Inicio > Actualidad, Biología, Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina, Microbiología > Por el bien de todos, fuera negacionistas de la sanidad

Por el bien de todos, fuera negacionistas de la sanidad


En los siempre tan particulares EEUU de Norteamérica se ha dado una situación que debería servir de ejemplo en cualquier sociedad que quiera ser considerada mínimamente racional y acorde con los peligrosos y turbulentos tiempos que vivimos.

En un mundo asolado por la pandemia coronaviral, a día de hoy todavía existen ignorantes y prepotentes analfabetos científicos que anteponen sus ridículas y peligrosas “creencias” al bien común. Y si estos descerebrados son (con todos mis respetos) fontaner@s, abogad@s o deportistas de élite pues tiene un pase, puesto que la enseñanza obligatoria está más interesada en el saber enciclopédico que en el desarrollo de un espíritu crítico y racionalista y desgraciadamente no se pueden pedir peras al olmo, como reza el viejo dicho castellano.

Pero que profesionales de la sanidad, esos mismos que aceptaron el juramento hipocrático y que supuestamente deberían anteponer la salud y la vida de sus pacientes a sus principios, opiniones y creencias, decidan en su ignorante y criminal irracionalidad que no se vacunan porque no les da la gana, porque son dementes trumpianos o porque su irascible deidad prehistórica así lo requiere debe tener consecuencias.

Y así lo entendió el Hospital Metodista de Texas (menuda lección de racionalismo viniendo de una entidad con dicho nombre), de tal manera que 150 peligrosos descerebrados empleados suyos tuvieron que renunciar a su puesto de trabajo o fueron despedidos de manera fulminante por poner en peligro a los pacientes a su cargo por su negativa a vacunarse contra la COVID-19.

Y aunque estos analfabetos científicos protestaron, el comunicado del hospital fue maravillosamente contundente

El Hospital Metodista está tratando de cumplir con su función de salvar vidas sin transmitirles [a los pacientes] el virus COVID-19. Es una decisión que se tomó para mantener más seguros al personal, los pacientes y a sus familias. […] Los pacientes siempre son lo primero, y eso es lo que siempre ha sido.

Ahora solo falta esperar que el delictivo gobernador de Texas no persiga a la mayoría de estos esforzados sanitarios del Hospital Metodista que antepusieron la salud pública a la siempre irracional visión del mundo cristiano-fascista.

¡Ojala el ejemplo de esta entidad sanitaria cundiera, porque sería la forma más rápida y segura de acaban con una pandemia que ya ha durado demasiado tiempo, puesto que la Ciencia ha desarrollado en tiempo record las herramientas necesarias para poder ser finiquitada!

P.D:

Y de regalo un video de una estrella que sigue teniendo la cabeza en su sitio repartiendo “leña” a antivacunas y demás descerebrados anticientíficos. ¡Que lo disfruten!

Entradas relacionadas:

* El contraproducente comportamiento de los antivacunas

* Amenazas de muerte por parte de los antivacunas italianos

* Antivacunas: lo sentimos pero ya es demasiado tarde

* Insultos de antivacunas para el Presidente de la Asociación Española de Vacunología

* Antivacunas y conspiranoicos nos pueden llevar al desastre más absoluto

* Médico católico antivacunas muere por COVID-19

* “Amazon books”: la deriva antivacunas

* La doble y más que peligrosa ignorancia de un médico antivacunas

* Por fin los antivacunas empiezan a sufrir (un poco) las consecuencias de sus actos

* El verdadero coste de no vacunar: un experimento natural

* Médicos que llaman a los antivacunas por su verdadero nombre: ¡imbéciles!

* Las tasas de vacunación en Hollywood son similares a las de Sudán del Sur 

* El movimiento antivacunas amenaza la salud mundial

* Cuando los antivacunas matan a los hijos de otros por su ignorante negligencia

* Vacunas y multinacionales farmaceúticas ¿dónde está el verdadero negocio?

* Diez mitos sobre las vacunas y diez hechos verdaderos sobre la vacunación

* La vacuna contra el sarampión previene millones de muertes provocadas por otros muchos patógenos 

* ¿Servirá para algo la terrible muerte por difteria del inocente niño de Olot?

* Nuevos hallazgos sobre memoria inmunológica, hipótesis de la higiene y vacunación

* La irresponsabilidad de los sanitarios no vacunados

* ¿Por qué seguir vacunando contra el sarampión? o como morir de éxito

* Los buenas noticias sobre ciencia, medicina y sanidad y otra para indignarse

* Política y religión aliadas para impedir la vacunación contra el virus de la polio y su erradicación

* La importancia de las vacunas

* Después del caso de difteria de Olot, la Liga por la Libertad de la Vacunación erre que erre en su criminal postura de apoyo a la más irresponsable pseudomedicina


  1. Eduardo Baldu
    19 septiembre, 2021 a las 11:06

    En mi opinión, es incompatible ser negacionista y dedicarse a cualquier profesión relacionada con la salud. El negacionismo debería ser considerado motivo suficiente para retirar las acreditaciones que permiten ejercer actividades sanitarias. Que se dediquen a otras actividades. Me anticipo a quienes me acusarán de atentar contra las libertades de las personas: El derecho a ejercer la propia libertad solo puede ser considerado un derecho inalienable si va acompañado de la responsabilidad. En caso contrario, esa actitud no se diferencia en absoluto de la típica rabieta infantil del niño que pretende salirse con la suya, sin atender a ninguna razón. Eso no es libertad, es capricho y tozudez.

    Me gusta

  2. Guizans
    22 septiembre, 2021 a las 17:41

    No hace falta irse tan lejos, en España también suceden cosas similares en nombre de la religión.
    https://cadenaser.com/programa/2021/09/22/hoy_por_hoy/1632287845_785620.html

    Me gusta

  3. Eduardo Baldu
    23 septiembre, 2021 a las 10:33

    En el caso que expones, la solución es muy simple: En un hospital público deben darse todos los servicios médicos. Si un ginecólogo o ginecóloga se niega a hacer abortos, debería perder la plaza. Que se vaya a atención privada, o que se dedique a otra cosa. El derecho particular de la objeción de conciencia en ningún caso debe estar por encima del derecho del usuario de la sanidad pública.

    Me gusta

  4. Uno que pasa
    23 septiembre, 2021 a las 21:44

    No entiendo el orden de prioridad de derechos segun el anterior comentario. Considerar una prioridad la comodidad en el desplazamiento del paciente frente al derecho de objeción de conciencia del médico? Cabe recordar que el derecho de atención sanitaria es satisfecho siendo derivado a otro centro.

    Me gusta

  5. 23 septiembre, 2021 a las 22:47

    Uno que pasa

    La paciente llego al hospital con rotura prematura de la bolsa y perdió líquido amniótico. Tuvo que ser ingresada con antibióticos intravenosos. Los ginecólogos le comunicaron que el pronóstico fetal era infausto. Y se la derivó a otro centro porque los médicos no querían practicarle el aborto.

    Ahora piensa un poco, llega una persona (por ejemplo tú) sangrando profusamente con pronóstico grave, pero los médicos deciden que ellos no cosen las heridas (porque son Adventistas del Quinto Pino y su religión les prohibe acercarse a la sangre) y derivan a otro hospital. Seguramente también serías muy comprensivo con esos médicos que cobran un sueldo público por no hacer su trabajo y dejarte en la estacada ¿o no?

    Me gusta

  6. Uno que pasa
    24 septiembre, 2021 a las 10:21

    Por cierto ateo, si hiciera lo que tu propones en tu último párrafo y adaptara mis razonamientos a lo que más me conviniera eso haría de mi un profundo hipócrita,nada más.

    Me gusta

  7. 24 septiembre, 2021 a las 12:28

    Uno que pasa

    Pues nada, suerte con que no te toque en urgencias nunca ningún iluminado que decida que no te atiende porque el poderoso de más allá de las nubes así se lo dicta, ya que tu te mantendrás calladito y sin protestar porque no eres un hipócrita.
    Eso sí, deja bien claro en tu testamento que en caso de morir por ese tipo de estúpida inacción que tus allegados respeten tu permisiva voluntad y que nada de protestar o interponer ateas denuncias en el juzgado depués de tu entierro.

    Me gusta

  8. Eduardo Baldu
    26 septiembre, 2021 a las 23:22

    A “uno que pasa”, vamos a ver, no sé si eres tonto, o simplemente te lo haces. Los “derechos” se corresponden a los paradigmas sociales existentes, y estos, al permanente conflicto entre los distintos colectivos sociales y su evolución. En realidad, legislar sobre el supuesto derecho a la objeción de conciencia es una concesión gratuita a la irracionalidad. Eres muy libre de creer en tonterías, en estupideces, que te hagan oponerte a actuaciones que vayan en contra de tus creencias, pero en tal caso, búscate un trabajo que sea compatible con tales creencias. Ocupar una función que implique tener que realizar actuaciones que van en contra de tus creencias, y pretender que los demás se adapten a las mismas, especialmente en empleos públicos, es un abuso y una falta total de respeto a los demás, vamos que no eres más que un cabrón de mierda, además de un gilipollas irracional. Tú no respetas los derechos de quienes no piensan como tú, y por tanto no tengo la más mínima obligación de respetarte a ti. Tengo muy claro que la irracionalidad y la estupidez no merecen respeto.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: