Inicio > Actualidad, Ciencia, Medicina, Microbiología > ¿Quien ha invertido realmente en el desarrollo de las vacunas frente a la COVID-19?

¿Quien ha invertido realmente en el desarrollo de las vacunas frente a la COVID-19?


Bajo el actual sistema económico los medicamentos son quizás el ejemplo más paradigmático de esa perversa asociación público-privada en la que la primera pone todos los recursos, el esfuerzo y el talento de miles de científicos para que cuando la fruta esté madura el sector privado monopolice los beneficios.

En el desarrollo de los medicamentos se da una terrible paradoja, mientras miles de científicos batallan largos años realizando experimentos de ciencia básica, desentrañando mecanismos moleculares o funciones fisiológicas, estudios todos ellos casi siempre pagados con fondos públicos o de ONGs y otras organizaciones sin ánimo de lucro, en cuanto un investigador en particular o un grupo de ellos descubren una sustancia con propiedades terapéuticas, ese conocimiento tan duramente adquirido pasa rápidamente (y en general por un módico precio) a la cartera de patentes de la farmacéutica de turno, que es la que al final acaba engrosando su cuenta de resultado para felicidad de accionistas y mercados bursátiles tal y como indiqué hace ya algún tiempo en CyD con el paradigmático ejemplo del Solvadi.

Pues bien, tal y como acaba de hacerse eco la BBC británica, un estudio de la empresa de análisis de datos científicos Airfinity ha mostrado que el ruinoso negocio para las arcas públicas y la ciudadanía a cambio de beneficios de miles de millones de euros para algunas multinacionales farmaceúticas se va a volver a repetir con el desarrollo de las vacunas frente a la pandemia coronaviral, tal y como muestra la siguiente figura:

Sin comentarios.

P.D:

Y de regalo un par de videos sobre el tema.

Entradas relacionadas:

Compártelo:


  1. eduardo
    16 diciembre, 2020 a las 4:11

    Es perverso la forma como entiendes todo.
    Los fondos públicos provienen de los impuestos de los contribuyentes y la Farmaceuticas pagan dividendos y ingentes impuestos ….
    Es un circulo virtuoso.
    Lo que funciona de forma más eficiente.

    Me gusta

  2. 16 diciembre, 2020 a las 7:32

    eduardo

    Podías haber leido la entrada de CyD que he comentado antes para ver cuantos impuestos pagan las farmaceúticas por el desarrollo de medicamentos que obtienen del conocimiento público:

    https://lacienciaysusdemonios.com/2015/01/13/el-caso-del-medicamento-sovaldi-contra-la-hepatitis-c-como-ejemplo-de-la-ruinosa-privatizacion-de-la-investigacion-biomedica/

    Además, de poco le sirve a los ciudadanos de la mayoría de los paises que algunas farmaceúticas paguen (pocos) impuestos en EEUU o en Suiza.

    Me gusta

  3. 16 diciembre, 2020 a las 14:19

    El famoso “circulo virtuoso” al que alude Eduardo funcionó relativamente bien hasta principios del siglo XX por varias razones. El aislamiento intelectual con múltiples idiomas y la lentitud en la diseminación de las ideas hacía que cuando alguien inventaba algo en un país, la idea se desarrollara en ese mismo país bien por el interfecto o por competidores próximos. Además las ideas se convertían en patentes en el mismo país porque quien las ponía en práctica eran emprendedores individuales originales que construían sus fábricas en ese mismo país. Así Edison, Renault o Benz podían recibir ayudas de EEUU, Francia o Alemania porque al final el empleo y los impuestos se quedaban en el país que les había financiado. Por ello el estado convertía sus aportaciones iniciales en beneficios a largo plazo.

    Desde el último cuarto de siglo del XX y hasta ahora la situación ha cambiado drásticamente. El intercambio de ideas es global y casi instantáneo porque lo que publica hoy un español o un australiano en las revistas científicas (todas en inglés) lo puede leer ese mismo día un japonés o un mejicano. Además ahora existen infinidad de multinacionales o fondos de inversión al acecho del conocimiento que se pueda convertir rápidamente en beneficios. Entonces ahora, esas corporaciones pueden comprar una patente en sus inicios a un buen precio, no van a invertir nada en construir una fábrica en el país de origen puesto que lo mismo tienen ya factorías en el otro lado del mundo o incluso pueden subcontratar la fabricación del bien en cuestión en cualquier economía emergente por cuatro duros. Como su sede fiscal puede estar en un país a miles de km del de la patente original o incluso en un paraíso fiscal el retorno en forma de impuestos va a otro sitio o en muchos casos se queda en una isla paradisiaca como dinero negro.

    Así que la frase final de Eduardo de que

    “Lo que funciona de forma más eficiente.”

    no sólo no es cierta, sino que en la actualidad el sistema es el más ineficiente posible para la mayoría de los países que no pueden rentabilizar de ninguna manera su poco o mucho esfuerzo investigador.

    Me gusta

  4. 16 diciembre, 2020 a las 14:28

    Un ejemplo es famoso caso de la CRISP que ha revolucionado la biología molecular. Los principales estudios sobre los que se ha basado esta tecnología fueron realizados (con mucho esfuerzo y poco dinero) por un pequeño grupo de investigadores alicantinos durante más de una década. Por la pertinaz sequia de recursos ese grupo no pudo ir más allá. Años después otros grupos extranjeros cogieron ese conocimiento y lo trasladaron a la práctica y han ganado el Nobel de este año. Ahora bien, es evidente que el dinero que España invirtió se ha perdido para siempre por el “bien” de la humanidad. Y lo mismo tampoco los beneficios revierten en el país de estos laureados investigadores si resulta que las patentes se las queda al final un fondo chino o una multinacional suiza.

    Me gusta

  5. david
    19 diciembre, 2020 a las 21:44
  6. 20 diciembre, 2020 a las 0:06

    David ese link estaba incluído ya en la entrada en la frase

    “Pues bien, tal y como acaba de hacerse eco la BBC británica,…”

    Me gusta

  7. david
    20 diciembre, 2020 a las 13:24

    Ya, pero el caso es que lo pongo porque la infografía que tú has puesto sobre la financiación de las vacunas ya no se corresponde con la que figura en el link, se ha actualizado y ahora le da la mayoría al sector privado frente al público.

    Me gusta

  8. 20 diciembre, 2020 a las 14:09

    Pues porque habrán añadido después los gastos de los ensayos clínicos. Porque por ejemplo la de Oxford ha sido desarrollada totalmente por medios públicos y luego ha sido vendida/asociada a Astrazeneca, que es la que está pagando los ensayos clinicos.

    Me gusta

  9. 19 enero, 2021 a las 8:57

    La vacuna contra el coronarivus lleva un “chip con la marca de la bestia” ¡ahí es nada! : https://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2021/01/la-vacuna-contra-el-coronarivus-lleva.html

    Me gusta

  10. Iván
    28 enero, 2021 a las 15:27

    Muy buena entrada aunque unas conclusiones un poco depresivas

    Me gusta

  11. 28 enero, 2021 a las 18:50

    Es como funciona todo el sistema de investigación y desarrollo de medicamentos:

    https://lacienciaysusdemonios.com/2019/09/27/por-una-agencia-estatal-de-desarrollo-de-medicamentos/

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: