Inicio > Actualidad, Escepticismo, Magufadas, Medicina > Astrología médica: ¿es razonable estudiar científicamente cualquier superchería?

Astrología médica: ¿es razonable estudiar científicamente cualquier superchería?


Es de sobra conocido que la fértil, y muchas veces disparatada, imaginación humana es capaz de inventar las más estrambóticas asociaciones. Así, millones de personas en el mundo sufren con la simple visión de un gato negro, no pasan por debajo de una escalera o con el resto de las más que absurdas supersticiones asociadas a la mala suerte, creencias que muchas veces condicionan la vida de esos pobres supersticiosos. Pero que de ahí, un grupo de investigadores pase a realizar un estudio serio sobre la influencia de esa iletrada fe en arcanas asociaciones sobre la supervivencia de pacientes trasplantados sobrepasa toda ética científica y médica.

Porque el caso que nos ocupa bien podría ser el guion de un disparatado telefilme de sobremesa: un grupo de nada menos que 12 investigadores de la Universidad de Múnich, parece ser que sobrados de tiempo y dinero además de faltos de juicio, deciden embarcarse en un estudio sobre astrología médica, arcano sistema “terapéutico” que afirma que el Sol, la Luna y los planetas, junto con los doce signos del Zodiaco poseen la capacidad de influenciar los diversos componentes del organismo y por supuesto sus enfermedades.

Como nuestros protagonistas, todos médicos del Departamento de Cirugía de Trasplantes de la Clínica Universitaria de Munich, parece ser que tienen pacientes pertenecientes a ese 11% de alemanes que creen que las estrellas rigen su salud, decidieron analizar el posible efecto de las fases lunares y del signo del Zodiaco Virgo, que según ese “conocimiento” se asocian con los problemas renales, en la supervivencia de pacientes trasplantados de riñón.

Así correlacionaron la supervivencia a uno, cinco y diez años de 278 enfermos renales trasplantados con los mencionados parámetros astrológicos vigentes en el momento de la cirugía. ¿Y cuáles fueron los resultados de tan “interesante” estudio científico?  Pues, como no podía ser de otra manera, nuestros investigadores llegan a la más que esperable conclusión de que

Las fases de la Luna y el signo Libra no tuvieron impacto en las medidas de supervivencia a largo plazo después de trasplante de riñón en nuestro estudio.

No me digan que para este viaje se necesitaba que 12 expertos profesionales supercualificados dedicaran su intelecto y su tiempo a diseñar el estudio, seleccionar los pacientes, recoger los datos epidemiológicos y astrales, analizarlos estadísticamente y luego por fin, escribir un artículo científico. Quizás lo más indignante del caso no es que estos “científicos” hayan perdido miserablemente su tiempo (si les sobra bien podrían pasarse por la casi colapsada sanidad pública española a echar una mano, que con los brutales recortes las listas de espera son ya kilométricas, o ya puestos podían dedicar algunos esfuerzos a colaborar con Médicos sin Fronteras) sino que, como indica el artículo científico, el comité de ética de su institución y la propia Universidad de Múnich les hayan otorgado los permisos correspondientes para perder miserablemente el tiempo de la manera en que lo han hecho.

Y ya para rizar el rizo del despropósito, el resumen del artículo termina con la siguiente “conclusión”:

Por lo tanto, las preocupaciones de los pacientes que esperan un trasplante renal con respecto al momento ideal de la cirugía se pueden calmar, y la cirugía se puede programar independientemente de las fases lunares.

¡Acabáramos! Ahora resulta que hasta este interesante “estudio” parece ser que los médicos no tenían argumentos ante los pacientes que solicitaban que les intervieran en luna llena, pero no en menguante y que ahora, con sus datos todos los médicos del mundo pueden ya programar las operaciones quirúrgicas cuando lo estimen oportuno dentro de su conocimiento profesional y no esperar ¿cómo ahora en la clínica universitaria de Munich? a que los astros se alinearan adecuadamente.

Entradas relacionadas:

 


  1. Anónimo
    19 septiembre, 2017 en 8:15

    Ateo666666, ¿qué opinas de este artículo?

    “Synchronization of Human Autonomic Nervous System Rhythms with Geomagnetic Activity in Human Subjects”

    http://www.mdpi.com/1660-4601/14/7/770

    Buen día

  2. jesus
    19 septiembre, 2017 en 8:57

    Hola, sigo este blog hace tiempo, y en general suelo estar bastante de acuerdo con el contenido de los artículos. Sin embargo, esta entrada me ha hecho fruncir el ceño, y en este caso creo que esta tan ácida crítica (por cierto, últimamente también noto una radicalización y acidez en el discurso, especialmente en forma de comentarios marginales tomados por los pelos) es injustificada.

    En esta misma entrada dices que un porcentaje considerable de los pacientes creen que las fases lunares pueden influir en el resultado de una intervención. Entonces, ¿no está justificado un estudio en el que se determine si existe esta correlación o no?. El estudio, en este caso, tiene valor precisamente por el resultado negativo, para ofrecer un argumento sólido a este 11% de pacientes.

    Aunque la lógica, o el estado de nuestro modelo actual del Universo pueda adelantarnos un resultado esperado, es precisamente la experimentación, la recopilación cuidadosa de los datos reales la base – y la primera fase – del método científico, Solo en el caso en que se encuentre una correlación es cuando deberíamos preguntarnos por el mecanismo que la genera, crear un modelo. Debemos protegernos de la arrogancia de pensar que, porque nuestro modelo no tenga un mecanismo que lo explique, el fenómeno no pueda existir… y por tanto no nos dignamos a bajarnos de nuestro pedestal para “perder el tiempo haciendo observaciones”. No tenemos un modelo “del todo”, y afortunadamente es poco probable que lo lleguemos a tener, porque significaría el fin del avance científico.

    ¿No parecería absurdo a los científicos de la época que el hecho de cuidar vacas te ayudara a evitar contraer la enfermedad de la viruela? (para esto ya tenemos un modelo que lo explica) ¿no nos parece absurdo ahora que unas pastillas de azúcar puedan reducir los síntomas de una dolencia? (para esto sólo tenemos, que yo sepa, la observación de su efecto, un nombre “placebo” para el mismo, pero aún no tenemos una teoría científica que explique su mecanismo, sólo conjeturas)

  3. 19 septiembre, 2017 en 10:07

    Jesus

    En el tema que nos ocupa hay que tener en cuenta distintos factores. Primordialmente los científicos tenemos una responsabilidad con la sociedad, ya que se nos paga (nuestro sueldo y el dinero necesario para realizar nuestros experimentos en forma de infraestructuras, equipos, reactivos, etc.) generalmente con cargo a los impuestos de todos los ciudadanos, para que generemos NUEVO conocimiento, y si además de este conocimiento se puede extraer algún tipo de aplicación práctica pues como dice el refrán “miel sobre hojuelas”. Y en este estudio no hay ningún tipo de nuevo conocimiento ya que los investigadores se limitan a confirmar lo que está científicamente sabido, que la astrología es una patraña, cosa que te recuerdo se descubrió hace ya tiempo cuando se establecieron las bases de la física, de la fisiología y de la psicología. No estudian el efecto placebo ni nada que se le parezca, no analizan mecanismos psicológicos, etc. Es decir, dinero tirado para nada.

    Segundo, el problema que se infiere de este asunto es como digo en la entrada si es razonable estudiar cualquier superchería, cuando realizar esos estudios implicaría en la práctica que los científicos no podríamos hacer otra cosa, puesto que sólo el número de patrañas pseudomédicas existentes en la actualidad es prácticamente infinito y además crece con el tiempo. Y hacer estudios que demuestren claramente que las fases de la Luna, el arsénico homeopático o el reiki no curan la enfermedad A (cosa que requiere su tiempo y su dinero) no impide que el chamán de turno argumente después que la ciencia no ha demostrado que tampoco cura la enfermedad B, la C y así hasta el infinito y más allá como decía el personaje de cuento.

    Es más, es que este tipo de trabajos no valen para convencer a los supersticiosos, tal y como lo demuestran los innumerables estudios sobre psicología publicados, puesto que el creyente sigue aferrado a su creencia se le presenten los argumentos y los hechos que se le presenten. Si no a día de hoy nadie compraría homeopatía o ya puestos nadie adoraría a la zarza ardiente o al dios elefante. Y por supuesto, por mucho que digan estos investigadores antes de su “estudio” ninguna operación de trasplante se retrasaba por la fase de la Luna.

    Finalmente tu última argumentación de que “Debemos protegernos de la arrogancia de pensar…” es totalmente errónea. Por supuesto que debemos tener la mente abierta a lo desconocido y realizar experimentos para avanzar y es lo que hacemos los científicos todos los días. Ahora bien, lo que es absurdo es realizar experimentos para confirmar una y otra vez que las creencias de hace cien o mil años son erróneas, cuando además ya tenemos una sólida base científica para saber porqué son erróneas.

  4. 19 septiembre, 2017 en 10:18

    anónimo

    Mira quien edita esta revista

    https://en.wikipedia.org/wiki/MDPI

  5. 19 septiembre, 2017 en 10:31

    jesus

    Con respecto a mi “ácida crítica injustificada” ¿tu sabes a cuanto se cotiza sólo el tiempo de 12 superprofesionales de cirugía avanzada?

  6. House
    19 septiembre, 2017 en 10:34

    Yo he entendido el artículo en el sentido de que abrir camino a todo tipo de investigaciones sin usar un criterio previo podría llevarnos a lo loco a investigar la existencia de los unicornios. Supongo que en ese sentido los recursos científicos tienen también sus limitaciones y no nos podemos dar el lujo de investigar lo que nos dé la gana porque hay que priorizar o reforzar estudios que se encuentran aún en desarrollo. Tal como han dicho antes, si ya existen suficientes estudios que certifiquen el no funcionamiento de ciertas teorías o ideas, no es necesario hacer una retrospectiva para volver a analizarlos. Eso sería contraproducente.

  7. José Manuel
    19 septiembre, 2017 en 13:47

    Me temo que las personas con este tipo de creencias no suelen cambiar de opinión fácilmente… seguramente su astrólogo/curandero/chamán de cabecera les dirá que “ya están de nuevo intentando ocultar la verdad”
    Sobre la pertinencia del estudio, no están de más… en España tenemos el tema parecido de partos y lunas… y ahí seguimos…

  8. 19 septiembre, 2017 en 14:17

    Hola:

    Considero que falta más formación ética de los médicos en general. Tienen que desarrollar su empatía con respecto a los pacientes. Los que desarrollaron la “investigación” del artículo lo hicieron para tener ganancia fácil.

    Denunciar estos absurdos es una parte, la otra es mejorar el sistema de salud, hacerlo mas accesible a las personas. Reducir los exagerados precios de los medicamentos, entre otras cosas.

    Saludos.

  9. gt7h1
    19 septiembre, 2017 en 15:47

    A mí por momentos me sonó a que alguien de los responsables del estudio le interesa ir por un Ignobel. El asunto es complicado: por un lado entiendo que se quiera que profesionales altamente calificados dediquen sus esfuerzos a tareas con peso real. Por otro lado no me parece tan mal que, en ciertas ocasiones, se distiendan en asuntos no tan serios, que apuesto a que todos hemos hecho el ganso en algún momento. Mientras no vaya en detrimento de su trabajo cotidiano; si, como dices, les sobra el tiempo, que lo dedican a lo que ellos quieran que por algo es su tiempo. Sólo a los robots se les puede demandar 100% de dedicación.

  10. 19 septiembre, 2017 en 18:08

    gt7h1:

    Que hagan en su tiempo libre a lo que ellos deseen, excepto que impongan o causen daño, está bien, pero en este caso lo hacen como médicos, que se dediquen entonces a la medicina, esto no tiene justificación. Es una pérdida como profesionales, de tiempo y dinero inútil.

  11. Renzo
    20 septiembre, 2017 en 6:51

    Ese “buenrollismo” del tal Jesús es muy parecido a lo de que “todas las opiniones merecen ser respetadas”, así vamos.

  12. continuar
    20 septiembre, 2017 en 8:38

    Sinceramente lo que han hecho estos médicos no es ciencia. Esa es la parte grave del asunto. No discuto sus conocimientos en medicina, por supuesto, pero está claro que en muchas carreras científicas falta una formación en el método científico y en pensamiento crítico. Más bien diría en educación básica.

    Han intentado demostrar la no relación… ¿Os imagináis un ingeniero que en vez de intentar construir un aparato que vuele dedicara el tiempo y dinero de una empresa aeronáutica a inventar aparatos para no volar?

  13. 20 septiembre, 2017 en 9:08

    ¿Os imagináis un ingeniero que en vez de intentar construir un aparato que vuele dedicara el tiempo y dinero de una empresa aeronáutica a inventar aparatos para no volar?

    Hombre, más bien me puedo imaginar a alguien investigando por qué no es posible construir una máquina de movimiento perpetuo. Y llegaría a los principios de la termodinámica 🙂

  14. Paco
    20 septiembre, 2017 en 13:52

    ¿no está justificado un estudio en el que se determine si existe esta correlación o no?

    No, porque es una payasada evidente, una pérdida de tiempo y de dinero.

  15. TONI
    21 septiembre, 2017 en 2:33

    Los Chalados pueden estar miles de años insistiendo en su Astrología de Alucinados pero salvo para leerlos como curiosas Elucubraciones NO tienen nada en Absoluto que ver con la Realidad y eso NO tiene Discusión ni dentro de Un Millón de Años, ni siquiera teniendo en cuenta los Experimentos Fascinantes y muy Revolucionarios y por eso en “Hibernación” prudente, de Giorgio Piccardi, 1.895 -1.972, con sus Probetas, que mostraton Influencias increíbles sobre los experimentos que dejan chiquitito el genio de W. Heisenberg sobre la influencia del observador sobre un experimento enunciado en su principio de incertidumbre o principio de indeterminación, pero sobre lo cual deberán volver los pensamientos de los eruditos de siglos futuros para estudiarlo con mucho más conocimiento empírico, y es que falta una Evaluación muy seria que todavía no se ha hecho 60 años después para nada para no desordenar el Ambiente de la Química con algo que nos sobrepasa en demasía por ahora y, en fin ¿Influencia Astrológica? NO, pero… tomemos nota de que hay imponderables…

  16. 21 septiembre, 2017 en 13:29

    TONI:

    Por lo que leo de tu comentario, deduzco que esos experimentos no han sido reproducidos en forma independiente ni sometidos a revisión por pares.

    Sólo parece anécdota.

  17. TONI
    21 septiembre, 2017 en 22:43

    Kamu Sildek Por lo que deduzco de lo que dice, Ud. o no me ha leído bien lo que comento sobre el Tema de Astrología del Blog o no se molesta Ud. en buscar ni en ver si es sólo anécdota de un señor que era un científico muy respetado en su tiempo y ya se sabe que cuando un grupo de supuestos especialistas en un Campo sea el que sea y con influencia suficiente no están de acuerdo con los resultados de un Par por lo que sea, y se hicieron muchas prácticas, puede terminar una serie de hechos siendo anécdota y no ser más investigado. He dejado claro que la Investigación sigue abierta para el Futuro y así demasiadas cosas que no encajan con los paradigmas del presente como no encajaban las ideas de Louis Pasteur con los sabelotodos de su tiempo, como simple ejemplo entre montones.

  18. 21 septiembre, 2017 en 22:52

    No hasta este punto, pero en mi entorno estoy acostumbrado a ver experimentación que se emprende sin pensar sobre las hipótesis y prácticamente sin planificar. La formulación de hipótesis, poner razón e imaginación en ello, es una etapa clave.

  19. 22 septiembre, 2017 en 8:39

    Toni

    En ciencia los resultados negativos son casi más importantes que los positivos. Piccardi propuso su hipótesis de que las reacciones químicas están influidas por el cosmos a principios de los años 60 del pasado siglo y desde entonces nada se ha avanzado, señal de que algo falla.

    Y además con tu apelación a genios del pasado que desafiaron el conocimiento previo te recuerdo otra vez que tienes que tener en cuenta todos los casos, así por cada ejemplo positivo la historia de la ciencia tiene cientos de otros en donde el supuesto genio no había propuesto nada más que un disparate. Es más, muchas veces hay una más que delgada línea roja entre el éxito y el más absoluto descrédito profesional en el caso de los “heterodoxos” o “disidentes” de la ciencia.

    https://lacienciaysusdemonios.com/2013/10/15/disidencia-en-la-ciencia-la-delgada-linea-roja/

  20. 22 septiembre, 2017 en 9:08

    raguadog

    La verdad es que me sorprende mucho tu afirmación, ¿podrías dar algún ejemplo?

  21. TONI
    22 septiembre, 2017 en 23:54

    Raguadog De acuerdo en que de Giorgio Piccardi ha quedado como en el aire, pero ya se retomará y es que en Ciencia hay demasiadas cosas que cuestionar y revisar y que se pasan de largo y hablando de Astrología, tema del articulo, y de su hija predilecta la Astronomía y si queremos ser sinceros con los Datos y los Métodos en la mano la verdad es que ninguna teoría astronómica es consecuente pese al Instrumento Mágico llamado Espectroscopio o Espectrómetro, y aunque no me guste en nada la Astrología, que fue en su origen según los mejores especialistas un mapeo del cielo estrellado para orientarse, la verdad es que la Astronomía está en apenas sus rudimentos en sus teorizaciones argumentales sobre cómo es el Universo a pesar de la gran Revolución y Avance que se inició desde que en los años 20 del Siglo 20 se percataran de unos nuevos Objetos Astronómicos que llamaron Galaxias y No hay ni un solo Genio que no haya propuesto un disparate o varios y no hablo de Heterodoxos.

  22. Eduardo
    23 septiembre, 2017 en 11:51

    Toni ¿Pretendes la equidistancia entre la astronomía y la astrología? ¿Has perdido la cabeza, o eres un troll de esos que pretenden dar una imagen que en realidad es totalmente falsa, y son defensores a ultranza de de las pseudociencias y demás engañifas?
    Que la ciencia avanza dando tropezones, nadie lo niega. Pero cuenta con los mecanismos para detectar sus errores y corregirlos. Que aún nos queda mucho, muchísimo por aprender y descubrir, tampoco lo niega nadie. Pero todo eso no hace menos certera a la ciencia, ni justifica dar validez a estafas como la astrología.
    Que la astrología fuera en su momento, hace siglos, una forma de conocimiento, entre observacional y mitológico, no lo pongo en duda. Pero su reconocimiento como tal, hace también mucho, mucho tiempo que está totalmente superado, y demostrado como pura mitología. Negar esta evidencia no es, desde luego, ni razonable, ni lógico, ni científico.

  23. 23 septiembre, 2017 en 12:10

    TONI:

    Vamos a suponer que lo de Piccardi debe retomarse, en tal caso, primero es preciso realizar experimentos debidamente planificados y debidamente controlados por distintos laboratorios en el mundo para que den cuenta de que sus investigaciones son válidas científicamente hablando.

    Si esto fuera cierto es imposible callarlo por siempre, pero se sabe más temprano que tarde.

    No sé que es lo que te hace darle veracidad a su idea, sólo leo testimonios.

  24. TONI
    23 septiembre, 2017 en 15:52

    A Eduardo Déjese de memeces de Trolls y Pseudociencias si no quiere que le califiquen a Ud. e infórmese Ud. en Historia Antigua que el tema es vasto por la cantidad de eruditos que lo estudiaron y lea lo que comento muy claro y No defiendo la Astrología ni creo en ella pero que los antiguos se orientaban, por ejemplo en el mar, por las estrellas, la Odisea nos lo cuenta también, a las que daban nombres, las agrupaban en formas y en grupos llamados constelaciones y conocían lo que se llama el Zodiaco y su periodicidad y que les atribuían propiedades digamos divinas, no lo niega ningún estudioso del tema y sólo hasta que llegó Grecia no apareció la Astronomía como tal sobre la base de la venerable Astrología para comprobar los hechos afirmados y reescribirlo todo sobre una base más empírica y léalo en textos de eruditos que está allí y hoy en día miramos el cielo según el mapeo que hicieron de él los antiguos y compruébelo Ud. mismo por ejemplo con una Guía de Campo como la de Menzel. Del segundo Párrafo del comentario de Ud. no tengo ninguna observación.

    A Kamu Syldek Estoy de acuerdo con lo que expresa Ud. en su primer Párrafo. Vea Ud., solo lo puse como un ejemplo y de lo que sé es que se dejó como está los polémicos resultados de las probetas y no más por lo lioso que era comprobarlo, véalo Ud. mismo pues ni Georgio Piccardi pudo aclarar la cosa sólo habló vagamente de fuerzas cósmicas ¿cuáles? Y Piccardi se puso a divagar de todo (Fuerzas) de lo de por allá arriba ¿Por dónde? suficiente para dejar por un rato en paz tan inextricable tema y si que le refutaron sus experimentos otros eruditos pues no creían en lo que decía y creyeron que había faltas en las medidas experimentales y así se dejó la cosa y hasta ahora nadie lo ha retomado que yo sepa y yo no le doy veracidad, como a ninguna teoría más de la debida, digo lo que hubo en su momento ¿Lo ve Ud.?

  25. 23 septiembre, 2017 en 19:04

    TONI:

    Gracias por aclarármelo.

    El asunto es que si consideras estas investigaciones abiertas lo mismo, en principio, se podría decir de la fusión fría. El caso es que sin evidencias lo sensato es no dar credibilidad, en esto estamos de acuerdo.

    El punto es que no basta la ausencia de evidencia, porque se puede caer en el error de tener convicción en que está aparecerá, sólo se necesita de tiempo.

    También, como señala Mario Bunge, se requiere de una explicación que esté de acuerdo con el conocimiento científico sólidamente establecido desde hace tiempo.

    Conocimientos que han sido validados una y otra vez. Conocimientos que han permitido el progreso de la ciencia, y bien empleados, nos permiten vivir mejor.

    Tú mencionas que este investigador no supo explicar que “ocurría” en sus experimentos, que divagaba, y allí tenemos otro problema en contra. No hay una base científica abstracta de tipo matemática que nos permita entender el supuesto fenómeno y nos proporcione la capacidad de establecer predicciones corroborables.

    De modo que lo descarto en términos efectivos sin necesidad de convertirme en un negacionista insensato. Pero siempre abierto a las ideas respaldadas con evidencia que estén más alla de toda duda razonable, aunque nos parezcan increíbles.

    Que estés bien.

  26. 24 septiembre, 2017 en 3:15

    Reblogueó esto en Jaov18's Blog.

  27. TONI
    24 septiembre, 2017 en 15:37

    A Kamu Syldek ¿No era el tema del artículo la Astrología medica en la que creían a pies juntillas todos los Antiguos? Bueno, ya no más polémica, pero su último Comentario merece contemporizarse y le diré que NO creo en la Fusión Fría porque los resultados no se han podido validar por pares pero no sabemos todo en Física de las partículas como lo reconoce cualquier erudito del tema; lo de Ausencia de Evidencia le recuerdo la Frase de Carl Sagan y que es un típico argumento Ad Ignorantiam y Carl Sagan era un Científico muy Respetado y dijo muy claro que la falta de ausencia de Vida extraterrestre no era prueba de su ausencia y la verdad es que casi el 100% de los científicos están de acuerdo con él, vea Ud., no he leído un solo argumento en contrario, tal vez Ud. si; lo de Mario Bunge, que no le he leído salvo notas sueltas por ahí de medios y sé que es famoso por su Extrema Ortodoxia Epistemológica y por los reconociemntos que ha recibido, y pero le recuerdo que lo de Newton sobre la Gravedad, la Luz, etc., supuso una revolución sobre el conocimiento científicamente establecido por no citar a Galileo, Copernico y muchos más en todos los campos y que no coincidieron con lo científicamente establecido en su tiempo pues la Ciencia y sus descubrimientos no van como normalice la Epistemología, o la Filosofía; nadie duda que la Ciencia, y la Técnica, no lo olvide Ud., nos ha revolucionado vivir mejor desde la catarata de descubrimientos e Inventos del Siglo XIX ; Sobre la Base Matemática, muy respetable, le recuerdo que muchos descubrimientos científicos no son matematicables y están así y todo reconocidos, por ejemplo en Biología, otro ejemplo, la Ciencia Aeronáutica tiene su origen en dos reparadores de bicicletas que contradijeron los muy graves cálculos matemáticos de un famoso matemático que demostró que nada más pesado que el aire podía volar ¿Lo ve Ud.?; Negacionista NO es Ud. sino demasiado rígido por leer posiblemente mucho de cosas de epistemología científica y filosófica pero espero que Ud. comprenda que la Investigación Científica no puede ser constreñida por esos corsés y basta que lea cualquier revista de divulgación de Ciencias de la categoría que sea para verlo y lo que dijo con convicción Carl Sagan, un Astrofísico catedrático en Cornell, sobre su creencia sobre vida extraterrestre así sean Bacterias no está respaldado por Evidencia y pues Ud. verá y puede ser que dentro de sólo 500 años los extraños experimentos del señor Piccardi tengan asiento científico pues como reconocen los eruditos NO sabemos bien cómo actúan las Fuerzas fuera de la Tierra sólolo básico y pues, como otro ejemplo más, que en tiempo de Anton Van Leeuwenhoek, que no era un científico al uso, este mostró lo que era imposible a la evidencia científica de su tiempo, por ejemplo, que era que existían bichitos muy menudos e invisibles por todos lados. En Ciencia NO se ponen Puertas al Campo y hay mucho todavía por Conocer y es muy evidente que hay Criterios y posturas bien dispares entre gente formada que debemos respetar con una base clara de Metodología, pero no rígida y le recuerdo que Edison, más de 1.000 patentes, no usaba metodología sino su intuición y eso lo escribió y dijo él mismo y así muchos más clasificados hoy como científicos en los libros.

  28. Eduardo
    24 septiembre, 2017 en 23:23

    Toni
    ¿Si no quiero que me califiquen a mí? No sé si ponerme a temblar o a reír. Ante semejante “amenaza” se me ocurren otros calificativos, pero de momento me los reservo.
    Vamos por partes. Que diversas culturas antiguas utilizaran las estrellas como elementos de orientación, no lo he puesto en duda en ningún momento (y no creo que pueda Vd. Encontrar ninguna frase que así lo indique. Es más, tal práctica fue continuada y perfeccionada a lo largo de la historia. Es más, la justificación de Copérnico para presentar su modelo heliocéntrico (Copérnico demostró tener un gran miedo a las consecuencias de poner en entredicho el modelo Ptolemaico, en buena parte ante el temor de la reacción de la Iglesia Católica, aunque en esos momentos había recibido apoyos del Vaticano. Las cosas cambiarían, para mal, en tiempos posteriores) recurrió a indicar que este planteamiento facilitaba los cálculos, especialmente, a los navegantes.
    Pero incluso hoy, con las facilidades para la navegación que representan medios como el GPS, en títulos como el de capitán de yate se exige el conocimiento de la navegación astronómica.
    El problema es que Vd. Mezcla la gimnasia con la magnesia, porque la utilización de las estrellas como sistema de orientación es una cosa, y la astrología otra muy distinta. Pretender dar un valor a la astrología, que nunca ha tenido, relacionando dos actividades que en realidad son distintas, es manipulador y falso.
    En cuanto al uso de las constelaciones, es simplemente una forma nemotécnica (una asociación mental para recordar algo) que facilita el reconocimiento de las estrellas. Que tanto las técnicas de navegación, como la astrología utilizaran dichas constelaciones, nada que objetar (es simplemente una forma de reconocimiento que facilita la localización de las estrellas), pero obsérvese que la astrología se centra exclusivamente en 12 constelaciones de las 88 constelaciones descritas. Así pues, el uso de constelaciones por parte de la astronomía, tampoco tiene un significado especial que relacione ambas prácticas. Es más, tales constelaciones están situadas en una banda de la esfera celeste de 18 grados centrada en la eclíptica. Claro que ¿Por qué 18 grados? En realidad es un valor arbitrario. Pero, además, las constelaciones del zodíaco deberían ser 13, puesto que no se tiene en cuenta la constelación de Ofiuco.
    Que la astrología formaba parte (en el pasado antiguo) de una actividad religiosa/adivinatoria, cierto sin ninguna duda, pero eso no le otorga ninguna credibilidad o valor especial, al margen de ser un conocimiento histórico de esa sociedad.
    Así pues, o bien Vd. Reconoce que la astrología es, desde un punto de vista científico, carece de significación, o si persiste en concederle una importancia que no tiene, he de mantener mi criterio expresado en mi entrada anterior.

  29. A. Nonímo
    25 septiembre, 2017 en 1:24

    “Desde 1951 Piccardi comenzó a utilizar métodos estadísticos para tratar de entender lo que podría influir en el curso de la precipitación, en particular, la precipitación de oxicloruro de bismuto (BiOCl) que determina por la adición de agua a una solución concentrada de cloruro de bismuto (BiCl3). Después de un número considerable de pruebas químicas (prueba de otras pruebas químicas se llevaron a cabo, por ejemplo, mediante el estudio de la polimerización de acrilonitrilo), Piccardi cree que ha identificado los distintos tipos de fluctuación: hubo fluctuaciones diarias (derivadas, por Piccardi, por factores de tipo de clima y por los campos electromagnéticos presentes en el medio ambiente), las fluctuaciones mensuales (que surgen, por Piccardi, por la rotación del sol sobre sí mismo), las fluctuaciones undecennali (por la tendencia cíclica de la actividad solar); Piccardi planteó hipótesis de fluctuaciones seculares, para el movimiento helicoidal de la Tierra con respecto a la galaxia. Los estudios Picarddi de fenómenos fluctuantes fueron básicamente ignoradas por la mayoría de la comunidad científica y en su mayoría no publicados sobre química o física revistas, pero en publicaciones periódicas sobre astronomía, geofísica, meteorología, bio-climático, la medicina, etc. El análisis crítico de trabajo Piccardi en la precipitación de oxicloruro de bismuto ha sugerido que, a pesar del análisis estadístico cuantitativo con el que Piccardi presentado los resultados de sus pruebas químicas, los datos se obtuvieron de una manera completamente cualitativo, con el uso de instrumentos de medida no especificados, estropeados por aproximaciones y falta de estandarización. Inexactitudes también aparecen en la forma en que Piccardi expuso sus resultados, hay papeles en el que los gráficos aparecen sin los puntos experimentales, pero sólo con las curvas de interpolación.

    En colaboración con Vittorio Maragliano Bolonia y otros biólogos, también observó las propiedades biológicas del agua por él en, y se observaron cambios significativos en los procesos vital (incierto) inducido por esto.

    A partir de sus observaciones, Piccardi cree que las causas de estas fluctuaciones fueron la diferente velocidad con la que la Tierra se mueve a lo largo del año (máximo a la primavera y el otoño mínima) y la actividad magnética del Sol, en la creencia de que los estados modificaron la activación del agua atmosférica con el potencial [potencial para qué?] y con la actividad solar, lo que le valió el apodo de “la química del Sol”. Más allá de las críticas a Piccardi también fueron reconocidos por los que criticaron sus resultados, notables cualidades humanas, que dieron lugar a una verdadera admiración por él por los estudiantes y compañeros de trabajo, que muy bien puede haber contribuido a un efecto de auto-engaño”.

    Fuentewikipedia.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: