Inicio > Actualidad, Ciencia > Cómo el conocimiento científico cambia el mundo

Cómo el conocimiento científico cambia el mundo


Un niño nace y vive hasta su adolescencia en el África más profunda y más depauperada, en una minúscula aldea de 50 chozas de adobe, que por supuesto no cuenta ni con agua corriente ni luz ni con nada a lo que estamos más que acostumbramos en el hipertecnológico mundo occidental, puesto que es un lugar sumido en la más absoluta pobreza del más insignificante (y casi ilocalizable) Malawi. Pero este niño, que tuvo que dejar la escuela para ayudar a su familia, devora con fruición viejos libros y gastadas revistas que alguna caritativa ONG occidental llevaba al más que depauperado “club social” de su aldea, encuentra  un día un ejemplar de una revista divulgativa de ciencia que explicaba cómo aprovechar el viento para producir esa energía eléctrica de la cual nuestro protagonista casi ni puede imaginar.  Y se produce el “milagro” científico, por supuesto el único posible.

Con un montón de desechos: una vieja bicicleta, el ventilador de un tractor abandonado, trozos de gomas, madera y los desechos que los agricultores vecinos ¡consideraban ya inútiles! en un país en donde nada se desecha, comenzó a construir el primer generador eólico diseñado por un ciudadano en toda esta depauperada nación africana.

Y con un más que reseñable espíritu práctico y duro trabajo, trenza trozos de cobre para fabricar cables, conecta unas aspas giratorias artesanales colocadas sobre un más que inestable soporte de 5 metros de altura, que conforme iba mejorando su estructura y su potencia logró elevarlo hasta los 12 metros (nada tan alto había nunca sido visto en esta pequeña aldea perdida de la mano de la civilización) a un generador cuyo prohibitivo coste de 16 dólares casi hace fracasar el proyecto, y a una vieja batería de un tractor. Al final, este más que artesanal artefacto sirvió para hacer funcionar 4 bombillas, una radio e incluso al cargador del único móvil de la aldea, consiguiendo al final domeñar al viento a través de su más que ingenioso sistema de aerogenerador eléctrico casero para llevar ¡por fin! el milagro tecnológico de la luz artificial a sus más que asombrados progenitores y al resto de una aldea sumida en la más oscura época preindustrial.

http://tu.tv/videos/como-el-conocimiento-cientifico-cambia-el-mundo

 

Ahora ese niño llamado William Kamkwamba está desarrollando nuevos proyectos para diseñar infraestructuras básicas que funcionen con energias renovables para el África más depauperada.

Entradas relacionadas:

Videos relacionados:


  1. Abraham
    4 septiembre, 2018 en 8:08

    Bravo.

  2. 4 septiembre, 2018 en 22:24

    Reblogueó esto en Palabras al vapor..

  3. apalankator
    7 septiembre, 2018 en 18:26

    Eso es la testiculina que tanto escasea por otros lugares

  4. vcbvcvvbc@
    26 septiembre, 2018 en 20:17

    y pensar hasta hace 50 años los que no eran hijos de ricos, solo podían estudiar en colegios religiosos. que la inmens mayoría de los premios nobel eran religiosos, cristianos, tu argumento se queda en la basura de las ideas

  5. 26 septiembre, 2018 en 22:32

    Aunque es un tema más que manido te voy a contestar ya que parece que de ciencia en general y de estadística en particular andas algo flojo. La misión de los colegios católicos nunca ha sido generar conocimiento, ni producir premios Nobel, sino adoctrinar en estupideces de la Edad de Piedra.

    Lo que ocurre, como todo en esta vida, que no han tenido un éxito completo. Y así, dentro de los cientos o miles de millones de cerebros destruidos por la molicie supersticiosa durante dos mil años, de vez en cuando aparece un intelecto brillante, que incluso en esas épocas de oscurantismo, destaca y hace un descubrimiento maravilloso. Pero eso es lo mismo que felicitarse por la supervivencia de un par de osos pandas que viven “felices” en un zoológico construido y financiado por las mismas empresas madereras o petroleras que destruyen cientos de miles de km2 de selvas vírgenes.

    Porque la pregunta que hay que hacerse es si en lugar de cerrar la Academia de Atenas, proscribir el racionalismo griego y quemar la Biblioteca de Alejandría entre otras barbaridades contra el pensamiento ¿cómo estaríamos ahora, sin 1.500 años de oscuridad intelectual cristiana?

    Y un magnífico libro que acabo de leer en el que se detallan todas y cada una de las barbaridades contra el intelecto que hicieron en su momento los talibanes cristianos, y que deja un más que ácido regusto de fracaso histórico es la más que recomendable “Edad de la Penumbra” de la historiadora Catherine Nixey en el que se relata como el cristianismo exterminó, no solo la cultura clásica, sino cualquier atisbo de racionalismo. Y así nos luce el pelo en pleno siglo XXI con gente tan ignorante como tú.

  6. 26 septiembre, 2018 en 22:40

    Porque esta historiadora educada, como muchos, en el cristianismo más ortodoxo había algo que no entendía:

    “Una de las ideas que siempre me habían trasmitido mis padres cuando era niña es que la Iglesia católica había sido la garante y protectora del saber y la educación clásicos. Me inculcaron la imagen mítica, retratada también por Umberto Eco en sus obras, de los monjes intelectuales que amaban y defendían la literatura y la cultura. Recuerdo esa frase que aparece en boca de uno de los personajes de Eco en ‘El nombre de la rosa’: ‘Un monasterio sin libros era como un prado sin flores’. Yo tenía completamente arraigada la creencia de que la Iglesia católica había salvado y conservado el saber clásico”.

    Y esta hija de unos monjes que pasaron veinte años dentro de un monasterio antes de colgar los hábitos comprendió que si bien el cristianismo conservó la pequeñísma parte del legado clásico que le interesaba en los siglos oscuros de la Edad Media, sin embargo desplegó un escenario de destrucción apocalíptica de la filosofía y el arte de la antigüedad grecolatina, reducido por la Iglesia a sangre y cenizas durante los siglos IV y V d.C., de tal manera que se calcula que más del 90% del saber clásico fue suprimido por “anticristiano” en el terrible y oscuro milenio y medio posterior.

  7. Far Voyager
    27 septiembre, 2018 en 13:20

    El tipo de arriba parece que se ha confundido de artículo. Eso dicho, habría que recordarle también cómo esos monjes preservadores del saber también borraron pergaminos con saber clásico, y que solamente después pudieron recuperarse bajo los rezos que escribieron tras borrarlos.

    Eso y que los científicos de los que habla o no mezclaban sus creencias con sus investigaciones o siquiera eran creyentes en su madurez, siendo si no ateos sí panteístas, algo muy distinto.a las ideas religiosas cómo tales.

  8. Javi P.
    30 septiembre, 2018 en 18:50

    “Porque la pregunta que hay que hacerse es si en lugar de cerrar la Academia de Atenas, proscribir el racionalismo griego y quemar la Biblioteca de Alejandría entre otras barbaridades contra el pensamiento ¿cómo estaríamos ahora, sin 1.500 años de oscuridad intelectual cristiana?”

    Me imagino que en esos 1500 años de oscuridad intelectual cristiana no se cuentan las ideas y los avances de física y cinemática de la cuantificación de los cuerpos en aceleración, el movimiento parabólico, la aceleración uniforme de la caida de los cuerpos y el momentum planteados por Juan Filopono, Gerardo de Bruselas, los calculadores del colegio de Merton Richard Swineshead, Thomas Bradwardine y William Heytesbury que desarrollaron el teorema de la velocidad media utilizado sin citaciones por Galileo en el siglo XVII, Jean Buridan, Nicolas Oresme y Alberto de Sajonia. Tampoco hay que contar en esos 1500 años la intruducción de la astronomía esferica desde los canales diplomáticos de Cordoba y Catalunia en el siglo X y su diseminación por occidente a través de Gerberto de Aureliac. Ni que decir de los astrónomos lotaringios que para el siglo X estudiaban los textos enciclopédicos de Plinio, Capella y Macrobio, y eran empleados como obispos en el reino de Canuto. O los estudios en óptica de Grosseteste, Roger Bacon y John Peckham. Wow también habría que sacar de la ecuación la tradición laboratorista de los alquimistas cristianos que lograron la destilación del alcohol, el descubrimiento del ácido y la química corpuscular de Pablo de Taranto que influyó en los tratados químicos de Daniel Sennert y Robert Boyle. O cuando las facultades de medicina de Italia y Francia comenzaron a implementar por primera vez la disección humana como practica didáctica por primera vez en la historia de occidente desde el siglo III a.C. Petrus Peregrinus sin dudas se debe estar preguntando cómo pudo haber investigado empíricamente la naturaleza de los magnetos y haber sido el primero en concluir que estos tenían polaridad, en una época tan oscura. Y que decir de las cartas portulanas, un triunfo en la cartografía marítima, la aparición del estribo, los molinos de viento, el alto horno, los espejuelos y el reloj mecánico. Que loco, si le hubieran dicho a Richard de Wallingford que estaba viviendo en una época oscura no se hubiera animado a construir su reloj astronómico en su abadía en St Albans.

    Qué hubiera pasado si no se cerraba la academia en Atenas? Bueno, considerando que no es per se la misma academia que fundó Platón y que fuera cerrada por los romanos en el siglo II a.C y que en el lapso de tiempo que transcurrió desde ese periodo a la re apertura de la academia en el siglo IV por algunos filósofos neoplatonicos surgieron otras escuelas que sustituyeron su lugar, siendo predominante Alejandría pero Constantinopla pisando los talones con el nuevo scriptorium fundado por Constancio II, en el qué empleó escribas latinos y griegos para las copias sistemáticas de textos y su patrocinio que atrajo a muchos filósofos y eruditos, créeme que es muy improbable que hoy estemos de excursión en los pies del monte Olimpo en Marte o de visita en alguna playa exótica de algún planeta de Alfa Centauri con nuestro Tesla Spaceship XL.

  9. 1 octubre, 2018 en 12:06

    Javi P.

    Te respondo lo mismo que a otro internauta sobre el tema :

    Dentro de los cientos o miles de millones de cerebros destruidos por la molicie supersticiosa durante dos mil años, de vez en cuando aparece un intelecto brillante, que incluso en esas épocas de oscurantismo y ortodoxia religiosa, destaca y hace un descubrimiento maravilloso. Pero eso es lo mismo que felicitarse por la supervivencia de un par de osos pandas que viven “felices” en un zoológico construido y financiado por las mismas empresas madereras o petroleras que destruyen cientos de miles de km2 de selvas vírgenes.

    Eso sí siempre que ese descubrimiento no vaya contra los sagrados dogmas de la religión, porque solo hay que recordar a Galileo o Bruno.

  10. 1 octubre, 2018 en 12:13

    Por cierto Javi P. lée “La Edad de la Penumbra” de la historiadora Catherine Nixey que comenté antes y entenderás que esa destrucción del saber griego fue tan sistemática como la que están intentando hacer ahora los talibanes en Afganistán o en Oriente Medio. Y seguro que también encuentras hoy en día el casos de científicos, sobre todo si saben fabricar armas que sean respetado y hasta apoyados por estos talibanes. Pero su ideología es totalmente anticientífica. Luego con el paso de los milenios en el poder, estos barbudos lo mismo acaban aceptando la evolución (por supuesto bajo la divina guía de Alá, el Misercorde) allá por el año 4.000 EC, como ha acabado haciendo ayer mismo la santa madre iglesia.

  11. Javi P.
    1 octubre, 2018 en 14:17

    “de vez en cuando aparece un intelecto brillante, que incluso en esas épocas de oscurantismo y ortodoxia religiosa, destaca y hace un descubrimiento maravilloso.”

    Intelecto brillante como los de Juan filopono, Beda, Isidoro de Sevilla, Gerberto de Aureliac, Euraclo de Lieja,Engelberto de San Lorenzo, Hermann von Reichenau, Robert de Lorraine, Constantino el Africano, Johannes de Muris, Roger Bacon, Pablo de Taranto, Vicent de Beauvais, Alberto Magno, John Peckman, Duns Scotus, Petrus Peregrinus, Guillermo de Ockham, Thomas Bradwarine, Richard Swinehead, John Dumbleton,Hugo de San Victor, Hugo Physicus, Domingo Gundisalvo, Walter Burley, Thomas de York, Robert Kilwardby, Johannes de Sacrobosco, Jean Buridan, Nicolas Oresme, Alberto de Sajonia, Mondino dei Luzzi, Rogerius, Richard de Wallingford? Increíble que una época tan oscura produzca esta profusión de doctores y matematicos, además de innovaciones tecnológicas como el reloj mecánico, el molino de viento, los espejuelos, las cartas portulanas, la destilación del alcohol y el descubrimiento del ácido, la brújula magnética, el uso de engranajes y manivela para producir el movimiento rotacional de los molinos de agua para operar los martinetes y las forjas. Los aserraderos automáticos operados por un sistema hidráulico diseñado por Villard de Honnecourt en el siglo XIV. La mecanización de la minería, y el mejoramiento de la aleación en metalurgia.

    Mientras que de esos “cientos o miles de millones de cerebros destruidos” solo nombres a Galileo y el místico hermetista de Bruno? Una época oscura bastante extraña sin dudas.

  12. Far Voyager
    1 octubre, 2018 en 15:23

    @Javi P: posiblemente no nos habríamos quedado atascados en LEO cómo ahora aunque en vez de cristianismo hubiéramos tenido mitraísmo, alguna variante que mezclara eso con ideas zoroastricas o incluso un cristianismo no basado en textos sagrados tomados en buena parte de otros sin cuestionárselos siquiera o al menos permitirlo en vez de paganismo.

    ¿Cuántas luminarias de las que comentas, por cierto, apareceron antes del Renacimiento?. Seguro que pocas.

  13. 1 octubre, 2018 en 15:49

    Veo que tienes problemas para la estadística. Para hacer bien la comparación no debes dar listados absolutos. Se debe mirar cuantos pensadores (no religiosos) dieron por ejemplo la pequeñísima y poco poblada Grecia clásica frente al inmenso y mucho más poblado mundo cristiano. Y aquí no hay comparación posible. Además que esa comparación es muy imperfecta puesto que entre ambos mundos hay la friolera de más de mil años.

    Para ver la verdadera naturaleza del cristianismo sólo hay que observar que una gran parte del conocimiento científico, ¡¡¡¡¡incluso a día de hoy!!!!! sigue siendo herético cuando no directamente perseguido ¿te suena de algo el Índice de Libros prohibidos? por las distintas variantes de seguidores de ese pobre enfermo mental que se creía dios, cuando no era más que un pobre judío con delirios. Nada nada sorprendente, cuando todos los grandes “pensadores” de la iglesia recelaban cuando no directamente despreciaban el razonamiento y todo pensamiento que no justificara sus más que delirantes libros sagrados.

  14. 1 octubre, 2018 en 17:14

    Vamos a ver si con un experimento mental sencillo puedes llegar a comprender lo errónea que es tu argumentación. Supongamos que aparece una sociedad en donde se inculca desde pequeñas a todas las niñas la obligación de convertir la gimnasia rítmica en el centro absoluto de sus vidas desde que son pequeñas hasta que se mueren. Después de varios cientos de millones o incluso de más de mil millones de niñas “educadas” única y exclusivamente para ser las mejores gimnastas del mundo, como si les fuera la vida en ello, durante pongamos por caso por unos 1.500 años ¿qué esperaríamos que hubiera ocurrido?

    Si esta “educación” hubiera sido completa, es más que probable que casi todas ellas fueran expertas en saltos, en lanzar aros, pelotas y cintas y que del resto de la vida supieran poco y menos. Pero también observamos que en ese inmenso periodo de tiempo 100, 1.000, 10.000 o incluso 100.000 de todas ellas hubieran sentido además curiosidad científica y que incluso alguna de ellas: Isadora Newtona o Georgina Lamaitre hubieran recibido el Nobel en Física. En ese momento un “pensador” cristiano argumentaría ¡eureka! esas científicas gimnastas son la prueba de que no existe incompatibilidad en dedicar toda una vida a los saltos y al potro olímpico para obtener muchos científicos.

    Es más que evidente que esta argumentación es totalmente errónea, porque esas científicas han llegado a serlo no por ser gimnastas sino A PESAR DE SER gimnastas, ya que dedicar 8 o 12 horas al día a saltar y brincar como muelles ayuda poco y menos a la por otra parte también muy exigente carrera investigadora.

    En este caso lo que habría que comprobar no es cuantas científicas gimnastas dio esa sociedad tan particular, sino comparar ese dato con el de cuantas científicas aparecen en una sociedad en donde el racionalismo, la reflexión, el pensamiento crítico y el amor por el estudio y la curiosidad intelectual se favorezcan.

  15. 1 octubre, 2018 en 17:23

    Pero es que además ese experimento mental propuesto en mi comentario anterior se ha realizado ya en forma de experimento natural.

    Se cogen unos pocos millones de personas del mismo grupo étnico y se dividen en dos grupos, por eso de poder comparar científicamente. A uno de ellos se les “enseña” en exclusividad un libro muy particular y solo ese libro. A los integrantes del segundo grupo se les deja una relativa libertad para elegir lo que quieran hacer con su vida. Después de menos de un siglo se comparar los dos grupos y se mide el número de científicos obtenidos.

    ¿Resultado? Pues como no podía ser de otra manera en el segundo grupo aparecen las estadísticas habituales: unos pocos investigadores por cada cien mil personas. En el grupo de estudio del particular libro no sólo no hay científicos, sino que la mayoría de esas personas que han dedicado su vida a memorizar varios miles de páginas sin sentido son analfabetos funcionales.

    Ahora sólo queda esperar que Javi P. sepa identificar los nombres de esos dos grupos y su localización geográfica.

  16. Far Voyager
    1 octubre, 2018 en 21:26

    Por lo que he indagado, que los griegos no tuvieran textos sagrados cómo tales y cómo estaban organizados sus sacerdotes, sin una iglesia o iglesias de los diversos dioses ayudó mucho.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: