Inicio > Actualidad, Escepticismo > Breve reflexión racionalista

Breve reflexión racionalista


En estas fechas, en donde las muestras más superlativas de fervor religioso inundan las calles y plazas de todo el orbe cristiano, quizás sea momento para una más que breve reflexión racionalista.

 

 

 

 

 

Dejando de lado que imágenes como esta de los penitentes de la Procesión de Los Picaos de San Vicente de Sonsierra en La Rioja, declarada por cierto Fiesta de Interés Turístico Nacional (y así nos luce el pelo)

o esta otra que parece aunar el más puro delirio religioso con la siempre refrescante cerveza española

deberían remover las conciencias de cualquier ciudadano mínimamente racional de una democracia avanzada del siglo XXI, hay en esta Semana Santa quizás un elemento mucho más inquietante. Y me refiero a esos pequeñuelos, que sin un atisbo de raciocinio todavía y muchas veces casi sin capacidad para tenerse en pié son adoctrinados de la manera más vergonzosa

incluso también por sus supuestos educadores como esta imagen sacada del blog de la guardería infantil del municipio almeriense de Dalías

en donde para mayor ofensa escriben más que engreídos que

¿Hay algo más importante y valioso que inculcar a nuestros peques nuestras creencias y valores? Así lo están intentando, desde la guardería municipal con mucho esfuerzo y creatividad, recreando a pequeña escala la solemnidad de esta Semana Santa para orgullo y satisfacción de todos los asistentes al acto.

Pues sí, estimados destructores de mentes infantiles, hay algo mucho más importante y más valioso que infectar a las nuevas generaciones con el virus de la ignorancia y la superstición y es enseñar a los niños a razonar desde pequeños, porque como demuestran los más diversos estudios, los niños que son adoctrinados en la superstición pueden arrastrar secuelas, incluso de por vida [1 y 2] aun cuando algunos puedan llegar a ser científicos o incluso grandes científicos.

Entradas relacionadas:


  1. O juan de terzas
    13 abril, 2017 en 9:47

    Ates de que algún místico ente a comentar: A ver, místico de turno; ¿no deberías estar por ahí en una procesión en lugar de venir aquí a dar el c….zo?

  2. 13 abril, 2017 en 15:28

    Reblogueó esto en crist49il.

  3. Manolo
    13 abril, 2017 en 16:30

    Jaja, en el fondo con tu “pequeña reflexión” dejas de manifiesto tu envidia por querer hacer lo mismo: adoctrinar a que enseñen a razonar, pero partiendo de tu ya decidido juicio “Dios no existe” en vez de buscar con total apertura y recabar la verdad para encontrarla, no estas lejos de los fariseos del tiempo de Cristo, vieron los milagros, lo escucharon y todo, pero ellos ya decidieron darle muerte… Así es la sociedad del siglo XXI.

  4. 13 abril, 2017 en 19:33

    Suscribo todas las letras que forman todas las palabras del artículo.
    Vergonzante desde una “guardería municipal”.

    No nos extrañemos, en pleno siglo XXI todos somos muy modernos y tenemos iPhones, pero todavía ponen el grito en el cielo en este país si se plantea eliminar la religión de las aulas, junto con símbolos religiosos.

    También sigo viendo con mucho asombro, cómo padres no practicantes de la religión católica preparan la “primera comunión” de su hijo. Y están preocupados sobre todo (padres e hijos) en que les regalen y les compren la Play Station 4, iPad tablet o similar… (caso verídico)

    Saludos!!

  5. 13 abril, 2017 en 20:37

    Manolo

    En lugar de reírte tan prepotentemente, deberías ser más sensato y reflexionar antes de lanzarte a dejar constancia cibernética de tus más que pobres argumentos. Primero, y esto lo he repetido hasta la saciedad, es que enseñar a pensar no puede ser considerado nunca adoctrinamiento sino educación, pero quizás no seas capaz dentro de tu tonta risa de comprender esta tan importante diferencia.

    Segundo, yo no he decidido a priori que “Dios no existe” sino que en mi más tierna adolescencia después de reflexionar y valorar las “pruebas” que me inculcaron sobre el catolicismo en particular y la religión en general, llegué a la más que obvia conclusión de que todo era un artificio inventado por unos pobres ignorantes del más remoto pasado, razonamiento por cierto nada extraordinario que está al alcance de cualquier persona mínimamente racional, capacidad de la que tú pareces carecer.

    Y finalmente deja que me ría (esta vez con total justificación) de esa tan absurda frase tuya de que hay que

    “buscar con total apertura y recabar la verdad para encontrarla … vieron los milagros, lo escucharon y todo ”

    ya que te informo que esos cuentos de despeñar gorrinos por acantilados, levantar de su tumba a muertos putrefactos y terminar con el negocio de honrados bodegueros no son más que cuentos de viejas solo aptos para débiles mentales entre los cuales pareces incluirte con total prepotencia, a la vez que ignorancia.

    En resumen vuelvo a aconsejarte que antes de dejar constancia de tu más que manifiesta cortedad intelectual bien podrías pensar (si eso es posible) un poquito y así evitar el ridículo más espantoso, puesto que el hecho de que mil millones de personas piensen una imbecilidad no lo hace una virtud sino el más que palpable ejemplo de que muchos tienen la cabeza únicamente para llevar una gorra y encima del revés.

    Y ya finalmente te dejo para que puedas acudir vestido de fantoche y descalzo, arrastrando cadenas a darte latigazos porque así lo requiere tu más que alucinada religión.

  6. josehga
    14 abril, 2017 en 21:12

    Es curioso que estas aberraciones, en este extremo tan institucionalizado, pasan básicamente en Andalucía, único lugar del mundo donde el socialismo es tan católico como las derechas. En cambio, en lugares tradicionalmente católicos como Castilla y León, el laiciso avanza, como en el resto del país.

  7. 14 abril, 2017 en 22:57

    josehga

    Desgraciadamente te equivocas, un par de ejemplos en Castilla León.

    Las secciones infantiles de las 20 cofradías de la ciudad fueron las protagonistas de esta procesión de la Pasión vallisoletana: http://www.rtvcyl.es/Noticia/3BDFDD59-AFDB-5B9C-3FA6A9B387BB21ED/20170409/miles/personas/reciben/castilla/leon/jesus/lomos/borriquilla

    En la Sagrada Cena de Valladolid realizan talleres infantiles para hacer a los niños partícipes de todo lo que implica la Semana Santa: http://www.rtvcyl.es/Valladolid/e1a59941417493eee77b

    La procesión de Villalón de Campos que “todos los niños esperan”: https://www.youtube.com/watch?v=su0Mj_xXljo

  8. 15 abril, 2017 en 0:11

    Hola:

    Hacer esto con los niños pequeños no es sensato pero si práctico. Me explico: el condicionamiento mental es mucho más fuerte a partir del intervalo 5-7 años.

    Se aprovechan de una estrategia evolutiva: los niños muy pequeños están más predispuestos a hacerle caso a lo que les digan los adultos ya que de esa forma incrementan sus probabilidades de supervivencia. Si en la antigüedad, por ejemplo, se les decía que no se acercaran solos al Nilo porque habían cocodrilos, la inmensa mayoría no lo hacía. Lamentablemente, también sirve para creerse las supersticiones propias de su comunidad.

    El dogmatismo, que significa en latín enseñanza de la fe cristiana, es la manera más potente para que los jerarcas de la iglesia sigan influyendo en millones de personas en el mundo a partir de su ideología.

    Saludos.

  9. 15 abril, 2017 en 3:18

    Y la gente acepta estas cosas como “las buenas costumbres”… triste, muy triste.

  10. Eduardo Baldu Gil
    15 abril, 2017 en 12:32

    Manolo, la única conclusión que puedo sacar de tu entrada es que eres tonto, muy tonto. Adoctrinar es inculcar ideas o creencias. En esencia es totalmente contrario a enseñar a razonar, a que prevalezca el uso de la razón. Las religiones son, por su forma de imponerse y por sus contenidos, totalmente irracionales, es por eso que solo pueden ser impuestas por el adoctrinamiento ciego.
    Al ateísmo se llega tras un largo y complejo proceso de raciocinio, al menos en mi caso y en los casos de ateísmo que he conocido. Y ello incluso cuando nunca hayas sido creyente (como es mi caso) porque inevitablemente te ves sometido a la presión de los propios creyentes que pretenden tu adhesión a sus creencias. Sobre todo si tienes años suficientes para haber vivido el nacionalcatolicismo en todo su esplendor (como también es mi caso). Es por tanto un proceso racionalista, nada que ver con adoctrinamiento alguno.
    Por último, la comparación que haces con los fariseos es, directamente, una doble gilipollez. Doble porque los fariseos no se diferenciaban absolutamente en nada de los católicos más dogmáticos (por ejemplo). Simplemente eran defensores de una de las variantes del judaísmo, y en cuanto a radicalismo y respuesta violenta contra cualquiera que contradijera sus dogmas, en nada se diferencian tampoco de los católicos. Desde los primeros cristianos, las divergencias entre ellos se zanjaban mediante la violencia y la represión, y quien tenía más poder social y político era el que tenía la “razón”. Y sino que se lo digan a Gnósticos, Adamitas, Docetas, Adopcionistas, Encratistas, Ebionitas, Marcionistas, Montanistas, Nicolaítas, Ofitas, Simonianistas, todos ellos solo en los dos primeros siglos.

  11. Luchogonzales
    18 abril, 2017 en 1:25

    Respecto a las críticas del vergonzoso y casi criminal adoctrinamiento de niños y a propósito de Semana Santa, puedo dar mi punto de vista personal como católico practicante y como amante de la ciencia en general.
    En lo personal, he encontrado muy pocos aspectos en los que la razón colisiona con mi fe y en estos casos específicos, las respuestas de la ciencia no son las que me han dado los mejores derroteros.
    Por la naturaleza de estas dudas, la mente solo se queda satisfecha con respuestas que escapan al ámbito de las matemáticas o la física o incluso la psicología, pero este es otro tema…
    El dilema es ¿le debo enseñar valores cristianos a mis hijas o no?, pues la respuesta creo, tiene que ver con lo que soy yo y lo que son mis hijas, de cierta forma, ellas son la trascendencia de mi persona, es decir: de mi material genético (algo enriquecido con el de mi esposa) y de mis conocimientos (al menos en algunos aspectos básicos).
    MIs dos hijas son el producto de dos carreras muy importantes que se dieron hace 8 y 11 años en la que millones de potenciales personas no tuvieron ni premio consuelo.
    Si bien es cierto mis hijas son individuos únicos e irrepetibles, también poseen una herencia genética y también cognósitiva que junto a mi esposoa nos encargamos mal que bien de transmitir.
    A través de esta educación directa e indirecta (a través de sus maestros de escuela) les transmitimos conocimientos que determinarán el éxito de mis genes y los de su madre, por tanto en alguna forma tengo cierto derecho a educarlas para garantizar “mi” supervivencia genética, al menos en una generación.
    Y cuando me refiero al “éxito” no solo me refiero a que lograrán procrear (pues es muy probable que no lo hagan), sino me refiero a vivir una vida plena y feliz, y que contribuyan a que nuestra especie pueda sobrevivirse a si misma y pueda aproximarse al menos un poco a ese modelo ideal de sociedad en la que no existe sufrimiento, ni aprovechamiento, etc.
    Personalmente me he cuestionado seriamente si hago bien en educarlas en mi fe, la respuesta para mi no ha sido fácil, pero igual trataré de explicar la lógica en forma breve: La doctrina se puede aprender fácilmente, al igual que cualquier materia académica. El creer en Dios y tenerlo presente a la hora de decidir sus actos, sin prescindir de la lógica y la razón obviamente, es también una ventaja, al menos por ahora. Hasta ahi todo es sencillo, es tan fácil como darle un dulce a un niño; el problema vendrá después.
    Incluso he llegado a decirle a mi hija mayor que ella está en capacidad de cuestionar todas las cosas que yo creo, porque yo las creo por mi experiencia personal. Que en su momento ella estará en la facultad de adoptar o rechazar.
    Sé que mis hijas crecerán y llegará la edad del cuestionamiento y con ella el rechazo o la reafirmación de sus (o mis) creencias. Si de algo estoy seguro es que para el católico, la salvación no pasa por el simple hecho de ser un cristiano ejemplar, cumplir todos los mandamientos y hacer actos de caridad, sino que por más bautizado que sea uno, la decisión de ser católico es personal e intransferible.
    Por tanto, creo que no se le hace un mal irreparable al niño, más bien creo que un niño que crece en una familia en donde se respira respeto y amor será un niño feliz. Una casa en la que los padres saben solucionar sus naturales diferencias y le enseñan a sus hijos a hacer lo mismo, será una casa digna de imitar. Con esto no digo que en familias de padres ateos no pueda existir el respeto o la felicidad de toda la vida, pero lo que sí se es que el amor químico o biológico de dos humanos normalmente caduca luego de 3 a 7 años, por lo que solo garantiza la solidez de la pareja hasta que el bebe supera su etapa de vulnerabilidad inicial.
    Entonces, qué determinaría que en muchos casos una pareja atea permanezca junta o se “sacrifique” y aguante junto a su pareja por toda la vida, la que tal vez está interesada en un tercer individuo? Tal vez la única respuesta sensata sea: por los hijos.
    Así se entienden las historias de familias unidas en las que el padre se hace de la vista gorda al igual que la madre y el hijo vive en una fantasía hasta que se da cuenta de lo que pasa en la realidad.
    La siguiente pregunta sería: ¿la estabilidad y bienestar emocional de un niño se puede afectar por la separación de los padres? Yo no tengo la estadística pero me imagino que es probable que el niño en la mayoría de los casos sufriría mucho esa separación y dejaría una huella profunda.
    Este es uno de los aspectos que fundamentales que tiene que ver con niños y la formación que ahora se critica. Creo que ya me estoy yendo un poco del tema que por cierto es bastante extenso y da que hablar, pero solo quiero cerrar con una idea; aca los ateos han criticado que el adoctrinamiento cristiano de los niños es vergonzoso pues los hace irreflexivos y prácticamente borregos; pero en la realidad, incluso si Dios no existiese, creo que una sociedad en la que solo se adopte de forma real unos cuantos valores cristianos, evolucionaría rápidamente en todos los ámbitos del conocimiento y la ciencia, además de que viviría en un ambiente de mutuo respeto y armonía. Lamentablemente, la mayoría de las ciudades eminentemente católicas en la realidad solo lo son de nombre, pues conocen muy bien la doctrina que recibieron, pero los individuos no dan ese salto de fe necesario para vivir conforme a lo que predican. Entonces en la práctica la mayoría de católicos terminan siendo ateos funcionales solo que sin curiosidad científica.

  12. 18 abril, 2017 en 8:21

    La verdad es que ante “argumentos” como este tuyo de que

    “El creer en Dios y tenerlo presente a la hora de decidir sus actos, sin prescindir de la lógica y la razón obviamente, es también una ventaja, al menos por ahora.”

    poco queda por decir por el increíble nivel de contradicción que indica ¿cómo se puede enseñar a la vez los absurdos mitos de unos analfabetos de hace varios milenios “sin prescindir de la lógica y la razón obviamente”? salvo que por supuesto que se utilice la famosa disonancia cognitiva:
    http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2012/11/la-disonancia-cognitiva-como-elemento.html

    Eso sin olvidar que es muy poco ético engañar a tu propio hijo ¿le seguirás contando la historieta de los Reyes Magos y defendiendo a capa y espada su generosa prodigalidad navideña siempre?
    Y ya otro argumento tuyo que me ha sorprendido especialmente es ese de

    “incluso si Dios no existiese, creo que una sociedad en la que solo se adopte de forma real unos cuantos valores cristianos, evolucionaría rápidamente en todos los ámbitos del conocimiento y la ciencia”

    Antes de argumentar tan erróneamente te sugeriría que estudiaras un poco de historia de la Ciencia y de la Religión, porque si algo ha hecho el cristianismo con total éxito ha sido destruir el legado racionalista de la antigua Grecia y mantener a Europa durante un milenio largo en la más profunda oscuridad. Ya sé que es un ejercicio de ucronía, pero ¿dónde estaríamos ahora si Constantino no hubiera dejado que los cristianos destruyeran todo el saber grecorromano?

    Y ya para terminar, porque contestarte a todas tus inexactitudes daría para toda una tesis doctoral, no puede dejar de lado ese comentario tuyo sobre

    “¿la estabilidad y bienestar emocional de un niño se puede afectar por la separación de los padres? Yo no tengo la estadística pero me imagino que es probable que el niño en la mayoría de los casos sufriría mucho esa separación y dejaría una huella profunda.”

    porque destila un tufo al rancio y opresor patriarcado cristiano que hiede. Simplemente ¿es mejor que una pareja que ya no se quiere y que muchas veces se odia siga “conviviendo” destrozando sus propias vidas y las de sus hijos durante años como ocurría antes de la legalización del divorcio? ¿los niños no sufren viendo a sus padres odiarse, engañarse, mentirse, etc. todos y cada uno de los días de su infancia cuando el matrimonio está totalmente roto? Nunca dejaré de sorprenderme por la terrible hipocresía cristiana.

  13. Jarenito
    20 abril, 2017 en 11:44

    “adoctrinar a que enseñen a razonar”

    Jajajja, grande Manolo.

  14. Ibrahinm SciMath
    21 abril, 2017 en 1:57

    “pero lo que sí se es que el amor químico o biológico de dos humanos normalmente caduca luego de 3 a 7 años, por lo que solo garantiza la solidez de la pareja hasta que el bebe supera su etapa de vulnerabilidad inicial.
    Entonces, qué determinaría que en muchos casos una pareja atea permanezca junta o se “sacrifique” y aguante junto a su pareja por toda la vida, la que tal vez está interesada en un tercer individuo? Tal vez la única respuesta sensata sea: por los hijos.”
    Error, el enamoramiento o “amor a lo Hollywood” es el que dura 3 a 7 años, y está relacionado con la dopamina mas el amor consolidado, el que viene después, está relacionado con la oxitocina… De todos modos, dejando las bases bioquímicas del amor, lo que importa es que una pareja atea se mantiene junta por la misma razón que otras parejas, se aman y ya. Eso de por sí ya es suficiente… (A menos que, ingenuamente digas que los ateos no somos capaces de amar)

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: