Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo, Magufadas > Sobre sábanas santas y genética extraterrestre

Sobre sábanas santas y genética extraterrestre


Hace unas semanas se ha publicado un artículo científico en el que se han analizado unas fibras provenientes del más que famoso lienzo turinés, que los devotos católicos piensan que plasma la figura de su dios. Este estudio abre la puerta a uno de los más grandes descubrimientos científicos de todos los tiempos, la secuenciación de un genoma “extraterrestre”.

Desde hace ya casi medio siglo diversos científicos cristianos llevan estudiando la famosa Síndone de Turín, aunque casi nunca exponen sus conclusiones de la manera habitual en Ciencia, es decir enviando sus resultados en una revista científica bajo revisión por pares. Es por ello que el reciente estudio publicado en la revista PLos One es una excepción. En este trabajo, científicos italianos han analizado por microscopía electrónica un fragmento del lienzo, encontrando restos de creatinina (un compuesto que se origina tras fallo renal o daño muscular) y nanopartículas de hierro. Ello sugeriría que la persona envuelta en dicho lienzo podría haber sufrido politraumatismos y múltiples heridas, daños compatibles con las torturas que según el dogma cristiano sufrió su dios. Este artículo ha llevado a algunos creyentes a afirmar que este estudio certifica la autenticidad de la reliquia.

Sin embargo los datos sobre la imagen conocidos desde hace tiempo apuntan claramente en contra de que el lienzo de Turín sea una mortaja, puesto que la melena del sujeto cae hacia abajo y no hacia atrás como sería razonable en un cuerpo yacente, que las zonas de mayor contacto se habrían marcado de manera diferente a las que estuvieran más separadas de la tela, que la sangre del lienzo no difunde por capilaridad o que la cara del sujeto no está deformada por la mortaja sino que se asemeja a las de las pinturas medievales entre otras múltiples inconsistencias. Todo ello permite sugerir que el procedimiento de fabricación de la reliquia consistió en envolver con la tela una estatua o un bajorrelieve previamente empapado con gotas de sangre colocadas estratégicamente para dar mayor realismo.

Es más, la datación por carbono realizada en 1989 indicó que el lienzo fue fabricado entre los siglos XIII y XIV. E incluso que, tal y como indica el escritor Juan Eslava Galán en su libro “El fraude de la Sábana Santa y las reliquias de Cristo”, en 1389 el obispo de Troyes envió una carta al papa Clemente VII informándole del engaño y descubriendo al autor intelectual de esta falsificación:

El deán de Lirey, con engaño y maldad, movido por la avaricia, no con fines devocionales sino por codicia, proveyó su iglesia con un paño pintado con artificio, en el cual, de un modo ingenioso, estaba pintada una doble imagen de hombre por delante y por detrás, asegurando falsamente que era el sudario mismo en el que fue envuelto nuestro Salvador Jesucristo en el sepulcro, en el cual la imagen del Salvador con sus heridas había quedado impresa. Y esto fue divulgado no sólo en el reino de Francia sino en el mundo entero, por lo que acudían gentes de todas las partes del mundo. Y aun fingían milagros de curaciones en la ostensión del sudario […] finalmente, el obispo de Troyes, tras una diligente investigación, descubrió el fraude, y cómo dicho lienzo había sido artificialmente pintado, siendo la verdad atestiguada por el artista que lo había pintado. En suma, que aquélla era obra de habilidad humana y no cosa milagrosamente realizada u obtenida […] El deán y sus cómplices […] viendo descubierto su engaño, ocultaron y enterraron dicho lienzo […] manteniéndolo oculto, enterrado cerca de treinta y cuatro años hasta el presente.

Sin embargo lo más increíble de todo este ya viejo asunto es que, en una época en donde es más que habitual analizar el genoma completo proveniente de más que minúsculas muestras de sangre, no ya del siglo I o del XIII sino de homínidos que vivieron hace decenas de miles de años, ningún experto cristiano se haya decidido a realizar tan magno como santo ensayo. Estudio que de culminar con éxito rendiría una información única, como sería el análisis del material genético de un híbrido extraterrestre, descubrimiento que no sólo ocuparía las portadas de las mejores revistas científicas del mundo, sino que además catapultaría a sus realizadores con toda seguridad a los anales de la Historia, amén de conseguir el siempre tan ansiado Premio Nobel.

Aunque quizás, nadie quiera hacer este experimento que estaría más que condenado al fracaso. Esto es así porque previamente algunos expertos sindonólogos han indicado que esa “preciosa” sangre sería del grupo AB, lo que plantea un problema genético. El sistema ABO está controlado por un gen localizado en el cromosoma 9 que puede presentarse en forma de tres alelos diferentes.

Como cada individuo tiene dos cromosomas 9, cada uno de ellos heredado de cada progenitor existen 6 posibles genotipos: 00, 0A, 0B, AA, BB y AB. Por tanto si la sangre del lienzo de Turín es AB, sólo cabrían dos posibilidades para explicar la naturaleza milagrosa del sujeto. Primera, que los entes supernaturales del tipo palomas santas tuvieran cromosomas 9, o al menos genes A o B (dependiendo de cuál de ellos hubiera heredado por línea “paterna”). Y segunda, que los dos genes en cuestión, y por tanto los dos cromosomas 9 y por extensión el resto del genoma de Jesucristo fuera heredado únicamente de su madre, María con la consiguiente ingeniería genética celestial necesaria para dar lugar luego a un macho sapiens: sustitución de uno de los cromosomas X maternos por un cromosoma Y de origen ¿“extraterrestre”? y cuantas otras modificaciones fueran necesarias para que el elegido fuera el hijo (y no la hija clónica de su madre) de dios.

Aunque en ciencia siempre es sensato tener a mano la famosa navaja de Ockham para no perderse en elucubraciones vacías, lo que en este caso implicaría razonar que el padre del “ungido” fue un simple humano de grupo sanguíneo A o B, bien el llamado José o quizás algún otro habitante de Nazaret algo menos santo, que por algo el carpintero al enterarse del embarazo resolvió divorciarse de María en secreto para no exponerla a vergüenza pública (Mateo 1,19).

Entradas relacionadas:

 

 


  1. Paco
    24 agosto, 2017 en 11:03

    Siempre consigues sorprenderme en la última línea, describes una situación que desconocía: “divorciarse de María en secreto para no exponerla a vergüenza pública (Mateo 1,19).” No conocía esta cuestión. Enhorabuena por el blog que, en estos tiempos que retrocedemos a los primeros años del fascismo español, es magnifico.

  2. 24 agosto, 2017 en 12:47

    Paco

    Aunque los religiosos se llenan la boca de que hay que conocer y seguir las “enseñanzas”, luego por otra parte son muy hábiles es hacer desaparecer las pruebas de las múltiples incongruencias o simples dislates de esas “verdades reveladas”. Personalmente soy partidario de que existiera una asignatura obligatoria en la enseñanza secundaria titulada algo así como “Religión y Escepticismo”, en donde se estudiaran las afirmaciones religiosas a la luz de las posibles pruebas y el actual conocimiento científico, sería quizás la mejor asignatura para formar a las futuras generaciones en el pensamiento crítico y en el método científico. Pero claro esa asignatura es inviable porque evidenciaría lo absurdo de las creencias.

  3. Kamu Syldeck
    24 agosto, 2017 en 17:22

    Hola:

    A mi me gustaría una asignatura de “Religiones comparadas” en los colegios, para demostrar que la mayoría de las religiones tienen las mismas bases ideológicas:

    “1. La idea de un dios creador que mora en un lugar especial, desde donde maneja todo en plan omnipotente vigilando el comportamiento de los humanos.

    2. Dicho dios creador creó a su vez a otros dioses o tuvo hijos con la tierra o con alguna terrícola: ese hombre hecho dios fundó en la tierra la verdadera y única religión del dios creador.

    3. Los humanos que siguen esa religión (leyes y ritos) serán bien vistos por dios, quien al morir se los llevara a vivir con él, o los castigará con el infierno si
    no se portaran bien.”

    Rius.

    Así se mostrarían las religiones al desnudo. Ideologías basadas en el terror.

    Saludos.

  4. Tomás
    24 agosto, 2017 en 21:48

    ¿Conocéis el reportaje que dice que la pintó Leonardo da Vinci?

  5. 25 agosto, 2017 en 6:58

    Lo que ocurre es que Leonardo nació en 1452 y aunque fue muy precoz, ya que empezó a sobresalir en 1469 esas fechas están muy lejos de lo datado por el Carbono 14.

  6. Pocosé
    25 agosto, 2017 en 10:50

    ¡¡Hombres de poca fe!!
    Si pudo crear todo este bastisimo Universo en solo seis días…
    ¿Que problema habría de tener con unos cuantos cromosomas y otras minuncias?

    Y hablando de fe:
    ¿Que pensáis que es más difícil, mover una montaña a base de fe o convencer a los creyentes que la montaña se movió por estar sobre una gran falla?

  7. Renzo
    26 agosto, 2017 en 7:36

    Pocosé, la fe no mueve nada, nada de nada, si no se le suma algún tipo de acto físíco que aplique una fuerza a lo que se desee mover. Así que la respuesta a tu primera pregunta es que no hablamos de dificultad, se trata de una imposibilidad. En cuanto a la segunda parte de tu cuestión, ahí sí que tenemos una grandísima dificultad, pues, aunque acepten la existencia de la falla, siempre les quedará el recurso de los “accidentes” y las “causas segundas” para justificar su empanada mental y seguir en sus trece.

  8. Tomás
    26 agosto, 2017 en 13:38

    Ya, pero el reportaje mantiene que Leonardo se aseguró de coger telas antiguas para lograr el engaño

  9. Pocosé
    26 agosto, 2017 en 22:47

    Pues eso Renzo, imposibilidad y cuasiimposibilidad, a efectos prácticos lo mismo da.
    Y ahora tocaría analizar desde la neuropsiquiatría cuales son las causas de que sean tan frecuentes esas personas con una fe inquebrantable por mucuhas evidencias en contra que se les muestren.

  10. 2 septiembre, 2017 en 13:28

    Hola
    A los tiempos por acá 🙂 , a mí me sorprende cómo vende lo de los dioses extraterrestres y para muestra un botón: en horario estelar de los canales de tele paga que supuestamente son de ciencia van los pelos locos hablando de extraterrestres, astronautas que construian con roca(!) y demases, para relegar a reportajes serios sobre el antiguo Egipto a altísimas horas de la noche (no me juzguen, llegaba de viaje a la madrugada (?)).

    Saludos.

  11. Kamu Syldeck
    2 septiembre, 2017 en 14:05

    A la gente en general siempre le ha interesado más lo fantástico y misterioso por ser algo “oculto” y atractivo.

    History Channel, por ejemplo, no es un canal de cultura, sino de entretenimiento. “Alienígenas Ancestrales” le ha dado bastante audiencia a pesar de todas las falacias que impregnan el programa por los “teóricos de los antiguos astronautas”.

    Si recuerdo bien, antes de ese programa HC estaba en el lugar 25 de los canales más vistos y con la emisión del programa se ubicó bien adentro de los topten.

    Que la gente vea tanto el programa muestra que en ese sentido son inmaduros y con falta de conocimientos si se tragan todo eso.

    Lo de astronautas que construían con roca me hizo recordar cuando leí de astronaves de coral con circuitos neuronales en vez de eléctricos… hay cada idea curiosa por ahí.

  12. 2 septiembre, 2017 en 19:33

    Hasta la psicología y la neurociencia están confirmando que los sapiens somos básicamente monos a los que les gustan los cuentos, parece que lo llevamos impreso en nuestros genes y nuestro comportamiento.

  13. Eduardo
    2 septiembre, 2017 en 19:57

    Es el principio de “¿Por qué arruinar una hermosa historia con la realidad?” Y a la religión también le es aplicable este principio

  14. Jose
    3 septiembre, 2017 en 5:16

    Esta idea que expresa ateo está muy bien desarrollada en el libro “Sapiens”, de Yuval Noah Harari (seguro que lo habrás leído), el Homo sapiens ha llegado a ser lo que es, gracias a su capacidad para construir conceptos abstractos sin existencia real como la religión, las naciones, la cultura, los derechos humanos, el dinero, las sociedades mercantiles…

  15. Rawandi
    3 septiembre, 2017 en 23:56

    El fallo garrafal de Harari es olvidarse de hacer una distinción muy importante: hay ficciones basadas en el error, como por ejemplo las religiones (falsas todas ellas porque presuponen la existencia de intelectos inmateriales: dioses, ángeles, demonios, almas de humanos difuntos) y hay ficciones basadas en la verdad, como por ejemplo la ciencia (conjunto de verdades empíricas) o los derechos humanos (conjunto de verdades éticas).

  16. 4 septiembre, 2017 en 7:04

    Aunque estoy de acuerdo contigo Rawandi, todas esas ficciones incluso las erróneas como la religión tienen importantes efectos. Es más, a la vista de los datos antropológicos parece que las ficciones erróneas fueron un importante motor del desarrollo cognitivo y social de nuestros más remotos antepasados. Sólo hay que ver que para muchas sociedades “primitivas” no existe ninguna distinción entre ficciones reales o erróneas.

  17. Rawandi
    4 septiembre, 2017 en 14:43

    todas esas ficciones incluso las erróneas como la religión tienen importantes efectos

    Sin duda. De hecho, si existen civilizaciones extraterrestres, lo más probable es que todas ellas también hayan inventado religiones, ya que a cualquier organismo autoconsciente le resulta muy fácil caer en el error animista que constituye la base de la religión.

  18. 4 septiembre, 2017 en 16:46

    Bueno yo no extrapolaría tanto de nuestra propia mentalidad a la de otras civilizaciones sujetas a otros condicionantes y que pueden ser enormemente difierentes a nosotros.

  19. Rawandi
    5 septiembre, 2017 en 19:29

    Una especie alienígena que sea mucho más inteligente que la nuestra sin duda será completamente atea. Ahora bien, esa especie alienígena habrá tenido que evolucionar gradualmente por selección natural, lo cual significa que en algún momento del pasado necesariamente habrá poseído un grado de inteligencia menor, concretamente uno similar al nuestro. Y esa inteligencia tan limitada como la nuestra no veo cómo va a poder evitar caer en la superchería animista.

  20. 6 septiembre, 2017 en 12:07

    Rawandi
    El problema es que sólo tenemos un caso conocido de evolución de inteligencia y es el nuestro. Resulta muy difícil saber si somos la regla o la excepción en el desarrollo de la inteligencia. Si observas como la selección natural ha ido generando aptitudes en la Tierra, por ejemplo el vuelo, queda bastante claro que salvo la función todo lo demás puede ser diferente. Y es obvio que en el caso de la inteligencia extraterrestre la diferencia puede ser infinitamente más acusada. Además ya puestos a especular, quizás deberíamos estar más abiertos a posibilidades insospechadas, por ejemplo del estilo de esas novelas de ciencia ficción con una entidad “protoplásmica” que ocupa el océano de su planeta natal, con inteligencia pero sin colectividad, ¿cómo pensaría “ello”?, o quizás formas todavía más exóticas incapaces de ser ni siquiera imaginadas por unos pobres monos bípedos como nosotros, demasiado egocéntricos.

  21. Kamu Syldeck
    6 septiembre, 2017 en 16:58

    De hecho, alguien dijo una vez que lo único seguro que tenemos en común con los supuestos alienígenas inteligentes será el mutuo interés por el universo y su comportamiento descrito por las leyes de la naturaleza.

  22. Rawandi
    6 septiembre, 2017 en 20:22

    por ejemplo el vuelo, queda bastante claro que salvo la función todo lo demás puede ser diferente.

    Me temo que al poner ese ejemplo te acabas de disparar en el pie. Veamos: Tanto la inteligencia como el vuelo son funciones. En consecuencia, si el vuelo es la misma función aunque la realicen alas muy diferentes (incluyendo alas alienígenas), entonces también la inteligencia será la misma función aunque la realicen cerebros muy diferentes (incluyendo cerebros alienígenas).

    La existencia de una “inteligencia protoplásmica sin colectividad” no es posible, porque el único mecanismo capaz de construir algo tan complejo como la inteligencia es la selección natural y esta requiere que haya organismos levemente distintos entre los cuales poder escoger generación tras generación.

  23. 6 septiembre, 2017 en 23:09

    Bueno, como te dije antes es muy arriesgado en ciencia el sacar conclusiones de un único experimento sin controles y sin replicados. Espero que algún día podamos verificar o refutar tu hipótesis, mientras tanto yo me quedo en esa famosa frase de MULTIVAC: “DATOS INSUFICIENTES PARA RESPUESTA ESCLARECEDORA”.

  24. Eduardo
    7 septiembre, 2017 en 10:33

    Es cierto que contamos con pocos datos: un único “experimento” conocido, la vida en la Tierra. Pero ese experimento sí resulta esclarecedor en algunos aspectos. No olvidemos que desde la aparición de la vida en la Tierra, son millones las especies que se han desarrollado en ella, explorando así múltiples opciones. Pese a ello, y salvo que demos crédito a los fantasiosos que afirman que han existido civilizaciones avanzadas en tiempos muy anteriores al nuestro, el ser humano es la única opción que ha podido crear una civilización tecnológica.
    ¿Podría existir una civilización altamente inteligente no tecnológica? En principio nada permite descartarlo, pero sí poner límites al conocimiento accesible. No es casualidad que nuestro extraordinario avance en conocimientos se concentre en unos pocos (relativamente) años frente a una larga, muy larga, historia de la humanidad en la que el avance en conocimientos fue extraordinariamente lento. Existe una clara relación entre mejora tecnológica y progreso en el conocimiento, y eso puede observarse comparando los avances en el mismo de las últimas décadas y el correspondiente avance tecnológico.
    ¿Cómo podría llegar a ciertas cotas de conocimiento una especie inteligente no tecnológica? Estoy convencido que, para que una supuesta especie alienígena haya alcanzado nuestro nivel de conocimientos, o hipotéticamente superado (Si como se apunta, el avance tecnológico conlleva que las civilizaciones más avanzadas tengan tendencia a la autodestrucción, en estos momentos podríamos ser la especie inteligente más avanzada del universo), necesariamente será una civilización con alto grado tecnológico.

  25. 11 septiembre, 2017 en 13:20

    La cabellera se plasmó a los costados y no con caída posterior porque ocurrió en el momento de la sagrada ascención , ignorantes !!!

  26. 11 septiembre, 2017 en 15:44

    Y entonces ¿a quien metieron en el sepulcro?

  27. Eduardo
    11 septiembre, 2017 en 19:01

    Cosi Riviera, ¡¡¡Que gilipollez!!!

  28. Carlos Alberto Bravo Honores
    12 septiembre, 2017 en 5:27

    Encontré un estudio de hace un par de años publicado por unos científicos italianos en la revista científica Nature. Según se indica, los investigadores secuenciaron ADN presente en el sudario, identificando plantas y material genético humano proveniente de diversos lugares como Europa, Asia, África y Oriente Medio.

    Sobre la interpretación de estos hallazgos, los autores afirman que:

    a) Si bien los datos arrojados por la investigación no refutan directamente el origen medieval y Europeo del sudario, al mismo tiempo hacen posible aquel supuesto viaje histórico desde Oriente Próximo.

    b) Por otro lado, los resultados plantean la posibilidad de que la tela haya sido fabricada en India.

    https://www.nature.com/articles/srep14484

  29. 12 septiembre, 2017 en 8:52

    Carlos

    La verdad es que me ha sorprendido (y no gratamente) este artículo que no conocía. Resulta que los investigadores encuentran en la famosa sábana ADN de plantas de toda Europa y ya puestos de todo el mundo. Y por tanto en lugar de llegar a la conclusión racional de que si hay restos de plantas de origen americano, indio o chino lo más probable es que sea debido a contaminaciones de todo aquel que durante siglos tocó el lienzo (cosa nada extraña) y poco se puede concluir por tanto, conclusión que ellos mismos corroboran con la existencia de ADN de prácticamente todos los grupos étnicos de Eurasia y África en dicho lienzo, pues concluyen que

    “Such diversity does not exclude a Medieval origin in Europe but it would be also compatible with the historic path followed by the Turin Shroud during its presumed journey from the Near East”

    Y se quedan tan satisfechos. Siguiendo su argumentación bien se podría inferir que como no se sabe nada de la famosa sábana desde su supuesto origen en el siglo I EC hasta la Edad Media, el famoso Nefi de los mormones se la llevó a América, de allí pasó luego a China y la India (recogiendo de paso ADN de medio mundo) para volver a aparecer de manera milagrosa en la Francia Medieval, total esta “hipótesis” (y ya puestos la de su origen extraterrestre, o cualquier otra) también es compatible con los datos obtenidos, de que todo el mundo la manoseó, cosa habitual entre los cristianos. Sólo hay que ver en la actualidad a miles de piadosos católicos besuqueando y abrazándose a la estatua de Santiago en Compostela.

    Es más, la disparatada imaginación de los autores llega a cotas asombrosas cuando indican también en el resumen del artículo que la sábana puede ser de manufactura india ¿pruebas? Pues agárrense, porque no tiene desperdicio. Según los autores como han encontrado ADN de indios (asiáticos, no apaches) pues

    “Una posibilidad alternativa e intrigante es que la tela de lino fue teñida en la India, como quizás pueda estar apoyado porque el nombre original de la sábana santa en latín, “Sindon” [tejido de fina hechura] parece derivar de “Sindia” o de “Sindien”, una tela que viene de la India.”

    Y tan panchos, porque no se crean que hacen referencia lingüística alguna. Es más, aunque resaltan esa “hipótesis” en el resumen, sin embargo en el texto indican que

    “Una posibilidad obvia es que durante el curso de los siglos, individuos de ascendencia india entraron en contacto con la sábana”

    Entonces ¿a qué marear la perdiz con rocambolescas “hipótesis”?

    Y para que vean el rigor de los autores, resulta que “Sindia” también es una localidad de Cerdeña:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Sindia

    por lo que yo sugiero que quienes envolvieron al nazareno en la sábana santa fueron piadosos corsos de visita por Judea, los primeros verdaderos cristianos y luego se la llevaron a su pueblo donde la custodiaron en secreto durante generaciones hasta la Edad Media, en donde fue robada por los siempre imperialistas franceses.

    En resumen, algunos de los estudios sobre la sábana santa realizados por italianos se parecen cada vez más a esos estudios sobre acupuntura realizado por chinos, que siempre son positivos, sean los datos que sean.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: