Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia, Medicina, Microbiología > Jugando a la ruleta rusa microbiana

Jugando a la ruleta rusa microbiana

6 septiembre, 2016

rise_of_the_superbugSupóngase que se dispone de un recurso muy valioso, por ejemplo un medicamento capaz de salvar la vida cada año de decenas miles de personas que no responden al resto de fármacos conocidos, y que en caso de que este compuesto no pueda ser administrado la muerte del paciente está casi asegurada. Seguramente cualquier persona mínimamente razonable tendería a pensar que los sistemas sanitarios en particular, los gobiernos y la sociedad en general y hasta la legislación en última instancia tendrían especial cuidado en preservar su eficacia el mayor tiempo posible, evitándose además cualquier situación que pudiera poner en riesgo este tratamiento de último recurso. Pues bien, gracias al actual sistema económico imperante en el mundo (que prima los beneficios a corto plazo de la agroganadería industrial frente a cualquier otra consideración) se está cada vez más cerca de perder uno de los últimos antibióticos de reserva de los que disponemos en la actualidad.

La colistina es un viejo antibiótico puesto que fue aislado en 1949 y comercializado en 500px-Colistin.svg1959, que sin embargo en los años 80 del siglo pasado se suspendió su uso debido a su nefro y neurotoxicidad. Aunque como las bacterias resistentes a múltiples fármacos se hicieron más frecuentes en la década de 1990, la colistina resurgió como una solución de emergencia, a pesar de sus efectos tóxicos puesto que este antibiótico sigue siendo muy efectivo contra todos los bacilos Gram-negativos, incluso sobre aquellos que han desarrollado multiresistencias contra el resto de los antimicrobianos habituales. Por lo tanto, en la actualidad en medicina se utiliza como tratamiento de último recurso en aquellos pacientes en donde han fallado el resto de antibióticos y sirve muchísimas veces para evitar el más que probable fallecimiento del enfermo. Entonces sería razonable pensar que en la actualidad sus ventas totales en el mundo fueran muy limitadas y que uso estuviera más que restringido, máxime cuando en 2012 hasta la OMS consideró a este antibiótico como “críticamente importante”.

Sin embargo por esos inextricables misterios del libre mercado la producción de este antibiótico sólo en China alcanzó en el pasado año 2015 la increíble cifra de cerca de 12.000 toneladas y se calcula que su consumo aumente cerca de un 5% anual hasta alcanzar la asombrosa cifra de 16.500 toneladas de colistina que se espera que China fabrique para el año 2021. ¿Y a donde va a parar toda esta inimaginable cantidad de este antibiótico? Pues como cualquier mente mínimamente inteligente puede razonar no es para uso humano, porque la actual producción anual serviría para cubrir las necesidades de alrededor de 3.000 millones de personas en un tratamiento estándar de una semana. Y por supuesto está más que claro que no puede ser que casi la mitad de la población humana esté en situación de infección por bacterias multiresistentes al resto de antibióticos. Por lo que la respuesta a esta incógnita viene de la industria.

antibioticos_ganadoAsí  la colistina se usa rutinariamente como profiláctico en la ganadería y en la acuicultura industriales, no sólo en China sino en multitud de países de todo el mundo, para evitar infecciones en los miles de millones de pollos o cerdos estabulados en megagranjas y de salmones, truchas o lubinas de piscifactorías, lugares todos ellos en donde los animales viven en condiciones de hacinamiento y en donde una infección bacteriana se puede diseminar rápidamente matando o haciendo que los animales pierdan peso por el proceso infeccioso, lo que conllevaría importantes pérdidas económicas.

De tal manera que este uso rutinario, masivo y prolongado en el tiempo ha provocado (como no podía ser de otra manera) que hayan empezado a aparecer las primeras cepas de bacterias resistentes a este antibiótico, como lo demuestra un estudio publicado este mismo año en la prestigiosa revista “The Lancet Infectious Diseases” en donde los investigadores encontraron que en China entre el 14% y el 25% de los cerdos analizados según año y origen presentan cepas resistentes a este antibiótico. antibiotics-for-agricultureEn este mismo estudio se encontraban porcentajes similares (5-28%) de resistencia en pollos de granjas industriales. Y por supuesto el problema no es únicamente veterinario ya que en ese mismo estudio se indica que alrededor del 1% de las muestras analizadas en pacientes chinos con infecciones graves presentan ya cepas resistentes a este antibiótico. Y como la resistencia a la colistina es debida a un plásmido y no se encuentra codificada dentro del ADN bacteriano, entonces su diseminación mediante conjugación bacteriana será inevitable y a la larga se convertirá en global, aún cuando por ejemplo en la Unión Europea esté prohibido el uso de antibióticos como profilaxis para la ganadería industrial. Ello conllevará el desastroso resultado de que quedará inservible unos de los pocos antibióticos actuales frente a bacterias multiresistentes.

conjugacion bacteriana

Así que finalmente, si dentro de unos años su anciana madre, su hijo recién nacido o incluso usted mismo tienen la desgracia de toparse con alguna de estas bacterias superresistentes a todo antimicrobiano conocido recuerden las innumerables veces que han comido en demasía esa carne tan barata de la hamburguesería o que inunda los estantes del supermercado y si son creyentes encomiéndense a la deidad de su preferencia, aunque tengan la seguridad de que les va a servir de bien poco porque la despiadada selección natural estará haciendo su trabajo como siempre.

superbug

Entradas relacionadas:

Videos relacionados:


  1. 6 septiembre, 2016 en 9:42

    Qué voy a decir. Me parece un detalle más que demuestra que la única manera de salvarnos como especie y hasta como planeta es arrasar hasta los mismos cimientos el capitalismo.

    Suena raro, revolucionario, antisistema… lo que se prefiera. Pero es así: el beneficio a toda costa sólo sirve para cavar la tumba de la civilización cada vez más honda y ancha. Es el problema de priorizar el egoísmo: que la civilización era justamente el intento, a lo largo de los milenios, de poner freno a ese instinto. El neoliberalismo toma como virtud lo que es el peor defecto humano y como civilización la ley de la selva, el conocido y temible “darwinismo social”.

  2. 6 septiembre, 2016 en 17:52

    Reblogueó esto en Matad al mensajero.

  3. Mensajero
    7 septiembre, 2016 en 17:11

    Hola, ¿cómo veis los escépticos que seáis conocidos popularmente y en Internet como ” CIENCINAZIS ” o ” ZIENZINAZIS “…?….

    Gracias.

  4. guilleemas
    7 septiembre, 2016 en 17:59

    ¿Ciencianazis? ¿Será por el genocidio de la ignorancia? ¿El holocausto de la idiotez?

  5. 7 septiembre, 2016 en 19:36

    mensajero

    Parece que vamos avanzando, hasta no hace mucho en el mundo occidental los escépticos éramos perseguidos y hasta quemados en la hoguera. Por cierto, es muy común que los fanáticos de todo pelaje insulten con adjetivos que les vienen mucho mejor a ellos, los que desde siempre persiguen y si pueden matan.

    Y ya finalmente te pediría que la próxima vez que pases por CyD a comentar aportes algo interesante (si puedes, si no siempre es mejor mantenerse callado para por lo menos dejar espacio a la duda) sobre el tema de la entrada, porque eso de mezclar las churras con las merinas como tú haces únicamente demuestra poco estilo (por no decir otra cosa más fuerte), algo así como si tú estás hablando con un compañero de trabajo y llega otro y dice “por cierto ¿cómo veis que seáis conocidos popularmente como los simples?”

  6. Rawandi
    7 septiembre, 2016 en 21:12

    Anxova, el capitalismo no es malo, siempre que vaya unido al respeto por los derechos individuales. El problema de China es precisamente que tiene capitalismo, y por tanto desarrollo, pero sin derechos individuales. No olvidemos que China estaba aún peor bajo el comunismo, ya que entonces ni podía desarrollarse ni tenía derechos individuales.

  7. Marian
    7 septiembre, 2016 en 21:38

    Me permito comentar que CRISPR-Cas es una herramienta de edición genómica descubierta en bacterias. CRISPR-Cas viene a ser una especie de sistema de defensa de las bacterias contra infecciones por virus, vamos, una especie de sistema inmunitario bastante “apañado”.

    Si no me columpio, se ha conseguido inmunizar a bacterias contra resistencias a antibióticos por lo que tal vez se abra una posibilidad para tratar de “recuperar” los estropicios que hemos venido cometiendo en las últimas décadas.

    Si bien no deja de ser una solución “sub-óptima”, ya que lo más sensato, lo que dicta el sentido común, es no jugar con los antibióticos puesto que no son caramelos y, por otro lado, tampoco sabemos, a día de hoy, si CRISPR-Cas resolverá este innecesario problema que nosotros mismos nos hemos regalado.

    Salu2.

  8. 8 septiembre, 2016 en 8:06

    Mensajero, estoy con Ateo, antes a quien ponía en duda las ideas hegemónicas dictadas desde los creadores de supersticiones se le quemaba tras una dura tortura. Por ahora no hemos llegado a eso, algo hemos avanzado. Pero tu mensaje no debe caer en saco roto ya que contiene una información que no es falsa. De todas formas, cuando dices eso de “conocidos popularmente en Internet….” me pregunto, ¿qué personas forman esos foros de Internet?, ¿los mismos que han elegido a Putin, aquellos que votarán a Trump, los que protestan mucho en la red pero que cuando se les convoca a una manifestación se quedan chateando en casa o los que no dejan de votar a políticos corruptos en o quizás son otros capaces de pensar por sí mismos y valorar sus afirmaciones? Ahí está la clave.

    PD: Si un científico escéptico es calificado de Ciencinazi entonces, ¿cuál es el término que se debe aplicar a un científico que no es escéptico, ¿creyente, sumiso?

  9. loremff
    8 septiembre, 2016 en 10:17

    Mensajero, ¿conoces la Ley de Godwin?

  10. 8 septiembre, 2016 en 10:51

    Como decía Monod un científico que no es escéptico sólo puede ser un esquizofrénico.

  11. 9 septiembre, 2016 en 3:59

    Hola, Rawandi. El problema en lo que dices, es saber qué significa exactamente “respeto por los derechos individuales”. El capitalismo en la era de la socialdemocracia, cuando se pretendía cuidar un poco a las clases trabajadoras (la época del “estado del bienestar”), ciertamente no era tan, tan malo. No es que fuera bueno, porque los problemas seguían latentes y las crisis económicas no se abolieron.

    Pero en la época actual, después de la “revolución conservadora” en la que ha entrado con fuerza el Neoliberalismo, algo como “respeto por los derechos individuales”, si te refieres a lo que imagino, no existe, y de hecho los pocos restos de eso que quedan se van borrando a golpe de reformas legales. Lo primero es saber a qué te refieres con respeto y con “derechos individuales”, porque año tras año el neoliberalismo va borrando absolutamente todos los derechos de las clases no privilegiadas. Desde hace tiempo hay voces que predijeron la “fascistización” del capitalismo como algo inevitable en su evolución, y que el capitalismo poco a poco iría convirtiéndose en una suerte de neofeudalismo. Las distopías literarias y sobre todo cinematográficas predijeron con pavorosa exactitud el fenómeno del que habla ateo666666 en este artículo. Las exageraciones satíricas de películas distópicas como “Robocop” son ya una realidad en gran medida. Las grandes corporaciones ya hace tiempo que tienen más poder que muchos gobiernos, y de hecho cada vez más, intentan tener no ya un control en la sombra, sino a las claras. Algunos puntos del TTIP por ejemplo proponían que las corporaciones transnacionales pudieran no ya librarse de sanciones de los gobiernos, sino directamente ser ellas las que juzgaran y sancionaran a los gobiernos díscolos.

    China es un régimen capitalista de estado. Esto significa que el estado dirige la economía, pero no es una economía planificada, sino desbocada, totalmente capitalista. Los chinos no sé si están muy de acuerdo con que han mejorado o cambiado tanto desde los tiempos antiguos. En realidad se podría decir que esta etapa capitalista es una evolución del régimen que comenzó con Mao y que posteriormente se fue transformando en otra cosa para bien y para mal.

    El capitalismo en su evolución hacia el neoliberalismo ha llegado a ser mucho más voraz. Lo que caracteriza a este sistema es su depredación de absolutamente todo. Cuando ya no es posible seguir esquilmando unos países para beneficiar a otros, porque ya todo es global, cuando ya no quedan muchos recursos naturales que explotar empieza a canibalizar a la propia humanidad. La indolencia y psicopatía empieza a ser una característica del propio sistema. Se legisla para favorecer directamente a unas clases privilegiadas, que efectivamente sí pueden presumir del “respeto por SUS derechos individuales”, pero a costa, como siempre, de explotar hasta dejar morir a todos los que no son de esas clases privilegiadas. Los trabajadores van viendo recortados cada vez sus derechos individuales y de hecho el neoliberalismo ha logrado que la protesta social se vea por parte de las propias clases bajas explotadas y oprimidas como una amenaza a erradicar. Es el sueño de los villanos distópicos: un sistema en el que la propia chusma se encargue de vigilar a la chusma mientras las clases privilegiadas viven literalmente fuera de esa vulgar realidad. Básicamente, estamos dirigiéndonos a un mundo como el de Elysium.

    Yo veo, contrariamente a lo que dices, que el capitalismo no es ya que sea malo, sino que es el sistema más dañino por el que podíamos regirnos. No solamente corta, a la larga, cualquier progreso social, sino también científico y tecnológico. Ya está ocurriendo que los avances técnicos y científicos muchas veces no son gracias al capitalismo, sino a pesar del capitalismo. Por ejemplo, muchas investigaciones no se emprenden porque no resultan rentables a corto o medio plazo. Si el mundo entero hubiera sido capitalista siempre hace tiempo que nos habríamos extinguido, porque el altruismo no tiene cabida en el egoísmo que preconiza el neoliberalismo.

    Y respecto a los derechos individuales, sea eso lo que sea, el capitalismo precisamente es una máquina de pisotear derechos, y simplemente ver que las reformas laborales desde hace años han sido cada vez más regresivas con respecto a los derechos laborales, es un indicador bastante claro. Porque ni siquiera se puede volver a la contención del new deal o del estado de bienestar socialdemócrata del pasado. El neoliberalismo es la evolución natural del capitalismo y una vez le han salido los colmillos al monstruo no hay quien se los pueda volver a meter dentro.

    Hasta sus cimientos. Hay que derribar el capitalismo hasta sus mismos cimientos si queremos simplemente sobrevivir.

  12. 9 septiembre, 2016 en 4:05

    Perdón por el tochazo anterior.

    Sólo un apunte. Esperar que el capitalismo respete los derechos individuales es algo así como esperar que un tirano se comporte bien con sus súbditos. Y lo triste del Neoliberalismo es que ya ni nos suena raro cambiar “tirano” por “empresario” y “súbditos” por “empleados”, ¡o al revés!

  13. 9 septiembre, 2016 en 9:16

    Interesantísimo artículo sobre evolución en bacterias. No os perdáis el video: http://vozpopuli.com/next/89271-desnudando-la-evolucion-de-las-bacterias-resistentes

  14. Rawandi
    9 septiembre, 2016 en 23:29

    el capitalismo es el sistema más dañino por el que podíamos regirnos

    No, Anxova. Desde todos los puntos de vista es peor el comunismo que el capitalismo. La ciencia progresó mucho más en el bloque capitalista que en el bloque comunista, de ahí que este último perdiera la guerra fría. En la China comunista había hambrunas recurrentes que se llevaban por delante a decenas de millones de personas, cosa que no ocurre en ningún país capitalista.

    El capitalismo fue más salvaje en el siglo XIX, cuando explotaba incluso a los niños pequeños, de lo que lo es actualmente. Hay que conservar las conquistas del Estado de bienestar, las cuales solo son posibles gracias al capitalismo.

  15. Javi
    10 septiembre, 2016 en 10:10

    La ciencia progresó mucho más en el bloque capitalista que en el bloque comunista, de ahí que este último perdiera la guerra fría.En la China comunista había hambrunas recurrentes que se llevaban por delante a decenas de millones de personas, cosa que no ocurre en ningún país capitalista.

    Claaaaro, por supuesto el hecho de que tanto Rusia como China empezaran el siglo XX muchísimo más atrasados que los Estados Unidos, o que durante la Segunda Guerra Mundial pusieran la mayoría de los muertos no tiene nada que ver.

    Y en cuanto a que las hambrunas no ocurren en ningún país capitalista…
    Somalia, Senegal, Gambia, Niger, Mauritania, Mali, Burkina Faso, Congo, Uganda y muchos otros países tendrían algo que explicarte.

    Veo que sigues con tus visiones simplistas de Yupi.

  16. 10 septiembre, 2016 en 10:20

    Bueno. Yo no hablé de comunismo. Pero la Unión Soviética, pese a sus defectos, consiguió sorprendentes logros en lo que era un país muy atrasado social y económicamente. La propaganda nos ha hecho creer que el bloque al que pertenecemos ha sido el único próspero y con avances científicos, cuando ni mucho menos ha sido así. Incluso solemos tener la idea de que EEUU derrotó al nazismo, cuando la debacle de Hitler fue gracias a la URSS.
    El estado del bienestar fue una concesión temporal que los estados capitalistas tuvieron que hacer por pura supervivencia, dado que precisamente la URSS existía como referente.
    En cuanto la URSS se diluyó, el estado de bienestar se desmontó. Internamente, en la actual Rusia, cada vez se ve con más nostalgia la era soviética, pues aunque la economía se ha recuperado con Putin, socialmente y en cuanto al bienestar de las clases menos favorecidas, el retroceso tras la caída de la URSS ha sido brutal.

    China es otro cantar, ni siquiera había buenas relaciones entre la URSS y China. Pero pese a todo también se partía de un país muy pobre y feudal y desde Mao ha ido mejorando pese a las barbaridades cometidas por el régimen.

    El capitalismo lleva un siglo haciendo autobombo y casi nos lo hemos creído. Pero no. Es un sistema que necesita la desigualdad y la explotación para funcionar y cuyos principios de resumen en “sálvese quien pueda”, es decir, la ley de la selva.

    En mi humilde opinión, solamente una economía planificada, con elementos socialistas, diferente a la manera Soviética o a la china, en la que se anteponga el “gasto” social (es más inversión que gasto, hasta el lenguaje han pervertido) a los beneficios privados puede llevarnos a un futuro mejor. Mi ideal es la sociedad de Star Trek TNG, no la Rusia de Stalin. Pero si he de ser justo, la URSS estaba más cerca de llevarnos a ese futuro que la UE actual. Vivimos en una locura que se acerca cada vez más a las distopías de la ciencia ficción.

  17. 10 septiembre, 2016 en 11:14

    Rawandi

    El análisis de la eficacia capitalismo/comunismo es muchísimo más complejo de lo que presentas. No se puede comparar directamente el capitalismo con el comunismo por un simple dato objetivo. A principios del siglo XX las potencias capitalistas desarrolladas llevaban varios siglos de expansión colonial (Inglaterra, Francia o Alemania) o continental (EEUU) que les permitía explotar en la práctica a más de medio mundo, extrayendo sus recursos prácticamente gratis y manteniendo los mercados cautivos para los productos de las respectivas metrópolis, con las correspondientes economías de escala. El caso de la industria textil del siglo XIX es paradigmático, el imperio colonial inglés desmanteló la incipiente industria textil de la India, que tenía además la ventaja añadida de asentarse cerca de donde la materia prima, el algodón se producía para favorecer a la radicada en Inglaterra aún a costa de tener que transportar el algodón indio varios miles de km.

    En cambio, en 1917 triunfó el comunismo en Rusia, que aunque era también un imperio colonial continental como EEUU, en la práctica seguía siendo una monarquía feudal del siglo XIII, totalmente atrasada con una economía basada en los siervos de la gleba, desaparecidos en Occidente hacía más de medio milenio y que venía de varias décadas de enfrentamientos civiles. Si a eso le sumamos que tras el triunfo bolchevique la situación pasó a ser de guerra civil en toda su extensión, con el apoyo de las potencias occidentales al bando monárquico y que Rusia se encontraba inmersa dentro de la complicada I Guerra Mundial, el desenlace y el desastre para la todavía nonata economía soviética estaba más que cantado. La paz firmada por el Tratado de Brest-Litovsk en 1918 significó el incremento de la ya terrible sangría de la guerra, puesto que la nueva Rusia soviética perdió millones de km2, el 26 % de su población, el 27 % de su superficie cultivada y lo que es quizás peor el 75 % de sus zonas industriales que pasaron a formar parte de otros países.

    Por supuesto el tratado puso fin a la I Guerra Mundial pero no significó una paz real puesto que el incipiente régimen bolchevique fue considerado un enemigo de Occidente y se creó un “cinturón sanitario” a su alrededor y en donde las operaciones militares de los “aliados” fueron llevadas a cabo por 14 naciones diferentes y devastaron un enorme territorio desde las nuevas fronteras europeas hasta el lejano Extremo Oriente en apoyo de los ejércitos “blancos”, guerra que duró hasta 1922 cuando los japoneses abandonaron sus últimas posiciones en Siberia. Todo ello significó el desastre económico más absoluto, de tal manera que comparando con 1913, en 1922 Rusia había perdido alrededor del 70% de las ya de por sí escasas infraestructuras ferroviarias previas y presentaba un descenso de más del 50% en su producción de cereales, un pérdida de más del 60% de su producción de carbón y un terrible 95% de descenso en la fabricación de acero. En resumen, un país casi feudal pasó en una década a ser poco más que una nación arrasada, aún cuando por supuesto el fin de guerra civil siguió manteniendo la enemistad más o menos activa de prácticamente todos los países que rodeaban a la nueva nación soviética.

    El caso chino es prácticamente idéntico sólo que varias décadas después y aumentado por la mayor capacidad de destrucción de la II Guerra Mundial, guerra que también volvió a devastar nuevamente a la Unión soviética con pérdidas materiales y humanas que probablemente en otro país hubieran significado la vuelta a la Edad de Piedra, daños que sirvieron para que ahora mismo no hablemos todos alemán con el brazo en alto, porque es más que probable que sin las también terribles pérdidas militares nazis del frente oriental la II Guerra Mundial hubiera tenido un resultado quizás diferente.

    Por tanto, tu análisis final de que el comunismo perdió la Guerra Fría porque la ciencia progresó más en Occidente o eso de las hambrunas de China pienso que es demasiado simplista y que no se pueden comparar situaciones objetivamente tan dispares.

  18. 10 septiembre, 2016 en 11:20

    Por cierto acabo de leer (y aceptar) los comentarios retenidos ( no se porqué ahora WordPress manda todos los comentarios a la carpeta de spam) y veo que mis argumentos son similares a los de Javi y Anxova.

  19. 10 septiembre, 2016 en 11:32

    Una reflexión

    ¿Sería hoy en día EEUU la superpotencia que es si en menos de 30 años se hubieran desarrollado en su propio territorio un par de guerras mundiales y una guerra civil, con el resultado de bastantes decenas de millones de estadounidenses muertos, la mayoría de sus ciudades e infraestructuras sistemáticamente arrasadas y varios millones de km2 de sus estados más industrializados (por ejemplo toda la costa este del continente) pertenecieran ahora por ejemplo a Méjico o Canadá?

  20. 10 septiembre, 2016 en 12:07

    Pero de todas formas volviendo al tema de fondo de la entrada, lo que es evidente es que un sistema como el capitalista basado en la obtención de beneficios a corto plazo a costa de cualquier otra consideración social, medioambiental, etc. únicamente nos va a llevar al desastre no sólo económico sino también ecológico más absoluto, a no ser que desarrollemos pronto el viaje hiperlumínico y podamos expandirnos a otros planetas similares para seguir explotando sus recursos hasta el agotamiento como los parásitos que cada vez queda más claro que somos. Siempre y cuando esos planetas no tenga vida inteligente o seamos capaces de exterminarlos o sojuzgarlos adecuadamente como hicimos en su momento con los aborígenes no europeos.

  21. 10 septiembre, 2016 en 21:53

    A ver, Rawandi, solo dos cosillas (veo que otros ya han contestado muy acertadamente tu intervención). La pérdida de la guerra fría, como tu dices, no se debió al mayor o menor progreso científico. Fue el disparatado gasto en el desarrollo y dotación de armamento lo que socavó la economía soviética.

    Por el contrario, y además de lo ya expuesto por otros, Estados Unidos “exportó” su miseria a otros estados, como los de su inmediata área de influencia (Centro y Sudamérica), que pese a ser también sociedades capitalistas, no levantan cabeza. ¿O es que crees la situación generalizada de pobreza e inestabilidad en estos países surgió como los champiñones?

  22. 11 septiembre, 2016 en 0:25

    La ciencia progresó tanto en el mundo capitalista que por ejemplo si no fuera por la vieja tecnología soviética de los Soyuz hace años que la estación espacial internacional (IIS) hubiera sido abandonada. Es más, la IIS puede funcionar gracias a dos módulos principales. El primero Zarya que proporciona la propulsión y la energía inicial del complejo orbital, que aunque fue financiado por EEUU y se considera americano fue casualmente construido y lanzado al espacio por Rusia, de ahí su nombre nada inglés. Y el segundo el módulo de servicio Zvezda que sirvió como

    “la temprana piedra angular para el primer habitáculo humano de la estación. El diseño de este módulo deriva del de las estaciones Saliut. El módulo proporciona los primeros habitáculos de la estación, los sistemas de soporte de vida, distribución de la corriente eléctrica, sistema de procesamiento de datos, sistema de mandos de vuelo y sistema de propulsión. También proporciona un sistema de comunicaciones que incluye capacidades de comando como regular el vuelo.”

    Ambos módulos son postsoviéticos en cuando a edad, pero más rojos que la bandera de la hoz y el martillo en cuanto a su diseño.

  23. 11 septiembre, 2016 en 13:32

    Ateo666666, estas respuestas tuyas son A P A B U L L A N T E S. Me quito el sombrero, es que son de por sí otro artículo interesante.

    A mí me parece que una cosa que solemos ignorar, en parte porque estamos inmersos en ello, es el poder de la propaganda del sistema. Evidentemente no es un invento capitalista. Es tan antiguo como los primeros bajorrelieves que representaban al gobernante como un dios, al menos. Pero es curioso que en tantos y tantos aspectos la cruda realidad sea TAN absolutamente opuesta a la propaganda que la envuelve constantemente.

    Por ejemplo, en recientes encuestas, la gente ¡en Europa! opinaba en su mayoría que la intervención de EEUU había sido crucial para terminar con el nazismo. Se tiende a exagerar la importancia del desembarco de Normandía e ignorar o minimizar, por ejemplo, el punto de inflexión absoluto que supuso Stalingrado. Repite muchas veces una mentira y se acabará convirtiendo en verdad.

    Lo mismo ocurre, como bien señalas, con la exploración espacial, en la que solamente una fuerte inversión de dinero y empeño político hizo posible que EEUU tomara la delantera a Rusia con el viaje a la Luna. Porque antes era terreno casi exclusivo de los soviéticos… O las vacuna de la viruela, ofrecida al mundo sin licencias, o los héroes de Chernobyl, sin los cuales la cosa no hubiera terminado igual. Todas estas aportaciones son sistemáticamente silenciadas o ignoradas. Es evidente que no todo estaba bien en la URSS, pero comparativamente hablando me parece una etapa heroica y emocionante de la humanidad, que en ese espacio de tiempo, simplemente al explorar un camino diferente logró metas increíbles.

    Curiosamente en la valoración del bloque soviético se hace siempre un balance hipernegativo, diciendo que si ha fracasado el sistema y como que ya es un camino que no se debe volver a explorar. Y en cambio, frente a los más que evidentes fracasos del capitalismo triunfante, que cada vez nos llevan a situaciones más extremas y con un saldo de decenas de países arrasados y esquilmados miserablemente, ninguna voz saca la conclusión de que quizá ese sistema ha fracasado y no debemos repetir los errores.

    Se quiere dar la impresión de que el capitalismo y el neoliberalismo son algo natural y que no cabe alternativa. Pero sí la hay. Solamente que la inmersión en pura propaganda a la que nos somete este sistema (que Orwell o Huxley predijeron con terrorífica precisión) hace que ni nos demos cuenta.

  24. 11 septiembre, 2016 en 17:59

    Respecto al esfuerzo para la victoria en la II Guerra Mundial valga la siguiente gráfica que resume las bajas militares de la Alemania nazi y sus aliados separadas por frentes. En la práctica, hasta 1944 Hitler y sus secuaces no se enteraron de que había guerra en Occidente, mientras que hasta ese momento la sangría del frente oriental les había causado unos 3 millones de soldados muertos. Incluso en los dos años finales de la guerra las bajas de militares fascistas en el frente occidental fueron de tan sólo el 35% de las del frente oriental (0,8 millones frente a unos 2,3 millones). Si se tiene en cuenta toda la guerra las bajas de soldados nazis y sus aliados en el frente occidental representan un más que escuálido 13% del total de bajas militares.

    imagen1

  25. Rawandi
    11 septiembre, 2016 en 21:19

    Anxova ha mencionado Chernóbil. Semejante desastre nunca hubiera podido suceder en Europa o en EEUU. Únicamente podía suceder en la siniestra y chapucera URSS, que sí, que sin duda puso muchos muertos en la II GM, pero que a fin de cuentas no dejaba de constituir un sistema totalitario, casi igual de perverso que el totalitarismo nazi.

  26. 12 septiembre, 2016 en 10:30

    Chernóbyl no ha sido el único desastre industrial o ecológico en el mundo. Sí el mayor, pero no el único (Bhopal, Fukushima…) y si comparamos condiciones de trabajo, obsolescencia industrial, etc, el tercer mundo, enteramente capitalista y cuyas grandes empresas son casi sin excepción de países ricos capitalistas del primer mundo, el balance tampoco es tan claro. La URSS podía ser siniestra y chapucera en algunos aspectos, pero no más que USA, por ejemplo. Esas comparaciones entre el comunismo y el nazismo no dejan de hacerme gracia. Hay incluso un vídeo de estos de “El Hundimiento” en el que la famosa escena tan parodiada tiene como tema que el Führer se entera de que igualan en Internet su régimen con el de Stalin.

  27. 12 septiembre, 2016 en 10:50

    Rawandi, lo que ocurrió en Chernóbil fue espantoso. Tanto por la chapuza que llevó al desastre como por la forma en el mismo fue tratado. Quien quiera saber más del tema recomiendo la obra de Svetlana Aleksiévich. Ahora bien, Europa, EEUU y Japón tienen tristes precedentes de desastres ecológicos y vertidos generados por una desastrosa gestión. Desde Fukushima, al golfo de México, desde Alaska a Séveso, desde Harrisburg a la costa de Bretaña. Y eso sin contar las pruebas nucleares repartidas por EEUU, Oceanía o Asia. Si tratas de comparar quien lo ha hecho peor en ese campo, ambos bloques hundirían los platillos de la balanza.

  28. 12 septiembre, 2016 en 13:44

    Respecto a los desastres comentados el de Bhopal se lleva la palma:

    “Se estima que 6.000 a 8.000 personas murieron en la primera semana tras el escape tóxico y al menos otras 12.000 fallecieron posteriormente como consecuencia directa de la catástrofe, que afectó a más de 600.000 personas, 150.000 de las cuales sufrieron graves secuelas. Además, perecieron también miles de cabezas de ganado y animales domésticos y todo el entorno del lugar del accidente quedó seriamente contaminado por sustancias tóxicas y metales pesados que tardarán muchos años en desaparecer.”

    accidente que por cierto fue provocado por Union Carbide Corporation, una de las empresas de productos químicos y polímeros de EEUU más antiguas y con más solera.

  29. 27 septiembre, 2016 en 8:14

    Tomémonos esto con humor. Las bacterias son más y mejores que nosotros. Llevan mucho mas tiempo viviendo aquí y tienen mayoría absoluta: http://www.cristobalaguilera.com/2015/01/bacterias-votantes.html

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: