Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia > Evolución y urbanismo

Evolución y urbanismo


evolution_projectUno de los más grandes errores de los creacionistas es objetar que como las especies, sus órganos y tejidos junto con todos sus intrincados mecanismos biológicos son altamente complejos, por tanto no han podido surgir de la mera autoorganización de la materia siguiendo unas leyes básicas más que simples.

Y por supuesto estas personas cometen un grave olvido, y es el de suponer que en la larga y compleja senda de la vida sobre la Tierra las ballenas, las secuoyas, el penetrante ojo de un halcón, la habilidad motora de los octópodos y el resto de maravillas biológicas que ha desplegado la Naturaleza han aparecido de golpe cuando, como muy bien ilustra el caso del más que llamativo ejemplo de la visión, el largo proceso comenzó de la manera más simple, con una humilde bacteria que cuando desarrolló la capacidad de detectar la presencia de unos pocos fotones y así poder orientarse hacia la luz se disparó, gracias a la parsimoniosa pero más que constante selección natural, todo un tortuoso y nunca terminado proceso que culminó miles de millones de años después en esas maravillas orgánicas capaces de detectar la luz ultravioleta o de distinguir el ligero movimiento de un presa en una noche más que oscura como muy didácticamente nos enseña David Attenborough en este breve video.

 

Quizás para que los no expertos empiecen a entender el proceso evolutivo un buen símil sería el del urbanismo. Si alguien comenta que no entiende como una ciudad como Madrid, Paris, Buenos Aires o el distrito federal de México ha llegado a contar con millones de habitantes que viven y trabajan en cientos de miles de edificios conectados entre sí por calles y avenidas, con sus semáforos, aceras, farolas y paradas de autobús simplemente hay que recordarle que estas grandes urbes no aparecieron de la nada en un par de semanas, sino que son el resultado de cientos de años de continuos y muchas veces imperceptibles cambios desde unos más que humildes inicios, cuando unos cuantos aventureros decidieron establecerse en la orilla de un rio y construir lo que inicialmente era poco más que un puñado de cabañas de madera y paja erigidas sobre un minúsculo terreno recién desbrozado de árboles y matojos, y que tras arduos esfuerzos (unas veces fructíferos pero otras muchas totalmente infructuosos cuando no directamente disparatados) de generaciones y generaciones de seres humanos, poco a poco el poblacho empezó a crecer sin orden ni concierto y sin por supuesto guía urbanística alguna para acabar teniendo palacios y catedrales, rascacielos y puentes, kilómetros y kilómetros de vías terrestres y hasta subterráneas, con un subsuelo lleno de una maraña de tuberías y cables y el resto de las más variadas y complejas estructuras que nadie realizó en su totalidad y que muchas veces ni los mismos que comenzaron algunas de sus partes llegaron a conocer su finalización. Ciudades por otra parte que ni ayer, ni hoy ni nunca estarán completamente terminadas porque seguirán cambiando por los siglos de siglos en una constante y perpetua remodelación sin principio ni final, creándose lentamente nuevas funciones y espacios pero siempre constreñidos por la propia estructura y características previas de esa misma ciudad.

 


Pues en algo parecido se podría resumir el fenómeno evolutivo: la acumulación de pequeños y grandes cambios (muchos de los cuales acabaron simplemente en callejones sin salida) a lo largo de los eones cuya propiedad clave fue que cada uno de ellos permitiera en su momento sobrevivir y sacar partido reproductor a los primeramente más que simples seres unicelulares que bajo la inexorable selección natural pudieron llegar a colonizar todos los ambientes de este inmenso planeta, desde la más profundas fosas abisales hasta los más remotos desiertos y montañas y diversificarse de la manera más increíble en multitud de formas, que dieron como resultado final la casi infinita variedad biológica que todavía en la actualidad ni siquiera hemos llegado a catalogar de manera científica en su totalidad estos tan particulares monos bípedos, simples primates con poco pelo y mucha cabeza, que acabamos de incorporarnos hace un instante geológico al gran teatro de la vida que lleva representándose desde el principio de los tiempos en este insignificante pero a la vez más que sorprendente planeta llamado Tierra.

P.D.

Entrada previamente publicada en el blog personal del autor: “Diario de un ateo”.

Entradas relacionadas:

 


  1. 3 diciembre, 2016 a las 22:25

    No me gusta utilizar un argumento ad hominem contra los creacionistas, pues ellos tampoco lo merecen. Pero es razonable pensar que su motivación no es intelectualmente honesta, sino que reside en el temor a la posibilidad de que su alma no sea inmortal. En sus razonamientos, este temor es la premisa oculta.

  2. logos77
    4 diciembre, 2016 a las 0:41

    ¿Cómo pudo evolucionar la primera célula mas simple, procariota y sin nucleo, a otra mucho mas compleja y con nucleo, la eucariota? ¿Como puede algo con mucha menos información genética convertirse en algo sin dicha información? Ridículo! Elemental, querido Watson.

  3. 4 diciembre, 2016 a las 2:15

    La complejidad, entonces, sí pudo aparecer gracias a procesos inmensamente largos como la formación del planeta Tierra y la aparición de vida sobre éste; resulta necesario admitir que todo lo complejo no puede aparecer de la nada ya que necesita de procesos extensos para lograr ser complejo en base a una acumulación. Un proceso inmediantamente dá complejidad a la cosa que se está modelando con tal proceso. Logos77, Sabes algo acerca de selección natural y de cómo nos influye en el silo XXI? Puedes afirmar una cosa en la que sí estés a favor de los científicos evolucionistas y de la ciencia en sí? Admito que algo de verdadera ciencia debe haber en tu mente. Es cierto que los creacionistas tienen temor en su mente? Bueno, el temor se va apenas entras en razón pero las evidencias y pruebas son realmente sólidas que resulta ilógico rechazarlas.

  4. 4 diciembre, 2016 a las 10:22

    logos77

    En general para responder cualquier tipo de duda científica en este mundo cibernético (en donde por cierto todo está accesible a un par de clicks de ratón) únicamente hay que tener un mínimo de interés. Y es que ni siquiera tienes que irte a la Wikipedia, resulta que en este mismo blog se ha tratado el tema:
    https://lacienciaysusdemonios.com/2010/01/24/como-pasar-de-procariota-a-eucariota/

    léete la entrada de Manuel y los links que él ha incluido en el texto y ya tienes un buen inicio. Después podrás profundizar en el tema hasta si quieres convertirte en un experto.

    Pero si hay algo que me molesta profundamente es que desgraciadamente en este mundo interconectado alguien sin la más mínima preparación “piensa” algo y sin pararse a siquiera sospechar que su “objeción” puede estar mal planteada o haber sido resuelta pues se marca un

    ” Ridículo! Elemental, querido Watson.”

    y que se queda tan tranquilo en su prepotente ignorancia creyéndose superior intelectualmente a los varios miles de científicos que llevan años estudiando el asunto. Por ello a veces echo de menos la época preinternet, en donde para que alguien pudiera decir cualquier estupidez tenía al menos que desplazarse y luego allí en vivo, en directo y delante de diferentes personas quedaba constancia de su ignorancia.

  5. 4 diciembre, 2016 a las 14:25

    Llama la atención que la señora Ana (alias logos77), después de tantos años de críticas a la evolución biológica (llegando a comportarse como un troll de Internet en esta cruzada) siga siendo incapaz de contestar preguntas tan sencillas como las que plantea. Eso me hace pensar que o bien no quiere acudir a los lugares donde dichas respuestas están más que explicadas (libros de texto y revistas científicas) o bien su ideología político/religiosa le impide aceptar como básicos los conocimientos científicos que la humanidad ha obtenido en los últimos siglos (y aquí no sólo hablo de biología, sino también de física, historia, antropología, arqueología o filología). Leyendo su blog se deduce que hay una mezcla de ambas cosas, con lo que argumentar con alguien que sólo admite SU respuesta es inútil. Es como discutir con un ultra de un equipo de fútbol, su “forofismo” les ciega.

  6. 4 diciembre, 2016 a las 18:20

    logos77 es la prueba fehaciente del daño que produce el tristemente famoso virus de la fe: una persona que a pesar de vivir en el siglo XXI y usar las más modernas herramientas tecnológicas, sin embargo es una analfabeta científica equiparable a esos profetas de la más remota antigüedad a los que venera tan sumisa como ignorantemente. Y desgraciadamente, a diferencia de esos pobres iluminados judíos que vivieron en una época oscura y por tanto poca o ninguna culpa tienen de sus más que evidentes delirios, logos77 no tiene excusa ninguna para permanecer aferrada a la más pura demencia religiosa. Es por ello que el adoctrinamiento religioso debería ser considerado un maltrato infantil tan punible como la privación de comida o las palizas a los niños.

  7. 4 diciembre, 2016 a las 18:47

    Es curioso, la Biblia en Mateo 7:15 ya habla de los lobos con piel de cordero, recogiendo en ese texto tan antiguo algo propio de la propia especie humana. Hay muchos logos77 en Internet, la inmensa mayoría de ellos no tiene ni la más remota idea de cómo funciona la ciencia y siguen las proclamas de una serie de pastores que dictan sus métodos. Esos pastores suelen ser profundamente deshonestos, no entienden tampoco nada de ciencia (aunque alguno de ellos haya obtenido certificaciones académicas en alguna disciplina científica) y usan textos religiosos (adaptados al mundo actual) para criticar todo aquello que va contra sus creencias. Un antiguo lector de este blog se ha dedicado a recoger la deshonestidad de algunos de esos personajes; aunque dicha persona pretendía realizar un blog divertido, la verdad es que produce una profunda tristeza comprobar hasta donde puede llevar el fanatismo religioso: https://logos77jolimu.wordpress.com/

  8. 6 diciembre, 2016 a las 20:40

    Y como muestra de esa deshonestidad de Logos77 se encuentra el hecho de que ella en este medio pudo (hasta que me cansé) exponer todo lo que quiso, cada cierto tiempo (como ha hecho ahora) vuelve con sus preguntas o sus sermones, pero cualquier comentario que la contradiga en su blog es sistemáticamente borrado. Es es el caso de Armando, una persona que simplementemente debatía mostrando la contradicción que supone hablar de “ciencia de la creación” cuando ésta no emplea ninguna de las herramientas que maneja la ciencia. Tras un número pequeño de intervenciones, Ana le ha espetado: “No es necesario que respondas mas, ya veo cual es tu intención al venir aquí.” Y no sólo eso, cuando alguien le hace notar que ha escrito algún post absurdo demostrando su desconocimiento de cualquier área científica, el post y todos los comentarios son eliminados para mostrar “su perfección”. En fin, no quiero perder más tiempo con personas así.

  9. Estampida
    10 diciembre, 2016 a las 20:26

    Lo más sangrante de todo es que aquellos que creen sin ver, sin pruebas luego esperan ‘ver’ algo al microscopio al momento, porque claro, si no lo ven, no lo creen. Una absoluta contradicción en sí misma. Exigen demostraciones a los demás cuando ellos no necesitan ninguna para con sus creencias que vienen de un libro reeditado y parcheado mil veces de profetas desconocidos en fechas inexactas, cuando hay libros y publicaciones científicas a punta pala, de gente conocida, con experiencia y métodos contrastados. Siempre los he visto como ni-nis “a mi pónmelo fácil que eso de leer es mu’ cansao. Un libro que me lo explique todo y déjame de lios”. Pero luego usan la tecnología, no se desplazan en carreta, ahí la ciencia si que mola. Son mas cucos ellos…

  10. Estampida
    10 diciembre, 2016 a las 21:47

    Manuel
    Las cosas del blog que has puesto no es que sean de fanático, es que son de tonto con capirote. Hay cosas del tipo “Mira la avispa no pica a la cigarra! La prueba de que Dios es bueno con todas las criaturas!” Whaaaaaat?? Cuando se entere de que la mantis se come la cabeza del macho en plena cópula se nos muere (y eso que es religiosa, chistaco)… Tanta tontería junta debería ser ilegal, de prisión sin fianza y privación de descendencia.

  11. 12 diciembre, 2016 a las 17:32

    Estampida, hace mucho que me hice una idea de los epítetos que definen a esa señora. Pero si los escribo parecerá que, más que describir a alguien, la esté insultando. Así que lo mejor es que cada uno vaya al enlace y se forje por sí mismo el calificativo que mejor la describe. Porque tú has puesto un ejemplo, pero hay taaaaaaaantos 😦

  12. Abraham.
    20 diciembre, 2016 a las 11:35

    Me ha llamado la atención el vídeo. Mola. (Museum of London Archeology)

    Por otro lado, la comparación no es del todo justa. En el caso del urbanismo, más pronto que tarde, hay una autoridad que decide dónde construir y dónde no y qué infraestructuras son realmente necesarias. Hay cierta inteligencia involucrada en el proceso. Por ejemplo, la construcción de murallas puede ser una respuesta de los dirigentes de la población a los continuos ataques de bandidos, sufridos o previsibles. En cambio la invención de la ‘piel’ en un organismo vivo, más que intencionada, parece fruto del azar y luego reproducida por sus ventajas.

  13. 20 diciembre, 2016 a las 19:13

    Abraham

    Por supuesto que no son realidades idénticas, simplemente es un ejemplo para que personas totalmente profanas puedan empezar a comprender los procesos autoorganizativos biológicos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: