Inicio > Actualidad, Ciencia > Destruyendo las mentes científicas desde pequeños

Destruyendo las mentes científicas desde pequeños


mafalda enseñanza importanteEl siempre incisivo y muchas veces polémico Michio Kaku define perfectamente en un par de minutos el porqué los niños no quieren ser científicos.

http://tu.tv/videos/destruyendo-las-mentes-cientificas-desde-pequenos

Sin comentarios.

 

 

 

 

 

 

 

Entradas relacionadas:

Videos relacionados


  1. 25 febrero, 2017 en 1:19

    Vi hace tiempo esta entrevista, y estoy bastante de acuerdo con el señor Michio. La devoción nace en uno, pero tiene que estar motivada externamente. Si los acercamientos tempranos a la ciencia se hacen tan aburridos y plomizos y hacen por enseñarla de la forma menos interesante posible, lo que desea el estudiante es quitárselo de en medio y hacer una hoguera con los apuntes.
    Las vocaciones están ahí, y debe ser competencia del educador entreverlas y potenciarlas, a mi parecer, y ejercer la docencia de forma interesante y amena, en todo lo posible que sea hacerlo, es esencial.

  2. Anónimo
    25 febrero, 2017 en 18:54

    Coincido plenamente con la exposición, y no solo en ciencia, sino también en prácticamente todas las áreas del conocimiento.

    Es verdad que ciertas habilidades requieren del ejercicio constante y de una serie de normas que solo con la memorización podremos rentabilizar, pero esas prácticas deberían ser la excepción en la enseñanza. Todo lo demás no debería depender de la memorización.

    Siempre he pensado que un buen profesar es el que, a la hora de exámenes, evaluaciones (o como quieran llamarlo, en la práctica es lo mismo) es capaz de establecer pruebas en las que el alumno, para resolverlas, puede disponer de sus libros de estudio, apuntes, etc., y que la demostración de la comprensión y conocimiento no depende de la pura memorización.

  3. 25 febrero, 2017 en 18:59

    Reblogueó esto en Jaov18's Blog.

  4. 26 febrero, 2017 en 2:26

    Una verdad muy cierta, desde pequeños nos matan la curiosidad por la vida y en algunos casos extremos se va lo importante de ella una misión en ella.

  5. Cienciasponteceso
    28 febrero, 2017 en 0:40

    Me parece una visión muy simplista.
    Dejando a un lado la anécdota de un buen o mal maestro, el principal problema de las vocaciónes científicas es que el saber científico no es inmediato. La desaparición de la cultura del esfuerzo y la inmediatez que rige la sociedad hacen que la construcción del saber científico no esté de moda. Sólo nos gusta el esfuerzo cuando hablamos de un deportista como Nadal pero queremos que los niños no memoricen, no practiquen las habilidades matemáticas…
    La curiosidad viene de serie en niños y adolescentes y hace años que se trabaja en los centros educativos para mantenerla y encauzarla hacia unha respuesta científica pero de los buenos docentes no está de moda hablar. Es cierto que la administración no ayuda con el trato que da a la Ciencia ni con la formación de los maestros pero no es la escuela y menos la memorización la responsable del problema, es la sociedad en su conjunto.
    Por cierto, en España las vocaciones científicas tienen mejor salud que en el resto de España. El problema es que después de formar a los científicos los precarizamos y expulsamos no la falta de vocaciones.

  6. 28 febrero, 2017 en 10:01

    Cienciasponteceso

    No es simplista. Si reflexionas detenidamente la enseñanza poco o nada ha cambiado desde las primeras universidades allá por la Edad Media: clases magistrales, recogidas de apuntes, memorización, etc. Y antes tenía una justificación: todo el saber acumulado estaba escrito en un par de docenas de libros y además el principio de autoridad era dogma, si Aristóteles, Platón o Tomás de Aquino habían dejado dicho algo pues era evidente que era cierto y no había que elucubrar nada.

    Ahora sin embargo ningún ser humano puede llegar leer todo el conocimiento de la fracción más pequeña de la subparcela más nimia de cualquier rama de la ciencia. Y además no es necesario, con un par de clicks en la Wikipedia o yendo directamente al “paper” original de “Science” o “Nature” se accede al conocimiento desde el móvil mientras las olas te mojan los pies paseando por la playa. Es por ello que ahora hay que aparcar el conocimiento enciclopédico y transformar la enseñanza en análisis, reflexión y contrastación, sobre todo cuando estamos bajo total presión del “mercado libre” que nos bombardea con supuestos “expertos” que nos recomiendan comer “Omega Plus Forte con Aminoácidos extraídos de la Guayaba virgen de las montañas del Perú” para mantener huesos y músculos sanos, además de para potenciar nuestro cerebro y nuestra resistencia sexual. Y si a eso le añadimos que internet está lleno de la más disparatada “información” o la enseñanza cambia o acabaremos en un mundo de analfabetos supersticiosos eso sí, con móvil de tecnología tropecientosG.

  7. 28 febrero, 2017 en 10:05

    Por cierto, no sé si hay datos de que la salud de las vocaciones científicas en España es mejor que otros lares, pero mucho me sospecho que no es para tirar cohetes.

  8. Anónimo
    1 marzo, 2017 en 0:44

    yo creo que en realidad Cienciasponteceso no pensó lo que escribió o lo pensó demasiado bien, porque esá comparando a España con el resto de España

  9. Nikos
    5 marzo, 2017 en 10:23

    Entiendo que Michio Kaku introduce el episodio del examen de su hija para la reflexión, pero no deja de ser una anécdota personal.

    Me he dado por aludido, porque precisamente la cristalografía (coleccionaba piedrecitas desde muy pequeño, cuanto mas raras mejor) fué casi la única materia que me interesó de verdad en el colegio. Yo quería saberlo todo de los minerales en aquel momento y quiza fue la única materia en la que puse interés en aprender e ir un poco mas allá de lo que nos exigía el profesor, no solo en obtener el aprobado como en otras asignaturas, sino en buscarlos, clasificarlos y coleccionarlos cuando tenia ocasión de ir al a campo o la montaña. Ese interés infantil por los minerales me llevó luego a querer saber mas de geología, de química y de ciencia en general.

    Claro que mi anécdota tampoco es concluyente, nunca conseguí que ningún amigo compartiera mi particular afición. Quien sabe si a la hija de Kaku lo que le gusta de verdad es tocar el violín.

  10. Óscar
    5 marzo, 2017 en 13:31

    Para mi hay dos problemas claros para que los niños se interesen por la ciencia. Uno es cómo se enseña y el otro es quienes son los “heroes” de la sociedad en la que viven. Haciendo un paralelismo con el futbol:
    Los niños aprenden a jugar al futbol dando patadas a un balon con sus amigos/padres desde que casi tienen edad para ponerse en pie. No tienen ni idea de normas, reglas, no se les sienta en una silla a escuchar a alguien sobre la teoria del futbol… y hasta que no la sepan no pueden jugar. Las normas se aprenden sobre la marcha se asimilan cuando estas jugando. Para eso sirve precisamente el juego en los niños, para que aprendan como funciona todo a su alrededor.
    Además de todo esto los grandes heroes de nuestra sociedad, no son grandes cientificos, son Messi y Ronaldo, con lo cual hay que parecerse a ellos.
    Por su parte las ciencias no se aprenden (normalmente) jugando que es como a los niños les gusta aprender, no se aprende en un laboratorio haciendo experimentos expectaculares y muy sencillos y baratos, que los hay, ni se aprenden paseando por la naturaleza, ni yendo de acampada una noche despejada con un telescopio o sin él, se aprenden sentados en una silla con un libro de texto y con un profesor que hace lo que buenamente puede. A todo esto se le suma lo dicho antes, los heroes de la sociedad no son cientificos, son futbolistas, cuando no gente a la que se premia con su ignorancia haciendose rica en programas de televisión.

    Así que después de esto, a mi lo que parece increible es que quede “tanta” gente que quiera dedicarse a la ciencia.

  11. 29 marzo, 2017 en 12:08

    Cada científico existente es casi un milagro, que sobreviva toda esa curiosidad innata después de años de intentar comprender todas esa infinidad de usos y costumbres sinsentido sin perder el norte de lo importante.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: