Inicio > Actualidad, Biología, Ciencia > Estadística para negacionistas I

Estadística para negacionistas I

16 septiembre, 2020 Deja un comentario Go to comments

differential-calculus-2820657_1920-960La falta de conocimientos básicos de matemáticas y estadística hace que no seamos capaces de entender lo que significan muchas cifras con las que nos bombardean a diario los medios de comunicación, siendo fácilmente víctimas de todo tipo de engaños y manipulaciones.

En 1996 me encontraba recorriendo Sri Lanka en un momento no demasiado tranquilo para aquel rincón del Índico. La guerra civil entre el gobierno y los Tigres Tamiles estaba en pleno apogeo y tan solo un par de meses antes de llegar al país, un atentado en Colombo, la capital, había dejado 200 civiles muertos y 1.400 heridos. Al finalizar el viaje sin que ocurrieran contratiempos notables, fui a comprar un par de paquetes de tabaco para el vuelo de vuelta a un puesto callejero próximo al aeropuerto. El Vendedor me preguntó amablemente de donde venía y al decirle “Spain”, mudó su cara y me dijo horrorizado en un inglés lo suficientemente claro: “¡España! ¡que país tan peligroso!”. Sorprendido, le pregunté: ¿peligroso?, a lo que contestó “Si, mucho peligro, ETA, terrorismo, muchos muertos”.

alucinaciones-social

 

 

 

ETA asesinó a 857 personas en sus 51 años de historia. La guerra de Sri Lanka acabó con cerca de 50.000 vidas en la mitad de tiempo, pero a mi amigo el vendedor de tabaco le pareció que yo venía del infierno, mientras en su país morían en un año el doble de personas de los que la organización terrorista había matado en toda su historia en España.

Cuando cuento esta anécdota, los que me escuchan se suelen reír y, en la mayoría de los casos, puedo leer en sus caras una expresión condescendiente que viene a decir «que curiosos son en estos países». Sin embargo, estas falsas apreciaciones las sufrimos también nosotros a diario, con nuestro miedo a volar o con el temor de que nos «okupen» la vivienda cuando nos vamos de vacaciones.

Nuestra percepción de la realidad se encuentra alterada por diversos factores. Algunos de ellos son ajenos a nosotros, como la información que nos llega. Otros, sin embargo, son intrínsecos, como los numerosos prejuicios –tanto positivos como negativos- que nos impregnan o la falta de conocimiento en determinadas disciplinas. Entre éstos últimos, la carencia de comprensión matemática o anumerismo es, sin duda, uno de los más importantes.

Miedo y anumerismo, buenos aliados.

El miedo suele magnificar las consecuencias de un mal entendimiento de los números, creando situaciones catastróficas cuando hay poca o ninguna justificación. Veamos un ejemplo que tiene mucha repercusión estos días: el tema de la okupación.

En España, durante 2019, se ocuparon ilegalmente 14.621 inmuebles. Esta cifra, convenientemente aderezada con algún testimonio trágico, hace que un gran número de personas esté pensando seriamente en la instalación de un sistema de alarma si no lo ha hecho ya. Pero veamos que significan estos números, sin entrar en demasiadas apreciaciones.

1590333951159En España hay unos 26 millones de viviendas, por lo que las 14.621 okupadas vienen a representar el 0,056 por ciento. Es decir, una de cada 1.768 viviendas o, dicho de otro modo, tendrías una posibilidad entre 1768 de que tu casa fuera okupada. Por comparar, en el mismo año 2019 se ejecutaron 50.006 desahucios, que representa el 0.19%, o una de cada 526 viviendas. Por otro lado, también en 2019 hubo 93.467 incendios en viviendas, un 0,36% o, dicho de una forma más trágica, una de cada 278 viviendas ardió en España durante 2019, provocando más de 100 muertos.

 

No todos tenemos las mismas posibilidades

Si nos preguntaran si dos dados tienen las mismas posibilidades de sacar un seis, lo primero que deberíamos preguntar es si ambos tienen la misma proporción de seises. Obviamente, un dado con seis caras numeradas del 1 al 6 tiene el doble de probabilidades de mostrarlo (1/6) en una tirada que un dado de doce caras numeradas del 1 al 12 (1/12).

azarEn algunas ocasiones situaciones de la vida real resultan igualmente obvias: no moriremos en un accidente de tren si nunca viajamos en tren. Sin embargo, otras veces no lo es tanto.

Volvamos al tema de las viviendas. Es muy sencillo comprender que no todos tenemos las mismas probabilidades de ser desahuciados, dado que intervienen multitud de factores al margen de la mera proporción: renta familiar, seguridad en el trabajo, ahorros, importe de la hipoteca, etc. Por lo tanto, el riesgo de desahucio puede ser mucho más alto o mucho más bajo dependiendo de las condiciones de nuestro hogar.

De igual forma ocurre con las okupaciones: de esos 14.621 inmuebles, solamente unos 3.000 corresponden a particulares, según publica el Ministerio del Interior en su Portal Estadístico de Criminalidad; el resto son propiedad de bancos, fondos buitre o inmobiliarias, por lo que la posibilidad de que nos okupen la vivienda familiar se acerca más a una entre 9.000.

Por supuesto, no deja de ser un problema, pero quizá sería más práctico instalar un detector de incendios antes que una alarma.

 

La negación, otra forma de reaccionar ante el miedo

A veces ocurre todo lo contrario a lo que acabamos de describir. El miedo, que puede bloquearnos en un primer momento, puede hacer que desarrollemos un mecanismo de defensa que se conoce en psicología como negación, y que consiste básicamente en afrontar un problema que no somos capaces de gestionar negando su existencia o minimizando su importancia para con nosotros.

negacion 3Este fenómeno se puede observar muy frecuentemente en los casos de enfermedades graves, epidemias o catástrofes de todo tipo. Es importante diferenciarlo de la conspiranoia, una actitud obsesiva que lleva a la persona que la padece a pensar que todo obedece a intereses de grupos de poder secretos que casi nadie conoce. Sin embargo, es fácil encontrar ambos sesgos cognitivos relacionados, dado que las teorías de la conspiración pueden suponer una explicación para la negación del fenómeno que nos aterra.

También en estos casos es muy común observar interpretaciones totalmente equivocadas de los datos estadísticos.

Por poner solamente un ejemplo, en algunas publicaciones negacionistas de la pandemia por el coronavirus SARS-Cov2, podemos leer que la incidencia de la gripe en la temporada 2018-19 en España fue de 1.405 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que la última cifra de incidencia de la COVID19 fue de 239 casos por cada 100.000 habitantes, casi seis veces menos.

Ambas cifras son correctas, pero la interpretación es errónea por desconocimiento de lo que significa cada dato. En el caso de la gripe, se refiere a la incidencia acumulada en toda la campaña 2018-19, mientras que la cifra de COVID19 representa la incidencia acumulada durante los últimos 14 días, que es la que suele ofrecer Sanidad. Obviamente, no podemos comparar ambas cifras.

Sin embargo, si calculamos la incidencia acumulada de COVID19 desde el inicio de la pandemia, el dato que nos arroja, a pesar de seguir siendo inferior al de la gripe, es mucho más parecido: 1204 casos por 100.000 habitantes.

Por lo tanto, podríamos pensar que el SARS Cov2 no es mucho más contagioso que el de la gripe, por lo que difícilmente es justificable la gran alarma sanitaria generada, ni las medidas extremas que se han adoptado.

Actualidad_472215442_147342891_1706x1280Pero esto no es así. En primer lugar, la incidencia de la COVID19 tiene estos valores tras adoptar las medidas extremas (confinamiento, mascarillas, test masivos, aislamiento, etc.) que se han llevado a cabo en el país. Resulta difícil calcular cuál hubiera sido la incidencia alcanzada si no se hubieran adoptado éstas, pero por los datos que conocemos de otros países, posiblemente sería varias veces esa cifra.

Por otro lado, la tasa de letalidad de la gripe ronda el 0,02 -0,04 %, es decir, 1 entre cada 2500  – 4000 infectados por la gripe, muere. La letalidad del SARSCov2 se estima en torno al 0,6 % o, dicho de otro modo, 1 de cada 267 infectados muere, entre 10 y 15 veces más.

Tenemos aproximadamente cinco veces más muertos por COVID19 que un año normal de gripe, a pesar de haber estado tres meses recluidos y más de seis tomando unas medidas de seguridad extremas. Decididamente, podemos comprobar que no debe preocuparnos lo mismo la COVID19 que la Gripe, sino -al menos- diez veces más…

¿Y las estadísticas?

Con lo visto hasta ahora no hemos abordado en realidad ningún concepto puramente estadístico, aunque hemos hecho notar que lidiar con grandes números no es sencillo, y aún menos si solo conocemos parte de la información o comparamos con algo que tiene una dimensión muy distinta.

Sabemos que es muy difícil medir a todos los españoles en un breve período de tiempo y no digamos hacerles un PCR en 24 horas. Para hacerlo, necesitaríamos cantidades ingentes de recursos humanos y materiales de los que no disponemos. Pero si por algo se caracteriza la ciencia es porque no se rinde fácilmente. Para poder saber cosas sobre poblaciones muy grandes, tenemos métodos de aproximación (al fin y al cabo, la ciencia consiste en aproximarnos cada vez más a la explicación de un fenómeno). Estos métodos que nos permiten abordar grandes poblaciones de datos se agrupan dentro de la disciplina de la Estadística.

En un próximo artículo intentaremos explicar en que consisten los métodos más básicos y que, en realidad, la estadística no dice que si tu te comes dos pollos asados y yo ninguno, cada uno de nosotros nos hemos comido una de las aves entera.

descarga

REFERENCIAS

Estimación del parque de viviendas. 2020. Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana [online] accesible en: https://www.fomento.gob.es/BE2/?nivel=2&orden=33000000.

Larrauri Cámara, Amparo, Silvia Jiménez-Jorge, Lorena Simón Méndez, Salvador de Mateo Ontañón. 2009. Vigilancia de la pandemia de gripe (h1n1) 2009 en España. Rev Esp Salud Pública 2010; 84: 569-588. Disponible online: https://www.mscbs.gob.es/biblioPublic/publicaciones/recursos_propios/resp/revista_cdrom/vol84/vol84_5/RS845C_569.pdf

Ministerio del Interior. 2020. Portal Estadístico de Criminalidad.  [online] accesible en: https://estadisticasdecriminalidad.ses.mir.es/publico/portalestadistico/

Morentin, Benito;  Rafael Alcaraz, Eva Alonso, Guillermo Ezpeleta, 2011. Mortalidad por el virus influenza A (H1N1): experiencia forense e implicaciones epidemiológicas. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2011;29(1):70–7. Disponible online: https://www.elsevier.es/es-revista-enfermedades-infecciosas-microbiologia-clinica-28-articulo-mortalidad-por-el-virus-influenza-S0213005X1000399X

 

 


  1. Carlos
    16 septiembre, 2020 a las 7:17

    Muy correctos todos los datos, pero se te olvida recorder una cosa. Los datos de la gripe son esos, con una vacuna efectiva. No estoy negando la importancia de la COVID, pero si quieres usar datos comparables, debemos poner todos los aspectos que propician esos datos.

    Me gusta

  2. jacinto
    16 septiembre, 2020 a las 8:30

    Completamente de acuerdo con el artículo. En mis tiempos recibí un curso de estadística básica y si bien no me enteré de mucho (lo mío no son las mates), sí me pude dar cuenta de lo muy compleja que es la cuestión.

    En general, los legos deberíamos tener presente que la estadística si bien es una herramienta muy útil, no es un oráculo… y menos uno con el que algunos arriman el ascua a su sardina. Entonces o te pones a estudiarlas o coges con reservas y sano escepticismo lo que partes interesadas puedan afirmar en base a ellas; el ejemplo de la ocupación y los incendios de viviendas es genial.

    Me gusta

  3. darsveider
    16 septiembre, 2020 a las 9:44

    Una de las razones del actual miedo a la ocupación de tu vivienda es la intencionada desinformación por parte de los medios de información.

    Hay dos tipos de ocupación, la del domicilio habitual (que incluye la segunda residencia) y la de cualquier otro inmueble donde no resida nadie.
    El delito cometido en el primer tipo es de allanamiento de morada y la policía puede intervenir en cualquier momento (lo de las 48 horas es un bulo), incluso sin orden judicial ya que es un delito que se está cometiendo en ese momento.
    En el segundo tipo se comete el delito de usurpación, mucho menos castigado penalmente y sí, más difícil de desocupar.

    Los allanamientos de morada son casi anecdóticos en el mar de las ocupaciones, pero eso no te lo cuentan los medios. Es más, se esfuerzan para que parezca que el grueso de ocupaciones sean del primer tipo. No lo dicen claramente, claro, pero manipulan los datos para que lo parezca y ya se sabe que una verdad a medias es una mentira completa.
    Obviamente, si te toca a ti es un drama de tres pares de cojones, pero es lo mismo que si te entran a robar en casa, poco frecuente pero un palo si te toca.

    Me gusta

  4. Anónimo
    16 septiembre, 2020 a las 10:18

    No es por molestar, porque personalmente ni negacionista ni todo lo contrario pero aquí cada uno cuenta el cuento a su medida… efectivamente la incidencia del Covid es inferior a la de la Gripe y si bien menciona que esto es así gracias a las medidas extremas tomadas, lo que falla en mencionar es que las cifras de incidencia y de letalidad de la Gripe tanto nacional como mundial son las que son, “a pesar” de que desde hace años se cuenta con medidas, medicamentos y tratamientos que funcionan y a pesar de que se cuenta con vacuna… una vacuna que precisamente se ponen las personas susceptibles de riesgo como son las personas mayores. Por no mencionar que esas cifras de la Gripe a penas corresponden a la “temporada de la Gripe”, que son los meses fríos.

    ¿Cuántos muertos de Gripe habría cada año sin las medidas, medicamentos y tratamientos preventivos y curativos que tenemos, y cuántos muertos habría sin esa vacuna que se ponen cada año nuestros mayores?

    También falla en mencionar que la incidencia del Covid es menor que la de la Gripe muy a pesar de que apenas se han realizado pruebas a la población, con lo que ese número en realidad es muchísimo menor.

    Y en cuanto a las cifras de letalidad, además de lo mencionado arriba, falla de nuevo en mencionar que las cifras de muertos por Covid son las que son muy a pesar de que el 75% de esos muertos han sido en residencias y de que esos ancianos no sólo no fueron tratados en hospitales, sino que ni siquiera fueron tratados con las herramientas que funcionaban y con que se cuentan.

    ¿Cuántas personas habrían muerto si hubieran sido tratadas?

    Por otro lado además de lo mencionado respecto a la letalidad, en este aspecto falla de nuevo en mencionar que si una persona muere por una patología grave y resulta que tenía Covid, la muerte cuenta como Covid y no por la patología, cosa que no ocurre con la Gripe, y de hecho el CDC (centro prevención y control enfermedades) de USA, ha confirmado que el 94% de los “muertos por Covid” lo hicieron por otra patología grave y sólo el 6% murieron únicamente por Covid.

    ¿Cuales serían las cifras de muertos por Gripe si además de aplicar este mismo parámetro, no hubieran medicamentos ni vacuna?

    En fin, cuéntame un cuento y verás que contento…

    Me gusta

  5. Anónimo
    16 septiembre, 2020 a las 11:08

    “por lo que las 14.621 okupadas vienen a representar el 0,056 por ciento”
    Eso en un año, alguien que viva 50 años en su vivienda tiene una NO DESPRECIABLE probabilidad de 2,8% de que sea ocupada, según los datos que aportas.

    Me gusta

  6. chifus
    16 septiembre, 2020 a las 14:55

    que bueno, gracias

    Me gusta

  7. Agencia Tigris
    16 septiembre, 2020 a las 16:08

    Respecto al tema de las “okupaciones”, que tanta histeria injustificada ha generado últimamente por la campaña lanzada desde los medios, hay que hacer una apreciación muy importante. La intrusión en una vivienda habitual o segunda residencia no es una ocupación ilegal, es un delito de allanamiento de morada recogido en el Código Penal (artículo 202). En ese caso la policía puede intervenir de manera inmediata sin necesidad de orden judicial, porque los asaltantes están cometiendo un delito flagrante si permanecen en la vivienda.
    Es por ese motivo que, la posibilidad de que unos “okupas” entren en tu casa y no los puedas desalojar, es prácticamente inexistente. Las ocupaciones ilegales se dan en viviendas vacías (dispuestas para alquiler, venta o simplemente abandonadas) y, para el caso de aquellas que son propiedad de particulares, existe una ley de 2018 que permite el desalojo exprés por la vía civil (que no genera sanciones para los demandados) en un plazo de aproximadamente un mes (siempre que no exista saturación en los juzgados de turno, algo por desgracia frecuente).
    En todo caso la ley no permite desalojos exprés para viviendas vacías propiedad de bancos, inmobiliarias y fondos buitre. De ahí la machacona campaña en los medios. Por ese motivo las “okupaciones” no son un tema que mayormente deba preocupar al ciudadano de a pie, más si no tienes otra propiedad que la casa en la que vives.

    Un saludo

    Me gusta

  8. Aprendiz de aficionado
    16 septiembre, 2020 a las 20:40

    Brillante exposición, como es habitual. Efectivamente, el miedo es un ingrediente básico para el sesgo y la dificultad para los entender los números magnifica la irracionalidad.

    Me gusta

  9. 22 septiembre, 2020 a las 9:24

    Las cifras que das de “okupación”, la mayoría se refieren a usurpación, que es ocupar una vivienda vacía; ocupar viviendas utilizadas como domicilio se considera allanamiento, el cual es un delito flagrante donde puede intervenir inmediatamente la policía. Lo que quiero decir es que se está generando una alarma totalmente irreal sobre el peligro de que nos ocupen la vivienda mientras vamos a comprar el pan, lo cual es totalmente absurdo…

    Me gusta

  10. J.M.
    28 septiembre, 2020 a las 18:28

    Anónimo I: Las cifras de incidencia, letalidad, etc. son en la situación actual. Obviamente, si tuviéramos vacuna y ningún habitante con más 65, serían mucho menores, pero son en un momento dado, que es ahora, y con la población que tenemos.

    Llevas razón en que las cifras de incidencia de la gripe son a pesar de la vacuna y de lo conocido de la enfermedad, pero también es verdad que el virus de la influenza muta mucho más que los coronavirus, por lo que las vacunas contra la gripe rondan una efectividad global de solo el 65%. Pero de todas formas, da igual, esto lo único que demuestra es que con vacuna y con medidas de control, reduces la incidencia y la mortalidad, pero no llegas a erradicar la enfermedad hasta trascurridos muchos años, y eso si se consigue.

    No entiendo a dónde pretendes llegar diciendo que la gripe provocaría más muertos si no tuviéramos vacuna. Es evidente, y por eso estamos buscando vacuna para el SARSCov2, que es bastante más letal.

    Es pronto para saber cifras reales, pero por los datos que tenemos no es verdad que la incidencia de la COVID19 sea menor que la de la gripe. Si lees de nuevo esa parte, verás que es uno de los ejemplos de error que cometemos al no entender los datos.

    Por otro lado, me resulta curiosa la forma de restarle gravedad diciendo que la mayoría de las muertes son en residencias. Los abuelos también cuentan en los números. Por supuesto que se hubieran evitado muertes si hubieran recibido tratamiento adecuado, pero no solo en personas mayores, sino en todas. El problema es que, ante una enfermedad desconocida, no tenemos tratamientos, vacunas ni un sistema sanitario que sea capaz de absorber todos los casos. ¿Por eso es menos grave la enfermedad? En absoluto. Otra cosa es que podamos tratarla a tiempo, y todas las medidas que a los negacionistas y demás habitantes de los mundos de yupi les parecen tan exageradas, son principalmente para que nos dé tiempo a encontrarlas y a aplicarlas. La principal función de las medidas es que no se colapsen los hospitales, porque eso es lo que evita muertos.

    En cuanto a que la mayoría muere de algo que no es COVID, no solo estoy de acuerdo, sino que te voy a decir más aún: nadie muere por COVID19, de igual forma que nadie muere “de viejo” o “de SIDA”. De hecho, ni siquiera muere nadie de accidente de tráfico, sino por traumatismo craneal, politraumatismo, fallo orgánico masivo, y unos cuantos problemas más. Fuera de bromas, lo que se considera “morir solo de COVID” es que muera alguien sin patologías previas y, como en todas las enfermedades respiratorias, es mucho menos frecuente. Y no es verdad que no pase en la Gripe, que ocurre exactamente igual: los muertos por gripe sin patologías previas son mucho menos abundantes. Por eso no debemos tener en cuenta solamente si te mueres, sino si te hubieras muerto de no haber contraído la COVID19 o la Gripe. De todas formas, esto da para otro artículo, porque tiene mucha tela…

    De todas formas, insisto en que no se a dónde quieres llegar, ¿a que la Gripe es más grave que la COVID19 pero la tenemos más controlada?. Si es eso, aunque fuera cierto -que no está nada claro-, no es motivo para relajarse ni un poco porque lo que cuenta es éste momento, y en este momento tenemos tratamiento y vacuna para la gripe, pero no para la COVID19.

    Ya veremos, cuando tengamos vacuna y comprobemos su efectividad, cuando controlemos más los tratamientos y cuando sepamos si el virus disminuye o no su letalidad como ocurre con otros virus, si podemos relajarnos al nivel de otras enfermedades que conviven con nosotros, pero ahora vamos a hacer lo posible para llegar a ese momento con el menor número de muertos posible.

    Saludos.

    Me gusta

  11. J.M.
    28 septiembre, 2020 a las 18:49

    Anónimo II. Efectivamente, en 50 años tienes un 2,8% de probabilidad de que tu inmueble sea ocupado, pero tienes un 9,5% de probabilidad de que te desahucien y un 18% de que se incendie, por poner solamente dos ejemplos. No digo en ningún momento que si tienes un piso vacío (tu vivienda habitual o segunda vivienda no te la pueden okupar), no deba preocuparte, solo digo que deberían preocuparte más, por ejemplo, los efectos del cambio climático, que solamente en tres días de septiembre de 2019 produjeron más viviendas habituales inundadas que ocupaciones de inmuebles en todo el año.

    A eso me refiero precisamente con lo de entender los números para no liarnos y tener claro qué es lo más prioritario. Y eso es lo que tenemos -y por eso puse el ejemplo- gente con un solo piso más interesados en que no les entren unos okupas que en que no les roben las pensiones.

    Saludos.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: