Inicio > Actualidad, Ciencia > ¿Porqué Europa y no China conquistó el mundo?

¿Porqué Europa y no China conquistó el mundo?


¿Cómo es posible que una cultura como la china, que inventó la ganadería, la agricultura y la civilización casi a la vez que los antiguos imperios del Creciente Fértil y que, a diferencia de ellos, lejos de extinguirse continuó desarrollándose durante cerca de dos mil años pudo perder su primacía durante el siglo XV a manos de unos casi bárbaros europeos?

Para explicar esta incongruencia el siempre lúcido Jared Diamond desarrolla una hipótesis en su último libro “Sociedades comparadas“.

La agricultura y la ganadería, los imperios, las herramientas metálicas y la escritura surgieron casi igual de pronto en China y en el Creciente Fértil. La antigua China contaba con grandes ventajas, entre ellas ese inicio temprano de la agroganadería y la civilización, una amplia variedad de cultivos y animales domésticos, una población regional muy numerosa y una pronta unificación del país en forma de imperio. El resultado de todas esas ventajas fue que, en la Edad Media, se convirtió en el líder tecnológico del mundo. En China surgieron antes que en ningún otro lugar del planeta ciertos desarrollos tecnológicos, entre ellos los canales con esclusas, el hierro fundido, las minas de gran profundidad, la pólvora, la cometa, la brújula, la imprenta, el papel y los tipos móviles, el timón en la popa de las embarcaciones y la carretilla. Es decir, la China medieval lideró tecnológicamente al mundo.

¿Por qué perdió ese liderazgo? ¿Por qué fueron los europeos, y no los chinos, quienes se expandieron y conquistaron el mundo? De haber conservado su ventaja, los chinos podrían haber colonizado y conquistado Europa, y los italianos hablarían mandarín, no italiano. ¿Por qué en Roma se habla italiano y no mandarín? Esa es una de las grandes preguntas sin resolver de la historia mundial: ¿por qué la China medieval perdió su liderazgo y no colonizó el resto del mundo?

Hay numerosas teorías. En mi opinión, una clave importante es lo que les ocurrió en la Edad Media a las flotas de exploración chinas, llamadas flotas del tesoro. Entre 1405 y 1433 el emperador chino ordenó zarpar siete flotas, al mando del almirante Zheng He. En comparación con las tres pequeñas naves en que Cristóbal Colón cruzó el Atlántico, de Europa a América, las chinas eran enormes. Las flotas se componían de cientos de embarcaciones de cien metros de eslora o más, con una tripulación total de hasta veintiocho mil marineros. Cruzaron Indonesia y, siguiendo la costa del Sudeste Asiático hasta la India, atravesaron el Índico hasta el litoral oriental africano. Una vez acometidas siete ambiciosas travesías, parecía indudable que la siguiente flota lograría doblar el cabo de Buena Esperanza, bordear la costa occidental de África hacia el norte, descubrir Europa e iniciar la conquista china de ese continente.

Pero no fue así. Nunca hubo una octava flota. ¿Por qué?

La explicación radica en que la única persona de China que podía dar la orden de que zarparan flotas tan enormes era el emperador. Y sus consejeros, al igual que los de los emperadores y reyes europeos, se preguntaban si esas costosas expediciones merecían la pena o suponían un derroche. En 1433 la facción opuesta al envío de flotas ganó una lucha de poder en la corte china. El emperador nunca mandó zarpar una octava flota. Por el contrario, cerró los astilleros y prohibió que sus naves surcaran el océano.

De vez en cuando los reyes europeos también tomaron la decisión de dejar de gastar dinero en costosas flotas. La diferencia estriba en que Europa tenía muchos reyes, mientras que en China solo había un emperador. Cuando ese único emperador decidió no enviar más flotas del tesoro, las exploraciones transoceánicas chinas llegaron a su fin.

Comparemos ahora el fin de las flotas chinas con lo ocurrido en Europa, dividida entre decenas de príncipes, reyes y emperadores capaces de ordenar que zarparan flotas. Al italiano Cristóbal Colón se le ocurrió la idea de intentar llegar a Asia cruzando el Atlántico hacia el oeste en tres pequeños naves. Los príncipes italianos le dijeron: «Está loco». Colón se dirigió a continuación al rey de Portugal, que se limitó a reírse. Después acudió a un duque español, que le dijo: «¡Qué idea más absurda!». Acudió a un conde, también español, que gritó: «¡Qué derroche de buen oro!». En su quinta solicitud, Colón se dirigió a los reyes de España, que al principio le dijeron que no. Pero volvió a insistir. Al séptimo intento de Colón, los reyes de España transigieron y le proporcionaron tres pequeños barcos. Todos sabemos el resultado: con esas tres carabelas, Colón descubrió el Nuevo Mundo, regresó y contó su historia. Luego zarparían más buques españoles, y posteriormente otros de diversos países europeos. Algunos hallaron oro y plata en el Nuevo Mundo, lo que dio lugar a una oleada de exploradores europeos.

En suma, la fragmentación política de Europa brindó a Colón un amplio surtido de duques, condes y reyes a quienes pedir ayuda. Incluso después de que cinco príncipes (duques, condes y soberanos) le dijeran que era un idiota, todavía le quedaban monarcas a los que recurrir. Es decir, la fragmentación política de Europa proporcionó a los aspirantes a explorador o inventor muchas oportunidades de obtener apoyo. Por el contrario, en China, dada su unificación política, solo había una persona a quien pedir ayuda: el emperador. Cuando este decía que sí, el explorador chino conseguía mucho apoyo. Cuando el primero decía que no, el segundo no tenía alternativa.

Esta es la explicación que más me convence de por qué China no exploró y conquistó el mundo y sí lo hizo Europa. Radica en que China ha estado unida durante gran parte de los últimos dos mil años en tanto que Europa no ha estado unida en toda su historia. Ni siquiera genios militares y políticos como Augusto, Carlomagno, Napoleón y Hitler fueron capaces de unificarla.

La razón de que China fuera fácil de unificar y de que en Europa esa labor haya resultado imposible es geográfica. Las penínsulas, montañas, islas y ríos de Europa la han mantenido dividida en múltiples unidades políticas. En China, la ausencia de penínsulas, de islas grandes, de montañas centrales y de ríos que fluyan en sentido radial facilitó la unificación y mantuvo unido el país. En unas ocasiones la unidad es una ventaja; en otras, un inconveniente. Para China, la consecuencia de la unidad ha sido una historia compuesta de vaivenes. En cambio, en Europa una decena de príncipes, en una decena de países, han promovido decenas o cientos de experimentos. A lo largo de la historia, en Europa, pero no en China, algún país acaba encontrando un inventor o un explorador que triunfa, y entonces otros países siguen su ejemplo. La de China es una historia de vaivenes; la de Europa no.

 

Entradas relacionadas:


  1. Julio
    25 abril, 2017 en 12:17

    Yo creo que a parte de la decisión que sólo podía tomar el emperador, en Europa, al estar dividida, acabó sumida en una carrera armamentística.

    Debido a la rivalidad existente entre estados, cada uno buscaba la forma de superar a los demás y cualquier pequeña ventaja era bienvenida en una lucha muy igualada por la supremacía. Ahí los recursos proporcionados por las colonias eran extremadamente codiciados, lo que favorecía la exploración.

    En cambio en china con una sola autoridad central, aislada de posibles rivales como los reinos indios al sur por el Himalaya y con solo unos pueblos bárbaros muy atrasados en comparación al norte, no había muchos motivos por los que buscar esa superioridad. La exploración aquí no estaba favorecida pues tenían un enorme territorio con recursos de todo tipo y poca competencia por ellos.

    Por cierto, también tuvo que ver la caída del Imperio Bizantino, que hizo que los europeos buscaran una forma de llegar a las preciadas especias… que china ya poseía de por si.

  2. pepe
    25 abril, 2017 en 12:21

    Dales 20 años ahora.

  3. Abraham.
    25 abril, 2017 en 13:26

    Ahora que todo está tan globalizado, la ventaja local de la innovación se desvanece. Al igual que Francia e Inglaterra se beneficiaron del descubrimiento de Castilla, China se beneficia hoy de los inventos de europeos y americanos. Y los fabrica más baratos.

  4. josehga
    25 abril, 2017 en 18:26

    El autor Philip T. Hoffman en su libro “Por qué Europa conquistó el mundo”, expresa una idea parecida. Dice que Europa se pasó la Edad Moderna envuelta en guerras entre los diversos Estados que la conformaban, y eso favoreció un desarrollo enorme de la industria militar, más aún con el desarrollo tecnológico a partir del siglo XVIII. Este desarrollo de la industria militar, a partir del siglo XIX, que fue un siglo bastante pacífico en Europa tras las guerras napoleónicas y hasta la 1ª Guerra Mundial, se orientó a la conquista de África y Asia, pese a que en Asia había culturas tanto o más avanzadas que las europeas. Así llegaron a humillar a la poderosa China en el siglo XIX, estableciendo colonias en su territorio y controlando su comercio. Los japoneses, en cambio, forzaron en ese siglo una industrialización al estilo occidental, para poder resistirse a los europeos con sus mismas armas. China impidió esa industrialización, en la que veía un peligro para su sistema imperial, durante un siglo más.
    Todo esto no hubiera sucedido si Europa hubiera estado unida en la Edad Moderna.

  5. apalankator
    25 abril, 2017 en 23:23

    En un artículo titulado “gran problema en la pequeña España” del estupendo blog “después no hay nada” aparece otra teoría nada descabellada en mi opinión.
    Se explica que en China desde el siglo VII u VIII se opositaba para ocupar puestos en la administración imperial, mediante un sistema de exámenes que incluían literatura clásica y caligrafía y conocimientos obre Confucio, con lo que miles de escolares se aplicaban estudiando para conseguir los puestos, mientras en Europa solo algunos habitantes de los monasterios y castillos sabían siquiera leer.
    Este sistema creó una casta de personas cultivadas que compartían una cultura e ideales comunes que ayudó a estabilizar el imperio durante siglos, pero los conocimientos que se examinaban progresivamente iban quedando desfasados, y al final se trataba de memorizarse una lista de reyes, escritores y leyendas de hacía lo menos 500 años, conocimientos del todo alejados de cualquier uso práctico o que hiciera progresar la ciencia o técnica.
    Con toda probabilidad esta casta de intelectuales fue la principal valedora de que estos exámenes permanecieran por muy desfasados que estuvieran, lo contrario sería tirar piedras a su propio tejado.
    Y así fue que un sistema que fue revolucionario en su época se convirtió en el lastre de un imperio que quedó en manos de los potencias europeas que apostaron por la expansión mientras ellos se miraban el ombligo.
    Vamos, lo que lleva sucediendo en España demasiado tiempo.
    Esto solo es un resumen muy breve del magnífico artículo que refiero al principio, del que recomiendo encarecidamente su lectura.

  6. Txema M.
    26 abril, 2017 en 1:19

    Según Jared Diamond: “de haber conservado su ventaja, los chinos podrían haber colonizado y conquistado Europa, y los italianos hablarían mandarín, no italiano”, pero para eso el imperio chino debería haber procurado su expansión por tierras a las que sólo pudiera acceder por mar. Si teniendo a la India a su lado, con sus conocidas e inmensas riquezas, no lo intentó, ni por mar ni por tierra, difícil hubiera sido que tratara de hacerlo en la otra punta del mundo.

    Seguramente China hubiera podido movilizar un ejército inmenso, pero sin garantía de cubrir sus necesidades. Y con la desventaja de no poder contar con un terreno al que retroceder. De haberles ido mal, sólo hubieran podido embarcar, a saber en qué condiciones.

    Me llama la atención el que no aparezca en el mapa de las expediciones navales chinas la que les llevó al oeste del continente americano.

  7. 26 abril, 2017 en 21:11

    Hola:

    Es interesante como la geografía modela el dominio de las civilizaciones. El imperio Inca, por ejemplo, estuvo limitado por la cordillera de Los Andes. En el sur, sólo los Mapuches se les opusieron.

    Esta lucha de facciones en la corte china obedeció a motivos económicos probablemente. Imagino que a favor estarían comerciantes y navegantes, del lado contrario terratenientes y explotadores mineros. Peleaban por la inversión imperial.

    Me pregunto si está confirmado si los chinos llegaron a América y de ser así que flotas fueron.

    En todo caso, es fascinante el alcance de la razón pura por parte del investigador para llegar a estas conclusiones en ausencia de mayor evidencia histórica.

    Saludos.

  8. 26 abril, 2017 en 21:43

    O Zen He si descubrió el mundo tal como era en su época…I los Incas veinte años despues de Zen He exploraron el pacífico (un tal Yupanqui), hasta las filipinas dicen algunos… y veinte años depues los viajes de Colón… hay muchas opciones peró ver a Colón como el primer espía a nivel mundial no me parece descabellado por lo mucho que miente,,,,
    ¿Y que baremos se usan para medir el nivel de conquista mundial? si se usa lo pagados de si mismos quizás si gana Europa…

  9. 27 abril, 2017 en 11:41

    Hitler genio militar y político?

  10. 28 abril, 2017 en 9:43

    Kenia

    Nos guste o nos guste Hitler fue capaz de poner en jaque a medio mundo y sólo porque cometió el mismo error que Napoleón, otro genio militar, de invadir la Unión Soviética ahora mismo no estamos todos hablando alemán y desfilando con el paso de la oca.

  11. Anónimo
    28 abril, 2017 en 10:15
  12. seed12
    28 abril, 2017 en 20:57

    Interesante

  13. Anónimo
    29 abril, 2017 en 14:17

    cristobal colon era español con ñ de coño

  14. Julio
    29 abril, 2017 en 17:20

    A Hitler más que un genio militar y político le veo como un loco, sádico e ignorante que tenía bajo su mando al país más poderoso de Europa y a varios de los genios militares más grandes del siglo XX, como Guderian, Romel, Von Mastein…

    No creo que sea un genio militar por no aprender de los errores de Napoleon, enfrascarse en una guerra que no podía ganar, ¿Cuanto pensaba que tardaría EEUU en entrar en la guerra? ¿De verdad pensaba que podía conquistar el inmenso territorio ruso y a la enorme población que tenía Rusia en menos seis meses? ¿Que estratega no enviaría ropa de invierno a un ejército en Rusia, “para no dar a entender que era posible no tomar Moscú antes del invierno? ¿Qué genio militar no retiraría su ejército de Stalingrado cuando se veía que iba a quedar rodeado y que sólo defendían un puñado de escombros? ¿Por qué atacó Stalingrado (Y se cebó con ella tanto tiempo) cuando eran más importantes la toma de Moscú o de los recursos del Caucaso? (Esos hoombres podía haberlos mandado allí) ¿Un genio militar que se encuentra un posible aliado (El pueblo ucraniano ansiaba sublevarse contra Stalin) y lo intenta matar de inhanición? La lista es extensa.

    No creo que sea un genio político, por que realmente todo le vino a favor en su ascenso, más que méritos propios fueron deméritos de sus adversarios: Partidos políticos alemanes que no lograron una coalición para pararle (Recordemos que no tuvo mayoría absoluta), Franceses e Ingleses que no se pusieron firmes con lo de Checoslovaquia y Austria y encima propiciaron discursos radicales con los términos del tratado de Versalles, Gobierno Aleman anterior a el por permitirle formar un cuerpo paramilitar, Stalin y el pacto de acero que proporcionó suministros a su propio enemigo… la lista es larga tambien.

    En definitiva, creo que Hitler está pero que MUY sobrevalorado.

  15. 666
    29 abril, 2017 en 22:08

    1000 años de historia no líneal de Manuel de Landa, expone ese aspecto y otros tantos sobre le dominio de occidente.

  16. Eduardo Baldu Gil
    1 mayo, 2017 en 12:26

    Ateo, sobrevaloras a Hitler. El ascenso nazi es la consecuencia de una crisis económica no resulta y a la que ni la derecha ni la izquierda son capaces de atajar. En estos casos la demagogia de la extrema derecha siempre arrastra un considerable porcentaje de la ciudadanía. Lo mismo está ocurriendo ahora. Uno de los trucos es crear un enemigo-responsable de todo lo malo que está sucediendo. En el caso del Nazismo fueron los judíos y los eslavos, pero en realidad los nazis son la consecuencia del racismo previo (muy extendido) del siglo XIX, y sus distintas formas de manifestarse (las ideas de Gobineau, el darvinismo social, eugenesia). El nazismo no es un champiñón que surge por casualidad (como a veces se nos pretende hacernos creer), sino la consecuencia de una forma de pensar muy extendida, y por eso muchos de los que, en otros países, después renegaron o se distanciaron de él, al principio simpatizaron con sus ideas.
    Hitler lo que sí tenía era capacidad para el liderazgo de masas influenciables y de escasa formación, y si hubiera dejado el mando de las operaciones militares a sus generales (entre los que se contaban algunos de los más preparados e innovadores) el resultado final de la guerra podría haber sido diferente.

  17. Abraham.
    5 mayo, 2017 en 12:10

    Está bien como introducción a la geopolítica.

    Respecto al talento de Adolfo Hitler, parece ser un gran carisma y unos discursos muy motivadores. También hay que ser un poco estratega político y tener dotes de líder para llegar a liderar una organización política. Que el partido nazi ganaras las elecciones no es únicamente mérito de Hitler, también fue culpa de la situación económica.

    Coincido en que no era ningún brillante estratega militar, pero sí disponía a su mando a grandes militares de la época. Vi en un documental, no recuerdo el nombre, que la razón por la que les pilló el invierno ruso fue Mussolini. Resulta que el amigo italiano decidió ensalzar el ánimo de sus compatriotas conquistando un país europeo, que como habían llegado tarde a la colonización, y Etiopía y Libia sabían a poco quería hacer una demostración mayor de fuerza. Así que se metió en Grecia, que ejército tenía poco, economía menos, pero monte, un montón. Alemania, que contaba con que los italianos le protegieran el flanco mientras iba a por Rusia, tuvo que ir a Grecia a echar una mano. La campaña griega les demoró lo suficiente para que no llegaran a Rusia a tiempo de capturar Moscú antes del invierno. Sin Moscú no hay petróleo (ya habían perdido la opción de sacarlo de Egipto) y sin petróleo los tanques no andan.

    Y así es como, por no coordinarse los aliados del eje, entre otras cosas, se pierde una guerra.

  18. 9 mayo, 2017 en 23:19

    Bueno, es cierto que Europa estaba (y sigue) dividida en naciones pero en cierto modo podríamos decir que si estuvo unificada durante siglos bajo el mando romano que si bien no dominó todo el continente si lo hizo en una zona considerable de este. Tras su caída es verdad que nadie (bizantinos, carolingios, etc…) logró reunificar un territorio europeo equivalente.

  19. Julian
    18 mayo, 2017 en 5:27

    Me encanta la autosuficiencia del autor para sacarse de la manga afirmaciones como:
    “que inventó la ganadería, la agricultura y la civilización casi a la vez que los antiguos imperios del Creciente Fértil”
    Falsisimo, en en Oriente próximo había ciudades hace más 10.000 años cuando en China no había ni chozas.
    ” los chinos podrían haber colonizado y conquistado Europa”
    China nunca fue nada militarmente fuera de China salvo en mongolia. La única batalla que conozco de aquel tiempo entre occidentales y asiáticos fue entre samurais y los tercios. Adivinad quién ganó de paliza (los segundos por supuesto), y los japoneses demostraron ser muy superiores por tierra que los chinos (no tanto por mar). El hecho de que los ejércitos orientales fueran más fuertes en algún aspecto que los occidentales nuevamente es fabulación cortesía del autor.
    “La razón de que China fuera fácil de unificar y de que en Europa esa labor haya resultado imposible es geográfica. Las penínsulas, montañas, islas y ríos de Europa la han mantenido dividida en múltiples unidades políticas.” Supongo que el fuedalismo, el nacionalismo, y la cantidad sin fin de pueblos todos con su lengua y cultura propias no tienen nada que ver. Como en china no hay ríos enormes apenas ni obstáculos geógraficos. Pero bueno nuevamente nos fíamos de tu sagacidad.
    En ningún lugar de Asia en todos sus miles de años de historia se cuestionó el modelo de Dioses, soberanos todopoderosos y súbditos. En ningún lugar de Asia se cercioraron que para conocer realmente la realidad no basta con filosofar, sino que hay que comprobar experimentalmente. Todo ello se dio en Europa y nada más que en Europa (transpirenáica principalmente), y por ello fue Europa y nada más que Europa la que conquisto el Mundo.
    Hoy dia, China e India son gigantes que viven de explotar ferozmente a sus ciudadanos, pero mirad la lista de Shangai de las mejores universidades del mundo. Mirad donde están las diéz mejores, en Europa y su vástago EEUU.
    Seriamente, le aconsejo al autor que se dedique a divulgar ciencia, o si prefiere dar su opinión sobre historia, espero que no pretenda que nos la tomemos con rigor científico, porque es la opinión que ta da un tio que se ha leído tres guías de viajes.
    Por cierto la historia no se considera ciencia, al igual que la psicología, o al menos no hay consenso científico, a sí que no sé qué pinta por aquí.
    Saludos.

  20. 18 mayo, 2017 en 10:34

    “La historia no se considera ciencia, al igual que la psicología, o al menos no hay consenso científico, a sí que no sé qué pinta por aquí.”

    Definición de ciencia extraída de la Wikipedia:

    “La ciencia (del latín scientĭa ‘conocimiento’) es un sistema ordenado de conocimientos estructurados que estudia, investiga e interpreta los fenómenos naturales, sociales y artificiales. Los conocimientos científicos se obtienen mediante observaciones y experimentaciones en ámbitos específicos, dichos conocimientos deben ser organizados y clasificados sobre la base de principios explicativos ya sean de forma teórica o práctica. A partir de estos se generan preguntas y razonamientos, se construyen hipótesis, se deducen principios y se formulan teorías, leyes generales y sistemas organizados por medio de un método científico.”

    Es decir, todo cae dentro del ámbito de la ciencia siempre y cuando se siga el método científico. Por supuesto que la Historia no está dentro del ámbito científico si se sigue “estudiando” como una concatenación de personajes, accidentes y hechos históricos inconexos sin buscar ninguna profundidad, más o menos como cuando Heródoto la inventó. Ahora bien, eso mismo es válido para las ciencias naturales si aceptamos únicamente los métodos de Aristóteles. Y lo mismo ocurre con la psicología o con cualquier otra ciencia social.

    Además el que haya historiadores o psicólogos, como hubo en su momento otros estudiosos de los más diversos campos que defendieran (erróneamente por cierto, recuerda el famoso dilema mente-cerebro que paralizó durante siglos la neurología) que su área de conocimiento es independiente de la estructura científica únicamente indica que algunos quieren seguir como en el Medievo. Pero si repasas un poco de la historia de la Ciencia observarás que el razonamiento científico se ha ido extendiendo como un pulpo multifacético a casi todo ámbito del conocimiento ¡si hasta la religión está siendo estudiada de manera científica!

    Finalmente te dejo otra cita de la Wikipedia:

    “No todos los historiadores aceptan la identificación de la historia con una ciencia social, al considerarla una reducción en sus métodos y objetivos, comparables con los del arte si se basan en la imaginación (postura adoptada en mayor o menor medida por Hugh Trevor-Roper, John Lukacs, Donald Creighton, Gertrude Himmelfarb o Gerhard Ritter). Los partidarios de su condición científica son la mayor parte de los historiadores de la segunda mitad del siglo XX y del siglo XXI (incluyendo, de entre los muchos que han explicitado sus preocupaciones metodológicas, a Fernand Braudel, E. H. Carr, Fritz Fischer, Emmanuel Le Roy Ladurie, Hans-Ulrich Wehler, Bruce Trigger, Marc Bloch, Karl Dietrich Bracher, Peter Gay, Robert Fogel, Lucien Febvre, Lawrence Stone, E. P. Thompson, Eric Hobsbawm, Carlo Cipolla, Jaume Vicens Vives, Manuel Tuñón de Lara o Julio Caro Baroja).”
    https://es.wikipedia.org/wiki/Historia#Historia_como_ciencia

    Así que el cambio metodológico en Historia es imparable.

  21. Kamu Syldeck
    18 mayo, 2017 en 18:56

    No estoy de acuerdo de que haya significativa similitud geográfica entre Europa y China, descartando este aspecto en el desarrollo de las civilizaciones en cada lado del mundo.

    Sólo por dar un ejemplo, consideremos la Grecia antigua. No se pudo desarrollar agricultura como en otros lugares debido a que es muy montañosa, por ello mismo en aquella época no hubo una nación griega. Si habían ciudades-estado como Esparta o Atenas que más encima peleaban entre ellas a menos que hubiera un enemigo externo muy poderoso.

    Es por ello que los guerreros griegos no peleaban por su nación, pero si por la gloria y el poder.

    Si nos metemos en el porqué de las cosas lo suficiente, pasaremos de las causas culturales a las causas naturales puesto que al final actuamos por antecedentes externos que no podemos controlar.

    Saludos.

  22. Julián
    20 mayo, 2017 en 6:15

    “No estoy de acuerdo de que haya significativa similitud geográfica entre Europa y China, descartando este aspecto en el desarrollo de las civilizaciones en cada lado del mundo.”
    Yo no he dicho eso, lo que he afirmo es que basar la fragmentación de Europa en la geografía, es una bobada. Para empezar, salvando los Alpes, Europa occidental transpirenaica es llana, y tan atomizada en cuanto a pueblos y “naciones”, como las zonas montañosas.
    Pero bueno puestos a sacarme conclusiones infundadas tal como hace el autor sin despeinarase propongo que la diferencia decisiva entre la cultura china y la europea la ocasionó el clima, total puestos a opinar sin fundamento.
    Definitivamente China no podría haber conquistado Europa, por dividida que estuviera, cuando no lo consiguieron los todopoderosos otomanos.

  23. Kamu Syldeck
    20 mayo, 2017 en 17:53

    Julián:

    La gran llanura europea es una parte de este continente, la cual se encuentra cruzada por importantes y largos ríos, en el lado occidental por ejemplo, el Loira y el Rin. Según Jared Diamond, son parte junto con las penínsulas, las islas y las montañas las que llevaron a la separación de los pueblos de Europa.

    Tu dices que basarla en la geografía no tiene sentido, y que si nos ponemos en esas propones el clima como la causa de la fragmentación de Europa.

    Si observas un mapa del Imperio Inca, por ejemplo, notarás que su territorio estuvo limitado al este por la cordillera de Los Andes. ¿Aceptarías la idea de que si ese accidente geográfico no estuviera, los Incas no hubieran extendido cómodamente la extensión de su territorio al interior de Sudamérica?.

    Por otra parte, dado su extensión longitudinal, el Imperio Inca tenía varios climas, lo que no constituyó un impedimento para unificar su territorio. Si se detuvo en el sur, fue por los Aucas, que se nombraban a si mismos como Mapuches, los aborígenes más belicosos de América, por lo que a los Incas les resultó imposibles dominarlos.

    Tu hablas de causas culturales para la división europea, ¿cuáles son las causas para la diversidad cultural según tu?. En algún momento deja de depender de los seres humanos, lo social, y pasa a tomar su lugar la naturaleza.

    Con respecto a si China hubiera conquistado a Europa de haber seguido enviando flotas marítimas tengo mis dudas.

  24. Julian
    21 mayo, 2017 en 3:24

    Kamu:
    Los romanos no tuvieron problema en atravesar el Loira o el Rhin y someter a sus habitantes, pero sólo los romanos. Nunca nadie más, salvo parcialmente Napoleón y Carlomagno, pudo reunir en sus dominios la mayor parte de Europa occidental. Y esto es por el caracter individualista europeo que llevó a medidados de la edad feudal a tener cada noble o reyezuelo su propio castillo, contándose más de 500 ya en el siglo XIII.
    Que el señor Diamond opine que fue por la geografía, bueno yo creo que la cultura única de los europeos la ha forjado su clima único; pero sin estudios empíricos mi opinión como la de Diamond no valen nada.
    De lo que estoy en contra realmente del artículo, es la intención de arrogar al gigante asiático sin fundamentos históricos. China no se expandió más allá de su territorio actual (exceptuando mongolia) porque no pudo. Si había una conquista imposible, pese a estar tan dividida, esa era Europa, con sus cientos y cientos de fortificaciones que había que ir tomando una por una.
    Si no lo lograron los turcos, mucho menos lo iban a conseguir los chinos, y tampoco me creo que los ejércitos asiáticos fueran superiores a los tercios.
    La idea de que de no haber frenado la dinastía Ming sus campañas de exploración hoy seríamos todos mandarines, es una exageración sin sentido que comete el autor para darle autobombo a su libro y nada más. Y si hubiera sido así seguiríamos en tiempos de dioses, soberanos todopoderosos y súbditos sin más explicación para la naturaleza que la filosofía. El empirismo británico nos lo ha dado todo.
    Saludos.

  25. Ramón
    21 mayo, 2017 en 11:01

    Hola,
    Se está hablando aquí muy a la ligera de Jared Diamond, como si se le hubiera ocurrido una genialidad en su libro “Sociedades comparadas” y la hubiera soltado así, sin más. Creo que se le está subestimando.
    Diamond es un reputado antropólogo que ha estado estudiando durante cuarenta años las sociedades primitivas en Nueva Guinea, gracias a las estancias veraniegas que le permitía su trabajo como profesor de Geografía e Historia en California. Conoce muy bien las sociedades primitivas. Y habla doce idiomas de cuatro familias distintas, por si eso ayuda a encuadrar su capacidad intelectual.
    La tesis central de su trabajo, las causas geográficas de la evolución de las civilizaciones, las expuso hace más de veinte años en su libro “Armas, gérmenes y acero”, por el cual recibió el premio Pulitzer. Posteriormente ha ido escribiendo otras obras, como “Colapso”, también muy renombrada, y esta última de “Sociedades comparadas”. Además es un escritor con un gran estilo. Su lectura es muy agradable.
    En este último libro, “Sociedades comparadas”, el tema de las causas geográficas de la distinta evolución de las civilizaciones, se toca prácticamente de refilón. Para entender su pensamiento y analizar en profundidad sus argumentaciones es mejor leerse “Armas, gérmenes y acero”. Prometo que no defraudará a ninguno de los que han escrito en este post, pues a todos parece interesarles el tema.
    En cuanto a las posibilidades reales de China de haber hecho grandes conquistas en Occidente y de haber cambiado con ello la historia, creo que estamos olvidando un factor de gran peso en el análisis. Se suele hablar de las grandes expediciones de Zeng He a principios de siglo XV como un movimiento imparable que se vio truncado por las intrigas palaciegas y la llegada de un nuevo emperador poco interesado en las aventuras ultramarinas. No sólo eso, el nuevo emperador prohibió nuevos viajes e hizo derribar los astilleros. Por ningún lado se habla de economía o de coste, pero es un error minusvalorar ese concepto en la toma de decisiones drásticas.
    Recordemos que el primer viaje de Colón, una aventura a ciegas según los mayores expertos en navegación y geografía de la época, se financió con dificultades, teniendo que pedir Isabel de Castilla un préstamo avalado con sus propias joyas. Y eran tres naves y cuatro gatos. Ahora pensemos en las expediciones de Zeng He, con barcos de cien metros de eslora, más muchos otros de apoyo y hasta 28.000 hombres embarcados. Así hasta un total de siete expediciones. El coste debió ser descomunal. Es más, si los tributos que conseguía en los países de escala no compensaban el coste, el emperador debió determinar que era una empresa sin sentido.
    Esa y posiblemente no otra, es la razón por la cual el emperador de China dio fin a las expediciones de su gran eunuco almirante.
    Una expedición de conquista no es más ni menos que una empresa con perspectivas de beneficio. Si el coste supera a los ingresos se cambia de vía y emprendemos otra cosa. Pero si hay suerte, como le pasó a Castilla con Colón, entonces la historia cambia por completo y puedes crear un imperio.
    Si Zeng He hubiera conseguido doblar el cabo de Buena Esperanza y llegar al Mediterráneo tampoco lo hubiera tenido fácil. Llegar no es lo mismo que conquistar, hace falta una ventaja importante en el campo de batalla que se materialice en victorias. Dudo mucho que por aquel tiempo los chinos tuvieran esa ventaja sobre los belicosos europeos. Mantener una guerra de conquista en Europa a quince mil millas de distancia contra reinos extensos y aguerridos hubiera sido completamente inviable. Las líneas logísticas son de la máxima importancia en las guerras y China estaba demasiado lejos.

  26. Kamu Syldeck
    21 mayo, 2017 en 13:32

    Julián:

    También a pesar de las montañas griegas el territorio heleno fue conquistado por los romanos, pero eso no quita la idea de que si Grecia hubiera sido territorio llano tendríamos una estructura cultural distinta, ¿o piensas que sería la misma?.

    Nadie conquistó Europa, y ganas no faltaron. Los árabes invadieron España y trataron de hacer lo mismo con Francia, pero tenían desventajas en zonas montañosas y gracias a Carlos Martel se detuvieron y por ello se quedaron con la península ibérica hasta que se acabó su dominio. Hitler, líder carismático, motivacional pero no genio militar tenía el sueño de controlar Inglaterra, pero no lo logró en parte por ser isla y así podríamos seguir con más hechos históricos, pero no es necesario.

    El punto es que Jared Diamond propone una hipótesis,  y dentro de ella una explicación para la fragmentación cultural de Europa, no es algo para descartarlo tan fácilmente puesto que sirve como explicación a lo que pasó en otras partes del mundo. Tu lo haces, pero no me das una alternativa mejor. Admito que podría estar equivocado, pero no respondiste a mi pregunta de a que se debe la cultura única de los europeos y el hecho es que si profundizamos lo suficiente la naturaleza hace su parte, no necesariamente exactamente igual como lo dice Diamond.

    Ahora, China como conquistadora de Europa, fortaleza: recursos, debilidad: distancia, es muy difícil imaginar que lograra esa proeza, sin contar que había que pelear por muchos sectores. Pero no lo veo imposible, el caso es que nunca sabremos la verdad, demostrar empíricamente alguna postura, porque la historia fue otra.

  27. Julian
    22 mayo, 2017 en 5:45

    Ramón:
    en el momento que Diamond afirma que la civilización china se desarrolló a la par que el Creciente fértil o que Europa se salvó porque cesaron las expediciones de Zheng, esta faltando totalmente al rigor histórico. Lo primero es rotundamente falso, lo segundo más que improbable. Europa en aquel tiempo estaba surcada de fortalezas inexpugnables y hacerse con todas en menos de un siglo y pico hubiera sido imposible. No digo que no sea un doctor en su campo, pero la hipótesis que propone en el libro no tiene ninguna lógica en mi humilde opinión.
    “Llegar no es lo mismo que conquistar, hace falta una ventaja importante en el campo de batalla que se materialice en victorias. Dudo mucho que por aquel tiempo los chinos tuvieran esa ventaja sobre los belicosos europeos. Mantener una guerra de conquista en Europa a quince mil millas de distancia contra reinos extensos y aguerridos hubiera sido completamente inviable.”
    Es que si no consiguieron entrar ni por tierra ni por mar, los propios otomanos, que tendrían sino el primero el segundo mejor ejército de su tiempo, dudo mucho que pudieran los chinos, quienes por cierto no hicieron gran cosa por tierra, contra los japoneses, cuando estuvieron en igualdad de condiciones. Además no sólo se trata de conquistar, luego tienes que encargarte de contener a la población, véase lo que le ocurrió a la corona española (otro gigante del s. XVI) en Holanda, imaginaros reprimir las revueltas por toda Europa desde Pekín. Para mí es un disparate.
    Kamu:
    Si te refieres a la idea de que los griegos hubieran estado más unidos y hubieramos tenido imperios en vez de polis, de haber sido Grecia llana y no tan inaccesible… yo no estoy de acuerdo, lo que hace que a lo largo de la historia cada pueblo europeo se aferre a su terruño ya sea llano o abrupto como si no hubiera nada más en el mundo, es el caracter indómito de sus gentes que a mi parecer depende del clima templado y único que posee Europa y sólo el de Japón se le asemeja. La rivalidad de los griegos hubiera sido la misma aunque hubieran vivido en la meseta central.

    Aunque esto no viene a cuento, me parece que decir que los arabes sucumbieron en la Galia, por el terreno montañoso, no hace justicia con el papel que jugaron los francos, que no sólo les detuvieron y expulsaron, sino que pasaron al ataque llegando hasta Zaragoza, la cual no conquistaron por no contar con el armamento adecuado.
    Aunque a Inglaterra ser una isla ayuda mucho, los ingleses se han salvado de España, Napoleón e incluso Hitler, por sus propios medios. Contra éste último el desarrollo del radar creo recordar que fue decisivo.

    La hipotésis de Diamond no tiene más intención que hacer vender su libro, es posible que los chinos si hubieran llegado a América antes que nosotros, pero aún así habría que ver cómo se hubieran desenvuelto contra armaduras de acero toledano y arcabuceros castellanos. Un ejemplo aquí de cómo les fue a los japoneses: https://es.wikipedia.org/wiki/Combates_de_Cagay%C3%A1n.
    Saludos.

  28. Kamu Syldeck
    23 mayo, 2017 en 0:47

    Julián:

    Con respecto a los árabes que trataron de invadir la actual Francia, lo mencioné porque después de su derrota quedaron aislados en la península ibérica. Hasta donde puedo notar la geografía jugó un papel a considerar ya que se les hizo inviable el único paso por tierra. En el mar no eran muy buenos que digamos.

    Yo nunca dije que no avanzaron a Galia por las zonas montañosas, pero es verdad que estaban en desventaja ahí, así como también en terrenos pantanosos lo que es un hecho histórico. De acuerdo a lo que leí, Carlos Martel fue una figura clave para evitar el avance de esta amenaza.

    Por lo que dices de Inglaterra, estamos de acuerdo en que la geografía tiene su importancia, aunque no es el único factor. En su momento, por ejemplo, la flota naval.

    Piensa en Isla de Pascua, cuando llegaron sus primeros habitantes desarrollaron una cultura única, y con el paso del tiempo olvidaron como construir embarcaciones para viajar por la Polinesia, olvidaron que venían de otra parte. Se convencieron de que siempre habían vivido allí y que no habían seres humanos fuera de la isla, hasta que llegaron los blancos. Un ejemplo donde la geografía modifica la cultura.

    Dices que piensas que el clima templado hizo que los pueblos de Europa fueran indómitos, de ahí la fragmentación cultural en lugar de la unidad.

    El clima depende de la altitud y latitud, así que supongo que puedo trazar dos bandas en el planeta y allí donde haya una altura similar a Europa deberían haber pueblos parecidos. El caso es que lo estoy analizando en este momento y no veo relación.

    ¿Y que me dices de los vikingos?, no vivían en un clima templado y eran temibles guerreros, aunque es cierto que las crónicas de las victimas tienden a exagerar. Era su gloria fallecer rápidamente en batalla si no había escapatoria. Era preferible a ser capturado o morir lentamente por sus graves heridas.

    La geografía facilita o dificulta el avance de las poblaciones, llegar a controlarlas o no también tiene que ver. Por ello no creo que de ser Grecia llana igual hubieran habido ciudades-estados, por ejemplo. Pienso que creer en eso es asumir demasiado.

    Puede que haya más de una causa natural para la división cultural de los pueblos en Europa.

    Agradezco de que hayas compartido tus ideas, es lo más importante. Es bueno cuestionar lo que leemos, pensar por nosotros mismos en forma objetiva. Fue interesante para mi y espero que también lo haya sido para los demás.

    Saludos.

  29. Ramón
    10 junio, 2017 en 23:35

    Julian:

    Gracias por tu respuesta. Cuesta encontrar debates serenos y con enjundia y por esa razón se agradecen más cuando nos cruzamos con ellos. No sé si llegarás a leer estas líneas, pues ya han pasado unos cuantos días desde que lo vi por última vez. Espero que sí.

    Estamos de acuerdo en que China lo hubiera tenido crudo para realizar conquistas de entidad en Europa, tan lejos. Demasiada distancia y escasa ventaja militar, si es que la tenían. La logística hubiera sido casi imposible. Soldados no les faltaban, pero pertrecharlos, enviarlos tan lejos y mantener abiertas las líneas de suministro hubiera sido un esfuerzo casi imposible incluso para un gigante económico como era China a principios del siglo XV. Una cosa era apabullar a los reinos cercanos con una demostración de poderío abrumadora para sacarles un tributo y otra muy distinta era desembarcar un ejército en las playas de Europa y esperar que triunfaran en los campos de batalla.

    En el otro tema, sobre el nacimiento de la agricultura y el desarrollo urbano, no estoy tan de acuerdo. La tesis de Diamond, y también de otros antropólogos, es que el neolítico y la agricultura surgieron de modo independiente en diversos focos del mundo, inconexos entre sí. El que más conocemos, y probablemente el primero, fue el Creciente Fértil. Pero también ocurrió en China, en el valle del Indo, en África Central, en Centro América y en menor grado de desarrollo en otros lugares del mundo. Fueron centros de desarrollo independientes, que no es lo mismo que simultáneos.

    La primacía de Europa no se discute, pero tampoco debe discutirse la aparición independiente de los otros focos. La prueba de ello es que los vegetales domesticados en cada zona fueron diferentes. El arroz en Oriente, el trigo y la cebada en el Creciente Fértil, el mijo en África y el maíz en América. Cada desarrollo agrícola tuvo su propia historia de errores y aciertos hasta llegar a domesticar las especies silvestres. Un origen común hubiera conducido al empleo de las mismas especies, cosa que no ocurrió.

    Vuelvo a recomendar la lectura de “Armas, gérmenes y acero”, del propio Diamond, como referencia básica para entender su pensamiento sobre este asunto. Es ahí donde desarrolla con detalle y erudición su teoría sobre la influencia de la geografía en el desarrollo humano. Su tesis es realmente cautivadora y vale la pena seguir sus razonamientos. Resulta enriquecedor. En su libro más reciente, “Sociedades comparadas”, que también he leído, no se detiene demasiado en la aportación de pruebas sobre su teoría del desarrollo geográfico porque ya está suficientemente explicada en el otro libro, casi dos décadas anterior.

    Por lo demás ha sido un placer seguir esta serie de comentarios.

    Saludos

  30. gastonJV
    26 junio, 2017 en 5:45

    Sobre las objeciones a una expansión china a Occidente, especialmente por mar, ya fueron escritas por el mismo autor del artículo y los comentaristas anteriores. Pero, tengo mis dudas sobre qué hubiese pasado con la expansión de los mongoles y su ataque a Europa Oriental en el siglo XIII. La existencia de dicho imperio en la Edad Media, ¿es prueba que una potencia como China lo hubiese logrado, si se expandía más bien por tierra, que por mar? No es seguro, pero tampoco lo veo imposible.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: