Inicio > Actualidad, Ciencia, Magufadas > La absurda mezcla entre ignorancia y estafa de los suplementos de colágeno

La absurda mezcla entre ignorancia y estafa de los suplementos de colágeno


colagenoDentro del siempre disparatado mundo de las pseudomedicinas, el sector de los suplementos alimenticios merece una reseña aparte. En una carrera hacia la nada, cada año aparecen en el mercado cientos de nuevos productos que prometen (por supuesto sin ninguna garantía o credibilidad) que el pobre incauto consumidor que se deje engañar por estos cantos de sirena del “bienestar” será más alto, más guapo, vivirá una vida más sana y más feliz y hasta en algunos casos evitará múltiples enfermedades infecciosas o el siempre temible cáncer.

Y como la lista de estos casi infinitos crecepelos-curalotodo de estos nuevos buhoneros que han abandonado el carromato para vender el siempre “milagroso” elixir hasta en farmacias y por supuesto en el salvaje internet, he seleccionado uno de los a mi juicio más emblemáticos productos milagro: los suplementos de colágeno, porque combinan en un todo disparatado una explosiva mezcla de las más inculta ignorancia con la estafa más manifiesta.

Pero para ello recordemos primero brevemente qué es y para qué sirve el colágeno tal y como lo resume la siempre eficiente Wikipedia:

El colágeno es una molécula proteica o proteína que forma fibras, las fibras colágenas. Estas se encuentran en todos los animales. Son secretadas por las células del tejido conjuntivo como los fibroblastos, así como por otros tipos celulares. Es el componente más abundante de la piel y de los huesos, cubriendo un 25 % de la masa total de proteínas en los mamíferos.

Dichas fibras son el resultado del entrecruzamiento de tres cadenas polipeptídicas mediante puentes de hidrógeno formado una estructura altamente estable denominada tropocolágeno que tal y como se representa en la siguiente figura

Fibra-de-colageno

puede a su ver ensamblarse en estructuras (microfibrilla, fibrilla, fibra, etc.) cada vez más empaquetadas, densas y de mayor diámetro y resistencia hasta poder convertirse finalmente en por ejemplo los tendones humanos, estructuras que pueden soportar fuerzas de fractura de varios cientos de kilogramos por centímetro cuadrado antes de quebrarse.

colageno y tendones

Cuando se hierven en agua tejidos ricos en colágeno (piel, pezuñas, huesos, tendones, órganos y vísceras de ganado vacuno, porcino, equino o avícola) estas fibras se desnaturalizan y al dejarse enfriar estas proteínas se convierten en la más que conocida gelatina, secular complemento alimenticio profusamente utilizado por las cocinas de los más diversos países por ser un aditivo rico en proteínas y barato, aunque más que insípido.

Pero hete aquí que unos visionarios empresarios han conseguido convertir lo que en las sociedades opulentas del primer mundo no son más que despojos de carnicerías o pollerías, prácticamente sin valor comercial alguno, en un producto que se vende por internet a unos 36 euros el kilo si se compra en polvo o hasta más de 50 euros el kilo si se adquiere en comprimidos, gastos de envío no incluidos. ¡Vamos ríanse ustedes del precio del mejor solomillo de ternera! ¿Y cómo han conseguido estos más que perspicaces vendedores este verdadero milagro empresarial? Pues como siempre echando mano de la más pura ignorancia científica de la ciudadanía, lo que viene a corroborar que es necesaria muchísima más educación científica en colegios, institutos y medios de comunicación si no queremos vivir en un mundo en el que cuatro desaprensivos estafen de manera más que manifiesta al conjunto de una ciudadanía cada vez más ignorante en materia científica.

Y no se crean que esta estafa tiene un elaboradísimo truco, ya que únicamente se basa en tres o cuatro datos y medias verdades. Así por ejemplo en una web del ramo se indica que

El colágeno […] es un elemento esencial para mantener el buen estado de huesos, tendones y músculos, pero con la edad disminuye progresivamente. Según los estudios realizados, entre los 20 y 30 años se pierde un 1,5% de colágeno por año, llegando a reducirse en un 35% a la edad de 60. Ésta es la frontera temporal en la que se manifiestan las temidas señales del envejecimiento: la piel y el cabello pierden su elasticidad y surgen dolores musculares y articulares e insuficiencias circulatorias, entre otras alteraciones.

¿Y qué hay que hacer para compensar esta pérdida? pues en la misma web se nos ofrece la solución

La deficiencia biológica de colágeno puede ser compensada mediante un aporte complementario de esta proteína. Es aconsejable que elijas el suplemento de colágeno que mejor se adapte a tu estilo de vida. Si llevas un ritmo diario muy rápido, los preparados líquidos o en cápsulas serán los más convenientes. Algunos expertos recomiendan tomar una combinación de ambos. El desayuno es el momento ideal para tomar suplementos alimenticios, ya que las proteínas se asimilan mejor por la mañana. Debes considerar ante todo las distintas opciones y sus costos. Tomar colágeno en complementos es una medida efectiva, pero hace falta paciencia. Las mejoras en tu piel y tus articulaciones no serán drásticas ni inmediatas, lo cual no debe desanimarte. Pasados unos meses empezarás a notar las diferencias.

Dejando de lado el vergonzoso argumento del timo de que “no te apures si no observas mejoría alguna, tu sigue comiendo pezuñas, huesos y pieles trituradas”, en estas webs nunca se entra en la más simple biología de la enseñanza secundaria, ya que desmontaría toda la estafa.

Como debería ser bien sabido por cualquier persona con unos mínimos estudios o interés por la biología, la digestión es el proceso por el cual los alimentos ingeridos se degradan y se transforman en sustancias más sencillas que pueden ser absorbidas a través del intestino. En el caso particular de las proteínas, diversas enzimas tanto del estómago (pepsina) como secretadas por el pancreas hacia el intestino (tripsina y quimotripsina entre otras) convierten las cadenas proteicas de cualquier longitud y origen en aminoácidos libres que son absorbidos posteriormente.

protein-digestion-70a69

Es por ello que da igual ingerir cualquier tipo de carne, todas sus proteínas independientemente de su origen y estructura original acaban convirtiéndose en una mezcla de 20 aminoácidos diferentes, sillares que luego el organismo reutilizará para sintetizar sus propias proteínas a demanda. Así comer colágeno de cerdo (cocinado, en polvo o en pastillas), hemoglobina de pollo, albumina del suero, hígado de bacalao, intestino de vaca, caseína de la leche o proteínas presentes en el trigo, tomates o en el resto de vegetales y verduras, pescados, algas, hongos, crustáceos o cualquier otro ser vivo de lo cientos que el ser humano caza, cría o cultiva da exactamente igual; todas estas proteínas son idénticamente degradadas a aminoácidos (perdiendo su estructura original) y con ellos después nuestro organismo puede formar nuevo colágeno o cualquier otra proteína humana necesaria para nuestra supervivencia.

Otra cosa es que la más que inevitable senescencia conlleve la paulatina degradación de todos y cada uno de los procesos biológicos que nos mantienen vivos e implique el deterioro de las estructuras, organización y mecanismos de todo ser vivo y ahí, la bioquímica del colágeno no puede ser una excepción en este irreversible deterioro, que sobre todo no va a ser ni evitado ni siquiera demorado un segundo porque la gente sea tan estúpida de pagar a precio de oro por lo que en la cruda realidad no son más que los desperdicios que tira al cubo de la basura nuestro carnicero, restos de cuando despelleja y deshuesa a un ternero recién muerto para seleccionar las diversas piezas comestibles del animal más apetecibles que luego expondrá en el mostrador de su carnicería.

Así que por favor no sean tontos de remate y si quieren pagar 50 euros por un kilo de carne por lo menos que sea de la mejor ternera gallega, de un buey asturiano o de un buen corte de bife argentino, y tómenselos bien regados por un buen vino de reserva chileno, argentino o español, que con toda seguridad les rejuvenecerá lo mismo que el insípido colágeno de pezuñas, pieles y huesos triturados y empaquetados en pastillas, pero no les quepa la menor duda que lo disfrutarán muchísimo más.

Entradas relacionadas:


  1. Mat
    28 junio, 2016 en 15:43

    Primero de todo, gracias por tomarte tu tiempo en escribir el post. Sé que enfada, e impulsa a echar la bilis por la boca, pero me encantaría que tuvieras en cuenta la sensibilidad del lector (y más aún de los que no están tan versado en ciencia). Con esto me refiero a que, si se pudiese escribir el artículo de forma menos ofensiva para el consumidor sería fantástico.

    Otra cosa que a mí no me quedó clara, ¿tiene el consumo de colágeno (de cualquier tipo) algún efecto beneficioso para reforzar las articulaciones y/o prevenir el dolor muscular?

    Para finalizar, lo que entendí del artículo, si te sirve de ayuda, fue:
    – Da igual la fuente de proteínas, el cuerpo lo acabará asimilando en una de las 20 formas de los aminoácidos, que luego construirá las proteínas (como el colágeno) por demanda.

  2. Miguel
    28 junio, 2016 en 19:17

    En la web sale que hay un psiquiatra medieval o exorcista que salía en cuatro televisión.
    Pero es que esto no es un caso aislado. La psiquiatría mezcla la ciencia para esconder el dominio moral de la Iglesia. Mira esta prueba psiquiatra católico que cree en demonios.
    La psiquiatria es una religión porque tiene que ver con el dogma y la moralidad. No con las enfermedades físicas, son como una especie de confesiones, en que en vez de contarle tus faltas morales al cura, se lo cuentas al psiquiatra y él hace la prescripción que considere en cuestión de los valores cristianos dominantes.
    http://caminocatolico.org/home/defensa-de-la-vida/55-otras-acciones-contra-la-vida/13011-valter-cascioli-medico-psiquiatra-de-la-asociacion-internacional-de-exorcistas-la-actividad-demoniaca-aumenta-por-la-falta-de-fe-y-por-el-aumento-de-practicas-esoteric

  3. 28 junio, 2016 en 19:46

    Mat

    Siento que te hayas sentido ofendido pero como reza la famosa frase de Forrest Gump “tonto es quien dice tonterías” y tonto es el que a pesar de todas las pruebas se sigue aferrando a las tonterías. Por mi experiencia de ya desgraciadamente muchos años al problema de falta de conocimientos científicos básicos (que es real) se une un problema mucho mayor y más grave: la prepotencia. Me explico.

    Vivimos en un mundo en donde cualquier persona tiene toda la información del mundo a un par de clics siempre y cuando use su PC o su smartphone de última generación para algo más que enviar fotos de gatos y videos graciosos. Pero es que hay casos mucho más sangrantes.

    Hace un par de años descubrimos que unos conocidos tomaban este mejunje, ellos saben que tanto mi chica como yo somos bioquímicos, les comentamos la estafa, se lo explicamos varias veces, les dijimos que entraran en un par de webs de autoridades sanitarias tanto en castellano como en ingles, ya que es un idioma que dominan y ellos siguieron tomando convencidos que las pastillas de colágeno son maravillosas. En otra ocasión otra pareja con problemas de sobrepeso nos cuenta en una cena de amigos que estaban haciendo la famosa dieta Dukan. Como Sísifos de la ciencia mi chica y yo volvimos a hacer nuestra labor de divulgación científica y todo para nada., ya que estuvieron un año con ella y al final acabaron con el mismo sobrepeso y esperemos que sin problemas de riñón o cardiacos.

    No sé si vives en España y te enteraste de que hace un par de años se puso de moda comprar champú de caballo, es decir el champú con el que lavan el pelo en algunas cuadras de animales. ¿Y por qué te preguntarás? Pues porque algún avispado timador argumentó que ese champú era buenísimo contra la alopecia. ¿Las pruebas? pues según sus defensores nadie ha visto nunca un caballo calvo. ¡Toma ya!

    En resumen, al final no importa la información autorizada que se transmita, que uno se apoye en estudios o recomendaciones oficiales, la gente toma este tipo de decisiones porque su cuñado bombero o su hermana abogada (con todos mis respetos a estas profesiones) les cuentan que ellos han adelgazado o su piel está más tersa desde que toman extracto de sesos de mono capuchino cazado bajo la luna llena por una vestal india.

    Respecto a tu pregunta, como he indicado en la entrada comer colágeno no tiene ventajas sobre las articulaciones puesto que a esas células sólo llega la sopa de los 20 aminoácidos que se ha digerido en el estómago. Es lo mismo que comer sesos humanos pensando que así uno aumenta el número de neuronas y su capacidad cerebral.

    Tu frase final es casi correcta, sólo una pequeña corrección

    ” … el cuerpo acabará asimilando las proteínas como una mezcla de las 20 formas de los aminoácidos …”

    Un símil sencillo. Los aminoácidos son como los ladrillos de construcción, sólo que los organismos son mucho más ahorradores que los promotores inmobiliarios. Es como si los albañiles no usaran ladrillos nuevos para hacer una casa, sino que fueran a un edificio viejo, cogieran las paredes enteras, separando los ladrillos uno a uno y luego usándolos para construir una nueva casa con una forma diferente a la precedente.

  4. Jesús Mato Boado
    28 junio, 2016 en 20:10

    Me gustaría que le echaras un ojo al siguiente artículo y paginas web:
    https://www.peptan.com/es/science/bioavailability/
    http://www.eggnovo.com/es/productos/

    http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/jf9031487
    Nishinimoto S, Hiura N, Sato R, y col. Effect of oral administration
    of gelatin and collagen peptides on the hydroxyproline content
    of rats’ skin. Journal of the Japanese So. for food Science
    and Technology 2002, 49 (3): 199-202.
    19. Zague V, de Freitas V, da Costa Rosa M, de Castro GÁ, Jaeger
    RG, Machado-Santelli GM. Collagen hydrolysate intake increases
    skin collagen expression and suppresses matrix metalloproteinase
    2 activity. J Med Food 2011 Jun; 14(6):618-24.
    20. Matsuda N, Koyama Y-I, HosakaY, Ueda H, Watanabe T, Araya
    S, Irie S, Takehana K. Effects of ingestion of collagen peptide
    on collagen fibrils and glycosaminoglycans in the dermis. J Nutr
    Sci Vitaminol (Tokyo) 2006; 52: 211-215.
    21. Tanaka M, Koyama Y, Nomura Y. Effects of collagen peptide
    ingestion on UV-B-induced skin damage. Biosci Biotechnol Biochem
    2009, 73 (4): 930-932.
    22. Arquer A, Pujol P. Ejercicio físico en la Tercera Edad (Efecto
    de un suplemento dietético sobre la movilidad articular). Revista
    Española de Medicina de la Educación Física y el Deporte.
    1996; 5 (3): 121-128.
    23. Banzer W, Ziesing A, Dietmar A. Results of a clinical surveillance
    on collagen hydrolysate consumption in arthritis. Med Sci
    Sports Exerc. 2006; 38 (5): S 438
    24. Bello AE, Oesser S. Collagen hydrolysate for the treatment of
    osteoarthritis and other joint disorders: a review of the literature.
    Curr Med Res Opin 2006; 22 (11): 2221- 2232.
    25. Benito-Ruiz P, Villacis RA, Zurita LA, y col. A randomized
    controlled trial on the efficacy and safety of a food ingredient,
    collagen hydrolysate, for improving joint comfort. Int J Food Sci
    Nutr 2009, 60 (S2): 99-113.
    26. Carpenter RL, Peel, JB, Carpenter MR, Lowndes J, Angelopoulos
    TJ, Rippe JM, y col. Effectiveness of a collagen hydrolysate-based
    supplement on joint pain, range of motion and muscle
    function in individuals with mild osteoarthritis of the knee: a
    randomized clinical trial. Ann Rheum Dis 2005; Sup. 3: 1544-
    1545.
    27. Carpenter MR, Carpenter RL, McCarty SM, Kline G, Angelopoulos
    TJ, y col. Collagen Hydrolysate Supplementation Improve
    Symptoms in Patients with Severe Osteoarthritis. Medicine &
    Science in Sports & Exercise. 2005; 37 (5) Suppl. May: 91-92.
    28. Clark KL, Sebastianelli W, Flechsenhar KR, y col. 24- week
    study on the use of collagen hydrolysate as a dietary supplement
    in athletes with activity-related joint pain. Current Medical Research
    and Opinions 2008, 24 (5): 1485-1498.
    29. Mc Carthey SM, Carpenter MR, Barrell MM, Morrissey DE,
    Jacobson E, Kline G, y col. The effectiviness of gelatine supplementation
    treatment in individuals with symptoms of mild osteoarthritis.
    American Academy of Family Physicians, Annual
    assembly, Dallas (TX) 2000.
    30. Moskowitz R. W. Role of Collagen Hydrolysate in Bone and
    Joint Disease. Seminars in Arthritis and Rheumatism 2000; 30
    (2): 87-9.
    31. Ribas J, Molinero O. de los Efecto hidrolizados de gelatina en
    la prevención de las lesiones en deportistas. Archivos de Medicina
    de la Educación Física y el Deporte. 1998; Vol. XV, (66):
    277-282.
    32. Trc T, Bohmova J. Efficacy and tolerance of enzymatic hydrolysed
    collagen (EHC) vs. glucosamine sulphate (GS) in the treatment
    of knee osteoarthritis (KOA). Int Orthop 2011; 35: 341-8.
    33. Zuckley L, Angelopoulou KM, y col. Collagen hydrolysate
    improves joint function in adults with mild symptoms of osteoarthritis
    of the Knee. Med Sci Sports Exerc. 2004; 36 (5):
    153-154.
    34. Adam M. Therapie der Osteoarthrose. Welche Wirkung
    haben Gelatinepräparate? Therapiewoche 1991; 38: 2456-
    2461.
    35. Adam M, Spacek P, Hulejova H, Galianova A, Blahos J. Postmenopausal
    osteoporosis. Treatment with calcitonine and a
    diet rich in cartilage proteins. Cas Lèk ces 1996, 135: 74-8.
    36. Morganti P, Randazzo SD, Bruno C. (1988). Oral treatment
    of skin dryness. Cosmetics and Toiletries, 1988, 103: 77-80.
    37. Sumida E, Hirota A, Kuwaba K, Kusubata M, Koyama Y,
    Araya T, Irie S, and Kasugai S. The effect of oral ingestion of
    collagen peptide on skin hydration and biochemical data of
    blood. Journal of nutritional food, 2004; 7(3): 45-52.
    38. Matsumoto H, Ohara H, Ito K, Nakamura Y, and Takahashi
    S. Clinical effects of fish type I collagen hydrolysate on skin
    properties. ITE Letters on batteries, new Technologies and
    medicine, 2006; 7(4):386-390.
    39. Ohara H, Ito K, Iida H, Matsumoto H. Improvement in the
    moisture content of the stratum corneum following 4 weeks
    of collagen hydrolysate ingestion. Nippon Shokuhin Kogaku
    Kaishi 2009; 56: 137-45.
    40. Proksch E, Segger D, Degwert J, Schunck M, Zague V, Oesser
    S. Oral supplementation of specific collagen peptides has
    beneficial effects on human skin physiology: a double-blind,
    placebo-controlled study. Skin Pharmacol Physiol 2014;
    27(1): 47-55.
    41. Beguin A. A novel micronutrient supplement in skin aging: a
    randomized placebo-controlled double-blind study. J Cosmet
    Dermatol 2005; 4(4): 277-84.
    42. Gimenez A, Conesa A, Benito P. Estudio piloto del efecto del
    hidrolizado de colágeno por vía oral sobre las arrugas dérmicas
    en mujeres posmenopáusicas. Octubre 2007.
    43. Koyama Y., Sakashita A., Kuwaba K., Kusubata M. Effects
    of oral ingestion of collagen peptide on the skin. Fragr J
    2006; 34 (6): 82-85.
    44. Sibilla S, Godfrey M, Brewer S, Budh-Raja A, Genovese L.
    An Overview of the Beneficial Effects of Hydrolysed Collagen
    as a Nutraceutical on Skin Properties: Scientific Background
    and Clinical Studies The Open Nutraceuticals Journal,
    2015, 8, 29-42 29.
    45. Sprott H, Muller A, Heine H. Collagen cross-links in fibromyalgia
    syndrome. Z Rheumatol 1998; 57 Suppl 2:52-5.
    46. Gronemann ST, Ribel-Madsen S, Bartels EM, Danneskiold-Samsoe
    B, Bliddal H. 2004.Collagen and muscle pathology
    in fibromyalgia patients. Rheumatology 43: 27-31.
    47. Olson GB, Savage S, Olson J. The effects of collagen hydrolysate
    on symptoms of chronic fibromyalgia and tempomandibular
    joint pain. Cranio 2000; 18(2): 135-41.
    48. Hays NP1, Kim H, Wells AM, Kajkenova O, Evans WJ.
    Effects of whey and fortified collagen hydrolysate protein
    supplements on nitrogen balance and body composition in
    older women. J Am Diet Assoc 2009 Jun;109(6):1082-7.
    49. Dybka K, Walczak P. Collagen hydrolysates as a new diet
    supplement. Food Chemistry and Biotechnology 2009; 73, nº
    1058.

    Yo también soy escéptico y bioquímico (todo esto lo puede haber pagado el señor PEPTAN) pero a veces no todo es tan sencillo….

  5. Mat
    28 junio, 2016 en 20:58

    Gracias por la respuesta. No, no me siento ofendido. Al contrario, sé que esas pastillas no sirven.
    Con respecto a lo de que la comunicación de información de calidad es inútil, no estoy de acuerdo. Creo que con educación con insistencia y paciencia se puede llegar a una parte de la población y tener una sociedad mejor. Entiendo tu frustración y que a veces hay casos que son imposibles de tratar.
    Pero hay que seguir remando.

  6. 28 junio, 2016 en 21:33

    Buenas noches.

    Ateo, de acuerdo en todo, aunque el comentario sobre la wiki…doy por supuesto, o espero, que sea sarcasmo.
    Respecto al tema del colágeno en comprimidos o simil, pues ya hace tiempo que le vengo diciendo a mi hermana, “es como si te dá por comer pastillas de Avecrem, practicamente estás ingeriendo lo mismo y te hará casi el mismo efecto”.

    Saludos.

  7. Juan Pablo
    28 junio, 2016 en 22:45

    Hola.
    Esto me recuerda a un debate que vi hace muuuchos años en televisión sobre la eficacia de las cremas antiarrugas.
    Por parte de las industrías cosméticas había una técnico que defendía que el colágeno (de vaca, creo recordar) en las cremas servía para, una vez atravesada la piel, corregir las arrugas.
    Un biólogo o médico que participaba dijo que el colágeno era demasiado grande para atravesar la piel, que como lo solucionaban.
    La respuesta me dio el argumento que me faltaba para confirmar la estafa de las cremas antiarrugas: Partían la molécula de colágeno en dos, cada parte era lo suficiente pequeña para pasar la piel y, una vez dentro, se volvían a unir para formar la molécula de colágeno.
    El que hizo la pregunta al representante del laboratorio se debe de estar riendo desde entonces.

    Por cierto, esta es mi primera vez que comento aquí.

    Saludos

  8. 28 junio, 2016 en 23:00

    Jesus

    Sobre las páginas web no voy a comentar nada, porque internet está lleno de empresas que aseguran que sus productos son maravillosos. Pero vayamos al artículo que indicas.

    Los autores utilizando un modelo de ratas ovariectomizadas y que por tanto pierden densidad ósea indican en su resumen que

    ” Additionally, the administration of LMW-CH to ovariectomized stroke-prone spontaneously hypertensive rats increased the organic substance content and decreased the water content of the left femur.”

    y concluyen categóricamente que

    “Our findings show that LMW-CH exerts a beneficial effect on osteoporosis by increasing the organic substance content of bone.”

    Ahora bien, cuando se va a los resultados cuando miden densidad ósea en dos huesos: fémur y tibia se muestra que mientras en tibia no hay diferencias entre los grupos de ratas, en fémur sí que encuentran diferencias en contenido orgánico entre las ratas tratadas con el suplemento y los dos grupos de control. Eso de un hueso sí y otro no es algo un poco raro que por supuesto no aclaran ni comentan, simplemente obvian la tibia y asunto acabado. Es más, aunque en el mismo resumen indican que también hay diferencias en la cantidad de agua del fémur resulta que las ratas tratadas tienen a la vez diferencias estadísticamente significativas con un grupo de control y con otro no y también al revés, indicando que los valores de diferencia estadística son más que discutibles.

    Imagen1

    De tal manera que ellos mismos en la frase final del estudio, esas que casi nadie se lee rebajan claramente la importancia del suplemento:

    “The oral administration of LMW-CH may have a beneficial effect on osteoporosis by increasing the organic substance content of the bone.”

    Mi explicación de estas contradicciones de que medidas de agua en fémur como 33.0 ± 0.7 y 33.5 ±0.6 sean a la vez iguales y distintas y las aparentes diferencias en un hueso y otro podría estar debida al número de animales estudiados: 8 ratas por grupo. Si preguntas a cualquier investigador que haya trabajado con animales de laboratorio sean ratas o ratones (y yo soy uno de ellos) te dirá que con tamaños muestrales pequeños, cuando se miden diversos parámetros siempre hay alguno que sale estadísticamente significativo aunque desgraciadamente muchas veces es por azar. Ahora bien, eso no significa que lo sea, para estar seguros hay que aumentar el número de animales, cosa que se hecha en falta en este trabajo.

    Así que si este es el tipo de artículo que demuestra la eficacia de las pastillas de colágeno pues mal vamos.

  9. 28 junio, 2016 en 23:10

    Hijo de Cain

    Tienes razón, el Avecrem de toda la vida es un concentrado de restos de los animales de engorde y por supuesto en su preparación no incluyen las mejores partes.

  10. 28 junio, 2016 en 23:22

    Miguel

    Sobre el impresentable “psiquiatra” medieval de Walter Cascioli ya escribí hace tiempo una entrada:

    https://lacienciaysusdemonios.com/2014/11/04/el-psiquiatra-exorcista/

    Respecto a la psiquatria, hay muchas enfermedades mentales que no tienen nada que ver con la moralidad y sí mucho con el malfuncionamiento del cerebro.

  11. 28 junio, 2016 en 23:30

    Mat

    Yo soy también un firme defensor de la educación, aunque a veces me entra el pesimismo.

  12. Anónimo
    29 junio, 2016 en 13:38

    Ateo,

    De las páginas web no vas a decir nada pero, por ejemplo eggnovo, es una empresa estrechamente ligada a la universidad y están haciendo estudios clínicos nuevos un día si y otro también. Solo has comentado uno de los numerosos artículos que existen sobre el tema. No estoy diciendo que un artículo pruebe que las pastillas de colágeno funcionen pero, para ser bioquímico y científico, tus argumentos me parecen bastante simplistas.

  13. 29 junio, 2016 en 15:41

    anonimo

    Si quieres te paso la lista de empresas ligadas a centros de investigación de todo el mundo que venden humo. Por ejemplo en España la de una de nuestras mejores investigadoras, la más que reconocida mundialmente Maria Blasco sobre la que escribí hace tiempo en CyD:

    https://lacienciaysusdemonios.com/2013/04/18/telomeros-medicina-genomica-o-simple-pseudomedicina/

    Respecto a los artículos he leído, estudiado y EXPLICADO el que tú mismo presentaste como referencia. Sobre lo de leerme más de dos docenas de papers creo que es excesivo, sobre todo porque sospecho que tú tampoco te las has leído como tampoco te has leído el paper de referencia que indicabas, puesto que si lo hubieras hecho no lo habrías destacado.

    Es decir, tengo la fuerte sospecha de que argumentas de oídas y por tanto no quiero dedicar un par de semanas de mi tiempo (aunque no te lo creas no es mi obligación satisfacer tus expectativas) a leer, estudiar y desmenuzar ¡31 artículos! para nada, ya que como muestra el hecho de que estén numerados desde el 19 al 49, junto con que algunos están escritos en alemán y otros en castellano parecen sacados de un copy-paste de a saber dónde en lugar de una búsqueda racional y reflexiva que hayas hecho tú en defensa de tus tesis y que luego hayas estudiado pormenorizadamente para descartar los irrelevantes o secundarios, cosa que bien podrías haber hecho ya que tú también eres bioquímico.

    En resumen, si tienes algún artículo en donde de verdad se vea un beneficio claro de esas pastillas, pero por favor ya que yo voy a hacer el esfuerzo de leerlo léetelo tú también antes para asegurarte y que no pase como el J. Agric. Food Chem. de antes.

    Finalmente no entiendo tu argumentación de que

    “No estoy diciendo que un artículo pruebe que las pastillas de colágeno funcionen..”

    porque si no lo dices entonces ¿de qué estamos hablando?

  14. 29 junio, 2016 en 15:56

    Creo que esto lleva directamente al núcleo del debate:

    “No estoy diciendo que un artículo pruebe que las pastillas de colágeno funcionen..”
    porque si no lo dices entonces ¿de qué estamos hablando?

    Lo demás es dar vueltas en círculos.

  15. 29 junio, 2016 en 16:17

    Por cierto haciendo una breve búsqueda en Google de las tres referencias en castellano que indica Anónimo en su lista tengo que declarar que este buscador no conoce ni la “Revista Española de Medicina de la Educación Física y el Deporte” (referencia 22) ni tampoco la “Archivos de Medicina de la Educación Física y el Deporte” (referencia 31) y la referencia 42 ni siquiera tiene el nombre de la revista. Por tanto es dificil por no decir imposible que nadie se haya leido semejantes artículos, en el caso de que existan.

    Además, la referencia número 39 se publicó en la revista “Nippon Shokuhin Kogaku Kaishi” que con un índice de impacto de 0,11 seguro que no la leen ni los autores que publican en ella:

    https://www.researchgate.net/journal/1341-027X_Nippon_Shokuhin_Kagaku_Kogaku_Kaishi

    aunque es bien cierto que será de mayor calidad que el “The Open Nutraceuticals Journal” (referencia 44 de la lista) cuyo índice de impacto es ¡0,0! Como la cerveza sin:

    https://www.researchgate.net/journal/1876-3960_The_Open_Nutraceuticals_Journal

    Y lo dejo porque cansa mucho rebatir argumentos sacados de la nada.

  16. Gabriel Astengo
    5 julio, 2016 en 14:46

    No a la industria de la matanza de animales.

  17. Jesus
    26 septiembre, 2016 en 8:26

    El problema es que esto del colágeno y derivados hasta los propios médicos, que se suponen formados en la materia, lo recetan. Mismamente mi chica esta ahora acabándose una caja de colágeno recetada por su dermatólogo. Manda wevos.

  18. Txema M.
    5 noviembre, 2016 en 3:11

    Ateo666, sin dudar para nada de la racionalidad y veracidad de todo lo que comentas, reconociendo que las células especializadas en la absorción de nutrientes en el intestino absorben exclusivamente moléculas relativamente sencillas, monómeros con los que el organismo creará grasas, proteínas, glucógeno, ADN y otras moléculas complejas, quiero expresarte una duda. Me pregunto si el proceso de absorción de nutrientes en el intestino se da exclusivamente en las células adaptadas para esa función o si también se da, en alguna medida, en el resto de las que tapizan el intestino, no adaptadas a esa función específica.

    La epidermis nos protege de muchas agresiones externas; está adaptada a esa función. Sin embargo, a nadie se le ocurriría estudiar qué pasaría si se aplicara sobre la piel una loción grasa que contuviese peligrosos virus, como el del Ébola. Normas básicas de higiene nos ordenan evitar todo contacto con los gérmenes patógenos. Y sin embargo, en comparación con las proteínas del colágeno, estos virus son enormes.

    Algunas serpientes arrojan su veneno a los ojos de sus víctimas. Dado que los venenos animales suelen ser proteínas y los ojos están protegidos por una dura córnea y una contínua secreción lacrimal, supongo que puede interpretarse que las defensas animales no son perfectas y algunas de esas proteínas las traspasan.

    De aquí mis preguntas: ¿cabe la posibilidad de que moléculas muy complejas, como las del colágeno, puedan accidentalmente llegar a pasar de la luz intestinal a la sangre a través de la mucosa que tapiza el intestino? Y en el caso de que en alguna mínima medida lo hicieran, ¿serían utilizadas por el organismo para algo más que para su eliminación por los riñones?

    Reconozco que las preguntas tienen su lado jodido, porque si se respondieran afirmativamente, el discurso quedaría, en parte, cuestionado.

  19. 5 noviembre, 2016 en 10:29

    Txema

    Pienso que no se deben mezclar conceptos biológicos tan distintos como lo haces tú y de ahí extrapolar como si fueran intercambiables.

    Quizás una buena forma de entender cómo funciona un organismo es el ejemplo que te voy a comentar a continuación. Imagina que un organismo es como la dictadura más feroz que existe hoy en el mundo: Corea del Norte, un país en donde todo (hasta el más mínimo detalle) está absolutamente regulado y controlado, y en donde no hay lugar alguno para la improvisación. Si tu quisieras enviar un regalo a tu amigo norcoreano deberías pasar un infierno burocrático que seguramente empezará en la embajada de Corea del Norte de tu país, en donde tendrías que no sólo rellenar múltiples papeles sino también seguramente entrevistas para que su personal entienda tus intenciones y si ellas son aceptables dentro de su sistema. Si logras pasar ese filtro no deberías echar las campanas al vuelo ya que seguramente te espera otro calvario burocrático cuando la embajada transmita a Pyongyang tus intenciones con su memorándum. Allí otro conjunto de burócratas examinará con maníaco detalle todo el proceso y te asaetará con nuevas preguntas y requerimientos, que deberán coincidir punto por punto con lo que declare tu amigo de ojos rasgados que también llevará lo suyo cuando se sepa que mantiene contacto con un occidental. Finalmente puede que quizás se produzca el milagro de que se permita la entrega de tu regalo. Pero eso seguramente no significará que podrás enviar el paquete por Seur o Federal Express como un simple envío de Amazon sino que tendrás que hacerlo por los cauces administrativos norcoreanos, sean estos los que sean. Por supuesto tu sospecharás que tu paquete será inspeccionado las veces que las autoridades coreanas así lo consideren y lo mismo tu regalo llega despiezado a tu amigo. Pero así de inamovibles son las cosas en Corea del Norte.

    Pues lo mismo pasa con nuestro organismo, las proteínas siguen unas inexorables directrices llamadas digestión para poder entrar en esa feroz dictadura llamada cuerpo humano. Los enterocitos son las únicas células que pueden absorber los productos de degradación de la digestión en forma de amino ácidos o pequeñas cadenas de los mismos de hasta cuatro de estas unidades porque tienen proteínas transportadoras específicas para estos elementos. Los fragmentos proteicos más grandes no se absorben porque no hay un mecanismo específico para hacerlo o pasado al ejemplo anterior, porque la burocracia metabólica del cuerpo no lo admite.

    Ahora vayamos a tus ejemplos, los virus y los tóxicos que comentas han ido evolucionando durante millones de años para subvertir las defensas del organismo. Siguiendo con el símil político es igual a los medios que tengan la CIA o la NSA estadounidenses, el Mossad israelí, la ex-KGB (o como ahora se llame) rusa o los servicios secretos de China o Francia para entregar objetos en la cerrada dictadura norcoreana. Ahora bien, nadie en su sano juicio va a asumir que como estos espías pueden introducir objetos del tamaño de un camión en Corea del Norte sin control, el pequeño paquete para tu amigo norcoreano va a entrar por las buenas allí como por arte de birlibirloque. Y en este ejemplo el colágeno o cualquier otra proteína normal y corriente son como tu paquete regalo que como no tienen mecanismos especiales para colarse, entonces deben inexorablemente seguir la burocracia celular.

    Y lo más increíble del caso es que como los que venden el famoso colágeno curalotodo (al módico precio de 60 euros el kilo, ¡vamos que si quieres proteínas de las buenas cómprate un buen chuletón de la mejor vaca asturiana o argentina y disfrútalo a gusto porque te saldrá más barato!) lo saben pues ¡rompen las cadenas de amino ácidos de esta proteína para convertirlas en amino ácidos para que los enterocitos así lo asimilen! y eso es lo que te venden como colágeno hidrolizado o quizás fuera mejor decir papilla de colágeno ¿tú crees que alguien podría ser tan imbécil para pagar por ejemplo a 400 euros el kilo por un polvo machacado de percebes cuando el kilo de ese manjar se vende en las pescaderías a 100 euros sólo porque algún espabilado diga que le hará más fuerte o más sano?

  20. 5 noviembre, 2016 en 10:40

    Finamente sobre tu última afirmación de que

    ” Reconozco que las preguntas tienen su lado jodido, porque si se respondieran afirmativamente, el discurso quedaría, en parte, cuestionado.”

    quisiera que comprendieras que los argumentos que expongo en esta entrada y en el resto de las que he escrito en CyD no son opiniones personales mías basadas en mis apreciaciones particulares, sino que son una exposición razonada apoyada en los datos científicos disponibles. Por ello la única forma de cuestionarlas es que aparezcan nuevos estudios científicos que determinen en el caso que comentamos que la digestión funciona de manera distinta o que se descubran nuevos mecanismos de digestión. Pero mientras los vendedores de colágeno no demuestren la existencia de esos nuevos mecanismos y las propiedades terapéuticas que ellos suponen, el consumidor racionalista sólo puede concluir que únicamente son una estafa en toda regla.

  21. Dani
    8 noviembre, 2016 en 15:45

    tio no te enteras, porque no piensas un poquito nada más? es cierto que el colágeno o forman 20 aminoácidos ero también es cierto que el 60 % de ese colágeno esta formado solo por 3 de ellos, glicina , prolina y lisina .
    por lo tanto es poco probable que sale concentración te la aporte un filete, tu consumiendo colágeno le estas aportando el num de aminoácidos que el organismo necesita para ello, es cierto que ir con la edad se pierde la capacidad de construir nuestro propio colágeno con las proteínas que ingerimos y por mucho colágeno que el metas al cuerpo no vas a aprovecharlo pero si tu lo tomas junto a magnesio , vitamina c, vitaminas el grupo B etc etc animas o empujas a tu organismo a generar más colágeno y por lo tanto a aprovechar más tus proteinas y el colágeno ingerido. saludos.

  22. 8 noviembre, 2016 en 20:19

    Dani, no veo por qué te sulfuras. En todo caso debería sulfurarse aquel que lea tu comentario porque… en fin. Mira esta es la composición en aminoácidos (AA) del colágeno:

    Amino acid composition:

    Ala (A) 61 3.6%
    Arg (R) 47 2.8%
    Asn (N) 25 1.5%
    Asp (D) 51 3.0%
    Cys (C) 21 1.3%
    Gln (Q) 64 3.8%
    Glu (E) 57 3.4%
    Gly (G) 460 27.4%
    His (H) 18 1.1%
    Ile (I) 61 3.6%
    Leu (L) 139 8.3%
    Lys (K) 93 5.5%
    Met (M) 25 1.5%
    Phe (F) 55 3.3%
    Pro (P) 275 16.4%
    Ser (S) 99 5.9%
    Thr (T) 53 3.2%
    Trp (W) 8 0.5%
    Tyr (Y) 15 0.9%
    Val (V) 51 3.0%
    Pyl (O) 0 0.0%
    Sec (U) 0 0.0%

    La suma de los 3 AA que mencionas pasa del 50%, pero resulta que sólo uno de los 3 que mencionas, la lisina es esencial, o sea no lo podemos sintetizar, y éste sólo constituye el 5.5%. Los otros dos los sintetizamos sin ningún problema a lo largo de nuestra vida, así que tu descabellada teoría no tiene el menor fundamento. Tanto la Pro como la Gly se pueden sintetizar mediante simples reacciones que en muchos casos no consumen energía (consulta el metabolismo de AA para comprobarlo), y así se hace.

  23. 8 noviembre, 2016 en 20:49

    Dani

    Quizás deberías ser tú quien tendrías que pensar y leer un poquito antes de comentar nada, ya que parece que no entiendes cómo funciona el metabolismo intermediario. Como bien te ha comentado Manuel la prolina y la glicina se pueden sintetizar ¿te suena de algo el Acetilcoenzima A? Pues bien harías en repasarlo. Si tu cuerpo necesita uno de estos aminoácidos y no tiene suficiente con lo que hay disponible en ese momento, no te preocupes tus células pueden convertir azúcares o lípidos (de esos que desgraciadamente tanto nos sobran sobre todo en la cintura a los ciudadanos occidentales) en estos dos y otros 8 aminoácidos más.

    La lisina como el resto de aminoácidos esenciales no puede ser sintetizada por el cuerpo humano, ni ya de paso por ningún otro animal. Pero antes de lanzar las campanas al vuelo y creerte que tienes razón y que tenemos que comer colágeno hidrolizado te informo que multitud de alimentos son ricos en este aminoácido: carnes rojas, cereales, legumbres, frutos secos, quesos, huevos y pescados como el bacalao o la sardina ¡hasta la cerveza aporta lisina a nuestra dieta! Por tanto cualquier persona que coma alimentos variados no tendrá nunca escasez de este ni del resto de aminoácidos esenciales.

    Y lo mismo se puede decir del magnesio, las vitaminas y demás. Lo que no es sintetizado por el propio organismo se obtiene más fácilmente (y sobre todo de manera más barata, sana y natural) alimentándose de una dieta variada que comprando suplementos alimenticios que salen casi tan caros como el caviar del Mar Caspio.

    Así que si no eres uno de esos embaucadores que se enriquecen estafando a los más crédulos bien harías en comer variado y dejar de soltar inexactitudes por la web, que en el fondo sólo sirven para confundir a aquellos menos informados.

  24. Yesus
    9 marzo, 2017 en 13:10

    Muy necesario este post.
    Las empresas de suplementos, se aprovechan de la ignorancia para vendernos panaceas y mundos de Yupie a partes iguales.
    Dentro de 100 años, todos calvos, ya podemos ponernos ciegos a colágeno en píldoras.
    Enhorabuena por hablar alto y claro.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: