Inicio > Actualidad, Biología evolutiva, Ciencia, Medicina > Los orígenes de los dioses: una introducción (no exhaustiva) al estudio científico de la religión (XII)

Los orígenes de los dioses: una introducción (no exhaustiva) al estudio científico de la religión (XII)


Los religiosos apelan a profundas «razones» para justificar sus creencias, pero la realidad es mucho más prosaica. La religión es simplemente otra característica humana más, sujeta como todas a las inexorables leyes de la Biología Evolutiva desde el momento en el que la selección natural nos dotó de una complejidad cerebral y social que, inevitablemente nos dirigió hacia los senderos de la superstición.

El cerebro humano se podría definir como un conjunto de algoritmos encaminados a la búsqueda de patrones. Cuando se enfrenta a problemas sencillos que se encadenan de manera lineal e inmediata nuestro cerebro encuentra rápidamente la solución correcta y satisfactoria. Sin embargo, cuando los problemas son complejos, multifactoriales y/o están asociados en desarrollos no lineales, nuestro cerebro es incapaz de trabajar como la famosa inteligencia artificial Multivac, que tan brillantemente desarrolló en la ficción Isaac Asimov en su célebre relato «La última pregunta«.  

Por el contrario, nuestra mente ha sido esculpida durante millones de años, como buenos cazadores-recolectores que evolutivamente somos, para «encontrar» siempre una respuesta, cuanto antes mejor a cualquier problema utilizando los pocos o muchos recursos intelectuales de los que dispongamos en ese preciso momento y nunca jamás nuestro cerebro puede pararse hasta recopilar datos suficientes.

Y así por supuesto, cuando la información es mínima la principal herramienta de nuestro cerebro son las analogías simples extraídas de nuestra limitada experiencia y aderezadas con mucha de la casi infinita imaginación de la que disponemos. Y entonces, inevitablemente la respuesta es completamente disparatada y se llama religión.

Y el problema es que, a diferencia de nuestros lejanos ancestros que estaban constreñidos por su propia ignorancia individual y colectiva ahora, en el hipertecnológico siglo XXI, cuando millones de científicos avanzan imparablemente explicando casi exponencialmente el vasto universo que nos rodea y hasta los más reconditos entresijos de nuestra fisiología y psicología, miles de millones de personas siguen aferradas inútilmentera a esas delirantes «explicaciones» que idearon analfabetos científicos de todo tiempo y condición.

P.D:

Y de regalo otro interesante video sobre el tema.

Entradas relacionadas:

  1. Omar Daniel Mata
    8 agosto, 2022 a las 0:14

    La religión es un invento del hombre, para esclavizar a los demás hombres.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: