Inicio > Actualidad, Ciencia, Magufadas, Medicina, Microbiología > ¿Verdaderos antivacunas religiosos? o sólo pura e hipócrita palabrería cristiana

¿Verdaderos antivacunas religiosos? o sólo pura e hipócrita palabrería cristiana


En EEUU pastores, sacerdotes y otros mediadores de lo divino de las más variadas confesiones están adoctrinando a sus feligreses para que aleguen motivos religiosos para así poder negarse a las cada vez más amplias campañas de vacunación obligatoria que están poniendo en marcha gobiernos locales, estatales y federales, así como muchas empresas y asociaciones del país. Pero si se invoca la ley, entonces hay que cumplir hasta el final con sus dictados.

El “Conway Regional Health System” de Arkansas ha detectado en las últimas semanas entre su personal sanitario en nómina un aumento significativo de solicitudes de negativa a la vacunación por supuestos motivos religiosos. Les informo que en EEUU la exención médica por creencias religiosas es un asunto serio ya que está protegida por la ley y pudiera pensarse que poco o nada puede hacerse frente a un individuo que afirma que no quiere ponerse una vacuna en la que en algún momento de su desarrollo (por muy puntual o mínimo que este fuera) se hayan podido utilizar líneas celulares de origen fetal, porque nuestro moralista creyente considera el aborto el mayor de los crímenes. Pero como el diablo está en los detalles, esas mismas leyes que protegen la irracionalidad religiosa en el ámbito de la Medicina también indican claramente que estas creencias deben ser sinceras y sobre todo coherentes. Y ahí es donde nuestros racionales directivos de la mencionada organización sanitaria decidieron tomar cartas en el asunto.

Porque si un creyente es tan purista como para despreciar una vacuna en el caso de que las siempre “malignas” líneas celulares de origen fetal hayan “contaminado” en algún momento la larga línea de invención de la misma, también debería ser consecuente en todos los aspectos de su salud con el resto de medicamentos. Y claro, el que un grupo de investigación haya utilizado este tipo de cultivos celulares en cualquiera de las fases tempranas del desarrollo de un medicamento es algo prácticamente inevitable, puesto que las líneas celulares de origen fetal son un valioso reactivo biológico que usamos habitualmente las decenas de miles de laboratorios que trabajamos en el campo de la Biomedicina.

Entonces, el “Conway Regional Health System” envió a todos sus empleados un formulario basado en la evidencia científica para poder certificar de manera inequívoca una exención religiosa veraz. En dicho documento se detallaba una lista de antibióticos, antiácidos, estatinas (ampliamente utilizadas para controlar los niveles de colesterol en sangre y en la prevención de enfermedades cardiovasculares), laxantes, antihistamínicos y los omnipresentes en todos los botiquines aspirina, ibuprofeno o paracetamol, hasta un total de 30 medicamentos de uso tan común que es prácticamente imposible haber llegado vivo a la edad adulta sin haber tomado al menos varios de ellos de manera frecuente. Y todos ellos, junto con otros miles de fármacos desarrollados por la moderna farmacopea en el último siglo (que han salvado millones de vidas) tienen a efectos religiosos la misma primigenia “mancha” abortiva, por lo que su uso es totalmente pecaminoso dentro de la siempre dogmática “moral” cristiana para cualquier verdadero creyente. De tal manera que, los empleados que quieran solicitar la famosa exención religiosa antivacunas deberán certificar oficialmente con su firma que nunca han tomado y que nunca van a permitir la entrada en su “sagrado” cuerpo cristiano de estos demoniacos medicamentos provenientes de los más tenebrosos confines de la herética medicina atea. Y esta firma no es para nada baladí, porque dentro del particular sistema legal estadounidense esta certificación se convierte en algo muy importante, ya que en caso de constatarse una mentira en este tipo de documentos oficiales el infractor no sólo se enfrenta a la pérdida inmediata del empleo, sino que puede terminar además con sus huesos en la cárcel por falso testimonio. Y lejos quedan ya esos supuestos mártires cristianos que servían de alimento a las bestias del Coliseo y de entretenimiento a la politeísta plebe romana.

Entonces, ahora la pregunta que subyace a todo este asunto es saber cuántos verdaderos cristianos con bata blanca hay (si es que existe alguno) en las muy cristianas tierras de Arkansas.

Finalmente, el corolario de todo este absurdo asunto (que debería haber sido finiquitado hace ya más de un siglo de exponencial crecimiento del conocimiento científico) consiste en que estos pobres analfabetos entiendan de una vez por todas que la Ciencia se construye con los aportes de miles de científicos en un inextricable mecano interconectado en el espacio y en el tiempo, y que intentar separar el “trigo” de la “paja” con el burdo hacha de la superstición solo conlleva un estigma intelectual mayúsculo y la posibilidad de verse expuesto al descrédito más absoluto, a no ser que por supuesto el piadoso fanático asuma que tiene que abandonar para siempre los beneficios de la Medicina moderna y que únicamente le queda implorar una pizca de su más que escasa compasión a esa siempre tan caprichosa deidad, inventada por unos analfabetos circuncisos que habitaron los pedregales de Palestina durante la Edad del Bronce. Y en ese caso está más que demostrado que su vida en este valle de lágrimas definitivamente será corta y muy dolorosa.

P.D:

La religión es quizás la única faceta de la vida en la que la ignorancia se lleva y hasta se proclama con orgullo, ya que no hay mayor virtud para un creyente que bloquear el raciocinio y dejarse dirigir por los escritos de profetas dementes bajo cualquier mínimo examen psiquiátrico, reglas inventadas por analfabetos de hace siglos o milenios y que es más que evidente que no sirven para nada en una sociedad moderna del siglo XXI, tal y como muy certeramente indica en este breve video Daniel Dennett.

Entradas relacionadas:

* El contraproducente comportamiento de los antivacunas

* Doble trasplante de pulmón por no vacunarse

* Las vacunas no producen magnetismo, simplemente hay que ducharse más

* Un recordatorio sobre la necesidad de las vacunas

* Antivacunas y conspiranoicos nos pueden llevar al desastre más absoluto

* “Amazon books”: la deriva antivacunas

* La doble y más que peligrosa ignorancia de un médico antivacunas

* Por fin los antivacunas empiezan a sufrir (un poco) las consecuencias de sus actos

* El verdadero coste de no vacunar: un experimento natural

* Médicos que llaman a los antivacunas por su verdadero nombre: ¡imbéciles!

* Las tasas de vacunación en Hollywood son similares a las de Sudán del Sur 

* El movimiento antivacunas amenaza la salud mundial

* Cuando los antivacunas matan a los hijos de otros por su ignorante negligencia

* Vacunas y multinacionales farmaceúticas ¿dónde está el verdadero negocio?

* Diez mitos sobre las vacunas y diez hechos verdaderos sobre la vacunación

* La vacuna contra el sarampión previene millones de muertes provocadas por otros muchos patógenos 

* ¿Servirá para algo la terrible muerte por difteria del inocente niño de Olot?

* Nuevos hallazgos sobre memoria inmunológica, hipótesis de la higiene y vacunación

* La irresponsabilidad de los sanitarios no vacunados

* ¿Por qué seguir vacunando contra el sarampión? o como morir de éxito

* Los buenas noticias sobre ciencia, medicina y sanidad y otra para indignarse

* Política y religión aliadas para impedir la vacunación contra el virus de la polio y su erradicación

* La importancia de las vacunas

* Después del caso de difteria de Olot, la Liga por la Libertad de la Vacunación erre que erre en su criminal postura de apoyo a la más irresponsable pseudomedicina


  1. darsveider
    20 septiembre, 2021 a las 9:37

    Dos cosas:

    – No me parece bien que se incluya en el formulario la pregunta de si han tomado con anterioridad cualquiera de esos 30 medicamentos. Nadie tiene por qué saber que la aspirina o el paracetamol, por ejemplo, han tenido células de cultivos fetales en su investigación o fabricación.
    Yo mismo no tenía ni idea de eso. No creo que sea algo vox pópuli como para que pueda usarse esa argumentación. Es más, siendo Usamérica como es, podría dar lugar a demandas por “esconder” ese dato a la población.

    – Por lo que tengo entendido, las vacunas usan cultivos de células fetales de dos fetos de los años 80, abortados naturalmente. Es decir, que fue “el propio Dios” quien no quiso que esos bebés nacieran. Por tanto, no veo dónde está el problema en usar esas células por muy taliban que seas…

    Me gusta

  2. Eduardo Baldu
    20 septiembre, 2021 a las 10:57

    Lo decía en otra entrada: La religión es el caballo de Troya por el que se cuelan y toman poder en la sociedad todas las falacias de las pseudociencias y pseudomedicinas, y las creencias más absurdas. Resulta muy difícil la oposición a toda esta mierda, si por otra parte se mantiene una postura de tolerancia (Incluso de reverencia) a la cuestión religiosa.
    Toda religión es un cúmulo de sin sentidos y absurdos, por tanto no deberían tener ningún tipo de privilegio. ¿Quieres creer en Dios, Jehová, Ala o cualquier otro ser imaginario? Allá tú, pero eso no tiene que darte ningún privilegio cobre cualquier otra persona. Es como si quieres ser del Madrid o del Barcelona, allá cada cual con sus preferencias deportivas, pero eso no genera ningún derecho que daba ser respetado por el resto de la sociedad. Pues lo mismo. Y si ciertas creencias o prácticas religiosas entran en conflicto con las normas de la sociedad, deben ser declaradas ilegales y perseguidas.

    Me gusta

  3. 20 septiembre, 2021 a las 12:46

    darsveider

    Pero un buen cristiano preocupado por su pase celestial debería informarse (lo mismo que lo hacen con la vacuna) no fuera que después de toda una vida de sacrificios San Pedro le diera con la puerta en las narices por haber tomado el demonicaco paracetamol a troche y moche. 😂

    Me gusta

  4. Eduardo Baldu
    20 septiembre, 2021 a las 12:57

    Darsveider, no veo razón lógica alguna para “esconder” los métodos de elaboración de los medicamentos. En todo caso lo que hay que hacer es cambiar la sociedad para que sea más coherente y lógica, y en todo caso, por ley, limitar ciertas posibilidades de reclamación que no son más que gilipolleces. Es absurdo permitir que alguien pueda demandar en base a creencias irracionales.

    Me gusta

  5. darsveider
    20 septiembre, 2021 a las 18:43

    Eduardo, anda, dale una vuelta a mi comentario…

    Me gusta

  6. 25 septiembre, 2021 a las 13:29

    Un irónico video sobre esa variada constelación de dementes estadounidenses que rechazan frontalmente la vacunación:

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: