Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo, Medicina > Vacuna impura: desastre sanitario seguro

Vacuna impura: desastre sanitario seguro


Una de las más sorprendentemente irracionales consecuencias de la religión es que obliga a ciudadanos del tecnológico siglo XXI a vivir bajo códigos de comportamiento inventados hace milenios por individuos que en la actualidad no pueden ser considerados más que analfabetos profundos. Y por supuesto, cuando se trata de salud pública el resultado no puede ser más que desastroso.

El mundo musulmán se rige por un más que complicado código alimentario, en el que la forma de matar al animal y su posterior procesamiento determinan si su consumo es aceptable o por el contrario el alimento no puede ser ingerido so pena de riguroso castigo. Entre los alimentos prohibidos destaca el cerdo, el animal impuro por excelencia que no sólo no puede ser consumido de ninguna manera sino que para un musulmán el simple contacto con cualquier parte del mismo es equivalente a sufrir una infección. Y dentro de esta prohibición que ya dura más de un milenio el Consejo de Ulemas de Indonesia, alertado de que en la fabricación de la famosa y más que vital vacuna triple vírica, esa que inmuniza frente a los virus del sarampión, la rubeola y las paperas, se utiliza una enzima proveniente del más que impuro puerco ha emitido una nueva fatwa prohibiendo su administración. Una vacuna que según datos de la OMS ha evitado más de 20 millones de muertes en todo el mundo en las dos últimas décadas.

Y el problema es más que serio, ya que tras la prohibición emitida hace un par de meses, en varias regiones de este país (que con sus más de 266 millones de habitantes es el cuarto más poblado del mundo y el primero del mundo musulmán) las tasas de vacunación han caído por debajo del 70% de los niños y en la provincia de Aceh, en donde la sharía es fuente de derecho prácticamente se ha dejado de inmunizar, con tasas de nueva vacunación inferiores al 10% de los niños.

Así que a la vista de estos hechos es más que probable que en los próximos años los casos de las tres mencionadas enfermedades se disparen entre la infancia indonesia, aumentando tanto la morbilidad como la mortalidad infantil porque sacar al mercado una nueva vacuna que sustituya la tripsina de cerdo por otra enzima equivalente de un animal menos impuro puede llevar casi una década por las excepcionales medidas de control y seguridad que tienen que superar estos medicamentos. Eso por supuesto sin necesidad alguna real de llevar a cabo este largo y costoso desarrollo científico-técnico, ya que este problema es debido al rigorismo de algunos barbudos “expertos”, aun cuando en otros países islámicos los ulemas correspondientes han llegado a la conclusión de que una proteína purificada de cerdo no es problema frente al riesgo que significa no vacunar.

 

Entradas relacionadas:


  1. 13 noviembre, 2018 en 12:42

    El repago farmacéutico dispara la cifra de pacientes que renuncia a su tratamiento, sobre todo pacientes crónicos, los de rentas más bajas y los pensionistas: https://qualitysafety.bmj.com/content/27/11/878

  2. 13 noviembre, 2018 en 14:26
  3. Alberto
    13 noviembre, 2018 en 17:41

    No me preocupa tanto lo que pase en Indonesia (con su pan se lo coman), como lo que puede pasar en los próximos años en la propia Europa, a medida que la población de origen islámico vaya ganando en número y en fuerza. Qué pasará cuando dejen de vacunarse (en casi ningún país es obligatorio) y extiendan enfermedades que afecten a las personas que no han podido vacunarse por alergias o que estén inmunodeprimidas, o que las vacunas no le hayan sido efectivas. Y esto es sólo uno de los muchos ejemplos de los problemas que causan un grupo cada vez más numeroso, y envalentonado, de personas cuya cultura tiene muy poco que ver con la nuestra. Cuantos más sean, menos probable será que se integren. En Canadá ya se está aplicando la shariah para determinadas cuestiones civiles entre la población musulmana https://www.webislam.com/noticias/43217-los_musulmanes_de_canada_podran_utilizar_la_sharia_para_resolver_sus_disputas_ci.html:
    esto es una aberración pues nos retrotrae a la Edad Media, cuando había leyes y tribunales para cada grupo religioso en la multicultural península ibérica. Se rompe el principio vigente desde la Revolución francesa de que las leyes son iguales para todos los ciudadanos.
    No defiendo, ni mucho menos, una inmigración cero. Pero la inmigración debe ser limitada, controlada, legal, adecuada a las necesidades reales de nuestro mercado de trabajo, y con un alto nivel de exigencia en cuanto a la integración necesaria. Nuestra civilización está amenazada, si sucumbimos a la tentación de una inmigración masiva y descontrolada, para único beneficio de los empresarios ávidos de mano de obra barata, por no decir esclava.

  4. 13 noviembre, 2018 en 23:28

    En un mundo globalizado eso de que “No me preocupa tanto lo que pase en Indonesia (con su pan se lo coman), …” es muy corto de miras porque repercutirá en Europa. Si seguimos haciendo caso omiso a lo que pasa en el Tercer Mundo, incluído el rico islámico acabaremos desbordados por millones de personas que huyen de lo que (no) hacemos allí. Si exportamos apoyo a dictaduras medievales islámicas

    https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2017/08/la-desverguenza-del-pp-con-el.html

    que luego no nos sorprenda si esa misma “mierda” que apoyamos nos acaba ahogando.

  5. Galán Infante
    13 noviembre, 2018 en 23:32

    Selección natural, Alla es grande …

  6. 14 noviembre, 2018 en 7:29

    El que no se vacune en Indonesia o en cualquier otro país nos obliga a nosotros a seguir vacunando a todos los niños y a tener en riesgo a bebes, ancianos o pacientes oncológicos tal y como comenté en la anterior entrada. El día que todos los humanos hayan sido vacunados los virus del sarampión y de la polio se extinguirán como el de la viruela y las generaciones futuras nunca más tendrán que vacunarse ni sufrir esas enfermedades.

  7. Eduardo Baldu Gil
    14 noviembre, 2018 en 16:28

    El problema en sí no es la inmigración, y más cuando esta es consecuencia de nuestras acciones (como primer mundo) en su entorno. Entre la apropiación de recursos (en muchos casos mediante actuaciones violentas, y siempre generando pobreza y desigualdad) y la tolerancia, e incluso apoyo, a las actuaciones de dominio de algunos de esos países sobre terceros (El caso de Arabia Saudí y su imperialismo religioso sustentado con las armas facilitadas por Occidente), estamos hipotecando cualquier actuación encaminada a reducir el peso y la influencia de la religión (especialmente el Islam) en esos países. Después nos quejaremos que esa mierda religiosa tenga efectos nefastos sobre nuestra sociedad.

  8. pepe
    14 noviembre, 2018 en 17:06

    Métete con la religión que corresponda en cada momento.

    Pero no metas a todas las religiones en el mismo saco, porque no son iguales ni de lejos.
    De hecho el Islam es más bien una ideología que una religión porque “legisla” la vida civil de la gente tomando como base el Corán, ese libro que dice que tú, infiel, no deberías existir.
    Y cuando toque a otra religión pues adelante, ¿por qué no?

  9. Terribilis
    14 noviembre, 2018 en 19:07

    Pues la tienen difícil con eso del cerdo.

    Pero tranquilos, que cuando hay ganancias surgen iniciativa e imaginación. Así que en España, ya hay una compañía que produce fármacos adecuados a la norma islámica. La empresa se llama “Bioibérica”, que produce versión halal del condroitín sulfato, un fármaco para la artrosis. (Halal hace referencia a las prácticas permitidas por esta religión, frente a las prohibidas o haram) Y, para la tranquilidad de los musulmanes y documentar vuestro optimismo, en España, la institución que vela por el cumplimiento de estos requisitos del islam es el Instituto Halal, con sede en Córdoba.

    Paradójicamente, Bioibérica”, empresa pionera en este “mercado religioso,” es la productora del 20% de toda la heparina que se utiliza en el mundo. La heparina, como bien se sabe, es un anticoagulante, ampliamente utilizado en medicina, y se obtiene a partir de la mucosa intestinal del cerdo. (Oh cielos)

    Tampoco olvidar que la insulina se obtiene del páncreas del cerdo, una hormona esencial para los diabéticos; De la glándula pituitaria del cerdo puede obtenerse el ACTH que es una hormona usada en la medicina humana para el tratamiento de artritis y enfermedades inflamatorias; La Tiroides del cerdo se usa para obtener medicamentos que se usarán por personas que poseen glándulas tiroides poco activas; Cerdos modificados genéticamente pueden producir Hemoglobina humana (pigmento de la sangre que lleva oxígeno a las células del cuerpo), con la ventaja que este producto puede ser almacenado por meses, a diferencia de la sangre normal que se conserva apenas por semanas y; Del pulmón del cerdo se obtiene una sustancia llamada surfactante que es indispensable para el tratamiento de bebés nacidos con el síndrome de inmadurez pulmonar; sirve como un lubricante, para los bebés que corren un serio riesgo de morir por asfixia. Y más cosas relativas a trasplantes de órganos…

    En fin…Diabolus scientiam solvit, quod divina non scire… (Traducción con prisa: La satánica ciencia resuelve, lo que lo divino no sabe..)

    Saludos con jamón de Jabugo.

  10. Eduardo Baldu Gil
    14 noviembre, 2018 en 19:56

    Todas las religiones adolecen de los mismos defectos, porque todas se basan en los mismos principios de control social. Lo que diferencia a unas de otras es el grado de pérdida de poder que han sufrido a lo largo de la historia. El cristianismo tiene hoy mucho menos poder social del que tenía en su momento, pero eso no es una “bondad” de la religión, es un proceso histórico de la liberación de la sociedad del poder religioso. Por eso las medidas deben ser generales y aplicables a todas las confesiones. En caso contrario entraríamos en una situación de “buenas” religiones y “malas” religiones, y estas últimas tendrían el derecho a considerarse discriminadas. Si lo que rechazamos es le hecho religioso y su perversión, tal planteamiento debe ser para todas igual.

  11. Estampida
    14 noviembre, 2018 en 20:36

    Ya lo dijo Jim Jefferies: La religión es ese inmenso vagón de cola que va lastrando al resto del tren. Ya va siendo hora de soltar el perno. Para empezar, lo que deberían de hacer los estamentos (que aunque sean religiosos deben velar por la seguridad de sus ciudadanos) es hacer campañas para concienciar de los efectos de la no vacunación, pero al estilo de los que tenemos aquí de tráfico: duros y viscerales. Seguro que si rebuscan bien en el Corán dice algo como no ‘alimentarse’ del cerdo, no inyectarse una puta enzima. Y sino que la ONU o quien sea les meta un buen palo. Pero por favor, alguien que ponga cordura y reconduzca esta locura porque apañados vamos 2 o 3 milenios después de que alguien decidiera hacer caso a un demente pederasta que salió volando en un caballo alado.

  12. 15 noviembre, 2018 en 2:29

    Hola:

    Si entendemos por ideología a un conjunto de ideas que no tienen respaldo en la realidad e inclusive que pueda haber evidencia contradictoria, y a pesar de eso, siguen vigentes para bastantes personas, entonces todas las religiones son ideologías.

    Saludos.

  13. 16 noviembre, 2018 en 10:53

    Ahí va el video que comenta Estampida:

    https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2018/11/los-tres-vagones-del-tren-de-la.html

    La verdad es que es una de las mejores y más lucidas definiciones que he visto de esta siempre tan particular Humanidad.

  14. nestor
    18 noviembre, 2018 en 16:05

    leyendo los comentarios, asociación de ideas mediante, recuerdo una escena de la buena serial
    “Fargo” en su última temporada, el personaje que representa al poder mundial, dice con expresión bien cínica:..”el problema en el mundo no es el mal,sino el bien…………………………….

  15. Alberto
    20 noviembre, 2018 en 19:45

    Ya que todas mis propuestas para reducir los problemas que el Islam produce en el mundo no te gustan, habida cuenta de que las has censurado, te reto, ateo, o a quien quiera, a proponer algo que sea efectivo, puesto que todos estamos de acuerdo en que esta religión es uno de los mayores problemas de la humanidad actualmente.

  16. 21 noviembre, 2018 en 13:39

    Un “periodista” de la revista magufa Discovery DSalud nos ha enviado a esta entrada un largo comentario a vueltas con el “controvertido” tema de la existencia del VIH. Como las preguntas y argumentos son los mismos repetidos una y mil veces por los negacionistas del SIDA y refutados hasta la saciedad tanto en CyD como en otra multitud de sitios científicos no voy a publicarlo.

    Pero sí quisiera responder a esta afirmación de que

    “quizá no conozcan las evidencias científicas (no refutadas hasta donde sabemos) que explican con rigor y detalle que no ha habido ningún aislamiento ni secuenciación de genoma o proteínas ni, por tanto, imagen alguna.”

    Estimado “reportero” quizás debería acudir a la página web del NCBI, en donde en su sección correspondiente a nucleótidos hay nada más y nada menos que más de 1.000.000 de secuencias de HIV:

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/nuccore/?term=HIV

    También en esa página se puede obtener el genoma completo:

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/genome/genomes/69665?

    Por cierto se conocen todas las proteínas del VIH:

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/protein/?term=HIV+complete

  17. 21 noviembre, 2018 en 16:47

    Y de regalo una de las múltiples estructuras cristalografiadas del VIH:

    https://www.nature.com/articles/nature13838

  18. Abraham
    22 noviembre, 2018 en 9:34

    ” te reto, ateo, o a quien quiera, a proponer algo que sea efectivo”
    Progreso. La gente con la panza llena, un techo sobre la cabeza y seguridad, se va moderando.

  19. 22 noviembre, 2018 en 11:26

    Y si además se les enseña desde pequeños a pensar de manera racional y se impide el adoctrinamiento infantil pues entonces vamos por el buen camino: https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2018/11/no-mas-escuelas-religiosas-ni-en-gran.html

  20. Alberto
    22 noviembre, 2018 en 13:06

    Correcto, el progreso y la educación son la mejor vacuna contra el fanatismo religioso. El problema es que las gentes de los países dominados por el fanatismo religioso no eligen líderes políticos que fomenten esas cosas, sino las contrarias. Por eso es difícil que salgan de ese círculo vicioso en el que están inmersos. La pregunta más bien sería, ¿qué podemos hacer desde los países desarrollados para ayudar a los países islámicos (que son los que más dificultades tienen para adaptarse al mundo contemporáneo) a emprender el camino del progreso, si ellos mismos no lo desean? Lo veo complicado.

  21. 22 noviembre, 2018 en 14:05

    Hola:

    Opino que debe haber una presión paulatina de la comunidad internacional, si estos países atrasados quieren tener ciertas ventajas en ese ámbito, tendrán que transar poco a poco.

    Lo otro, luchar contra el aislamiento, que las poblaciones de estos países tengan más oportunidades de conocer el mundo de afuera, otras perspectivas. Ello les hará replantearse, con el tiempo, el tipo de líderes que desean.

    Saludos.

  22. Alberto
    22 noviembre, 2018 en 21:05

    Kamu, el problema es que estas sociedades islámicas no se sienten parte de la civilización occidental globalizada, por eso cualquier presión o influencia proveniente de otros países la van a rechazar y la reacción que experimentan es la contraria: se reafirman cada vez más en su islamismo y su antioccidentalismo. Con respecto a lo de que tengan oportunidades de conocer el mundo de fuera… considera lo que ha está pasando con la inmigración europea que viene de países islámicos. Los primeros que llegaron a centroeuropa en los años 60 se integraban relativamente bien, estaban agradecidos de las mejores oportunidades de trabajo y bienestar, y los mayores derechos y libertades que tenían con respecto a sus países de origen. Sin embargo, sus hijos y nietos, nacidos en suelo europeo, educados en la escuela pública laica europea con valores occidentales, cada vez han ido teniendo mayores problemas de adaptación, llegando en casos extremos a renunciar a todo e ir a luchar a Siria en busca de una muerte segura.
    Cada vez son más en suelo europeo y esto hará que cada vez se integren peor y traten de vivir de acuerdo a sus propias normas. Ya se plantea seriamente, e incluso en algunos casos se aplica, la shariah para impartir justicia entre los musulmanes, ya se plantea hacer escuelas coránicas en suelo europeo.
    Si no somos capaces de conseguir que los musulmanes en suelo europeo se integren en nuestra cultura, ¿cómo vamos a transmitírsela a los países musulmanes?

  23. Terribilis
    22 noviembre, 2018 en 21:25

    Pienso que no hay que ver tan lejos para constatar el problema del fundamentalismo islámico. En la misma Europa no es problema marginal…

    A ver si puedo hilar algo coherente.

    Por estos lares cibernéticos de la C y sus D.ya ha quedado claro que no todo pensamiento es respetable ni alguna religión lo es. Ninguna, Así lo diga el ayatola, el papa o qué sé yo. Así como tampoco se debe uno callar ante una estupidez flagrante y peligrosa. ¿Y quién define eso? Cada uno desde su personal perspectiva. y aportando elementos mesurables, y no motivos salidos de las vísceras.

    En asuntos de respeto al cristianismo, casi siempre digo lo que pienso. O no lo hago por cansancio o simple pereza. Pero cuando he sido crítico y/o burlón hasta el tope de mi corta sapiencia, nadie ha puesto una bomba explosiva en mi auto, ni he tenido, más allá del duro intercambio dialéctico, ninguna agresión en tales ocasiones o después de ellas. Quizás porque ya sean conocidas tales argumentaciones por manidas, irrespetuosas, corregidas y aumentadas. Así que es razonable suponer que a nadie le importa realmente.

    Lo anterior viene al caso, por lo que dijo Stéphane Charbonnier Char a Le Monde, quien fue el director de Charlie Hebdo hasta que fue asesinado en la masacre cometida por islamistas ofendidos el ‎7 de enero de 2015, con un saldo de 12 muertos contra Charlie Hebdo: “Hay que continuar hasta que el islam esté tan banalizado como el catolicismo” declaraba.

    En aquellos días muchos pensamos que en solidaridad ante el atentado terrible, todos los diarios, sino de todo mundo, al menos de occidente, saldrían, al siguiente día con caricaturas horrendas y ofensivas de Mahoma o Mojamé en sus primeras planas. Pero Nada.

    Sólo se leía en las portadas “Todos somos Charlie”. Cuando han sido todo, según la noticia del momento, eso ya no tiene ningún valor. Lo que sí tuvo valor fue la manifestación de más de tres millones de personas que recorrió París. Y los carteles de algunos musulmanes: Pas à mon nom! (¡No en mi nombre!)

    Recordemos que antes ya había sido asesinado el cineasta, productor de televisión, columnista de prensa y actor neerlandés Theo van Gogh, el 2 de noviembre de 2004, en una tranquila calle de Ámsterdam, en manos de Mohammed Bouyeri, un joven ciudadano de los Países Bajos de origen marroquí, que hablaba y pensaba en holandés motivado, por un documental que, siendo él musulmán fundamentalista, consideró pecaminoso.

    Y qué decir de la indignante reacción de los daneses ante el ataque al periódico Jyllands-Posten por unas caricaturas, que ni graciosas eran, del tal Mojamé en septiembre de 2005. La iglesia católica, que se sintió aludida, se unió a la condena que las consideró provocadoras. Y por supuesto lo eran. De eso se trataba: de provocar. Los dibujantes debieron esconderse para evitar las sentencias de muerte lanzadas por los ayatolás… ¿En su propio país? ¡¡Cosas veredes!!
    Supongamos que invitas a comer a tu casa a un musulmán y, en lo que vas por agua, pues el invitado no acepta vino, encuentras que está golpeando a tu mujer porque le pareció que lleva demasiado escote o el pelo sin velo o falda corta. Joer… Si no les gusta Europa se podrían ir a colaborar en la fundación del Estado Islámico en Oriente Medio. Algunos ya lo hacen, ¿por qué no todos?

    Y para acabar la sinrazón, hubo encuestas en donde los daneses se mostraron solidarios con los agresores porque las caricaturas habían sido irrespetuosas, asunto que nadie ponía en duda, ¿y? Quizás sea certera la definición de Arturo Pérez-Reverte Gutiérrez (Periodista español): “Europa es vieja y cobarde”.

    ¿Y todas las caricaturas que se han hecho de Cristo? ¿Y las del papa Paulo? En una publicación francesa satírica, Le canard enchâiné, en donde lo menos que se veía era que llamaran al Papa La Paulette y afirmaran que, como cardenal Montini de Milán, le había dado vuelo a la sotana con muchachos pagados, lo peor era que la caricatura de primera plana lo pusiera bendiciendo a la multitud desde un balcón de San Pedro mientras, atrás de él, un guardia suizo le levanta la sotana, se ve que no trae calzones, y le arrima un pene que ya se sacó. Son espléndidas excepciones que siguen la tradición de la sátira que nos heredó la Revolución francesa.

    Nos costó hogueras, sangre, mazmorras de por vida, torturas ya inimaginables. Pero una caricatura de Cristo o de un Papa ya no produce asesinatos ni defenestraciones de los herejes.

    La defensa del islam siempre se basa, entre los no musulmanes, en que algunos estamos generalizando y no todos los musulmanes son terroristas. Eso es verdad: no todos están dispuestos a enviar niños con dinamita adosada en su cuerpo, para hacerse estallar en un mercado de Nigeria, donde las masacres de Boko Haram, dirigidas a convencer de la Verdad a los remisos, alcanzan ciudades completas sin que el mundo se estremezca.

    Creo claro que se puede inferir que el fundamentalismo islámico no es un fenómeno marginal en Europa. Los ataques islamistas cometidos en nombre de un dios reabren heridas mal curadas en Europa. El mundo una vez más gira hacia el fundamentalismo religioso.

    Algunos cómo Ruud Koopmans, director del Centro de Ciencias Sociales WZB de Berlín (Alemania), “el Islam no es el problema”.( http://alef.mx/el-fundamentalismo-islamico-no-es-marginal-en-europa/ ) Afirma que el ataque contra el semanario no fue un mero acto de agresión contra la libertad de expresión y contra la vida humana; fue también un ataque a la religión y los valores de una gran mayoría de musulmanes que viven en la Unión Europea, cuyos ideales son pacíficos y hasta flexibles entre los más jóvenes miembros de la comunidad.

    ¿Será verdad? ¿Cómo definir al fundamentalismo religioso? Según Ruud Koopmans hay tres definiciones a) los creyentes deben regresar a las reglas eternas e inmutables que vienen desde el pasado; b) que esas reglas sólo permiten una interpretación y obligan a todos los creyentes; c) que las reglas religiosas deben tener prioridad sobre las leyes seculares.

    Koopmans insiste en que se trata de una ideología, esto es “un conjunto de ideas que se refieren a actitudes hacia la forma de ver la vida”.

    Sostiene que el fundamentalismo “no necesariamente” justifica la violencia, que es una conducta y no una ideología, más cercana al fascismo y al comunismo, “ideologías que no son sinónimo de violencia”. Y aquí comienza a verse que el sociólogo es muestra depurada de la Europa cobarde.

    En efecto, fascismo y violencia no son sinónimos, no son lo mismo; pero no hay fascismo sin violencia, aunque hay violencia sin fascismo. ¿No es evidente? Para algunos sociólogos no.
    Luego sigue por el camino trillado tan bien conocido: “El fundamentalismo religioso no es exclusivo del islam”. ¡Oh! ¡Tremendo y novísimo descubrimiento de la ciencia social! Por supuesto que no es necesario recordar las corrientes cristianas que interpretan la Biblia de manera literal y ante los fósiles que demuestran el proceso de la evolución responden que “Dios los puso allí para probar nuestra fe”. ¿Quién puede rebatir eso? Joer.

    ¡¡Pero, oh sorpresa!! El estudio de Koopmans se realizó con una encuesta en 2008 a nueve mil europeos. Compara el fundamentalismo religioso de inmigrantes turcos y marroquíes musulmanes, sus hijos y sus nietos con respecto a europeos nativos de diversas iglesias cristianas en Alemania, Francia, Holanda, Bélgica, Austria y Suecia, países de larga tradición inmigrante.

    Encontró que un 40% a 45% (casi la mitad) de esa población europea musulmana “tiene ideas religiosas fundamentalistas, o sea que están de acuerdo con las tres definiciones del término” vistas arriba. Casi un 60% regresaría a las raíces del islam, 75% piensa que el Corán tiene una sola interpretación a la que todo musulmán debe adherirse, y 65% dice que “las reglas religiosas son más importantes para ellos que las reglas del país en el que viven. Sin embargo, en la segunda generación de musulmanes los porcentajes son ligeramente menores (entre 50% y 70%). Habrá que repetir el estudio en 300 años.

    En cuanto a la población cristiana, un 4% apoyó los tres enunciados que definen el fundamentalismo.

    En España, con una historia más reciente de inmigración, motivo por el que no fue incluida en el estudio, el fundamentalismo religioso, en particular el islam, alcanza números similares. Entre los fundamentalistas islámicos, más del 70% muestra hostilidad hacia homosexuales, judíos y occidentales

    Respecto a España hay más, cito “UNISCI Discussion Papers, Nº 35 (Mayo / May 2014)”
    EL FUNDAMENTALISMO ISLÁMICO EN LA ESTRATEGIA DE
    SEGURIDAD NACIONAL 2013”
    Patricia Rodríguez
    1
    Periodista / UNISCI

    Resumen

    “Pasados ocho años de los atentados del 11 de marzo, la nueva Estrategia Nacional Española no incluye el fundamentalismo islámico de forma explícita como un factor clave que puede afectar a la seguridad y bienestar de España y los españoles. Tampoco la anterior Estrategia de Seguridad Nacional de 2011 lo incluía. La nueva Estrategia admite que España es un objetivo del terrorismo yihadista e incluso reconoce que existen algunos elementos que contribuyen a hacer de España un objetivo del terrorismo internacional, como por ejemplo la consideración de España como parte del mundo islámico. Pero no existe otra referencia a la versión más extrema del Islam, como fuente de riesgos y amenazas, tratándose de un país que ha sufrido los perores ataques en Europa, con 191 muertos, y donde la policía ha logrado desarticular 30 células yihadistas en la última década”

    Ese 65% y 75% de los musulmanes de primera o segunda generación eligieron vivir en Occidente. Ahora exigen que Occidente encierre a sus mujeres y siga el Corán. ¿Por qué mejor no se van a Afganistán? Que la Unión Europea les pague los boletos en primera clase al paradisiaco Estado Islámico (o lo que queda de él), mientras restablecen el sultanato que deberá incluir Córdova, Sevilla y Granada. O vayan con los gastos pagados, a Nigeria con los de Boko Haram a las órdenes de Abubakar Shekau.
    Saludos Laicos

  24. 23 noviembre, 2018 en 3:52

    Lo que pasa, Alberto, es que veo que hoy los países se necesitan los unos a los otros más que en el pasado, en general, sobre todo los menos aventajados.

    Por ello pienso que si en nada transan al final terminan perjudicándose. Los gobernantes deben saber esto.

    Han habido ciertos cambios, como en algún país del medio oriente, donde las mujeres pueden acceder al permiso de conducir, antes era impensable. Por dar un ejemplo de cambio para mejor.

    Desarrollo esto, porque no veo como puedan los gobernantes de esas naciones hacer lo que quieran sin provocarse perjuicios a la larga. Entiendo que no son autosuficientes y ellos también buscan beneficios propios.

    Con respecto a la inmigración europea, se entiende, gente que pudo contrastar diferentes realidades sociales y salieron ganando.

    ¿Pero qué pasó con sus hijos y nietos?. Se supone que sus ascendientes les hablaron cómo era de donde venían y cómo fueron criados.

    Pregunta, esos hijos y nietos, ¿no habrán sido discriminados socialmente hablando?. Esa podría ser la causa, se me ocurre, de que no consiguieran adaptarse, entonces recurrieron más a su propia cultura y vieron a la nuestra como adversaria. Por lanzar la idea.

    Porque una cosa es que se educaran acá, al modo occidental, y otra es que se sintieran integrados, que se consideraran como parte de la diversidad. Cosa que no me queda claro.

  25. Alberto
    23 noviembre, 2018 en 7:53

    Con los problemas de la inmigración, especialmente la de origen islámico, en Europa, hay que plantearse tres cuestiones previas para poder solucionar este espinoso debate. Una, si las personas del mundo tienen la emigración como un derecho inalienable, o por el contrario son las naciones las que tienen el derecho a decidir cuántos y quiénes van a poder entrar a formar parte de sus sociedades. Segundo, qué grado de integración a la sociedad de acogida se le puede exigir a los inmigrantes. Tercero, cuándo y de qué manera la sociedad receptora los considerará como parte de dicha sociedad.
    Cada uno de nosotros, ciudadanos europeos, debemos responder a estas cuestiones y los políticos, con una respuesta a nivel europeo, deberán regular la inmigración de acuerdo a nuestras decisiones.
    Mis opiniones personales son: que la emigración NO es un derecho inalienable del individuo, salvo en casos excepcionales como los refugiados y sólo a los países fronterizos, no a cualquier país del mundo; que son las naciones las que tienen el derecho y el deber de decidir el número y el tipo de inmigrantes que desean, y de establecer los mecanismos correspondientes para que así sea. Que el grado de integración a la sociedad de acogida exigible debe ser alto, por supuesto debe incluir un respeto escrupuloso a nuestras leyes (incluyendo las que regulan la propia inmigración), y renunciar a todo rasgo cultural o religioso propio que suponga conflictos de convivencia notables. Que la sociedad receptora podrá considerar a los ciudadanos inmigrantes como parte de nuestra sociedad de una manera gradual a medida que éstos demuestren que se integran de manera efectiva. Otras personas pueden pensar de manera diferente y su opinión será igualmente respetable, por eso no estaría mal un referéndum a nivel de la Unión Europea sobre este tema con resultados vinculantes. Claro que para eso primero habría que dar a la Unión el control de la inmigración, que ahora no lo tiene.

  26. Alberto
    23 noviembre, 2018 en 8:22

    Kamu: cierto es que en algunos países musulmanes hay ciertos cambios a mejor, aunque otros van a peor. Marruecos, por ejemplo, está desarrollándose económicamente, y esto conlleva desarrollo social, las mujeres empiezan a reclamar sus derechos, ya no se ve normal el maltrato a la mujer. Turquía va a peor, en cambio. Por no hablar de los países que sufrieron la primavera árabe, que todos se han alejado de la cultura occidental, salvo Túnez.
    Con respecto a la inmigración musulmana en Europa, en la mayor parte de los casos los hijos y nietos de esos inmigrantes son de clase socioeconómica baja, porque tienen un bajo nivel educativo, porque el mayor determinante del nivel educativo es el nivel de los padres, y éste era bajo. También es cierto que algunos de estos hijos y nietos de inmigrantes por su propio esfuerzo y un sistema educativo excelente acceden a estudios universitarios y luego ven que por su aspecto magrebí no pueden acceder a los trabajos que les corresponderían por su nivel de estudios, al menos esto sé que pasa en Francia. En España espero que no tengamos este problema puesto que ya he comprobado que cada vez se ven más jóvenes sudamericanos con estudios en trabajos buenos.
    Todo lo anterior se junta con la desorientación propia de la juventud occidental, de la cual son parte estos jóvenes, que les lleva a buscar refugio en la religión y una cultura islámica ancestral que idealizan, porque no la han conocido nunca. Europa tendría que hacer mucha pedagogía con estos jóvenes, puesto que está demostrado que esto es la mejor prevención del terrorismo y otras formas de inadaptación. Además de evitar todo asomo de discriminación por motivos raciales.

  27. Eduardo Baldu Gil
    23 noviembre, 2018 en 11:49

    A riesgo de ser reiterativo, además de lo ya apuntado, creo que el mundo occidental puede hacer bastante contra el peso de la religión en las sociedades en las que esta es dominante. Pero para ello debe arreglar su propia casa antes de pretender hacer lo propio con la de los demás. Me refiero a que debe potenciar una sociedad netamente laica, empezando por la propia. Tengo la impresión que algunos piensan que existe una religión “buena” y una “mala”, y no es así. Todas las religiones tienen efectos negativos, lo único que cambia es la capacidad de incidencia de la religión en la sociedad. Cuanto más laica es la sociedad, menos influencia tienen las religiones, y menos la condicionan.
    El grado de evolución hacia el laicismo de la sociedad es el que determina el peso de las religiones en la misma. En los países teocráticos esa evolución es prácticamente nula, y eso hace que la religión mayoritaria pueda actuar con total radicalismo. Es lo que sucede en los países islámicos, pero eso no significa que tal religión sea peor que las religiones de los países occidentales.
    Es más, fiarse del supuesto talante tolerante de las religiones implantadas en occidente es un error. Cierto que las creencias más implantadas procuran mostrar un cierto grado de tolerancia (Que puede variar en función de la sociedad en que se mueven. El mismo catolicismo mantiene discursos distintos en función del entorno), pero aquellas que no lo están tanto, pueden ser preocupantemente peligrosas. El otro día vi un documental sobre una de las “versiones” de iglesia del grupo Moon (concretamente el Santuario de la Unificación para la Paz Mundial) que, en Estados Unidos realiza ceremonias de bendición de fusiles AR-15, instruyendo a los fieles en el sentido que deberían contar cada uno de ellos con una de esas armas, por si el Estado decide poner cortapisas a su fe. No estoy diciendo que vayan a realizar acciones violentas en base a considerar que el gobierno o las leyes infringen preceptos religiosos incuestionables, pero tampoco me extrañaría.
    Hay quien alegará que estoy hablando de una secta (una secta con más de dos millones de seguidores), pero en realidad lo único que diferencia una secta de una religión es el número de seguidores y la implantación en la sociedad en la que se desenvuelve.
    Estados Unidos es el principal estado occidental donde las religiones tienen un estatus más que envidiable, para nuestra desgracia, lo que motiva que los planteamientos más absurdos tengan margen sobrado para extenderse en la sociedad. Hace pocos días se celebró en Denver la segunda Conferencia Internacional de la Tierra Plana, con una asistencia de 650 personas (a un precio, por dos días, de 350 dólares, no precisamente regalado). Pudiera parecer que nada tiene que ver, pero si uno de los principales promotores (y las distintas charlas en el evento concedidas) ponen el acento en que el principal e “irrebatible” argumento en favor de la Tierra Plana es la biblia, es evidente la interrelación entre una cosa y la otra. Uno de los motivos por los que resulta preocupante tal acto es la participación activa de conocidos youtubers, djs y raperos. Y es preocupante porque tales personajes tienen una alta repercusión entre sus muchos seguidores (especialmente jóvenes), lo que les convierte en “contaminadores ideológicos” de alto riesgo. Y estamos hablando de una sociedad occidental supuestamente alejada de los extremistas islámicos.
    Por eso es necesario empezar por la propia casa, eliminando el exceso de tolerancia y prebendas de que gozan las religiones y sus secuelas, y seguir con políticas internacionales que vinculen las ayudas y colaboraciones con tales países a un aumento del laicismo en sus sociedades (instauración de leyes objetivas que no estén vinculadas a ninguna creencia religiosa, eliminación de cualquier norma que implique poder social o limitaciones vinculados a la religión,…). Pero mientras la tolerancia a los permanentes abusos que se producen en tales países siga como hasta la fecha, nada cambiara. Quizás el ejemplo más paradigmático sea el de Arabia Saudí, ante la que occidente actúa como un lacayo. Son de todos conocidos los actos de brutal salvajismo basados en principios religiosos que llegan a las múltiples ejecuciones, y todo ello sin, ni siquiera, la más mínima protesta por parte de los países occidentales.

  28. 23 noviembre, 2018 en 13:09

    Sobre la inmigración se puede argumentar lo que se quiera, pero la realidad es que mientras en muchos países del Tercer Mundo la miseria y la guerra campen a sus anchas, millones de desheredados harán lo imposible por entrar en los países ricos.

    Llegados a este punto solo veo cuatro soluciones posibles. La primera y más fácil es la nueva doctrina Trump: se manda al ejército a la frontera y se le permite disparar a los que quieran entrar. Ello conlleva un problema moral, el asesinato en masa de civiles desarmados pero bueno, ellos se lo han buscado. Y no soluciona nada, puesto que los supervivientes entrarán por otro sitio.

    Segunda posibilidad, poner trabas a la entrada y usar la técnica del avestruz: olvidarse de los ilegales que ya tenemos dentro. El problema existe, pero se mantiene escondido. ¿Qué pasa? Pues que esos inmigrantes se convierten en focos de infección (ya que no tienen acceso a la sanidad) de enfermedades importadas de sus países de origen. Y lo que es peor, se les obliga a una vida de mendicidad con la posibilidad de que acaben incorporándose a la delincuencia o que sean captados por grupos extremistas. Lo que a la larga implica un gasto más que importante y ningún ingreso para las arcas públicas.

    Tercera, integrarlos aunque no sea más que nada por puro egoísmo económico y por la estabilidad de la sociedad. Si esos inmigrantes, que vienen con muchas ganas de mejorar su vida, pueden trabajar se convertirán en activos para la sociedad y no un problema como comentaba en el caso anterior. Pero para ello hay que establecer recursos y protocolos claros para que aprendan el idioma, dejen atrás sus muchas veces antidemocráticas (cuando no delictivas) costumbres de opresión ancestral, etc. Porque intentar echarlos, a la larga solo genera gastos y solo sirve para achicar agua con un cubo de un recipiente lleno de agujeros por los que entran.

    Y cuarta, invertir de verdad para que sus países de origen mejoren y la gente no tenga necesidad de jugarse la vida huyendo. Pero claro, para eso hay que cambiar todo el sistema actual porque por ejemplo, ahora los yanquis están alucinados por las caravanas de centroamericanos que se mueven en masa hacia su país, cuando ello es el más que inevitable resultado de más de un siglo de destrucción de esas pequeñas naciones con extorsiones, financiación de golpes de estado o directamente con invasiones para que las grandes corporaciones puedan extraer sus recursos naturales a precio de ganga, junto con décadas de vender a todo el mundo el “american way of life” en medios de comunicación, TV y cine. Y claro, pues esos pobres quieren también su parte del pastel.

    Y un apunte final a modo de reflexión ya que parece que a los españolitos se nos ha olvidado. Hemos sido históricamente una nación de emigrantes, salvo por unas pocas décadas. Y en la actualidad, hemos vuelto a nuestra tradicional exportación de mano de obra para los países más ricos.

  29. Alberto
    23 noviembre, 2018 en 13:13

    Eduardo: la religión cristiana y musulmana tienen grandes parecidos, ambas tienen influencia del judaísmo, comparten muchos dogmas, son religiones monoteístas, lo que favorece la intolerancia. Ha habido épocas en las que la religión cristiana era más intolerante y retrógrada que la musulmana, y ahora es al revés. Pero hay que centrar el tiempo y los esfuerzos en aquello que realmente supone un problema en nuestra sociedad. No vivimos en Estados Unidos, en Europa la religión cristiana está casi desaparecida, ejerce una influencia mínima en la vida práctica de los ciudadanos. Y después de siglos de evolución en Europa, cuando por fin nos hemos desembarazado de la religión cristiana, aparece una inmigración masiva de origen musulmán con problemas crecientes de adaptación. El problema en Europa ya no es el cristianismo, es el islamismo. Y éste viene en su versión más radical.

  30. Alberto
    23 noviembre, 2018 en 13:26

    Ateo, hay menos miseria y guerra en el tercer mundo que nunca. Salvo alguna excepción, la mayor parte de los países del tercer mundo han experimentado notables avances en el nivel de vida y han renunciado a la guerra para resolver sus problemas. En realidad, en todo el mundo nunca ha habido tanto bienestar y tanta paz como ahora. Lo que fomenta la emigración económica es la diferencia de nivel entre los países ricos y pobres. Esta diferencia en algunos casos ha aumentado, puesto que los países ricos crecen más que los pobres, que también crecen. Aunque los que más crecen son los intermedios, o emergentes. Está demostrado que cuando un país ha empezado a desarrollarse es cuando más aumenta la emigración, puesto que aumentan las expectativas económicas y los medios económicos necesarios para emigrar. Por tanto, no serviría de nada, para frenar la emigración, el fomentar el crecimiento económico, incluso en muchos casos agravaría la emigración. Tendrían que ser todos los países del mundo exactamente iguales para llegar a eliminar la emigración económica, y eso obviamente no va a suceder.

    Si realmente queremos controlar la emigración, se puede hacer sin necesidad de disparar ni un sólo tiro. De hecho, actualmente la inmigración masiva que entraba por las costas griegas e italianas se ha reducido a casi cero. Por motivos políticos, España se ha convertido en la principal puerta de entrada de inmigración a la UE. El gobierno español ha rechazado la ayuda del Frontex, parece que no hay interés político en frenar este problema, ellos sabrán qué pretender conseguir con eso.

    Por tanto, si se quiere, se puede frenar la inmigración ilegal. Y luego, una vez hayamos determinado (los europeos, no las mafias de la emigración) quiénes y cuántos queremos que entren en nuestras sociedades, establezcamos cauces legales para su entrada y hagamos todo lo posible por integrarlos, aunque está claro que ellos también tendrán que poner de su parte. Pero que seamos nosotros quienes decidan. Y los países que deseen emprender la senda del progreso, que nos pidan consejo y les explicaremos cómo se hace.

  31. 23 noviembre, 2018 en 13:38

    “Ateo, hay menos miseria y guerra en el tercer mundo que nunca. ”

    Bueno, eso díselo a los miles de centroamericanosque se van a hacer tropecientos mil km a pie se ve que solo para fastidiar a Trump porque en sus paises de origen la vida es jauja. También diselo a sirios, iraquíes, yemeníes, afganos, kurdos, africanos varios, etc. Y como la lista es demasiado larga pues te dejo el link de la wikipedia con los conflictos actuales:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Guerras_y_conflictos_actuales

  32. Alberto
    23 noviembre, 2018 en 13:46

    Antes estaban peor. Los países que han seguido las recetas de la democracia liberal han conseguido desarrollarse. Los que insisten en basarse en la religión o toleran la corrupción de sus dirigentes, seguirán en la miseria.

  33. 23 noviembre, 2018 en 14:47

    Lo que pareces no entender es que a la gente en general y sobre todo a la que está sujeta a esas terribles condiciones del Tercer Mundo no es ningún consuelo que alguien les diga “tranquilos, que la situación de tu país ahora es mejor que la de hace 20 años ¿para qué vas a emigrar?” Y con el añadido de que en gran parte de los países del mundo, aunque las variables macroeconómicas han mejorado mucho, en cambio la vida de los ciudadanos ha ido a peor. Y el ejemplo paradigmático es España. Como ya voy teniendo mis años recuerdo cuando hace tiempo ser mileurista era muestra de estar en el escalafón más bajo del trabajo. Ahora en cambio, tras los muchos años pasados, ser mileurista se considera casi como haber sido agraciado con la lotería.

  34. Eduardo Baldu Gil
    23 noviembre, 2018 en 19:47

    En el tema religioso, Europa no es homogénea ni mucho menos, y en algunos países sigue siendo importante el peso del cristianismo. Pero al margen de ello, de lo que se trata es de restar peso social (e incluso político) a la religión en general. No a esta o aquella. Si aplicas un criterio general los haces a todas Unas se verán más afectadas y otras menos, pero n por nuestros actos, sino por la visión subjetiva de cada una sobre el peso a que creen tener derecho en la sociedad. El objetivo debería ser que la libertad religiosa solo consistiera en el derecho individual, particular y privado a creer en un dios, sin que tal creencia pueda tener transcendencia pública o social alguna. A partir de ese criterio, totalmente laico, como base de las sociedades occidentales, estaremos en situación de condicionar las relaciones de todo tipo (políticas, económicas, de ayuda,…) con terceros países, a que reduzcan cada vez más el peso de la religión en sus sociedades. Pero si nosotros no damos ejemplo ¿Qué autoridad tenemos para tales exigencias?
    Comparto con Ateo los criterios que ha expuesto en sus últimas entradas. La cuestión que genera los desequilibrios sociales no es tanto la generación de la riqueza como su reparto, y este último es totalmente asimétrico: una pequeña parte de la población tiene en sus manos la mayor parte de la riqueza mientras la mayoría se reparte la pobreza (unos con peor fortuna que otros, claro está). Pero esa es una discusión que ya hemos tenido y en la que es imposible llegar a un acuerdo, por lo que paso de continuarla. Se ha convertido en una discusión de besugos.

  35. Luis Sanchez
    24 noviembre, 2018 en 1:13

    Es preocupante que haya gente con interés por estar informado y que piense que como ahora nunca se ha vivido en el mundo.

    ¿Alguien se acuerda del famoso 0.7% para los países en desarrollo? hace 10 años con las políticas de recortes todo se fue al garete. Y los USA con sus guerras estratégicas (luego vendrán las Chinas y de nuevo las Rusas) han llevado la miseria a millones de personas y el terrorismo a sus cotas más altas de la historia de la humanidad (sí, esos mismos ca****** que empezaron sus pinitos en Sudamérica, y con el Chile de Allende como unos de sus primeros logros sudamericanos; habían aprendido bastante en Irán con Pahlevi).

    Mientras en este mundo los países ricos nos dediquemos a amasar gran cantidad de riqueza, mucha de ella gracias a lo esquilmado a los países que deberíamos ayudar (pero los esquilmamos robándoles recursos naturales y luego seguimos robándoles gracias a organizaciones mafiosas como el FMI, Banco Mundial y cosas por el estilo).

    Somos de lo peor que hay, y los ciudadanos, la mayoría no son conscientes o no lo quieren ser, y nadie actúa. Todos sabemos los problemas del cambio climático, pero no actuamos y las consecuencias serán desastrosas para los más pobres; si una industria transnacional se quiere ir, entonces tratamos que perjudiquen centros de otros países, o sino de otras comunidades, olvidándonos que todos somos trabajadores. En fin, que somos un desastre, y no hacemos nada.

    Ningún partido lo pone en sus programas, porque nadie lo reclama y porque es una labor ingente para un solo país (una buena excusa para ni nombrarlo). Ya no hay grandes políticos (como Palme, que murió asesinado días antes de reunirse con la URSS, para poner fin a la escalada armamentística, pero que casualmente no iba nada bien a los planes de USA). En fin, que tenemos lo que nos merecemos, y no podremos evitar que nos “invadan” porque tampoco vamos a vivir para siempre y además no queremos tener muchos hijos. La tierra no es nuestra.

    Las religiones son el reducto al que se agarran muchos pobres e ignorantes, que no tienen futuro y que son manejados por los poderosos para imponer sus preferencias y su ideología. Naturalmente ejercen el control más viejo del mundo, después de la guerra, la religión.

    No nos extrañe nada, ni las incoherencias ni las barbaridades de las religiones (el problema no reside ahí); los que podríamos mejorar este mundo, con muy poco de lo que nos sobra (una cantidad ínfima de nuestro PIB) somos testigos mudos de un genocidio lento e inexorable. No hacemos nada y eso será nuestra perdición.

    Salu2,

  36. 24 noviembre, 2018 en 2:46

    Y no olvidemos el consumismo, como otra forma de control de la población.

    Como la búsqueda por tener lo último en tecnología celular, por ejemplo, y presumirla ante los pares. Lo que nos lleva a la desvalorización y al perjuicio en nuestras vidas.

  37. Alberto
    24 noviembre, 2018 en 6:37

    Eduardo: no es tanto el problema la desigualdad en la distribución de la riqueza, como que la mayor parte de la población mundial vaya progresivamente alcanzando mayores cotas de bienestar material. En realidad, los mayores niveles de igualdad se han dado cuando la pobreza era general, por ejemplo en la Edad Media. Hoy día puedes ver mucha igualdad en Cuba: todos son pobres. El crecimiento económico tan espectacular de los últimos dos siglos ha generado mucha desigualdad, pero porque los ricos han crecido mucho más que los pobres, que también han crecido. Así pues, el capitalismo hasta el día de hoy ha sido el único sistema capaz de garantizar un nivel suficiente de calidad de vida a la mayor parte de la población de la tierra, a costa de una importante desigualdad. Es mejorable, claro está.

  38. Alberto
    24 noviembre, 2018 en 6:49

    Luis Sánchez: tienes razón en algunas cosas que dices, pero te equivocas en lo esencial. Es cierto que nunca se ha vivido como ahora en el mundo, compara la situación actual con la de cualquier tiempo pasado, y lo verás. Dime un tiempo en el que no haya habido guerras, ni terrorismo, ni pobres.
    Las ayudas a países en desarrollo sirven de muy poco o nada. Te recomiendo la lectura del libro “Blanco bueno busca negro pobre”, ahí lo explica bien. Incluso estas ayudas en la mayor parte de los casos sólo sirven para condenar a estos países a no salir del subdesarrollo nunca, pues destruyen la industria local.
    Los países que consiguen salir de la pobreza, que han sido muchos, lo hacen por su propio esfuerzo, no por ayuda de nadie, sino por generar las estructuras económicas y políticas que favorezcan el desarrollo inclusivo.
    No parece probable que haya muchas guerras hechas a propósito en los próximos años. La guerra en el siglo XIX tenía una elevada rentabilidad, pero hoy día es la peor manera de conseguir poder para un país. Esto lo saben los chinos, que quieren conquistar el mundo mediante la economía, no mediante la guerra. Tampoco parece probable que Rusia quiera hacer nuevas conquistas, les fue bien con la conquista de Crimea, pero cuando extendieron esa conquista a mayor parte de Ucrania llevan años enfangados. Igual que las guerras de Irak y Afganistán no sirvieron para nada y es poco probable que se repitan cosas así.
    El terrorismo: actualmente sólo hay terrorismo islamista, pero ha desaparecido la ETA, el IRA, las FARC, los grupos terroristas de izquierda de los años 70 en Alemania… El número de muertos totales en atentados terroristas en realidad es el más bajo del último siglo. El problema es que el terrorismo, con un daño real muy bajo, consigue hacer mucho ruido.
    Con respecto al Chile de Allende: de haber seguido Allende con su viaje hacia el comunismo, hoy día Chile sería como Venezuela. En cambio, es el país más desarrollado de América latina. No por acción de Pinochet, sino de los “Chicago boys”, tecnócratas norteamericanos que introdujeron al país en la senda del progreso con las recetas del capitalismo. Lo mismo que pasó en España con los tecnócratas de los años 60.
    Lo demás de tu discurso se encuadra en el pesimismo antropológico, comúnmente llamado como “cultura de la queja”. No aporta nada, ninguna solución, no tiene el menor interés.

  39. 24 noviembre, 2018 en 10:31

    Alberto
    Me ha llamado mucho la atención tu frase de que

    ” Hoy día puedes ver mucha igualdad en Cuba: todos son pobres.”

    Aunque ya sé que va a servir de poco te informo que cuando comparas en educación, sanidad, índices de malnutrición, etc. a la pobre Cuba con otras de las naciones de su entorno centroamericano, las más que occidentales Haití, Honduras, El Salvador, Nicaragua simplemente no hay color. A lo mejor si te hubieran dado a elegir entre dos opciones, a ti te hubiera gustado más nacer en una familia pobre de Guatemala que en su equivalente en Cuba, sobre gustos no hay nada escrito.

  40. Alberto
    24 noviembre, 2018 en 15:57

    Cuba antes de la revolución era uno de los países más ricos de América latina, gracias a las inversiones norteamericanas. Hoy día ocupa un lugar muy modesto, no sólo en la renta per cápita, sino en el índice de desarrollo humano que elabora la ONU, ocupando el puesto 73 entre todas las naciones. https://datosmacro.expansion.com/paises/cuba
    Otros ejemplos de países que se han quedado muy atrás con el socialismo son Venezuela, paradigma del socialismo del siglo XXI, país antes rico y receptor de emigrantes europeos, y donde hoy la pobreza absoluta y la violencia obliga a la población a emigrar masivamente. Argentina, una de las naciones más ricas de la tierra hace un siglo, y arruinada tras el peronismo, nunca volvió a levantar cabeza. La Unión Soviética y países satélites, que nunca fueron capaces de ofrecer un nivel de vida a sus trabajadores similar al de Europa occidental. Por no hablar de Corea del Norte, o de China, que sólo al deshacerse del marxismo ha recorrido en 40 años lo que a Occidente le costó dos siglos alcanzar.

  41. 24 noviembre, 2018 en 18:18

    Como siempre contigo no se puede, ante el dato objetivo de que Cuba a pesar de llevar más de medio siglo enfrentada al mayor imperio conocido del mundo está mucho mejor que todos sus convecinos me vienes con que antes era mejor. Sin embargo dices que la Unión Soviética no cumplió expectativas cuando usando tu sistema habría que haberla comparado con lo que había antes: un país feudal anclado en la Edad Media, pero eso claro no te conviene porque destrozaría tu argumento, así que lo obvias.

  42. Eduardo Baldu Gil
    25 noviembre, 2018 en 1:14

    Alberto lo tuyo ya es de siquiatra (directamente, sin pasar por el sicólogo). Como esta discusión ya la hemos tenido en otras entradas, paso de contestarte porque no sirve de nada. Cuando te rebaten los argumentos, simplemente no escuchas (O peor aún mientes descaradamente). En una de tus intervenciones (en otro tema) afirmaste que el liberalismo había reducido las guerras y su violencia. Te conteste con una detallada relación de conflictos y víctimas. Como era imposible dar una respuesta que demostrara lo contrario, diste la callada por respuesta y “olvidaste” el tema. Esta es tu estrategia, lo que no encaja en tu imagen falaz, lo ignoras, y pretendes imponer tus ideas repitiendo una y otra vez tu perorata. Te he calado, y como tu supuesto interés en llevar una discusión honesta es más falso que un billete de 1337 euros, paso de mantener contigo un diálogo que no va a llegar a ninguna parte.
    Y por cierto, afirmaste, en otro tema, que Ateo y yo éramos la misma persona. Ya lo desmentimos (aunque tu afirmación era realmente absurda), pero voy a darte una razón por la que eso no puede ser verdad. A lo largo de mi vida he tenido que soportar muchos impresentables como tú (falsarios y manipuladores), y he llegado a una edad (64 años) en la que ser “políticamente correcto” me la trae al pairo. Si yo fuera quien administrara este foro, ya te habría echado del mismo (Admiro a Ateo por la paciencia que tiene, yo ya hace tiempo que la he agotado). Que eso me convierte en un cabrón, puede pero, sinceramente, me importa un bledo. ¿Qué eso me convierte en poco respetuoso? También puede, pero he llegado a la conclusión que el respeto se gana, y se gana actuando con honestidad, algo que no he encontrado en ti en ningún momento.
    Negar las responsabilidades del capitalismo y del liberalismo en los desaguisados de estos últimos doscientos años es estar ciego y sordo o peor aún ser un mentiroso y un manipulador. Negar que el injusto reparto de la riqueza sea hoy la principal causa de las actuales injusticias y los desequilibrios que provocan pobreza, marginación y muerte, es un insulto a las personas. Tus justificaciones son falsas y ridículas. Tus afirmaciones son, en ocasiones (demasiadas), falacias más o menos bien orquestadas. Un ejemplo, afirmar que en la Edad Media la pobreza era general, es una gilipollez. En primer lugar, la Edad Media dura diez siglos, así que tal afirmación es una tontería (O un total desconocimiento de la historia). A lo largo de la Edad Media la situación de la gente tuvo muchísimos vaivenes, y no puede definirse una situación general única (Es como si yo escojo el periodo del año 29 al 39 del siglo XX y en base a ello afirmo que el capitalismo se ha caracterizado por una situación de crisis y pobreza extrema durante toda su existencia. ¿A qué no estarías de acuerdo?). De hecho ha habido periodos de la Edad Media en los que la gente en general (no los privilegiados) comían de media más carne que hoy en los países occidentales. Así que pobres, pobres, no serían. Ahora, si te refieres a que, por ejemplo, no tenían televisores, cierto, pero es que no existían, y no los podías tener tanto si eras rico como si eras pobre.

  43. Alberto
    25 noviembre, 2018 en 5:32

    Eduardo, tienes toda la razón en los adjetivos que tú mismo te administras. Te puedo informar de que mis argumentos se sustentan en autores que han estudiado en profundidad los temas y aportan miles de datos.: Yuval Noah Harari, Steven Pinker, Erick Hobsbawm, Tenenti, Jacques Le Goff, Acemoglu, Robinson…. He leído muchos libros de esos autores y oh casualidad, todos coinciden en que en la Edad Media la pobreza era general y a partir del siglo XVIII hasta la actualidad el crecimiento en los niveles de vida para la mayor parte de la población de la tierra ha sido ESPECTACULAR, gracias a los avances de la ciencia, la tecnología y las ventajas del liberalismo que superan con mucho a sus inconvenientes. Cualquier persona de clase media-baja hoy día vive mejor y más que los más ricos de hace siglos.
    Muere mucha menos gente de manera violenta que nunca en la actualidad, aquí tienes un dato sobre las guerras, aunque lo mismo se puede decir del terrorismo y de los homicidios. https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/por-que-tenemos-suerte-de-vivir-en-la-epoca-en-la-que-vivimos-en-un-solo-grafico
    Es sorprendente la capacidad que tenéis los de izquierdas para no reconocer los avances del capitalismo, entiendo que es porque si lo hicierais tendríais que empezar a cuestionarios y dudar y ser ESCÉPTICOS de muchos de vuestros planteamientos, y preferís vivirlos como una religión.
    Y si ateo y tú pretendéis un foro donde todos los comentarios correspondan a una determinada ideología política, conseguiréis abortar todo debate y crear un foro muy aburrido y autocomplaciente.

  44. Alberto
    25 noviembre, 2018 en 7:47

    Por cierto Eduardo muy significativo esto de calificar de “enfermo mental” a quien no comparte tu ideología política. Es lo mismo que hacía el psiquiatra Vallejo Nájera durante el etapa más dura del franquismo, que encerraba en psiquiátricos a opositores al régimen, llegando a calificar las tendencias izquierdistas de pensamiento de enfermedad mental. Tú haces lo mismo con las tendencias centristas de pensamiento. Los extremos se tocan.

  45. 25 noviembre, 2018 en 10:11

    Alberto

    El problema no es que quiera un foro homogéneo o abierto al debate, el problema es que cuando se está hablando de negacionismo de vacunas, en este caso por motivos religiosos tu enseguida derivas tus comentarios a tu ideología, como por ejemplo hacia el tema de la inmigración musulmana y después hacia capitalismo versus comunismo.

    Sin embargo, como te he indicado en numerosas ocasiones no eres para nada consecuente, ya que cuando en otra entrada similar (la siguiente a esta por ejemplo ¡mira que causalidad!) en la que no son los musulmanes los negacionistas sino los cristianos, tus comentarios se mantienen ¡sorprendentemente! ¿o no? dentro de los límites de la argumentación sensata sobre el debate enseñanza-obligatoriedad de las vacunas. Si en esta última hubieras aplicado el mismo sistema que en la actual entrada bien hubieras podido concluir que deberíamos impedir a los estadounidenses la entrada en Europa hasta que no demuestren que no son peligrosos para nuestra salud y que deben adaptarse a nuestra más civilizadas costumbres de entender que los humanos vivimos en sociedad y que uno no puede ir por la vida haciendo lo que le da la gana poniendo en peligro la vida de los demás por su intransigencia individualista y su fanatismo religioso. Pero por supuesto eso para ti es impensable, porque utilizas la ley del embudo.

    Es por eso que a veces, cuando ya has escrito más que suficientes comentarios sobre tu postura doy por zanjado un tema, una postura que por cierto llevas presentado en CyD una y otra vez y que es del todo conocida.

  46. 25 noviembre, 2018 en 10:20

    Y ya para terminan en este debate sobre si vivimos en el mejor de los mundos, escribes más que imprudentemente:

    ” Muere mucha menos gente de manera violenta que nunca en la actualidad, aquí tienes un dato sobre las guerras, aunque lo mismo se puede decir del terrorismo y de los homicidios. Es sorprendente la capacidad que tenéis los de izquierdas para no reconocer los avances del capitalismo, …”

    Y lo acompañas con un link en que se presenta el siguiente gráfico como muestra que la mortalidad por guerras ha disminuido ¿mucho? en los últimas décadas.

    Como este es un blog científico y todos los que lo leen pienso que tienen suficiente capacidad crítica invito a los otros lectores a que manifiesten su opinión sobre si estos datos justifican tu afirmación.

    P.D

    Aunque parece que faltan los últimos años, pinchad en la imagen para verlo completo y ampliado.

  47. 25 noviembre, 2018 en 10:37

    Y además este gráfico presenta un problema metodológico asociado a la psicología a la hora de concluir que las últimas décadas son las mejores, problema que para aquellos lectores que hayan seguido atentamente las diversas entradas que he escrito sobre cómo analiza y toma decisiones el cerebro humano será más que evidente.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: