Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia > Esa más que maravillosa evolución

Esa más que maravillosa evolución


Hace cientos de millones de años algunos peces evolucionaron hacia animales terrestres, sin embargo esta transición tuvo que implicar una gran remodelación de los procesos fisiológicos. Y un reciente estudio permite comprender cómo pudo ocurrir ese importantísimo evento evolutivo.

El paso de aletas a extremidades en el sistema locomotor de los vertebrados implicó un importante cambio en el uso de diferentes músculos de diferentes maneras. Esto es así porque los peces utilizan los músculos de su tronco para nadar, moviendo su columna vertebral en el proceso locomotor. Por el contrario, los animales terrestres mantienen sus espinas dorsales inmóviles y usan los músculos de sus patas para caminar.

Hasta ahora los científicos siempre pensaron que la transición de la natación a la locomoción terrestre tuvo que ocurrir de manera gradual a medida que los peces pasaban cada vez más tiempo en tierra, proceso que iba reordenando el patrón de células nerviosas que activaban gradualmente más y más músculos específicos, perdiéndose la actividad de la musculatura del tronco y de la columna vertebral en favor de los de las extremidades. Sin embargo, parece que el cambio locomotor ocurrió de manera mucho más rápida y mucho antes en el mar.

Un grupo de investigadores estadounidenses ha estudiado alevines de “Leucoraja erinacea, un miembro de la familia de las majestuosas rayas, encontrado las claves del aparato locomotor de los animales terrestres.

Estas diminutas crías de pez se impulsan a través del agua sin mover su espina dorsal, usando sus músculos pectorales para extender y contraer sus aletas frontales en forma de lóbulo al mismo tiempo, de manera parecida a como un pájaro bate sus alas. Cuando se encuentra en el fondo del mar o sobre una superficie es capaz de utilizar sus aletas traseras para caminar, más o menos como cualquier ser terrestre tal y como se muestra en el siguiente video:

El pez caminante

Pero quizás lo más llamativo del caso sea que, tal y como se indica en el estudio mencionado, estos peces usan las mismas neuronas que los animales terrestres para controlar los correspondientes músculos para caminar como lo hacen. Es más, los investigadores encontraron que los genes que dirigen este desarrollo neuronal también son los mismos en ambos tipos de animales, así los genes que diferencian la aleta frontal de la aleta posterior en el pez son el mismo tipo de genes que discriminan las neuronas del brazo de las de las piernas en las personas.

Teniendo en cuenta que estos peces estaban presentes en los mares hace la friolera de unos 420 millones de años, eso significa que las neuronas esenciales para caminar son antiquísimas y precedieron en unos 60 millones de años a la aparición de los primeros tetrápodos.

En resumen, un nuevo ejemplo de lo recicladora que es la selección natural.

P.D.

Entrada especialmente dedicada a todos aquellos creacionistas duros y blandos que creen que nuestros cuerpos están diseñados a semejanza de una entidad extraterrestre. ¡A ver si resulta que dios es un pescado!

Entradas relacionadas:


  1. Estampida
    13 febrero, 2018 en 10:36

    pEro aver. si la evolusion es real PPorqe no bemos. ningun animal evolusioNar hoy dia eeee?? crellentes 1 ateitos 0

  2. Estampida
    13 febrero, 2018 en 11:31

    Se han perdido los tags de Troll Mode, estoy de coña obviamente 🙂

  3. 13 febrero, 2018 en 12:00

    Estampida, los políticos si evolucionan hoy en día, me lo dijo mi mae. Creyentitos 0 Ateos 1

  4. Estampida
    13 febrero, 2018 en 12:20

    Los políticos no se si evolucionan, los que no evolucionan seguro somos los que les votamos de nuevo.

  5. Javier
    13 febrero, 2018 en 12:28

    Por supuesto que no soy un experto. Pero creo que esto encaja bien con la teoría imperante del equilibrio puntuado, así que supongo que ya muchos supondrían que sería así.

  6. 13 febrero, 2018 en 13:32

    Hola:

    “Que haya evidencia de esto no implica que la evolución haya ocurrido, porque nadie vió a los peces salir del agua y colonizar la tierra. Pecan de arrogancia al asumir demasiado.”

    Imagino que algo como esto diría un fundamentalista cristiano, como el Biblioguero. Es lo que ocurre cuando permites que un libro antigüo sustituya tu propio entendimiento de las cosas.

    Saludos.

  7. 13 febrero, 2018 en 16:21

    Todos venimos de LUCA 😉
    Muy interesante.

  8. nestor
    13 febrero, 2018 en 18:09

    Cada vez que la ciencia abre una puerta los creyentes se resfrían por el aire fresco. Aunque Albert Einstein dijo algo mejor:”El hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir…”.

  9. El Cuerno de la Abundancia
    15 febrero, 2018 en 21:40

    La publicación está muy interesante. El vídeo del alevín me recuerda mucho a los neonatos y el reflejo de la marcha. Lástima que no se publicó un día antes, en el cumpleaños de Darwin.

    Es de verdad una gran dicha que nosotros podamos testificar sobre las monerías de Darwin y leer estudios como el referido; mientras que hoy los habitantes de la isla de Tanna están celebrando el culto a John Frum desde hace 80 años.

    Si siguen esperando a que Frum les lleve el repuesto del motor del único barco que hay en la isla, van a terminar echando aletas para salir nadando de esa isla!!!

  10. 16 febrero, 2018 en 1:24

    John Frum, si, los cultos de carga.

    Eso no es nada, otros esperan la segunda venida del mesías desde hace 2000 años y otros todavía la primera.

    ¿Qué son 80 años en comparación esperando?.

  11. El Cuerno de la Abundancia
    16 febrero, 2018 en 20:36

    Sí, tienes razón. El culto a Frum no significa nada en comparación al culto del nazareno en cuanto a paciencia e imbecilidad se trata.

    Mi objetivo de sacar a colación a Frum fue resaltar dos polos idiosincráticos. Por una parte el natalicio de Darwin, el 12 de febrero, y me pareció que este post es un buen impulso para aumentar el interés en la lectura de los procesos evolutivos; y por otra, el día de John Frum, el 15 de febrero, una muestra de arcaica esperanza e ignorancia sobre un mesías venidero, pero no sabía que era un concurso de mesías… en ese caso hubiese elegido a Ulises XXXI.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: