Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina > La doble estafa de la acupuntura universitaria

La doble estafa de la acupuntura universitaria

1 diciembre, 2015

4 elementos alquimiaCualquier persona mínimamente racional se horrorizaría de que en la Facultad de Químicas de una universidad del siglo XXI se enseñara alquimia, y en donde por tanto se impartieran clases sobre las bases teóricas de la piedra filosofal y se explicaran los diferentes métodos para transmutar el plomo en oro utilizando los Cuatro Elementos (Fuego, Agua, Aire y Tierra), como si esta institución no hubiera avanzado nada desde el ya lejano y oscuro Medievo. Ello sería no sólo totalmente anacrónico y anticientífico sino que además pervertiría la esencia de la propia docencia universitaria. Sin embargo sorprendentemente, en diversas universidades españolas se están impartiendo clases y cursos de máster (a precios prohibitivos) sobre otro “conocimiento” anticientífico mucho más arcaico y mucho más peligroso, puesto que puede afectar a la salud y a veces a la vida de las personas.

La Medicina Tradicional China es el conjunto de prácticas “médicas” tradicionales desarrolladas en el lejano Oriente a lo largo de los milenios, que se encuentran sujetas al acupuntura-grabado-antiguolegendario concepto del “Qi”, una supuesta (y hasta la fecha indetectada) energía vital que fluye por los seres vivos a lo largo de los “meridianos”, cuyo número es correlativo al de los doce órganos, más los dos vasos extraordinarios permanentes: el de la concepción (en la línea media corporal frontal), y el vaso gobernador (en la línea media corporal dorsal), además de los llamados extraordinarios. Según este arcana anatomía el ser humano posee 365 puntos dentro de los 14 meridianos, llamados Jing Xue, aunque también existen puntos fuera de los meridianos o puntos curiosos, llamados Qi Xue y finalmente, también hay que tener en cuenta los puntos dolorosos o Ashi Xue. En total, la medicina tradicional china identifica doce canales o vías de comunicación principales que se corresponden con los órganos vitales del cuerpo humano: pulmones, intestino grueso, intestino delgado, bazo-páncreas, corazón, riñones, vejiga, sistema cardiovascular, vesícula biliar, hígado, vaso de la concepción, vaso gobernante y triple calentador. Del cerebro y el sistema nervioso por ejemplo parecen que no tienen todavía constancia los conocedores de esta milenaria medicina alternativa.

La teoría tradicional china considera que una enfermedad es un desequilibrio del indetectable Qi de tal manera que, actuando sobre los puntos acupunturales se puede reequilibrar dicha energía. Así entonces, mediante la inserción de finas agujas en puntos específicos o resonadores de cada meridiano, la acupuntura asegura poder equilibrar la energía trastornada en el órgano que lo rige y por tanto, eliminar o paliar la dolencia en cuestión.

Por supuesto, tanto la Medicina Tradicional China en general como la acupuntura en particular, al ser previas al conocimiento científico y regirse por la filosofía taoísta se han mantenido prácticamente inmutables desde sus orígenes en el ya lejanísimo siglo XV AC, época en la que el conocimiento médico más avanzado consistía en extraer los órganos a los faraones fallecidos y conservarlos en los vasos canopos y en donde por supuesto no se tenía noticia alguna sobre la existencia de virus, bacterias, hormonas, neurotransmisores, enzimas y demás desconocidos conceptos para los “maestros” acupuntores de toda época y condición.

Pues bien, en la actualidad con este erróneo, mágico, anticientífico y supersticioso bagaje conceptual se imparten en la universidad española diversos másteres dirigidos al personal sanitario en activo o como formación final de alta calidad para los futuros profesionales de la medicina.

Así por ejemplo la Universidad de Valencia oferta un “Máster de Acupuntura aplicada a la Enfermería” por 990 euros en donde los alumnos podrán aprender a reconocer la “fisiología de los sistemas energéticos”, “el diagnóstico energético” con el “estudio de la lengua para establecer signos de diferenciación diagnóstica de los síndromes energéticos” y las “energías patógenas, las emociones y las producciones patógenas”.

early acupunctureLa Universidad de Zaragoza, además de un curso sobre “Acupuntura Veterinaria” (por cierto ¿dónde están aquí los grupos animalistas defendiendo los derechos de los animales de experimentación?) tiene el dudoso honor de ser probablemente la universidad española que más esfuerzos a dedicado a esta pseudomedicina chamánica ya que desde el año 1998 lleva ofertando su máster en acupuntura que ya va por su undécima edición.

La Universidad Complutense de Madrid oferta por la módica cantidad de 4.600 euros un máster en donde

Se estudiarán las bases de la medicina tradicional china (MTCH), la descripción anatómica de los canales, colaterales y puntos de acupuntura. Fisiología y fisiopatología de la MTCH. Diagnóstico según la medicina china, tratamientos de diferentes patologías utilizando acupuntura.

Las universidades Rey Juan Carlos de Madrid y las sevillanas Pablo de Olavide y la de la capital hispalense también se han apuntado al negocio de preparar estafadores orientales, aunque quizás el más completo del campo es el que se realiza en la Universidad de Barcelona, en donde los licenciados en Medicina y Cirugía que se apunten podrán estudiar las siguiente materias incluidas en el temario:

yin-yang“1.2. Teoría del Yin-Yang“, o lo que es lo mismo los conceptos taoístas que exponen la dualidad de todo lo existente en el universo. Son las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias que se encuentran en todas las cosas. El yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción. El yang es el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración.

 

chinese-elements Wu Xing“1.3. Teoría de los Cinco Elementos“, también denominada en chino “Wu Xing” que es la forma de clasificar los fenómenos naturales según la filosofía china tradicional. Los cinco elementos son: madera (mù), fuego (huo), tierra (tu), metal (jin) y agua (shui). La teoría se basa en los ciclos de generación o creación (sheng) en donde “la madera alimenta al fuego; el fuego con sus cenizas produce tierra; la tierra alberga los minerales; los minerales alimentan al agua; el agua da vida a la madera” y los ciclos de dominación o destrucción (kè) en donde “la madera se nutre de la tierra; la tierra retiene el agua; el agua apaga el fuego; el fuego funde el metal; el metal corta la madera” en una cháchara inane que recuerda muchísimo a las reglas del conocido juego de “piedra, papel o tijera”.

“1.4. Estudio del Qi-Xue-Jinye“, o traducido al castellano estudio de energía-sangre-líquidos corporales. Así los alimentos, especialmente las bebidas, al ser absorbidos se transforman en líquidos corporales, los cuales se distribuyen en la sangre, los tejidos e intersticios del cuerpo. Estos líquidos se dividen en dos clases: los de mayor fluidez y transparencia y poco densos que nutren los músculos y humedecen la piel se llaman “Jin”, mientras que los turbios, espesos y de menor fluidez que llenan y lubrican las cavidades de las articulaciones, el cerebro, la medula y los intersticios corporales se llaman Ye.

Zang_Fu_Cycle_+“1.5. Fisiología de los Zang-Fu (órganos y vísceras)”. Según esta teoría, “Zang” hace referencia a los órganos considerados como yin en la naturaleza (corazón, hígado, bazo, pulmón, riñón), mientras que “Fu” se refiere a los órganos yang (intestinos delgado y grueso, vesícula biliar, vejiga urinaria, estómago y Sanjiao, que es un multiórgano del que hasta ahora no tiene conocimiento alguno la medicina científica). Cada Zang se empareja con un Fu, y cada par se asigna a uno de los Wu Xing. El Zang-fu también está conectado a los doce meridianos estándar, ya que cada meridiano yang está unido a un órgano fu y cada meridiano yin se une a un Zang. No me digan que no les recuerda a la memorable argumentación de los hermanos Marx en “Una noche en la ópera” de “La parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte […] ¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?”.

Y así, intentando desentrañar este absurdo galimatías esotérico, pre y anticientífico van desarrollándose las clases del máster universitario para los médicos barceloneses, a la espera de poder ejercitar (a costa de sus futuros, además de estafados, pacientes) estos poderosísimos sortilegios sobre vísceras, fluidos, meridianos, “fuego que quema madera” y “agua que apaga al fuego”, principios pasivos o penetrantes y demás enigmáticas sandeces, que les permitirán poder resarcirse cuanto antes de la nada despreciable cifra de 6.970 euros (tasas universitarias incluidas ¡menos mal!) que han pagado previamente por este chamánico máster universitario de conocimiento milenario solo aptos para simples de mente. Cosa nada difícil por cierto eso de ejercer la acupuntura, ya que la lista de diferentes especialidades clínicas a las que se puede aplicar el timo de las agujitas es interminable:

Medicina Interna, Ginecología y Obstetricia, Urgencias, Psiquismo, Oncología, Urología, Pediatría, Otorrinolaringología, Oftalmología, Dermatología, Odontoestomatología, Reumatología y Traumatología

¿Que aparece un paciente con cáncer? acupuntura. ¿Que el enfermo sufre de garganta, tiene una infección urinaria o bucal, se ha fracturado una pierna, sufre de artritis, presenta un salpullido o es un bebé afectado por cualquier tipo de enfermedad? Pues agujitas en ristre al estilo de los banderilleros, se le administra unos indoloros pinchazos en el Jing Xue de la pierna, el Qi Xue de la ojera o el Ashi Xue del codo según síntomas, se restablecen los líquidos corporales del Sanjiao (esté donde esté este famoso órgano invisible) y ya de paso se equilibra el Yin y el Yang y al enfermo, ahora más sano que una manzana, se le da el alta previo pago eso sí de los correspondientes emolumentos médicos, que de alguna manera habrá que amortizar el costoso máster de la Universidad de Barcelona. ¡Y a tomar vientos la deontología médica y el rigor científico!

forense acupuntura

Entradas relacionadas:

 

 


  1. 1 diciembre, 2015 en 8:23

    Según el investigador Gunnar Tjomlid, en su libro “El defecto placebo” la acupuntura tampoco es milenaria como les agrada decir a los magufos y no era parte de la “medicina tradicional china”. Un grupo relativamente pequeño la practicaba en tiempos de Mao y este, que necesitaba crear “médicos” de la nada y medicina baratísima, la lanzó como la salvación a los problemas de salud que China tenía en la miseria de entonces.

  2. 1 diciembre, 2015 en 9:16

    Pu… Ma… Me parece mas que absurdo, denominar esa situación sonaría a eufemismo.

  3. 1 diciembre, 2015 en 10:48

    Las terapias alternativas tienen que estar en la Universidad.. en la Facultad de Geografía e Historia y en Psicología

  4. Renzo
    1 diciembre, 2015 en 11:40

    Hace treinta y algunos años, hice un curso/seminario de acupuntura básica ( así se llamaba creo recordar). Pasando totalmente del tema del Chi y resto de mística, llegué a la conclusión de que lo único cierto de la acupuntura, a parte de ser un gran negocio, es que para determinadas, y puntuales, afecciones que tengan origen muscular o nervioso, puede aliviar el dolor y hasta “anestesiar” una zona. Evidentemente no por redirigir ni equilibrar ninguna energía misteriosa, si no porque la aguja, sola o con ayuda de calor o corriente eléctrica de baja intensidad, actúa sobre el músculo o el nervio, no hay magia que valga. Lo mismo o mejor se podría conseguir con métodos occidentales habituales en cualquier hospital, claro que sin el componente misterioso de la medicina milenaria china, esa tan sabia que sigue usando la bilis de oso, el pene de tigre o el cuerno de rinoceronte, entre otras idioteces, como parte de su farmacopea.

  5. Desesperao
    1 diciembre, 2015 en 11:47

    Un artículo que evalúa 3000 artículos, o sea un metaestudio: http://journals.lww.com/anesthesia-analgesia/Fulltext/2013/06000/Acupuncture_Is_Theatrical_Placebo.25.aspx
    Concluye que la acupuntura no es más que un placebo. Y punto.
    Lo peor es que la gente que hace estos másters creen que están aprendiendo algo real. Este es el nivel de nuestros licenciados universitarios y de nuestras universidades.

  6. 1 diciembre, 2015 en 12:19

    Estoy de acuerdo con el artículo de arriba a abajo y ciertamente como profesor e investigador de la Universidad Pablo de Olavide me desagrada que se imparta un máster de acupuntura. Sin embargo debo informarte que la Universidad Pablo de Olavide es pública, totalmente pública y en segundo lugar que el máster de acupuntura es un título propio no reconocido por el ministerio.

  7. 1 diciembre, 2015 en 12:56

    Un apunte. La UPO (Universidad Pablo de Olavide) es pública.

  8. 1 diciembre, 2015 en 13:06

    Corregido lo de la Universidad Pablo de Olavide

  9. 1 diciembre, 2015 en 13:11

    Renzo

    La acupuntura no es pinchar el músculo que tiene el problema sino que para “tratar” al músculo del pié los acupuristas pinchan por el ejemplo la zona de la oreja o del codo, por lo que sería raro que el efecto de anestesia que comentas fuera posible.
    Además cuando se utiliza como control el pinchar al azar en cualquier otra zona también se produce muchas veces el efecto, por lo que estos datos indicarían que la acupuntura como comenta Desesperao es simple efecto placebo.

  10. Renzo
    1 diciembre, 2015 en 13:36

    Ateo, no niego para nada que haya efecto placebo en la acupuntura, especialmente cuando se tratan afecciones que no tienen nada que ver con la aplicación que yo he comentado, que suele ser lo más habitual, es cierto. Pero sumarle el efecto placebo no invalida lo que he dicho, que, repito, no tiene nada de mágico, ni ninguna relación con energías místicas, es pura anatomía.
    No he hablado ni de reflexología, ni de auriculoterapia, que me parecen chorradas aún mayores que la propia acupuntura, si cabe.

  11. Desesperao
    1 diciembre, 2015 en 19:23

    Adivinanza:
    ¿Qué partido ha dicho: “Es un hecho que existe un desconocimiento general de los principios del método científico incluso entre personas con formación universitaria, lo que conlleva un elevado nivel de desconocimiento de la fortaleza y verdad de la ciencia respecto a la pseudociencia” ?

    Creo que es el único que habla de pseudociencias… y la cosa es muy triste.

  12. 1 diciembre, 2015 en 20:05

    Pues ya era hora. Ahora solo falta que el resto secunde la moción.

  13. 1 diciembre, 2015 en 22:29

    Por favor que alguien le eche un ojo a este estudio sobre acupuntura en ratones. No pretendo demostrar nada solo es un dato que creo que merece la pena que veamos todos a los que les ha interesado el tema.

    http://joe.endocrinology-journals.org/content/early/2013/02/04/JOE-12-0404

  14. 2 diciembre, 2015 en 0:26

    Javier
    Como bien comenta Desesperao hay multitud de estudios que no encuentran nada más que placebo al testar la acupuntura. El artículo que enlazas está realizado por un enfermero acupuntor y entonces, hasta que no sea confirmado por fuentes independientes no ligadas económicamente al negocio, debe ser tenido en suspenso porque la experiencia indica que luego cuando intentan ser corroborados estos estudios quedan en nada.

    Uno de las grandes pruebas de cualquier estudio es que pueda ser reproducido por otros grupos de investigación y mientras tanto, sobre todo si se basa en hipótesis tan esotéricas y anticientíficas como la acupuntura, ser muy escépticos.

  15. 2 diciembre, 2015 en 8:05

    Lo he leído ateo66666 y me surgen preguntas.
    Si este metaestudio es dado por valido ¿como es posible esto?: [enlace quitado por ser de un periódico miembro de AEDE]

    Por otra parte seria interesante ver alguno de esos estudios en los que se utilizan grupos de control con acupuntura falsa, ¿Se han tomado los niveles de endorfinas de los participantes? ¿solo se les ha preguntado como se encuentran? En fin, echar un ojo a lo que estamos hablando.

  16. 2 diciembre, 2015 en 8:44

    Por otra parte hay que tener en cuenta que para realizar un estudio sobre acupuntura, es necesario que participe en el experimento alguien que sea acupuntor por el mero hecho de que alguien tiene que saber poner la agujas. Si esto resta validez dificilmente podras dar validez a experimento alguno sobre el tema. En cuánto a estar ligado económicamente, ¿Donde podemos comprobar esta afirmación?

  17. 2 diciembre, 2015 en 10:07

    elchollo

    Lo primero es que la noticia que enlazas es del año 1997 y que como pertenece a EL Mundo, miembro de AEDE, que quiere cobrar por los enlaces la he quitado. Desde entonces ha llovido mucho. De todas maneras no es raro que pseudomedicinas que no han probado nunca su efectividad tengan el apoyo de las autoridades sanitarias, el ejemplo más evidente es la homeopatía que ha sabido infiltrarse muy bien y que como da trabajo a miles de personas en el mundo y paga impuestos pues no solo se tolera sino que recibe un fuerte apoyo institucional en algunos países como Alemania o Francia por ejemplo.

    Respecto a los experimentos, la experiencia nos enseña que cuando hay una motivación económica los resultados suelen ser positivos, aunque ojo eso no signifique siempre engaño o manipulación directa del experimentador, a veces es algo más subjetivo y que ni siquiera puede ser advertido por el propio individuo que hace el ensayo (que piensa que está actuando correctamente), simplemente su comportamiento inconsciente, sus gestos, el tono de voz y como habla, etc. transmiten confianza o desidia al paciente (por eso el placebo también funciona en animales o en niños muy pequeños) según esté administrando el control o el tratamiento a probar.

    ¿Cómo hacer un buen experimento de acupuntura con expertos? Pues así, a bote pronto a mí se me ocurre elegir dos puntos de acupuntura que según la MTC curen dos dolencias diferentes que no sean diferenciables a simple vista. Se eligen pacientes con alguna de estas dolencias y acupunturistas expertos administran de forma aleatoria esos dos tratamientos, de tal manera que al final tendremos 4 grupos: dolencia 1 con su adecuado tratamiento de acupuntura, dolencia 1 con un tratamiento erróneo (placebo) y los otros dos grupos respectivos para la dolencia 2. Si se controla adecuadamente que los acupunturistas no puedan hablar o llegar a conocer que tipo de dolencia tiene cada paciente el experimento demostraría inequívocamente si la acupuntura sirve para algo.

  18. Rain
    2 diciembre, 2015 en 17:04

    Quimidicesne

    En Psicología tampoco queremos terapias alternativas, gracias. Ya tenemos bastante con las bobadas de algunos que se creen que cualquier cosa es Psicología científica.

  19. 2 diciembre, 2015 en 22:07

    Es una pena que no se pueda dejar aquí el enlace para que todo el mundo vea las conclusiones que se llegaron en la conferencia del NIH.

    En cuanto al dato de la fecha no me parece que que sea un argumento de peso en cuanto a restar valor a las conclusiones que allí se llegaran. En el siglo XIX Louis Pasteur publicó teoría microbiana de la enfermedad, creo que ha llovido mucho mas de aquello y en fin…

    No quiero ser pesado, y de hecho tengo que reconocer que tengo muchos prejuicios con todo esto de la medicina alternativa, pero el caso es que no hay estudios concluyentes que den una evidencia clara sobre si es placebo o no, (al menos a mi alcance). El único que he podido mirar lo desacreditas porque ” la experiencia nos enseña que cuando hay una motivación económica los resultados suelen ser positivos” ¿Que experiencia? Algún estudio, enlace o algo mas que palabras, por favor.

  20. 2 diciembre, 2015 en 23:40

    Javier

    No es que desacredite por gusto, es que soy un racionalista y necesito pruebas y no bonitas historias irrepetibles. Te pongo un ejemplo: yo como científico en activo mañana mando un manuscrito a “Nature”, “Cell” o “Science”, las mejores revistas científicas del mundo demostrando que con mi compuesto X soy capaz de eliminar tumores cerebrales del tamaño de un huevo de gallina y ten por seguro que me lo publican porque es un verdadero bombazo; ya que el sistema científico se basa en la confianza: si un investigador dice que cura el cáncer lo aceptamos por principio. Ahora bien, como también he dicho en numerosas veces, la verdadera base de la ciencia y su tremendo poder se basa en la reproducibilidad de los datos: si un estudio abre un nuevo campo, en poco tiempo hay cientos cuando no miles de investigadores trabajando en él, extrayendo conclusiones y haciendo futuro. Si pasado un tiempo razonable las expectativas no se cumplen es que hay algo raro: un problema metodológico, mala praxis profesional o vete tú a saber qué, porque en ciencia al trabajar siempre en la frontera del conocimiento hay multitud de variables, algunas controlables y otras no tanto que pueden afectar.

    Así, si haces un poco de historia hay infinidad de “estudios” en donde se demuestra que el tabaco no tiene nada que ver con el cáncer, que el VIH no produce el SIDA porque esta enfermedad es un desarreglo kármico, que todas las enfermedades se curan con homeopatía, con reiki o rezando a San Agapito; pero luego pasan los años, se suceden las décadas y nadie es capaz de reproducir estos tan llamativos y heterodoxos “estudios alternativos”, y casualmente (o no) cuando se rasca en el fondo siempre aparecen detrás intereses comerciales. Si visitas la base de datos de ciencia por excelencia, el famoso Pubmed los tienes a montones y de ellos he hablado largo y tendido en otras entradas como por ejemplo en
    https://lacienciaysusdemonios.com/2013/06/20/supersticion-y-pseudomedicinas-en-las-bases-de-datos-cientificas-i-homeopatia-y-medicina-ayurveda/
    https://lacienciaysusdemonios.com/2013/07/11/supersticion-y-pseudomedicinas-en-las-bases-de-datos-medicas-ii-religion/

    Entonces, si de vez en cuando un grupo con conexiones más que sospechosas “encuentra” un dato incompatible con el actual conocimiento científico, pero que casualmente concuerda con una “teoría” más vieja que el abuelo de Matusalén pues sólo puedo decirte que los buenos científicos decimos ¡lagarto, lagarto!. Y eso es lo que pasa con estos “estudios” sobre medicinas “ancestrales” que son como el Guadiana, que aparecen y desaparecen una y otra vez, pero que 10 o 50 años después siguen estando en el mismo sitio: en la creencia.

  21. 3 diciembre, 2015 en 0:48

    Yo también me tengo por una persona racionalista, como ya he mencionado antes tengo bastantes prejuicios contra la supuesta medicina alternativa, es por esto que te he pedido enlaces a estudios que arrojen alguna evidencia, por otro lado tengo que decirte que tus argumentos son contradictorios:

    ” si un investigador dice que cura el cáncer lo aceptamos por principio. ”
    “si un estudio abre un nuevo campo, en poco tiempo hay cientos cuando no miles de investigadores trabajando en él”

    Sin embargo el hecho de que el NIH trate este tema con la comunidad científica, que a día de hoy se impartan clases en las universidades, etc. No da a entender que los científicos estén diciendo “lagarto, lagarto”.

    Aun así, es posible que los Institutos Nacionales de la Salud, tengan motivos poco honestos para mantener esta supuesta “terapia” incluidas las universidades. Como buen racionalista deberías aportar pruebas no tu curriculum o este argumento de que cuando algo funciona la comunidad científica lo acepta porque ya hemos visto que para este caso está aceptado y se practica.

    Te lo está diciendo alguien que probablemente jamas dejará que nadie practique acupuntura en su cuerpo aunque se demostrase sin lugar a dudas sus beneficios. (De ese calibre son mis prejuicios hacia este tema) Pero mi ser racional necesita algo más que mis sospechas y palabras en un blog de internet.

    Para quien quiera ver el enlace sobre la conferencia del NIH, ya que no se me permite enlazar al periódico el mundo aquí, si hace la siguiente busqueda en google “Acupuntura. Las autoridades sanitarias de EEUU” debería salirle el primero.

  22. 3 diciembre, 2015 en 11:53

    Javier

    Centremos el debate. En su comentario Desesperao presentó un artículo del año 2013 en donde se concluye que la acupuntura es un “placebo teatralizado” y tú contraargumentaste con una reunión en el NIH del año 1997 en donde se planteaba su uso. Pero es más, es que entre ese largo periodo de tiempo ha habido tantos estudios que han desechado la acupuntura que la revista “Pain” escribió un editorial hace ya 4 largos años en donde se la descartaba:
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21440190

    editorial que daba entrada a un estudio publicado en esa misma revista en donde se demostraba que incluso era peligrosa:

    “Numerous reviews have produced little convincing evidence that acupuncture is effective in reducing pain. Serious adverse events, including deaths, continue to be reported.”
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21440191

    Por tanto, el debate está cerrado y esto no es sólo mi opinión como tú sugieres.

    Otra cosa es que a día de hoy haya universidades o incluso todavía un centro del propio NIH (dedicado a las terapias “alternativas” y que lleva generando una fuerte polémica desde su fundación) que no se han dado por enterados. Es algo que ocurre ocasionalmente, ya que la ciencia no es un ente monolítico en donde todos los científicos somos obligados a abandonar un campo. Si alguno quiere seguir perdiendo su tiempo y el dinero de las agencias financiadoras es su problema, aunque cuando se despilfarra el escaso dinero público de investigación es algo lamentable. Por ello a día de hoy encontrarás algunos estudios puntuales sobre las más variadas “alternativas” ya desechadas, pero eso no significa que exista una posibilidad de que funcionen.

  23. 3 diciembre, 2015 en 13:10

    Ya veo, para que des validez a un estudio los requisitos son la fecha mas actual posible y dependiendo de donde se publique. (Sinceramente estos requisitos no me parecen ni racionalistas ni científicos)

    Estudio sobre La eficacia y seguridad de la acupuntura para los pacientes con enfermedad de Alzheimer: una revisión sistemática y meta-análisis de ensayos controlados aleatorios
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26039131

    Este es del 2015 y también es un meta-analisis como el que proponía desesperao. Te repito que no quiero defender con esto la validez de la acupuntura como terapia, pero por mas que repitas que es una disciplina desechada las evidencias demuestran lo contrario. Efectivamente se sigue investigando sobre ella en los mismo círculos que invocas para refutarla.

    Me parece una pena que cierres el debate, lo cierto es que personalmente estoy aprendiendo un montón, aunque quizá mis aportes no enriquezcan a nadie porque a decir verdad hace días que solo hablamos dos y entiendo que estés aburrido y quizá quienes nos lean también. En cualquier caso lo acepto aunque no sea mi deseo.

    Muchas gracias por tu tiempo y la atención que me has dado.

  24. 3 diciembre, 2015 en 14:58

    Javier

    El metaanálisis que comentas es el perfecto ejemplo de los estudios a favor de la acupuntura. Contiene 10 estudios publicados todos en revistas chinas que ni siquiera están indexadas ¿Y por qué no se publicaron estos estudios en alguna revista con cierto prestigio? Pues porque como comentan los autores del metaanálisis
    “ninguno de los estudios fue realizado mediante doble ciego”

    De tal forma que tanto los acupunturistas como los pacientes sabían quién estaba siendo tratado y quién no. Se ve que a China no ha llegado todavía el concepto del efecto placebo. Esto ya de por sí invalida los estudios y justifica que nadie excepto los autores del metaanálisis tenga en cuenta estos resultados. Es más, los autores del metaanálisis indican además que solo en dos de los estudios los estadísticos analizaron las muestras sin conocer la identidad de los grupos. En resumen, el colmo de la chapuza.

    Lo sorprendente es que con este bagaje se haya publicado este metaanálisis que únicamente sirve para confundir a personas como tú dando respetabilidad a unos estudios de los que no se puede concluir nada.

  25. 3 diciembre, 2015 en 15:04

    Por cierto, se sabe desde hace tiempo que el orden de potencia del efecto placebo de menor a mayor es: pastillas, cápsulas, inyecciones y maquinaria médica. Y que también dos pastillas ejercen mayor efecto placebo que una. Es por tanto fácil de sospechar que las agujas de la acupuntura puedan asociarse subjetivamente a las inyecciones y si encima se repiten los “tratamientos” un par de veces o tres entonces la acupuntura estaría generando uno de los efectos placebo más potentes de todos los posibles.

  26. 3 diciembre, 2015 en 15:19

    Se me olvidaba, los autores del metaanálisis indican que
    “No information related to missing data in the remaining 9 RCTs was obtained by contacting the authors or screening the full texts.”

    que traducido al castellano viene a decir que no pueden saber cuántos individuos de cada grupo y en cada uno de estos 9 ensayos abandonaron. Y este tipo de información es muy importante para calibrar la calidad del trabajo y afianzar o no las conclusiones de los estudios
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3767219/

    En resumen, que rigor científico poco o nada en este asunto. Lo que me sigue intrigando es porqué narices se publicó este metaanálisis.

  27. Kanematic
    1 junio, 2016 en 17:19

    Mi gato tiene una insuficiencia renal (de la que probablemente no salga) y el veterinario me ha recomendado acupuntura para “recuperar la función renal”. Yo, armándome de valor y estoica paciencia, le he preguntado si las nefronas dañadas se podían recuperar de algún modo y me dice que no, pero que con acupuntura “los gatos mejoran mucho”. Adiós a la estoicidad…
    Lo mejor de todo es que me he ahorrado un montón de pasta porque me he negado a pagarle un duro por estafador y me lo he llevado a otra clínica más seria.

  28. 1 junio, 2016 en 19:07

    Kanematic

    “con acupuntura “los gatos mejoran mucho.”

    Deberías haberle dicho al veterinario que con acupuntura lo único que mejora mucho es su cuenta corriente a costa de pobres ignorantes.

  29. Anónimo
    26 junio, 2016 en 22:47

    Es una pena que pienses así, en tu documento solo mezclas conceptos, supongo que para demostrar que te has documentado, pero en realidad no sabes de lo que estas escribiendo. Te animo a que lo pruebes con un buen profesional, y luego después de varias sesiones comentes tus impresiones.

  30. 27 junio, 2016 en 9:07

    Anónimo, cuando escribes “te animo a que lo pruebes con un buen profesional, y luego después de varias sesiones comentes tus impresiones”, ¿te has parado a pensar que precisamente eso es lo que se hace cuando se compara lo efectiva de una terapia frente a un placebo? Y los resultados para la acupuntura están estudiados “después de ser probada por buenos profesionales”. Otra cosa es que los resultados que se obtienen no sean los que les gustan “a los buenos profesionales”.

  31. 27 junio, 2016 en 10:26

    Anonimo

    Aunque ya te ha contestado Manuel, sólo querría hacer una puntualización. Tal y como han demostrado diferentes estudios la acupuntura es simple placebo, por lo tanto NO existen los “buenos profesionales”.

    En resumen un “buen” acupunturista es como un “buen” chamán. Cosa nada extraña puesto que la monserga de los meridianos, los cinco elementos, el Qi-Xue-Jinye, los Zang-Fu, el Yin, el Yang y el patachán tiene la misma base de realidad que el también tradicional “sana, sana, culito de rana…” que por cierto está avalado por otros “buenos” profesionales.

  32. Anónimo
    27 julio, 2016 en 17:43

    Consulten la página de la OMS con respecto a la acupuntura y su eficacia terapéutica. La organización la avala para multitud de patologías

  33. 27 julio, 2016 en 19:33

    Anónimo

    Vayamos por partes. Es cierto que en una nota de prensa de la OMS del año 2004 se declara que

    ” Existen pruebas empíricas y científicas que avalan los beneficios de la acupuntura, las terapias manuales y diversas plantas medicinales en diversas afecciones crónicas o leves. Por ejemplo, la eficacia de la acupuntura, tratamiento popular para aliviar el dolor, ha sido demostrada tanto en numerosos ensayos clínicos como en experimentos de laboratorio.”

    Sin embargo curiosamente el archivo pdf con la información detallada esta inaccesible. Por otra parte he encontrado un documento de la OMS en donde se desgranan los “beneficios” terapéuticos de la acupuntura. En el tema de las infecciones que es lo que yo controlo más el documento dice literalmente que

    “Acupuncture has been reported to be effective for treating acute bacillary dysentery (8–10). […] The effect of acupuncture on the immune system has been tested in hepatitis B virus carriers. In a comparative study, acupuncture–moxibustion is apparently superior to herbal medications in producing hepatitis B e core antibodies and reducing hepatitis B surface antigen (85). For epidemic haemorrhagic fever, compared with steroid and supportive treatments, moxibustion shortened the period of oliguria and promoted the reduction of kidney swelling (86). Acupuncture may be useful in treating pertussis (whooping cough), by relieving cough as well as promoting a cure (87).”

    Lo cual de ser cierto que la acupuntura cura la disentería, la hepatitis B, la fiebre hemorrágica o la tosferina sería una revolución médica merecedora de varios Nobeles en Química y Medicina consecutivos porque los artículos en cuestión tienen ya más de 20 años. Sin embargo cuando se va a las famosas referencias 8-10 y 85-87 citadas se observa con asombro que son oscuras revistas chinas que no conoce nadie. ¿Qué ha pasado? pues lo que ya se ha denunciado varias veces: que los “expertos” en acupuntura que realizaron el informe “seleccionaron” aquellos artículos que obtienen algún tipo de efecto descartando los muchos más numerosos que son incapaces de replicar estos tan sorprendentes resultados.

    Posteriormente yo no he encontrado ninguna otra referencia por parte de la OMS a la eficacia terapéutica de la acupuntura, algo raro y muy sospechoso. Es más, en la Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023 resulta que sobre esta y el resto de “terapias” alternativas se dan datos de uso, pacientes, regulación, seguridad, etc., pero tampoco se dice nada sobre su eficacia, lo cual es muy sorprendente porque más de una década después la situación debería estar meridianamente clara.

    Aunque teniendo en cuenta que en los últimos años ha habido diversos metaanálisis que reevaluando los estudios previos han indicado que la acupuntura es simple placebo entonces, con las agujitas ha ocurrido lo mismo que con la homeopatía: hay tantos intereses empresariales que la OMS ha decidido tirar por la calle de en medio y mantener un perfil bajo, es decir no se cuestiona en público su eficacia pero tampoco se habla ya de que sirva para algo. Y que cada país decida si quiere seguir tirando su dinero en este teatrillo chamánico.

  34. 9 agosto, 2016 en 15:57

    En mi pais Cuba en los años 90 la anestecia local en las clinicas odontologicas escaseaba demasiado y como algunos a algunos medicos le enseñaron acupuntura pues conozco a uno en especial (medico joven) q ayudaba a los odontologos a hacer extracciones dentales solo con acupuntura, y no solo no le dolia al paciente sino q sangraba menos q con la anestecia normal.

  35. 9 agosto, 2016 en 18:59

    yami777

    Eso se llama efecto placebo y está más que documentado, mira por ejemplo estas dos entradas en donde con unos breves videos se cuentan las “hazañas” del efecto placebo.

    https://lacienciaysusdemonios.com/2016/04/15/el-poder-del-efecto-placebo-2/

    https://lacienciaysusdemonios.com/2015/12/04/la-extrana-ciencia-del-efecto-placebo/

    En la profesión médica el consenso es que el engaño mediante efecto placebo sólo es admisible en situaciones límite, en donde la escasez de medicamentos hace imposible un tratamiento real como es el caso que comentas o los que se citan en los mencionados videos.

    Sin embargo soy muy escéptico ante tu afirmación que la acupuntura funcionaba mejor que los anestésicos. Una explicación plausible al tema del dolor es que si había tanta escasez como dices, los odontólogos en realidad utilizaban soluciones muy diluidas de anestésico y sus efectos entonces eran muy débiles. Respecto al tema del sangrado habría que ver los datos objetivos y no sólo la afirmación de un único médico, que bien podría estar condicionado o sugestionado. Para evitar este tipo de subjetividades se realizan los ensayos de doble ciego.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: