Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina > Curso acelerado sobre pseudomedicinas en tan solo un par de minutos

Curso acelerado sobre pseudomedicinas en tan solo un par de minutos


Muchas veces la ficción es capaz de resumir de manera más clara y directa lo que no pueden conseguir las miles de palabras de un documento científico.

Tal y como muestra el siguiente video, extraído de la más que recomendable serie “Ray Donovan“, hay enfermedades como el Parkinson que llegado cierto punto de degeneración nada se puede hacer, salvo resignarse tal y como indica el hermano del paciente.

Pero eso es muy duro y siempre aparece de la nada ese “expert@” que afirma que aunque la actual medicina moderna no tenga más opciones, él o ella tienen el “té de cardo mariano” o cualquier otro poderoso mejunje chamánico (preparado a ser posible bajo el influjo de la luna llena, que eso aumenta siempre su poder) capaz de curar todas las enfermedades conocidas y hasta las desconocidas. Y en la consiguiente cháchara pseudocientífica, cuyo significado nadie entiende, el chamán asegura que el potingue de turno no tiene nunca “efectos secundarios, porque solo tiene propiedades buenas”,  al contrario de la medicina científica que es muy dañina y peligrosa y en el fondo solo sirve para enriquecer a las farmacéuticas.

Pero quizás el momento más antológico de video sean los 20 segundos finales, porque los chamanes serán muy alternativos y desprecien mucho a la Ciencia, pero casi nunca son tontos del todo. ¡Que lo disfruten!

 

 

Entradas relacionadas:

 

 


  1. Alberto
    1 mayo, 2020 a las 6:40

    Bueno, también están los métodos naturales anticonceptivos, que serían la solución para la baja natalidad en países como España.

    Me gusta

  2. 1 mayo, 2020 a las 9:39

    O los anticonceptivos homeopáticos.

    Me gusta

  3. sinozzuke
    1 mayo, 2020 a las 17:38

    Un anticonceptivo homeopático tendrá que ser un espermatozoide diluído no?

    Me gusta

  4. jasimoto
    1 mayo, 2020 a las 19:59

    Puñetas, pues a los curas les funciona estupendamente, ahora sin ir más lejos los del Opus se están apuntando numerosas curaciones milagrosas del coronavirus, así que algo tendrá el agua cuando la bendicen ;-D

    Me gusta

  5. 1 mayo, 2020 a las 20:15

    ¡Todos tranquilos que científicos malgaches han encontrado la cura contra el coronavirus! https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2020/05/todos-tranquilos-que-cientificos.html

    Me gusta

  6. 1 mayo, 2020 a las 20:45

    Sí, lo del Opus sería de risa si no fuera tan ofensivo porque mientras cientos de miles de personas mueren por coronavirus que dos católicas se “salvan” del coronarivus por la intercesión de los santos tiene miga y sobre todo dice muy poco y muy malo de un santoral tan selectivo. https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2020/04/milagro-mientras-cientos-de-miles-de.html

    Me gusta

  7. jasimoto
    2 mayo, 2020 a las 7:06

    A mi siempre me han desconcertado los milagros del dios de los católicos por lo… tontos que son. En vez de parar una epidemia o una hambruna, en fin, algo grande y admirable, no, se entretiene en hacer llorar a una estatua de escayola, licuar un frasquito de sangre, cura a dos beatas…

    Ya se sabe, los caminos del Señor son inescrutables.

    Me gusta

  8. 2 mayo, 2020 a las 9:58

    Y no te olvides de esos grandes milagros como que aparezca la cara del Jesús en el pan tostado o que tras un tornado que deja varias decenas de muertos el bizcocho recién horneado de una santa madre cristiana se salva milagrosamente. https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2020/04/dios-con-sus-siempre-miserables.html

    Me gusta

  9. 2 mayo, 2020 a las 10:58

    Jasimoto, hace unos años un grupo de científicos se dedicó a estudiar el efecto de la oración sobre la salud de los pacientes. Y lo hizo de forma rigurosa, con controles. Por ejemplo, había personas a las que se les decía que había alguien rezando por ellas, otras a las que se les rezaba pero no se les decía nada y otras a las que no se les rezaba. El resultado fue claro: los que eran rezados, pero no lo sabían, y los que no eran rezados tuvieron la misma tasa de curación. Sin embargo aquellos que eran rezados y lo sabían presentaron una ligera menor tasa de curación. Las conclusiones fueron que los rezos, si se saben que existen, actuan con efecto nocebo, se inducía el miedo, y por tanto estrés, de los pacientes (pensaban que si rezaba algo muy malo tendrían).

    Me gusta

  10. jasimoto
    2 mayo, 2020 a las 13:36

    Bueno, mi perro (que es de Trumplandia, naturalmente) una vez meó en una pared y la meada se parecía a San Escrivá de Balaguer, marqués (ful) de Peralta. Eso hizo que me convirtiera… al pastafarismo.

    Y es que donde esté un milagro como Dios manda…

    Me gusta

  11. jasimoto
    2 mayo, 2020 a las 13:47

    A ver, Manuel, aunque para mi sea tan incomprensible como el ajedrez 3D que juegan en Star Trek, he constatado que los creyentes (da igual del dios que sea), lo que es curarse no se curan, pero aguantan mejor las enfermedades (era profesional sanitario) si parece.

    Un ejemplo, una amiga de mi madre que sufría migrañas ¡lo que es una migraña, señores! cuando se le decía que tomara algo, respondía que no, que “ofrecía” sus sufrimiento a Jesús por los que Él pasó en la cruz (que me río yo, media eternidad -si tal cosa pudiera existir- viviendo como dios, un par de días malos y el resto de la eternidad viviendo como dios. Yo me apuntaba sin pensar). Semejante caso no lo he visto más.

    A lo que voy, parece que la demencia que padecen les hace inmunes (hasta cierto punto) al sufrimiento, vaya que la fe es como la heroína o el opio… No, si al final el amigo Marx va a tener razón con lo del opio del pueblo.

    En fin, a diario doy gracias a Dios por no ser creyente.

    Me gusta

  12. 2 mayo, 2020 a las 20:11

    “pero aguantan mejor las enfermedades (era profesional sanitario) si parece”

    Fíjate que algunos de ellos se producen dolor deliberadamente, pasan hambre y sed, se hieren, se mutilan y hasta se acaban suicidando o incluso matando a sus propios hijos en nombre de sus creencias.

    Me gusta

  13. jasimoto
    2 mayo, 2020 a las 21:11

    Y luego, cuando uno dice que la fe religiosa extrema no es un don de Dios sino una enfermedad mental, se molestan.

    ¿Has leído la elegía al dolor de San Josemaría Escrivá? El marqués de Sade un aprendiz a su lado, un ejemplo:

    “Bendito sea el dolor. Amado sea el dolor. Santificado sea el dolor… ¡Glorificado sea el dolor!” (Camino 208).

    Es como la piadosa oración Bestrafe mich de Rammstein pero con música de órgano de iglesia.

    En mi opinión Camino es uno de esos panflet… digo, libros que debería ser leído, como Mein Kampf.

    Tantas cosas hay que no entiendo, pero la que menos, que en pleno siglo XXI y en sociedades avanzadas, aún quede gente así.

    Me gusta

  14. 3 mayo, 2020 a las 8:35

    Jasimoto, me hablas de una proporción de creyentes que, afortunadamente, no parece ser la mayoría. Eso que me cuentas lo he visto entre personas católicas del OPUS y sectas afines, junto a otros grupos cristianos protestantes igual de fundamentalistas, pero hay muchísimos creyentes que manejan su fe de otra manera.

    Me gusta

  15. jasimoto
    3 mayo, 2020 a las 9:36

    Por suerte para todos, tienes razón Manuel, al menos en algunos países, cuando mira uno al mundo islámico, da miedo y asco.

    Y otro hecho desagradable es la gran influencia que esos grupos de fanáticos tienen en la sociedad aún en el occidente civilizado, un poder totalmente desproporcionado a su número. Por ejemplo, católicos en España o en Polonia o en Irlanda; protestantes en EEUU; ortodoxos en Rusia, etc.

    Un fenómeno de lo más extraño para mi.

    Me gusta

  16. 3 mayo, 2020 a las 9:39

    “…hay muchísimos creyentes que manejan su fe de otra manera.”

    Por suerte, en el mundo occidental la gran mayoría de los creyentes son los llamados creyentes sociológicos, por mucho que alardeen los jerarcas cristianos, que son aquellos que aunque se denominen católicos, anglicanos, etc. aparte de acudir a eventos religiosos de caracter social, luego en la práctica no cumplen con casi ninguna de las obligaciones de su fe, simplemente fueron adoctrinados de pequeños y tienen un ligero rescoldo de una creencia en una indefinidad divinidad que se ajusta poco o nada a los dogmas de su supuesta fe. Y claro por mucho que se llore ante la procesión del santo, si luego en los otros 360 días del año el comportamiento es totalmente contrario a lo que predica su supuesta fe, pues poco dice del creyente.

    El problema actual es que ese porcentaje de verdaderos creyentes es muchísimo mayor en el Islam (incluidos los musulmanes que viven en Occidente), una religión que está siglos atrás de la separación iglesia-estado, las libertades individuales, los derechos humanos y el resto de conceptos derivados de la revolución francesa y la ilustración.

    Me gusta

  17. jasimoto
    3 mayo, 2020 a las 11:03

    Creo que fue Marx (Carlos) el que dijo que el cristianismo y el islam (o era la Biblia y el Corán) eran la misma cosa con la diferencia de que los musulmanes se tomaban en serio su libro.

    No soy un especialista, pero en mi opinión el islam está como está porque en los países donde domina jamás hubo la Ilustración. Es curioso que habiendo sido durante siglos el adalid de la ciencia, la cultura y la tolerancia mientras en Europa éramos unos salvajes, el islam cayera en la tremenda decadencia que aún hoy lo marca. Creo que en s. IX o así, un “concilio” de mandamases religiosos decidió que ya se conocía todo lo que había que conocer y todo eso estaba en el Corán, pero no creo que las cosas fueran tan simples, al fin también en la cristiandad se dijo eso en varias ocasiones y no causó el mismo efecto (aquí, la religión, “sólo” nos trajo mil años de oscuridad).

    ¿Nos salvó la Peste negra que propició el Renacimiento o fue la Ilustración y la Revolución Industrial? ¿O fueron las tres cosas juntas?

    Un tema que me interesa es conocer los motivos que llevaron a la espantosa decadencia moral y racional del mundo islámico que paós de lo más alto a lo más bajo.

    Me gusta

  18. Eduardo Baldú
    3 mayo, 2020 a las 12:11

    La diferencia fundamental entre el cristianismo y el islam es que en la mayoría de los países donde el cristianismo es mayoritario, se ha pasado por la revolución burguesa, o esta tiene una clara influencia. Pese a sus aspectos negativos (Que también los tiene), la revolución burguesa arrinconó la religión y le quitó buena parte de su poder (Por eso, en España, donde la revolución burguesa no se dio y solo nos ha llegado parte de su influencia a lo largo del tiempo, el peso de la Iglesia es aún asfixiante). El islam está aún (En los países donde es mayoritario) en una situación parecida al Antiguo Régimen occidental, impregnando, condicionando negativamente, toda la sociedad.
    En cuanto al peso de los grupos más sectarios del catolicismo, en particular, o del cristianismo, en general, varía mucho de un lugar a otro. Es verdad que hoy podemos encontrar un catolicismo (o cristianismo) “a la carta”, donde los creyentes deciden que es aceptable y que no de las obligaciones religiosas que como católicos tienen. ¡Ojo! Que eso no siempre significa un verdadero avance ideológico y crítico. Abascal, líder de la extrema derecha, autodefinido como católico practicante y defensor de absoluto del catolicismo, es divorciado y vuelto a casar, y acaba de desautorizar al Papa, al que se supone debe un total respeto. No siempre el “catolicismo a la carta” implica un avance racional.
    Por otra parte, ese catolicismo a la carta (o en su caso cristianismo para las sectas no católicas), pueden representar planteamientos más irracionales que los “oficiales” de las distintas versiones cristianas, con lo que no ganamos nada.

    Me gusta

  19. Alberto
    3 mayo, 2020 a las 13:37

    En realidad, las diferencias entre el Islam y las religiones cristianas vienen de mucho antes de la Revolución francesa y la Ilustración, vienen de su mismo origen. El cristianismo surgió en el Imperio Romano, donde había una estructura social, legal y estatal muy fuerte, desde siglos antes. Aun cuando el catolicismo se convierte en la religión oficial del Imperio Romano, sigue habiendo una separación Iglesia-Estado, de ese momento viene la frase “Dad pues a César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios», supuestamente pronunciada por Jesús de Nazaret, y que viene a representar la diferencia entre el poder temporal y el poder espiritual, y la posición neutral del cristiano ante el poder político.

    Tras la caída del Imperio Romano, en la Alta Edad Media y eras posteriores, siempre se mantuvo una diferencia entre lo civil y lo eclesiástico, la Ley y la Iglesia, el Rey y el Papa. A partir de la Reforma protestante empieza el declive relativo de lo religioso frente a lo civil (sólo en las regiones donde se establecen las sectas protestantes), y es con la Revolución francesa, cuando lo civil empieza a predominar claramente sobre lo religioso, que entra en una franca decadencia que se va acentuando progresivamente hasta nuestros días. Pero esa separación Iglesia-Estado siempre ha existido en Europa.

    Mientras, el Islam se establece en unos territorios tribales, donde no hay un poder organizado fuerte, ya que fueron regiones del Imperio Romano poco romanizadas, y que tras la caída del Imperio quedan sin estructuras estatales fuertes, a diferencia de los reinos medievales que surgen en Europa occidental en la Edad Media. Asi, el Islam es el único elemento vertebrador de estas sociedades: del Islam surge la Ley y el poder. El Estado es el Islam, la Ley es la sharia, el Califa es, además del líder político, el guardián de la fe. Así fue desde el siglo VII hasta el siglo XIX o XX tras la colonización por las potencias europeas que imponen el sistema occidental con separación de Iglesia y Estado, que siempre ha sido visto por los musulmanes como algo ajeno a ellos e impuesto (y así es, en realidad). Y de ahí los problemas que tienen para aceptar la manera de vida europea, cuando están entre nosotros. Si nuestras leyes son contradictorias con sus preceptos religiosos, siempre obedecerán a los segundos.

    Me gusta

  20. Renzo
    4 mayo, 2020 a las 11:17

    “Ya se sabe, los caminos del Señor son inescrutables.”

    No, está mal Jasimoto, en realidad lo que quieren decir es que “los caminos del Señor son escrotales”, vamos, que hace lo que le sale de los h…..

    Me gusta

  21. jasimoto
    4 mayo, 2020 a las 14:10

    Eduardo Baldú y Alberto:

    Muchas gracias a ambos, ahora comprendo mejor la encrucijada histórica del islam.

    No tenía ni idea de las consecuencias del tribalismo en el islam por contraposición a la estructura de poder medieval.

    Me gusta

  22. Eduardo Baldú
    4 mayo, 2020 a las 23:02

    En realidad es aún mucho más complejo. Por parte del Islam, es verdad que sus inicios se corresponden a un entorno social tribal, pero también desarrollaron un entorno social complejo y de gran nivel cultural, mientras que Europa entraba en un proceso de degradación cultural, en la Alta Edad Media, por lo que el condicionante de su origen tribal tiene un peso relativo en todo el proceso. Es más, no existía especial interés en la conversión de la población de los territorios conquistados, puesto que esta podía conservar sus creencias mediante el pago de un impuesto, y una conversión masiva disminuía los ingresos de los gobernantes, una demostración de planteamientos puramente optimizadores de recursos frente a las cuestiones de fe. Durante esa época el estatus cultural y tecnológico de las naciones islámicas era muy superior a las cristianas.
    Por otra parte, el cristianismo y su expansión no es tampoco un proceso simple. De hecho el cristianismo es más el resultado de la helenización de los principios de una secta judía (y su extensión a los gentiles), llevada a cabo por Pablo de Tarso, que otra cosa. Durante los primeros siglos, no podemos hablar de un cristianismo, sino de muchos, enfrentados entre sí. Según el historiador Karlheinz Deschner, murieron muchos más cristianos a manos de otros cristianos que en las persecuciones de los emperadores romanos. El imperio romano siempre había sido muy tolerante con las creencias religiosas, y si el cristianismo se convirtió en la religión dominante de Europa fue porque el emperador Constantino vio la posibilidad de utilizar una religión monoteísta y única como elemento aglutinador de los distintos pueblos que formaban el imperio. Pero él, en realidad nunca fue cristiano. No olvidemos que, como emperador, era el pontífice máximo de la religión pagana, y esta tenía aún demasiado peso para ser ignorada. Era una estrategia pensada a largo plazo, y necesaria ante un imperio que se desmoronaba, sobre todo tras la crisis económica del siglo III.
    Es el emperador Constantino el autor de la unificación cristiana gracias al concilio de Nicea, que el mismo convocó y dirigió. Tras la consolidación de la religión como elemento político, será esta la que justifique el poder real, y no empezará a declinar tal preeminencia hasta la llegada del renacimiento, postergándose su total caída hasta la revolución burguesa. Por supuesto que hubo disensiones entre los distintos poderes, pero eso también sucedió en el bando islámico.
    Y por supuesto se pueden hacer muchas más matizaciones.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: