Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina > Dejar de vacunar, epidemia segura

Dejar de vacunar, epidemia segura


Que a estas alturas del más que avanzado siglo XXI haya que recordar una y otra vez los mismos hechos que son conocidos desde principios del ya lejano siglo XIX es motivo para plantearse qué está fallando en la educación en particular y en la sociedad occidental en general. Porque aunque parezca mentira, un reciente brote de varicela ha vuelto a poner en evidencia esa tan cacareada como peligrosa “libertad” de vacunación.

Resulta que el colegio privado “Asheville Waldorf” tiene el más que dudoso honor de ser el centro educativo del estado norteamericano de Carolina del Norte con mayor porcentaje de niños sin vacunar ¡un 68%!, porque parece ser que sus más que fundamentalistas padres piensan que su dios (ese mismo que diseño inteligentísimamente esos tan mortales virus, que llevan diezmando a la Humanidad más o menos desde que nuestros remotos antepasados decidieron dejar de ser cazadores-recolectores y se asentaron en poblaciones cada vez más hacinadas, con más que dudosas condiciones higiénicas y rodeados de todo tipo de animales para favorecer la evolución de la infectividad de los patógenos hacia nuestra especie) les va a mantener sanos y salvos siempre y cuando recen y recen con la suficiente devoción, “razonamiento” más que incomprensible para este pobre ateo que suscribe esta entrada.

Pues bien, como no podía ser de otra forma, el virus de la varicela, para el que tenemos vacuna desde el año 1984, ha encontrado su paraíso terrenal entre los indefensos infantes de esta escuela que ¡agárrense!, afirma en su ideario que los niños que allí “estudian” acabarán siendo “pensadores creativos y solucionadores de problemas” ¡menuda paradoja!. De tal manera que hasta la fecha, 36 de sus alumnos han enfermado por este virus, convirtiéndose en el mayor brote de varicela en Carolina del Norte desde que la vacuna se empezó a usar de manera generalizada hace ya varias décadas.

La situación está tan descontrolada en el colegio que un juez ha tenido que ordenar la cuarentena de todos los alumnos, puesto que son potencialmente peligrosos para los grupos de riesgo: personas inmunodeprimidas como son los pacientes que reciben quimioterapia, infectados por el VIH o receptores de órganos, ancianos con el sistema inmune ya debilitado, bebes que todavía no han sido vacunados porque su sistema inmune no está totalmente desarrollado o mujeres embarazadas donde el virus puede afectar gravemente al feto.

Pero como estamos en EEUU, los piadosos y más que irresponsables padres han presentado una demanda judicial por “coartar sus libertades personales” y “atacar su libertad religiosa”, puesto que la cuarentena no era aplicable si el niño era vacunado y ellos en su fervorosa idiocia siguen sin querer vacunar a sus vástagos.

Ahora solo falta esperar que, ninguna de las personas de riesgo que viven en esta ciudad de casi 90.000 habitantes, se contagie y tengamos que lamentar una desgracia simplemente porque estos más que irresponsables padres no cumplen con las más mínimas obligaciones hacia sus hijos y hacia el resto de la sociedad.

 

Entradas relacionadas:


  1. Alberto
    22 noviembre, 2018 en 13:12

    Pasará como con la homeopatía y demás pseudoterapias alternativas. Normalmente la gente utiliza estas terapias para catarros y tonterías, pero a medida que se va extendiendo su uso empieza a haber gente que pretende curarse un cáncer con homeopatía, y ahí empieza a haber muertos en número creciente, es por eso que las autoridades sanitarias y médicas se empiezan a preocupar y a tomar medidas. Con las vacunas, si son cuatro hippies los que no vacunan a sus hijos no hay grandes problemas, por la inmunidad de grupo, pero cuando ya son un colectivo importante se extienden las epidemias, normalmente estas enfermedades cursan de manera leve en la infancia, pero un porcentaje acaba falleciendo o con secuelas graves. Cuando ya sean muchos los niños muertos, las autoridades se lo tomarán en serio. Como un asunto de salud pública que es.

  2. Estampida
    22 noviembre, 2018 en 21:25

    A mi señal: Ira y fuego.

  3. 22 noviembre, 2018 en 23:22

    Uno de cada cinco españoles usa pseudoterapias y más de un 6% ve más riesgos que beneficios en las vacunas: https://www.publico.es/sociedad/homeopatia-cinco-espanoles-pseudoterapias-6-ve-riesgos-beneficios-vacunas.html

  4. Casaubon
    22 noviembre, 2018 en 23:39

    “Coartar sus libertades individuales”

    Qué enorme e incalculable daño está haciendo el liberalismo (paragüas intelectualmente aceptable bajo el que se cobijan los movimientos conservadores y ultrarreligiosos de toda la vida) a la sociedad.
    Es terrible la línea de pensamiento que lleva a creer que la libertad (llamemosle libertinaje para no mancillar tan hermosa palabra) de un paleto de Iowa debe de estar por encima del bien común de la sociedad en su conjunto.

  5. 23 noviembre, 2018 en 0:00

    Casaubon

    Pero es que la desfachatez suprema es pasarse por el forro los derechos fundamentales de los hijos: que son el recibir un cuidado adecuado y no poner en riesgo su vida caprichosa y estúpidamente.

  6. aNT
    23 noviembre, 2018 en 3:54

    Una plaga de jefes y subalternos con una sola idea en la cabeza y 1000 pseudo vacunas obligatorias antes de los 5 años. Todavía es un mundo de gilipollas que creen que vivimos una democracia.

  7. Casaubon
    23 noviembre, 2018 en 11:02

    Ateo666666

    Es una desfachatez, sí. Pero el cristiano fundamentalista americano entiende a sus hijos como “su propiedad” y en su individualismo exacerbado, lo de los Derechos Fundamentales de los niños les sonará a Chino Mandarín. Para ellos no hay mayor anatema que el que el Malvado Estado Totalitario y Opresor se inmiscuya en sus vidas y obligue a sus hijos a vacunarse (o a enseñar Evolución en la escuela o a financiar con sus impuestos una cobertura sanitaria para personas desfavorecidas…).

  8. Alberto
    23 noviembre, 2018 en 19:53

    Casaubon: no confundas liberalismo con conservadurismo, son conceptos antagónicos, que vienen de otros siglos. En el siglo XIX siempre hubo el partido liberal y el conservador, como polos opuestos. Habla del liberalismo mal entendido, en todo caso. El liberalismo nunca ha pretendido que el Estado no ejerza control alguno sobre los ciudadanos, sólo pretende que ese control no sea absoluto. El liberalismo defiende la libertad del individuo pero siempre dentro de un marco legal que regule la convivencia. Un término medio, vamos.
    La salud pública intenta mejorar la salud de los ciudadanos mediante diversas maneras, y está demostrado que la obligación no es la mejor manera, puesto que genera la reacción contraria. Es mejor tratar de convencer.

  9. 23 noviembre, 2018 en 20:41

    “La salud pública intenta mejorar la salud de los ciudadanos mediante diversas maneras, y está demostrado que la obligación no es la mejor manera, puesto que genera la reacción contraria. Es mejor tratar de convencer.”

    Bueno esta entrada es quizás el mejor ejemplo de que intentar convencer a los que usan la cabeza únicamente para llevar el sobrero es una pérdida de tiempo y un riesgo para todos. Y hasta un juez así lo ha entendido.

    Y no es el único caso, tal y como comentaba hace tiempo aquí

    https://lacienciaysusdemonios.com/2014/11/25/producir-danos-o-incluso-matar-a-los-propios-hijos-es-legal-en-eeuu-siempre-y-cuando-se-realice-en-nombre-de-un-dios-misericordioso/

    en EEUU llevan décadas intentando convencer a padres fundamentalistas religiosos de que dejen de matar a sus hijos con esa soberana demencia de la “sanación por fe” y el caso es que año tras año se repite la tragedia entre estos más que piadosos descerebrados. Luego a veces, algunos de esos dementes acaban siendo juzgados aunque como en este caso

    https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2013/08/padres-reincidentemente-asesinos-en.html

    unos padres que mataron a su hijo por su fanatismo cristiano fueron condenados solo a libertad vigilada y después volvieron a reincidir. Se ve que no se intentó “convencerles” conla suficiente paciencia.

  10. Luis Sanchez
    24 noviembre, 2018 en 1:30

    ¿Convencer por la razón a padres que usan la fe? lo veo muy difícil.

    Lo mejor es legislar la obligatoriedad de vacunarse para poder vivir en ciudades y pueblos, y poder usar sus servicios, y el que no esté de acuerdo que se vaya o que litigue en los tribunales y que exponga sus razones, contra las del gobierno y la salud pública.

    Siempre tienen la opción de irse a vivir a la montaña o a una isla desierta, o con más gente sin vacunar, aunque los niños, ciertamente, merecen la tutela del estado frente a tanto irracional que puede perjudicar su salud.

    Los USA tiene algunas cosas buenas, y una de ellas es su predisposición a legislar y hacer cumplir la leyes, sobre todo las fiscales y las de salud pública (drogas). Aplicar la ley del tabaco les costó poco, y se aplicaba con total rigurosidad; pues la de las vacunas tampoco debería ser tan difícil. Argumentos para legislar hay unos cuantos y andarse con tantos “paños calientes” con los irracionales, perjudica claramente a la mayoría en contra de un hipotético derecho del progenitor a dejar que su hijo muera de una enfermedad de la que se podía haber librado fácilmente con una vacuna, además de infectar a otros, claro.

    Salu2,

  11. Alberto
    24 noviembre, 2018 en 6:32

    Ateo, planteas casos extremos, que requieren medidas extremas. Lo normal no es eso. Los especialistas en salud pública tienen la experiencia de que cuando se ha intentado la obligatoriedad de no vacunar, la reacción de ese tipo de población ha sido la resistencia por todos los medios, puesto que suele ser gente bastante paranoide y se sienten atacados. Puede que tras una larga batalla judicial consigas que algún caso más se vacune, pero a cambio te saldrán miles de casos nuevos. Se han conseguido mejores resultados mediante medidas “blandas”. En la práctica, estos casos tan extremos que pones no se ven en la consulta del médico, al menos no en España, se suelen ver gente con dudas y que han recibido una información incorrecta. Si les das la información adecuada, casi todos ellos suelen cambiar de opinión. Igual que cuando se han planteado medidas “duras” para luchar contra el tabaquismo (por ejemplo, que los fumadores sean excluidos de la sanidad pública o tengan que pagar determinados tratamientos por enfermedades derivadas del consumo de tabaco), los técnicos de salud pública han disuadido a los políticos de esas medidas, advirtiendo de su efecto boomerang. Que a cambio, con medidas blandas se ha conseguido reducir notablemente el consumo de tabaco.

  12. 24 noviembre, 2018 en 10:21

    Alberto

    La experiencia que comentas desgraciadamente es ya algo del pasado, cuando la gente tenía todavía recuerdos de los graves que eran las enfermedades prevenibles por vacunación. En la actualidad no nos enfrentamos solo a los fanáticos religiosos sino también a toda una constelación de neohippies de redes sociales y muchas veces de alto nivel económico. ¿Sabes tú donde se dan unas de las más bajas tasas de vacunación en el mundo? Y no me digas Sudán del Sur o cualquier otro país del más miserable Tercer Mundo. Te informo que en algunas de las zonas más ricas de Los Ángeles como son Malibú o Beverly Hills hay docenas de colegios y guarderías privados por supuesto, en los que los niños sin vacunar son el 60, el 70, el 80 y hasta el 90% del total.

    https://lacienciaysusdemonios.com/2014/09/23/las-tasas-de-vacunacion-en-hollywood-son-similares-a-las-de-sudan-del-sur/

    Y esta gente no es para nada religiosa. De tal manera que California tuvo que aprobar la obligatoriedad de las vacunas en el 2015. En Europa tenemos el caso de Francia y ahora también Italia, en donde cada vez hay más niños sin vacunar por lo que están volviendo otra vez esas enfermedades casi olvidadas. Y lo mismo, la gente que no vacuna a sus hijos no son los más pobres o menos instruidos, sino que los antivacunas están ganando muchos adeptos entre las clases medias-altas. Y te recuerdo que el actual gobierno italiano es un antivacunas convencido de tal manera que tal y como indicó un profesor de Microbiología:

    “Desgraciadamente, es un hecho que Italia tiene una cobertura contra el sarampión similar a la de Namibia”

    En todos estos casos poco se puede hacer intentando convencer, porque esta gente ya ha tomado una decisión irracional de manera casi supersticiosa, tal es así que hace unos años los antivacunas fundaron la “Church of Conscious Living”, una iglesia con todas las de la ley para proteger sus ya sagradas creencias de que las vacunas son tóxicas.

    https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2013/06/el-movimiento-antivacunas-se-convierte.html

    Y como no se les puede convencer pues también el gobierno australiano ha empezado a tomar medidas coercitivas como subidas de impuestos o eliminación de ayudas a los que no vacunen a sus hijos.

    En resumen, en un mundo donde la desinformación campa a sus anchas y las fake news tienen más predicamento que las verdades desgraciadamente la información y la persuasión ya no funcionan.

    Y la prueba de este fracaso global es que ni siquiera somos capaces de formar adecuadamente a los profesionales médicos, ya que algunos recetan con total naturalidad y convencimiento toda la gama de supercherías pseudomédicas: homeopatía, acupuntura, “medicina” tradicional china, etc. Si con ellos fallamos pues no es raro que no podamos convencer a una abogada, un economista o a universitarios de matemáticas o historia de que vacunen a sus hijos.

  13. Alberto
    24 noviembre, 2018 en 16:15

    Pienso que aún hay mucho margen de mejora a niveles educativos sobre el tema de las vacunas y de las pseudoterapias en general, antes de llegar a la prohibición u obligación. Habría que englobar este problema dentro de la educación para la salud en la escuela, que es algo que nunca se ha hecho en España. Está demostrado que la mejor inversión en salud que puede hacer un país es educar a sus niños en temas de salud, puesto que así tendrán buenos hábitos de salud e información de calidad sobre temas de salud; esto es mucho más fácil de conseguir en niños que en adultos, que ya tienen unos hábitos e ideas muy establecidas que cuesta cambiar. Aunque también hay que intentarlo en adultos.
    Algo está cambiando en todo esto, ya no se oyen programas alabando las pseudoterapias en la radio pública, hay un programa del Ministerio de Sanidad contra las pseudoterapias, los colegios de médicos empiezan a tomar cartas en el asunto…
    Lo de la prohibición pura y dura según los expertos en salud pública es un arma de doble filo, porque estos alternativos son muy dados a establecer teorías conspiranoicas y una prohibición o imposición les refuerza sus posturas y atrae a los dudosos a su campo. Lo que yo he visto en mi trabajo diario no es tanto gente con firmes convicciones sobre pseudoterapias sino gente con dudas y mucha información falsa que han leído por internet, esta gente por ejemplo no diferencia claramente entre la homeopatía y la fitoterapia, para que te hagas una idea. Y la mayoría de ellos cuando un médico les da una información clara, suelen aceptarla. Si les obligas a hacer o no hacer algo sin convencerles, radicalizan sus posturas. ¿Y qué pasaría si un día ellos son mayoría? Mejor es trabajar desde la educación.

  14. 24 noviembre, 2018 en 18:05

    Por supuesto que lo mejor es educuar a los niños, pero el problema es que educar de verdad implica enseñar a los niños racionalismo y pensamiento crítico, algo que choca frontalmente con el adoctrinamiento. Y eso es algo que algunos padres y muchos grupos como los religiosos no están dispuestos a permitirlo. Por eso las escuelas siguen siendo a día de hoy un lugar de conocimiento enciclopédico y no de reflexión, cuyos métodos poco han cambio no ya en los últimos decenios sino casi en los últimos siglos. Y una mente no preparada para el racionalismo, siempre es fácil de engañar con cualquier tipo de superstición.

  15. Alberto
    24 noviembre, 2018 en 20:02

    En eso estoy completamente de acuerdo contigo. La enseñanzas de todo tipo, desde la primaria hasta la universidad, no han variado en lo sustancial desde el siglo XIX. Siguen basándose en el esquema de que el profesor sabe y transmite los conocimientos a los alumnos ignorantes, que los asimilan sin comprender el por qué de los mismos. Hoy día cualquier escolar con un smartphone tiene acceso a todo el conocimiento del mundo, por lo que la educación debería basarse en enseñar a pensar, para que así la población cuando acceda a través de internet a todo tipo de informaciones sepa discriminar lo que tiene algún sentido y lo que no. Así la gente, por ejemplo, podría entender por qué la homeopatía es una estafa y la quimioterapia, en cambio, es de utilidad.

  16. Abraham
    26 noviembre, 2018 en 8:50

    ¿Y si montamos academias que, en lugar de preparar a los niños a superar exámenes, les enseñara a pensar por sí mismos? ¿Tendría éxito?

  17. Alberto
    26 noviembre, 2018 en 11:35

    El problema es que a los políticos no les interesa que los ciudadanos piensen con racionalidad.

  18. Luis Sanchez
    26 noviembre, 2018 en 21:01

    Alberto, ojalá en la enseñanza fuera tan fácil como actualizar los métodos.

    Hace años, pero que muchos años, que la clase magistral ya está desautorizada, lo saben aunque algún profesor lo haga todavía, sobre todo en la universidad. Saben que no es buena estrategia y que no deben usarla, pero para eso hace falta más tiempo, más medios y más implicación del profesorado.

    No debe ser fácil, y supongo que en España con tanto colegio concertado, de origen católico muy mayoritariamente, los nuevos recorridos curriculares no deben ser de su agrado y mucho menos que los niños aprendan a pensar y a ser críticos. Eso no va con la religión.
    Salu2

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: