Inicio > Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo > Cuando Dios se apareció en un artículo de primates

Cuando Dios se apareció en un artículo de primates

4 febrero, 2016

god journal
¿Qué pensarías si en un artículo de una revista científica, de esas que tienen revisión por pares, alguien afirmara que tiene resultados que apuntan que ha encontrado uno de los planes de Dios? ¿Qué pensarías si esa revista afirma que cumple con los estándares científicos y posee un índice de impacto de 0.52*? Así a bote pronto sonaría raro, aunque con la capacidad expansiva de los creacionistas, le daría un pequeño beneficio a la duda.

Hoy me he encontrado en la revista ”Journal of Primatology “ un reciente artículo que lleva por título ”The Evolution of the Primate, Hominid and Human Brain”. En su página 6 podemos leer:

Four 1 in 1000 or 1 in 10,000 events occurring in a row appears like planned evolution rather than Darwinian evolution with remote odds of anywhere between 1 in a trillion and 1 in 10 quadrillion. This indicates that human brain development may have been planned rather than randomly evolved through Darwinian evolution. In this respect “the CG/hyperglycosylated CG human evolution model” could be suggestive of God’s involvement in planning human creation as indicated in the Bible.

En negrita dice que en el modelo que propone el autor se sugiere una intervención divina en la creación del hombre, tal y como está indicado en la Biblia. Eso sí, en el listado bibliográfico aparecen 49 referencias, pero ha olvidado la Biblia.

¿Cómo puede llegar un texto religioso a una revista científica que trata de la evolución del cerebro humano? Para entenderlo hay que ver qué hay detrás de esta revista. Por mucho que el editorial nos diga que “Journal of Primatology” tiene índice de impacto (IP) hay que fijarse en el asterisco que aparece tras el número. En una página de la propia revista nos informa que el IP lo calcula ello en base a…. Da igual, lo calculan ellos, y eso no es serio. El índice de impacto se calcula según unos parámetros bien establecido entre las revistas indexadas en el ”Journal Citation Reports“ que es quien recoge las revistas que cumplen un mínimo de estándares. Y esta revista parece no cumplirlos, ya que no forma parte del JCR.

A mí que una revista científica recoja conclusiones creacionistas me causa sorpresa y estupor, a otros les da una gran alegría. Así el ”Discovery Institute“, un organismo que tiene por objeto difundir el Diseño Inteligente (DI), una variante refinada del creacionismo, está muy contento con artículos como éste. En sus páginas podemos leer:

The appearance of such models in the literature indicates that scientists are increasingly taking seriously the concept of intelligent design.

Para esta gente, que alguien escriba en una revista científica, sea del pelaje que sea, diciendo que el proceso evolutivo es responsabilidad de Dios les acerca al concepto de DI, con lo que definen muy bien lo que en realidad es el DI. Esto es lo que el “Discovery Institute” pretende que se enseñe en clase de ciencias de las aulas de todo el mundo. Y para ello no paran de buscar aliados. Entre los políticos republicanos que no saben nada de ciencia y son profundamente religiosos (hasta un extremo casi fundamentalista) lo tienen muy fácil, pero supuse que en el campo de las publicaciones científicas lo tendrían más difícil. Me equivoqué, cada día hay más revistas, los estándares de muchas de ellas son nulos, con lo que el daño que se está haciendo a la credibilidad de la ciencia es tremendo, y lo peor es que parece ir en aumento. Y los creacionistas lo saben, es parte de su agenda.


  1. 4 febrero, 2016 en 21:38

    Yo pensaría que es una marrachada de revista científica. Saludos.

  2. Rawandi
    4 febrero, 2016 en 23:36

    Se supone que Dios es una persona sin cuerpo, pero todo indica que las complejas características de las personas van necesariamente ligadas a un sustrato material sumamente complejo: el cerebro funcional. Por tanto, el concepto de Dios es anticientífico.

    No hay personas incorpóreas: ni los dioses, ni los ángeles, ni los fantasmas, ni los duendes tienen cabida en la cosmovisión científica. La ciencia ha refutado el animismo, que es la esencia de todas las religiones organizadas.

  3. Erlor
    5 febrero, 2016 en 1:45

    Empiezo a cansarme en sobremanera de la intervención de Dios en todas partes. Debe ser la mala fortuna, pero cosa que leo, Dios que te parió. Mismamente, estaba leyendo un artículo del National Geographic el hallazgo de un insecto de hace 165 millones de años parecido (que no igual) a las mariposas de hoy día… y qué poco han tardado en mencionar al Dios de marras.

    Este tipo de gente (y más los que se dan aires de científicos, que publican tonterías como esas en revistas de ciencia, que no deberían abogar por entes sobrenaturales, porque de hecho hay muchos y no podemos ponernos de acuerdo en qué dios de turno va a dar el mérito de la “creación”), dan alas a revistas que abordan temas científicos de forma sesgada (os miro a vosotros, Testigos de Jehová), para manipular a los lectores y hacer creíble lo harto increíble.

    PD: sigo el blog desde hace tiempo y pienso que hacéis un trabajo estupendo. Se aprende muchísimo.

  4. 5 febrero, 2016 en 9:08

    Vamos mal. La “sociedad de la información” está siendo explotada por los creacionistas. Pero ahora esa revista tendrá que afrontar la pérdida de prestigio.

  5. Renzo
    5 febrero, 2016 en 9:24

    Una muestra más de que, por sorprendente que sea, el nivel de estudios y la formación científica de algunos, no inmuniza contra la idiotez y el pensamiento mágico.

  6. Santiago Merino
    5 febrero, 2016 en 9:30

    Lamentable. Lo peor es que mucha genet pensará que es una revista seria. Así nos va…

  7. 5 febrero, 2016 en 10:51

    Renzo, es que creo que algo está fallando en la educación. Ni en las escuelas de primaria, ni en los institutos ni en la universidades, ni en los medios de comunicación ni en ningún sitio se enseña (ni se cita, siquiera) que la ciencia es algo más que gente haciendo experimentos y escribiendo articulos (” un estudio de la universidad de X dice que…”, “haz un volcán mezclando bicarbonato con vinagre…”). Mientras no se enseñe en primaria, antes de entrar a explicar el ciclo del agua, la primera ley de Newton o eso de que ácido más base igual a tal, que la ciencia es una forma de pensar, un mecanismo (el único mecanismo que ha demostrado fiabilidad) para acercarnos a conocer el mundo de forma (asintóticamente) exacta, mientras no se hable de su primo el escepticismo, su amiga la razón y su colega el espíritu critico, no sirve de nada enseñar termodinámica ni evolución, ni nada, porque seguirán siendo cosas que dice un señor en un atril ¿que lo diferencia de lo que dice otro señor en un púlpito si lo contamos exactamente igual? Nosotros, “la élite” (lo digo irónicamente, no se me ofenda nadie) que por azar o por lo que sea, hemos rascado un poco más pensamos que es imposible, que una mente humana solo puede igualar una bata blanca a una sotana negra debido a la estupidez, pero es obvio que el problema subyacente existe y atacarlo de raíz solo es posible si lo haces desde niño (igualito que hacen los asotanados)

  8. Rawandi
    5 febrero, 2016 en 16:52

    el problema subyacente existe y atacarlo de raíz solo es posible si lo haces desde niño (igualito que hacen los asotanados)

    Sí, la clave es la educación. Por eso la Iglesia católica española se alegra tanto de que la clase de catequesis siga formando parte del currículo oficial de los colegios públicos. ¿Es España un estado “aconfesional”, como dice la Constitución de 1978? No, más bien es criptoconfesional.

  9. Renzo
    6 febrero, 2016 en 6:43

    Cuando alguien que es cirujano (además de un montón de títulos que, salvo el de Medicina y, siendo generosos, la licenciatura en Filosofía, no sirven para nada más que para acreditar que es un charlatán vendedor de humo) dice cosas como esta en su blog:

    “La certeza de la fe sobrenatural, es la más cierta de todas las certezas, mucho más que la de la ciencia. Eso se puede constatar si usted hace una encuesta con personas que realmente tienen fe.”

    A uno le entran bastantes dudas sobre cómo hará los diagnósticos a sus pacientes y en que se basará al decidir el tratamiento. Es una paradoja que alguien con esa mentalidad y tendencia al pensamiento mágico haya obtenido el título de médico, algo parecido a lo de los psiquiatras/ exorcistas que ya hemos visto aquí.

    Para quien tenga curiosidad o no me crea:

    http://infocatolica.com/blog/concordia.php

  10. O ranger de terzas
    7 febrero, 2016 en 0:27

    ¿no habría manera de suscribirse a los comentarios… sin hacer un comentario?
    Me encuentro muchas veces con ganas de seguir hilos que me parece que pu3eden ser interesantes, pero no tengo una aportación que me parezca que merece la pena hacer. Y, por otra parte, si uno pudiera suscribirse sin mas, se permitiría fluir mejor el hilo sin andar comentando por comentar….

    pero, bueno. ya que he comentado para suscribirme, aportaré una reflexión:

    ¿qué se gana empeñándose en defender la existencia de la deidad?… si dejásemos a un lado la educación, el pensamiento crítico, las influencias del entorno, los deseos mas reprimidos, los sentimientos de inferioridad, de ganas de agradar, etc, y fuéramos capaces de mirarnos con calma en un espejo y reconocernos sin juzgarnos…. pues NO encontraríamos a dios por ninguna parte. Sobre todo porque desde el minuto cero, si se observa sin juzgar lo que es la fe, se advierte una paradoja que se cae por su propio peso: “Los designios de dios son inescrutables… y, acto seguido, todo creyente cree firmemente conocer la voluntad de dios….”

    En otras palabras: Si YO digo que la voluntad de dios es que los creacionistas se suiciden en masa, entonces ésta es la voluntad de dios y no otra.

    O también podría decirse así: “la voluntad de dios es lo que a mí me salga del higo que sea y a ver quien es el listo que se atreve a negármelo”, porque quien me niegue que la voluntad de dios es lo que a mí me sale del higo automáticamente afirma que él sabe, como mínimo, cual no es la voluntad de dios. Y a ese listo yo le respondería: “…¿ y por que tú sabes qué, o qué no, es voluntad de dios y yo no lo sé?”….

    (¿veis por qué estaría bien poder seguir los comentarios sin necesidad de comentar?)

  11. Rawandi
    14 febrero, 2016 en 18:11

    El pasado día 12 se celebró el Día de Darwin.

    Loado sea Charles Darwin porque él descubrió la verdad y nos sacó de las tinieblas.

    Evolución: de la vida monocelular al mono con celular.

  12. loren
    25 febrero, 2016 en 19:39

    está bien darlas con dios pero también está bien darlas con la mujer: cuando traduces “human creation” por “creación del hombre” ¿a dónde dejas a la mujer? ¿Sólo existe el hombre en tu mundo?

  13. 26 febrero, 2016 en 9:26

    Loren, la mujer no fue creada, es fruto de la evolución 😉

  14. Rawandi
    26 febrero, 2016 en 17:45

    cuando traduces “human creation” por “creación del hombre” ¿a dónde dejas a la mujer?

    Pues según la “lógica” de Javi, la mujer quedaría fuera de la frase de Ateo, igual que habría quedado fuera de la ‘Declaración de los Derechos del Hombre’ en 1789.

  15. O ranger de terzas
    26 febrero, 2016 en 23:28

    ops….!!!!
    resulta que “la mujer no fue creada, es fruto de la evolución”….

    Yo tenía la horrible sospecha de que las mujeres eran mejores que yo… y esto lo confirma: ellas han evolucionado, yo he sido creado y, por tanto, no puedo evolucionar.

  16. 27 febrero, 2016 en 11:25

    Pues según la “lógica” de Javi, la mujer quedaría fuera de la frase de Ateo, igual que habría quedado fuera de la ‘Declaración de los Derechos del Hombre’ en 1789.
    Jajaja, veo que te quedó el culete escocido cuando te demostré que la Revolución Francesa no fue tan liberal como pensabas. Claro, claro, por eso hubo necesidad de proclamar la Declaración De los Derechos de la Mujer, porque ya estaban incluidos. XDDDDDD

  17. Rawandi
    27 febrero, 2016 en 12:56

    Claro, claro, por eso hubo necesidad de proclamar la Declaración De los Derechos de la Mujer, porque ya estaban incluidos

    Estaban incluidos, pero los prejuicios antiliberales eran entonces mucho más fuertes que hoy.

    Una cosa es haber puesto por escrito los derechos humanos universales, gran logro de las Declaraciones estadounidense de 1776 y francesa de 1789, y otra muy distinta transformar en leyes todas las implicaciones de tales derechos, tarea esta última en la que aún estamos embarcados.

    Ni los revolucionarios estadounidenses ni los franceses pudieron librarse por completo de los prejuicios heredados. De ahí la necesidad de múltiples reformas legales en ambos países hasta llegar finalmente a prohibir la esclavitud y reconocer el derecho al voto de la mujer.

  18. 27 febrero, 2016 en 21:36

    Estaban incluidos, pero los prejuicios antiliberales eran entonces mucho más fuertes que hoy.

    Jajaja, tan fuertes eran que no se menciona a la mujer. Y ya Thouret en 1789 establecía claramente quienes eran los beneficiarios de los derechos ciudadanos que se estaban redactando: varones, mayores de 25 años, que pagaran impuestos y no fueran esclavos.

    Una cosa es haber puesto por escrito los derechos humanos universales, gran logro de las Declaraciones estadounidense de 1776 y francesa de 1789,

    “1. Los hombres nacen libres e iguales en derechos[…]”
    En el original:
    Les hommes naissent et demeurent libres et égaux en droits.”

    XDDD
    Sigue bailando, bufoncillo.

  19. 3 marzo, 2016 en 17:43
  20. 3 marzo, 2016 en 18:59

    Muy probablemente con el revuelo que se está montando los autores del “artículo” se lo van a tener que comer con patatas.

  21. 5 marzo, 2016 en 9:48

    Me ha llamado la atención el que, según el artículo, “PLOS One pide a sus editores que juzguen los artículos solo por su “forma” y no por su “contenido”. ¿Es eso cierto? ¿En PLOS One se puede publicar cualquier cosa con tal de que tenga el formato adecuado?

  22. 6 marzo, 2016 en 14:45

    Más o menos Javi. A los evaluadores se nos envía una plantilla en la se ha de contestar acerca de la calidad del artículo. En ella se opina sobre si los experimentos están bien hechos, pero en ninguna sección se pregunta sobre la originalidad del trabajo (pueden repetirse cosas que ya han sido demostradas) o sobre si las conclusiones extraídas se correlacionan con los experimentos efectuados. Ese tipo de argumentos se pueden escribir en una sección genérica (“otros comentarios”), pero no tienen tanto peso para dedicir si se publica o no el artículo. Así, hoy día PLOS ONE se ha convertido en una revista extraña, hay artículos de muchísima calidad y otros que no merecen ser publicados por no contener nada de interés o por contener información tergiversada. Dado que los editores jefes de esta revista parece que no toman cartas en el asunto, su índice de impacto va a la baja, y muchos investigadores cogen con pinzas la información ahí publicada. Baste ese dato: la revista nació en 2006, y en el 2014 publico su artículo ¡100.000!, con una tasa de aceptación que ronda el 70%. Esos datos hacen plantearse muchas dudas sobre el esfuerzo (tiempo, profundidad y número de personas) dedicado a la evaluación de cada artículo.

  23. 6 marzo, 2016 en 19:28

    Me dejas de piedra. Yo he publicado y actuado de revisor en bastantes artículos (ninguno open source, por eso preguntaba), y lo primero que se mira para echártelo abajo es si las conclusiones que sacas realmente se desprenden de tus resultados. Eso sin mencionar el “no has tenido en cuenta X” y demás.

  24. 6 marzo, 2016 en 19:40

    Como dice su encabezado “PLOS ONE acepta la investigación científica rigurosa, independientemente de la novedad.” Esto es así porque cuando se fraguó muchas revistas de calidad rechazaban artículos científicos no porque contuvieran errores o fueran malos sino porque no eran lo suficientemente “novedosos”. Un concepto etéreo, al arbitrio del revisor de turno como cualquier científico con una trayectoria lo suficientemente larga ha podido constatar, ya que si falta un experimento pues falta o un dato es inconcluyente no hay discusión pero que un “referee” te diga que como otro grupo publicó algo remotamente similar en la década de los 80 del siglo pasado, el fenómeno se considera ya descrito y tu trabajo ya no es novedoso cuando a lo mejor nadie más había trabajado en el concepto, pues era una situación bastante común y a veces terriblemente frustrante.

    Y por eso nació PlosOne ya que además hay que tener en cuenta que la ciencia se basa en el concepto de reproducibilidad, de tal manera que en la práctica se estaba penalizando que los investigadores comprobaran los resultados puesto que casi ninguna revista tampoco aceptaba resultados “negativos”. Por ello PloS intenta rellenar ese vacío y no entra en la novedad y se pide a los revisores que valoren sólo la solidez de los datos. Es por ello que sospecho lo que ha pasado con el famoso artículo sobre la “mano de Dios”, un revisor que no tenía muy claro el concepto de la revista ha visto que el estudio era sólido y ha pasado de largo por las tres frases creacionistas y ¡ojo! que no disculpo al evaluador, que sí que debiera haber indicado a los autores que le enseñaran el experimento en donde demostraban que dios había “diseñado” la mano humana.

    Respecto a su calidad, hasta que alguien no haga un estudio bibliométrico pienso que lo que comenta Manuel pasa en casi todas las revistas (incluso en las Top Ten) que muchas veces te preguntas como narices han conseguido publicar ese trabajo en ese pedazo de revista. Sólo hace falta recordar a Benveniste en Nature. Como digo habría que hacer un estudio riguroso respecto al porcentaje de meteduras de pata de PloS respecto a otras de su mismo (o incluso superior) índice de impacto, no sea que ocurra como la famosa polémica sobre la calidad de la Wikipedia y la Britannica.

  25. 7 marzo, 2016 en 12:21
  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: