Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Magufadas > ¡Forenses zahories! La última estupidez pseudocientífica

¡Forenses zahories! La última estupidez pseudocientífica


De haber existido, Gil Grissom estaría revolviéndose en su tumba porque a veces la realidad supera (y para lo peor) a la ficción ya que la “National Forensic Academy” en el estado norteamericano de Tennessee se ha abonado a uno de los disparates pseudocientíficos más absurdos: la radiestesia.

Desde hace siglos, algunos simples armados con un par de palitos se han dedicado a explorar las fuerzas telúricas de la Naturaleza para buscar agua, minerales varios y hasta curar todas las enfermedades conocidas y por conocer, pero la “National Forensic Academy” ha sobrepasado todos los límites de la decencia.

La antropología forense es la aplicación de los métodos y herramientas científicos al proceso legal, siendo por tanto responsable de presentar a jueces y jurados pruebas fehacientes y documentadas asociadas a un hecho delictivo y por tanto, exponer la base científica a la hora de dilucidad la culpabilidad o inocencia de un acusado. Por ello, debería alcanzar las máximas cotas de profesionalidad y rigor científicos. Pero parece ser que para la “National Forensic Academy” la Ciencia se aparcó en la Edad Media ya que está formando expertos forenses para que encuentren cadáveres con la ayuda de un par de palitos metálicos.

Así, el Dr. Arpad Vass un profesor de la mencionada institución está “enseñando” a los futuros  expertos forenses cómo encontrar restos humanos sin necesidad de esos tan engorrosos y ultramodernos georradares. Este “rompedor” docente (que se compara con Galileo frente al siempre anquilosado “establishment” científico) instruye a sus alumnos que pueden encontrar restos humanos porque las varillas de metal pueden detectar la «piezoelectricidad» de los huesos, aunque

si la gente no tiene el voltaje adecuado, no va a funcionar.

Y lo más increíble de esta novedosa “técnica” es que a diferencia de los georradares, que únicamente pueden escanean el suelo sobre el que están pasando, las varillas pueden encontrar restos hasta a 300 pies de profundidad y a un cuarto de milla de distancia ya que como indica el Dr. Voss

Puedes estar en una calle pública y escanear el patio de tu sospechoso.

Y así, no tener que pedir al juez engorrosas órdenes de registro. ¡No me digan que no es maravilloso!

Y en una de sus “magistrales” clases un alumno racionalista le pregunta al Dr. Voss porqué las varillas no detectan a personas vivas, ya que están hechas de hueso. Pero nuestro Galileo forense (que como buen chamán tiene respuesta para todo) responde

Maravillosa pregunta. El campo eléctrico que estás generando a partir de tu hueso se está disipando a través del agua y la humedad de tu piel, por lo que termina siendo tan débil que las varillas no te detectarán si estás vivo. Tienes que llevar unas dos o tres horas muerto antes de que esto funcione.

Y como todo buen científico nuestro Dr. Voss ha mejorado tanto su técnica que ya no usa las viejas varillas metálicas, sino que ha inventado un «oscilador cuántico», y así indica que

Todo en el universo vibra a una frecuencia muy específica. El oro tiene una frecuencia dorada, la plata tiene una frecuencia plateada y tu ADN tiene tu frecuencia.

De tal manera que se puede colocar en el “oscilador” un resto humano, por ejemplo un trozo de uña de una persona desaparecida, el aparatejo en cuestión amplifica su frecuencia y la transmite al entorno, de manera similar a una pistola de radar. Si el rayo (que puede viajar hasta 75 millas, dice Galileo redivivo) encuentra un objeto similar, ese objeto se «excita» y vuelve a irradiar una señal, que luego es captada por las antenas del dispositivo. Y magia potagia, se podría encontrar el cadáver enterrado.

Y así un estudiante pregunta:

¿Quieres decir que si tienes un hijo desaparecido, puedes tomar el ADN de ese niño y ponerlo ahí y hacerlo trabajar?

Y el Dr. Vass responde

«Sí, absolutamente. No lleva mucho tiempo encontrarlos.

En este punto otro estudiante pregunta:

¿Cuánto cuesta una de esas cosas?. Firmaré un cheque ahora mismo.

Pero desgraciadamente, aunque tiene la patente, el Dr. Vass indica que

No los estoy vendiendo en este momento. Solo estoy ayudando a las fuerzas del orden público cuando es necesario.

porque el maravilloso aparato presenta graves problemas de seguridad nacional ya que

Puedo decirte en qué habitación de la Casa Blanca está el presidente. Puedo decirte qué casa tiene oro.

Y lo peor de todo es que este aparato está siendo utilizado en casos desesperados de desapariciones de niños, en donde las fuerzas de la ley están perdiendo miserablemente su tiempo rastreando las zonas que el Dr. Voss indica, aunque nunca ha permitido a nadie analizar su “avanzado instrumental”.

Y así un familiar de un alpinista perdido desde hace algunos años ha declarado que hacer caso al Dr. Voss

Nos costó mucho dinero y nos dio falsas esperanzas, que era mucho peor

porque

Las familias son más vulnerables en este momento e intentarán medidas desesperadas

Aunque el Dr. Voss afirma que no quiere aprovecharse de nadie y que cobra únicamente una “tarifa mínima”.

Y agárrense ya que la mencionada institución, que a lo largo de las últimas décadas ha formado a más de 1.200 profesionales de la antropología forense que trabajan por todos los EEUU, defiende estas “enseñanzas” casi medievales porque

O encuentras los restos o no los encuentras. No estás tratando de alterar nada.

P.D:

y de regalo un viejo video sobre el tema.

Entradas relacionadas:

  1. Eduardo Baldu
    15 abril, 2022 a las 10:59

    No deja de ser curioso cómo se aferra la gente a sus creencias, incluso cuando les presentas pruebas de su error. Aunque han fracasado localizando metales y agua, siguen insistiendo que en que poseen la capacidad de detectarlos, y eso que las pruebas fueron realizadas con la total aquiescencia de los participantes. No pueden alegar, por tanto, que hubo “mano negra” para que no salieran los resultados esperados. Pero es algo común a todos los creyentes, sea en religiones, alienígenas, conocimientos esotéricos o cualquier otra cosa.

    Me gusta

  2. Luis SANCHEZ
    18 abril, 2022 a las 9:50

    La verdad es que a mi no me sorprende que haya gente que viva del cuento, que crean en tonterías sin evidencias, etc. lo que realmente me preocupa es que haya personas que dirijan instituciones como la “National Forensic Academy” y usen a estos personajes de científicos, obviamente pseudoscientíficos, y todavía nadie los haya echado del cargo.

    Eso sí que me da miedo. Que sea en USA me tranquiliza más, está lleno de gañanes con mucho poder y dinero, pero poco seso. De hecho si no tuvieran tanto dinero, con el que pagan buenas instalaciones y sueldos, su país sería uno de los menos científicos, per cápita, del mundo.

    Salu2

    Me gusta

  3. Natividad Tionati García
    19 abril, 2022 a las 14:56

    Eso no es nada. en mi pueblo, para encontrar agua no necesitan dos varillas metálicas. Basta con un sarmiento en forma de Y…

    Me gusta

  4. Lutzy Méndez
    21 abril, 2022 a las 13:06

    En el mío una vez hicieron más de una docena de pozos de sondeo con máquinas que introducían decenas de metros de tubos… y solo encontraron agua mantenida en dos de ellos. Lo curioso es que en él gran parte de las casas más antiguas tienen su propio pozo. Es decir, la ciencia, con todo su saber y estudio del terreno, y con un ámbito de actuación de todo un término municipal, con la ventaja además de poder ahondar hasta profundidades inconcebibles para los que antiguamente tenían que trabajar a pico y pala, fueron clamorosamente dejados en evidencia por aquellos que eran capaces de encontrar agua limitados al terreno que ocupa una casa, y a profundidades que jamás pasaban de 10 metros.

    Entre otras cosas porque según parece trabajaban a «agua vista»; es decir, que si no encontraban agua no cobraban. Por eso pienso que a la ciencia le convendría un poquito más de humildad. Porque de lo contrario podríamos vernos tentados a reclamar para ellos las mismas condiciones. A ver cuántos de ellos estaban dispuestos a trabajar a «agua vista», es decir, a cobrar sólo cuando sus trabajos culminen con éxito.

    Me gusta

  5. 21 abril, 2022 a las 19:24

    Lutzy

    El ejemplo de tu pueblo tiene una explicación racional que yo diría casi prosaica. Los habitantes de tu pueblo a lo largo de décadas o incluso de siglos de ensayo y error han ido encontrando el agua más superficial y probablemente tu pueblo creció encima de ese agua. Ya que si no lo hubieran encontrado, tus antepasados hubieran fundado el pueblo 5 ó 50 km más allá, justo donde hubiera agua superficial. Y ahora que el agua «fácil» ya se ha agotado, pues tus convecinos tienen que acudir a la tecnología para ver si queda algo de agua a mucha mayor profundidad.

    En resumen, tu «argumento» me recuerda ese que dice «mira qué casualidad que muchas fronteras se correspondan a ríos, en donde cada orilla pertenece a un país diferente».

    Me gusta

  6. 21 abril, 2022 a las 19:43

    Lutzy

    Entonces según tu «argumento», las grandes empresas multinacionales mineras actuales deberían ser más «humildes» porque los buscadores de oro de California o del Territorio del Yukón fueron capaces de encontrar toneladas del preciado elemento químico con un simple pico, un humilde cedazo y un poco de agua del río, mientras que ahora se necesita excavar una montaña entera para encontrar menos cantidad de oro que la que sacaron esos desharrapados que cruzaron Norteamérica de punta a punta sin tener ni p…. idea de Mineralogía. ¡Ver para creer!

    Me gusta

  7. Eduardo Baldu
    21 abril, 2022 a las 23:37

    Lutzy, todo el mundo sabe que en tal casa o en tal otra hay un pozo, que en su memento se excavó y se encontró agua. Y de eso hace cientos de años. Lo que no recuerda nadie son las excavaciones que, a lo largo de esos cientos de años se hicieron buscando un agua que nunca se encontró. Porque de las búsquedas exitosas queda la prueba fehaciente de la misma (el pozo que, probablemente, aun se usa), pero de las fallidas no queda nada, ni el recuerdo.

    Me gusta

  8. Javi
    2 mayo, 2022 a las 13:57

    Con «zahories pseudo-forenses» es mas fácil culpar del crimen al primer negro que pasa.
    Los forenses normales les da por investigar y buscar pruebas.

    Una amiga que le daba por estas cosas,
    se empeño en demostrarme que el palito se le movia siempre que se acercaba a una piscina. Todo convencida la tia.
    Tiempo después cayó por un barranco por hacer el tonto con el palito.
    Despues de un mes en el hospital ya no quería hablar del tema.

    Me gusta

  9. Erik
    4 mayo, 2022 a las 13:16

    A todos estos piraos que se autocomparan con Galileo porque van «contra el establishment científico» habría que recordarles que el «establishment científico» en la época de Galielo era el propio Galileo.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: