Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina > EEUU permitirá vender material de atrezo como productos verdaderos si la etiqueta advierte de que no hay pruebas de que dicho material funcione

EEUU permitirá vender material de atrezo como productos verdaderos si la etiqueta advierte de que no hay pruebas de que dicho material funcione

5 diciembre, 2016

carcasa-pcEn un sorprendente giro con respecto a sus obligaciones de control, la Comisión Federal de Comercio de EEUU va a permitir que se comercialice en todo el territorio estadounidense cualquier producto que exteriormente se asemeje a otro existente en el mercado como si fuese verdadero, aún cuando el nuevo producto sea una simple carcasa vacía sin nada dentro, siempre y cuando las empresas fabricantes adviertan en su etiquetado de que no existen pruebas científicas de que estos artilugios de atrezo funcionen.


Así, en lo que únicamente se puede considerar un despropósito en toda regla, la agencia estadounidense encargada de velar por los derechos de los consumidores va a permitir a partir del próximo 1 de enero la venta de electrodomésticos sin motor, coches y camiones sin depósito de gasolina, aviones sin turbinas ni cuadro de mandos, ordenadores y smartphones que sean simples carcasas vacías en donde no haya ni memoria RAM, ni disco duro, barcos que no floten y cualquier otro artilugio inútil como si fueran los originales, siempre y cuando las empresas fabricantes adviertan claramente en su etiquetado de que no existen pruebas científicas de ningún tipo de que estos “productos” puedan realizar las funciones que se les supone.

Parece ser que la medida se ha tomado para evitar restricciones al libre mercado y garantizar la competencia entre las diversas empresas. El hecho de que esta Comisión considere que la simple advertencia en el etiquetado de la inutilidad de estos nuevos productos engaño es garantía suficiente para el consumidor ha levantado todo tipo de críticas en las más diversas asociaciones ciudadanas, puesto que como estas empresas podrán hacer publicidad en cualquier medio de comunicación sin tener que incluir esta advertencia podrán confundir fácilmente a muchos ciudadanos que comprarán estos productos creyendo que son equivalentes a los ya existentes en el mercado (y que si toy2funcionan), produciéndose entonces una estafa. Especialmente crítica ha sido la Asociación del Rifle estadounidense, puesto que su portavoz ha advertido que las pistolas de plástico no disparan balas de verdad, y por tanto los ciudadanos que quieran ejercer su legítimo derecho a la defensa personal o las fuerzas de seguridad del país pueden encontrarse en problemas cuando intenten repeler un asalto con estas armas de juguete.

Además esta advertencia en el etiquetado de productos que se venderán como PCs  y no como carcasas de PCs eximirá a las empresas fabricantes de este aparataje inútil de tener que devolver el dinero al consumidor que en justa medida se sienta estafado cuando no pueda hacer llamadas de teléfono con su flamante smartphone alternativo, que no pueda salir de su garaje porque su nuevo deportivo no arranca nunca o que vea como se acumula la ropa y los platos sucios en su casa porque ni la lavadora y el lavavajillas que compró con un 10% de descuento sobre otras marcas ni siquiera pueden coger agua porque no tienen componente interno alguno. Esta nueva ley también permitirá que las estaciones de servicio vendan como gasolina cualquier otro líquido, agua incluida, siempre y cuando exista un cartel en el recinto que advierta de que no existen pruebas de que el líquido con el que el confiado consumidor va a llenar el depósito de su automóvil sirva para nada, augurando graves problemas de movilidad en un país en donde el automovil es omnipresente.

Esta advertencia tendrá también otra importante consecuencia, ya que también defenderá a estas empresas de posibles demandas, puesto que los abogados corporativos argumentarán que el cliente ya conocía estas deficiencias y que aún así decidió libremente comprar el producto por lo que no existe engaño alguno, razonamiento legal impecable que impedirá al juez fallar a favor de esos ciudadanos que no hicieron caso alguno (o no se enteraron) de esas advertencias.
telefono-movil-de-juguete

Así que ya saben, a partir del año que viene cuidado con lo que compran por internet porque lo mismo piensan que se han ahorrado 100 euros con su flamante smartphone de nueva generación y si la empresa que se lo vende es norteamericana, al abrir el paquete que le entrega el mensajero pueden descubrir con horror que es igual a ese juguete que compró en el bazar de la esquina por un par de euros y que hace las delicias de su hijo cuando juegua con sus amiguitos.

P.D.

Por supuesto está historia (dedicada especialmente a una internauta llamada Lili) es totalmente ficticia, aunque lo que sí es completamente verdadero es que en un tema mucho más importante como es el caso de la salud, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos ha tomado esa misma decisión de proteger la venta fraudulenta de pastillas azucaradas como medicamentos mediante la exigencia de que los “productos” homeopáticos adviertan en su etiquetado que no hay pruebas científicas que los avalen.

Entradas relacionadas:

Videos relacionados:


  1. 5 diciembre, 2016 en 2:57

    Si la empresa va a vender, pués que sólo vendan el producto y listo, se evitan costos haciendo demás artículos falsos que son un gasto inútil de recursos y de tiempo. Para qué poner una indicación que diga que el medicamento no es efectivo si es mejor divulgar lo que en realidad es la homeopatía? No tiene séntido vender rollos de cartón para decir que no se ha probado su eficacia como alambre o como materia prima para prendas si ya se sabe que ese rollo sólo sirve para sus únicos propósitos y no otros. Gastarse en mentir sin un fin en sí es perder vida, perder voz y cordura.

  2. Estampida
    5 diciembre, 2016 en 8:49

    Me parece muy inteligente la naturaleza del artículo (por cierto, sobra la tilde en ‘está’). No haré spoiler por que me da que esto va a ser divertido. Genial como siempre.

  3. O juan de terzas
    5 diciembre, 2016 en 18:51

    ¡¡¡¡Toma genialidad!!!!!

    Una sugerencia:
    Publica este mismo artículo el dia 28 de diciembre… ¡¡¡excluyendo la Post Data!!!….

  4. Raul Cancela
    6 diciembre, 2016 en 16:50

    Me gusta. Fino sentido del humor, sin despegarse gran cosa de Doña relidad.

  5. Rawandi
    6 diciembre, 2016 en 21:39

    Ateo, en las farmacias de la Unión Europea ya se vende la homeopatía como si fuera un medicamento y a tales productos no se les exige llevar ninguna advertencia sobre su nula efectividad (más allá del efecto placebo). Me parece que en este asunto la Unión Europea lo está haciendo mucho peor que EEUU, ya que las autoridades estadounidenses al menos han decidido tomarse la molestia de advertir a su ciudadanía sobre el carácter pseudocientífico de la homeopatía.

  6. 6 diciembre, 2016 en 23:10

    Rawandi

    De acuerdo contigo sobre lo de Europa, pero tal y como digo en la entrada esta nueva normativa estadounidense limitará, cuando no eliminará, la responsabilidad penal ante futuras demandas.

  7. Manuel
    6 diciembre, 2016 en 23:54

    Me parecería una buena noticia si creyera que el promedio de la gente lee algo de los productos que consume. Ni se diga en cuestión de medicamentos considerando que las personas los toman a ciegas por la recomendación del medico, amigo o familiar. Ahora como bien apunta Ateo las empresas que las distribuyen tendrán un chaleco anti demandas, pues al fin de cuentas ellas están avisando que la eficacia de sus productos no están respaldados por pruebas científicas, por lo que lo esperable es que no tengan ningún tipo de efecto primario ni secundario.

    Lo que se debería de hacer es prohibir la venta de productos directamente fraudulentos como lo son los homeopáticos. Y claro la gente debería poder gastar su dinero en lo que quiera, pero no cuando se trata de una estafa basada en la ignorancia de las personas (o en el mejor de los casos su buena fe).

  8. 7 diciembre, 2016 en 0:07

    “Y claro la gente debería poder gastar su dinero en lo que quiera, pero no cuando se trata de una estafa basada en la ignorancia de las personas (o en el mejor de los casos su buena fe).”

    Hay multitud de leyes que impiden que la gente se gaste su dinero en productos peligrosos. Así nadie se puede comprar un coche sin frenos o una tostadora que pueda producir un incendio porque el aislamiento eléctrico es defectuoso, porque se obliga a los fabricantes a cumplir unos minimos requisitos de funcionalidad y seguridad. Así tampoco nadie debería poder comprar legalmente (y encima en una farmacia) un “medicamento” homeopático que diga que elimina una infección bacteriana o incluso que cura el SIDA o la malaria:
    https://lacienciaysusdemonios.com/2014/09/16/la-homeopatia-cura-el-sida-desde-un-ipod/

  9. Rawandi
    7 diciembre, 2016 en 1:49

    Ateo, la nueva normativa estadounidense elimina las demandas porque elimina la posibilidad del fraude. No hay fraude en vender un producto pseudocientífico mientras este lleve una advertencia sobre su carácter pseudocientífico. Sin engaño no hay fraude. Y a fin de cuentas el comprador tiene derecho a gastar su dinero irracionalmente.

  10. 7 diciembre, 2016 en 8:53

    Siendo drástico, votaría por una ley que excluyera de la seguridad social a aquellas personas que estén con “tratamiento homeopatético”. Los resultados serían evidentes. Y si no aprenden, que la selección natural siga su curso… Si es que hay niños que por más que les expliques qué es un enchufe, no lo entienden hasta que meten los dedos.

  11. 7 diciembre, 2016 en 11:11

    Masklin

    Sí, quizás se debería permitir elegir entre la medicina científica y la alternativa, aunque sólo a los adultos ya que los niños no tienen la culpa de la ignorancia de sus padres. Ello permitiría un gran ahorro sanitario (y un cribaje evolutivo más que evidente) siempre que quedara bien claro que los adeptos a la pseudomedicina de su elección no tuvieran opción alguna de volver a la científica cuando vieran las orejas al lobo.

  12. Estampida
    8 diciembre, 2016 en 21:32

    Rawandi
    El problema con el ‘mientras se advierta’ y no se especifique el cómo puede dar resultado a cosas como que la advertencia solo pueda ser leida con luz ultravioleta, en braille o vete tu a saber que ocurrencia. Recuerdo que hubo una queja o demanda porque en los anuncios de coches las letras pequeñas pasaban tan rápido que era imposible leerlas. Que regulen cómo advertir de manera que todo el mundo (ancianos incluidos) puedan leerlo de un vistazo sin gafas y entonces hablamos. Otra curiosidad: En el anuncio de Reflex de hace poco, la tipa en la cinta se lesiona, se echa reflex y vuelve a correr como si nada, con la misma ropa y peinado, pero arriba en pequeño se ve sobreimpreso “Varios días después”.

  13. Rawandi
    8 diciembre, 2016 en 23:52

    Estampida, lo que comentas es de puro sentido común. Supongo que las autoridades estadounidenses sabrán cómo especificar las condiciones de la advertencia de tal modo que la industria homeopática no pueda recurrir a ninguna jugarreta.

  14. 14 diciembre, 2016 en 0:31

    Excelente post Ateo, la verdad es que aparte la etiqueta debería decir en rojo, bien grande “No es diferente de un PLACEBO”, aunque creo que no sería muy del agrado de los vende-chochos.

  15. Abraham.
    20 diciembre, 2016 en 12:08

    Aquí la muletilla para vender placebo parece ser: “Indicado para”.
    Una aspira no cura el dolor de cabeza con un 100% de seguridad, así que en la etiqueta tienen que decir que está indicado para el dolor de cabeza. Lees el prospecto y pone “INDICACIONES”. Si luego resulta que el porcentaje de éxitos es el mismo que el de un placebo, pues el mercado en su infinita sabiduría acabará con las ventas de un producto para el que existen alternativas igual de eficaces y más baratas. De adolescente me creía un libro de autoayuda que aseguraba que diciendo mentalmente algunas palabras con convicción, las cosas sucedían. Por ejemplo, si te encontrabas mal, tenías que decir “¡CURA!”, y en cuestión de minutos notarías una mejora. O no, pero muchas veces era que sí. Placebo más barato que éste no creo que haya.
    Pero me pregunto si el precio influirá en la calidad percibida del placebo. Es decir, si la homeopatía te hace sentir mejor por el hecho de ser más cara.

    No deberías dudar de la capacidad del Mercado para maximizar la felicidad de la gente. Cuestionar su sagrada existencia te llevará a un trágico sendero de perroflauta, sentadas quincemeras y -¡Milton Friedman nos libre!- votante podemita.

  16. Pastafari Renacido
    17 febrero, 2017 en 12:09

    Magnífico, así los Testigos de Jehová podrán volver a vender la Radio Electrónica Biola que todo lo cura, desde el cáncer a las hemorroides pasando por el acné, sin temer denuncias.

    Aunque de qué vamos a asustarnos los más civilizados europeos cuando por acá se venden en las farmacias los productos homeopáticos como si sirvieran de algo y las universidades patrocinan magufadas a diestro y siniestro.

    La humanidad, a veces, parece que da un paso adelante y dos atrás.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: