Inicio > Actualidad, Ciencia, Ciencias Sociales > ¿Es la economía una ciencia?

¿Es la economía una ciencia?

25 agosto, 2016

balanceMiles de economistas de todo el mundo se dedican afanosamente a recopilar datos y estadísticas, que posteriormente combinan en cada vez más sofisticados modelos matemáticos para intentar entender o incluso predecir el complejo flujo de bienes y servicios que hacen posible la vida en las diferentes sociedades humanas, desde las más ancestrales a las más tecnológicas. Sin embargo sorprendentemente todo ese inmenso esfuerzo tiene habitualmente un gigantesco agujero que pone en entredicho las propias bases del estudio de la economía.


En el siguiente y más que breve video el Dr. David Suzuki, genético, divulgador de la ciencia y activista medioambiental expone muy elocuentemente la gran limitación de la Economía: su casi total desconexión con la realidad física y biológica de este planeta llamado Tierra.

http://tu.tv/videos/es-la-economia-una-ciencia-subtitulado-al-castellano

http://tu.tv/videos/es-la-economia-una-ciencia-

Porque considerar como suele hacerse en Economía que estas “externalidades” son inagotables, además de gratuitas siempre ha sido un error, pero en un mundo camino de los 8.000 millones de personas, en donde debido a la cada vez mayor y asfixiante Externalidadinjerencia de la especie humana se están destruyendo a marchas forzadas todos los equilibrios biológicos y geológicos (procesos altamente regulados por inextricables mecanismos que han tardado muchas veces millones de años en ajustarse y que permiten, no sólo a las diferentes especies vegetales y animales sobrevivir, sino que son fundamentales para nuestra propia viabilidad como especie), es una total y casi suicida miopía que permite justificar en la práctica (en balances de costes/beneficios totalmente erróneos) procesos en los que, si se incluyeran todos los insumos reales, se evidenciaría de la forma más contundente que la supuesta eficiencia económica de gran parte de lo que se hace en este mundo neoliberal es un colosal despilfarro inasumible para el ser humano como especie particular y por supuesto también para el planeta como globalidad.

Entradas relacionadas:

Videos relacionados:

 


  1. Daniel G Idalgo
    25 agosto, 2016 en 2:27

    ¿Es una broma? Me parece que el Dr. Suzuki no leyó un libro de economía en su vida.

  2. 25 agosto, 2016 en 7:07

    Completamente de acuerdo. En su caso la sofisticada complejidad del aparato matemático sirve como coartada de su debilidad intrínseca, la que aquí se señala como ‘externalidades’ o ‘deseconomías’. Y la cosa se evidencia aún más cuando pretende proyectarse al futuro, haciendo pronósticos que rara vez aciertan y no preveyendo los ciclos de desastre que surgen de tanto en cuando. Por otra parte, la economía, o el mundillo que la rodea, disfraza de ciencia inapelable, como la gravitación universal, lo que es simple y pura ideología, por lo común reaccionaria y contraria a los intereses de la mayoría y del planeta.

  3. 25 agosto, 2016 en 8:24

    No, no lo es. La economía siempre está a favor del que nos cuenta la película. No es como la manzana. Que por mucho que se quiera siempre cae para ¿arriba?

  4. carlos
    25 agosto, 2016 en 13:27

    esta entrada demuestra un. nulo. conocimiento de economía. la escasez de recursos incentiva y hace viable las alternativas. en el pasado ya abandonamos la madera por el carbon y este por el. petróleo y encontraremos alternativas. no aposteis contra el. ingenio humano perdereis jejeje

  5. nestor
    25 agosto, 2016 en 14:39

    Este sí que es un tema importante!!.Tal como está enfocada la economía es el mayor cáncer
    de la humanidad. “La historia nos enseña que las personas jamás aprendieron nada de la historia..”” Hegel

  6. 25 agosto, 2016 en 16:25

    Reblogueó esto en crist49il.

  7. 25 agosto, 2016 en 18:47

    carlos

    ¿estás de broma o es que acabas de aterrizar de Marte? En el primer caso no tengo nada que decir, el humor es muy libre y muy particular. Sobre el segundo te informo que a día de hoy por ejemplo en España el uso del carbón ha aumentado un 23% y además subvencionado. ¡Toma incentivos de los buenos!
    http://www.publico.es/sociedad/carbon-dispara-emisiones-contaminantes-espana.html

    Además te informo también que si se incluyeran en los balances por ejemplo las decenas de miles de muertos que produce cada año el carbón y el petróleo por la contaminación ambiental hace ya décadas que habría quedado más que demostrada la inviabilidad económica de los combustibles fósiles, y por el contrario puedes encontrar docenas de “sesudos” estudios económicos demostrando que son más baratos que las renovables. U otro caso, el día que algún economista calcule el gasto el conservar en un entorno seguro durante 20 o 30 mil años toneladas y toneladas de residuos altamente radiactivos (sin contar los inevitables accidentes nucleares) seguro que muchos “expertos” dejan de decir esa estupidez de lo barata que es la energía nuclear.

    Pero como indica Suzuki eso sería hacer ciencia de verdad y no el panfleto ideológico que es en la actualidad la Economía.

  8. 25 agosto, 2016 en 19:10

    La economía no es, no ha sido, y me atrevo a decir que no será nunca una ciencia (por mucho que así se la catalogue. Las etiquetas no hacen realidad los deseos)
    Que es un conjunto de técnicas que, bien utilizadas (algo poco frecuente), pueden permitirnos explicar (fundamentalmente a posteriori) hechos de la realidad, no lo pongo en duda, pero de ahí a merecer el calificativo de ciencia va un abismo.
    Por otra parte, la economía es, mayoritariamente, rehén de la ideología dominante, y por tanto de los intereses de la clase que tiene el control de la sociedad. Ejemplos, a patadas. La actual crisis nadie la vio venir, a excepción, precisamente, de algunos economistas críticos con el sistema, que si la anunciaron (cuando todavía todo parecía color de rosa) e incluso indicaron como podría desencadenarse (acertando en ello).
    En cambio, los “sesudos” y “doctos” defensores del modelo, no solo no la previeron, sino que todas las medidas que han tomado han agravado la situación. Y todo esto sin entrar en los aspectos abordados por el artículo y la intervención de Ateo.
    Lo mejor que le podría pasar a la humanidad es que todo ese montón de tecnócratas y economistas (con tanto título y tanto premio) acabaran trabajando de simples peones y dejaran de tocar las narices al personal.

  9. Víctor mc
    25 agosto, 2016 en 22:39

    Corrientes o escuelas en economía existen muchas. Es cierto que la mayoría se centran en un análisis irracional puramente matemático -estadistico. Sin embargo, no todas son así. Algunas de ellas estudian la economía como una suerte de antropología centrada en la escasez de recursos y pretenden dilucidar cómo actuamos en base a cómo somos ante la falta de recursos y la obligación de escoger entre varias opciones.

  10. Paprivi
    25 agosto, 2016 en 23:26

    Hombre, yo creo que si la economía fuera una ciencia podría hacer predicciones fiables y únicas, es decir, que predeciría un único resultado posible o por lo menos un conjunto de sucesos bastante acotado. Y parece que en la mayoría de los casos, el pronóstico depende más del criterio del economista que de otra cosa…

  11. 26 agosto, 2016 en 8:21

    Paprivi

    Pienso que el problema con la economía no es que el pronóstico dependa del criterio del economista, ya que en diversas disciplinas científicas emergentes o poco consolidadas, en donde no se conocen todavía unas leyes claras y definidas, los investigadores avanzan un poco a ciegas contradiciéndose entre sí muchas veces.

    Lo que excluye a la economía de las ciencias a mi entender es que, a diferencia de los investigadores, la gran mayoría de los economistas siguen aferrados a los dogmas aun cuando muchos datos indican que gran parte de sus premisas (y por tanto sus posteriores análisis y conclusiones) están erradas, como esa tan famosa y tan fundamental de la “mano invisible” sobre la que pivota todo el pensamiento económico occidental:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Mano_invisible

    Y en ciencia si las hipótesis fallan es casi imposible avanzar en el conocimiento hasta que no son sustituidas por otras más adecuadas. Y eso es lo que convierte en la práctica a la Economía en una pseudociencia similar a la homeopatía o la parapsicología.

  12. Abraham
    26 agosto, 2016 en 8:55

    La Economía sí es una ciencia, te pongas como te pongas. Otra cosa es que la mayoría de los economistas, o escuelas de economía más bien, hagan mala ciencia.
    Una parte del problema es qué factores, variables, hay que estudiar. Cuando en Física se estudia dinámica de proyectiles, lo primero que se hace es ignorar el rozamiento, se llega a unas leyes -que sólo son válidas en condiciones muy particulares-, y luego se va complicando con un modelo rudimientario de rozamiento, o uno muy detallado de cómo actúa el fluido sobre el objeto en movimiento. Así que después de mucho estudiar el movimiento, lanzas el proyectil y estalla a mitad de camino, tirando abajo los resultados porque no se había tenido en cuenta la resistencia del material del proyectil.
    Pues en Economía pasa algo parecido, eliminan variables para poder simplicar el estudio y luego resulta que algunas de las variables que se han quitado son las que hacen que el resultado no tenga nada que ver con lo predicho. Algunas variables no se estudian por su dificultad, pero como dice victor mc, también hay mucho de ideología y hay variables que no se estudian porque no interesan. Entre otras, los costes derivados de tener que lidiar con la contaminación o el riesgo de extinguir nuestra especie (¿cuánto vale una vida?).

    Aparte de eso, al igual que pasa en todas las ciencias sociales, resulta muy complicado crear experimentos de laboratorio, y cuando se hace algún experimento de verdad, hay vidas humanas en juego. Encima la mayoría de experimentos “de laboratorio” se suele hacer en las mismas universidades con los estudiantes, de modo que los resultados son muy sesgados.

    Decidir si la Economía es una ciencia o no, en base a sus logros, de un campo que es relativamente nuevo, complejo y contaminado por la ideología creo que es tan injusto como decir que lo que hacen los meteorólogos no es ciencia porque nunca aciertan si va a llover en mi pueblo.

  13. Renzo
    26 agosto, 2016 en 8:59

    La Economía tiene tanto de ciencia como la Astrología.
    Ambas utilizan, en mayor o menor medida, matemáticas y estadística para decir obviedades, lo que el que paga por sus “servicios” quiere oír y para hacer “predicciones” a toro pasado que sólo se publicitan a bombo y platillo en las escasas ocasiones en que aciertan que suelen ser las mismas que si en lugar de tan “sesudos” cálculos se hubieran limitado a lanzar un dado.

  14. luciano
    26 agosto, 2016 en 12:08

    Si la medicina es una ciencia, pese a que trata de interactuaciones en sistemas sumamente complejos, con más motivo la economía también podría serlo. Porque no es tan complicada como creemos. El problema es que el actual sistema es enrevesado, disparatado e ineficiente.Y todas nuestras consideraciones parecen basarse en este sistema como si no hubiera otro, o como si no pudiera haber otro.

    Si partimos de un conjunto de recursos materiales y energéticos y de mano de obra y alguna otra, del modo en que interactuen y se administren dependerá el grado de desarrollo y eficiencia, y eso puede medirse y analizarse científicamente, aunque sea a nivel estadístico.

    El actual sistema es un disparate: la sociedad de consumo es un despropósito descomunal. No sólo desperdicia recursos materiales, sino que dilapida el mayor recurso del que disponemos, que es el trabajo humano. Cerca de 100 millones de parados en el mundo lo atestiguan. Por si fuera poco, no proyecta nada más que a ultracorto plazo, de tal modo que la planificación del futuro para las siguientes generaciones es prácticamente nulo.

    Algo así sólo puede terminar en desastre, y cuando llegue el momento todavía nos extrañaremos y nos preguntaremos qué pudo pasar.

  15. 26 agosto, 2016 en 15:11

    Veamos una modificación de tu frase:

    “La Biología sí es una ciencia, te pongas como te pongas. Otra cosa es que la mayoría de los biólogos, o escuelas de biología más bien, hagan mala ciencia.”

    Abraham, ¿no te suena raro?

    Las ramas de la ciencia no tienen una existencia independiente, como si de entidades platónicas se tratara, ajenas y por encima de las personas que las desarrollan, son el resultado de las hipótesis que se formulan, de los experimentos que se realizan y de las conclusiones que se extraigan.

    Los homeópatas hacen pseudociencia porque se basan en premisas erróneas y no aplican el método científico y algo muy parecido es lo que ocurre con los economistas: parten de hipótesis dogmáticas e inmunes a los datos como es el caso que he comentado anteriormente y así el único resultado posible es conseguir una especie de teología económica, algo muy similar a lo que hacen los defensores del diseño inteligente con la biología.

    Tu comparación final entre economistas y meteorólogos es totalmente inexacta. Los meteorólogos pueden fallar el tiempo de tu pueblo, un vez o diez, pero en conjunto aciertan la mayoría de las veces (no sólo en tu pueblo sino en tu país o continente) y cada año que pasa aciertan más, porque sus hipótesis y modelos ha sido cribados y perfeccionados basándose en los datos. Si los meteorólogos partieran de una hipótesis ficticia, por ejemplo que el tiempo debe ser como el de la campiña inglesa en primavera y retorcieran sus análisis para concluir que en todo el mundo dicha premisa se cumple salvo cuando se congela el Ártico, arde el Sahara o se inunda todo el sudeste asiático (pero que no hay ningún problema puesto que son casos puntuales que no desvirtúan el conjunto), estarían actuando como lo hacen las escuelas dominantes del pensamiento económico.

    El problema real de la economía es el que plantea Renzo, que está al servicio de intereses externos. Algo así como si todos los climatólogos del mundo estuvieran controlados por las multinacionales de la energía. ¿Cuáles serían sus inevitables conclusiones? Pues evidentemente que el cambio climático no existe y que la temperatura no tiene ninguna relación con nuestra depredadora actividad global, que son curiosamente las mismas conclusiones que extraen siempre los pocos “científicos” del clima que se dejan corromper por las Siete Hermanas y el resto de su parentela cuando retuercen una y otra vez los datos del clima para “ajustarlos” a la verdad inamovible.

  16. nestor
    26 agosto, 2016 en 15:33

    La ideología dominante es la de la clase dominante, (perogrullo).Me pregunto, en la cuna de la ilustración, con los fabulosos adelantos científicos y sus aplicaciones en la vida de las sociedades, los que manejan el dinero y la economía son los mismos de siempre?.porqué?

  17. Paprivi
    26 agosto, 2016 en 23:51

    Ateo

    Puedo estar de acuerdo en que existan otros factores que determinen por qué la economía no parece una ciencia, pero creo que en la comparación con otras disciplinas científicas poco consolidadas, éstas permiten en la gran mayoría de los casos al menos cierto grado de predicción con independencia del que las haga. Y con la economía me surge una duda: ¿ha habido alguna ocasión en la que los economistas hayan predicho alguna crisis económica u otra situación importante de forma coincidente, o casi, y en base a las mismas reglas? No valdría como ejemplo ni las obvias ni las realizadas a posteriori.

  18. nestor
    27 agosto, 2016 en 14:36

    No creo estar fuera del tema(economía),al día de hoy ninguna herramienta de comunicación, llegó a tantos usuarios como Internet, en 4 años logró 50 millones de usuarios, a la radio le llevó
    40 años y a la TV 10 años. Hoy no sólo se comunican las personas sino también las cosas(que pasará con la seguridad).Luego la ciencia permitiría un enfoque sobre la economía diferente y con una orientación mas humana sobre el transcurrir de este homínido.

  19. nestor
    27 agosto, 2016 en 15:01

    Por último: no cuesta nada leer el libro del economista John K.Galbraith, “El dinero” donde dice:” no hay nada en el dinero que no pueda ser comprendido por una persona razonablemente curiosa, activa e inteligente..” también creo que el libro “La economía desenmascarada”, de Max-Neef y Philip Smith, desmonta a la economía dominante como una ciencia exacta y como el único
    modo de vida posible.Saludos.

  20. 27 agosto, 2016 en 23:15
  21. 28 agosto, 2016 en 16:58

    Hará un año creo recordar que definí en los comentarios de este blog a económicas como “la más funesta de las pseudociencias” y parece que esa visión va confirmándose.

    Y es llamativo lo que dice Suziki al principio del libro porqué recuerdo en “Economía pesquera” en la universidad un profesor mencionó como posible opción para los pescadores el pescar todo el pescado del mar y poner todos los benecifios en un fondo de inversión.

    También tuve hace dos meses una conversación con un economista que afirmaba que la única forma de superar la crisis sería que los científicos creáramos algo nuevo (excluía las energías renovables) para impulsar un nuevo crecimiento de la economía. De donde saldría ese crecimiento no lo dijo.

    Es llamativo como la capacidad de carga de la tierra o el agua, que son cosas completamente reales, sean consideradas “externalidades” mientras que cosas como la mano invisible o el movimiento continuo sean vistos como bases de la moderna economía

    Por último me gustaría dejar la reflexión de otro profesor (de química): hablar de crecimiento sostenible no tiene sentido porqué los recursos del planeta son limitados y nosotros crecemos a costa de ellos, ergo, el crecimiento es limitado y tiene sus consecuencias por lo que no puede ser sostenible de forma indefinida.

  22. Abraham
    29 agosto, 2016 en 7:33

    Pues no, no veo contradicción en decir que puede haber biólogos que hagan mala ciencia y aún así la biología ser una ciencia. Lo único que salva a los biólogos es tener unas revistas de publicación revisadas por pares con ganas de echar tu trabajo abajo. O podríamos decir, “salvaba”, porque parece que cada vez hay más revistas que publican cualquier cosa.

    La economía sí predice los ciclos económicos, lo que no consiguen de momento predecir es cuándo ocurrirá exactamente el siguiente. No pueden decir qué decidirá una persona en concreto, pero sí pueden predecir si un producto se venderá más al bajar o subir el precio. Por eso digo que es como la meteorología, que saben cuándo puede llover, pero no la hora exacta.

    Y el mayor problema, en el que parece que coincidimos, es que los estudios que dan más importancia al capital que a las personas o al medioambiente lo tienen más fácil para recibir financiación y aprobación. Entonces, ¿qué hacemos? ¿Nos negamos a seguir estudiando el comportamiento social sólo porque existe mucho sesgo ideológico? Tarde o temprano se acabarán por rechazar los resultados de estudios con hipótesis falsas (como fue rechazado el estudio que aseguraba que no se podía lograr crecimiento de la economía con un endeudamiento superior al 90% del PIB, por mala praxis), pero desde luego no se podrá conseguir tal cosa si la rama se abandona por completo porque desde la Biología se la tacha de superchería.

  23. 29 agosto, 2016 en 12:18

    Abraham como hemos comentado ya bastantes personas el principal problema es que los economistas están bajo el yugo intelectual (y muchas veces además pecuniario) del pensamiento único neoliberal, que de científico no tiene nada, pero que a través de los famosos gabinetes de estudio de los grandes bancos y el patrocinio de cátedras en muchas universidades (algunas de ellas de gran prestigio) mantienen al campo bajo premisas falsas. Algo así como si la gran mayoría de las facultades de Química estuvieran patrocinadas por Boiron y casi todos los químicos del mundo trabajáramos en sus empresas (como hacen miles y miles de economistas en la banca de inversión y similares). En ese caso ten por seguro que la homeopatía dominaría las facultades de Química, en donde muy probablemente se dejaría de enseñar el número de Avogadro y en cambio se presentaría como científicamente demostrada la famosa “memoria del agua”. Y así no puede haber avance real alguno en el campo de la química. Entonces ante ese poderío económico totalmente interesado y contaminador es muy difícil que se abandonen los actuales dogmas.

    La única solución que yo veo es que se indiquen claramente los conflictos de interés y que únicamente se enseñe en las facultades aquel conocimiento económico que haya sido refrendado por estudios independientes (que por supuesto serán muchos menos que ahora pero tendrán la inestimable ventaja de ser neutrales y por tanto más probablemente ciertos) para que pueda aparecer una nueva generación de economistas no contaminados por la interesada política económica actual dominada por el gran capital. Y a partir de ahí, a la vista de lo ocurrido en otros campos, en unas pocas décadas la economía avanzará inmensamente y sobre todo sobre pilares sólidos y reales.

  24. 29 agosto, 2016 en 19:08

    Perdonen, es la primera vez que los tengo que contradecir un poco, igual es algo interesante para traer a debate… En “Principios de Economía” de Mankiw (Libro que se usa mucho para enseñar Economía) ya en el primer capítulo cuando se habla de costos y beneficios marginales y las decisiones que debe tomar una sociedad economómicamente, se menciona a la contaminación ambiental como un costo marginal, es decir como una inherente pérdida económica. Ahora, de ahí a que los futuros economistas sean honestos y lo tomen en cuenta en vez de dejarse llevar por política el día que se reciban y ejerzan hay un trecho. De hecho existe lo que se llama PBI verde, pero que en países muy industriales es políticamente difícil de aplicar como concepto:
    https://es.wikipedia.org/wiki/PIB_verde

    El gran problema de la Economía sería ese a mi parecer, que muchos de sus recibidos se decantan más hacia la política y la ideología. Algunos Economistas sí son científicos, aunque aún están lejos de lograr modelos de predicciones exitosos, sí hacen un buen trabajo científico al estudiar la economía en tiempo presente y pasado. El estudio académico de la Economía puede y debería ser científico. Y la ecología racional entraría dentro de eso fuera de toda duda, no sólo por que la contaminación tarde o temprano te va a pasar factura, sino por que ya comenzamos a ver que muchos de los países más prósperos del mundo hoy son los que menos han contaminado sus ecosistemas a lo largo del siglo XX. Rusia y China son de los más contaminantes del mundo y esto ya les trae muchos problemas sanitarios que diezman su progreso. Les comparto un análisis que hice hace tiempo sobre un ranking de países con mejor índice ecológico:

    https://en.wikipedia.org/wiki/Environmental_Performance_Index
    Bueno, una de las dudas que me quería sacar es qué países del mundo cumplen mejor con la agenda ecológica. El “Environmental Performance Index” de Columbia y Yale muestra a Europa como la reina de el Ecologismo (O al menos de los menos contaminantes), y así rankea a los países del modelo de bienestar nórdico entre los primeros 30:
    Puestos (En 2006, 2008, 2010, 2012, 2014, 2016)
    Noruega: 18, 2, 5, 3, 10, 17
    Suecia: 2, 3, 4, 10, 9, 3
    Dinamarca: 7, 26, (2010 queda afuera), 21, 13, 4
    Finlandia: 3, 4, 12, 19, 18, 1
    Islandia: 13, 11, 1, 13, 14, 2
    Ahora veo que, los puestos para cada país son MUY inestables, con cambios de posición súper bruscos que me hacen pensar que o eso es normal, o hay problemas con las formas de medición. Bueno, las mediciones se basan en ciertos datos oficiales de cada país al parecer, y hay que ver qué tan fiable es esta forma de comparación si cada uno puede tener distinta rigurosidad a la hora de tomar sus datos.
    Igual, para poner en contexto:
    En 2016 los 4 primeros que rankean son Finlandia, Islandia, Suecia y Dinamarca. Y anteriormente rankearon entre los primeros 10 al menos dos países del modelo nórdico en cada medición.
    España rankea en los puestos 23, 30, 25, (2012 queda afuera), 7, y 6. Portugal figura más estable y baila entre el 7 y el 19. Gracias al bendito y mágico “Control+F” me pongo a hacer más seguimientos individuales y otros países como Francia también son más estables, pero otros que figuran en los primeros puestos oscilan mucho más y tienen más dificultades que los nórdicos para colarse entre los primeros puestos. Aunque está la excepción de Suiza, que salvo por el 2006 y el 2016, está atornillado a la cima y parece el verdadero campeón.

  25. 29 agosto, 2016 en 20:29

    ivanbeisel

    Si hacemos caso a la misma entrada de la Wikipedia que comentas (tanto en su versión hispana como en inglés) el PBI verde sólo se ha calculado una vez y para un único país, China durante el breve periodo de tiempo de 2004 a 2006. En 2007 cuando el gobierno asiático observó que el incluir los problemas ambientales convertían ese maravilloso 8-10% de crecimiento anual con el que asombran al mundo en un aumento prácticamente nulo en muchas de sus provincias se abandonó sin más. Y hasta ahora, porque como se comenta en la misma entrada y cito textualmente:

    “si se intenta evaluar la reducción de la tasa de crecimiento tomando en cuenta los daños causados al medio ambiente y todas sus consecuencias sobre el “patrimonio natural y cultural”, se obtiene generalmente un resultado de crecimiento nulo e incluso negativo.”

    Este es el tipo de “soluciones” que convierten en la práctica a la economía y a sus elaboradas estadísticas en una pura y dura propaganda interesada, porque no se puede considerar ciencia a realizar un experimento y cuando no sale el resultado que se quiere obtener pues directamente se olvida y uno calcula los datos de otra manera para que todo siga siendo perfecto.

  26. 29 agosto, 2016 en 22:30

    Y es por este tipo de “economía creativa” por lo que a día de hoy seguimos teniendo (tal y como he comentado anteriormente) complejos estudios de viabilidad económica que por ejemplo “demuestran” que las renovables son mucho más caras que los combustibles fósiles y que no nos podemos permitir ese “despilfarro”. Si eso no es pseudociencia entonces yo soy monje cartujo.

  27. nestor
    29 agosto, 2016 en 22:33

    Mas claro agregarle agua clara.

  28. 30 agosto, 2016 en 17:01

    Sí, por eso dije que es políticamente muy difícil que se aplique el PBI verde especialmente en países industriales que son los que más contaminan… De lo teórico a lo hecho hay un trecho muy largo lamentablemente.

  29. 31 agosto, 2016 en 9:53

    Hay otra cuestión que no se tiene en cuenta en el PIB verde. En el modelo económico actual es muy frecuente que las empresas de un país tengan sus fábricas (contaminantes) en otro. La sociedad “madre” puede estar aportando crecimiento a su país de origen, pero cargando los efectos negativos a otro. Un claro ejemplo es el de Suiza, citado anteriormente.

  30. 31 agosto, 2016 en 11:06

    Eduard
    No sólo Suiza, todo el actual sistema económico neoliberal está basado en que las grandes multinacionales únicamente mantienen en los países desarrollados, en donde aunque muy imperfectas existen leyes que intentan preservar el medio ambiente, la sede social y los departamentos generales o de categoría como I+D. Mientras tanto, han transferido toda su producción a países del Tercer Mundo en donde no existen ese tipo de leyes o en la práctica son papel mojado para esquilmar sin pudor los recursos naturales y poder tirar directamente a tierras, ríos, lagos o mares sus desechos por más tóxicos que estos sean y así producir de manera “eficiente”. Y por supuesto nadie se atreve a calcular todos los parámetros implicados en esa “eficiencia” porque si algún día lo hace algún economista de verdad concluirá que no se ha avanzado nada desde la ya lejana Primera Revolución Industrial en Inglaterra.

  31. Fernando
    20 septiembre, 2016 en 15:26

    Decir que la Economía no es una ciencia porque hay “economistas” que pasan olímpicamente de las externalidades, de los fallos del mercado, de los bienes públicos… y aplican conceptos pseudocientíficos o anticientíficos que han quedado demostrados como falsos hace décadas, cuando no siglos, es como decir que la Medicina no es una ciencia porque hay “médicos” que pasan olímpicamente de los avances médicos y aplican conceptos pseudocientíficos como la homeopatía, el reiki o el magnetismo.

    La Economía es la ciencia que se ocupa de estudiar la manera en que se administran unos recursos que son escasos, con objeto de producir bienes y servicios, y distribuirlos para su consumo entre los miembros de una sociedad. La Economía no puede estar en “casi total desconexión con la realidad física y biológica de este planeta llamado Tierra”, por la sencilla razón de que existen comportamientos económicos intrínsecamente vinculados a esa realidad física y biológica, observables independientemente de la existencia del ser humano. Los animales y las plantas tienen comportamientos económicos, por ejemplo.

    Y por supuesto que la Economía utiliza el método científico. Por desgracia, hay mucho, muchísimo charlatán suelto en el ámbito de la Economía, que no lo utiliza. Pero lo que hay que hacer con esos charlatanes es exactamente lo mismo que con los magufos: desenmascararlos y ponerlos en evidencia. Y para eso… es necesario… estudiar… economía.

    Aquí os dejo un enlace, para el que quiera leer más. https://chemazdamundi.wordpress.com/2010/07/25/falacias-economicas-i-una-introduccion-a-las-mas-comunes/

  32. 20 septiembre, 2016 en 18:45

    Fernando

    Si los médicos que aplican conceptos pseudocientíficos como la homeopatía, el reiki o el magnetismo dominaran las universidades, fueran ministros de sanidad y altos cargos de la OMS y tuviesen el poder, la audiencia y la respetabilidad que tienen los economistas pseudocientíficos entonces también se podría decir que la Medicina no es una ciencia.

  33. 20 septiembre, 2016 en 18:52

    Porque lo de que Lehman Brothers, Goldman Sachs y similares sean la principal cantera de ministros de economía de medio mundo tiene delito: http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/05/breve-reflexion-dominical-sobre-la.html

    Algo así como si los altos cargos de Boiron, un par de curanderos y tres practicantes del Reiki acabaran dirigiendo la sanidad de media Europa y yendo a las cumbres correspondientes de la Unión Europea.

  34. Diógenes.
    20 septiembre, 2016 en 19:12

    Fernando: si quieres aprender de economía, mejor que te busques unas referencias mejores a la que enlazas. Hace tiempo la ví y daba pena verla de las barbaridades que decía, y encima en tono prepotente y faltón a más no poder.

  35. 19 noviembre, 2016 en 18:48
  36. Pocosé
    20 noviembre, 2016 en 9:33

    El Oro Verde, el magnifico, muy natural y virgen aceite de oliva, panacea de la dietética.
    Pero cuando veo esos inmersos olivares, donde al no crecer la hierva a base de herbicidas ya tampoco se necesita labrar quedando la tierra lisa y dura, calentada por el sol y lavada por la lluvia a la que ya le es difícil penetrar para empaparla, donde ya ni te molestan insectos ni apenas escuchas pájaros, me da la sensación de que el verde de este oro va tirando a negro.

  37. 20 noviembre, 2016 en 11:47

    Pocosé

    El problema que indicas demuestra muy a las claras lo poco que hemos avanzado desde la revolución neolítica. Aunque se han desarrollado mucho detalles: selección de semillas, fertilizantes, ingeniería genética, etc. sin embargo en lo esencial seguimos practicando la misma agricultura que en la antigua Asiria o en el Egipto de los faraones y lo mismo que en muchos otras áreas el evolucionismo sigue arrinconado dentro de los libros como si sus enseñanzas no tuvieran nada que aportar.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: