Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo > La navaja de Ockham y el milagro de los panes y de los peces

La navaja de Ockham y el milagro de los panes y de los peces


En Ciencia hay un principio metodológico y filosófico denominado «La navaja de Ockham» atribuido al fraile franciscano, filósofo y lógico escolástico del mismo nombre según el cual «en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable».

Y esta casi fundacional regla del pensamiento crítico y del más elemental razonamiento científico se puede (y se debe aplicar) sobre todo a los milagros en general y por supuesto también (por mucho que les pese a los adocenados miembros del rebaño cristiano) a los muy particulares eventos pergeñados por el nazareno alucinado.

Porque ¿qué es eso que un ser omnímodo y omnisciente dedique su tiempo, energía y poderes ultraterrenales a dar de comer a un par de cientos de descerebrados, mientras prácticamente todo estaba por arreglar sobre la faz de la Tierra en el primer siglo EC?

Y no hace falta ser catedrático de Lógica Filosófica, sino un simple humorista para encontrar la solución más plausible al enigma.

Porque ¿es razonable pensar que un ser atemporal dedique sus todopoderoso conocimiento a arruinar a honrados panaderos, bodegueros o pescaderos de las castigadas tierras palestina? Ya que eso ahora mismo se llama competencia desleal y en manos de un justo juez acaba con una merecida sentencia contra el monopolístico infractor poseedor de las leyes de la materia y de la energía cósmicas.

Y sin embargo así estamos en pleno siglo XXI, cuando la Ciencia ha desentrañado bastantes de los enigmas de la Naturaleza, con cientos de millones de supuestos sapiens rindiendo arrobada e ignorante pleitesía a los absurdos y delirantes mitos de unos pobres analfabetos de tiempos casi prehistóricos.

Entradas relacionadas:

  1. Eduardo Baldu
    31 enero, 2022 a las 12:21

    Lo cierto es que un personaje que se supone realizaba tales maravillas día sí, día también, debería haber dejado referencias escritas a sus intervenciones, al margen de las que figuran entre los textos de los propios cristianos, cuya fiabilidad es nula.
    Se suelen citar como pruebas los textos de Josefo, pero dado que carecemos de cualquier original (todo lo que nos ha llegado son las obras de los copistas), que hay evidencias de interpolaciones posteriores cristianas (Falsificaciones habituales en ese periodo histórico. Hoy se acepta que la mitad de las “Cartas” de Pablo de Tarso son falsas, y no fueron escritas por él. En las obras del historiador Karlheinz Deschner hay una amplia explicación sobre este tema), y que la forma en que algunos de los elementos más polémicos difieren, en la forma en que están escritos, de lo que cabría esperar de un judío de aquella época, existen opiniones encontradas sobre su autenticidad.
    Lo cierto es que al margen de tales textos, no se encuentran referencias al personaje de Jesús, pese a haber realizado hechos más que notables, si nos creemos los textos religiosos.

    Me gusta

  2. Luis SANCHEZ
    1 febrero, 2022 a las 12:30

    Es indudable,
    cuanto más se leen y se profundiza en los textos de la Biblia, más increíble se hacen de creer. De hecho yo tengo la teoría, basada también en «la navaja de Ockham», de que todos los Papas cristianos, sobre todo en los últimos siglos, que se han leído la Biblia en profundidad, se tuvieron que volver ateos.

    No hay quien se crea tantas tonterías, que se contradicen palmariamente dentro de los textos de la propia Biblia, y que niegan tanto los aportes que inexorablemente, día a día, la Ciencia nos va proporcionando.

    Hoy en día, hay que ser alguien que «cree mucho» o ser una persona un poco «tontita» o «bastante inculta». O las dos cosas.

    Salu2

    Me gusta

  3. Pocosé
    6 febrero, 2022 a las 18:34

    Si hay algo milagroso en los evangelios, que no es la realidad, es que en ellos haya permanecido escrito: Que el primer milagro fue convertir el agua en vin⁹o para que la gente siguiera disfrutando, que sea más difícil que ún rico entre en el reino de los cielos que un camello pase por el ojo de una aguja y que la única vez que éi utiliza la violencia sea contra los especuladores sy lo banqueros.

    Me gusta

  4. Luciano
    14 marzo, 2022 a las 17:57

    Vale aclarar que se puede abusar de la navaja de Ockham.
    No hay que perder de vista que «es la explicación más probable» no es lo mismo que «es la explicación correcta».
    En algunos casos nos tenemos que conformar con lo que nos parezca más probable, dado el conocimiento del momento. Pero en otros casos necesitamos saber cuál es efectivamente la respuesta correcta, no la más probable.
    Me parece erróneo descartar hipótesis usando como argumento meramente la navaja de Ockham.
    Tomando el ejemplo de Jesús y los panes. Seguro, es (mucho) más probable que sea simplemente un mito sin reflejo en la realidad. Pero concluir que lo es porque tenemos explicaciones más sencillas que la real multiplicación de materia (o lo que sea), sería una falacia.

    Me gusta

  5. 15 marzo, 2022 a las 14:03

    La multiplicación de la materia por parte del nazareno milagrero conculca todos y cada uno de los sólidos principios de la Ciencia hasta ahora conocidos. Y además tenemos buenos argumentos históricos y psicológicos para explicar la invención de dicho cuento.

    Por tanto, no solo no hay nada que lo apoye, sino que si siquiera queda algún atisbo de duda sobre cómo los cristianos incorporaron a su irracionalidad semejante disparate.

    Me gusta

  6. 15 marzo, 2022 a las 14:58

    Conculcar no es una forma científica de descartar algo ni el principio de la navaja de Ockham una forma de probar algo científicamente. Pero vayamos al quid de la cuestión: La transformación de la materia (no su creación ni destrucción) sí que se apega a los principios científicos aceptados al día de hoy. Tomemos una semilla de un árbol de Sequoia, que se puede comprar por Internet. No pesa más que unos cuantos gramos o menos. Después de 20 años el árbol ya tendrá un tronco maduro, quizá de una tonelada de peso. ¿De dónde salió esa materia? Decimos que la materia no se puede crear, entonces el árbol tuvo que transformar el agua, el sol y los nutrientes del suelo en madera, hasta llegar a varias toneladas de materia. ¿Cómo? Hasta donde sé, la Ciencia al día de hoy no es capaz de hacer lo mismo, si no, estaríamos creando madera artificial. Claro, nadie dice que sea un milagro que un árbol crezca, porque es evidente que los nutrientes y la energía del Sol se pueden transformar en otro tipo de materia: madera en este ejemplo. El bambú, por ejemplo, puede crecer un metro en un día. Un óvulo fertilizado tarda 30 horas en «dividirse» en dos. Pongo «dividirse» entrecomillado porque todos sabemos que si dividimos algo en 2 nos queda la mitad de algo, pero la célula genera otra célula igual.»Cuando las personas hablan sobre “división celular”, la mayoría de las veces se refieren a la mitosis, el proceso de producción de nuevas células del cuerpo» (Fuente:medilineplus.gov). La multiplicación de las células no es considerada un milagro sino Ciencia común y corriente. Un momento, ateo666666, pero decías que «la multiplicación de la materia por parte del nazareno conculca todos y cada uno de los sólidos principios de la Ciencia». Sin embargo hemos visto que la multiplicación de la materia, o lo que llamamos «multiplicación» existe y es aceptada, entonces supongo que lo dices refiriéndote a «por parte del nazareno». Muy bien, podemos dudar que alguna persona pueda transformar la materia a voluntad, aunque sí lo puede hacer, por ejemplo, una planta, así que podríamos comenzar a llamar a las plantas «milagreras». Saludos

    Me gusta

  7. 15 marzo, 2022 a las 18:21

    Amanezco …..

    Dejo tu comentario para ver si con una relectura sosegada te das cuentas del error monumental que significa relacionar el crecimiento de un árbol, que va extrayendo energía poco a poco durante los años que indicas y que un analfabeto de tiempos remotos multiplique 20 gr de pan en 10 o 25 kg del mismo alimento en un instante. Una pista: E=mc2.

    Me gusta

  8. 15 marzo, 2022 a las 19:03

    E=mc² es fundamental, pero bajo esa premisa, ateo66666, las plantas tendrían que producir 90 Terajulios para crear cada gramo de materia, lo cual, estarás de acuerdo conmigo, no es posible. Pero es un hecho que los árboles se crean así que quizá hay una forma de transformar la materia que aún no conocemos. Las plantas no tienen cerebro y tampoco sistema nervioso, sin embargo son capaces de transformar la materia.

    Me gusta

  9. 15 marzo, 2022 a las 20:54

    Te vuelvo a repetir que deberías repasar la botánica clásica para entender que las plantas no sacan la materia de la nada simplemente combinan CO2 y agua usando la energía solar.
    En cambio estamos hablando de que el nazareno sacó de la nada varios kg de pan. Y aquí si que necesita de la famosa ecuación.

    Me gusta

  10. 15 marzo, 2022 a las 23:49

    Solo tres palabras, Amanezco, ciclo de Calvin.

    Me gusta

  11. Far Voyager
    16 marzo, 2022 a las 15:59

    Fabricar materia orgánica a partir de CO2, agua, y otras sales minerales que consiguen disueltas en el agua con sus raíces no es en absoluto lo mismo que el milagro de los panes y los peces, que aparecen de la nada. Y mucho más rápido que lo que tarda cualquier planta en crecer para el caso.

    Me gusta

  12. 16 marzo, 2022 a las 20:12

    Parafraseando la Tercera Ley de Clarke:

    «para el que no sabe todo conocimiento mínimamente avanzado es indistinguible de la magia»

    Me gusta

  13. Pedro
    16 marzo, 2022 a las 23:58

    Y si a eso se añada que muchos creyentes prefieren no saber antes que perder la fe…

    Me gusta

  14. 17 marzo, 2022 a las 17:19

    ateo66666, te agradezco la oportunidad de debatir pero he revisado mis comentarios y no veo alguno donde sostenga que se crea algo de la nada, así que obviaré esto incluyendo el hecho de que sería una falacia de hombre de paja. De hecho sigo el postulado de que no existe la «nada» como tal. «En la física clásica, el vacío se considera la ausencia de materia, luz y energía. En física cuántica, sin embargo, el vacío se define como el estado cuántico que contiene la menor energía posible» (https://tendencias21.levante-emv.com/un-experimento-cuantico-consigue-crear-algo-de-la-nada.html). Creo que ya estamos de acuerdo en que se puede transformar la materia o «fabricar» cómo dice Far voyager y que es un asunto de lo más normal, de botánica básica. Saludos

    Me gusta

  15. Luciano
    18 marzo, 2022 a las 0:29

    ateo666666

    «La multiplicación de la materia por parte del nazareno milagrero conculca todos y cada uno de los sólidos principios de la Ciencia hasta ahora conocidos.»

    En mi comentario, ese no era más que un ejemplo. Mi punto sigue siendo el mismo.

    Dicho eso, dos cosas:
    – tendríamos que especificar el mecanismo propuesto para el evento (por eso dije «o lo que sea»), por lo que decir que va en contra de los principios científicos es apresurado. O sea, ¿qué es exactamente lo que decís que conculca?
    – suponiendo un mecanismo, el hecho que vaya contra los principios conocidos al momento no significa que sea falso. Solo significa que tenemos que mantener la posición tentativa de que muy probablemente no es verdad.

    Me gusta

  16. 18 marzo, 2022 a las 20:18

    El principio de la conservación de la materia/energía, puesto que de algún sitio tendría que haberlos sacado y eso de concentrarse simplemente como un Jedi no cuela. A no ser que Jesucristo sea un replicador tipo Star Trek viviente, ya que también ultiplicó peces y vino. Pero eso ya no es un milagro.

    Me gusta

  17. Eduardo Baldu
    20 marzo, 2022 a las 0:35

    Me parece que estamos discutiendo el sexo de los ángeles.
    Luciano, dices “ tendríamos que especificar el mecanismo propuesto para el evento (por eso dije «o lo que sea»), por lo que decir que va en contra de los principios científicos es apresurado. O sea, ¿qué es exactamente lo que decís que conculca?”
    Para seguir, “suponiendo un mecanismo, el hecho que vaya contra los principios conocidos al momento no significa que sea falso. Solo significa que tenemos que mantener la posición tentativa de que muy probablemente no es verdad.”
    Si cogemos uno de los evangelios, Mateo por ejemplo, nos dice que disponían de cinco panes y dos peces, y que simplemente empezó a hacer trozos, y con los trozos dio de comer a todos, afirmando que comieron 5000 hombres, sin contar mujeres y niños, que todos quedaron saciados y que además se recogió lo que sobró, llenando 12 cestas. Por tanto, el mecanismo que reclamas es simplemente partir los panes. Y el hecho de partir el pan (según los evangelios) genera más pan. No es que conculque solo los principios científicos, es que conculca las bases del razonamiento lógico más simple y básico.
    Tu segunda frase ya es el cagarse y no tener con que limpiarse (Perdona la expresión, pero es la que expresa mejor mi asombro ante tu planteamiento). Según tal planteamiento, en realidad, nada podemos saber del entorno que nos rodea, porque nada es descartable, y las más estrambóticas fantasías, por irracionales que sean, tienen, por pequeña que sea, una posibilidad de ser reales. Así por ejemplo, todos los seres imaginarios que pueblan las fantasías creadas por las distintas culturas, puede que sí existan. Más aún, todas las quimeras seudocientíficas y seudomédicas también pueden ser reales, y los innumerables embaucadores que nos pretenden vender sus pócimas y remedios maravillosos, puede que al final tengan razón.
    Vamos que, a tomar por culo el método científico y la investigación, porque en realidad no nos lleva a conclusiones válidas, ya que según tú, todas son discutibles. Que al final va a resultar que la Tierra puede que sea plana (O hueca, si te mola más), o que solo tiene 6000 años.

    Me gusta

  18. Eduardo Baldu
    20 marzo, 2022 a las 0:51

    ¡Ojo! Alguien ha hecho referencia a la creación de pares de partículas en el vacío. Ojo con las referencias a la física cuántica, que es muy fácil hacer un mal planteamiento y decir disparates creyendo tener toda la razón. La creación de tales pares es más frecuente cuanto más corto es el tiempo de pervivencia de las partículas virtuales, que acaban destruyéndose, con lo que su aporte de masa-energía al Universo es 0. En caso contrario, viviríamos en un Universo en el que la masa-energía se crea de la nada, y eso afectaría a dicho Universo, y a las mediciones que de él hacemos constantemente. Es decir, en las observaciones de las estrellas y galaxias, ya lo habríamos observado.

    Me gusta

  19. Luciano
    20 marzo, 2022 a las 6:15

    Estimado Eduardo Baldu, me parece que estamos teniendo un pequeño «deja vu». Nuestra conversación anterior, en otro artículo, quedó trunca por motivos ajenos a mí. Digo esto porque ya me habías dicho algo así pero nunca llegó mi respuesta.

    «Según tal planteamiento, en realidad, nada podemos saber del entorno que nos rodea, porque nada es descartable (…)»

    Me temo que estás malinterpretando mi posición.
    Estamos hablando de un presunto evento hace miles de años. Claro que solo podemos tomar una posición tentativa, con muy alto de grado confianza si querés, pero tentativa al fin.
    Los ejemplos que das: homeopatía, tierra plana, etc. son cosas verificablemente falsas, de nuevo, con alto grado de confianza. En parte, gracias a que están relativamente bien definidas, a diferencia de los panes del mesías.
    Claro que el método científico nos lleva a conclusiones útiles (no estoy seguro de qué uso le das a «válidas»), eso está fuera de discusión.
    No sé por qué genera tanto conflicto lo que digo. No sabemos si hace miles de años un tipo alimentó a miles de personas con dos pedazos de pan, de alguna manera. Lo más honesto que podemos decir es que muy probablemente es un mito, porque no tenemos idea de cómo podría haberlo hecho, o si siquiera es posible, entre otros argumentos.
    Pero decir que sabemos definitivamente que no pasó, porque hay explicaciones más sencillas (navaja de Ockham) o porque, dado nuestro conocimiento actual, eso es imposible, me parece una falacia.
    ¿Se ve la diferencia? No estoy diciendo que da todo lo mismo ni mucho menos. Solo tener presente las limitaciones de nuestros métodos.

    Me gusta

  20. 20 marzo, 2022 a las 10:23

    «No sabemos si hace miles de años un tipo alimentó a miles de personas con dos pedazos de pan, de alguna manera.»

    Está todo dicho, a partir de ahora no sabemos si los burros han volado alguna vez, ya que en un viejo libro se comenta que un beduino subió al cielo a lomos de un corcel porque

    «Lo más honesto que podemos decir es que muy probablemente es un mito, porque no tenemos idea de cómo podría haberlo hecho, o si siquiera es posible, entre otros argumentos.[…] Pero decir que sabemos definitivamente que no pasó, porque hay explicaciones más sencillas (navaja de Ockham) o porque, dado nuestro conocimiento actual, eso es imposible, me parece una falacia.»

    Así que en resumen, para no cometer esa terrible «falacia», seamos «honestos» y suspendamos toda conclusión acerca de las estúpidas locuras con las que profetas y aprovechados de todo tiempo y condición han mantenido aborregados a los simples (de)mente. Y tiremos de paso a la basura los miles de estudios científicos sobre neurociencia, antropología, historia y psicología que delinean y explican el fenómeno religioso. Pero que sabrán estos siempre sospechosos investigadores ¡más que herejes!, cuando mentes preclaras y equidistantes pueden diseccionar hasta el milímetro los límites y paradigmas del conocimiento.

    La verdad es que Luciano acaba de inventar una nueva variante del relativismo, en su forma «científica», que al menos a mí me ha sorprendido (pero no por supuesto de manera positiva). Así que lo mismo si lo desarrolla adecuadamente acaba ingresando en el panteón de filósofos en el campo de la demarcación de la Ciencia.

    Me gusta

  21. Eduardo Baldu
    20 marzo, 2022 a las 12:09

    Vamos a ver Luciano, según tu planteamiento, un acto, por el simple hecho que se produjera hace tiempo, y hoy solo sea un relato, suspende todos los conocimientos adquiridos sobre la realidad en la que vivimos.
    Pregunta: ¿Cuánto tiempo debe haber transcurrido para que entre en acción esta “suspensión” cautelar? Lo digo porque todas las informaciones que nos llegan (Incluyendo las relativas a los vendedores de humo) no son inmediatas. ¿Cuánto tiempo debe haber transcurrido? ¿Unos días, unos meses, unos años, cientos de años, miles de años? ¿Dónde está el límite? ¿Y cómo y por qué se define ese límite? ¿Cómo y por qué nuestros actuales conocimientos pierden su validez en función del tiempo transcurrido desde el hecho en cuestión? Si nuestros conocimientos no son válidos, no lo serán ni aplicados a hechos lejanos en el tiempo, ni aplicados ni aplicados a hechos actuales.
    Nota, válido: cierto, confiable.
    Nota 2: Milagro: Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.
    Los mismos que narraron tales hechos les atribuyeron la categoría de milagros, es decir que no se correspondían a las leyes naturales. La siguiente pregunta es ¿Creemos en los milagros y la intervención sobrenatural que los origina? Yo no, tú no lo sé.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: