Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina, Microbiología > ¡Que no!, que beber lejía no cura ni el SIDA, ni el cáncer, ni el autismo

¡Que no!, que beber lejía no cura ni el SIDA, ni el cáncer, ni el autismo


Que a estas alturas del siglo XXI la agencia del medicamento estadounidense (la famosa FDA) haya tenido que hacer una declaración oficial alertando de los peligros de beber lejía como remedio curalotodo es sólo una muestra de que algo está fallando a nivel educativo en el mundo.

El tristemente famoso “Suplemento Mineral Milagroso“, más conocido por sus siglas MMS es una solución similar a la lejía industrial que fue inventada en el años 2006 por un tal Jim Humble, personaje a aúna una colección más que variada de distintas supercherías: antivacunas, cienciólogo y que dentro de su delirios afirma ser afirma ser un dios con una edad de mil millones de años que vino a la Tierra desde la Galaxia de Andrómeda ¡no, si al final Trump va a tener razón con eso de controlar a los inmigrantes ilegales! Nuestro personaje lleva vendiendo el MMS décadas como un remedio capaz de curar todas las enfermedades conocidas y por conocer, aunque el principal efecto del MMS es una intoxicación grave con el resultado de varias muertes entre los crédulos que se atrevieron a beber el mencionado veneno. Es por ello que sus defensores se han enfrentado a diversos juicios en distinto países por promover esta más que suicida práctica “médica” y que su inventor está desde hace años en paradero desconocido.

Pues bien, después de más de una década en donde el MMS no sólo no ha curado nada de nada, sino que los casos de intoxicaciones graves se han ido sucediendo por medio mundo la FDA ha emitido esta pasada semana un boletín de alerta que traduzco al castellano para los hispano parlantes porque no tiene desperdicio alguno.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU advierte a los consumidores que no compren ni beban un producto que se vende online como tratamiento médico debido a un reciente aumento de problemas de salud reportados. Desde 2010, la FDA ha advertido a los consumidores sobre los peligros de Miracle o Master Mineral Solution, Miracle Mineral Supplement, MMS, Protocolo de dióxido de cloro (CD), Solución de purificación de agua (WPS) y otros productos similares. MMS no ha sido aprobad por la FDA para ningún uso, pero estos productos continúan siendo promovidos en las redes sociales como un remedio para tratar el autismo, el cáncer, el SIDA, la hepatitis y la gripe, entre otras afecciones. Sin embargo, la solución, cuando se mezcla, se convierte en un blanqueador peligroso que ha causado efectos secundarios graves y potencialmente mortales.

“El proceso de aprobación de medicamentos de la FDA garantiza que los pacientes reciban productos de medicamentos seguros y efectivos. MMS y productos similares no están aprobados por la FDA, e ingerir estos productos es lo mismo que tomar lejía. Los consumidores no deben usar estos productos, y los padres no deben dar estos productos a sus hijos por ningún motivo “, declaró el comisionado interino de la FDA, Ned Sharpless. La FDA continuará rastreando a los que venden este producto peligroso y tomará las medidas legales apropiadas contra aquellos que intenten evadir las regulaciones de la FDA y comercializar productos no aprobados y potencialmente peligrosos para el público estadounidense. Nuestra principal prioridad es proteger al público de los productos que ponen en riesgo su salud, y enviamos el contundente y claro mensaje de que estos productos tienen el potencial de causar daños graves.

Los sitios web que venden MMS describen el producto como un líquido que contiene un 28% de clorito de sodio en agua destilada. Las instrucciones del producto indican a los consumidores que mezclen la solución de clorito de sodio con ácido cítrico, como zumo de limón, lima, o similar antes de beber. En muchos casos, el clorito de sodio se vende con un “activador” de ácido cítrico. Cuando se agrega el ácido, la mezcla se convierte en dióxido de cloro, un poderoso agente blanqueador.

Recientemente, la FDA recibió nuevos informes de personas que experimentaron vómitos severos, diarrea severa, presión arterial baja potencialmente mortal causada por deshidratación e insuficiencia hepática aguda después de beber estos productos. La FDA no tiene conocimiento de ninguna evidencia científica que respalde la seguridad o efectividad de los productos MMS, a pesar de las afirmaciones de que la solución es antimicrobiana, antiviral y antibacteriana. La FDA alienta a los consumidores a hablar con un profesional de la salud sobre el tratamiento de afecciones o enfermedades médicas.

Los consumidores que hayan experimentado un efecto adverso en su salud después de ingerir este producto deben buscar atención médica inmediata. Cualquier persona que haya experimentado un efecto adverso en la salud que pueda estar relacionado con el MMS debe informarlo a través del programa “MedWatch Safety Information” de la FDA lo antes posible al 800-FDA-1088 o http://www.fda.gov/medwatch/report.htm.

Y el corolario de todo este más que desgraciado asunto es que algo debe estar fallando en nuestra supuestamente avanzada sociedad hiperdesarrollada, cuando las agencias responsables tienen que repetir una y otra vez durante décadas que no hay que dejarse engañar por timadores del tres al cuarto, que lo único que quieren es enriquecerse a costa de la salud y a veces de la vida de una ciudadanía que, por otra parte, tiene todo el conocimiento científico atesorado por la Humanidad en los últimos siglos a un par de clics de la Wikipedia, pero que únicamente utiliza internet para ver videos de gatitos y subir selfies y fotos de sus vacaciones.

Entradas relacionadas:


  1. Eduardo Baldu Gil
    19 agosto, 2019 de 11:47

    Fundamentalmente nos encontramos ante un problema político. La prevalencia de lo “políticamente correcto” unida a la herencia del pensamiento posmoderno, donde cualquier discurso es válido y respetable, hace que exista una puerta muy amplia por donde pueden pasar un montón de desaprensivos. Es cada vez más necesaria una legislación que considere como acto delictivo tales prácticas, para poder perseguir a esos mangantes, sin tener que esperar posibles denuncias de personas afectadas.
    El problema es que no podemos hacer una legislación específica para cada caso, sino que necesitamos una legislación general aplicable a todos esos estafadores, sea cual sea la artimaña utilizada. Eso nos sitúa en un punto conflictivo, el del supuesto respeto que debemos tener a las creencias de los demás. Muchas de esas prácticas sanadoras tienen características seudoreligiosas, o son directamente religiones, con lo que una legislación que las pusiera fuera de la ley, también haría lo mismo con la religión. Y ahí es donde está el problema.
    No obstante, hay cuestiones que sí podrían ser abordadas, incluso con la legislación vigente. Y el rollo de la lejía esta, es uno de ellos, solo desde la perspectiva de de ser un atentado contra la salud pública. Aquí, el freno es el miedo de algunos políticos a perder el voto de los gilipollas que creen en esas cosas.

  2. Far Voyager
    19 agosto, 2019 de 11:48

    O desesperación sabiendo cómo están las cosas en Estados Unidos en lo referido a Sanidad.

    Republicanos y gente similar podrán decir lo que quieran de la Unión Europea siendo “comunista”, pero aquí nunca dejarían vender eso.

  3. 19 agosto, 2019 de 13:09

    Far Voyager

    Desgraciament te equivocas, aquí se vende esta y otras estupideces pseudomédicas:
    https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/vuelve-a-espana-el-mms-un-falso-farmaco-que-origino-una-alerta-de-la-aemps-3217

  4. 19 agosto, 2019 de 13:11

    Y el labriego Pamiés y la monja alucinada Forcades lo publicitan como que cura hasta del ébola: https://lacienciaysusdemonios.com/2019/05/22/pseudomedicina-y-religion-la-peor-combinacion-posible/

  5. 19 agosto, 2019 de 16:09

    Claro que cura, te bebes un buen trago y luego te mueres de una forma agradable quemado por dentro y se terminó todo. ¡Ya estás curado!

  6. 7 septiembre, 2019 de 18:46

    Por supuesto que se vende. Nunca puede ser un producto ilegal puesto que se utiliza para clorar las piscinas.
    Al final no ilegalizaremos la lejia porque algun huevón decide curarse la indigestion con ella.

  7. Eduardo Baldú
    24 septiembre, 2019 de 10:06

    Por supuesto, es lógico que este producto se siga vendiendo en función de las aplicaciones lógicas y razonables que tiene. Cosa distinta es permitir su venta como medicamento (Ni venta etiquetado como tal, ni publicidad o difusión de unas supuestas “bondades medicinales” totalmente falsas). Lo que debe perseguirse es el engaño y la estafa.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: