Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina > El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España contra las pseudociencias y las pseudoterapias

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España contra las pseudociencias y las pseudoterapias


Ante los últimos casos acaecidos en España, en donde varios pacientes han sufrido en sus carnes la verdadera (y más que terrible) realidad de las mal llamadas “medicinas” alternativas, supercherías chamánicas heredadas de ese no tan lejano pasado supersticioso e irracional,  que han acompañado a la Humanidad durante ya demasiado tiempo y que no sólo están más que alejadas de cualquier rigor científico, sino que además chocan frontalmente con multitud de descubrimientos y leyes de los más diversos campos del conocimiento científico, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España ha difundido el siguiente y más que clarificador comunicado.

 

Ante la creciente proliferación de casos de pacientes en situaciones críticas por el uso de pseudociencias y/o pseudoterapias, y ante el último hecho acontecido en Jaén, que tiene a una persona en situación de extrema gravedad, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) reitera su más absoluto rechazo a estas prácticas contrarias a la verdadera ciencia, la profesión médica y los valores de la Medicina al propio tiempo que espera un desenlace positivo en la evolución clínica de esta paciente.

La corporación profesional médica en su conjunto está al lado de las víctimas de las pseudoterapias y con sus familias.

El ejercicio profesional médico precisa un claro e inequívoco fundamento en el método científico y la evidencia científico-experimental, que marca la diferencia entre la verdadera Medicina y otras prácticas supuestamente médicas que no están sustentadas en el conocimiento científico y que configuran el universo de las pseudociencias y pseudoterapias.

Desde que, en marzo del pasado año, la corporación médica puso en marcha el Observatorio OMC contra las pseudoterapias, pseudociencias, intrusismo y sectas sanitarias, han sido numerosas los pronunciamientos, acciones de todo tipo, labor de divulgación y educación en la verdadera ciencia y denuncias públicas y en los diversos medios de comunicación, tanto del propio CGCOM como de los Colegios de Médicos provinciales y sus referentes autonómicos, para luchar de forma activa contra estas prácticas engañosas, fraudulentas y contrarias a la medicina científica, procedan de donde procedan y las oferte quién las oferte (médicos, otros sanitarios, charlatanes e intrusos).

El CGCOM ha puesto de manifiesto en reiteradas ocasiones los principales riesgos que pueden derivarse de las pseudoterapias y pseudociencias que pasan por el abandono por parte de los pacientes de terapias médicas que han demostrado su evidencia científica y su sustitución por prácticas que no han demostrado valor curativo o que carecen del mismo, lo cual puede ocasionar graves problemas de salud e, incluso, como ha ocurrido en algunos casos, la muerte.

Asimismo el CGCOM ha alertado de los efectos negativos de algunas pseudoterapias, no solo sobre la salud, sino sobre otros daños familiares, sociales, económicos y morales en los usuarios y pacientes que son objeto de estas prácticas.

EL CGCOM ha dado también la voz de alarma a nivel europeo e internacional proponiendo a la Asociación Médica Mundial (AMM), una declaración para advertir de los riesgos para la salud que pueden derivarse de las pseudociencias y pseudoterapias.

Es por lo que:

1. Apoyamos todas las acciones que desde el Colegio de Médicos de Jaén y en su caso, desde el Consejo Andaluz de Médicos, se están llevando a cabo en relación con el médico denunciado, y solicita a todos los Colegios de Médicos de España, así como a todos los médicos colegiados que estén alerta ante situaciones que puedan conocer de mala praxis médica y ofertas pseudoterapeúticas engañosas y fraudulentas.

2. El médico tiene la obligación de informar adecuadamente al paciente de que las pseudoterapias y pseudociencias no son una especialidad dentro de la Medicina y, por lo tanto, las formas de capacitación certificada dentro de estas áreas no constituyen una capacitación especializada reconocida por la comunidad científica ni legalmente en la mayoría de los países.

3. La oferta de productos, sustancias, remedios o técnicas con supuestos efectos curativos, sin ningún respaldo científico de efectividad ni evidencia contrastada, en especial para enfermedades graves, patologías psiquiátricas o en menores, constituyen un fraude sanitario y han de ser denunciados.

4. Todos los actos de intrusismo profesional, todas las actividades de las pseudoterapias y las pseudociencias que ponen en riesgo la salud pública de la población deben denunciarse ante las autoridades competentes. Esto incluye, la publicidad engañosa y las webs no acreditadas que oferten servicios y/o productos pseudocientíficos que pongan en riesgo la salud de los pacientes.

5. Desde el CGCOM instamos al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, del que es responsable Dª Maria Luisa Carcedo, y a los consejeros de Sanidad de las diferentes Comunidades Autónomas (CC.AA.) a un pronunciamiento expreso e inmediato sobre esta problemática que afecta a un número cada día mayor de ciudadanos y que está generando tan graves problemas para su salud personal y para la salud pública en general, por la consiguiente pérdida de oportunidad de tratamientos efectivos y contrastados por la evidencia científica y por los efectos secundarios derivados de estas rechazables prácticas.

6. Se necesitan políticas de los gobiernos que sean poco tolerantes con estas prácticas y una implicación real de todas las administraciones. Asimismo, ha llegado la hora de la creación de un marco regulatorio específico, contundente y claro, así como un mayor y mejor control del existente que, en la mayoría de los casos, no funciona adecuadamente o es demasiado laxo y permisivo.

7. Por último, solicitamos la creación de una Mesa específica sobre Pseudociencias y Pseudoterapias, coordinada desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, donde se sienten todos los agentes implicados y que tenga como objetivo la elaboración de un Plan Estratégico, que aborde de forma integral este fenómeno creciente y que tanto daño está ocasionando entre nuestra ciudadanía y en la credibilidad general de nuestra Sanidad.

Ahora solo falta que los poderes públicos asuman su responsabilidad y persigan de oficio no solo a esos feriantes de carromato, que de manera individual se aprovechan de los más ingenuamente desesperados, sino también a ese cada vez mayor número de empresas que fabrican a escala industrial productos que harían las delicias de un nigromante de la Edad Media.

Entradas relacionadas:


  1. pepe
    10 octubre, 2018 en 12:37

    Estupendo, pero mientras la Complutense tenga un máster en acupuntura…

  2. Alfonso
    10 octubre, 2018 en 18:38

    Está bien rectificar, pero no olvidemos que, por ejemplo, el colegio de Médicos de Madrid, el mayor de España, hasta hace muy poco tenía sus secciones de homeopatía, acupuntura, etc, como si fueran especialidades médicas como las de verdad, y hacía cursos de esas pseudociencias para los colegiados. Todavía en muchos colegios de médicos españoles sigue habiendo secciones de pseudoterapias y se dan cursos, por ejemplo en el de Barcelona, el segundo más grande. Todo por dinero, claro, porque esos cursos son bien caros.
    Las universidades también tienen másters en pseudoterapias, como dice el comentarista anterior.
    También, hasta hace muy poco se practicaba el reiki en hospitales públicos, como en el Ramón y Cajal de Madrid, para pacientes oncológicos. En realidad, esto también era un negocio, puesto que se ofrecían unas pocas sesiones gratuitas a los pacientes de cáncer y luego se les animaba a proseguir el “tratamiento” en la consulta privada del practicante, pagando bien pagado, y asegurándoles que mejoraría el pronóstico de su cáncer, se les explicaba que el reiki contribuye a relajar al paciente y que por la conexión cuerpo-mente esto hace que el sistema inmunitario ataque las células cancerígenas, cosa que nunca se ha demostrado.
    También, a día de hoy se sigue vendiendo la homeopatía en farmacias, no como si fuera un producto de parafarmacia, sino con la consideración de medicamentos, eso sí, sin la necesidad de someterse a los ensayos clínicos que demuestren mayor eficacia que el placebo, puesto que los responsables de Sanidad bien saben que si así lo hicieran no podrían aprobar ninguno de estos productos, y de lo que se trata es de que el Ministerio cobre por aprobar esos productos.
    Tampoco es raro ver en la radio y televisión pública programas que afirman que todos esos tratamientos son igual de eficaces que los de la medicina convencional, sólo que no tienen efectos secundarios, y que no podemos renunciar a todas esas terapias.
    La actitud de los gobiernos hasta ahora ha sido que hay que “normalizar” la práctica de estas pseudoterapias, es decir que las practiquen médicos, porque hasta ahora la mayoría de sus practicantes no son médicos. Es decir, que ya que te estafan y ponen en peligro tu vida, por lo menos que lo haga un licenciado en Medicina.
    Con todo esto quiero decir que los poderes públicos llevan muchos años favoreciendo y fomentando la práctica de las pseudomedicinas, todo por favorecer el negocio privado de sus practicantes y, en el caso de la homeopatía, porque el Ministerio cobra por aprobar esos productos. Ahora empieza a haber, cada vez más, muertos por estas prácticas, empieza a ser un verdadero problema en la práctica de muchos médicos el tener que perder tiempo y esfuerzos en convencer a los pacientes de que esos tratamientos no les sirven para nada e incluso aumentará su mortalidad, tal y como está demostrado, ya que estos pacientes abandonan con mayor frecuencia los tratamientos eficaces, y algunos tratamientos de fitoterapia interaccionan con los fármacos. Ahora nos echamos las manos a la cabeza y queremos acabar con el monstruo que hemos creado, pero el mensaje ya ha calado en una parte importante de la población y será difícil cambiar eso. Es muy difícil cambiarlo porque esa gente suele tener tendencias conspiranoicas y piensa que este cambio de rumbo es una estrategia de la industria farmacéutica para no perder dinero, que la industria nos quiere a todos enfermos crónicos, que el Estado no quiere financiar estas terapias por los recortes, y esas cosas..

  3. 10 octubre, 2018 en 19:54

    Alfonso

    Tienes razón, pero parece que ahora los representantes de los médicos empiezan a ir por el buen camino.

  4. Alberto
    11 octubre, 2018 en 9:44

    Esperemos que sea así, y que esto cambie rápido. Lamentablemente, hemos tenido que llegar a tener muchos muertos para que los políticos y los estamentos médicos reaccionen, pero así va todo en este mundo.

  5. Miguel
    11 octubre, 2018 en 10:53

    No sé qué es exactamente el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (me refiero a sus funciones, su autoridad, etc), pero tengo entendido que el “médico” del último caso de Jaén está colegiado (a estas alturas ya no debería seguir) y se anuncia como naturópata, cosa que, en mi opinión, no debería ser posible: o eres naturópata o estás colegiado como médico, pero no ambas a la vez. ¿Consejos vendo y para mí no tengo?

  6. 11 octubre, 2018 en 12:07

    Es el órgano que agrupa, coordina y representa a todos los Colegios Oficiales de Médicos a nivel estatal.

    Corresponde con carácter general al CGCOM la representación exclusiva, ordenación y defensa de la profesión en el ámbito de todo el Estado, ostentando la representación oficial de la OMC ante la Administración General del Estado; la representación de toda la profesión ante las organizaciones médicas y sanitarias internacionales; la representación de la profesión médica ante las instituciones de la Unión Europea en aquellos temas que afecten al ejercicio profesional y a sus aspectos éticos y deontológicos. Y en especial he elegido algunas funciones relevantes al tema que nos ocupa:

    • Promover la mejora y perfeccionamiento de la legislación sobre colegios profesionales.
    • Estudiar los problemas de la profesión, proponiendo las reformas pertinentes, e intervenir en conflictos afecten a la Medicina.
    Ejercer la potestad disciplinaria.
    Establecer las normas de la ética y de la deontología en el ejercicio de la profesión médica.
    • Cooperar para que la información y la publicidad relacionada con la profesión médica se ajuste a criterios profesionales.
    • Adoptar las medidas necesarias para evitar la competencia desleal, velar por la dignidad y decoro del ejercicio profesional y denunciar el intrusismo y la clandestinidad.
    Velar porque el ejercicio de la profesión médica se adecúe a los intereses de los ciudadanos.
    Promocionar el nivel científico, cultural, económico y social de la profesión médica.

    Es decir que tiene amplias competencias para denunciar y perseguir a todos aquellos médicos o incluso Colegios de Médicos que amparen o practiquen pseudomedicinas.

  7. Miguel
    11 octubre, 2018 en 13:12

    Osea, que el comunicado es un “quedabien”, de cara a la galería, porque si pueden actuar y no actúan: haz lo que digo, no lo que hago (no sea que molestes a mis amigos, o desciendan mis ingresos, o …)

  8. Terribilis
    16 octubre, 2018 en 20:22

    Es mi sentir que algo comienza a moverse contra las pseudociencias y las pseudoterapias. Es el inicio de una ola imparable. No me acusen de ingenuo, pero creo que es el final de un ciclo, y es mi esperanza que no sea sólo un bucle que haga resurgir, tiempo adelante, con nuevos nombres, a esas añejas supersticiones.

    Un botón de muestra; sigan el link: [noticia del El País con link eliminado por los famosos derechos de autor]

    “Darwin, te necesito” es la serie de ‘Materia’ y EL PAÍS VÍDEO que aborda los tópicos de la ciencia para separar los mitos de la realidad.

    Saludos sin diluir.

  9. Terribilis
    17 octubre, 2018 en 16:49

    Aclarando que es gerundio, digo y cito parodiando;— “Con la DAMA, SGAE, CEDRO, VEGAP, AIE, AGEDI, AISGE y EGEDA hemos dado, Sancho. —Ya lo veo —respondió Sancho—, y plega a Dios que no demos con nuestra sepultura, que no es buena señal andar por la Ciencia y sus Demonios agora, pues tales horas, y más habiendo yo dicho a vuestra merced, si mal no me acuerdo, que la casa destas innombrables señoras ha de estar en una callejuela sin salida.”
    Fin de la cita parodiada, por si acaso… gulp. Tomado de un desgastado libro color marrón titulado “El Ingenioso Hidalgo Don Qvixote de la Mancha, Compuesto por Miguel de Cervantes de Saavedra” etc… que tengo en el librero (Que me vendió Cronopio, hecho de auténtico plástico fuerte, imitación madera) en la entrada del estudio a la izquierda.

    Entonces, me pregunto ¿Válido es echar mano del derecho a cita? Respecto a ello, la Universidad de Valencia, por medio de su Asesoría Jurídica, emitió un informe de los servicios jurídicos sobre el derecho de cita en trabajos docentes que se ve en el siguiente link (en caso de que se pueda enlazar con webs de universidades) https://www.uv.es/ocw/documents/Derecho_de_cita_190608.pdf

    En todo caso, por tratarse el documento anterior relacionado a la práctica docente, te pregunto mi sapiente, apreciable y nunca bien ponderado amigo Ateo666666, ¿Se podrá citar las partes más importantes de tal o cual artículo, ensayo, paper o qué sé yo (claro que diciendo las fuentes) para poder comentar en otros y/o en este tan querido espacio de la Ciencia y sus demonios? Creo que sería punto a favor, pues el objetivo del blog es el difundir conocimiento. ¿No?

    Porque, no es por presumir, soy corto de entendederas, y es mi gusto desde antaño decir de dónde son mis fuentes, por aquello de la honestidad intelectual. Aunque ogaño u hogaño, cómo están las cosas, al parecer habrá que echar rollos herméticos para sólo iniciados, e intensificar artificios formales, con figuras retóricas, rimbombantes y exaltadas metáforas, cultismos y latinismos, referencias mitológicas, (si son cristianas mejor), voces sonoras, estructuras sintácticas rebuscadas, etcétera, mesmamente como Luis de Góngora y Argote, alias Luis de Argote y Góngora.

    En fin… Ateo666666, gracias por recordarme, el asunto de los derechos de autor.

    Te agradezco y te felicito por echarte con generosidad a la espalda todo este BLOG (Así con mayúsculas) de la C. Y SUS D., y además dándole contenidos excelentes.

    No escribas versos más, por vida mía;
    aunque aquesto de escribas se te pega,
    por tener de sayón la rebeldía.
    Fragmento de “Soneto a Luis De Góngora” de Francisco De Quevedo

    Saludos Gongorinos

  10. 17 octubre, 2018 en 17:21

    Terribilis

    Con esto de los links a los periódicos hay una doble vertiente. Los dueños de los mismos quieren cobrar por el link (no sabemos cuándo ni cómo, pero en este tan particular país llamado España puede que hasta consigan pedir derechos con retroactividad de todos los links previos a sus publicaciones) por lo que yo sigo la norma de eliminarlos por pura precaución. Además como son tan obtusos no entienden que los link desde otras webs les generan tráfico hacia sus páginas y por tanto aumentan sus estadísticas a la hora de los honorarios de su publicidad, pero como son tan lerdos pues al final van a acabar tirándose piedras en su tejado como las discográficas y similares. Y es por ello también que yo elimino esos links de CyD, para no derivar tráfico web hacia ellos.

    Respecto al derecho de cita, si entrecomillas la frase o el párrafo que te interesa y dices que fue publicado en tal o cual periódico pues pienso que no hay problema ninguno y yo no pondré ningún reparo.

  11. Terribilis
    17 octubre, 2018 en 18:59

    Ok ateo666666. Gracias. Y sí, en ello pensaba respecto de que los links son en realidad promoción de los sitios webs enlazados. Es una tontera que, como bien dices, parece que quieran tirarse piedras al tejado propio.

    Y en cuanto a las citas, haré lo que me recomiendas…..

    Saludos sin link

  12. Luis Sanchez
    22 octubre, 2018 en 18:45

    Aquí estoy, esperando las noticias de los primeros escarmientos a tantos y tantos vividores que se aprovechan de los desesperados o ignorantes.

    Espero no cansarme de esperar.

    Salu2

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: