Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina, Microbiología > Pseudomedicina y religión: la peor combinación posible

Pseudomedicina y religión: la peor combinación posible


En el más que disparatado mundo de la superstición sobresalen con luz propia dos prácticas diferentes: la religión y las pseudomedicinas. Y si por separado pueden ser perjudiciales y hasta peligrosas, cuando se combinan el resultado es más que desastroso.

El que a lo largo de toda la Historia y hasta el día de hoy haya personas adultas capaces de suspender su raciocinio y adherirse a las más variadas supersticiones, terrenales o supernaturales, no tiene ningún misterio a la luz de la moderna Neurociencia y también de la ya consolidada Psicología Evolucionista. Sin embargo esto no quita validez al hecho, más que científicamente demostrado, que estos comportamientos vinculados a los atajos evolutivos que la selección natural imprimió en nuestro cerebro pueden ser más que peligrosos en el actual mundo globalizado. Y el último ejemplo nos viene, tristemente, de la más que depauperada República de Uganda.

Este pequeño país africano, asolado desde antiguo por las mayores catástrofes tanto naturales como humanas, es ahora el epicentro de una curiosa asociación de dos tipos de supersticiones a cual más peligrosa: la religiosa y la pseudomédica. Porque un tal Robert Baldwin, pastor protestante afincando en el estado norteamericano de Nueva Jersey ha decidido compartir con la más que necesitada población ugandesa sus “conocimientos” tanto de Química como de Medicina, adquiridos directamente por vía directa gracias al siempre benevolente dios judeocristiano, ya que según afirma nuestro protagonista

usamos el poder de Dios Todopoderoso … para reducir en gran medida la pérdida de vidas en África

Y como buen cristiano, ha creado una red a la que pertenecen más de 1.200 clérigos del remoto país para así poder repartir a través de sus iglesias entre la población un más que milagroso remedio de la “medicina” alternativa llamado MMS (solución milagrosa mineral), una mezcla que como aseguró en su momento el Director del Centro de Información sobre Venenos de Nueva Gales del Sur (Australia) es

algo parecido a beber lejía concentrada

Pues bien, la boyante red “sanitaria” de nuestro pastor ha prescrito beber este peligroso compuesto a más de 50.000 ugandeses (hombres, mujeres y sobre todo niños, que son los que suelen enfermar con más frecuencia) bajo el paraguas de la siempre todopoderosa cruz cristiana para “tratar” las más diversas enfermedades como el cáncer, el SIDA o la malaria, entre otras dolencias que sufren los siempre necesitados habitantes de Uganda. Inciso: enfermedades que es más que evidente que habrían sido “inteligente”, pero más que criminalmente, “diseñadas” por ese “Dios Todopoderoso” si de verdad tuviera existencia real más allá de los delirios de los creyentes.

Y este más que respetable número de pacientes crecerá exponencialmente gracias al proselitismo cristiano si las autoridades sanitarias del país no lo remedian, puesto que Uganda es un país en donde la religión es incuestionable.

Y para hacer su labor más eficiente y además premiar la dedicación entre sus más de mil colaboradores con alzacuellos, aquellos que sean más diligentes en la distribución de la lejía convertida en “medicamento” serán recompensados con teléfonos móviles. En resumen, es triste constatar la cruda sabiduría de ese viejo refrán castellano que sentencia que “a perro flaco, todo son pulgas”.

P.D.

Y no se crean, que incluso en países más o menos avanzados como España esta lejía concentrada tiene sus más que fervorosos defensores entre los que destacan el labriego convertido en “experto” sanitario Josep Pamiés o la monja licenciada en Medicina Teresa Forcades, la cual asegura también que el MMS es capaz de curar el ébola. Para darse una idea de lo que hay detrás de toda esta estúpida historia de ese más que peligroso “medicamento”, simplemente indicar que sus poderes “curativos” fueron postulados por un tal Jim Humble, un individuo que dice provenir de la galaxia de Andrómeda y que fundó su propia religión, la “Genesis II Church of Health & Healing” de la cual él mismo es arzobispo y que le sirve para vender esta lejía a incautos y desesperados de medio mundo.

Entradas relacionadas:

 

 


  1. nestor
    22 mayo, 2019 de 16:51

    No es mucho pero es un inicio -odal.am/2019/05/mexico-el-desarrollo-del-biohacking-la-ciencia-casera/

  2. Alberto
    22 mayo, 2019 de 20:06

    Todo esto podría ser un mecanismo de selección natural por el cual la gente menos inteligente tiene mayor mortalidad; lo malo es que también tiene mayor natalidad, lo cual sobrepasa lo anterior.

  3. Luis Sanchez
    22 mayo, 2019 de 20:25

    Yo, con estos casos, que no son pocos, echo de menos una buena labor periodística de investigación, porque aunque está claro que siempre hay dinero de por medio, se incluyen personas con muy distintas ideologías, trayectorias y fines. Claro que los dueños de los medios de comunicación no suelen ver negocio en esto, será por eso.

    Algo tiene que haber cuando un gran número de personas, intuyo poco preparadas intelectualmente, aunque no siempre es así, termina cayendo en estas trampas, bien de los “embaucadores de la lejía” o de cualquier otro tipo de embaucadores. Que se meta de por medio un pastor, ya parece un poco más raro, puesto que ellos engañan habitualmente con el agua bendita, que saben que nunca te va a hacer daño, como la homeopatía, sin importarles que se puedan abandonar los tratamientos que sí pueden ayudarles a curar.

    Ya sé que no hace falta ser un fan de las tertulias de Coffee Breaks: Señal y Ruido, para estar a salvo de esta plaga de caraduras o iluminados, por dejarles el beneficio de la duda; pero un poco de sentido común y alguna pregunta a gente de su confianza que consideren medianamente informada, debería ser suficiente. No todo el mundo, y menos las personas de más edad, usan las redes sociales, por lo que usan otros medios diferentes para convocar a tantos incautos, y sin tener que regalarles un bidón de aceite si van y se tragan el rollo entero. Solo se me ocurre que la TV y en menor porcentaje la radio, son unos aliados imprescindibles para dar publicidad a este tipo de gente.

    En Uganda está claro que han usado otro tipo de “gancho” desde la connivencia de personas del gobierno, a la palabra difundida por las iglesias, y entiendo que la TV y la radio también.

    Es necesario un sistema de protección de la sociedad, de ámbito internacional, que tenga poder para poder investigar este tipo de fechorías, y naturalmente margen legal para poder perseguirlas.

    Pero, si no nos importa que se mueran por las bombas o de hambre, cómo nos iba a importar que sufriesen abusos… siento no tener los pies en la tierra.

    Salu2.

  4. 22 mayo, 2019 de 23:14

    Como he dicho en la entrada, la selección natural afinó mecanismos evolutivos para permitir la supervivencia de nuestros tatara-homínidos en la sabana ancestral, mecanismos que nos conducen inexorablemente a las más que patéticas decisiones que tomamos irreflexivamente desde el actual punto de vista racionalista-cientificista. Y sólo desde esta nueva perspectiva científica podemos entender que la gente no encienda su cerebro al mecanismo 2, que es más eficaz pero también más costoso intelectualmente, descrito por Kahneman et al. y siga con el más rápido y chapucero mecanismo 1 que nos permitió seguir vivos en esa nuestra sabana ancestral de la cual, por desgracia, ya no queda más que un recuerdo porque la hemos destruido hasta sus cimientos con nuestra más que voraz depredación.

  5. Far Voyager
    23 mayo, 2019 de 9:20

    La desesperación también tiene seguramente mucho que decir si ese tratamiento es el único asequible debido a la pobreza existente allí.

    Eso dicho, cada vez estoy más convencido de que no exagerar cuando me gustaría que esa gente pudiera ser juzgada por crímenes contra la humanidad.

  6. Rawandi
    23 mayo, 2019 de 13:19

    El caso de la princesa noruega que se ha enrollado con un chamán y se dedican a vender conferencias en las que hablan sobre sus contactos con los espíritus del más allá tiene su gracia. Pero estas otras supersticiones que incitan a beber lejía o a comer carne de personas albinas entran de lleno en el ámbito de lo criminal.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: