Inicio > Actualidad, Arqueología, Ciencia, Escepticismo, Magufadas > Esos alienígenas racistas

Esos alienígenas racistas


Libros, artículos, programas de radio y TV sobre esos sabios alienígenas, que viajaron a nuestro planeta en el más o menos remoto pasado para transmitir arcanos conocimientos a egipcios, mayas y otras culturas ya extintas inundan los medios de comunicación con sus disparatadas teorías. Muchos los ven como un simple divertimento sin mayor importancia aunque toda esta subcultura tiene un peligroso trasfondo: el racismo y la xenofobia.

La pseudoarqueología o arqueología pseudocientífica, se ha convertido en una subcultura que mantiene ilusionados a millones de personas en todo el mundo, con esas fantásticas y totalmente disparatadas teorías sobre la influencia de visitantes del espacio profundo en el desarrollo de civilizaciones antiguas. Así programas como “Alienígenas ancestrales ” del Canal de Historia o “Cuarto Milenio” del inclasificable Iker Jiménez llevan años y años intentando convencer a la audiencia de que sin la ayuda de sabios y bienintencionados extraterrestres los egipcios, los aztecas, los mayas y demás culturas no occidentales no hubieran podido haber desarrollado nunca tecnologías capaces de construir los impresionantes monumentos que han sobrevivido milenios y que probablemente serán más imperecederos que cualquier otra construcción realizada por el hombre moderno en los últimos siglos.

Muchos opinarán que estos programas sin simples pasatiempos, sin ninguna relevancia sobre cómo las personas interpretan el mundo. Pero como muy acertadamente muestra en este breve extracto la Dra. Sarah Kurnick, profesora de la Universidad de Colorado y experta en la cultura maya, la arqueología pseudocientífica destila toda una ideología racista y xenófoba que tiende a perpetuar entre los legos una visión de la historia eurocéntrica, en donde sólo los pueblos occidentales han progresado por sus propios méritos, mientras que las culturas desarrolladas por personas de pieles más oscuras fueron únicamente meros imitadores de civilizaciones extraterrestres o de otras previas de piel blanca, por supuesto.


  1. darsveider
    19 marzo, 2021 a las 14:47

    La diferencia es que Indiana Jones es fantasía y el público lo sabe. Los otros dos ejemplos se autodefinen como documentales.

    Me gusta

  2. 19 marzo, 2021 a las 15:48

    Pues es cierto. Y seguramente da una pista de cuál es el origen de estos mitos. Igual se han substituido dioses por extraterrestres y punto.

    A mí, aparte, me molesta bastante de esto de los “alienígenas ancestrales” desde siempre la idea de que si algo es demasiado perfecto no puede ser humano. Es síntoma de dos cosas: de una misantropía exagerada y de que quien lo dice nunca en su vida ha sido o ha conocido a ningún verdadero profesional competente de cualquier profesión o no ha entendido jamás en qué consiste un trabajo bien hecho. Los humanos damos constantemente muestras de cuidado extremo y sofisticación en el trabajo. Especialmente en las profesiones que tratan de la construcción, el diseño, el arte o las ciencias.

    Y como extra, mucho me temo que esta gente realmente ni entiende ni admira realmente las grandiosas obras del pasado. Lo único que les emociona de las pirámides y otras maravillas antiguas es pensar que antaño, por alguna parte, se pudo ver ahí la mano de E.T.

    Me gusta

  3. 20 marzo, 2021 a las 11:32

    No sé como los egipcios construyeron las pirámides, entonces en lugar de esforzarme por estudiar la cultura de los egipcios directamente afirmo que fueron los extraterrestres y asunto terminado. Si se piensa, en el fondo es la misma desidia intelectual que con el creacionismo. No sé como aparecieron las diferentes especies, entonces en lugar de esforzarme por estudiar biología directamente afirmo que fue una deidad barbuda con muy malas pulgas y asunto terminado.

    Me gusta

  4. Eduardo Baldú
    20 marzo, 2021 a las 16:23

    A mí me gustan los relatos de fantasía y la ciencia ficción. Disfruto con su lectura, pero eso no impide que sepa establecer una clara diferencia entre fantasía y realidad. Creo que el problema se presenta cuan do tal distinción no entra en las consideraciones de la persona, y confunde la realidad con la fantasía.
    Aunque en parte el nivel de conocimientos es importante a la hora de analizar y distinguir lo que es posible y lo que es pura ficción, creo que hay un factor más importante, la capacidad de razonamiento. Eso explica que algunos de los defensores de tan extravagantes tonterías sean, por otra parte, personas con títulos universitarios. Bueno, eso y “Don Dinero” que más de un “iluminado” se ha “montado en el dólar” gracias a sus teorías estrambóticas, y como la honestidad no es algo excesivamente frecuente en nuestro actual mundo pues ….
    Y si los inicios de tales fantasías limitaban los actores a extraterrestres y atlantes, hoy, ante la aceptación popular de las mismas, se han ampliado las opciones para dar cabida a tanto “experto” (Ahora se incluyen nuevos “maestros” procedentes de otras dimensiones, o nosotros mismos convertidos en viajeros del tiempo futuro). Y no se estorban los unos a los otros porque, si os fijáis, el término más usado es “Y si”, dejando siempre sus afirmaciones como una posibilidad muy real, pero no una certeza. Una forma de tirar la piedra y esconder la mano.
    La primera cuestión, más que discutible, que se da por aceptada y cierta, es que exista la posibilidad real de que otras civilizaciones existan y puedan llegar hasta nosotros. Y eso es algo que todos esos cantamañanas dan por hecho, cuando en realidad es extremadamente improbable. Ya en 1950, Fermi puso el dedo en la llaga, con su famosa paradoja: “Si hay tantas y tantas civilizaciones avanzadas ahí fuera ¿Por qué no detectamos ninguna?”
    En un universo tan vasto, estoy plenamente convencido que no somos (hemos sido, o seremos) la única civilización tecnológica. Otra cosa es que la abundancia de tales civilizaciones convierta la Tierra en el paseo público del pueblo donde vienen todas ellas a darse un garbeo (Como parecen pensar estos alucinados). De hecho mi conclusión (En un trabajo que hice sobre el tema, demasiado largo para subirlo) es que probablemente la distancia media entre civilizaciones tecnológicas sea muy grande, lo que tampoco quiere decir que sean pocas en número. Para hacernos una idea, si su existencia estuviera limitada a una por cada mil galaxias, la distancia media entre tales civilizaciones de 59 millones de años-luz, y eso no quiere decir que haya pocas civilizaciones, porque estaríamos hablando de un total en el Universo de 400 millones de civilizaciones tecnológicas. Tal distancia explicaría, también, la dificultad en localizar las emisiones que delaten su presencia, porque a la misma hay que añadir la imprescindible coincidencia temporal (Con el consiguiente desfase necesario según distancia a que se hallen) que nos permita recibir sus señales en el momento adecuado (Condicionada por la necesidad de tener la capacidad de emisión de señales localizables por parte de la civilización localizable, y nuestra capacidad de detección). Pensar que, con semejantes distancias entre civilizaciones es factible que seamos visitados, es tener mucha imaginación y pisar poco el suelo.

    Me gusta

  5. Far Voyager
    28 marzo, 2021 a las 1:38

    En todo caso esas civilizaciones son las que habría en el Universo observable, no en todo el Universo.

    Me gusta

  6. Eduardo Baldú
    29 marzo, 2021 a las 12:38

    Cierto, pero para el caso tanto da. Si las que están en el Universo observable, están tan lejos que se hace improbable, no solo el contacto, sino incluso su localización, las hipotéticas civilizaciones situadas más allá del universo observable no pueden tener el más mínimo efecto sobre nosotros, de la misma forma que no puede haber relación de causa efecto con la materia o energía situada más allá del límite de la observación. Lo contrario implicaría tiempo negativo y por tanto efectos anteriores a la causa.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: