Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia, Ciencias Sociales > Cómo el cerebro humano toma decisiones o cómo la ciencia enseña a ligar

Cómo el cerebro humano toma decisiones o cómo la ciencia enseña a ligar


La Filosofía y la Teología llevan milenios debatiendo sobre la esencia del ser humano. Y toda la escolástica religiosa y gran parte de la Filosofía llegaron hace mucho a la conclusión de que los sapiens tenemos la capacidad de elegir y de tomar nuestras propias decisiones, generalmente de manera externa al entorno que nos rodea, una habilidad que se ha denominado libre albedrío. Sin embargo, la biología evolucionista en sus múltiples variantes ha demostrado que el cerebro humano es simplemente un conjunto de algoritmos (eso sí, más que complejos) cuya finalidad es la toma de decisiones casi inmediatas, por eso de la supervivencia ya que aquellos que cerebros que no tomaron las decisiones “correctas”, evolutivamente hablando, no dejaron ninguna descendencia. Por lo que en resumen, que de libre albedrio, queda científicamente hablando poco y menos.

Siglos de Filosofía y de Teología han llegado a la conclusión de que los humanos tenemos la capacidad de tomar nuestras decisiones libremente, prácticamente sin influencia externa alguna. Pero no hay que ser científico evolutivo para sospechar que todo este armazón teórico es una simple ilusión cuando vivimos inmersos en una sociedad en donde se nos bombardea constantemente con proclamas, consignas y sobre todo con un incesante despliegue publicitario.

En el siguiente video, el científico social Dan Ariely desvela cómo toma decisiones nuestro cerebro y cómo aquellos que conocen este importante aspecto de la naturaleza humana pueden llegar a manipularnos sin que ni siquiera nos demos cuenta y acabemos eligiendo “libremente” aquello que a ellos más les conviene.

http://tu.tv/videos/como-el-cerebro-humano-toma-decisiones

 

Porque el cerebro humano, como órgano afinado por millones de años de evolución, está perfectamente adaptado a la toma de decisiones siempre dentro del contexto en el que se nos presentan las opciones y muy raramente (o quizás ninguna) los sapiens elegimos las cosas en términos absolutos. Y esa forma de pensamiento es recurrentemente utilizada por nuestro cerebro en todos los eventos de nuestra vida, incluidos los más personales como por ejemplo la atracción física y la selección de nuestra pareja tal y como también ilustra Ariely con el experimento del siguiente video:

http://tu.tv/videos/como-la-ciencia-te-ensena-a-ligar

 

Y estos estudios, lejos de ser simples curiosidades académicas para engordar el curriculum vitae de los científicos, permiten sugerir que es más que probable que todas y cada una de esas importantes decisiones que han marcado nuestras vidas, y de las que muchas veces nos sentimos vanidosamente orgullosos o profundamente avergonzados, pueden no ser el resultado de un profundo análisis y el despliegue de nuestro libre albedrío sino que por el contrario han podido ser intensamente influidas por más que nimios detalles, muchas veces anecdóticos.

Y entonces, el corolario que se desprende de estos estudios es que ligeras modificaciones de esas situaciones en las que se produjeron estas decisiones bien podrían habernos hecho tomar otros caminos completamente distintos a la hora de elegir lo que más valoramos en nuestras vidas: nuestras relaciones de amistad y afectivas o en nuestro posterior futuro académico o desarrollo profesional, como bien indica el hecho de que las más simples afinidades fonéticas entre el nombre de una persona y el de su futura pareja o vagos términos asociados a una profesión en particular parezcan determinar la elección de muchos individuos.

 

Entrada relacionadas:

* Toma de decisiones ¿reflexión o pura coincidencia?

* ¿Qué son más importantes las experiencias o los recuerdos?

* Alteración de la conducta humana por parásitos y el libre albedrío

* De ratones y hombres: amor, fidelidad, familia y cuidados parentales

* El local electoral influye en el resultado de las elecciones

* La iniciativa BRAIN para el impulso de las neurociencias

* La magia (científica) de hacer desaparecer el cerebro

* Las ideas políticas se imponen al razonamiento matemático más elemental

* Microorganismos y sistema inmune en enfermedades neuropsiquiátricas: (I)(II)

* Minicerebros humanos artificiales pero orgánicos

* Separando la verdadera neurociencia de las neurochorradas

* Sobre los verdaderos límites de la vida y la muerte humanas

* Un par de apuntes acerca de la superioridad moral humana

 


  1. c
    11 septiembre, 2018 en 12:07

    Me parece que en los hombres, la testosterona tiene lamentablemente mas influencia ,
    y la verdad es que la imagen es lo que menos importancia tiene comparado
    con que si la persona es asertiva y empática o tiene personalidad y gustos claros, creatividad etc
    Aunque a la vez , la imagen, es lo que 1º llega, nos despierta el deseo y nos dice acerca de la salud fisica de las personas
    Por todo ello, creo que es bueno no dejarse llevar demasiado por el deseo y conocer despacio a la gente o tener la sinceridad de decir que ” es una pena pero no funciona” y esto es siempre un engorro aun minimamente, auqnue todo el mundo tenga derecho a intentarlo etc…si al menos hay respeto asertividad amabilidad etc … .

  2. Anónimo
    12 septiembre, 2018 en 17:02

    entonces, tampoco hay que poner medallas por colocarse algunas personas dentro del racionalismo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: