Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina > El Ministerio de la Homeopatía y otras supercherías chamánicas

El Ministerio de la Homeopatía y otras supercherías chamánicas


Aunque es difícil de creer, hay un país en el mundo en el que la homeopatía ha conseguido tal reconocimiento oficial que incluso hay un ministro del gobierno dedicado en exclusiva al fomento de la misma y otras engañifas pseudomédicas.

El gobierno indio posee un Ministerio de “AYUSH”, anagrama que condensa las siglas de Ayurveda, Yoga, Unani, Siddha y Homeopatía.

Ayurveda es la medicina tradicional india, que como la china está basada en disparatados conceptos heredados de un remoto y también supersticioso pasado. Esta “medicina” se basa en los pañchamabhutas o “cinco elementos fundamentales”: bhumi: “tierra”, yala: “agua”, agní: “fuego”, vaiú: “aire” (estos cuatro son los mismos que se encuentran en otras filosofías de la antigüedad) e incorpora como novedad el akasha: “éter” como quinto elemento. A ello hay que añadir los tres doshas  (“humores” o “aires vitales”) con evidentes similitudes con los descritos por otras culturas precientíficas de todo el mundo y los 24 principios cósmicos o tattuás para conformar una mezcolanza conceptual sin ninguna base real, pero sobre la que se “diagnostican” las enfermedades y se eligen los “tratamientos”. Aunque por supuesto, después de siglos de uso más o menos intensivo, a día de hoy nadie puede presentar datos fidedignos de su supuesta eficacia.

Aunque el yoga es por todos conocido, dentro de la cultura hindú se le suponen poderes terapéuticos (más allá de controlar el estado de ánimo) en múltiples enfermedades como la hipertensión, la enfermedad pulmonar obstructiva, el asma bronquial, la diabetes o la obesidad. Así que ya saben, si tienen tendencia a ir a la nevera a atiborrarse lo mismo les sirve hacer la postura de la montaña o de la silla.

La “medicina” Unani no es ni más ni menos que la medicina europea medieval basada en los métodos “terapéuticos” de la antigua Grecia, es decir, en la teoría de los cuatro humores: bilis negra, bilis amarilla, flema y sangre, que tan “excelentes” resultados consiguió en el Medievo. Como se puede observar este ministerio recoge el mejor”conocimiento” de cada lugar, aunque esté algo desfasado por llevar acumulando polvo durante centurias en las bibliotecas monásticas.

La “medicina” Siddha es la medicina tradicional practicada en el estado indio de Tamil Nadu, justo enfrente de las costas de Sri Lanka. Esta “medicina” se basa en el concepto de los tres humores: Vaadham, Pittham and Kapam, que como los otros de las diferentes “medicinas” tradicionales no han podido ser identificados por nadie en el mundo.

Pero quizás lo más llamativo sea que las dos medicinas tradicionales autóctonas de la India: Ayurveda y Siddha se contradicen en todos los puntos: bases filosóficas, diagnósticos y tratamientos, de tal manera que las dos no pueden ser ciertas a la vez. Pero ello no es óbice para que el gobierno indio las fomente, total también recomienda la “medicina” de la Grecia clásica.

Y ya para finalizar este quinteto del despropósito, pues también está incluida en este ministerio de los horrores la homeopatía, que es el resultado de un error mayúsculo. Como se había propuesto el uso de la quina para curar la malaria, Samuel Hahnemann ingirió su corteza para investigar qué sucedería. Experimentó fiebre, escalofríos y dolor articular, síntomas que son parecidos a los que sufren los enfermos de malaria. A partir de ahí, sin realizar ningún otro experimento Hahnemann creyó que todos los medicamentos efectivos producían en individuos sanos síntomas similares a aquellos de las enfermedades que supuestamente podían tratar. E inventó una pseudomedicina chamánica más. Sin embargo, como curiosidad hay que indicar que en época tan temprana como el año 1861, el Dr. Wendell Holmes publicó que ingerir quina no producía en realidad ninguno de los síntomas que supuestamente sufrió Hahnemann.

Y este Ministerio de “AYUSH” publicita y respalda estas 5 pseudomedicinas como efectivas frente a prácticamente todas las enfermedades conocidas. Y como nos encontramos en un momento crítico, este ministerio difunde también toda una amplia panoplia de remedios  “AYUSH” contra la nueva pandemia coronarival, tal y como atestigua la web oficial de este peligroso ministerio. Aunque si no quieren perder el tiempo hojeando las prolijas (y  también disparatadas) guías de cada una de las 5 pseudomedicinas frente a la COVID-19, cuyos link dejo a continuación (1, 2, 3, 4 y 5), este ministerio tiene en su web una imagen resumen que no tiene desperdicio:

En resumen, es un despropósito mayúsculo que en pleno siglo XXI el gobierno de la segunda nación más poblada del planeta (y pronto la primera) dedique parte de sus escasos recursos económicos y sanitarios a fomentar y respaldar disparatadas pseudomedicinas heredadas de anticientíficos tiempos pretéritos.

P.D.

Y de regalo un divertido vídeo de cómo sería una sanidad homeopática, algo que quizás sufran en sus carnes los pacientes indios si la deriva supersticiosa y anticientífica de su actual gobierno sigue aumentando.

Entradas relacionadas:


  1. c
    18 julio, 2020 a las 10:30

    la homeopatia , en principio y que yo sepa, es como una vacuna, quizas por esto ponga tan nerviosa a la farmafia…

    Me gusta

  2. vaya embrollo
    18 julio, 2020 a las 12:49

    Vaya perla, parece de cuento de hadas. Sorprende que sea a un nivel tan alto.
    Realmente debe ser muy diverso allí!
    Parece un ministerio de placebo. Será sólo para gente aislada y sin recursos? Me parece que puede ser muy peligroso si hay densidad de población.

    El contraste me recuerda una anécdota. De unos cooperantes que esporádicamente animaban a gente de poblados un poco aislados con proyecciones de pelis antiguas. Era hace décadas en África, y escuchado como anécdota de terceros.
    Lo bueno es que los espectadores africanos se creyeron que eran actuales y documentales. Y querían viajar a esa cultura tan épica y avanzada con circo de cuádrigas, leones y gladiadores. Después de mostrar las pelis, pasado un tiempo tuvieron que hacer virguerías para intentar corregir el impacto, y sufrieron confusiones, pues luego no les creyeron.

    A ver luego como corrige este ministerio lo que ha fomentado

    Me gusta

  3. 18 julio, 2020 a las 13:07

    “la homeopatia , en principio y que yo sepa, es como una vacuna, ”

    Quizás deberías volver a estudiar la química elemental de bachillerato, porque es evidente que no se te quedó ni siquiera un poso.

    Por cierto, siempre me ha extrañado que la gente pueda demostrar al mundo el mayor analfabetismo y quedarse tan contenta con su “argumentación”. Cosas veredes amigo Sancho.

    Me gusta

  4. Eduardo Baldú
    18 julio, 2020 a las 18:38

    Han reunido en un solo ministerio todas las tonterías pseudomédicas. El ministro, o ministra, debe ser un perfecto vendehúmos. Como curiosidad, la medicina ayurvédica recupera el “éter”, que la física de finales del siglo XIX ya descartó. Y como el exceso de opciones nunca es demasiado, acumulan teorías, a cual más estrambótica, aunque sean, incluso, contradictorias. Total que más da, si una no acierta, otra acertará, y si ninguna da resultado, será que “tus emociones no están alineadas con las fuerzas de la naturaleza”, o sea, no fallan las medicinas alternativas, eres tú el que tiene la culpa de todo.

    Me gusta

  5. Eduardo Baldú
    18 julio, 2020 a las 18:40

    “La homeopatía es como una vacuna”. Incultura científica elevada a la enésima potencia

    Me gusta

  6. babidi442
    19 julio, 2020 a las 14:42

    “la homeopatia , en principio y que yo sepa, es como una vacuna, quizas por esto ponga tan nerviosa a la farmafia…”
    Magufo de manual. Podrías leer un poco antes de soltar semejantes burradas.
    http://cientificoindignado.blogspot.com/2018/08/homeopatia-vacunas-falsa-relacion.html
    Respecto al ministerio de supercherías… sin comentarios. Les falta por agregar el par biomagnético…

    Me gusta

  7. 19 julio, 2020 a las 15:23

    La industria farmacéutica tradicional está tan nerviosa con la industria farmacéutica homeopática (prefiero llamarla así porque también factura millones de euros al año y tiene sus mecanismos para generar lobbies que compran médicos y políticos) como con la industria del agua con gas. Quien se pone de los nervios con la industria farmacéutica homeopática es la salud pública, ya que cuando hay una crisis sanitaria su respuesta es peligrosa para la salud.

    Una duda, dado que (i) en las aguas residuales de grandes ciudades que sufren la Covid-19 se encuentra el coronavirus muy diluido y (ii) la homeopatía se basa en grandes diluciones de cualquier ocurrencia para tratar enfermedades, ¿por qué ningún homeópata ha comercializado aún esas aguas residuales como tratamiento contra la Covid-19? Bueno, mejor no doy ideas.

    Me gusta

  8. juliocesargomezvargas
    19 julio, 2020 a las 18:01

    los super ricos de la india que opinan de la medicina homeopática?,siendo dueños e inversionistas de los grandes laboratorios farmacéuticos apoyaran el ayurveda o a Bayer ,respeto a los científicos pero también respeto a los homeopáticos pues su conocimiento y estudio no se realizó ayer.

    Me gusta

  9. 19 julio, 2020 a las 21:33

    ” respeto a los homeopáticos pues su conocimiento y estudio no se realizó ayer.”

    En ciencia no hay respeto solo datos. Y como los homeópatas no tienen ningún dato creible pues de respeto nada de nada. La estafa nunca puede ser respetada.

    Me gusta

  10. Anónimo
    20 julio, 2020 a las 5:42

    Vaya colección de despropósitos en la India. Y Latinoamericana haciendo oposiciones a algo parecido,o peor, a base de tragarse las mentiras de Kalcker y su lejía curalotodo (véase por ejemplo Bolivia, los obispos ecuatorianos con Wick al frente, los intentos en México, Perú intentando salir a atajarlo, Argentina y sus numerosos defensores…).

    Me gusta

  11. Pedro
    20 julio, 2020 a las 9:01

    Hola

    Esto lo veo como un ejemplo de manual de cualquier texto de ecología -la rama de la biología, no la moda new age- de calidad, de cómo regular la superpoblación de una especie.

    Y eso se va extender por otras zonas con superpoblación 😦

    Saludos

    Me gusta

  12. 22 julio, 2020 a las 11:01

    ,respeto a los científicos pero también respeto a los homeopáticos pues su conocimiento y estudio no se realizó ayer.

    Saludos.

    No existe ninguna, absolutamente ninguna prueba en ningún estudio que se haya realizado nunca que haya podido demostrar que la homeopatía pueda hacer algo más que servir de placebo.

    Aclaremos un malentendido: se debe sentir respeto por los seres humanos y sus derechos, pero las opiniones son todas opinables, y mientras no exista la menor evidencia de que la homeopatía puede ir más allá del efecto placebo, todo el que trate de afirmar o sugerir que la homeopatía se ha ganado la respetabilidad a base de curar nada, o bien no sabe de lo que habla, o simplemente miente.

    Traiga usted UNA sola evidencia contrastable de una curación que se pueda asociar exclusivamente con la acción de la homeopatía y después hablamos.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: