Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina > Ciencia y pseudociencia: algo está cambiando en España

Ciencia y pseudociencia: algo está cambiando en España


Después de décadas en las que en España tanto los poderes públicos así como muchos colegios profesionales de médicos o farmaceúticos toleraban, cuando no apoyaban más o menos directamente a las más diversas supercherías pseudocientíficas y sus “aplicaciones” médicas, parece que las cosas están cambiando.

Hasta hace unos pocos días teníamos un gobierno que legitimaba la homeopatía (y que consideraba en tan poca valía la Ciencia que su administración paso a depender del Ministerio de Economía) o unos colegios profesionales que patrocinaban directamente la pseudomedicina como el de farmacéuticos y el de médicos, ambos de la capital de España. Sin embargo, en unos pocos días la situación parece haber cambiado totalmente para mejor.

Así el nuevo titular del recientente creado Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, el ingeniero aeroespacial y astronauta Pedro Duque es un firme defensor de la Ciencia y un declarado crítico de las pseudomedicinas tal y como lleva demostrando en múltiples declaraciones públicas. También su compañera de gobierno Carmen Montón, nueva ministra de Sanidad y licenciada en Medicina, se ha posicionado claramente en contra de las mal llamadas “medicinas” alternativas.

Y ayer mismo la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) y la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) realizaron un acto conjunto en el que se declaró que

Las pseudociencias, tan antiguas como el pensamiento humano, son la penumbra ancestral que permanece tras el conocimiento aportado por la ciencia. Actualmente, pese al enorme desarrollo de la ciencia, se mantienen y expanden mediante el llamado “mercadeo de la duda” de la que nos rescatan con el “negocio de la certeza”.

Aunque de forma subrepticia, las pseudociencias impregnan nuestra vida y, por supuesto, nuestras ciencias. Todas ellas. Y de esa impregnación florecen las aplicaciones, tanto más dañinas cuanto más perjudican nuestra percepción del mundo y nuestra salud. Porque permitir el desarrollo de las pseudociencias y la implantación de las pseudoterapias, no solo es un enorme negocio. También es un exitoso camino para mantener a la sociedad sumida en la ignorancia, en las creencias “reveladas”, en la docilidad. Ahuyentando el pensamiento crítico.

La jornada de Sociedades 2018 de COSCE, bajo el lema «Pseudociencias y pseudoterapias. Una verdad igualmente incómoda» pretende conocer, compartir y denunciar cómo las pseudociencias están presentes y afectan a cualquier rama de la ciencia. Incluso en aquellas más “puras” y “conceptuales” que aparentan ser inmunes al fenómeno. La realidad es que hoy esta plaga, a la que hay que combatir con toda firmeza, se ha convertido en una realidad tan incómoda (parafraseando a Al Gore), o más, que el cambio climático, y que su erradicación requerirá de enormes esfuerzos de divulgación pedagógica. E igualmente debe ser materia de decididas políticas científicas. Para conocer, además, la trascendencia que tienen en nuestra salud, la Jornada se ha organizado conjuntamente con FACME, la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas, un primer paso que quiere ser el principio de una larga y fructífera colaboración entre COSCE y FACME en la consecución de los ambiciosos objetivos comunes en pro de la ciencia, la medicina y el conocimiento en nuestro país.

Ahora solo falta que el nuevo ejecutivo, con el apoyo de las mencionadas organizaciones (que agrupan a la práctica totalidad del estamento científico español) pongan en marcha medidas efectivas para terminar de una vez por todas con la lacra de las pseudomedicinas, una monumental estafa cuyo único efecto verificado es el de aligerar el bolsillo de incautos o de desesperados, poniendo muchas veces además en riesgo la salud y hasta la vida de aquellos pobres pacientes que caen bajo sus más que chamánicos tentáculos.


  1. Raúl Martínez
    8 junio, 2018 en 18:59

    Efectivamente, incluso Cs tiene en su programa una lucha dura contra las pseudociencias.
    Curiosamente PP y Podemos coinciden en ser muy tibios en este tema.

  2. Eduardo Baldu Gil
    9 junio, 2018 en 11:59

    En el caso de Podemos, hay que decir que es consecuencia de la nueva estructura de organización. En las organizaciones clásicas, el partido está dotado de una base ideológica clara, y es en base a la misma la forma en que crece el partido. Los militantes se adhieren al mismo al coincidir con el planteamiento ideológico. Podemos ha representado una forma de organización alternativa: la gente descontenta con la realidad que vivimos se reúne, discute los temas y plantea alternativas.
    Cada una de estas opciones tiene sus ventajas y sus inconvenientes. En una sociedad cuyos miembros tengan una alta formación política (lo que incluye muy variados conocimientos y un cierto grado de sentido crítico), la primera opción es más efectiva y coherente. En una sociedad con un nivel cultural tirando a bajo, la gente solo es consciente de que la sociedad está mal, pero al carecer de los recursos necesarios para realizar análisis profundos, difícilmente se siente atraída por las organizaciones clásicas. La alternativa, el caso de Podemos, tiene como consecuencia que lo que les da la fuerza, es también lo que da lugar a incongruencias. De hecho, en la estructura de Podemos es posible encontrarnos con líneas de pensamientos muy dispares, incluso contradictorios. Es una estructura política propia del tiempo actual: Lo vemos en Internet, y en sus múltiples foros. Todo el mundo se siente con derechos a decir lo que piensa (y eso en principio no es malo). El problema es que muchas veces ese pensamiento no va acompañado de un proceso previo de análisis, razonamiento y sentido crítico, con lo que se acaban diciendo (y lo que es peor, defendiendo a capa y espada) verdaderas tonterías. Es la herencia de los planteamientos postmodernos, que afirma que todos los discursos sin excepción son construcciones lingüísticas de idéntico valor (Así, por ejemplo, lo que afirma la ciencia tiene el mismo valor que lo que afirma la pseudociencia). Un planteamiento que tiene mucho atractivo, porque da la justificación para que cualquiera pueda hacer afirmaciones, sobre cualquier tema, sin necesidad de presentar argumentos razonados que las justifiquen (Y por tanto de tener que realizar esfuerzo mental alguno).
    Por supuesto, en Podemos hay gente que rechaza estos planteamientos posmodernos, pero no puede impedir que haya quienes defiendan estas ideas absurdas. Es un caso de democratitis aguda. Desgraciadamente hay mucha gente que piensa que la posición sobre cualquier tema debe ser resuelta de forma democrática. No entienden que hay áreas, como la ciencia, en la que la democracia no es aplicable.
    El caso del PP es más complejo. Desde cuestiones relacionadas con intereses económicos a sectores del partido claramente irracionales (Basta ver algunos de los comportamientos de políticos del partido en relación con las creencias religiosas). No tengo la más mínima duda que hay personas en este partido que serán críticas en esta materia, pero me temo que los factores antes apuntados (en especial las razones económicas) son demasiado poderosos para ser contrarrestados.

  3. Lila
    9 junio, 2018 en 14:32

    A ver qué nos hacen el Pedrito y la otra como ministros, tengo esperanzas, pero veo mucho extremismo, que poco tiene con lo que el titular de este sitio pregona: la santa duda, madre de la Ciencia.

    Está claro que necesitamos con urgencia una regulación de las llamadas medicinas alternativas, como ya hace mucho que ocurre en otros países en los que se contempla como algo natural que un médico recete, por poner un ejemplo de los muchos posibles, flores de Bach, en Inglaterra o Suiza se incluyen en su sistema de salud público. Aquí todavía andamos algo perdidos y situándonos en uno de los dos extremos, como he podido comprobar en este mismo sitio, donde un tal Ateo666 se siente tan “endiosado” (qué ironía) como para ir quemando lo que ni conoce. Craso error si defiendes la Ciencia, hermano.

    Yo creo que no hay que ser muy listo para darse cuenta de que debemos acabar con las sanguijuelas que se aprovechan de este vacío legal para hacer su agosto a costa de la salud de la gente, y por desgracia va en aumento y con productos y servicios que dan risa si no fuera por lo trágico de la situación. Otra cosa muy distinta es meter en el mismo saco a todo lo que a ti te parezca, porque sí, o porque no te has parado a comprobar si de verdad hay investigaciones y/o evidencias al respecto.

    Lástima que paguen unos pocos justos por unos cuantos pecadores. Mi esperanza es que, a falta de una muy necesaria regulación, la gente tenga un poco de sabiduría y la información necesaria para no caer en peligrosas trampas y así poder discernir lo que de verdad ayuda de lo que sólo es puro negocio venenoso.

    Pero siendo justos, tampoco endiosen a la medicina oficial y disciernan también ahí, que a veces parece que hasta algunos médicos andan perdidos. Al menos por mi caso personal puedo asegurarlo: casi “condenada” de por vida a una grave dolencia que no era tal y ello tras casi un año de minuciosas pruebas médicas, para acabar siendo salvada en pocas semanas por una de las mal llamadas terapias alternativas que por aquí llamas “placebo”. En serio, infórmate un poco antes de soltar tonterías.

    Me gustaría compartir este enlace, que indica lo mal que vamos coronando y destronando a diestro y siniestro, otorgando “licencia para matar” si has salido de la facultad de medicina y condenando a muerte si provocas la más mínima molestia con una infusión de manzanilla, por poner un ejemplo.

    https://www.forbes.com/sites/ritarubin/2016/05/04/medical-error-is-a-leading-cause-of-death-but-you-wont-see-it-on-the-cdcs-list/#49524474bb35

    Y como eres tan amigo de la Ciencia y la DUDA, seguro que aquí encuentras material de sobra para seguir alimentando esa sanísima costumbre que comparto contigo. Que nunca nos quiten la capacidad de dudar, hermano!

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=iatrogenic+death

  4. 9 junio, 2018 en 20:12

    Lila
    Que en “en Inglaterra o Suiza” sea “algo natural que un médico recete, por poner un ejemplo de los muchos posibles, flores de Bach” no es ningún síntoma de modernidad ni de racionalidad. Si eso es así, cosa que desconozco, simplemente indica cuan bajo ha caído la profesionalidad de los médicos de esos países. Y no lo dice este “ateo endiosado” sino cualquier científico con un mínimo grado de decencia, así como muchas asociaciones profesionales que han dejado de escuchar los “encantos” de las supercherías engañosas pseudomédicas. Así que por favor usa la cabeza para algo más que para llevar sombrero y empieza a pensar.

  5. 9 junio, 2018 en 20:20

    Por cierto Lila, que la medicina científica cometa errores tal y como indicas en los links que muestras no significa que las mal llamadas “medicinas” alternativas sirvan para algo más que para engañar a incautos. Ya sé que quizás eso supere tu capacidad de análisis, pero es la más simple verdad.

    Ya lo de tu “milagrosa” salvación por la “medicina” alternativa lo dejamos en el apartado de fantasías de ayer, de hoy y de siempre, porque yo también puedo escribir que fui curado por un chamán navajo con su gran sabiduría ancestral y nadie tiene porqué creerme.

  6. Eduardo Baldu Gil
    9 junio, 2018 en 20:30

    Estamos en racha. Otra defensora del pensamiento mágico y las pseudoterápias. Y es que la estupidez humana no tiene límites. Esta parece ser una enamorada de las llamadas “Flores de Bach”, un invento del Sr. Edward Bach, también aficionado a la homeopatía, en el que el jugo de flores se diluye en brandy, en la proporción de 1:144 (contiene semblanzas con la homeopatía). Su inventor partió de un total de 38 flores que se suponen que su función es aliviar los desequilibrios síquicos y emocionales, que serían los causantes de las enfermedades (A tomar por culo años y años de investigación médica, trabajos de laboratorio, esfuerzos en entender las causas de las enfermedades y como progresan, para encontrar remedios reales. Ahora resulta que todo lo que padecemos es debido a desequilibrios síquicos y emocionales. Lo dicho, pensamiento mágico)
    Y no, no es cierto que no se hayan hecho estudios relativos a la eficacia de la “Flores de Bach”. Se han hecho y han resultado un fiasco (como era previsible). Pero como todo buen defensor, o defensora, de esta sarta de idioteces, va y carga contra quienes somos escépticos ante ellas. Así que te devuelvo tu frase: “Infórmate un poco antes de soltar tonterías”

  7. Luis Sanchez
    10 junio, 2018 en 1:02

    Estimada Lila:
    la supuesta regulación de las pseudomedicinas (mal llamadas medicinas alternativas, pues no son ni medicinas ni alternativa, ya que ninguna ha conseguido ocupar el espacio de ninguna especialidad de la medicina científica) en Europa es un auténtico esperpento, dominado por las peculiaridades de cada país, miles de funcionarios ignorantes en estos menesteres y mezclado con un potente lobby de los laboratorios homeopáticos. Es algo patético, desde el punto de vista de la Ciencia. Resumiendo, si un remedio “alternativo” funciona, deja de ser alternativo y se incorpora al método científico, precisamente porque funciona y se puede demostrar. La Ciencia es así de pizpireta, no se “casa” con nadie.

    Más peligrosa me parece tu afirmación de que hay aprovechados que hacen el agosto engañando, dando a entender que las pseudomedicinas funcionan pero que hay gente que las usa para engañar. No, y mil veces no. Ninguna funciona (pues ninguna lo demuestra ni hay evidencias), y la que me parece que no te has parado a comprobar si hay evidencias eres tú; afirmas cosas que no sabes, y si lo sabes… aquí tienes un espacio para divulgar dichas pruebas (estoy casi seguro de que no lo harás).

    Existen varias razones para que una persona piense que una pseudomedicina le ha curado, pero la explicación no es que cure su remedio, porque entonces el propio Método Científico validaría dicho remedio. Y si no lo hace es porque no funciona. En tu caso vamos a decir que te curó pero que al resto de las personas no (eso para ser amable y no decir que te lo has inventado, usando tu “curación” como un patético elemento de prueba basado en la autoridad).

    Que pongas por ejemplo a alguien que confunde un accidente (desconectar sin querer un enchufe de una máquina de soporte vital) con un error médico, no dice nada bueno, pero tampoco lo esperaba. El enlace al estudio del Dr. Martin Makary no funciona, así que supongo que habrá unos cuentos estudios más al respecto. Cuando quieras nos los cuentas (también dudo de que lo hagas). Pero de cualquier manera, el error médico es eso, un error personal, mala praxis o como quieras llamarlo, pero eso no invalida ni la Ciencia ni el Método Científico (la Ciencia no es infalible, es lo mejor que tenemos para avanzar en el conocimiento); de igual manera que si le haces una raya al coche en el parking, la culpa es tuya, del conductor, no del fabricante del coche ni de la calidad de su mecánica. Eso sí, si es muy habitual dicha “yatrogénia” en el conductor, los ingenieros estudiarán la manera de avisarte para que no rayes tanto el coche y pondrán cámaras y sensores de proximidad. De todas maneras no te preocupes, pues confundir el tocino con la velocidad es habitual.

  8. Alfonso
    10 junio, 2018 en 5:32

    Lila: tu caso, una enfermedad (seguramente mal diagnosticada) grave que no era tal y que fue curada por una pseudoterapia alternativa, seguramente fue uno de tantos casos de trastornos somatomorfos, antiguamente llamados “histeria”. Son precisamente el tipo de enfermedades imaginarias en las que los placebos y otras pseudomedicinas hacen algún efecto, si crees en ellos. Otra opción es visitar al psicólogo. Buena suerte con tus problemas de salud mental.

  9. Far Voyager
    10 junio, 2018 en 10:37

    Lila, puede que haya un error pero tales errores acaban siendo arreglados al avanzar nuestro conocimiento. Es inevitable que a veces algo que se piensa es efectivo resulte que a la larga tenga efectos secundarios indeseables y ademas, igual que los errores medicos que a veces salen en las noticias por lo que causan en los pacientes que los sufren, son minoria.

    Dudo que la homeopatia y similares tenga un proceso de correccion similar. Es mas, sabiendo que todo al final se reduce a quimica ¿que diferencia hay entre el mismo principio activo de un medicamento fabricado y un producto homeopatico natural?. ¿Que efectos va a tener un producto homeopatico en el que tal principio esta tan diluido que para encontrar una molecula de este habria que buscar en un volumen de producto equivalente al del Universo observable (y los hay peores)?

  10. Abraham
    11 junio, 2018 en 10:56

    No alimentéis al troll. Si acaso, dadle su pastilla antisicótica y ya.

  11. Alfonso
    11 junio, 2018 en 11:57

    Desde el punto de vista del sector médico también las cosas están cambiando a pasos rápidos. El colegio de médicos de Madrid ha pasado en pocos años de tener sus secciones colegiales de homeopatía, acupuntura, etc, como si fueran unas especialidades médicas más, y ofrecer varios masters en terapias alternativas, a eliminar de un plumazo esas secciones colegiales y dejar de ofrecer cualquier tipo de formación relacionada con pseudoterapias. http://www.lavanguardia.com/ciencia/20170517/422634579493/colegio-de-medicos-madrid-excluye-homeopatia-acupuntura.html
    El colegio de médicos de Barcelona todavía mantiene las secciones colegiales de pseudoterapias alternativas pero ha eliminado los cursos de homeopatía. http://www.lavanguardia.com/ciencia/20170517/422634579493/colegio-de-medicos-madrid-excluye-homeopatia-acupuntura.html
    En otros países como el Reino Unido, han dejado de financiar la homeopatía y recomiendan no utilizarla ni en el ámbito privado. http://saludiario.com/desaparece-la-homeopatia-de-la-capital-del-reino-unido/
    https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/reino-unido-solicita-a-sus-medicos-que-no-prescriban-homeopatia-7751

  12. Narval
    11 junio, 2018 en 12:35

    Lila huele a Marisa Cerro, la bruja psicóloga del post anterior (usando un corrector, eso sí).

  13. Renzo
    11 junio, 2018 en 16:26

    Narval, de “cencerro” a “lila” no hay mucho trecho.

    🙂

  14. Alfonso
    12 junio, 2018 en 12:57

    Otra noticia muy reciente: la Organización Médica Colegial- Consejo General de Colegios Médicos rechaza de manera rotunda todas las pseudoterapias alternativas incluyendo por supuesto la homeopatía. http://www.cgcom.es/sites/default/files//u183/np_declaracion_cgcom_y_ccd_sobre_las_practicas_invalidadas_cientificamente_12_06_18.pdf

  15. Alfonso
    12 junio, 2018 en 13:23

    Del comunicado de la OMC- CGCM, destacaría que es la comisión deontológica la que desaprueba el uso de estas pseudoterapias. Puesto que estas pseudoterapias no tienen base científica alguna, no deben ser utilizadas por los médicos pues es un comportamiento contrario a la ética médica, y si un médico las utiliza podría serle abierto un expediente informativo por su colegio de médicos correspondiente, lo cual puede conllevar la inhabilitación profesional durante un periodo de hasta cinco años. Por ejemplo http://www.medicosypacientes.com/articulo/el-colegio-de-medicos-de-barcelona-ha-abierto-14-expedientes-relacionados-con

  16. 12 junio, 2018 en 13:26

    Alfonso
    Me quedo con el párrafo final

    “El médico que ejerza y aplique técnicas o terapias no reconocidas legalmente ni avaladas por la comunidad científica ni académica, tiene el deber de informar adecuadamente a sus pacientes de manera entendible y asumir, si es el caso, todas las obligaciones y responsabilidades jurídico legales, profesionales y deontológicas (CDM) que puedan derivarse y que marcan la actividad médica de la lex artis ad hoc y el Acto médico en sensu estricto.”

    Y ya si la propia Organización Médica Colegial actuara de oficio los pacientes estarían bastante más seguros que ahora.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: