Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia > Fabricando neandertales y denisovanos

Fabricando neandertales y denisovanos


image_369Una de los axiomas casi matemáticos sobre la ciencia es que lo que en una época determinada se considera ciencia ficción, prácticamente imposible o incluso impensable, puede pasar a ser factible en el plazo de un siglo o incluso de una década. Y ello es lo que está ocurriendo en la actualidad, en donde nos encontramos a las puertas de lo que puede ser una de las mayores revoluciones científicas de la Humanidad que puede alterar y hasta remachar el ataúd de la ya de por sí errónea visión que tiene la mayoría de los seres humanos sobre nuestra supuesta superioridad como especie.

A lo largo de la Historia en numerosas ocasiones se ha afirmado con gran seguridad y casi absoluta certeza conocer los límites “infranqueables de la Ciencia”. Casi siempre estas más que osadas afirmaciones han venido de legos de todo tipo y variado nivel cultural, aunque algunas veces hasta los científicos han intentado poner límites al futuro desarrollo científico. Quizás uno de los casos más llamativos ocurrió en 1920. Así cuando Dr. Robert H. Goddard  presentó un trabajo en el que describía sus experimentos con cohetes de combustible sólido y las posibilidades que se abrían para explorar la atmósfera de la Tierra e incluso el espacio exterior, el más que prestigioso New York Times publicó un editorial que desautorizaba dichos estudios de forma más que ofensiva ya que se argumentaba que

Después de abandonar la atmósfera, el cohete no podría ni acelerar ni mantenerse constante mediante la explosión del combustible. Asegurar un comportamiento así sería negar una ley fundamental de la dinámica y sólo el Dr. Einstein y su docena de elegidos tienen licencia para hacerlo. Que el profesor Goddard, con el apoyo de Clark College y del Instituto Smithsoniano, no conozca la tercera ley de Newton, ni la necesidad de tener algo mejor que el vacío contra el cual reaccionar es absurdo. Sólo parece carecer de conocimientos altamente difundidos a nivel bachillerato.

Por supuesto, cuando en 1969 el Apolo 11 alunizó en el Mare Tranquilitatis este periódico tuvo que escribir otro editorial retractándose de su más que evidente error.

Pues bien en la actualidad nos encontramos en un momento en el cual algo tan impensable hace unas pocas décadas como poder devolver a la vida a nuestros más cercanos primos: denisovanos y neandertales es posible con la actual tecnología de edición genómica. La ya famosa técnica de la CRISPR-Cas9 permite realizar compleja ingeniería genética de manera rápida y efectiva, de tal manera que se pueden insertar, eliminar o intercambiar grandes fragmentos de ADN en células vivas.

crspr_full

Si el objetivo es conseguir un genoma completo de neandertal o denisovano funcional listo para ser implantado en un útero CRISPR-Cas9 es la tecnología que se necesita. Primeramente se podría partir de una célula de sapiens con su dotación genética al completo, genoma que consta de unos 3.200 Megapares de bases (pb) de ADN. Ya que tanto el genoma de neandertales como la secuencia del ADN de los denisovanos se han determinado hace algunos años con gran exactitud, se conoce que las diferencias de ellos frente al genoma de un sapiens es de tan sólo el  0,3%, es decir unos 10 Megapb repartidos más o menos al azar por los diferentes cromosomas.

image_1624_2e-neanderthals

En un reciente trabajo un grupo de investigadores chinos han conseguido intercambiar fragmentos de ADN del orden de 65 Kilopb con la CRISPR. Si suponemos que los cambios entre los distintos Homo se encuentran distribuidos más o menos al azar por todo el genoma entonces se necesitaría realizar unos 50.000 ensayos de intercambio mediante CRISPR para convertir un genoma humano en su equivalente neandertal o denisovano, algo en principio fuera de lugar. Ahora bien, con esta tecnología se pueden editar a la vez varias docenas de genes por alrededor de unos 1.500 dólares norteamericanos por lo que entonces el número de estos experimentos en bloque se reducirían a unos pocos miles. Por supuesto este experimento está ahora mismo fuera de las posibilidades de un grupo de investigación individual, pero con la creación de un consorcio similar al creado para el Proyecto Genoma humano, bien público o incluso privado (¿hay por ahí un Craig Venter dispuesto a saltar a la fama?), por unas pocas decenas de millones de euros bien se podría realizar esta proeza tecnológica, que sin embargo no necesita de ninguna innovación especial sino que con simple fuerza bruta experimental y el mencionado aporte dinerario daría resultados en unos pocos años.

Y la pregunta que surge sería ¿para qué queremos revivir a esas especies Homo primas nuestras? Y la respuesta es más que obvia, los antropólogos llevan discutiendo años por ejemplo sobre si el aparato fonador de los neandertales les permitiría la riqueza de sonidos que posee el lenguaje humano moderno o si esta especie tenía (o hasta qué denisova4grado) capacidad simbólica. Todas estas y muchas más preguntas se podrían responder de manera inequívoca y definitiva con la mera existencia de uno o varios neandertales. Y por supuesto la importancia de este experimento sería infinitamente mayor en el caso de los denisovanos, ya que además de su genoma no conocemos más que un diente y par de falanges de un dedo.

Y ya finalmente este experimento tendría una profunda huella en la psique de nuestra más que egocéntrica especie, puesto que si las diferencias entre nosotros y ellos son tan escasas como los actuales datos parecen sugerir ¿en qué lugar quedaría el supuesto culmen de la vida que es esta especie de primates con poco pelo pero con mucha cabeza a la que pertenecemos?

Yo solamente por escuchar a los siempre tan particulares líderes religiosos de las diferentes creencias debatir interminablemente sobre si los neandertales tienen alma, si los denisovanos puede alcanzar el cielo, si Jesucristo murió también por los pecados de nuestros primos o hay que esperar a un Mesías neandertal estaría dispuesto a pagar de mi bolsillo (en el caso de que acertara un Euromillones de los buenos) la realización de este experimento para el que no faltarían científicos, centros de investigación, vientres de alquiler y clínicas de fertilidad más que dispuestos e interesados todos ellos en pasar a los anales de la Historia con mayúsculas.

neanderthal-jesus-came-to-save-neanderthals-only

Entradas relacionadas:


  1. 9 noviembre, 2016 en 8:33

    Se podría saber más, pero a costa de sufrimiento, en este caso nearthental y demisovano. Y no creo que los resultados iluminaran a la especie para abandonar pensamientos mágico-religiosos ni convencimientos de superioridad. Si la ciencia tuviera ese efecto revulsivo, no existirían ya a día de hoy el racismo, el machismo ni los echadores de cartas. El origen de los pensamientos ilógicos no es la falta de acceso a datos científicos. Espero que si llegan a hacer tal experimento sea con objetivos más compensatorios que “simplemente” saber más.

  2. 9 noviembre, 2016 en 9:03

    1.-No solo la gente inculta: a finales del siglo XIX los físicos pensaban que la física ya estaba completa, que solo dos nubecillas aparecían en el claro horizonte: el fracaso del experimento de Michelson-Morley y la Catástrofe ultravioleta, que dieron luego lugar a la Relatividad y a la Mecánica Cuántica.
    2.-Nuestra superioridad como especie se basa en el egoísmo, que es el argumento más potente que existe: actuamos en beneficio de nosotros mismos.
    3.- La fe pura en la ciencia, sin moral que la cortapise, puede ser más peligrosa que todas las religiones juntas.

  3. 9 noviembre, 2016 en 11:46

    Todas las especies se comportan de manera casi totalmente egoísta y los sapiens no nos diferenciamos en este aspecto nada del resto de los animales.

    Y en la ciencia no se tiene fe sino que se tiene confianza que son dos conceptos casi antagónicos, ya que la fe es un disparatado deseo contrario a la experiencia y a la lógica, mientras que la confianza en la ciencia viene más que avalada por sus resultados.

  4. hectorbolivar
    9 noviembre, 2016 en 11:50

    Sin entrar en detalles de la posibilidad de hacer el experimento, opino que la posibilidad de clonar un neandertal o un denisovano sería algo completamente reprobable. Los neandertales fueron sin lugar a dudas tan humanos como le eramos nosotros hace 100.000 años. En caso de clonar a uno de ellos, ¿lo considerarían un igual de cara a la ley?¿sería un objeto de museo o de circo?¿o un “salvaje” al estilo de Un Mundo Feliz?. Creo que lo que más nos humaniza y nos acerca a los neandertales es que los consideremos como un pariente con capacidades similares a las de nuestra especie y que por tanto (y ahora si a lo mejor apelo al romanticismo) merecen una consideración similar a cualquier otra persona (en un mundo en el que esto tuviera un valor real).

    No tiene sentido zanjar debates sobre si el metacónido del M1 neandertal era mayor o menos a expensas de provocar el sufrimiento en otro ser humano. Y lo digo con todas las contradicciones que pueda tener, pues estoy vinculado a equipos de investigación con ADN antiguo y Evolución Humana, pero creo que precisamente el humanismo es lo que no hay que perder nunca.

  5. 9 noviembre, 2016 en 12:39

    Si a los neandertales o denisovanos clonados se les da los mismos derechos que al resto de los humanos no hay nada reprobable en su vuelta a la vida.

  6. 9 noviembre, 2016 en 16:43

    ¿Cuál sería el destino de esos clones? ¿Solamente serían objetos de experimento y saber si tienen capacidades sociales tan iguales que nosotros? Sinceramente me parecería un acto de sumo egoísmo y pretensiones de superioridad el clonarlos para tales fines ¿creen acaso que se adoptarían a nuestra sociedad? La ciencia desligada de la ética es un juego peligroso y pretender hacer cualquier cosa por demostrar la inviabilidad de creencias religiosas también me resulta tan absurdo como esas mismas creencias.
    Sinceramente me parece que clonarlos es tan fructífero como clonar a un pteredactilo para saber cómo se oía.

  7. 9 noviembre, 2016 en 19:27

    André
    Pues el mismo que por ejemplo los niños que se conciben para servir como donantes de médula para sus hermanos necesitados de transplantes: vivir una vida normal. Seguramente habría muchas personas entre las que me incluyo que estarían encantadas de adoptar un bebé denisovano que a medida que vaya creciendo y se desarrolle física e intelectualmente podrá ir ayudando a conocer más sobre los mecanismos evolutivos. Si se cría como cualquier otro niño, en una familia que le quiera no habrá problema alguno.
    Lo de mi comentario final sobre la religión era sólo pura ironía puesto que no hace falta clonar a un neandertal para exponer los delirios de la religión. Muchos siglos antes de que la ciencia se desarrollara algunos pensadores y filósofos de la Antigüedad ya desmontaron la falacia religiosa utilizando la lógica más básica.

  8. Pocosé
    10 noviembre, 2016 en 9:33

    Aprecio unos problemas éticos que no me siento capaz de resolver. Uno de los más serios es que este experimento llegaría a ser consciente de que es un experimento.
    Si de mi dependiera la autorización, habrían de añadirse al mero incremento del conocimiento otros importantes valores para inclinar la balanza.

  9. Marta Cidoncha
    10 noviembre, 2016 en 9:58

    Hombre, ateo666666, me congratula leer que el experimento que prevees incluye criar a los individuos en el seno de una familia, como a cualquier otro niño (como a cualquier otro niño con suerte, claro). Pero también sigo viendo problemas éticos y gran incertidumbre. Una importante es la probabilidad de que los fetos así engendrados llegaran a término sin presentar alteraciones apreciables, o al menos detectables para los estándares humanos y las posibilidades tecnológicas de la obstetricia, pero luego, al nacer, sí que presentaran problemas, malformaciones, dolores, envejecimiento prematuro… No recuerdo bien y no lo he buscado, pero creo que la famosa oveja Dolly ya presentó algunas alteraciones en vida. Claro, que una oveja no es autoconsciente, al menos que sepamos. Tú mismo dices que se demostraría que son especies capaces de hablar como nosotros… ¿y si no fuera así? No sólo tendrían que asumir que fueron creados puramente en aras del desarrollo del conocimiento teórico, sino además puede que saberse conscientemente una especie más diferente de los humanos de lo que le gustaría a cualquiera.
    La verdad, me cuesta ver en un potencial experimento así tanta analogía con el niño engendrado para salvar a un hermano. Eso es más cercano a donar un riñón, que es para salvar una vida. No me parece lo mismo crear a alguien sólo para saber cómo era.

  10. 10 noviembre, 2016 en 12:22

    Bueno Marta si repasas un poco la Historia de la Ciencia encontrarás que todo avance científico ha estado rodeado de importantes problemas éticos y gran incertidumbre. Y luego echando la vista atrás esos problemas nos parecen a casi todos (puesto que siempre quedan personas ancladas a la Edad Media mental) minucias. El caso de la primera niña probeta puede ser un buen ejemplo.

    Con respecto a Dolly su envejecimiento fue debido a que fue clonada a partir de la célula de una oveja de seis años de edad. Si se hubiera usado como donante una célula proveniente de un zigoto no habría existido ese problema.

  11. 10 noviembre, 2016 en 14:31

    El problema ético no está tanto en el hecho en sí como en la reacción de la propia sociedad. No me cabe la más mínima duda que habría gente dispuesta a cuidar de ese hipotético ser, y aceptarlo como un humano más. Pero tampoco tengo dudas que habría otros mucho más propensos a tratarlo como un bicho raro. Si en el mundo actual son patentes las discriminaciones por motivos tan tontos como el color de la piel o el sexo de las personas, es claramente previsible que también se diera en ese caso.
    Por otra parte, tampoco tengo dudas de su fácil integración en nuestra sociedad, en principio y salvando los problemas expuestos, ya que está confirmado que existió relación entre nuestra especie y los neandertales, y que la consecuencia de ello es que nuestro genoma contiene genes suyos (lo que implica intercambio sexual entre ambas especies)

  12. Miguel
    17 noviembre, 2016 en 11:46

    Comparto tanto las ansias de saber del artículo como las opiniones de los comentarios, pero diría que la sociedad no está (por ahora) preparada para asumir esa responsabilidad. Como ejemplo mediático reciente, ¿qué diría el “nuevo líder del mundo libre”?
    Siempre he estado orgulloso de mi “animalidad”, pero más aún de mi “humanidad”. Lo cortés no quita lo valiente.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: