Inicio > Actualidad, Ciencia, Medicina, Microbiología > Aunque no lo parezca, el coronavirus es letal en casi todas las edades

Aunque no lo parezca, el coronavirus es letal en casi todas las edades


Los medios de comunicación se han focalizado mucho en la tragedia que ha sido para las personas mayores la actual pandemia de la COVID19, el grupo de mayor riesgo, pero los datos indican que (aunque en menor medida) este virus es también peligroso a edades mucho más tempranas.

Investigadores de Australia, los EEUU y Reino Unido han realizado una revisión sistemática de todos los estudios disponibles sobre la prevalencia de COVID-19 en países con economías avanzadas. Este trabajo abarcó más de 1.000 artículos de investigación y documentos gubernamentales difundidos antes del 18 de septiembre de 2020. El equipo de investigación seleccionó 27 estudios en los que el diseño era representativo de la población en general de cada región, cubriendo así 34 ubicaciones geográficas de diferentes países (Reino Unido, Francia, Irlanda, Italia, Islandia, Lituania, Países Bajos, Portugal, España, Suiza, Suecia, Canadá, EEUU, Corea, Australia y Nueva Zelanda) lo que permite establecer sólidas conclusiones estadísticas.

Con todos estos datos de prevalencia, los investigadores analizaron la proporción específica por edad de muertes por COVID-19 a infecciones y encontraron en primer lugar que, tal y como se muestra en la siguiente figura

y como ya sabemos, la mayor letalidad se concentra en el rango de personas mayores, de tal manera que a los 65 años muere el 1,4% de los infectados, cifra que aumenta al 4,6% con los de 75, al 15% con los de 85 y supera el 25% para los mayores de 90. Unas cifras que dan vértigo por lo que significan traducidas a número de muertes.

Pero quizás lo más llamativo de este exhaustivo estudio es que ha podido poner cifras exactas también al resto de rangos de edad. Y así tal y como se muestra en la siguiente figura en escala logarítmica

la tasa de letalidad por la covid es muy baja entre los menores (2 de cada 100.000 infectados de 10 años de edad) y sube hasta 1 por cada 10.000 infectados de 25 años de edad. A los 45 años esta tasa es ya de 1 por cada 1.000 infectados y a los 55 años es de 1 por cada 250 infectados. Entonces, aunque estos valores son bajos en el rango de adultos jóvenes y de mediana edad, cuando se extrapolan los porcentajes posibles si toda la población de un país con varias decenas de millones de habitantes, estos valores finales de letalidad por edades son para pararse a pensar si hay alguien que pueda considerarse a salvo porque, tal y como indican los autores del estudio comparando para el caso del Reino Unido, los datos indican que un adulto inglés de 35 años tiene 34 veces más probabilidad de morir por el coronavirus que por un accidente de tráfico (esos con los que nos machacaban casi diariamente en todos los noticiarios de los medios de comunicación antes de la pandemia) de la época prepandemia y a los 45 años aumenta a 115 veces. Y a los 55 años es ya de unas 250 veces más probable morir de coronavirus que por las carreteras del país de su graciosa majestad antes de la pandemia.

Entradas relacionadas


  1. 27 enero, 2021 a las 19:12

    Hola . ¿Y este estudio ha tenido en cuenta las personas que se han contagiado y no se han contabilizado por ser asintomáticas o bien no se le han hecho las pruebas para saber si tienen covid (la mayoría)?

    Me gusta

  2. 27 enero, 2021 a las 20:31

    Si son asintomáticos y no se les hace la prueba pues no se pueden contabilizar. Pero como en cada país el porcentage de pruebas es diferente, por eso estos investigadores han recogido datos de tantos lugares en tantos paises para homogeneizar sus resultados.

    Me gusta

  3. Alberto
    28 enero, 2021 a las 13:13

    Según dice en el artículo, los estudios se basan en estudios epidemiológicos de seroprevalencia, que detectan también los casos asintomáticos y los sintomáticos leves (que muchas veces no se diagnostican como covid al no hacerse la PCR o test antigénico). Así que las tasas de letalidad que mencionan sí son bastante representativas del total de infectados.

    Me gusta

  4. 28 enero, 2021 a las 23:55

    Creo que el titulo del post: ‘Aunque no lo parezca, el coronavirus es letal en casi todas las edades’; es muy exagerado y colabora en acrecentar un miedo catastrofista irracional y no justificado equivalente a decir: ‘Aunque no lo parezca, atragantarse con una galleta es letal en casi todas las edades’.
    En realidad ambas problemáticas pueden llegar a ser letales, aunque usualmente no lleguen a serlo, si bien en distintos porcentajes. Por ello creo que sería mucho más propio, adecuado, realista y científico sustituir el ‘es letal’ por un ‘puede llegar a ser letal’.

    Me gusta

  5. 29 enero, 2021 a las 7:27

    El coronavirus no “puede llegar” a matar, está matando todos todos los días a personas de todas las edades.

    Me gusta

  6. 29 enero, 2021 a las 10:49

    Ciertamente la Covid-19, mata cada día a personas de todas las edades, como muchas otras enfermedades y actividades cotidianas de las que no se habla de manera tan sensacionalista. Pero afortunadamente no mata a todos, todos los días.
    No solo eso, la Covid-19 también puede dejar, y en demasiados casos deja, unas secuelas catastróficas en muchos supervivientes, allegados y sanitarios.
    Pero el miedo, al igual que los confinamientos, es un gran inmunodepresor que favorece el contagio y la depresión. Como se sabe, un sistema inmunitario en plenitud es el principal aliado de la vida.
    Tan solo creo que debemos tener mucho cuidado en como utilizamos el lenguaje.

    Me gusta

  7. Eduardo Baldú
    30 enero, 2021 a las 21:49

    Estoy tentado de calificar a epicoach de negacionista, puesto que minimiza la gravedad de la pandemia de forma tan banal. Si tenemos en cuenta que las pandemias de Gripe más intensas han provocado hasta 650.000 muertes (Evaluación de la OMS), la Covid-19 supera con creces esta cifra (último dato 2.236.446, según la Universidad Johns Hopkins), con una sobremortalidad de casi 3 veces y media la da la Gripe. Y eso que estamos lejos de que estas cifras paren su incremento.
    Por supuesto puede recurrirse a comparar con la famosa Gripe Española, pero la comparación sería algo falsaria y manipulada. Las circunstancias de entorno (conocimientos actuales en virología, medios técnicos hospitalarios, recursos sanitarios en general, etc.) condicionan las consecuencias de estas enfermedades. Si la Covid-19 hubiera hecho su aparición en el año 1918, no me cabe la menor duda que los efectos habrían sido mucho más devastadores aún.
    Por supuesto existen otras enfermedades con una alta tasa de mortalidad. El cáncer de pulmón es una de ellas (En datos de 2018, 1.761.007), y dado que poco más o menos acaba de cumplirse un año del estallido de la pandemia, esta cifra nos permita una comparación bastante directa.
    Pero quiero señalar que, a diferencia de esas otras enfermedades también altamente mortíferas, la actual pandemia tiene un efecto especialmente pernicioso, y es la ocupación hospitalaria que puede llegar a colapsar el sistema sanitario. De hecho, soy de la opinión que a la mortalidad directa de la Covid-19 habría que añadir el aumento de mortalidad de otras enfermedades que no han podido ser atendidas de forma adecuada por la presión de la pandemia. Son muertes que es muy probable no se hubieran producido sin el condicionante de la pandemia.
    Lo que me parece fuera de lugar es la afirmación que el miedo y el confinamiento puedan considerarse causas de contagio y mortalidad. ¿Alguna relación de semejante afirmación con la llamada Nueva Medicina Germánica? Ahora va a resultar que no nos enferman y matan los virus, sino nuestras emociones.

    Me gusta

  8. Alberto
    31 enero, 2021 a las 7:38

    El miedo es una emoción que tiene un gran valor adaptativo, por eso lo experimentamos a menudo. Sin miedo correríamos riesgos continuamente que nos llevarían a una muerte prematura, en un mundo lleno de peligros. Hay un grupo de personas que tienen muchas dificultades para experimentar el miedo, estas personas tienen una esperanza de vida reducida pues suelen sufrir con frecuencia accidentes, verse involucrados en agresiones, utilizan tóxicos en exceso, manejan sus finanzas personales de una manera muy imprudente y esto les lleva a la pobreza…

    Si hay un virus que te puede matar y tienes miedo a ese virus, este miedo te lleva a tener conductas que pueden evitar el contagio.

    Por lo demás, no está demostrado que el miedo pueda reducir la eficacia del sistema inmunitario. No parece que la gente más miedosa tenga mayor tasa de infecciones. Si alguien sostiene lo contrario, que lo demuestre con estudios científicos.

    Otra cosa es tener un miedo exagerado a todo, incluido lo banal, que te paralice y te impida hasta salir de casa, o te lleve a ataques de pánico. Pero eso es otro tema. Tan peligroso sería no tener miedo a lo peligroso, como tener un miedo exagerado a lo no peligroso. La virtud está en el término medio.

    Con respecto al argumento de que no hay que tener miedo a la covid porque todos los días muere gente en el mundo de muchas enfermedades, hay que ver si esas enfermedades son prevenibles. Algunas lo son, si no fumas, si comes sano, si haces ejercicio, por lo que es recomendable llevar una vida sana. Otras no se pueden prevenir, por lo que no merece la pena pensar en ellas. El covid entra en la primera categoría, es prevenible, por lo que merece la pena tenerle respeto… y miedo.

    Me gusta

  9. 31 enero, 2021 a las 10:58

    Sobre este tema había que diferenciar miedo y estrés, ambos adaptativos. El miedo no afecta al sistema inmune como indica Alberto, mientras que el estrés sí.

    Me gusta

  10. Alberto
    7 febrero, 2021 a las 6:29

    El estrés, si es muy intenso en un momento concreto, o muy prolongado en el tiempo, sí que puede afectar a la salud, llevando a la depresión o a alteraciones inmunitarias, que pueden causar tanto más susceptibilidad a la infección como empeorar enfermedades autoinmunes o relacionadas con el sistema inmunitario, todo esto en relación con las elevaciones del cortisol y la adrenalina. Pero un cierto nivel de estrés es positivo, nos permite adaptarnos a un entorno exigente y dinámico. Una ausencia completa de estrés también puede llevar a la depresión, por aburrimiento.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: