Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo > Una imagen para la reflexión

Una imagen para la reflexión


El Antropoceno, la nueva época geológica resultado de la acción del homo tecnológico, está llevando al colapso a todos los ecosistemas terrestres y marinos. Y quizás no haya mejor ejemplo del nivel de degradación al que estamos sometiendo al planeta que el hecho de que todas las criaturas marinas tienen en su estómago crecientes cantidades de ese tan útil, pero también más que contaminante y omnipresente plástico.

Por ello les dejo con esta imagen para la reflexión.

 

Entradas relacionadas:


  1. Luis Sanchez
    27 mayo, 2019 de 1:11

    Una buena entrada para una desgracia de nivel planetario.

    Hace poco estaba viendo un vídeo de Félix Rodríguez de la Fuente, gran comunicador científico y Naturalista, que nos decía hace más de 40 años (finales de los 70), que la basura y sobre todo el plástico iba a inundar el planeta y a envenenarnos. Nadie ha hecho algo relevante y ya estamos en esa fase.

    Hace poco leía como los chinos llevan usando CFC-11 (triclorofluorometano) desde hace más de 10 años. Es usado en los aislante de viviendas, y está prohibido por los acuerdos del Protocolo de Montreal de 1987, gracias a ellos el agujero de ozono tardará una década más, como mínimo, en cerrarse, pasando a 2070 o más tarde. Eso si dejan de usarlo ahora que les han descubierto.

    Trump, saliéndose de los acuerdos de París, para seguir contaminando a todo tren… Parece estar claro, ¿solo pondrán remedio los gobiernos cuando salgamos a la calle y hagamos lo que los Chalecos Amarillos en Francia? seguramente ni eso, iremos aguantando, filtrando el agua y descontaminando la comida para no morir envenenados, o para tardar un poco más. Y eso los que puedan, que los que no, con el cambio climático antropogénico que tenemos encima, puede que este problema quede empequeñecido.

    Lo que es seguro que tantos problemas juntos van a causar una gran mortandad en la Humanidad. Y todos podremos estar orgullosos, aunque unos cuantos estúpidos dirigentes mundiales, más que los demás (aunque ellos y sus descendientes, gracias al poder y dinero acumulado por tantas tropelías, seguramente no vivan dichas calamidades, aislados en sus zonas descontaminadas). El 99% del planeta, sí lo sufriremos.

    Salud.

  2. Abraham
    27 mayo, 2019 de 8:05

    Ese 99% del planeta sufrido no se va a quedar en su casa muriéndose de hambre, ¿verdad? De ahí el interés de Trump y compañía en levantar más muros. No tienen intención de evitar la catástrofe mundial, sólo de que no les afecte mucho a ellos.

  3. 27 mayo, 2019 de 11:01

    Cuando la gente huye de las calamidades da igual los impedimentos o los muros que les pongan delante, la desesperación y el instinto de supervivencia pueden con todas las dificultades.

  4. Anónimo
    28 mayo, 2019 de 18:26

    Los muros de Trump, en el mejor de los casos, pueden impedir la entrada de personas provenientes del sur, pero no va a impedir los desastres y las desigualdades internas, así que para poco van a servir.
    Nuestro problema es que hemos glorificado (Y seguimos glorificando) las motivaciones que nos arrastran a este desastre. A lo largo del tiempo (Y aún seguimos igual) glorificamos a los triunfadores y su ambición, valorándolo como algo positivo. Pero esa mentalidad nos lleva a sobrevalorar los éxitos el enriquecimiento de tales triunfadores muy por encima de los costes que ello genera, costes que pagamos todos. Desde los burócratas chinos a los defensores del libre mercado más extremo, norteamericanos, todos valoran como un gran éxito incuestionable el aumento de la producción en cualquier área de la economía. Es para ellos un “bien incuestionable”, pilar fundamental del modelo de sociedad establecido (Modelo que según ellos tampoco admite discusión).
    Lo que estamos viviendo (Contaminación, degradación del entorno, cambio climático) es la consecuencia directa de este modelo productivo y económico (Y vinculado a él, el crecimiento humano). Si uno lo analiza desde la lógica y la razón, se hace evidente que es necesario un cambio radical en tal modelo económico-productivo, en la estructura social, en el conjunto del modelo de sociedad, y que ello implica sacrificios, especialmente entre quienes han gozado hasta ahora de mayores beneficios (Si queremos que la nueva sociedad sea estable. Si el modelo se basa en el incremento de las desigualdades, esto acabará siendo un polvorín cuyo estallido se lo puede llevar todo por delante).
    Son dos los elementos que nos arrastran a la autoaniquilación. Por una parte el modelo económico productivo, y por otro el crecimiento poblacional, que además están interrelacionados: el modelo económico, basado en el permanente crecimiento, requiere también el permanente crecimiento de la población (Baste ver las alarmistas voces ante el estancamiento del crecimiento de la población en algunos países), con lo que a cada día que pasa se agrava doblemente el problema.
    De lo que ya no estoy seguro es de si seremos capaces de poner remedio a la situación antes de que sea demasiado tarde.
    El plástico es uno de los ejemplos más claros. Limitar su uso a objetos de vida útil prolongada y de incidencia reducida en la sociedad, sería el camino para evitar que buena parte de él acabe en nuestros mares. Pero eso significa un cambio radical que afectaría a una considerable parte de nuestra economía. Ningún gobierno ha tenido las narices de legislar en este sentido. A todo lo más que se ha llegado es a hacernos pagar las bolsas de plástico de la compra. Hace años, cuando yo era un crio, la mayor parte de las bebidas (desde la leche a la cerveza, y pasando por muchos más productos) se vendían en envases retornables de vidrio. Pagabas el primero que te llevabas y te bonificaban la devolución del envase vacío al comprar nuevamente el producto. Incluso en productos como el vino y el cava, aunque los envases no fueran propiamente retornables, existía un proceso de reutilización por el cual tú podías vender las botellas vacías que eran reutilizadas. No existe, por el momento, ninguna política en este sentido, algo que tendría una incidencia inequívoca en el consumo de plásticos y otras materias de un solo uso. No hay narices
    Y las medidas que se discuten son un “sí pero no”(gravar con costes o cargas fiscales las practicas contaminantes), una práctica que solo valida la diferencia entre pobres y ricos: si eres rico puedes contaminar, si eres pobre no.

  5. Abraham
    29 mayo, 2019 de 13:56

    Lo del plástico es que me cuesta entenderlo, y a la vez está muy claro. Por un lado tengo un producto barato, envasado en plástico, práctico, rápido de comprar, limpio de manejar, que me lo venden en el supermercado. Por otro lado, tenía una tienda de carne, otra de pescado, otra de fruta y otra de pan en la calle, donde podía comprar algunos de estos productos sin su envase, pero mucho más caro, perdiendo tiempo de una tienda a otra, y metiéndolo todo en bolsas de plástico porque si no luego el carrito de la compra apesta. Aunque me cobres los envases, sigue siendo más barato y práctico el supermercado.
    Pero lo del envase es la punta del iceberg. Trata de comprar ropa sin plástico, en su composición (fibras artificiales), en su almacenamiento (bolsas, perchas), y probablemente en su proceso de fabricación (cajas, maquinaria).Trata de comprar cualquier electrodoméstico, el que sea, sin plástico. ¿Un cepillo de dientes? Es de plástico. ¿Una mochila? Plástico. ¿Comida en lata? Lleva plástico. ¿Un mueble de madera? El barniz es plástico.

    Sí, ya sé que el mayor problema inmediato son los envases de usar y tirar, seguido o justo detrás de la ropa sintética de usar y tirar (para mí una prenda con menos de cinco años es de usar y tirar). Pero usamos plástico para absolutamente todo. Incluso aunque fuéramos más responsables, en lugar de tener el problema en décadas, lo habríamos tenido en siglos, pero habría llegado igualmente.

  6. Alberto
    30 mayo, 2019 de 20:12

    “Lo que es seguro que tantos problemas juntos van a causar una gran mortandad en la Humanidad”, es que precisamente es eso lo que haría falta para que no colapse todo. Y no tanto un aumento de la mortalidad, como un descenso de la natalidad.
    El mayor problema de la humanidad es el exceso de población. Con mil millones de habitantes, el sistema funcionaría bastante bien, aun teniendo un alto nivel de consumo. Se habla de que en las próximas décadas habrá grandes crisis alimentarias debido al daño que el cambio climático hará en la agricultura, que ya no se verá compensado por los avances técnicos agrícolas. Esto contribuirá a moderar la población, no tanto por la gente que morirá de hambre sino por un descenso de la natalidad, dado que una cierta restricción calórica disminuye la fertilidad en mujeres. Esto será especialmente útil en la región africana, donde la natalidad persiste muy alta pese al desarrollo económico, a diferencia del resto del mundo. Mientras, las regiones del mundo como Europa donde la población es estable empiezan a preocuparse por el cambio climático a medida que notan sus efectos y a tomar medidas. No obstante, puede que todo esto no sea suficiente y lleguemos demasiado tarde. En este caso, será como la caída del Imperio Romano pero a nivel global. La caída del Imperio Romano supuso el hundimiento de la civilización más avanzada de su época, que tardó entre 1000 y 1400 años en recuperar el nivel precio. Cientos de ciudades quedaron abandonadas, ya que se perdieron los trabajos industriales y de servicios y la población volvió al campo a practicar una agricultura de subsistencia, perdiendo su libertad y sus derechos de ciudadanía al caer en el sistema feudal. No volvió a haber una ciudad tan poblada como Roma hasta el Londres del siglo XIX. Ahora eso se podría repetir, pero en todo el mundo y las ciudades que quedarían vacías serían mucho más grandes que la Roma antigua. No sería raro que nuestros hijos lo vean. El capitalismo es un sistema que si no crece continuamente, se hunde de golpe, pero no puede permanecer estable. Es el único sistema que ha sido capaz de llevar al éxito cuantitativo y cualitativo a la especie humana; pero es un sistema que puede morir de éxito. Paradojas del mundo real.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: