Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia, Medicina > Superbebés en tan solo un par de décadas

Superbebés en tan solo un par de décadas


gattaca-cartel-lecoolvalenciaGeneraciones de chavales han crecido leyendo comics en donde sus superhéroes favoritos realizaban las mayores proezas y docenas de películas de ciencia ficción nos remiten a un futuro en donde los humanos son más altos, más inteligentes, más guapos y muchas veces más agresivos y hasta letales gracias a manipulaciones genéticas. Pero lo más increíble del caso es que toda esa ciencia ficción pronto puede dejar de ser una entelequia novelada y convertirse en una realidad más que cotidiana.

Porque aunque para la inmensa mayoría de la población mundial parece que no ha cambiado nada, en el año 2013 se produjo una verdadera revolución científica: la invención de la edición génica mediante la ya más que habitual tecnología CRISPR-Cas. Y en estos pocos años que han pasado desde su desarrollo, cientos de laboratorios de investigación de todo el mundo se han dedicado con ahínco y también con el mayor de los éxitos a manipular fragmentos cada vez mayores del ADN de todo tipo de organismos para las más variadas aplicaciones: médicas, agrícolas o industriales.

Y como no podía ser de otra manera, está poderosa tecnología para la manipulación del ADN ha dado un salto cualitativo y se está empezando a utilizar también para modificar embriones humanos [1 y 2], inicialmente para curar o prevenir las más diversas enfermedades. Pero como no se le puede escapar a cualquier persona mínimamente blade_runner___rutger_hauer_by_maxhitman-d399qtjinteligente o versada en ciencia, una vez que la edición génica en humanos sea moneda corriente el siguiente paso será casi inevitable, la controvertida modificación génica de zigotos o embriones en principio sanos y normales para potenciar las más variadas características deseables: inteligencia, salud y porqué no, belleza o cualquier otra cualidad que los futuros padres puedan ansiar para su progenie sin necesidad alguna de jugar con la siempre azarosa y algunas veces más que decepcionante (e incluso hasta trágica) lotería genética consistente en la mezcla aleatoria de cromosomas paternos y maternos producida en la casi siempre placentera reproducción sexual que nos lleva moldeando desde hace unos mil millones de años.

Pero quizás sea el momento de dejar que un experto en el tema, el Dr. Paul S. Knoepfler nos desvele ese futuro no tan lejano que nos espera casi a la vuelta de la esquina, ya que este mismo investigador predice que los bebés “mejorados” a la carta serán factibles en tan sólo 15 años. ¡Bienvenidos al futuro gattaciano!

 

 

Entradas relacionadas:

 


  1. Nikos
    9 febrero, 2017 en 15:17

    Si un agricultor quiere que sus lechugas sean las mas verdes, grandes y jugosas ¿como no vamos a desear que nuestra progenie sea mas esbelta, inteligente, inmune a casi todo y con una esperanza de vida de 120 años? ¿Qué abuela no cree y desea ese futuro para su nieto, aunque las evidencias digan lo contrario?

    El problema es si se gestiona desde el ámbito privado o público. En el primero habrá una clase social nueva: los genricos. En el segundo caso se trata de salud pública y por supuesto debe investigarse. Pero ahí no caben componendas: o investigación pública o privada, pero no las dos a la vez porque los monstruos están detrás de la esquina. Deberia ser como las vacunas, que son eficaces al ser universales.

  2. Miguel
    10 febrero, 2017 en 7:14

    Respecto a las nuevas clases sociales: habrá dos, una de “gen-ricos” y otra de “gen-éricos” …. (perdón, no he podido evitarlo).

  3. victor
    10 febrero, 2017 en 17:25

    ¿el tertuliano de TED es un ‘cientifico’? parece que solo está apelando a la hipocresia, a lo politicamente correcto, además de que nombra a dios en al menos una ocasión. ¿ Que miedo puede tener la gente a la modificación genética en humanos? Será socialmente aceptado el uso para prevenir y erradicar enfermedades, pero cuando se habla de su uso en para una mejora física o intelectual, todos los alarmistas saltan. Pero si analizamos a fondo al cuestión veremos que todas las críticas son hechas desde la hipocresía y el miedo a lo desconocido.Todos los seres vivos, entre ellos los humanos, tienen como único y último propósito la reproducción, hemos evolucionado con la capacidad de poder diferenciar y seleccionar la calidad genética en nuestra pareja sexual, podemos detectar todo tipo de mutaciones y defectos genéticos a simple vista, y generalmente nos parecen no atractivos. Los animales con reproducción sexual buscan a la mejor pareja posible para mezclar y mejorar sus genes con los del compañero elegido. Lo atractivo coincide con lo sano y lo exitoso, lo proporcionado es sinónimo de calidad y de funcionalidad mecánica, la simetría sinónimo de calidad de replicación celular. Hasta hace pocos años, la manera que teníamos de conseguir la excelencia genética era encontrando el mejor compañero posible, con quién compartir genes y crear descendencia mejorada, sin embargo gracias a la edición genética, todos podríamos tener acceso a esa mejora sustancial sin tener que conseguir esas parejas perfectas que TODOS deseamos. A todos nos atrae la belleza, aunque no sea la única virtud a valorar , SEXUALMENTE hablando es primordial junto con el olor corporal, otro indicativo de la salud y potencial del compañero. El miedo a la edición genética está basado en esa creencia de llegar una sociedad en que se discrimine al que no es perfecto…Pues bienvenidos al presente, donde ahora mismo está sucediendo eso mismo a todos los niveles. TODOS juzgan y menosprecian inconscientemente a los que consideran inferiores , y los mejor dotados, los inteligentes, los guapos o los exitosos no se mezclan con los que consideran inferiores o no atractivos, porque por tendencia nos atrae lo que supone una ventaja. Las operaciones de cirugía estética, injertos capilares, ortodoncias, quemagrasas, nutricionistas, gimnasios, perfumes, modistas, esteroides anabolizantes, peluqueros, rayos uva, lentillas de colores, depilaciones, tintes, tatuajes, son ejemplos socialmente aceptados de como actualmente todos buscan mejorar su aspecto, camuflar su genética, para atraer a mejores parejas sexuales. Coherencia es lo que hace falta para el progreso de nuestra especie.

  4. Eduardo Baldu
    10 febrero, 2017 en 19:47

    ¿Hipocresía, Víctor? Será la tuya. Es más que evidente que el futuro propuesto es una profundización en la desigualdad. Un proceso selectivo para las clases altas como forma de perpetuarse en el poder, y una profundización en la discriminación. Afirmar que eso ya existe es una verdad de Perogrullo. Es como afirmar que ya que hay ladrones, demos carta blanca a quien quiera robar. Nuestro objetivo debería ser luchar contra la discriminación, no instaurarla como algo connatural al ser humano.
    Que al orador se le noten ciertas tendencias religiosas, es irrelevante en la valoración de las consecuencias futuras de semejantes prácticas. Como ateo no comparto las posibles argumentaciones basadas en la fe, pero eso es independiente de mi valoración negativa para tal opción.
    Por otra parte tengo serias dudas sobre posibles consecuencias negativas de tales prácticas. Es previsible que las peticiones de los padres converjan en unos mismos criterios. ¿No nos llevaría eso a una pérdida de diversidad genética? Si la manipulación genética se enfoca a la prevención de las enfermedades conocidas ¿Qué pasará cuando los agentes infecciosos muten? ¿Una diversidad genética pobre no podría convertirse en altamente peligrosa para la supervivencia humana ante tales mutaciones?

  5. 10 febrero, 2017 en 20:23

    El problema de fondo de la mejora genética es recurrente y se lleva desarrollando desde el mismo momento en que empezamos a tener una medicina realmente efectiva. ¿era ético vacunar a los ricos del siglo XIX o a los privilegiados habitantes del actual mundo occidental mientras millones de niños en el Tercer Mundo siguen muriendo a día de hoy de sarampión, de tosferina, etc.? ¿se están generando “castas” de aquellos individuos que pueden acceder a los carísimos trasplantes de órganos, la cirugía avanzada o el reciente y casi prohibitivo tratamiento contra la hepatitis C?

    En resumen, mientras que la medicina no sea accesible a todos los habitantes del planeta siempre ha habido y quizás muy desgraciadamente siempre habrá “ricos” que puedan costearse engañar a la muerte unos pocos años más, pero eso no puede ser un argumento ni para dejar de investigar ni para dejar de aplicar los conocimientos adquiridos sino que por el contrario hay que luchar para esos tratamientos lleguen a todo el mundo estableciendo unos derechos mínimos de todos los ciudadanos.

  6. victor
    14 febrero, 2017 en 0:53

    eduardo parece no comprender el significado de la palabra hipocresía, porque en mi primer comentario no hay más que sinceridad, absoluta y arriesgada, para defender la realidad que en este caso coincide con lo politicamente incorrecto. La verdad, que para algunos es liberadora, parece en este caso dañar su hipócrita, pusilánime y utópica visión de la naturaleza y del ser humano, que no olvidemos sigue siendo un animal dominado por sus genes e instintos.
    Afirmar que la discriminación está sucediendo no lícita que suceda, ni tampoco respalda que se potencie por ninguna vía, sólo resta importancia a la posible consecuencia negativa más citada por los alarmistas como eduardo y amantes del film GATTACA
    La edición genética en humanos dará la oportunidad de hacer lo que lleva haciendo la selección natural en la naturaleza desde el inicio de los tiempos, que es la eliminación de mutaciones perjudiciales en el adn. Esto sucede en la naturaleza por varias vias, entre ellas la muerte de los individuos que presentan tales mutaciones por enfermedad, desventajas fisicas o funcionales, y por la selección sexual. Siempre ha habido, hay y habrá discriminación.
    El futuro de la edición genética sea cual sea su aplicación, no tiene porque llevar a una sociedad mas desigual a la actual, es más viendo el ritmo al que se abarata con crispr, es posible que llegue a ser adoptada por gobiernos para evitar el coste para la sanidad publica que suponen los tratamientos de todas esas enfermedades que serían erradicadas de un plumazo en el momento de la fecundación.
    ¿ acaso einstein tendría que haberse guardado de publicar la teoria de la relatividad por miedo a que se fabricaran armas nucleares? en nuestras manos está el hacer un buen uso del potencial que nos brinda CRISPR .
    La discriminación es inherente a los seres vivos, y si queremos evitar que suceda no hay que limitar la tecnología o la ciencia, habría que reeducar al ser humano, o por que no? ya puestos, eliminarla del genoma…

  7. Eduardo Baldu
    14 febrero, 2017 en 13:20

    Vamos a puntualizar. El uso de la modificación genética para solventar problemas médicos no representa para mí ningún problema.
    Su uso para la mejora de la especie, dependerá de la forma y objetivos adoptados. No tendría inconveniente si todo el proceso está en manos públicas, con objetivos claramente definidos y evaluados en cuanto a su verdadera trascendencia para la especie humana, y su aplicación generalizada sin excepciones ni preferencias.
    Lo que pasa es que me veo venir como realmente será, porque la realidad histórica es que nuestro modelo social y económico no evoluciona hacia una mayor justicia social, sino todo lo contrario. Estos procedimientos, en manos privadas, solo tendrán un objetivo, la constitución de una clase aún más privilegiada y satisfacer el estúpido esnobismo de dicha clase (“quiero que mi hijo/a tenga los ojos azules, quiero que sea muy alto porque quiero que sea jugador de baloncesto, etc., etc.” Es decir, gilipolleces). Y en ese caso me opongo radicalmente.
    Tal como van las cosas, es esta última opción la única posible. Para cambiar las cosas sería necesaria una revolución. Quienes detentan el poder, no lo cederán por las buenas. Así que si “Madame Guillotin” no vuelve a salir a las calles, el futuro que nos espera va a ser cada vez más y más oscuro.
    ¿Te parece esta vez bastante sincera mi respuesta?

  8. victor
    15 febrero, 2017 en 1:04

    Pues desarrollando tu argumento, si realmente se utiliza para mejorar la especie aunque en algun caso sea motivado por la mera estética, tambíen será positivo, porque como aporté en los otros comentarios, el aspecto fisico aunque se le tache de superficial, es en realidad primordial, porque no es más que el reflejo de la calidad del individuo. No es necesario repetir que encontramos bello lo funcional, lo sano, lo simétrico, lo proporcionado, todo cualidades ventajosas para la supervivencia y la felicidad del individuo. Puestos en el caso de que se llegue a usar con estos fines, viendo como se abaratan los costes, será una tecnología demandada y usada por todas las clases sociales. La demanda hará que haya competencia, y la competencia hará que los costes bajen, es ley de mercado
    La cirugía estética quizá empezó como algo que pocos podían permitirse y a dia de hoy son las clases sociales bajas-medias las que más uso hacen de ella, no hay una choni en el mundo sin sus buenas tetas de goma…No aumenta la discriminación, bueno quizá sí pero opuesta, o sea se valora lo natural, al menos por las personas con un mínimo de gusto.
    Dudo que ninguna élite vaya a acaparar el uso de la tecnología dada la expectativa de bajo coste, así que la visión catastrofista que algunos comparten, parece que por lógica no tendría que producirse.

  9. Eduardo Baldu
    15 febrero, 2017 en 12:44

    Es más que evidente que entre tu forma de pensar y la mía hay discrepancias insalvables. Presuponer que la ”ley de mercado” es la mejor garantía para evitar la discriminación es mantener los ojos cerrados a la realidad. Desde la década de los 80, cuando las tesis liberales se impusieron en los modelos económicos, el injusto reparto de la riqueza solo ha ido creciendo. Cada año que pasa, el porcentaje de gente que controla la mayor parte de la riqueza mundial disminuye, y aumenta el desequilibrio entre ricos y pobres. Esa es un realidad constatable, lo demás son filigranas teóricas sobre el papel, que nunca se plasman en la realidad.
    En cuanto a la estética, es subjetiva y sujeta a modas, algo que puede comprobarse comparando los criterios estéticos de distintas culturas a lo largo de la geografía y la historia. Y por supuesto, no siempre ni mucho menos, las preferencias estéticas imperantes son las más deseables para la especie humana (un ejemplo actual: la “marquinha”, resaltar las marcas del bañador, que conlleva la exposición de la mayor parte del cuerpo a los ultravioletas solares).

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: