trabajo asalariado.
    Tomado de mi web: https://pacotraver.wordpress.com/2015/02/07/el-nacimiento-de-la-clase-media/

  15. 5 noviembre, 2015 en 17:13

    Pacotraver
    Tu conclusión es errónea. Presupone que la industrialización y el trabajo asalariado anulan las consecuencias del crecimiento demográfico y establecen las condiciones para garantizar la cobertura de las necesidades de la población.

    De hecho el crecimiento demográfico se ha disparado en el último siglo y medio (Pese a las dos guerras mundiales y al sin número de conflictos, con extensa mortandad, que han asolado el siglo XX). Por otra parte esta industrialización no es una solución real a las necesidades de la creciente población (las diferencias entre ricos y pobres sigue creciendo día a día, y los recursos básicos no están garantizados ni siquiera en el primer mundo). Por otra parte, el modelo económico sigue dependiendo del permanente crecimiento de la población. Basta ver los discursos en contra del llamado envejecimiento de la población lanzados por los defensores del sistema. Solo un cambio total del modelo productivo y del reparto de la riqueza (y los objetivos del modelo económico) podrían garantizar la continuidad de esta sociedad industrial en un modelo de decrecimiento (poblacional y productivo), decrecimiento totalmente necesario si queremos garantizar la supervivencia de nuestra sociedad.

  16. 5 noviembre, 2015 en 18:31

    No anulan el crecimiento demografico sino que permiten escapar de la trampa malthusiana. La industrializacion permite producir mas bienes y mas baratos.
    Por otra parte luego dices lo contrario:

    dices que:”Solo un cambio total del modelo productivo y del reparto de la riqueza (y los objetivos del modelo económico) podrían garantizar la continuidad de esta sociedad industrial en un modelo de decrecimiento (poblacional y productivo), decrecimiento totalmente necesario si queremos garantizar la supervivencia de nuestra sociedad”.

    ¿La igualdad seria entonces lo que permitiria decrecer la población?.

    No lo veo

  17. 5 noviembre, 2015 en 19:17

    O no me he explicado bien, o no has entendido el párrafo. El modelo actual requiere un permanente crecimiento, tanto en lo económico como en población. Un decrecimiento en este modelo económico implica el derrumbe del mismo y un acrecentamiento aun más grave de la pobreza. Y sin embargo un crecimiento permanente no es viable. Lo que afirmo es que para poder consolidar un modelo de decrecimiento que sea estable y viable, debemos abandonar el actual modelo económico basado en el productivismo y la expectativa de beneficio, y pasar a un modelo basado en las necesidades reales de la población, dando preferencia a las más básicas. Solo así podremos reducir la presión sobre el entorno y los recursos, reduciendo a la vez la población hasta límites asumibles para los recursos de que disponemos. La alternativa (no hacer caso de las advertencias evidentes) es enfrentarse a una debacle del modelo que, inevitablemente, será violenta, un “sálvese quien pueda”.

    El reparto de la riqueza (con el fin de garantizar unas condiciones de vida para cualquier integrante de la especie humana) es condición necesaria para la estabilidad del modelo social (Suerte hemos tenido hasta el momento que los estallidos de revuelta social ha sido limitados y escasos, pero en la medida en que se agraven las condiciones de supervivencia, la situación empeorará. Quien no tiene nada que perder, carece de verdaderos motivos para respetar el orden existente, ya que este es su enemigo). Y eso no significa igualdad absoluta (yo no la he mencionada en ningún momento), sino que las diferencias entre quien tiene más y quien tiene menos sean asumibles y no impliquen la existencia de sectores marginados en la sociedad. Debería existir un mínimo de recursos por persona y también un máximo, con una garantía de cobertura mínima de necesidades.

  18. nestor
    8 noviembre, 2015 en 1:04

    Lo increible es que el padre del neoliberalismo:Milton Friedman, propuso la asignación universal básica para los EEUU en el año 1966.Que ha pasado desde entonces?

  19. veronicahedacheas34@gmail.com
    27 noviembre, 2015 en 10:52

    Buenos dias, os ha dicho alguien que vuestro blog puede ser adictivo ? estoy preocupada, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y estoy muy feliz cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazos, MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

    Saludos

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: