Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina, Microbiología > La homeopatía engaña a los incautos, pero no al sistema inmune

La homeopatía engaña a los incautos, pero no al sistema inmune


Evolutivamente hablando, el cerebro humano ha sido afinado por la selección natural durante varios millones de años en la búsqueda y reconocimiento de patrones.  Y esta poderosa herramienta, que ha permitido no sólo la supervivencia sino también al incontestable éxito evolutivo de nuestra especie (triunfo que por cierto está llevando a la extinción a gran parte de la biodiversidad del planeta) tiene unas limitaciones que nos predisponen a la superstición en todas sus variantes. Y esta es la base de que las pseudomedicinas parezcan tener algún efecto, aunque el hecho de que nuestro cerebro se engañe de vez en cuando no significa que el resto de nuestro organismo también lo haga.

A la hora de tomar decisiones los humanos utilizamos en primera instancia el famoso “Sistema 1” de pensamiento identificado por los pioneros de la ciencia cognitiva Daniel Kahneman y Amos Tversky. Ese sistema, basado en intuiciones y sesgos cognitivos, fue absolutamente vital para nuestra supervivencia en nuestros entornos ancestrales, en donde la toma de decisiones tenía que ser lo más rápida posible y en presencia de escasos datos, puesto que cualquier dilación podía hacer terminar a nuestros antepasados como plato principal de la infinidad de depredadores que acechan en el siempre peligroso mundo salvaje.

Pero este sistema automático, emocional, estereotipado y subconsciente; que nos lleva en demasiadas ocasiones a confundir causalidad con casualidad, a tomar conclusiones precipitadas basándonos en unos pocos datos conocidos sin tomar en cuenta otros datos también disponibles o simplemente en nuestra limitada experiencia personal, exagerando el efecto de las primeras impresiones, es muy poco útil en la mayoría de las situaciones de la vida moderna, en donde ya casi no hay que tomar decisiones instantáneas ya que ahora nos solemos enfrentar a problemas complejos cuyos efectos pueden tardar demasiado tiempo en ser evidentes, como pueden ser elegir carrera universitaria, comprar una casa por una hipoteca que nos va a acompañar casi el resto de nuestras vidas o como el caso que nos ocupa, la siempre esquiva relación entre enfermedades y posibles tratamientos médicos.

Y aún así, en pleno siglo XXI cuando la ciencia moderna ha desarrollado un potente conjunto de herramientas (experimentos de laboratorio o con animales

y ensayos clínicos aleatorizados de doble o triple ciego)

que nos permiten superar estas evidentes limitaciones de nuestro pensamiento más rápido y emocional (al menos en la faceta sanitaria), millones y millones de personas en el mundo occidental siguen creyendo que las más diversas pseudomedicinas tienen poderes terapéuticos simplemente porque se hacen caso del remedio con que su amiga o vecino le aconsejan (aunque por supuesto la primera sea abogada y el segundo fontanero y no sepan diferenciar el páncreas del hígado o confundan un virus con una bacteria) o porque ese resfriado que ya empezaba a curarse de manera natural coincidió con la administración de una simples pastillas azucaradas.

Y aunque nuestro cerebro se deje engañar por esos sesgos tan profundamente incrustado en nuestra psique, otros elementos de nuestra fisiología no, tal y como muestra un trabajo publicado hace algunos meses en una revista científica. En el estudio se analizó el posible papel de las mal llamadas “vacunas homeopáticas” sobre el sistema inmune. Los investigadores seleccionaron a 150 estudiantes universitarios a los que se dividió en tres grupos diferentes de 50 componentes. El primer grupo fue el siempre necesario control, individuos que únicamente recibieron placebo en forma de pastillas e inyecciones. A un segundo grupo de adolescentes, que se consideró el control positivo, se le administraron dos de las vacunas habituales: la triple vírica frente a rubeola, sarampión y paperas y la vacuna contra tétanos, difteria y tosferina. Al tercer grupo se le inoculó las supuestas “vacunas homeopáticas” frente a los seis patógenos antes mencionados.

El primer resultado destacable es que el 37% de los individuos del grupo del placebo y el 38% de los integrantes del grupo homeopático presentaron algún efecto secundario entre una larga lista de lo más variado. Señal de que la simple indicación de un posible tratamiento, aunque sea ficticio, es capaz de desencadenar diversos tipos de reacciones. Hecho que demuestra el poderoso poder de sugestión de la mente humana. Por el contrario, en el grupo de vacunados realmente este porcentaje aumentó al 75% de los integrantes, efectos secundarios que se podían dividir en dos grandes grupos: los mismos que mostraron los de los anteriores grupos más los ligados a una verdadera vacunación: enrojecimiento de la zona vacunada o dolor en el músculo y en el brazo del pinchazo, señales compatibles con el desarrollo de una respuesta inmune frente a los patógenos inactivados que se inocularon.

Además, a todos los integrantes del estudio se les midieron los niveles de anticuerpos específicos contra los patógenos antes del inicio del estudio (puesto que muchos de ellos estaban previamente vacunados frente a estos virus y bacterias) para así obtener el valor basal. Y posteriormente se volvió a analizar sus niveles de anticuerpos específicos a las tres semanas del inicio de la prueba para determinar si los distintos preparados habían estimulado o no al sistema inmune. Los datos que se presentan en la siguiente gráfica son manifiestamente esclarecedores:

Mientras que los niveles de anticuerpos frente a las bacterias y los tres virus habían aumentado significativamente en el grupo que habían recibido las verdaderas vacunas, los valores obtenidos en los individuos tratados homeopáticamente eran indistinguibles de los correspondientes a los del grupo placebo. Algo que venía a corroborar lo que cualquier persona mínimamente racional puede deducir de la simple lectura de la composición de los preparados homeopáticos: que son idénticos a los placebos, puesto que no contienen sustancia alguna que pueda desencadenar ninguna reacción medible, salvo la subida del nivel de glucemia si se abusa de estas pastillitas de azúcar.

En resumen, que la homeopatía puede engañar a los creyentes, pero nunca a esas más que eficaces células del sistema inmune que nos protegen de los siempre peligrosos patógenos.

Entradas relacionadas:


  1. Eduardo Baldu Gil
    12 abril, 2019 de 11:25

    Se mire por donde se mire, las pruebas y los razonamientos siempre dan el mismo resultado: la ineficacia total de la homeopatía. Pero dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver, es la única explicación a tanta obcecación en la defensa de esa práctica engañosa.

  2. Rumpoll
    13 abril, 2019 de 21:37

    Archivos wikileaks, con Assange preso, su orden era difundirlo todo, reenvíalo, Index of /file/

    https://file.wikileaks.org/file/

  3. Alberto
    14 abril, 2019 de 7:01

    Parece mentira que en el siglo XXI, después del enorme desarrollo de la ciencia y sus enormes consecuencias en nuestro modo de vida, todavía tengamos que estar dando explicaciones de por qué la homeopatía no es más que una estafa. Igual que parece mentira que en un país europeo del siglo XXI todavía la gente crea en dios. Paradojas de la modernidad.

  4. Luis Sanchez
    24 abril, 2019 de 20:25

    Pues no es nada baladí publicar ensayos distintos, para que los despistados “creyentes” puedan ir viéndolos y razonando que son demasiados. Es una manera de cargarse de razones.

    Todo lo que he leído de los antivacunas y pro homeopatía incide en que hay que ser muy didáctico y “cariñoso” para no reforzar su creencia ante el “ataque” de los cientifistas… (sé de gente inteligente con carrera universitaria, que no ha leído muchos artículos porque no le gustaba en el comienzo el tono en que trataban a los homeópatas).

    Ya sé que el cuerpo pide mandarlos a paseo, junto con los terraplanistas, pero eso, dicen los entendidos, los reafirma.

    En fin, querido creyentes en la homeopatía, leed esto que os trataremos con cariño, cualquiera puede dar un traspiés (como yo en mi última entrada que he puesto un “hayamos” del verbo haber con “ll”, cosas del directo y de las prisas). Veis, yo mismo he pecado… y puedo redimirme!

    Salu2.

  5. Ana
    30 mayo, 2019 de 3:24

    La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe
    Fe en la ciencia por este foro,…y ninguna duda con respecto a la homeopatía…
    Es una estafa y sanseacabó, verdad?
    Ocurre que sí cura, criaturas…no así como los fármacos que son un gran negocio para todos, menos para los enfermos.

  6. 30 mayo, 2019 de 10:15

    Ana

    Aunque estoy ya un poco mayor para esto, otra vez cogeré la sisífica piedra del raciocinio para explicarte unos puntos básicos que pareces desconocer.

    Primero, cuando se afirma que algo “cura” hay una obligación de demostrarlo de manera inequívoca. Y hasta donde da la literatura científica desde la ya lejana época de su inventor, NADIE ha demostrado que la homeopatía haya curado ninguna enfermedad.

    Los argumentos de los defensores de la homeopatía se basan en dos tipos. Uno en testimonios ocasionales, pero desde hace décadas sabemos cómo funciona el cerebro humano y su gran tendencia a la sugestión y al autoengaño. Y dos, ensayos muy defectuosos, con pocos pacientes, totalmente sesgados y sin controles. Pero desde ya hace décadas también sabemos que para demostrar la efectividad de un supuesto tratamiento se deben utilizar ensayos de laboratorio y clínicos aleatorizados de doble y triple ciego con alto número de pacientes para separar el efecto real del ruido asociado a la psique humana. Y ahí, después de dos siglos la homeopatía ha sido incapaz de demostrar nada.

    Y segundo y más importante, los fundamentos de la homeopatía chocan frontalmente con los postulados básicos de gran parte del conocimiento científico actual en Física, Química, Biología, Fisiología y Patología establecido por miles de científicos en los dos últimos siglos. Para ser explícitos, si la homeopatía funcionara deberíamos tirar a la basura los libros de texto de las materias mencionadas y reestructurar de manera drástica todas las universidades.

  7. Ana
    30 mayo, 2019 de 23:48

    ateo666666,
    “Tienes muchísimas razones, pero no tienes razón”,
    Esto se ha dicho, no recuerdo ya en qué contexto, pero ahora no importa eso.
    Además tienes razón dentro de tu sistema de pensamiento, (no quiero decir de creencias)
    Pero te diré – y lo sabes- que no es el único sistema que existe, aunque sea el “correcto” hoy – políticamente” -según han instalado los que dictan lo que la ¿borreguez? humana permite y acata.
    Me parece que a la homeopatía no le importa mucho si los “propietarios” del método científico moderno y/o la Diosa Razón la validan o no.Y menos todavía a sus pacientes curados si me lo permites.
    Curados con otros criterios, obviamente. Indemostrables con el método científico? Y qué?

    Tu discurso es archi conocido.Supone nada menos que el andamiaje del sistema descomunal de la medicina y la farmacia química.
    Y sí, claro que habría que desmontarlo todo. No hay que ser muy sagaz para advertirlo.
    Pero la verdad es la única realidad, amigo. Y no la inventó nadie. Es. Y punto. Y es muy antigua, además.
    Seguirá allí cuando todo acabe. lo cual no deja de ser un consuelo, pues tal vez en ese punto habrá tiempo-y ocasión -de planteárselo todo…por necesidad de supervivencia.
    De todos modos, es admirable lo que ha logrado el Hombre, a solas su alma en su afán de dominio. y lo que logrará tal vez en el futuro…
    Pero el sueño subyacente, subconsciente, volverá a estallar hecho añicos, como cada vez que el porrazo estuvo a la puerta.
    El sueño del progreso continuo y sin límites…ya no va. El ciclo está dando la vuelta, encontrándose con sus límites, hoy mismo.
    Lo ve quien quiera verlo. Lo niega -del mismo modo-quien no quiera verlo.
    Pero eso no cambia las cosas.
    Aunque la Física actual ofrece atisbos, sólo atisbos, de estar por descorrer el velo con el farol de la sola razón jadeante.
    Gracias por tu respuesta, ateo. No es mi caso, pero ya ves. Estoy, y comprendo. También he estudiado algo También sumo años y retiro.
    Vamos hacia las respuestas desde la sombra, y una vez allí podremos sonreír y conmovernos ante la visión de lo que supone la experiencia humana total.
    Hay algo enorme alrededor, con aroma de sustento y sentido que alumbra en la mirada de los niños cuando llegan: No lo has visto?
    Gracias también por leer, ateo, y sobre todo por tomarte el trabajo de responder.
    Ana

  8. 31 mayo, 2019 de 7:30

    “Pero te diré – y lo sabes- que no es el único sistema que existe, aunque sea el “correcto” hoy – políticamente” -según han instalado los que dictan lo que la ¿borreguez? humana permite y acata.”

    Esta es quizás una de las frases más antológicamente ignorantes que he escuchado en los últimos tiempos. Resulta que si la Ciencia tiene algo no es ser “políticamente correcta” sino que si hubieras leído algo de Historia de la Ciencia conocerías la infinidad de casos en los que el conocimiento científico ha desmontado la visión dominante social, política, religiosa, etc. Algo por otra parte normal porque todo nuestro “conocimiento” heredado proviene de nuestro pasado precientífico, en donde la superstición y los atajos cerebrales seleccionados evolutivamente en nuestra sabana ancestral conformaron nuestra estructura social.

    “Me parece que a la homeopatía no le importa mucho si los “propietarios” del método científico moderno y/o la Diosa Razón la validan o no.”

    Estoy de acuerdo contigo en esta frase porque es verdad, pero sin embargo tiene una demoledora conclusión. El que haya millones de personas a las que no les importe nada la realidad, la verdad y en este caso que pongan su salud, y a veces su vida, en manos de una magia potagia inventada por un pobre precientífico que interpretó los datos al revés para llegar a una conclusión científicamente errónea además de disparatada, solo reafirma lo que he comentado antes: que la mayoría de la especie humana sigue anclada en esas formas de pensamiento ancestral, que fueron útiles hace decenas de miles de años pero que ahora sólo debería servir como objetos de estudio de la psicología evolutiva.

    Y ya en tu siguiente “argumentación” te veo desatada en tu más que alucinante irracionalidad porque eso de que

    “Curados con otros criterios, obviamente. Indemostrables con el método científico? Y qué?”

    aúna error además de prepotente ignorancia. Y para que veas la altura “intelectual” de tu “argumento” te voy a poner un ejemplo similar.

    Desde hace siglos se “sabe” por “conocimiento ancestral” que hay una forma de transporte aéreo que no contamina, no genera ruidos y además es más que ecológica. Me refiero por supuesto a viajar en escoba. Las brujas de la Edad Media eran “capaces” de volar por media Europa siempre y cuando se administraran (si era en la zona vaginal mejor, porque se absorbe más rápidamente) ungüentos basados en plantas y hongos. Luego llegó la Ciencia (esa que inciso parece ser que tanto desprecias, pero que más que seguramente te ha permitido llegar a la edad que tienes libre de patógenos mortales por las vacunas, los antibióticos y otras enfermedades por el resto de medicamentos y es la misma que te permite dejar constancia cibernética de tu más que prepotente ignorancia) e hizo dos cosas. Primera, inventar un método capaz de transportar DE VERDAD a cientos de millones de personas a cualquier lugar del mundo (eso sí, contaminando a troche y moche ¡qué se le va a hacer! no todo van a ser ventajas) de manera rápida y a un coste cada vez menor. Y segundo, demostrar científicamente (sí, ya sé que para una analfabeta científica como tú eso no vale nada) que las brujas no viajaban a ningún sitio en escoba, puesto que eran simples adictas a los psicotrópicos, sustancias que generaban en su cerebro las alucinaciones sobre viajes “escobares” pero también sobre orgías demoniacas y machos cabríos, que por desgracia llevaron a muchas de ellas a la hoguera cuando se toparon con otros irracionales tan ignorantes como ellas, pero que para su desgracia tenía a su servicio los resortes del poder, además del potro de tortura. ¡Ves como la ausencia de Ciencia sólo genera fracaso y dolor!

    Porque, ya para terminar y no perder más el tiempo contestando lo que simplemente son desvaríos de una neohippie occidental (que sin la medicina científica no estaría seguramente aquí defendiendo lo bueno que es pagar 20 euros por una caja de pastillitas de azúcar cuyo precio en la tienda de golosinas puede ser de un euro) te diré que sin esa Ciencia que tanto desprecias seguiríamos como en la Edad Media “volando” con escobas, pero también muriendo a millones por las plagas que enviaba esa siempre piadosa pero más que genocida Zarza Ardiente y que diseminaban por supuesto los siempre nefandos judíos.

  9. Ana
    31 mayo, 2019 de 20:22

    Ya…lo que no cabe en un portaobjeto y es replicable a piacere, no es real ni verdadero. Punto.
    Y eso es lo que te tranquiliza.

    Mira, a la psicología le pasaba lo mismo. Después le exigieron “método”.
    Hasta que saltaron los tapones cuando los controles externos del gremio se mostraron anti- funcionales e inaguantables.

    Sí, claro que es barato el berrinche, sentarse arriba de una montaña de preconceptos cuidadosamente elaborados (construídos)) y decir que eso es la “Realidad”, así, con mayúscula; que YO la hice y es mía, sólo mía, y lo demuestro, para finiquitar el asunto, nada menos que con una patente de invención, válida universalmente y a perpetuidad..

    Ni hace falta volar en escoba ni en sueños, ni cabalgar en metáforas, si todo se puede elegir que ocurra a ras de tierra, que es mas seguro. Por si acaso.
    De acuerdo, ateo.Faltaba más!

    Si es que nadie hay ya esperando del otro lado de la puerta. Bueno, descontando los que vendrán luego, si es que la función continúa…

    Las dudas, después del brindis, por favor; y cuando se hayan ido todos, preferentemente. Es así?

    Me gusta intercambiar, no el pugilato ni la competitividad. También creí lo que tú, antes. Ya no.
    Siento haberte intranquilizado, aunque se ve que te repones pronto.

    No compro azúcar, ni en las farmacias ni en almacenes.
    No asumas que sea paciente homeopática.

    Soy naturista y mi propio médico, y mi salud es perfecta sin medicinas a mis casi ochenta años.

    Ni uso bastones, como puedes ver.
    Duermo, respiro, camino, trabajo la tierra, leo, investigo, comparto, cambio lo que está obsoleto y reparo lo que aún sirve para algo…
    Acepto los límites de la vida y del Creador, o de lo que hay, en tu caso ya que te confiesas ateo. Es lo mismo: la realidad de lo que es, no depende de si la vemos o no.

    Gracias otra vez, ateo (no quieres decir tu nombre?) Ana.

  10. 31 mayo, 2019 de 21:01

    “Soy naturista y mi propio médico, y mi salud es perfecta sin medicinas a mis casi ochenta años.”

    Que suerte que nunca hayas necesitado una vacuna, un antibiótico o una quimioterapia, pero eso no significa que cometas la irresponsabilidad de ir por el mundo cibernético defendiendo que las enfermedades se “curan” con un par de gominolas.

    Las enfermedades graves solo se afrontan con los tratamientos más eficaces y eso sólo lo da esa medicina científica, esa a la que parece que odias cuando eliges los remedios de curandero del Medievo.

  11. 31 mayo, 2019 de 21:02

    Para finalizar, simplemente recordarte que aunque tengas 80 años hay millones de personas mucho más jóvenes que tú que se enfrentan a enfermedades muy graves y que necesitan todo el apoyo de la medicina científica para poder llegar a tu longevidad. Así que por favor deja de hacer propaganda de chamanes y timadores en la web.

  12. Ana
    31 mayo, 2019 de 21:53

    Contra tu fobia empecinada, desinterés en la Verdad, negación y tergiversación de mis palabras, suposición de mis intenciones, voluntad de etiquetar de fraude a lo que no se te acomoda a tu creencia de ser dueño de la verdad, no puedo, ni quiero.
    Acá te dejo lo expuesto largamente, a ti y a los que lean. Sé que os tituláis escépticos, y eso es bueno, …hasta que deja de serlo.
    El universo es “más ancho que tus caderas” decía una cancioncilla.
    Pues eso. eleva las miras, mi último consejo bastante más científico que lo que dices.

  13. 1 junio, 2019 de 9:24

    Nunca dejará de sorprenderme el hecho de que personas que creen en la magia y que desprecian el conocimiento científico atesorado por gran parte de las mejores mentes que ha dado la Humanidad tengan lo que no puede ser considerado más que como ignorante chulería de dejar para la posteridad frases tan antológicas como la de

    ” Contra tu fobia empecinada, desinterés en la Verdad, negación y tergiversación de mis palabras, suposición de mis intenciones, voluntad de etiquetar de fraude a lo que no se te acomoda a tu creencia de ser dueño de la verdad, no puedo, ni quiero.”

    Estimada Ana, en tu infinita ignorancia eres incapaz de entenderlo: la Ciencia es la mejor herramienta que ha inventado el ser humano para intentar comprender la realidad. Y tú sin embargo serías como un individuo que se saca los ojos a propósito para no ver y que luego acusa de “fobia empecinada” a aquellos que no solo siguen usando sus ojos, sino que además inventan la linterna para intentar desvelar aquello que esconde la profunda oscuridad del Universo. Pero tú prefieres ir a ciegas camino del primer precipicio que te encuentres, “pensando” que eres más lista que los que dedicaron su vida a inventar la linterna.

  14. luis
    2 junio, 2019 de 2:43

    EPISTEMOLOGÍA MÉDICA – por Dr.Julio Monsalvo

    Epistemología es la comprensión del proceso del conocimiento. El Diccionario de la Real Academia Española, la define como “la teoría de los fundamentos y métodos del conocimiento científico”.
    Los conocimientos llamados científicos se construyen a partir de un paradigma también llamado científico.
    Thomas Kuhn, autor de “La estructura de las revoluciones científicas”, define al paradigma como una “constelación de logros compartidos por una comunidad científica y utilizados por esa comunidad para definir problemas y soluciones legítimas”.
    “Logros” debe interpretarse como conceptos, valores, técnicas, y todo lo derivado de ellas.
    Hace unas pocas semanas tuve oportunidad de presentar el tema “Una sola salud”; ante un auditorio de profesionales.
    Para argumentar, desarrollé las características del Paradigma de la Modernidad, “el Viejo Paradigma”, y las del Nuevo Paradigma de la ciencia.
    Al cabo de la charla, un amigo me preguntó por qué no había explicitado que con el Paradigma de la Modernidad nos formamos como profesionales de la salud.
    Primeramente, me pareció muy positivo que se llegara a esa conclusión sin que fuera especificado.
    Sin embargo, creo que es necesario hablar claramente sobre lo que significa que hayamos sido formados con el Paradigma de la Modernidad.
    Kuhn plantea períodos históricos de ciencia “normal” en donde se “acumulan” conocimientos y períodos de “revoluciones científicas” en donde el paradigma dominante es cuestionado, entra en crisis y ocurre el cambio de paradigma.
    Así, se desechó el paradigma de la Antigüedad que concebía el planeta Tierra como centro del universo y un orden establecido e inmóvil, y se adoptó el de la Modernidad con su concepción dinámica: se pasó del geocentrismo al heliocentrismo.
    Ya en los albores del siglo XX se puso en marcha el cambio del Paradigma de la Modernidad: teoría cuántica, teoría de sistemas, ecología profunda, física de los procesos en no-equilibrio, teoría Gaia y otras teorías y conceptos aportan a esta nueva revolución científica,
    El Viejo Paradigma ve al mundo como la suma de objetos aislados, su lógica es mecanicista, dualista y analítica. Y esto tiene sus implicancias en Medicina. Una de ellas es concebir al ser humano funcionando en forma similar a una máquina. Cuando se presenta un desperfecto (“enfermedad”) hay que repararlo puntualmente. De allí las múltiples especialidades, fragmentando el estudio del organismo.
    En tanto el Nuevo Paradigma, entiende que el Universo es un todo indivisible, una red de relaciones. Es un paradigma holístico, ecológico y sistémico
    Aborda la dinámica del todo, “no existen las partes, lo que llamamos una parte es simplemente una configuración en una red indivisible de relaciones”, afirma Fritjof Capra, físico cuántico que brega por el cambio de paradigma desde hace varias décadas.
    Un desafío para las Universidades…
    Seguramente las jóvenes generaciones sabrán profundizar estudios para comprender las nuevas constataciones científicas que se hallan en armonía con las sabidurías de las culturas ancestrales. Desde esta mirada, se entendería que podríamos incorporarlas a la enseñanza y a la práctica de la Medicina.

  15. 2 junio, 2019 de 9:52

    Luis

    El problema con este “Nuevo Paradigma” es que de nuevo tiene más bien poco, ya que es una nueva reelaboración del ya antiguo concepto del “buen salvaje” de Rousseau y otros.
    https://es.wikipedia.org/wiki/Buen_salvaje

    Y las soluciones ante los problemas globales y en particular los sanitarios de los cada vez más cerca de 10.000 millones de personas no puede basarse en las relaciones “holísticas” de un pequeño grupo de aborígenes argentinos con su entorno, que es donde ha sacado Monsalvo su “Nuevo Paradigma”.

  16. luis
    2 junio, 2019 de 12:44

    Nuevo en absoluto creo que no hay nada, mi estimado ateo. No es ese el punto, sino la oportunidad de cambiar cuando el “viejo” paradigma ya pide relevo.Y eso siempre fue a cargo de mentes jóvenes. Tengo entendido que este doctor de mi comentario anterior está efectivamente en Argentina y ha desarrollado algo muy importante que si estuviera en Europa tendría mayor visibilidad, pero como está lejos… De todas maneras el concepto está resurgiendo en todas partes, y ud. no puede desconocer lo “nutritivas” que resultan esas culturas para los fabricantes de medicinas, que asedian a los curanderos indígenas para inspirarse al ver que las enfermedades son aventadas con sus pases mágicos.

  17. luis
    2 junio, 2019 de 13:23

    Me he puesto a leer más de vuestro blog, y mirad qué me ha surgido.
    Si tuviera este blog una ventanilla de atención al cliente y otra oficina de marketing (je) harían bien en considerar críticas como esta que copio más abajo..
    Esto leí en vuestro blog en un comentario del año 2011,creo, con una crítica bien formulada a vuestra actitud que no ha cambiado por lo que se ve hoy: tal vez deberíais considerar que el método de ellos puede ser otro y no invalidarlo por derribo como intentáis..
    Juzgad a ver si me equivoco:

    “Yo no creo que la homeopatía surta efecto alguno.
    Pero sinceramente… vale que la homeopatía y el resto de pseudociencias no deban de ser consideradas como tales, pero me parece de mal gusto comentar con tanta ironía las “ventajas” de la homeopatía.
    Es decir, que de pretender informar mejor a los que (por alguna razón) no han podido o sabido contemplar a las pseudociencias como no-ciencias y lograr así convencerlos de que aprendan por sus propios medios a cuestionarse lo que está a su alrededor a jactarse con tanta arrogancia de la ineficacia de una terapia insulsa hay más de un paso. Y no lo digo sólo por este post, sino por la actitud que veo que se toma…
    Alargamientos y continuaciones de post que llevan este tipo de temática terminan, desgraciadamente, por hacer que me replantee más de una vez si merece la pena seguir suscrito a este blog.
    Una lástima, al menos me siguen gustando las preguntas al público que haces. Tan sólo quería que lo supieras.
    Atentamente, un lector más.” (Beykex a Manuel)

  18. 2 junio, 2019 de 16:42

    Y yo me he puesto a leer más tus comentario y mira lo que me ha surgido: Luis y Ana, dos identidades del mismo IP. Eso en lenguaje informático se llama ejercer de troll. Esos compartamientos de cambios de IP, d identidad, etc me hace desconfiar mucho de las intenciones de quien hay al otro lado.

  19. 2 junio, 2019 de 18:07

    “Soy naturista y mi propio médico, y mi salud es perfecta sin medicinas a mis casi ochenta años”. Tengo un conocido que tiene un coche muy potente, va a 170 km/h con frecuencia, incluso en zonas donde el trazado de la carretera no lo aconseja. Nunca se pone el cinturón de seguridad (lo considera molesto y absurdo). Jamás le ha pasado nada, ni un rasguño ni ha dañado a nadie. Para cualquier persona con dos dedos de frente este comportamiento se antoja peligroso. Y creo que a poca gente le haría gracia que sus hijos se montaran en ese coche. Como ves las experiencias personales están a una distancia muy lejana del sentido común.

  20. 2 junio, 2019 de 21:00

    Ana/Luis a mí me importa poco que tengas 90 años o seas un adolescente, que seas hombre, mujer, perro, gato o incluso un programa de ordenador (que a las alturas que estamos ya todo es posible) pero me entristece un poco que de los miles y miles de comentarios (85.012 para ser más exactos a día de hoy) que se han escrito en este blog, muchos de ellos más que interesantes hayas seleccionado uno que intenta ser “equidistante” con las pseudomedicinas, esas mismas que estafan y ponen en riesgo la salud y a veces la vida de los menos informados. Allá cada uno con su conciencia.

    Con respecto a tu admirado Monsalvo simplemente indicarte que si viviera en Europa por supuesto que tendría más visibilidad, porque aquí todo se amplifica. Pero de ahí a que sus “argumentos” sobre que los conocimientos ancestrales de los indígenas nos sirvan en pleno siglo XXI para sustituir a la Medicina Científica va un mundo.

  21. Far Voyager
    2 junio, 2019 de 21:11

    Manuel: raro es que no le haya cazado la Guardia Civil de Tráfico y le haya empaquetado a base de bien. Suerte que tendrá.

    A Luis/Ana -trollete que ni se molesta en cambiarse la IP usando redes distintas-, ¿puedes explicarme cómo unos productos que a veces tienen una molécula del principio activo en un volumen equivalente al de varias veces el del Universo observable son mejores que productos que requieren tests tan exhaustivos que tardan años en comercializarse -si pasa-/

  22. Ana
    2 junio, 2019 de 23:46

    Bueno, Manuel, tu desconfianza debiera orientarse por otros rumbos mas sencillos. Luis y Ana comparten su IP porque son familia. Y qué? Así son las cosas en mi barrio.
    No hay mejor sordo que el que no quiere oír, Manuel, ateo y toda la gente. (ustedes también comparten la IP? No me interesa, descuida.
    Pero ocurre que ateo666666 no ha publicado mi último posteo, tras el suyo descalificador. Creo que censuró, bah!
    Y fue entonces que le comenté a mi familiar y escribió lo que está allí expuesto. Dile a tu amigo que si no fue censura, que lo publique. y dale mis saludos!
    Hoy estaba pensando por qué le han puesto “La ciencia y sus demonios al sitio” Quieres contarlo?
    Ah, sabe que a mí sí me interesa la ciencia, pero no a tu manera. Si quieres material, pídemelo. Suelo guardar “cosas”
    PD:
    Seguiré leyendo a ver si encuentro esos comentarios más que interesantes que dices, pues el que seleccioné apareció de la nada sin buscarlo.Tal vez yo sea medio bruja, no crees? Me tiene sin cuidado: lo que es , “es”, sin vueltas. O si no, averigua, “científicamente”, ¿cómo puede haber ocurrido esa selección sin haber yo buscado expresamente?.

  23. 3 junio, 2019 de 6:35

    No publiqué tu comentario puesto que estaba escrito en mayúsculas y eso es equivalente a gritar. Además en este blog no tenemos la obligación de permitir todos los puntos de vista, sobre todo si son totalmente irracionales como los tuyos. En Ciencia no hay democracia, solo datos y ahí tu/vosotros no habeis presentado ninguno, solo la misma palabrería vacía de siempre.

    Pero de todas formas si lo único que tienes o teneis que decir es eso ya tan manido como peligroso de que las pseudomedicinas sirven para algo más que para estafar a incautos y que tu/vosotros sabeis más de Medicina que todo el estamento científico al completo por haber vivido muchos años o por leer las “asombrosas” hipótesis (sin confirmar por supuesto) de un médico cuyo principal consejo es que vayamos al campo a recoger plantas silvestres para fabricarnos nuestras propias medicinas pues mejor que lo dejeis estar.

  24. 3 junio, 2019 de 8:47

    El siempre interesante blog de Edzard Ernst tiene este mensaje, que debería ser obligatorio en cualquier tipo de conversación sobre ciencia:

    “Please remember: if you make a claim in a comment, support it with evidence”

    Porque las opiniones, si no van apoyadas en datos, valen menos que el papel en el que se escriben.

  25. Anónimo
    3 junio, 2019 de 12:29

    Hay un problema con la palabra holístico. En principio no tiene nada malo en sí: que se refiere al todo. Medicina holística sería, entonces, una especialidad que considera al cuerpo humano en su conjunto, que aplica tratamientos para curar o aliviar síntomas en todo el sistema.
    El problema viene cuando ves que el tratamiento no tiene soporte científico serio.

    Además, ya tenemos a un profesional que practica medicina “holística” a diario, el médico de familia. Apareces con un dolor de cabeza, inflamación de ganglios, mucosidad, tránsito intestinal anómalo, erupciones cutáneas y rigidez en las extremidades y te manda a casa con un paracetamol, mucha agua y mucho descanso. Y si no se te pasa, vuelve la semana que viene a que te mande al especialista.

    Todas las partes de nuestro cuerpo están interrelacionadas. Te sube mucho la tensión y ves borroso. Si tienes una depresión, te bajan las defensas y te pones malo de más cosas. Puedes tratar todas las enfermedades que te van saliendo, o bien diagnosticar correctamente la fuente de los problemas y tratar la depresión. ¿Eso sería holístico, o psiquiátrico? Problemas similares ocasionan los trastornos del sueño, y los endocrinos.
    Quizás no existe la especialidad holística en medicina, pero muchos especialistas saben y reconocen como funciona el sistema completo. Lo que no hacen es aplicar un mismo remedio milagroso que “cura el cuerpo”.
    Si resulta que el resultado de los tratamientos varía según se aplica en hombres o mujeres, o si se aplica en eurasiáticos o en africanos, ¿cómo va a servir un mismo tratamiento para todo el mundo?

  26. Ana
    3 junio, 2019 de 22:01

    Acá piden ideas nuevas…Si alguno se anima, ya saben.
    Vuelvan a hacer del esceptcismo un valor, y de la duda una herramienta.

    https://millon.tendencias21.net/

    https://www.tendencias21.net/

  27. 3 junio, 2019 de 22:25

    Pero seguro que ninguna de estas ideas será volver a supercherías pseudomágicas del siglo XVIII. Porque hay una gran diferencia en tener la mente abierta pero no tanto para que el cerebro se caiga como decía el genial Tim Minchin.

  28. Ana
    3 junio, 2019 de 23:23

    No se,ateo, el rubiecito ese genial debe saber de ciencia abierta o guitarrera, preguntale.
    Qué pasa que no puedo mandar respuesta a todos?

  29. Ana
    4 junio, 2019 de 0:03

    http://evalmed.es/

    esto debe ser obra de los demonios de la ciencia, verdad?

  30. Ana
    4 junio, 2019 de 3:39

    Qué pasa que no puedo mandar respuesta a todos?

  31. 4 junio, 2019 de 6:34

    Pues que como ya te dije anteriormente no aportas nada nuevo, solo opiniones sin sustento. Porque te recuerdo que el origen de todo esta ya larga discusión es que mientras yo presenté en esta entrada nuevos datos de un estudio científico que confirmaban ¡una vez más! que la homeopatía es únicamente efecto placebo tú has presentado como alternativa tu experiencia particular y tus suposiciones (por supuesto sin fundamentar) de que el método científico no sólo no es necesario, sino que hay “conocimiento” por encima de él. Y otro nuevo comentario tuyo justificando lo mismo, sin datos o pruebas que lo apoyen, resulta reiterativo además de superfluo.

  32. 4 junio, 2019 de 9:31

    Para que no se repitan casos como el de esta vacuna la solución consiste en mayor ciencia: ensayos clínicos rigurosos y control independiente de los estudios. Siempre he abogado para que las multinacionales dejen de controlar los ensayos clínicos y sean realizados por centros de investigación independientes en donde la farmaceútica pague el costo del estudio por adelantado independientemente del resultado final del mismo.
    Pero estos desgraciados casos nunca pueden ser la justificación para convertir en “medicinas” los remedios de chamanes de viejo o nuevo cuño.

  33. Far Voyager
    4 junio, 2019 de 23:07

    Ana: ¿puedes explicar como remedios homeopaticos que no son mas que basicamente agua en la que si uno es extremadamente afortunado va a encontrar una molecula, una sola molecula, de principio activo?.

    “Big Pharma” desde luego que existe, y aparte de los ejemplos dados por el webmaster estan cosas como los deseos de algunos, incluido por lo que se ve el Pato Donald si hubiera un tratado de comercio US-UK tras el Brexit con el NHS ingles, de privatizar la sanidad de modo que solo quedara la caridad para quien no se pueda pagar un seguro medico y otros ejemplos como especular con los precios de los medicamentos. De ahi al tipico “pobre homeopata/chaman/lo que sea y sus remedios tradicionales VS la megacorporacion” hay un abismo, y mas sabiendo como los primeros se aprovechan y aprovecharian aun mas de los segundos.

  34. Ana
    5 junio, 2019 de 0:14

    Si quieres nuevas pruebas deberías pagarlas, no crees?
    Acá la cuestión es la insolencia y espíritu manipulador de todos ustedes, no las pruebas. Adiós.

  35. 5 junio, 2019 de 6:28

    ¿pagarlas?

    Las pruebas de la Ciencia están a la vista de todos, pero la de los estafadores ¡hay que pagarlas! y luego acusas de “insolencia y espíritu manipulador”. Lo dicho, se cree el ladrón que todos son de su condición.

  36. Abraham
    5 junio, 2019 de 11:49

    En cierto modo me molesta que se hayan apropiado de la palabra holístico para fundamentar una medicina alternativa, más bien pseudomedicina. Como si los médicos, tanto los especialistas como el de familia no supieran que en el cuerpo todo está relacionado. Que si se te nubla la vista, puede ser la tensión arterial, que puedes tener las defensas bajas y sufrir toda clase de enfermedades simplemente por no dormir bien o por sufrir depresión.
    También son conscientes de que ciertos tratamientos tienen efectos en otros sistemas funcionales del cuerpo, como por ejemplo los corticoides que elevan la presión arterial y la acumulación de grasas. Y si tienen que extirpar un tumor de un órgano, también consideran cómo puede afectar la operación al resto de funciones.

    Hay que identificar la causa de la enfermedad y actuar sobre ella cuando se pueda, y también los síntomas mientras se diagnostica o se trata la causa. Y simplemente, me cuesta aceptar que exista un tratamiento que cure “el cuerpo en su conjunto”, como me cuesta aceptar que podamos enfermar del “cuerpo en su conjunto”. Un cáncer que haga metástasis por todo el cuerpo, o una leucemia, puede, pero en ese caso ya está identificada la causa, que no se origina en el conjunto.

    En ese sentido, el MMS es lo menos creíble de todo. Una única sustancia para curarlo todo. Esto es como si los nutricionistas recomendaran comer menos a una persona que está muy gorda y también recomendaran comer menos a una persona que se muere de inanición.
    En la homeopatía al menos tienen el cuidado de mandarte diferentes productos para diferentes afecciones, aunque lo único que tengan de diferente sea la etiqueta. Llamarlo medicina holística es otra forma de engañar.

  37. Ana
    6 junio, 2019 de 0:09

    Ya veo, si se te cierra una puerta entrarás por la ventana del vecino. Ciao, ateo y compañía. Rezaré por ti. Tu malogrado troll que no fue..

  38. 6 junio, 2019 de 6:36

    ¡Hombre, qué sorpresa! Además de anticientífica y adepta a las supercherías pseudomédicas también tienes un amigo imaginario, amigo que si te hubieras desarrollado intelectualmente de manera adecuada deberías haber abandonado hace ya 85 años si tenemos en cuenta tu longeva edad y el hecho de que a partir del quinto cumpleaños queda feo eso de creer en duendes, hadas, elfos, dioses elefante o zarzas ardientes.

    Como está más que demostrado, una vez que se abre la caja de la superstición y se cree en una irracionalidad es difícil parar y con los años se van sumando más y más. Ya sólo te faltaría ser terraplanista o asegurar haber sido abducida por extraterrestres para tener el pack completo.

  39. Ana
    6 junio, 2019 de 23:50

    Dame tiempo, muchachito, todo llega. Ya me enteré que no eres viejo…entre tantas mentiritas que dices.
    Que seas feliz con lo poco que pagan los años ante el abismo.
    Rezaré por ti, pues eso manda mi amigo invisible cuando de extraviados se trata.
    Te señalo que no estás aportando pruebas de nada en lo que vas publicando. Pareciera que la ley de tu blog te lo permite a ti por derecho de pernada, tal vez?

  40. Edmirz
    7 junio, 2019 de 5:18

    Caray, no puedo creer que haya gente que aún crea en la homeopatía, ¡si es tan fácil descubrir que es un bulo!
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20402610/

  41. 7 junio, 2019 de 6:38

    Nunca he dicho que sea viejo, simplemente voy envejeciendo.

    Con respecto al rezo espero que lo estés haciendo a la deidad acertada: El Gran Espagueti Volador ¡Ramen! porque mira que si has desperdiciado toda la vida rezando al dios equivocado y cuando te mueras te viene a juzgar Zeus:
    https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2017/02/porque-no-jupiter-o-zeus.html

    Sobre lo de aportar pruebas ahora observo que además de creer en casi todos los disparates posibles no lees o no comprendes lo que lees, puesto que en defensa de que la homeopatía es cuento he presentado en esta entrada y en otras los correspondientes estudios científicos, publicados en revistas serias, que así lo indican.

  42. 7 junio, 2019 de 6:38

    Edmirz

    Y ahora Ana te acusará de no aportar las “pruebas” que ella quiere.

  43. 7 junio, 2019 de 19:32

    Ana, cuando le dices a Ateo “Te señalo que no estás aportando pruebas de nada en lo que vas publicando” demuestras que o bien no te lees lo que se ha publicado o bien no tienes ni idea de como se alcanza el conocimiento. Y lo que es peor, me da la sensación de que no importa, pero eso ya es una opinión personal. Si no te gusta el blog y piensa que en otro sitio vas a disfrutar más, adelante nadie te obliga a pasar malos ratos aquí.

  44. 7 junio, 2019 de 19:39

    Que poco se puede sacar beneficioso para el debate de personas como Ana. El patrón es claro: criticáis algo en lo que creo, y eso me molesta y por tanto os voy a criticar. ¿Cómo? ¿Sacando pruebas a favor de eso en lo que creo? No, contruyendo muñecos de paja a los que criticar: que si las vacunas, que si productos de farmacia…. ¿Eso demuestra algo sobre la validez sobre aquello que cree? Absolutamente nada, pero así trolea el tema. Es lo que hay en este mundo digital…..

  45. 8 junio, 2019 de 18:29

    Condenados a tres meses de cárcel los padres de un menor que murió por tratarlo con homeopatía: https://www.publico.es/internacional/homeopatia-condenados-tres-meses-carcel-padres-menor-murio-no-recibir-antibioticos.html

    Lo increíble del caso es que al médico que le “trató” parece que no le ha pasado nada.

  46. Far Voyager.
    9 junio, 2019 de 11:49

    Yo también rezaré por ti, Ana. ¿Prefieres a Eldath, la diosa de las cascadas, estanques, manantiales, y la paz o tal vez a Mielikki, Nuestra Señora del Bosque?. Parece mentira que haya gente que quiere cambiar algo que suele funcionar, aunque haya desaprensivos que hacen negocio con ello, con algo que no y que tiene desaprensivos alrededor con más frecuencia.

    Por cierto, la cagada del Pato Donald tiene precedentes. Disfruten el comienzo del artículo: https://rationalwiki.org/wiki/Mars

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: