Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo, Medicina, Microbiología > O cambiamos de estrategia o vamos hacia el desastre más absoluto

O cambiamos de estrategia o vamos hacia el desastre más absoluto


A estas alturas de la primera (pero desgraciadamente quizás no la única) pandemia del siglo XXI siento ser agorero, pero esto nos ha pasado por llevar ya demasiado tiempo viviendo en esos mundos de color de rosa que nos ha vendido (muy hábilmente por cierto) la siempre omnipresente “libertad de mercado”.

Porque llevamos décadas, cuando no siglos, inmersos en una irracional vorágine en la que la única regla válida en materia socioeconómica es el “business”, y en donde sólo los “productos” de consumo masivo (aunque no sirvan para un carajo) tienen cabida en este mundo de mercadeo banal y fútil, mientras que las miserias de una población mundial en claro incremento son siempre secundarias ante las grandes “necesidades” de un mercado en donde nunca faltan 100 o 200 millones de euros para fichar a esa estrella rutilante que hará que nuestro equipo ¡por fin! gane esa tan ansiada “Champion League”.

Y por supuesto, todos nos desvivimos por tener en casa esa televisión última generación capaz de discriminar entre micropíxeles que están desde hace años más allá no solo de la capacidad del ojo humano, sino incluso de los del águila más incisiva y millones y millones de cerebros se dedican en exclusiva a exprimir al máximo los devaneos sentimentales de unos personajillos del tres al cuarto, cuya única habilidad ha sido el haber compartido cama o mantel con otros también prescindibles famosetes del mundo del espectáculo.

Y así, muy desgraciadamente, nunca quedan ni recursos humanos ni financieros para intentar resolver los grandes problemas que acucian a la sociedad hiperdesarrollada y totalmente globalizada del siglo XXI, porque la inmensa mayoría de la Humanidad sigue viviendo con los usos, costumbres y reglas que nos hicieron prosperar en nuestra ya más que olvidada sabana ancestral africana, pero que ahora mismo sirven nada más que para mantener a una ciudadanía embrutecida y conformista.

Por tanto, o cambiamos como colectividad nuestras prioridades y dedicamos todos nuestros esfuerzos a resolver problemas reales, gestionando esos cientos de miles de millones de euros que se dilapidan cada año en absurdeces, y formamos a millones de nuevos expertos, inventores, tecnólogos, pensadores e investigadores para dar un verdadero salto cualitativo en materia científica o indefectiblemente nos veremos abocados al desastre, a la barbarie o quizás peor, a la extinción.

Porque como muy acertadamente muestra en el siguiente video el siempre incisivo Jim Jefferies no puede ser que estemos a la espera de que esos cada vez más escasos “frikis”, poco reconocidos y peor pagados científicos nos vengan siempre a salvar del inminente desastre, mientras por otra parte derrochamos cientos de miles de millones de euros en todo tipo de superficiales e irracionales estupideces.


  1. Alberto
    2 abril, 2020 de 19:39

    En realidad, es la ciencia junto con el liberalismo la que ha convertido a la humanidad en una plaga que amenaza al resto de especies y a la nuestra también. Y no hay solución posible a esto, acabará como acaban todas las plagas, desapareciendo una vez que el medio que las sustenta se degrada mucho por la plaga.

  2. 2 abril, 2020 de 23:36

    La sanidad privada pide al Estado que se cubra el 75% de su facturación al detener su actividad para atender el coronavirus. https://www.eldiario.es/sociedad/sanidad-facturacion-actividad-epidemia-coronavirus_0_1012449523.html

    Porque el mercado no da nada gratis.

  3. Alberto
    3 abril, 2020 de 8:08

    Obvio, a nadie le gusta trabajar de gratis. Los hospitales privados, como cualquier otra empresa privada, tienen la mala costumbre de quebrar cuando están meses sin ingresos y pagando salarios. Y hay muchos miles de trabajadores en la sanidad privada que se irían a la calle. Entiendo que esto para los que trabajan para el Estado no es fácil de comprender, pero es así.

    Las medidas del gobierno como prohibir los despidos o las dos semanas de permiso retribuido recuperable (la empresa paga los salarios pero no tiene ingresos) en principio protegen a los trabajadores pero abocan a miles de empresas a la quiebra a corto plazo, y al final los perjudicados serán los trabajadores, como siempre, al perder su trabajo y tener que depender del FOGASA, que además paga con muchos meses de retraso. Cualquier día el gobierno prohíbe a las empresas quebrar, y asunto solucionado.

    La situación económica va a ser muy delicada en los próximos meses, la crisis de 2008 será una anécdota en comparación con lo que va a venir, y además nos ha pillado con una deuda muy alta, con lo que no hay mucho margen para aumentarla. Espero que los políticos tengan altura de miras para hacer algo parecido a los pactos de la Moncloa de 1977, y ponerse de acuerdo entre todos en hacer unas medidas de reconstrucción económica.

    Y que la Unión Europea dé la talla esta vez, porque si no estará cavando su tumba. En los Estados Unidos de América o en China no se entendería que se dejara caer económicamente a un estado federal o a una región por haber sufrido con especial gravedad la epidemia, y así debería ser en la Unión Europea. En realidad, si la Unión Europea quiere sobrevivir debe transformarse lo más rápidamente posible en los Estados Unidos de Europa, porque este estado intermedio en el que está es poco funcional.

  4. 3 abril, 2020 de 8:39

    Es por ello por lo que es tan importante que la sanidad sea pública, para que cuando se necesite actuar no tengamos que andar con problemas añadidos de despidos, compensaciones ni pagos. Que ya bastante tenemos con lo que tenemos.

  5. Miguel
    3 abril, 2020 de 10:11

    Alberto, dices “Obvio, a nadie le gusta trabajar de gratis…” y no van a trabajar gratis, se les pagará el uso de sus medios exactamente igual que cuando se expropia para la construcción de una infraestructura. Pero lo que no se puede pretender es que le paguemos por su cara bonita.

  6. josé luis
    3 abril, 2020 de 10:35

    La noria sigue ; dale vueltas al mismo asunto una y otra vez. A ver si de una vez se nos me te en la cabeza que a los saqueadores de lo Público, partidos políticos cuya única misión es la de destrozar el Estado que protege a las clases trabajadoras y a todos los que con su esfuerzo hacen posible que el mundo sea habitable , los arrinconamos y mandamos al vertedero de basura, su lugar de residencia natural.

  7. 3 abril, 2020 de 13:31

    Un informe del Pentágono de enero de 2017 ya alertó de que “la amenaza más probable y significativa es una nueva enfermedad respiratoria”.

    El documento, hecho público ayer por el medio progresista The Nation, avisaba además de que, en ese escenario, todos los países industrializados, incluido Estados Unidos, carecerían de respiradores, medicamentos, camas hospitalarias, equipos de protección y mascarillas para afrontar una posible pandemia.

    https://ctxt.es/es/20200401/Politica/31805/militares-coronavirus-pentagono-the-nation-covid19-exclusiva-ken-klippenstein.htm

  8. 3 abril, 2020 de 16:50

    Alberto la frase: “En realidad, es la ciencia junto con el liberalismo la que ha convertido a la humanidad en una plaga que amenaza al resto de especies y a la nuestra también” me parece muy desafortunada. La ciencia no es más que una herramienta para alcanzar el conocimiento. Como ocurre con otras herramientas, mal empleada puede tener consecuencias nefastas, pero sin ciencia sólo se llega a la ignorancia, la cual es peligrosa para nuestra propia especie.

  9. Alberto
    3 abril, 2020 de 17:33

    Manuel, no estoy seguro de que hayas entendido mi frase. La ciencia lleva a la tecnología y ésta, junto con el liberalismo, al progreso de la economía, de la industria y de la agricultura, de manera que se puede multiplicar el número de seres humanos y la calidad de vida de los mismos, lo que lleva a convertirnos en una plaga que destruye el medio ambiente que la sustenta, y así la propia plaga desaparece. Igual que con las procesionarias, porque no somos más que otra de las muchas plagas que han asolado el planeta. No nos creamos tan especiales.

  10. 3 abril, 2020 de 19:40

    Entonces la frase correcta sería “el liberalismo empleando la tecnología…..”. Tal como habías construido la frase ponías como cómplice del liberalismo a la ciencia.
    Y la tecnología es una aplicación de la ciencia, pero no es la ciencia. Y de nuevo, la tecnología puede ser usada para salvar vidas y conservar nuestro entorno o destruir el planeta. Aquí los únicos culpables somos lo humanos que hacemos muchas cosas contra aquella parte de la humanidad que no piensa como nosotros y contra el resto de seres vivos que habitan la Tierra. La destrucción del planeta parte de la idea de que la naturaleza nos pertenece y esa visión es mayoritariamente judeo-cristiana, no liberal.

  11. 3 abril, 2020 de 19:51

    Alemania, un país con gobierno conservador, nada dudoso de juguetear con ideas comunistas, se prepara para nacionalizar empresas si el impacto del Coronavirus se descontrola. Fuente: https://www.eleconomista.es/economia/noticias/10429227/03/20/Alemania-se-prepara-para-nacionalizar-empresas-si-el-impacto-del-Coronavirus-se-descontrola.html Lo curioso es que cuando el gobierno español sugirió algo similar el titular del mismo medio fue “Iglesias quieres nacionalizaciones como Venezuela”. Por si fuera poco con el coronavirus y su afectación a la salud y a la economía tenemos que aguantar a los políticos lanzándose andanadas y a los medios haciendo de palmeros según su ideología. Si el agujero en el casco tras chocar con el iceberg no fuese suficiente hay quienes quieren abrir más brechas de agua en el buque.

  12. 3 abril, 2020 de 20:19

    Todo el mundo sabe que Merckel es un topo de la conjura comunista-bolivariana.

  13. 3 abril, 2020 de 20:28

    La Fiscalía investiga al curandero Josep Pàmies por promover el clorito de sodio contra el coronavirus: https://www.eldiario.es/catalunya/catalanes-denuncian-Josep-Pamies-coronavirus_0_1012799173.html

  14. Alberto
    3 abril, 2020 de 21:35

    Manuel, es que todo es una secuencia de acontecimientos. La ciencia que lleva a la tecnología, la Ilustración que lleva al liberalismo, el liberalismo que invierte en ciencia y en tecnología… Tampoco entiendes que salvar vidas, con vacunas y medicamentos, implica, en realidad, multiplicar la población de manera exponencial, y precisamente eso es lo que destruye el planeta: la plaga humana. Cuanta más gente haya en el planeta, y más calidad de vida tenga, antes llegará el fin de la civilización humana. La destrucción del planeta no parte de ninguna idea: parte de la dinámica de las plagas, un concepto básico en la ecología. No hay ninguna idea aquí, hay una especie que ha proliferado en exceso, se está cargando su soporte medioambiental, y va a desaparecer por ese motivo.

    Hay una corriente de opinión, que parte de destacados intelectuales y científicos franceses, muy bien informados y nada sospechosos de radicalismo, que considera que el fin de nuestra civilización está mucho más cercano de lo que pensamos, quizá incluso en 5 o 10 años. Estamos viendo muchos signos de ello, que nunca antes se habían visto en tal magnitud y tan seguidos: cambios climáticos muy acelerados, mucho más de lo que la ciencia había predicho, un deterioro medioambiental galopante, pandemias… y todo es porque el número de humanos sigue creciendo exponencialmente, al mismo tiempo que la producción, el PIB mundial, el consumo, los viajes, el comercio, la contaminación, etc… Es normal que la mayor parte de la gente, que es optimista, no vea las cosas tal y como son; hay que ser un poco depresivo, como son los franceses, para ver lo que está pasando. Y es que la civilización humana está a punto de morir de éxito. No es ya que lo vayan a ver nuestros hijos, sino que lo veremos todos los que no somos muy viejos.

  15. Sebastián
    4 abril, 2020 de 18:13

    Conforme quedemos menos moriremos menos y al final cuando no quede gente se acabará el contagio.

  16. 4 abril, 2020 de 18:40

    Bolsonaro, el presidente de Brasil que lleva semanas minimizando el peligro de la actual pandemia y bloqueando cualquier tipo de medida frente a la expansión del virus ahora ha decidido “arreglar” el desaguisado como siempre hacen los creyentes cuando no saben qué hacer: rezando. https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2020/04/contra-el-coronavirus-ayuno-religioso.html

  17. 8 abril, 2020 de 1:13

    Hace unos días, el gobernador del estado de Nueva York dio una rueda de prensa completamente enojado explicando que el mercado de los respiradores funcionaba como una especie de eBay entre los diferentes estados de EEUU y la administración federal, donde las pujas de unos y otros van elevando el precio de forma absurda con un producto que supone la diferencia entre la vida o la muerte para las personas que lo necesitan. “¿Qué sentido tiene esto?”, decía indignado. Además Cuomo se preguntaba por qué la Agencia Federal Para el Manejo de Emergencias (FEMA) no se convertía en el comprador central, para después asignarlo según las necesidades.

    Pues bien, algunos le han respondido con un demoledor

    “Un liberal descubriendo el liberalismo. Es el mercado amigo”.

    mientras que otros han añadido (malignamente) que

    “El Gobernador es comunista y no lo sabe aún”.

    Quizás lo único bueno que podremos sacar de esta terrible pandemia sea exponer las criminales vergüenzas de ese sacrosanto (y hasta ahora intocable) sistema socioeconómico.

  18. Alberto
    9 abril, 2020 de 12:22

    De eso ya hemos hablado en varias ocasiones. No es bueno un predominio absoluto del mercado, ni del Estado. Lo bueno es un equilibrio, que variará según las circunstancias. El mercado debe predominar cuando la economía funciona con normalidad. En situaciones excepcionales (guerra, desastre natural, pandemia) el Estado debe actuar con poderes excepcionales. Así ha sido en los últimos dos siglos y nadie lo pone en duda.

  19. 9 abril, 2020 de 13:10

    “Así ha sido en los últimos dos siglos y nadie lo pone en duda.”

    Bueno quizás es que no lees lo suficiente fuera del pensamiento único neoliberal. Pero desde hace décadas hay multitud de voces autorizadas (incluso entre los economistas) que vienen diciendo que la reducción de los estados conlleva no sólo el aumento de las desigualdades y la exclusión de gran parte de la población de los paises desarrollados (porque de los otros ni hablamos) sino que conduce a situaciones desastrosas como la actual.

  20. 9 abril, 2020 de 13:20

    Es más, como indiqué ya en un comentario anterior hasta el nada sospechoso de izquierdismo Pentágono norteamericano alertó ya hace tiempo que con la actual globalización descontrolada, en donde los gobiernos han renunciado a todo tipo de papel regulador, una situación como la actual iba a ser desastrosa. Y como nadie hizo caso a ese informe, ya que no sólo no se invirtió más en salud pública sino que se venía obligando a medio occidente a recorte tras recorte, pues ahora estamos donde estamos.

  21. Miguel
    9 abril, 2020 de 16:25

    Alberto dices: …”El mercado debe predominar cuando la economía funciona con normalidad. En situaciones excepcionales (guerra, desastre natural, pandemia) el Estado debe actuar con poderes excepcionales.”…, que traducido es: privatizar ganancias y socializar perdidas.

  22. 9 abril, 2020 de 23:24

    Las clínicas privadas Creu Blanca y Teknon de Barcelona ofrecen tests de coronavirus por 200 y 230 euros: https://www.eldiario.es/catalunya/sociedad/clinica-Creu-Blanca-Barcelona-coronavirus_0_1014898631.html

    ¡Para que luego digan que el libre mercado no vale para nada!

  23. 10 abril, 2020 de 10:09

    Miguel, creo que has resumido perfectamente en una frase lo que requeriría mucho texto.

    Alberto, tu frase “Así ha sido en los últimos dos siglos y nadie lo pone en duda”, no es correcta. Hay un antes y un después en la segunda mitad del siglo XX. En EEUU, poco sospechoso de aires socialistas o comunistas, antes de Nixon y Reagan, las grandes corporaciones tenían limitaciones a sus beneficios y los grandes banqueros debían jugarse su patrimonio personal en cada transacción. Tras Reagan se pudo pasar a jugar con dinero “virtual” y a unos ingresos sin límite, lo que dejo el campo ancho a la avaracia desmedida. En la Europa de esa época la socialdemocracia (donde el estado tenía mucho que decir) era común en muchos países europeos. Eso de que el mercado campe a sus anchas sin control es muchísimo más reciente a esos dos siglos que apuntas.

  24. Eduardo Baldú
    10 abril, 2020 de 12:05

    Me había hecho el propósito de no intervenir en según qué temas. Fundamentalmente porque es perder el tiempo cuando, quienes defienden posiciones contrarias, simplemente no escuchan e ignoran sistemáticamente los argumentos que desautorizan sus posturas.
    Pero en este caso no puedo menos que llamar la atención ante un hecho que es frecuentemente ignorado (más bien sistemáticamente) por los defensores de la economía de mercado. Y este hecho es que los mecanismos descritos por el modelo son en la práctica totalmente ficticios. Por ejemplo, en esta crisis (O más bien sobre sus efectos) no solo ha influido el proceso de desarticulación de la sanidad pública, sino también los resultados de la globalización y la consiguiente deslocalización de la industria. Si en lugar de permitir que la industria de este estado prácticamente desapareciera, se hubieran tomado medidas para que un porcentaje considerable de la producción fuera local, ahora no tendríamos las escaseces que padecemos (Y desde un punto de vista ecológico sería positivo, ya que minoraría la contaminación derivada del transporte de mercancías). Lo que no es posible es restaurar lo destruido durante años y años en un par de meses (Y menos aún en plena crisis). Sin los recursos previos disponibles por parte del estado, este, por muy buenas intenciones que tenga, poco podrá hacer. Para que dispongamos de capacidad para reaccionar ante crisis como esta (¡Ojo! Que es una crisis anunciada desde hace mucho tiempo. Y tampoco es la más grave a la que deberemos enfrentarnos), debe hacerse acopio de recursos (No solo materiales concretos, sino también productivos) con antelación suficiente, y para que el gobierno tenga tales recursos inmediatamente disponibles, debe existir un sector público con capacidad. Una de las ventajas de China ha sido, precisamente, la acumulación de la capacidad productiva derivada de la localización en ese estado de buena parte de la industria mundial, más un sector público muy potente. La falacia de las leyes de mercado es que, según estas, los cambios que se producen en el mismo, motivan automáticamente un reajuste. Falso, totalmente falso: No se puede coger una fábrica que hemos mandado al quito coño y volverla a traer en tres o cuatro semanas. Las situaciones en el mundo actual cambian a una velocidad de vértigo. Para cuando el mercado es capaz de reajustarse, esos reajustes pueden ya ser totalmente obsoletos y contradictorios con la nueva situación, entre otras cosas porque el modelo actual se fundamenta, sobre todo, en la especulación, y en un total predominio del sector privado con una ausencia de sector público.

  25. 11 abril, 2020 de 23:34

    Un estúpido bulo, difundido por las redes sociales en el Reino Unido, asegura que el coronavirus se transmite a través de las antenas de telefonía móvil 5G no sólo es creído por infinidad de catetos, sino que algunos de ellos han llevado la histeria hasta el límite de intentar acabar con la infección destruyendo alrededor de cien repetidores de telefonía móvil por todo el país.

    Pero este es el triste resultado de tener una ciudadanía aborregada, en la que los largos años pasados dentro del sistema educativo solo les sirvieron para calentar el asiento y tener el culo duro, porque muy desgraciadamente en sus duras molleras no les entró no ya el más mínimo concepto científico, sino ni siquiera un atisbo de racionalismo ni de pensamiento crítico. https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2020/04/el-coronavirus-infecta-traves-de-las.html

  26. Anónimo
    12 abril, 2020 de 2:55

    Era de esperarse de una sociedad enfocada más en una educación para formar productores en desmedro de gente con cultura y las herramientas del pensamiento crítico.

    Esto nos está explotando en la cara.

    Hay gente que cree que el virus del Covid19 lo pueden matar con bebidas calientes porque tiene sentido para ellos.

    Para más remate, podría haber un rebrote a nivel mundial cuando se relajen las medidas de protección.

    Maldita sea.

  27. Juan
    12 abril, 2020 de 5:41

    Manuel, ¿te has preguntado por qué la socialdemocracia, que era aceptada en toda Europa durante décadas, incluso entre los partidos conservadores y liberales (el “consenso socialdemócrata”) empezó a ser cuestionada en un determinado momento? Está bien explicado en el libro “Historia del siglo XX”, de Erick Hobsbawm, que por cierto tuvo sus inicios marxistas hasta que maduró. La socialdemocracia funcionó bien en el largo periodo de crecimiento económico que hubo en Europa desde los años 50 hasta la crisis del petróleo de 1973. A partir de ahí, hubo una situación crónica de alta inflación, altos niveles de paro y bajo crecimiento económico, con ingresos del Estado decrecientes y gastos crecientes, que hizo insostenible la socialdemocracia, y hubo que reformar el sistema para aumentar el crecimiento económico, volver al pleno empleo y moderar la inflación, lo cual se consiguió. De no haber sido por esas razones, nadie se hubiera planteado acabar con el consenso socialdemocrático.

  28. Juan
    12 abril, 2020 de 5:52

    Manuel: me parece especialmentes interesantes las sabias combinaciones de liberalismo y socialdemocracia que están haciendo en los países escandinavos, y por ahí tiene que ir el futuro para la Unión Europea y para el mundo desarrollado. Por ejemplo Suecia https://www.libremercado.com/2016-08-13/suecia-de-paraiso-socialista-a-modelo-liberal-1276580293/
    O el exitoso modelo de flexiseguridad danesa https://www.abc.es/economia/abci-dinamarca-alcanza-pleno-empleo-gracias-modelo-flexiseguridad-201610211526_noticia.html
    Por supuesto, ningún gobierno español se plantea hacer nada remotamente parecido a eso. Sólo espero que algún día algo así se imponga desde la UE.

  29. Eduardo Baldú
    12 abril, 2020 de 12:56

    La social democracia y sus tesis fueron aceptadas después de la segunda guerra mundial gracias al hecho de darse la “guerra fría”. Un modelo social que no hubiera potenciado, en el mundo occidental, el llamado “estado del bienestar”, habría abonado la situación al surgimiento de movimientos revolucionarios que habrían sido especialmente útiles a los intereses del “bloque oriental”. El resurgimiento del liberalismo más extremo es propiciado por la “caída del Este”, es cuando el capitalismo se quita su careta y vuelve a imponer sus tesis de mínima participación del Estado en la economía, desregulación y globalización. Y de aquellos barros, estos lodos, hoy pagamos las consecuencias de haber reducido la importancia del estado en la economía, la deslocalización de las empresas y haber supeditado las necesidades de la sociedad a los beneficios del capital.
    Las leyes del mercado priorizan la maximización del beneficio, lo que no significa que ello sea coincidente con las necesidades generales (Y como se ha demostrado, no lo es). Necesitamos un cierto control sobre lo que se produce y como se produce para que podamos tener los recursos necesarios cuando se dan crisis como la actual. Por otra parte nuestro modelo social (exceso de población, destrucción de reservorios naturales, interacción excesiva de la población entre todas las partes del mundo favoreciendo la propagación de las epidemias, etc.) nos acerca a una mayor tasa de posibles epidemias y pandemias, por lo que si no cambiamos el modelo, la próxima pandemia (que sin duda se dará) puede ser mucho peor. Además, el avance tecnológico empuja al capitalismo a su muerte. Cada vez necesitamos menos mano de obra para realizar la misma producción, un crecimiento permanente (en realidad geométrico) de la capacidad productiva es una aberración, y nuestra supervivencia en el planeta depende de que seamos capaces de reducir nuestra huella en el mismo. En este contexto, el capitalismo es una vía muerta, y cuanto antes nos demos cuenta, antes podremos dar con soluciones reales.

  30. Eduardo Baldú
    12 abril, 2020 de 13:11

    Desde 2008 arrastramos una crisis económica que, pese a pequeños lapsos de pequeña bonanza, no hemos sido capaces de resolver. Esta pandemia será la puntilla para un modelo económico en agonía. Algunos plantean, como posible solución, el establecimiento de un “salario social” que garantice unos ingresos mínimos a todo el mundo. Existen distintos enfoques a la idea, pero vaya por delante que esa medida sola, no garantizará la solución. Hay una parte de los defensores del sistema capitalista que están de acuerdo con su implantación (De hecho el peso de los que la defienden crece día a día). Se han dado cuenta que si no se garantiza la capacidad de consumo de la sociedad, el modelo capitalista se quiebra. Por eso mismo, también hay posturas en la extrema izquierda (No, no me refiero a lo que en las redes sociales y medios de comunicación se denomina estúpidamente extrema izquierda, sino a la extrema izquierda de verdad, que no la encontraréis entre los partidos parlamentarios) que se oponen al citado salario social, porque consideran que es un engaño, una forma de prolongar la existencia del capitalismo y las desigualdades sociales a base de un apaño manipulador.
    He de reconocer que algo de razón no les falta, si solo sirve para dar un recurso de simple supervivencia y deja todo lo demás tal como está. Pienso que esta pandemia pone sobre la mesa muchas más cosas que los problemas de sanidad. Y dependiendo de las respuesta que demos a los problemas planteados, nuestra sociedad tendrá o no futuro.

  31. Juan
    12 abril, 2020 de 15:54

    Eduardo, pretender que la socialdemocracia se produjo en exclusiva por miedo al comunismo, y que desapareció al desaparecer el mismo de Europa, es simplificar al extremo la realidad que, como siempre, es compleja y no se puede reducir a un solo factor. En realidad, la socialdemocracia no es sino la continuación de las mejoras en las condiciones de trabajo y vida que venían experimentando los trabajadores en occidente desde finales del siglo XIX, varias décadas antes del surgimiento de la Unión Soviética (que además surgió mucho antes de la “guerra fría”).
    El Estado interviene mucho más en la economía a raíz de la crisis de los años 30, al principio mediante la economía de guerra, en la Segunda Guerra Mundial, y luego mediante la creación del estado del bienestar en Europa y el new deal en Estados Unidos. Puede que en esa época, en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial en la devastada Europa, hubiera algún riesgo de comunismo, pero desde luego no lo había en los años 80, cuando el nivel de vida de los trabajadores era muy superior en los países capitalistas que en los comunistas. La revolución neoliberal comienza a principios de los años 80 con Thatcher y Reagan, varios años antes de la caída del comunismo.
    Te recuerdo que el telón de acero se hizo no para evitar que los trabajadores de Europa occidental huyeran en masa a los paraísos socialistas de Europa del este, sino justamente para evitar lo contrario.

  32. Eduardo Baldú
    12 abril, 2020 de 18:23

    Los procesos históricos no son interruptores, y por supuesto arrastran las influencias de los procesos anteriores. La caída del bloque oriental no es un proceso instantáneo, sino paulatino que arranca mucho antes que se dé de hecho. En cuanto al tema del llamado “telón de acero”, hay que decir que en realidad es un tema más bien anecdótico, en lo que a lo comentado se refiere. La influencia del bloque oriental en occidente no se corresponde a la realidad, sino a la realidad percibida, y esta era que se trataba de una opción distinta a la planteada por occidente. Era el hecho que existiera una alternativa (O que el modelo oriental fuera percibido como una alternativa, lo fuera o no) lo que preocupaba a los gobiernos occidentales, de ahí el esfuerzo en presentar una cara amable del capitalismo. Cuando los estados occidentales son conscientes del agotamiento del Bloque Oriental es cuando resurgen las actitudes más extremas, y con ellas un incremento de la carrera de armamentos (Recordemos la “Guerra de las galaxias” de Reagan), que a su vez acelerará la caída del Bloque oriental.
    Podríamos remontarnos más en el tiempo, y ver la influencia de la lucha de los imperios por el control del mundo, el tratado de Versalles que inicia el periodo entre guerras y sus efectos económicos que marcarán el futuro (En realidad el periodo entre guerras puede ser considerado una interrupción de la I guerra mundial que tendrá su segunda parte en la II guerra mundial). Pero eso sería como presentar toda una tesis histórica, y este no es el marco adecuado.
    Es precisamente el auge neoliberal de Reagan y Thatcher lo que hoy estamos pagando, lo que nos ha dejado indefensos frente a la actual crisis, y arrastrando una crisis económica irresuelta (ahora agravada por la pandemia), porque no tiene solución en el marco neoliberal. Todo ello sin contar con los condicionantes de exceso de población, contaminación, cambio climático, para lo que el neoliberalismo tampoco tiene solución.

  33. Juan
    12 abril, 2020 de 19:13

    No creo que esta epidemia hubiera sido en absoluto diferente con políticas socialdemócratas. Alemania, uno de los países más liberales en la actualidad, y con un sistema sanitario en gran medida dependiente de aportaciones de empresas y usuarios, y mucho menos dependiente de impuestos públicos, ha gestionado mucho mejor la epidemia. Y sobre todo Corea del Sur lo ha hecho muy bien, un país que con medidas liberales ha pasado en dos generaciones de la pobreza a la riqueza, y en el que el gasto público sólo supone el 14 % del gasto sanitario y el 94 % de los hospitales son de propiedad privada.
    Eso de “crisis económica irresuelta” no creo que ningún economista lo suscriba. La crisis económica de 2008 se considera terminada en EE.UU. en 2010 y en los casos más tardíos, como España, en 2014. La buena salud actual de la economía permitirá afrontar esta crisis de manera mejor, siempre que se haga lo correcto (no dejar caer a las empresas). El problema es la elevada deuda pública, sobre todo en los países del sur de Europa, que ahora piden solidaridad a los del centro y norte de Europa que sí que aprovecharon los años de bonanza para reducir la deuda. La cigarra que pide alimento a la hormiga cuando llega el invierno.
    “los condicionantes de exceso de población, contaminación, cambio climático”, eso es producto del progreso, es lo que tiene. En la Edad Media no tenían esos problemas.

  34. 12 abril, 2020 de 19:23

    Sobre el sistema sanitario de Corea del Sur:

    “En un principio, el sistema de salud dependía de sociedades de seguros sin fines de lucro para administrar y proporcionar la cobertura del seguro de salud. A medida que el programa se expandió de 1977 a 1989, el gobierno decidió permitir que diferentes sociedades de seguros proporcionaran cobertura a diferentes sectores de la población con el fin de minimizar la intervención del gobierno en el sistema de seguro de salud. Esto produjo un sistema muy ineficiente, que resultó en más de 350 sociedades de seguros de salud diferentes. Una reforma de la financiación de la salud en el año 2000 fusionó todas las sociedades médicas en el Servicio Nacional de Seguro de Salud.​ Este nuevo servicio se convirtió en un sistema de salud de pagador único en 2004. El retraso de cuatro años se produjo debido a los desacuerdos en la legislatura sobre cómo evaluar adecuadamente a los trabajadores autónomos para determinar su contribución.

    El sistema de seguros se financia mediante contribuciones, subsidios gubernamentales y recargos por tabaco, y la Corporación Nacional de Seguros de Salud es la principal institución supervisora. Los contribuyentes empleados deben pagar el 5,08 % de su salario (pagado por el empleador), mientras que las contribuciones de los trabajadores autónomos se calculan sobre la base de los ingresos y los bienes del individuo. El gobierno nacional aporta el 14 % del monto total de la financiación y los recargos por tabaco representan el 6 % de la financiación.”

    https://es.wikipedia.org/wiki/Asistencia_sanitaria_en_Corea_del_Sur#Sistema_de_seguro_m%C3%A9dico

  35. 12 abril, 2020 de 19:37

    Sobre la calidad global de la sanidad en Corea del Sur ya presenté los datos de la comparativa mundial en CyD hace tiempo:

    https://lacienciaysusdemonios.com/2018/08/16/la-mas-que-eficiente-por-ahora-sanidad-espanola/

    Corea del Sur está en el puesto 25 cuando se analizan todas las enfermedades, por detrás de todos los paises europeos grandes y muchos medianos y pequeños.

  36. 12 abril, 2020 de 19:39

    Sobre la gestión de la pandemia del coronavirus y cómo todos los paises orientales (no solo Corea) han tenido mejores resultados acabo de leer un artículo que sugiere que ha influido mucho la mentalidad en todos esos paises en los que prima la colectividad sobre el individuo y la sumisión a las normas sin objeciones, por lo que parece ser que el grado de cumplimiento, más allá incluso de la normativa, ha sido muy alto en todos ellos. En Corea, Japón o Singapur es impensable lo de miles de italianos corriendo al Sur cuando se determinó el confinamiento o el de los madrileños, vascos y barceloneses yéndose a su segunda residencia en la playa para pasar la cuarentena.

  37. 12 abril, 2020 de 19:53

    Respecto al gasto sanitario per capita normalizado por el poder de compra, Corea del Sur tiene un gasto mayor que cualquier país europeo excepto Suiza. [Figura suplementaria 11 del artículo mencionado en mi anterior comentario]

  38. Eduardo Baldú
    13 abril, 2020 de 12:34

    Juan, me ha llamado la atención, especialmente esta frase: “La buena salud actual de la economía permitirá afrontar esta crisis de manera mejor, siempre que se haga lo correcto (no dejar caer a las empresas). El problema es la elevada deuda pública” y que afirmes que “ningún economista suscribiría que la crisis del 2008 está irresuelta”

    Estos son indicadores de la economía española:
    Disponibilidad de manufacturas de consumo en 2019, 15% por debajo de las correspondientes a 2007.
    Ventas del comercio al por menor, 18,4% por debajo de las correspondientes a 2007.
    Disponibilidades interiores de bienes de equipo, 15,8% por debajo de las correspondientes a 2007.
    Matriculaciones de vehículos de carga, 45% por debajo de las correspondientes a 2007.
    Indicadores de visados de obra nueva, 80% por debajo de las correspondientes a 2007.
    ¡¡Pues menos mal que la crisis está resuelta, porque si no llega a estarlo!!

    Pero el panorama internacional no es precisamente alentador. Y me refiero al periodo justo anterior a la crisis del coronavirus (Es decir, antes de esta hostia en toda la boca que acaban de darnos).
    Pongo un enlace (sin los indicadores https://www para que no sea un enlace directo) en el que puede leerse un artículo de Juan Torres López, economista y catedrático de economía aplicada en la Universidad de Sevilla. El enlace es nuevatribuna.es/opinion/juan-torres-lopez/h/20190915115930166195.html, y en él se puede leer “La mala costura de la anterior crisis dejó a la economía mundial ‘tocada’ y registrando una recuperación que ha sido más aparente que real”. El artículo es de septiembre de 2019, y centra las previsiones en la recaída para el 2020/2021 (¡¡Toma buena salud económica!!).

    Que no te gusta irresuelta, cambia la palabra por mal resuelta. En la práctica significa lo mismo. En una entrada mía anterior decía “Desde 2008 arrastramos una crisis económica que, pese a pequeños lapsos de pequeña bonanza, no hemos sido capaces de resolver” ¿Entiendes el concepto de irresuelta? ¿Entiendes que estoy diciendo lo mismo que el citado economista con otras palabras?

    El tema de Corea, ya lo ha contestado Ateo, ¿Para qué insistir?

    El problema de fondo, que el modelo neoliberal ha provocado y sigue provocando, es el nefasto reparto de la riqueza que, según OXFAM, acumula en manos del 1% de la población, el doble de la riqueza que está en manos del 90% del resto de la población. Estas son las maravillas del modelo de mierda del neoliberalismo.

    No quiero cerrar la entrada sin referirme a una frase, tuya, que también me ha llamado la atención, porque me parece descerebrada: “los condicionantes de exceso de población, contaminación, cambio climático”, eso es producto del progreso, es lo que tiene. ¿De verdad te parece una actitud razonable, lógica y responsable tomarse a chirigota problemas que pueden provocar la destrucción de nuestra sociedad? Y no, no es producto del progreso, es producto es “este progreso” (Si se puede llamar así) basado en un modelo económico cuyo único objetivo es satisfacer la avaricia y el egoísmo de las ratas de cloaca que detentan el poder económico.

    Nota: El endeudamiento al que haces referencia es la consecuencia de salvarles el culo al sector financiero y otras empresas privadas, y a la tolerancia frente a las grandes empresas y fortunas en temas fiscales. Después, los abanderados del neoliberalismo (que previamente han desmantelado los recursos públicos) solo tienen una solución: que los platos rotos los paguen los que menos tienen, como buenos ladrones que son.

  39. Juan
    13 abril, 2020 de 12:43

    Como ya he dicho, no veo ninguna relación entre las políticas más liberales o más socialdemócratas y su relación con la evolución de la epidemia en un determinado país, o en el mundo. Es un tema totalmente distinto: la evolución de esta pandemia, que hay que ver como un asunto global, y no nacional, dependerá de la cooperación que sean capaces de establecer las naciones de la Tierra para afrontar problemas que nos afectan a todos. Como todos los problemas importantes que afectan a todos los ciudadanos del planeta (cambio climático, deterioro mediambiental, migraciones, pandemias), la solución no puede venir de una nación determinada, sino de establecer mecanismos de cooperación y gobernanza global. No se trata de la vieja polémica liberalismo/ socialismo, sino de la polémica Estados/ organizaciones supranacionales.

  40. 13 abril, 2020 de 13:06

    “Como ya he dicho, no veo ninguna relación entre las políticas más liberales o más socialdemócratas y su relación con la evolución de la epidemia en un determinado país, o en el mundo.”

    Ya sé que a lo mejor no te has enterado, porque puede que vivas a diez mil km, pero en España las políticas neoliberales han destrozado la sanidad pública dejando ahora menos recursos de todo tipo: hospitales, camas, profesiones sanitarios, personal auxiliar que los que había hace más de una década para una población que ahora tiene 7 millones de usuarios más.

    Si opinas que no hay diferencia entre cerrar hospitales y despedir sanitarios o invertir en más y mejor sanidad “con la evolución de la epidemia en un determinado país” es que tienes un grave problema de raciocinio o peor aún, muy mala leche.

  41. Juan
    13 abril, 2020 de 15:59

    No estoy de acuerdo. Los recursos sanitarios que ha perdido la pública los ha aumentado la privada, que también está atendiendo a enfermos de la epidemia. No hay menos recursos sanitarios globalmente considerados ahora que hace 10 o 20 años, sino más.

  42. 13 abril, 2020 de 18:49

    No es cuestión de opinar o de estar de acuerdo. Si te hubieras leido los comentario previos hubieras visto los datos que presenté ante el mismo erroneo argumento tuyo por parte de otro lector. Te resumo:

    Primero:

    “En el año 2011, se contabilizaron un total de 161.022 camas de hospital en España, 2.730 camas más que en año 2019.”

    Teniendo en cuenta que la población ha aumentado en varios millones de habitantes en esta década, pues es evidente que hemos ido a peor.

    Segundo:

    “Es cierto que en esta década el cierre de camas públicas ha sido compensado en parte por nuevas camas privadas, pero ello implica un serie de problemas. Primero, como han demostrado diversos estudios esos hospitales salen más caros que si se hubieran hecho públicos desde el principio, por eso de los cánones y demás privilegios firmados dentro de la corrupción generalizada en la adjudicación de esas contratas: el hospital de la Ribera valenciana es el ejemplo más evidente, en una palabra malversación de fondos públicos. Segundo, esos hospitales se han especializado en cirugías y tratamientos “light”, que implican menos inversiones en equipamiento y especialistas y son los que dejan más dinero, de tal manera que durante esta década han podido elegir el tipo de pacientes y derivar (con la aquiescencia de políticos corruptos) a la pública aquellos tratamientos más complejos. Por ello una cama privada no siempre sustituye a otra pública cerrada.”

    Y tercero cuando tu clónico hizo tu mismo argumento de que ” la privada, que también está atendiendo a enfermos de la epidemia.”

    Yo le respondí que

    “Es más, cuando por ejemplo has sacado a colación lo bien que lo está haciendo la sanidad privatizada en esta emergencia, como el caso de la noticia en donde se afirmaba que “El 10% de los pacientes de coronavirus en UCI están en la sanidad privada” te demostré con datos que eso significaba que no estaban cumpliendo ni de lejos con su “cuota de mercado” que es del 30% y que por tanto la sanidad pública, que ha sido vaciada en beneficios de esos chachullos, está teniendo que hacerse cargo de prácticamente todos los enfermos de esta epidemia. Y por supuesto simplemente has dado la callada por respuesta y a otra cosa.”

    Por tanto doy por zanjado el asunto porque no quiero volver una y otra vez como Sísifo.

  43. Luxcaar
    13 abril, 2020 de 19:13

    De todas maneras, ¿qué tipo de argumento es eso de “los recursos que ha perdido la pública los ha ganado la privada”?, ¿acaso el virus de marras te mira a ver si tienes un seguro privado para infectarte?, ¿acaso todos los enfermos de coronavirus que tienen seguro privado han acudido a su mutua o más bien la mayoría han entrado por la pública y ahí se han quedado?

  44. 30 abril, 2020 de 8:18

    Ojo a las informaciones que llegan desde UK: un tercio de las personas que son ingresadas en los hospitales con Covid-19 fallecen: https://www.theguardian.com/uk-news/2020/apr/29/study-finds-a-third-of-uk-covid-19-patients-taken-to-hospital-are-dying?CMP=share_btn_tw Esa tasa no la he visto, hasta ahora, en ningún otro país afectado por esta pandemia.

  45. 30 abril, 2020 de 19:05

    Aunque quizás no tenga mucho que ver con los datos de muertes hospitalarias actuales, una de las cosas que siempre me ha sorprendido de los hospitales, es que salvo los quirófanos estos edificios se siguen diseñando como cualquier otro edificio, o como los hospitales de hace 50 o incluso 100 años. Con todo lo que sabemos sobre la Teoría de los Gérmenes desde tiempos ya casi precientíficos y los hospitales siguen siendo poco más que hoteles con aparatos médicos.

    Recuerdo cuando hace algunos años a mi padre le tuvieron que ingresar por una hiperplasia benigna de próstata, una simple operación rutinaria y en un par de días a casa o eso era lo habitual. Pero parece ser que apareció por allí un patógeno y tanto mi padre como el resto de los ingresados en la planta de Urología pasaron cerca de un mes allí. Mi padre se recuperó sin problemas (salvo el haber ocupado una cama con un exceso de más de diez veces el tiempo previsto), pero teniendo en cuenta la edad media de esos pacientes y que bastantes estaban allí por problemas mucho más graves, no quiero imaginar la tasa de mortalidad de esa situación.

    Quizás sea hora ya de poner en práctica todo el conocimiento biomédico acumulado en las últimas décadas y que este tipo de edificios tan sensibles y tan importantes para la ciudadanía sean diseñados por especialistas que sean capaces de incluir las más elementales reglas para evitar la propagación y supervivencia de los patógenos hospitalarios: sistemas de ventilación con presión negativa, filtros especiales, compartimentalización de plantas, áreas y hasta de habitaciones, etc. Seguramente si se incluyeran todos los datos económicos, el sobrecoste de ese tipo de construcción respecto al actual (y científicamente obsoleto) modelo sería recuperado en unos pocos años de uso, eso sin contar por supuesto el más que probable ahorro en vidas humanas tanto en pacientes y como se está demostrando ahora con la COVID-19 también de ese personal sanitario tan valioso.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: