Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina > Zahoríes homeópatas: uniendo dos despropósitos pseudocientíficos

Zahoríes homeópatas: uniendo dos despropósitos pseudocientíficos


1409509676Un paciente llega a una consulta médica y el doctor, una vez completada la historia clínica, duda entre diversos remedios (todos ellos igualmente ineficaces para su dolencia), y finalmente decide elegir el “no medicamento” adecuado con la ayuda de (agárrense porque esto es totalmente verídico) un péndulo. Pues aunque pueda parecer increíble, en pleno siglo XXI existen “profesionales” de la “sanidad” que “medican” así a sus más que ingenuos pacientes: son los sorprendentes zahoríes homeópatas.

Una de las más curiosas características del mundo del esoterismo pseudocientífico es que las diversas variantes se van mezclando una y otra vez, para producir finalmente una amalgama absurda de “conocimientos” a cual más disparatado, que si por separado no tienen ninguna razón de ser ni sentido alguno, juntos producen el más monumental dislate. Y el siguiente caso que voy a exponer quizás sea uno de los más dementemente irracionales de la siempre sorprendente pseudomedicina.

La homeopatía fue inventada allá por finales del siglo XVIII por el médico alemán Hahnemann, en una época en donde las bases de la física, la química y la biología estaban lejos de haber sido establecidas. Así esta pseudomedicina entronca con evidentes conceptos erróneos heredados del “conocimiento” de los alquimistas del Medievo, por lo que finalmente la homeopatía es incluso a día de hoy una filosofía vitalista, en donde las enfermedades tienen causas “espirituales”. Es por ello que los homeópatas utilizan las más diversas “técnicas” para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades tan curiosas como las que podía haber desarrollado cualquier mago o nigromante en plena Edad Media.

En homeopatía un remedio puede “servir” para infinidad de enfermedades muy diferentes. Si a eso le sumamos que los más diversos preparados homeopáticos pueden “curar” una misma enfermedad, los “profesionales” de la homeopatía se enfrentan a la difícil disyuntiva de saber que preparado es el que tienen que recetar en cada momento al paciente para su dolencia en particular. Por ello a lo largo de estos más de dos siglos de práctica homeopática los “expertos” han desarrollado toda una compleja forma de prescribir sus “medicamentos”.

Así, y aunque en este mundo hipertecnológico pueda parecer descabellado, en pleno siglo XXI existen profesionales de la homeopatía que “recetan” a sus pacientes ayudados por un péndulo, en uno de los múltiples ejemplos de la pervivencia de esta disparatada visión mágica de arrastra esta pseudomedicina desde sus más que esotéricos principios. El pendulo adivinacionmétodo consiste en que, tras haber realizado la historia clínica del paciente, el “profesional” homeopático coloca encima de una mesa los diversos preparados que se supone que pueden curar la enfermedad en cuestión y pasa por encima de ellos su mano de la que cuelga un péndulo (de manera similar a como lo hacen esos buscadores de agua o tesoros sobre un plano de la región en cuestión) para observar donde se dirigen las “fuerzas sanadoras”, de tal manera que es el péndulo el que decide si por ejemplo la paciente debe tomar Sanguinaria, Actea racemosa, Cyclamen, Lac defloratum, Bromium u otros remedios para “combatir” los dolores de cabeza que aparezcan durante la menstruación.

Y por supuesto, después de todo ello hay que pagar los correspondientes emolumentos de zahorí pseudomédico y acudir después al farmacéutico homeópata colegiado para comprar las pastillas de azúcar prescritas con la ayuda de las fuerzas telúrico-místicas o lo que narices haga moverse al péndulo.

Y como prueba de que esta mezcolanza de disparatada pseudociencia sigue en boga en este supuestamente avanzado siglo XXI, hace unos años se realizo un ensayo clínico de CR_902149_la_homeopatia_es_un_placebo_dejaros_de_chorradas_andadoble ciego para medir la eficacia de este tan particular “tratamiento” médico. Así a seis homeópatas zahoríes se les dio veinte y seis pares de frascos. Uno de cada par contenía el remedio homeopático Bryonia, mientras que el otro contenía un placebo, y el reto consistió en que los “profesionales” debían utilizar la radiestesia para identificar el remedio genuino.

Inciso, aunque por supuesto ambos frascos contenían lo mismo: agua azucarada, pero los homeópatas aseguran que su agua azucarada es distinta a la que cualquiera puede fabricar en su propia casa, porque si no se les acababa el chollo de cobrar 20 o 40 euros por un sobrecito de azúcar disuelto en una botella de agua.

A pesar de que en general los homeópatas pensaron que estaban seleccionando el remedio homeopático con un alto grado de confianza y seguridad, la prueba reflejó (como no podía ser de otra manera) que los “profesionales” únicamente acertaron 75 veces de los 156 ensayos realizados, es decir tuvieron una tasa de éxito del 48%, un poco menos que lo esperable por puro azar. Y ya para terminar recalcar que este trabajo fue realizado por 5 “investigadores” británicos expertos en homeopatía y publicado en una revista médica británica situada entre el 40% mejor de su especialidad a nivel mundial.  Pero por supuesto este trabajo no desanimará ni por un momento a esos esforzados homeópatas zahoríes que seguirán “recetando” su inútil agua azucarada con ayuda de sus también más que inútiles péndulos como si de la Edad Media se tratara.

Entradas relacionadas:

 


  1. virus
    4 mayo, 2016 en 2:26

    Mientras allá gente crédula, habrá charlatanes. Una vez yo llevaba una piedrita, estaba muy bonita y les decía en mi trabajo que era la piedra del sexo, que era mágica, que cualquier chica que la tocara era inevitable el coito con migo, todos se reían y claro yo igual era puro cotorreo, en fin les decía que si gustaban se las prestaba y las chicas siempre respondían… NO GRACIAS…. En fin, un día la toco una chica, era la mas presumida y la mas bonita, ella decía… En tu sueños lo voy a hacer con tigo… Y yo me reía y le decía… Pero es que eso es inevitable no puedes cambiarlo es el destino la piedra es mágica pero bueno como quieras. Buscame cuando te arrepientas y todos se reían y claro era solo un cotorreo y al final termine copulando con su cuerpo… En fin el poder esta en hacerles creer, una vez que crean cualquier tontería ya son tullas, ya no se necesita que las inviten a salir, comprarles cosas, ser amables, respetuosos, cariñosos, invertirles dinero o mentir diciendo que eres rico ya solo se necesita que crean que tienes una PIEDRA MAGICA DEL SEXO y listo. Esta generación de gente crédula a mi me encanta no se ustedes. Cualquier persona con las palabras adecuadas aunque sean las mas absurdas puede destacar jajaja esto esta de locos…

  2. herrprofesor
    4 mayo, 2016 en 6:05

    Otra prueba de que “A ellos les funciona”. Desde luego que a estos espabilados les funciona para llenarse el bolsillo…

    La verdad es que uno ya termina agotado ante la cantidad de majaderías que se proponen para engañar a la gente. Pero bueno, es cuestión de estadística… Si mil personas ven el anuncio de uno de estos aprovechados, con que un pequeño porcentaje de gente despistada pique, ya van haciendo negocio. Y luego se realimenta con el “bocaaboquismo” y el “amímefuncionó,quemelodijomiprima”, y negocio apañado mientras las leyes y la garantía de la libertad personal para tirar el dinero donde a uno más le parezca no hagan algo al respecto.

    Bueno, ya llegarán los zahoríes homeópatas cuánticos… (mi esperanza es que también aparezcan unos zahoríes cuánticos homeópatas y que empiecen a tirarse los trastos unos a otros discutiendo si va antes la homeopatía o la cuántica… CIVIL WAR!)

    Ains…

  3. 4 mayo, 2016 en 13:43

    Me acuerdo una vez que mis padres me dieron un remedio homeopático, un día miré que tenía y ponía que era solo sacarosa, me quedé con una cara de gilipollas al verlo que ni te imaginas xD

  4. virus
    4 mayo, 2016 en 13:55

    Miren a este tipo, vende plantas magicas que curan todo.
    Su nombre es Josep Pamies una Charlatan con letras Mayusculas

  5. 4 mayo, 2016 en 13:57

    virus

    Sobre Pamiés escribí hace tiempo en CyD.

    https://lacienciaysusdemonios.com/2015/11/11/la-peor-pseudociencia-medica-ahora-se-imparte-en-los-institutos-gallegos/

    Por cierto he quitado de tu comentario el link a la web de este pobre alucinado para no hacerle innecesaria propaganda.

  6. ariel
    4 mayo, 2016 en 14:57

    Miren yo sigo las enseñanzas del señor Krishnamurti, me pueden decir ustedes que desenmascaran a los charlatanes, si soy victima de un charlatán o si el si es un verdadero iluminado, alguien lo ah leído

  7. 4 mayo, 2016 en 15:32

    “…o si el si es un verdadero iluminado”

    Mal empezamos si partes de la premisa que pueden existir “verdaderos” iluminados.

  8. virus
    4 mayo, 2016 en 19:46

    Ariel, él fue un gran filosofo y un gran pensador, no fue un charlatán, mas su enseñanza es imposible de seguir ya que él sostiene que para que allá un cambio radical en el hombre uno tenia que morir psicologicamente, lo cual es imposible, bueno eso pienso yo. Él decía que las religiones, maestros, gurues, instructores, sacerdotes, salvadores, psicologos, y un largo etc. eran innecesarios, en pocas palabras eran charlatanes que seguirlos era una trampa que impedían el florecimiento de nuestra inteligencia..
    Pero no debes llamarlo iluminado ya que si lo haces, lo convertirás en tu nueva religión. El creyente cree en Dios, y el Ateo cree que no existe Dios, así que ambos tienen una creencia, y Krishnamurti decía, que cualquier creencia impedía la inteligencia, provocaba la división y con la división la guerra, así que es un poco difícil de leerlo ya que se puede malinterpretar, o lo puedes malinterpretar según tu condicionamiento, o tu idiologia.
    Saludos
    Te dejo una platica donde habla de esto.
    http://www.jiddu-krishnamurti.net/es/encuentro-con-la-vida/krishnamurti-encuentro-con-la-vida-22

  9. 4 mayo, 2016 en 21:38

    Virus : Los ateos, al menos los ateos racionales, no “creemos” que no existe Dios. La no existencia de Dios no es una “creencia”, sino una conclusión fundada en el hecho de que no hay evidencia alguna de que exista tal cosa. Por otra parte, no es que la “creencia” impida la inteligencia, es que se trata de una forma de pensamiento radicalmente opuesta al pensamiento racional y emocionalmente inteligente.

  10. 4 mayo, 2016 en 22:03

    “El creyente cree en Dios, y el Ateo cree que no existe Dios, así que ambos tienen una creencia…”

    Hacía ya tiempo que no aparecía en CyD esta tan simple como errónea comparación. Pero bueno, parece que como el pobre Sísifo estoy encadenado a la piedra de tener que explicar lo evidente una y otra vez. Así que vamos al asunto.

    Según la RAE la palabra creencia tiene varias acepciones. Una de ellas es “religión, doctrina” que es la que se puede asimilar al creyente. Ahora bien hay otra acepción: “completo crédito que se presta a un hecho o noticia como seguros o ciertos” que es la que se puede asimilar al ateísmo ya que existen infinidad de estudios en los más diversos campos del conocimiento: psicología, neurociencia, psiquiatría, historia, antropología, etc. que han determinado el cómo, el cuándo y el porqué de la religión. En resumen, las “creencias” de religiosos y ateos son totalmente diferentes.

    Así que parece ser que el famoso Krishnamurti erró también completamente ya que hay creencias que no sólo no impiden la inteligencia sino que son su base más racional.

  11. Annie Hall
    5 mayo, 2016 en 15:07

    Es interesante esta suerte de “eclecticismo” espiritual. No es el único caso en que se toman elementos de diversas “tradiciones” espirituales y se mezclan sin mucho sentido. Personalmente, me he sorprendido en mi país ver en la TV que se entrega el resultado del horóscopo con cartas del tarot, es decir, que para saber como le irá al signo “leo” se le asigna una carta del tarot, contradiciendo la idea de la astrología de que la devenir de “leo” depende de la posición de los astros. Creo que es un signo de los tiempos, el “consumo” de espiritualidad.

  12. 5 mayo, 2016 en 17:26

    Da igual. Tontería por tontería. Como si quieres utilizar los dados o la ruleta

  13. virus
    5 mayo, 2016 en 20:24

    Quizá no me explique bien o quizá yo no sea el indicado para defender
    una postura así, intentare explicar lo que según él dijo, pero
    entiendan que esto es según mi entendimiento.

    Él decía que para descubrir algo se requería inteligencia y que toda
    creencia y toda ideología impedían el descubrimiento propio, y por lo
    tanto la inteligencia del hombre, él decía que creer en dios no tiene
    sentido, como también no creer en dios, Decía que para descubrir que
    es dios oh la verdad o como le quieran llamar uno no tenia que ser ni
    creyente ni ateo, porque eso impedía el descubrimiento, ya que si se
    plantearan una pregunta así responderían según su creencia oh
    ideología. Ambos son estorbos, si uno quiere descubrir que es dios o
    la verdad, tiene primero que librarse de todo impedimento. Entonces
    podrá responder que es dios o la verdad, uno no tiene que pedir ayuda
    o leer a alguien o seguir un método entonces solo así es posible
    conocer la verdad, Su verdad, NO la de otro .Él decía que no tenemos
    que depender de nada, uno tiene que descubrir por si mismo. Y para eso
    tiene que eliminar toda creencia y toda no creencia. Hay un dicho que
    dice la verdad los ara libres, pero la verdad no tiene meta, ni esta
    allá lejos, la libertad es el primer y ultimo paso, para allár la
    verdad entonces uno tiene que estar libre de toda creencia de toda
    ideología

    NOTA. Esto tiene que ver con lo Psicológico no con lo técnico.
    Entiendo por la palabra DIOS, la VERDAD, lo Innombrable, lo que esta
    mas allá, Una verdad que es repetida deja de ser verdad, uno tiene pues que
    vivirla, uno tiene que descubrirla por si mismo, una y otra vez, NO
    tienemos que depender de la verdad de otro, en pocas palabras, él
    insistía en que uno tiene que descubrir por si mismo, por que solo asi
    es posible el pensamiento propio y el pensamiento propio es
    inteligencia, y alguien que tuviera inteligencia y allá profundizado
    en esto, No seria ni ateo, ni creyente

    NOTA. No uso la palabra dios como un creador que creo el mundo y a nosotros
    eso ya esta mas que demostrado que no fue así, y entiendan que no soy
    el indicado en explicar esto, si quieren lean a este señor lo
    entenderán mejor, yo soy muy malo explicando

  14. 5 mayo, 2016 en 22:07

    “él decía que creer en dios no tiene sentido, como también no creer en dios, Decía que para descubrir que es dios oh la verdad o como le quieran llamar uno no tenia que ser ni creyente ni ateo […]para eso tiene que eliminar toda creencia y toda no creencia. ”

    Típicas frases de gurú místico que parecen profundas y no son más que una solemne tontería dentro de su contradicción y banalidad. Si eso que escribes es un buen resumen del “conocimiento” de este pobre hombre, bien podrías habértelo ahorrado. Y él podría haberse dedicado a otra cosa más productiva.

  15. 6 mayo, 2016 en 11:22

    El decir que ser ateo es “Creer” en algo es tan ridículo como decir que la oscuridad es un tipo de luz o que el silencio es un tipo de ruido…

  16. 6 mayo, 2016 en 11:47

    “Para descubrir que es dios oh la verdad o como le quieran llamar uno no tenía que ser ni
    creyente ni ateo”

    Con todos mis respetos, eso es una gilipollez. Solo hay tres posturas posibles ante la pregunta ¿Crees en dios?, y estas son: “Sí”, “No” y “Es imposible saberlo” (esta última correspondería a un agnóstico), y ninguna de las tres encaja en el planteamiento implícito en la frase (No, el agnóstico tampoco. Si aceptamos las frases de ese iluminado, la meditación interior nos llevará al descubrimiento de ese dios, verdad, ser superior,… lo cual entra en contradicción con el principio agnóstico de que es imposible saber nada de su posible existencia o no existencia)

    Por otra parte no nos es posible despojarnos de toda idea (como mínimo existirá a nivel subconsciente), y suponer que tal meditación nos dará a conocer la verdad, a dios (sea lo que sea ese concepto), lleva implícito su existencia, por tanto partimos de la idea de que sí existe. El planteamiento es una pura falacia. Muchas frases altisonantes para no decir nada.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: