Inicio > Actualidad, Astronomía, Ciencia > ¿Pudo aparecer el Universo a partir de la nada? (I)

¿Pudo aparecer el Universo a partir de la nada? (I)


Planck_CMBUna de las grandes preguntas que han preocupado al hombre desde su albores es cómo surgió este vasto e inabarcable Universo que la Ciencia de los últimos siglos nos ha ido desvelando, inimaginable Cosmos en uno de cuyos rincones más olvidados vivimos los seres humanos desde lo que únicamente puede ser considerado como un brevísimo suspiro temporal.


Durante milenios diferentes pensadores han intentado explicar cómo emergió todo lo que nos rodea: nuestro planeta y lo que contiene, el Sol, la Luna y el resto de mundos de nuestro pequeño Sistema Solar, junto con la miríada de luces del firmamento que se ven a simple vista y ese casi infinito número de estrellas y galaxias que nuestro ojo no pueden captar (pero que son desveladas cada vez con mayor detalle por los potentes instrumentos astronómicos de última generación)

El_Universo_y_sus_componentes

e incluso las más que enigmáticas materia y energía oscuras.

Cosmological_Composition

Históricamente la respuesta a esta gran pregunta ha sido la religión: la siempre fértil y demasiadas veces disparatada inventiva humana ha ido construyendo a lo largo de milenios en cada cultura diferentes cosmogonías, a cual más curiosa y extravagante, cuya única característica común ha sido que aunque cada una de ellas parecía explicarlo todo, en realidad estos legendarios y más que desatinados mitos nunca han podido explicar nada, sirviendo solamente para dar una falsa e ignorante satisfacción a las mentes menos curiosas de esos monos bípedos que conformamos la muchas veces mal denominada especie sapiens.

cosmogonia maya

Sin embargo ahora, la Humanidad está empezando a responder a esa gran pregunta. Y por supuesto esta respuesta viene (como no podía ser de otra manera) de la muchas veces tan denostada Ciencia, en donde sin prisa pero sin pausa legiones de científicos han ido a lo largo de los siglos acumulando datos, probando hipótesis y extrayendo conclusiones, de tal manera que en la actualidad tenemos una elegante (a la vez que sorprendente) explicación de cómo pudo surgir nuestro casi infinito Universo.

Y para esta explicación únicamente se necesita conjugar en una primera fase los tres elementos fundamentales del Universo: la energía, la materia (aunque como bien demostró el genial Einstein en realidad son la misma cosa) y el espacio.

materia energia espacio

Pero mejor dejemos que un portavoz autorizado, el gran Stephen Hawking, lo explique en este brevísimo y más que didáctico video.

Y por supuesto esta sorprendente explicación tiene importantes consecuencias filosóficas, teológicas y hasta sociales, porque a pesar de los más que vanos intentos de muchos pensadores y hasta de algunos científicos por negar lo evidente, hay un axioma casi grabado en piedra: cada nuevo descubrimiento, cada nueva explicación científica es un clavo más en el ataúd de ese cada vez más insignificante “dios de los huecos”, inexistente ente al que se aferran tan desesperada como irracionalmente los más moderados e intelectualmente inquietos miembros de la siempre tan particular grey cristiana.

god_of_the_gaps

dios de los huecos ciencia

Entradas relacionadas:


  1. Renzo
    31 agosto, 2016 en 6:04

    Una de las claves para empezar a entender esto es desterrar el concepto de “nada” que usan la Teología, Filosofía o la Metafísica. La “nada” como ausencia total y absoluta de todo, es una mera idea, un constructo mental inexistente en el Universo.
    Así, la “gran pregunta” ¿por qué hay algo en vez de nada?, que recurrentemente aparece en boca de los crédulo-creyentes, se responde a sí misma: hay algo porque la nada no existe ni puede existir.

  2. O juan de terzas
    31 agosto, 2016 en 10:15

    Vaya….!!!! ya tengo curiosidad por el segundo capítulo de esta entrada.

  3. 31 agosto, 2016 en 11:07

    El problema de la filosofía es que ha sido sobrevalorada como forma de acceder al conocimiento. El hecho de que parta de “verdades evidentes” sienta las bases para un razonamiento erróneo. Muchas de esas verdades no son tan evidentes, incluso son simplemente falaces.

  4. miki arbizu
    31 agosto, 2016 en 11:30

    “Sin embargo ahora, la Humanidad está empezando a responder a esa gran pregunta”…
    ¿de verdad?

  5. 31 agosto, 2016 en 12:03

    miki

    No sé, aparte de lo que dice Hawking ¿tú que crees que estudia la cosmología física?

    https://es.wikipedia.org/wiki/Cosmolog%C3%ADa_f%C3%ADsica

  6. Abraham
    31 agosto, 2016 en 12:45

    Me gusta la cita de O Briain.

  7. 31 agosto, 2016 en 19:30

    muy buen post, pienso que no aparecio de la nada e incluso existe algo que si mal lo recuerdo se llama antimateria, esta y la materia como la conocemos y la fucion de un sin numero de gases y minerales bolatiles pudieron haber sido el origen del universo, aunque aun falta mucho por descubrir. excelente articulo. saludos

  8. Rawandi
    31 agosto, 2016 en 19:46

    La ciencia niega todos los mitos religiosos, es decir, todos los relatos acerca de intervenciones divinas en el cosmos.

  9. luciano
    31 agosto, 2016 en 20:03

    Señor ateo: según las teórías del principio cosmológico y el modelo estado estacionario, sugieren que el universo se vería igual independientemente del lugar de donde se mire. A mi eso me sugiere que es como decir que cualquier lugar es el centro del universo. Porque si estamos cerca del “borde” del universo, no creo que pudiera verse de la misma manera. Por tanto, no puede haber ningún “borde” del universo.

    ¿Pero esto cómo se puede entender o explicar racionalmente? Cuanto más sé de ciencia, más me parece de “ciencia ficción”.

  10. 31 agosto, 2016 en 21:21

    Señor Luciano si con su referencia al “borde” se refiere a mi afirmación de que “vivimos en un rincón olvidado del Universo” le informo que era una licencia poética para recalcar que, a diferencia de lo que piensan varios miles de millones de seres humanos, el lugar de la Tierra en general y del hombre en particular es insignificante. Sin embargo sí que vivimos en las “afueras” de nuestra galaxia La Vía Láctea, más concretamente en el apartado brazo de Orión.

    Con respecto a su pregunta sobre cómo puede entenderse el lugar de la Tierra en el Universo, el ejemplo más repetido es ese del globo que se va inflando en el que se pinta un punto que asemejaría el lugar de nuestra casi inimaginable Galaxia dentro de un casi infinito Universo en constante expansión.

  11. luciano
    1 septiembre, 2016 en 9:36

    Señor Ateo: no creo que me haya entendido. No tiene nada que ver con la Tierra y con nosotros. Imagine que estamos al borde de una galaxia situada cerca del borde del universo. De un lado veremos infinidad de estrellas y de galaxias, y ¿del otro…? ¿Qué veríamos más allá del borde de nuestra galaxia y del borde del universo?

    Si vemos más galaxias y estrellas podemos volver a hacer la pregunta situándonos en esas galaxias y estrellas. Por tanto inevitablemente llegariamos al punto en que no vemos más allá ninguna otra galaxia ni ninguna otra estrella. Por otra parte, eso contradeciría la hipótesis del principio cosmológico y del modelo estado estacionario, que dicen que el universo se vería igual desde cualquier punto.

    Lo que nos dicen esas hipótesis es que ese punto no puede existir. Si el universo es tan loco que no tiene “bordes”, poco le cuesta ser todavía un poco loco más, y decir que todos y cada uno de sus puntos es el centro del universo. Lo cual haría la afirmación más exacta y matemática, aparte de más elegante.

  12. angelyo
    1 septiembre, 2016 en 10:01

    Nunca sabremos el origen del universo si es que lo tuvo.Tendremos explicaciones parciales que plantearan nuevas preguntas.Las explicaciones religiosas son un fraude y las científicas son sobre lo conocido que se van ampliando mientras el conocimiento lo hace pero siempre llegando al borde que a su vez plantea nuevos interrogantes.El reto es maravilloso así que las respuestas no deben ser nada conformistas.

  13. 1 septiembre, 2016 en 11:25

    angelyo

    No estoy de acuerdo con tu afirmación de que nunca conoceremos el origen del Universo. Es verdad que la ciencia es un proceso en continuo avance que no da respuestas definitivas. Ahora bien, eso no quiere decir que sus respuestas parciales no sean cada vez más exactas y más aclaratorias. Te pondré un símil. El trabajo de los científicos es como el de los restauradores de películas. Al principio nada del film se puede visionar. Sin embargo, el restaurador poco a poco va recuperando un fotograma de aquí, otro de allí, primero por supuesto inconexos, pero a medida que su trabajo avanza va pudiendo ensamblar secuencias cada vez más largas de esa película, para al final con mucho esfuerzo conseguir que toda o casi toda la película sea proyectable. Pues en el caso de la ciencia es lo mismo, la película a desvelar es la realidad y aunque por supuesto que siempre quedarán detalles sin explicar, visto en perspectiva cada vez es mayor el número de cosas que sabemos y te recuerdo que el crecimiento del conocimiento científico es exponencial: a día de hoy somos más investigadores en activo que todos los que han vivido en todos los siglos pasados. Y ese proceso seguirá acelerándose (a no ser que los talibanes religiosos nos devuelvan a la oscura Edad Media), por lo que es razonable suponer que nuestra respuesta acerca del origen del Universo será cada día más exacta y completa.

    Si algo demuestra la historia de la ciencia es que no hay afirmación más errónea que esa de que “la ciencia nunca podrá desvelar ….” Ahora me viene a la cabeza un ejemplo. En el siglo XVIII y XIX muchos (algunos de ellos eminentes científicos) dijeron que nunca sabríamos nada de las lejanas estrellas y después, sin necesidad de haber visitado ninguna, gracias al estudio de su radiación sabemos muchísimo (temperatura, composición, tamaño, origen, muerte, etc.) ¿Qué nuevas herramientas se desarrollarán en el futuro que nos permitirán saber más y más del origen del Universo? Yo no lo sé, pero de lo que sí estoy seguro es que esas herramientas nos acercarán a una comprensión cada vez más exacta de lo que pasó y cómo pasó hace 15.000 millones de años y si hubo algo antes entonces también ten por supuesto que nuestros descendientes lo conocerán.

  14. 1 septiembre, 2016 en 11:37

    Señor Luciano

    Le vuelvo a repetir el símil del globo ¿tiene bordes la superficie de la Tierra? No y eso sin embargo no nos hace concluir que Madrid, Tokio, Buenos Aires o VillaArriba del Boñar sean todas el centro de la Tierra. Aunque en este caso, al menos el tradicional humor de bilbaínos sí que les permite concluir (con esa chulería simpática y guasona que tienen) que su ciudad, Bilbao es por supuesto el único centro verdadero de la Tierra, la Vía Láctea, el Universo y si existe del Multiverso, porque ellos lo valen.

  15. Rawandi
    1 septiembre, 2016 en 12:13

    Señor Luciano, debería usted actualizarse: el “modelo estado estacionario” ya ha sido refutado por el Big Bang.

  16. luciano
    1 septiembre, 2016 en 15:01

    Señor Ateo: ese simil no es válido. Para serlo yo tendría que ver lo mismo en todas direcciones, y en cuatro es así, pero en las otras, en una veo un cielo, y en otra sólo veo tierra. Entiendo la curvatura de los rayos de luz, lo que se dice que si montáramos en un rayo de luz por tiempo infinito, acabariamos llegando al punto de partida. Pero incluso así, en su ejemplo hay graves distorsiones.

    Imaginemos el universo como la Tierra: Si en ese universo yo trazo una linea que vaya desde mis pies a mi cabeza y se prolongue, en vez de estrellas encontraríamos ciudades. Pongamos que esta sea París, por ejemplo. Ni que decir tiene que en sentido inverso, la recta alcanza el centro de la Tierra. A no ser que el universo sea las paredes de una burbuja, y no una esfera, ese centro sería ocupable, y alguien, situado pies y cabeza sobre mi línea, podría ver París perfectamente sin tener que prolongarla, seguramente bastante lejos de nosotros.

    Asimismo, nosotros podríamos alcanzar París de dos maneras: siguiendo las lineas de curvatura, del mismo modo que lo hacen los aviones, o en línea “super-recta” que sería como cavar el tunel de menor longuitud hasta París. En esa “Tierra”, de ser transparente como el universo, podríamos ver a París dos veces y en distintas posiciones.

    Por otra parte, si aceptamos que prolongando un rayo de luz por tiempo indefinido, acabará llegando al punto de partida, y que podemos lanzar rayos de luz, desde ese punto, en infinidad de direcciones, lo que obtenemos es una “hiper-esfera” en que cada punto es a su vez el centro del universo.

    No sé si lo que falla es mi visión o es la suya, pero desde luego me gustaría verlo todo con la claridad que ustedes lo ven.

  17. 1 septiembre, 2016 en 15:20

    Señor Luciano el símil sí que es válido, lo único que tiene que hacer es pensar como si usted fuera un ser bidimensional que viviera sobre la superficie curvada de la Tierra como en el magnífico libro Planilandia de Abbott:
    http://www.freelibros.org/libros/planilandia-edwin-abbott.html
    entonces no habría interior terrestre ni tampoco cielo.

    Su problema (y el de todos nosotros) es que al ser un ente tridimensional no puede imaginarse observando el Universo “desde fuera” de nuestras conocidas tres dimensiones, pero para eso están las matemáticas.

  18. luciano
    2 septiembre, 2016 en 8:03

    Eso también pensaba decirle, señor Ateo: que me da la impresión que el universo no es físico, sino que es matemático. No como la cascada de dígitos de la matrix, pero no deja de ser una imagen muy turbadora.

    Pero a no ser que las leyes físicas sigan directrices matemáticas, sería difícil encajar ese puzzle. Y además nos dejaría un pensamiento perturbador: nosotros mismos no seríamos entes físicos, sino matemáticos, y lo que es todavía peor: pese a la magnitud de las cuentas que habría que hacer, tal vez ni siquiera al alcance de supuestos dioses, las matemáticas son exactas.

    Eso quiere decir que alguien que supiera desarrollar esas cuentas, sabría el destino o el “resultado” del universo. Un universo matemático es un universo donde todo cuanto ha de suceder estaría marcado o escrito desde el primer momento.

  19. 2 septiembre, 2016 en 8:57

    Luciano

    Su forma de pensar muestra cuando daño lleva haciendo Platón desde el ya lejano siglo IV AC con su errónea suposición de la existencia de las “ideas”. El Universo es físico y no matemático, lo que ocurre es que se puede explicar mediante las matemáticas. Un ejemplo sencillo: la aceleración no existe como entidad real, es una propiedad de los cuerpos en movimiento que puede ser calculada matemáticamente. Pero como muy bien explicó hace ya tiempo el siempre interesante Gould la mente humana tiene una tendencia innata a la cosificación:
    https://es.wikipedia.org/wiki/La_falsa_medida_del_hombre

    Pienso también que el determinismo laplaciano de su último párrafo es inexacto. Desde que Laplace conjeturara su famoso demonio hemos descubierto muchas leyes de la Naturaleza donde el azar juega un papel importante, cuando no primordial (toda la Mecánica Cuántica por ejemplo) de tal manera que muchos fenómenos únicamente pueden ser analizados de manera probabilística, lo que en la práctica impide estudiar el Universo como si “todo cuanto ha de suceder estaría marcado o escrito desde el primer momento”.

    Otra cosa es que con esas leyes y con las que se vayan descubriendo seamos capaces de explicar o incluso predecir llegado el momento fenómenos tan complejos como el comportamiento humano, cosa que por ejemplo los feriantes de toda época o los publicistas de la actualidad manipulan a su antojo, pero siempre dentro de un contexto estadístico.

  20. angelyo
    2 septiembre, 2016 en 11:18

    El conocimiento es siempre suma de lo conocido ampliado que abre nuevas interrogantes.Intelectualmente es muy satisfactorio poder descubrir los mecanismos de la naturaleza sustituyendo a las concepciones religiosas producto del desconocimiento y la superchería.Ahora bien,todo lo que conocemos y conoceremos estará siempre en el universo que conocemos que si bien se amplía según las investigaciones,por esa misma razón nuestro conocimiento será tan finito o infinito como lo pueda ser el universo pero en mi modesta opinión,siempre se plantearán preguntas sin respuestas.El propio enunciado del artículo es una sinrazón.¿De la nada?Es poco riguroso científicamente plantearlo y llenar lagunas con especulaciones es lo mismo que hacían los místicos de distintas culturas.

  21. 2 septiembre, 2016 en 12:13

    Angelyo

    “en mi modesta opinión, siempre se plantearán preguntas sin respuestas”

    Bueno quizás deberías leer algo sobre historia de la ciencia, porque como he comentado con el ejemplo anterior sobre las estrellas las “preguntas sin respuestas” de ayer se están respondiendo hoy, por lo que es razonable pensar que las “preguntas sin respuestas” de hoy podrían ser contestadas en un futuro más o menos próximo. Es decir, las “preguntas sin respuestas” solo lo son de manera temporal. Como vuelvo a recalcar, no hay frase más desafortunadamente errónea que esa de “la ciencia no podrá explicar nunca …”

    Respecto al concepto de la “nada” (palabra que por cierto también utiliza Hawking en el video) he usado el sentido habitual para luego indicar en la entrada que la física empieza a tener una respuesta sobre el origen del Universo, que a diferencia de lo que opinas en tu última frase esta explicación está sustentada por el actual conocimiento y que no son simples “especulaciones” y por supuesto mucho menos algo comparable ni remotamente a lo “que hacían los místicos de distintas culturas.”

  22. Rawandi
    2 septiembre, 2016 en 12:14

    Está visto que Luciano siente debilidad por las doctrinas caducadas: modelo estado estacionario, ingenuo determinismo laplaciano, platonismo…

  23. 2 septiembre, 2016 en 15:39

    Como ya comenté, la filosofía está sobrevalorada. El concepto de nada es obra del pensamiento filosófico. En realidad definimos la nada como la ausencia de cualquier cosa. Sin embargo puede que tal concepto sea pura imaginación humana. Hoy sabemos que el vacío está en realidad lleno de partículas virtuales. Así que puede que la nada simplemente no existe, solo sea un invento nuestro.

  24. Rawandi
    2 septiembre, 2016 en 16:47

    Eduard, la ciencia empírica no es más que una rama de la filosofía: la llamada filosofía natural (de ahí, por ejemplo, que la revista de la Real Sociedad de Londres se llame ‘Actas filosóficas’). Por desgracia, durante muchos siglos han prevalecido los filósofos cuentistas, como Platón, en lugar de los filósofos materialistas, como Demócrito.

  25. luciano
    2 septiembre, 2016 en 18:53

    Señor Rawandi: Puede que usted se conforme con las respuestas que otros le dan o le dieron. Pero yo me hago muchas preguntas que no siempre obtienen una respuesta satisfactoria. Como en este caso, pese a todos los amables empeños del señor Ateo. Hay demasiadas cosas que no cuadran, y preguntas que me sorprende que nadie se haga.

    Usted parece muy partidario del Big-Bang, pero en tal caso, dígame: ¿La representación del universo como una esfera está equivocada? Si no es así… ¿Cómo puede ser que la masa acelerada tras la gran explosión vuelva de nuevo a ocupar el espacio donde se originó? ¿En base a qué fuerza? ¿No debería ser el universo como una burbuja hueca? ¿Es posible que no lo notaramos? Estimamos la edad o dimensión del universo en base a lo que vemos, pero… ¿por qué? Si la explosión avanza en todas direcciones a grandes velocidades… el diámetro del universo no sería como máximo de la edad del universo en años luz, sino su radio.

    Explique usted todas esas cosas en vez de criticar a los demás.

  26. 2 septiembre, 2016 en 19:29

    Mucho temo que la pregunta fundamental de la filosofía – por qué existe algo y no más bien nada – continua sin tener respuesta y seguirá dando pie a toda clase de hipótesis disparatadas sobre el origen de lo que existe. En términos filosóficos el concepto NADA implica la inexistencia absoluta de cualquier cosa imaginable. Desde luego es un concepto puramente abstracto y que no tiene correspondencia alguna con la realidad, pues es claro que “algo” existe y ha existido siempre, dado que de nada hubiera podido surgir de la NADA (valga la redundancia). Por tanto no se puede hablar de NADA ni siquiera por referencia a esa sumatoria 0 entre energía positiva y negativa. Ello no nos autoriza, obviamente, a inventar dioses para explicar lo que no puede ser explicado. Lo único razonable que podemos hacer es admitir con toda humildad que el origen de la existencia, es decir, la respuesta a por qué existe algo y no más bien nada, escapa a nuestra comprensión.

  27. 3 septiembre, 2016 en 0:45

    Señor Luciano

    Sin entrar en las preguntas que hace a Rawandi (y que muy probablemente él mismo contestará) no puedo dejar pasar por alto su sorprendente afirmación de que

    “Hay demasiadas cosas que no cuadran, y preguntas que me sorprende que nadie se haga.”

    Quizás usted no lo sepa, pero en la actualidad hay varios miles de científicos interesados en el origen del Universo que se están haciendo muy probablemente todas las preguntas que a usted le interesen (y encima respondiéndolas) y muchas otras más que tanto a usted, como a mí y el resto de los mortales (simples legos en el campo) somos ni siquiera capaces de plantearnos. Para profundizar en ellas existen las más variadas revistas de física, astrofísica, astronomía, cosmología y el resto de las ramas afines que sobrepasan la capacidad de estudio (y casi de lectura) de un simple humano individual.

    Esto que voy a decir espero que no lo tome como una crítica directa hacia usted, pero es algo muy común en la mayoría de las personas, y es que mucho antes de presentar una argumentación tajante es más adecuado, cauto e inteligente buscar en el cada vez más accesible mundo cibernético si lo que afirmamos puede ser defendido en base al actual conocimiento científico o si es una simple apreciación personal, con todos los sesgos que ello conlleva.

  28. Renzo
    3 septiembre, 2016 en 8:03

    Luciano, y alguno más, son ejemplos de quienes consideran que el límite de su conocimiento es el límite de todo el conocimiento posible.
    ¿Ha probado usted, Luciano, a buscar respuestas en libros, artículos o web especializadas, como le sugiere ateo666666?
    ¿Tal vez es usted de esos que esperan que se les de todo facilito y bien masticado?, vamos,de los que quieren que el esfuerzo lo pongan otros mientras usted espera tranquilamente elucubrando en un sofá en vez de estudiando.
    Responder a las preguntas que formula requeriría de un tiempo que, yo por lo menos, no tengo para dedicarle y, francamente, aunque lo tuviera y por la experiencia con otros personajes parecidos a usted en este y otros blog, no lo perdería en el intento.
    Las preguntas “matrioska”, como yo las llamo (cada respuesta que se da genera una nueva pregunta), acaban secuestrando cualquier debate convirtiéndolo en una interminable sucesión de preguntas y respuestas que nunca avanza.
    Usted pregunta cosas que implican tal cantidad de explicaciones adicionales hasta llegar a lo que pregunta que se hace prácticamente imposible darle una respuesta.

  29. luciano
    3 septiembre, 2016 en 9:58

    Señor Ateo: yo hago preguntas, no afirmaciones. Incluso estas afirmaciones serían en base a premisas, es decir: “si esto fuera así, esto otro tendría que ser de esta manera”.
    Usted dice que hay miles de científicos haciéndose preguntas. No lo dudo. Pero obviamente nunca he visto que respondieran a las que lo les planteo, pues sino no se las estaría haciendo.

    Cuando le digo que hay cosas que no cuadran, es porque son muy simples. Por ejemplo: ciframos la edad del universo en torno a los 13.700 millones de años. Asimismo se han visualizado galaxias con una edad estimada de 13.000 millones de años. Con sólo ese dato casi podríamos indicar la dirección de origen del Big-Bang.

    Pero parece ser que este rango de distancias se obtienen de muy diversas direcciones. ¿Cómo es esto posible? Si encontramos distancias de 10.000 millones de años en galaxias delante nuestra, según el supuesto origen de esa gran explosión, habría que repasar la edad del universo, porque esa luz que percibimos se habría originado hace 10.000 millones de años, ¿Y cómo podría estar hace 10.000 millones de años a 10.000 millones de años-luz de nosotros si entonces el universo sólo tenía 3.700 millones de años de antigüedad?

    Los científios se harán preguntas, pero seguramente sean más avanzadas. Son precisamente las sencillas las que no se plantean y en ningún sitio se encuentran respuestas. Y si no podemos comprender las cosas más sencillas… ¿cómo esperan que entendamos las complicadas?

  30. Pocosé
    3 septiembre, 2016 en 10:06

    Osea que es muy probable que este Universo solo sea una de las infinitas fluctuaciones cuánticas de sumatorio=0 que se producen en el … ¿”Metaverso Cuántico”?
    Y que todo lo que observamos y experimentamos solo sea algo así como una proyección holográfica de esta nuestra fluctuación cuántica, cuyas auténticas características apenas empezamos a vislumbrar.

  31. Rawandi
    3 septiembre, 2016 en 10:28

    Señor Luciano, el símil del globo en expansión sirve para explicar la expansión del universo. No hay que interpretarlo como una descripción literal de la forma del universo. Simplemente significa que los cúmulos galácticos se están separando unos de otros de modo similar a como se separan los puntos dibujados en la superficie de un globo que se hincha.

    El modelo del estado estacionario es una teoría del siglo pasado que fue refutada por el descubrimiento de la radiación cósmica de fondo, hace ya medio siglo.

  32. luciano
    3 septiembre, 2016 en 11:54

    Además, hay que hacer otra consideración: el hecho de ver galaxias a 13.000 millones de años-luz, nos ofrece otra consecuencia: Si una luz que se originó como mucho a los 700 millones de años del origen del universo, necesitó otros 12.300 millones de años para alcanzarnos, eso quiere decir que hemos recorrido como poco 11.600 millones de años-luz desde el origen del universo.

    Eso es decir que viajamos a más del 85% de la velocidad de la luz. Lo cual supone a su vez que “delante”, en nuestra dirección de avance, no deberiamos ver galaxias a más de 1.000 años luz de distancia.

    ¿En qué libro se explican cósas como esta, señor Ateo?

  33. 3 septiembre, 2016 en 12:48

    Señor Luciano

    Como le hemos comentado Renzo y yo hay múltiples fuentes que responden a sus preguntas (porque aunque usted no se lo crea éstas no son nada originales). Para empezar a entender sobre este complejo tema debería empezar por lo fácil, la siempre accesible Wikipedia

    https://es.wikipedia.org/wiki/Origen_del_Universo

    y a partir de ahí profundizar en los múltiples enlaces que contiene la entrada que le indico.

    Después un buen libro sería “Un Universo de la Nada” del siempre interesante Lawrence Krauss. A partir de ahí el límite será el que usted quiera, pero tenga por seguro que todas las preguntas que ha formulado aquí y todas las que se le vayan ocurriendo tendrán respuesta.

    Como dice Renzo, no sea vago, lea y estudie un poco (la web está llena de información relevante a todos los niveles, desde el más divulgativo hasta el más detalladamente profesional, ¡es la ventaja de tener a un click de distancia toda la Biblioteca Universal con la que soñó Sagan en célebre “Cosmos”!) y verá más que recompensada su curiosidad y lo mismo se hace usted un experto sobre el tema y entonces vuelva por aquí a comentar sus hallazgos intelectuales.

  34. 3 septiembre, 2016 en 12:50

    Pocosé

    Por ahí van los tiros, en la próxima entrada de esta serie se ahondará sobre este tema.

  35. 4 septiembre, 2016 en 10:32

    “Eso es decir que viajamos a más del 85% de la velocidad de la luz. Lo cual supone a su vez que “delante”, en nuestra dirección de avance, no deberíamos ver galaxias a más de 1.000 años luz de distancia.”
    Este es un clásico error. La expansión del espacio no significa que “nosotros viajemos a una gran velocidad”. Lo que aumenta es el espacio que hay entre las galaxias (de ahí el simil del globo). Y el aumento de espacio no está limitado por la teoría de la relatividad. De hecho la inflación del universo (respaldada por los resultados experimentales de observación) es un proceso de expansión muy acelerada.
    Lo de “no deberíamos ver galaxias a más de mil años-luz de distancia en nuestra dirección de avance”, no sé de donde se lo saca. Primero, repito no avanzamos, crece el espacio. Segundo, la trayectoria de a luz se curva por efecto de la masa (hecho comprobado experimentalmente muchísimas veces), por lo tanto la luz que percibimos de estrella lejanas no tiene por qué seguir una trayectoria totalmente recta (de sus afirmaciones, parece deducirse que ese es su pensamiento). Es más, difícilmente, muy difícilmente, la luz percibida procedente de una estrella lejana habrá tenido una trayectoria recta.
    ¡Ah! No tengo títulos universitarios. Pero sí una gran curiosidad y procuro satisfacerla (fundamentalmente leyendo y esforzándome en comprender lo leído). Le aconsejo esta práctica para deshacer los más que evidentes errores en los que incurre.

  36. 4 septiembre, 2016 en 11:41

    Desde que empecé a escribir sobre ciencia en Internet vengo detectando un problema que denominaría el de los consumidores cibernéticos de ciencia. Como autor de una entrada tienes una idea, buscas en la web, te lees algunos artículos científicos, te rompes la cabeza para presentar las ideas de forma accesible e interesante para los no expertos y después de todo ese trabajo viene una persona que hace una pregunta más o menos relacionada con el tema, que intentas responder. Y a partir de ahí esta persona en lugar de reflexionar y buscar información adicional en la inmensidad cibernética hace otra y otra pregunta más, que por supuesto espera que le sean contestadas. Todo ello sin darse cuenta que él, a diferencia de algunos genios, como todos hemos pensado cosas que aunque nos parezcan la mar de originales han sido ya pensadas, discutidas y debatidas hasta la saciedad. Y si esa persona hubiera vivido hace 50 o 100 años, en donde para encontrar las respuesta había que ir a la biblioteca o a la universidad pues vale. Pero en el actual mundo cibernético, todo en la práctica está a un par de clicks de ratón. Sin embargo eso parece un gran esfuerzo casi imposible de realizar, por lo que esas personas en lugar de entender que casi todos (si no todos) los blogs de ciencia como CyD se mantienen por el DESINTERESADO trabajo de unos pocos locos bastante ingenuos se comportan como si de consumidores con todos sus derechos inherentes se tratara y cuando no continuas satisfaciendo sus deseos científicos, pues encima se ofenden y algunos hasta llegan a insultarte.

    Por ello pienso que estos lectores deberían reflexionar un poco primero y entender que para mantener una conversación provechosa ellos también tienen que hacer el esfuerzo de aportar algo interesante al tema y no solo eso de yo, yo, yo quiero saber esto, lo otro y lo de más allá y debes satisfacerme porque si no me enfado.

  37. 5 septiembre, 2016 en 7:59

    Sobre el tema de las características y las paradojas de la expansión del Universo, hay un delicioso librito (que leí hace una eternidad) de tan sólo 60 páginas titulado “Qué es la Teoría de la Relatividad” de Landau y Rumer, muy barato en las librerías y que además está accesible gratis en la web, libro que explica muy bien todos los fundamentos y sirve para plantearse y solucionar muchas preguntas acerca de la cosmología.

  38. 9 septiembre, 2016 en 9:36

  39. 9 septiembre, 2016 en 13:22

    “La Ingeniería: Encender la luz, ver que no hay gato, fabricar un gato”

  40. 10 septiembre, 2016 en 21:35

    Manuel, fantástico resumen. Me lo “apropio” para colgarlo en Facebook

  41. Pocosé
    11 septiembre, 2016 en 14:05

    ¡Buenísimo, Gracias Manuel!
    Y me atrevo a añadir, muy humildemente, que luciendo ya en el cuarto de manera irrevocable la luz encendida por La Ciencia:
    La Filosofía hace sombras chinas con forma de gato en la pared.
    La Metafísica busca o directamente horada agujeros en las paredes donde la penumbra le permita seguir ilusionada con la búsqueda del inexistente gato negro.
    La Teología tratará de convencerse y convencernos de que dichos agujeros son la irrefutable evidencia de la existencia del gato negro.

  42. Rawandi
    11 septiembre, 2016 en 20:58

    Manuel, ese chascarrillo que has copiado no es más que eso, un cuentecillo gracioso. La filosofía y la ciencia empírica constituyen ambas saberes auténticos. La teología, en cambio, es una pseudociencia.

  43. 12 septiembre, 2016 en 9:42

    “Manuel, ese chascarrillo que has copiado no es más que eso, un cuentecillo gracioso”. Efectivamente, sólo pretendía introducir algo de humor. Para mí la filosofía es una disciplina importante que, desgraciadamente, está en el punto de mira de los nuevos planes educativos.

  44. 5 octubre, 2016 en 14:11

    Reblogueó esto en Jaov18's Blog.

  45. Anónimo
    10 octubre, 2016 en 11:53

    Hombre, estando de acuerdo en lo fundamental del articulo, el autor la caga (demostrando animadversion hacia el cristianismo ) en la ultima frase: grey cristiana.
    Parece que el autor olvida que el mito de la creacion del universo es comun a casi todas las religiones y que de hecho en el caso de la cristiana lo toma literalmente de la biblia judia. Asi que vamos a ser racionales si somos cientificos.
    Si no, huele.

  46. 10 octubre, 2016 en 14:12

    Anónimo

    Por supuesto que hay miles de disparatados relatos en todas las culturas, pero son los cristianos (hasta que los judíos conviertan a un par de miles de millones de personas de que su dios es el verdadero) los que machaconamente nos intentan imponer su sesgada y más que alucinada explicación. Por ello me he referido a los cristianos, aún cuando tienes razón que el Antiguo Testamento son las escrituras judías.

  47. 14 octubre, 2016 en 13:19

    El Universo es mucho más complejo de lo que se suponía ya que contiene 10 veces más galaxias de las hasta ahora calculadas: http://astronomynow.com/2016/10/13/observable-universe-contains-ten-times-more-galaxies-than-previously-thought/

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: