Inicio > Actualidad, Biología, Biología evolutiva, Ciencia, Magufadas, Medicina, Microbiología > Antivacunas alemana acusada de 3 homicidios

Antivacunas alemana acusada de 3 homicidios


Que los antivacunas ponen en riesgo la salud y hasta la vida de las personas es algo que debería estar grabado en piedra en la mente de cualquier ciudadano responsable y también de la policía y los jueces. Y parece que esto es así al menos en Alemania.

En Alemania, una trabajadora de un geriátrico presentó en su puesto de trabajo un certificado falso que indicaba que se había inmunizado con dos dosis frente al coronavirus y así poder acceder a su puesto de trabajo. El problema fue que este certificado era falso, la trabajadora no se había vacunado por ser una insensata adepta de la secta de imbéciles antivacunas y terminó provocando un brote en la residencia de ancianos en donde trabajaba irresponsablemente en ese momento.

Así que la fiscalía de la ciudad alemana de Hildesheim acaba de encausar por homicidio negligente de tres ancianos a esta peligrosa ignorante. Ahora solo falta que la justicia haga bien su trabajo y esta criminal acabe responsabilizándose de sus actos en un penal por bastantes años.

En resumen, esperemos que a partir de ahora estos criminales actos contra la salud pública y la vida de los más vulnerables no queden impunes en ninguna parte del mundo.

P.D:

Y regalo un ilustrativo video de cuanto de ignorantes son los sectarios antivacunas, que si no fueran tan peligrosos serían la mar de risibles.

Entradas relacionadas:

El contraproducente comportamiento de los antivacunas

* Médico italiano homeópata y antivacunas muere por COVID-19

“Espero que mueras”: los ataques de los antivacunas a los científicos

* Médico se suicida tras tener que cerrar su clínica por el acoso de antivacunas

Doble trasplante de pulmón por no vacunarse

Las vacunas no producen magnetismo, simplemente hay que ducharse más

Madre antimascarillas y antivacunas muere por su ignorante analfabetismo

Un recordatorio sobre la necesidad de las vacunas

Antivacunas y conspiranoicos nos pueden llevar al desastre más absoluto

“Amazon books”: la deriva antivacunas

La doble y más que peligrosa ignorancia de un médico antivacunas

Por fin los antivacunas empiezan a sufrir (un poco) las consecuencias de sus actos

El verdadero coste de no vacunar: un experimento natural

Médicos que llaman a los antivacunas por su verdadero nombre: ¡imbéciles!

Vuelven los confinamientos por la COVID-19, pero sólo para aquellos países que no han hecho sus deberes

Las tasas de vacunación en Hollywood son similares a las de Sudán del Sur 

El movimiento antivacunas amenaza la salud mundial

Cuando los antivacunas matan a los hijos de otros por su ignorante negligencia

Vacunas y multinacionales farmaceúticas ¿dónde está el verdadero negocio?

Diez mitos sobre las vacunas y diez hechos verdaderos sobre la vacunación

La vacuna contra el sarampión previene millones de muertes provocadas por otros muchos patógenos 

¿Servirá para algo la terrible muerte por difteria del inocente niño de Olot?

Nuevos hallazgos sobre memoria inmunológica, hipótesis de la higiene y vacunación

La irresponsabilidad de los sanitarios no vacunados

¿Por qué seguir vacunando contra el sarampión? o como morir de éxito

Los buenas noticias sobre ciencia, medicina y sanidad y otra para indignarse

Política y religión aliadas para impedir la vacunación contra el virus de la polio y su erradicación

La importancia de las vacunas

Después del caso de difteria de Olot, la Liga por la Libertad de la Vacunación erre que erre en su criminal postura de apoyo a la más irresponsable pseudomedicina

  1. juliocesargomezvargas
    25 noviembre, 2022 a las 0:51

    Nadie puede obligar a otro ser a que se inocule
    La ley hay que cumplirse así esté en equívoco,de lo contrario perderemos el derecho al reclamo⁉️

    Me gusta

  2. 25 noviembre, 2022 a las 7:34

    Entonces siguiendo esta estupidez nadie puede obligar a llevar el cinturón de seguridad ni a cumplir el código de la circulación. Tampoco se puede perseguir a los que defraudan impuestos o se mean en tu portal mientras le enseñan sus partes pudendas a tus hijos al salir de casa. No podremos tampoco obligar a ninguna empresa a no contaminar nuestro aire o ríos y mucho menos a que no pongan un basurero bajo tu ventana. Y así entonces todos viviremos «libres» el poco tiempo en que no enfermemos o nos acabemos matando unos a otros. Porque te recuerdo que vivir en sociedad (si no estás de acuerdo todavía quedan bastantes miles de km2 en el mundo en donde no encontrar a ningún otro ser humano) significa ceder gran parte de tu libertad para tu propio beneficio, el de tus hijos y del resto de los ciudadanos.

    Me gusta

  3. Eduardo Baldu
    25 noviembre, 2022 a las 10:59

    Ateo ha puesto varios ejemplos de normas que, según los defensores del concepto de libertad absoluta, coartan dicha libertad. Pero podríamos poner muchos más. No puedes conducir si previamente no has demostrado estar capacitado para ello (obtención del correspondiente permiso), no puedes conducir si has bebido alcohol o has tomado drogas, no puedes circular con un vehículo por encima de las aceras, ni en dirección prohibida, tienes una calzada determinada para circular según el sentido que llevas, las zonas de adelantamiento (en carretera) están limitadas…Y todo eso solo referido a la circulación rodada. La vida en comunidad implica normas, leyes y prohibiciones, y no puede ser de otra forma para que esa vida en comunidad sea posible. La consecuencia, que esos estúpidos no quieren ver, es que la libertad, como concepto global no existe. Solo existen cuotas de libertad, que vienen determinadas por un principio básico: tu libertad está limitada por la libertad y derechos de los demás.
    Y un concepto más que tampoco entienden, libertad implica responsabilidad. Porque aquí mucho hablar de la libertad y el derecho a la misma. Pero ¿Y la responsabilidad? Porque uno es responsable de sus actos y sus omisiones. En este caso es evidente que la falsificación del certificado (Que de por sí ya es un acto delictivo) obedece a la decisión de saltarse a la torera una norma establecida para preservar la salud de los ancianos ingresados en la residencia, lo que de por sí es un bien mayor que la libertad de no vacunarse. Además, esa subnormal tenía otra opción: Dejar tal actividad y buscarse trabajo en un área donde no fuera exigible la vacunación (Aunque en mi opinión, la vacunación obligatoria para todo el mundo –salvo los casos en que por imposición médica no sea aconsejable- sería la opción deseable). Pero al falsear el certificado, es responsable de las consecuencias generadas, por lo que lo deseable es que sea castigada con contundencia. Otra cosa es que los jueces apliquen correctamente la justicia, que ya veremos.

    Me gusta

  4. Eduardo Baldu
    25 noviembre, 2022 a las 16:50

    En cuanto al video que se acompaña (supuesto magnetismo de las vacunas), un poco de lógica no vendría mal para entender la gilipollez que están diciendo. La vacuna Covid utilizada de mayor volumen inyectado representa 0,5 ml por dosis (las hay más pequeñas). Eso nos da un límite a la cantidad de elemento magnético que podría llevar dicha vacuna. Un límite que, de hecho, es impracticable. El motivo es que los elementos capaces de crear un campo magnético son metálicos, y por tanto insolubles en agua. Una combinación que necesariamente incluyera algún producto capaz de mantener en suspensión el material magnético en el agua, disminuiría sensiblemente la cantidad de tal material inyectable en la dosis establecida. Pero como estamos hablando de hipótesis absurdas, vamos a considerar el total de los 0,5 ml.
    Si para ello utilizáramos limaduras microscópicas de neodimio, uno de los elementos más empleados en la fabricación de imanes por su alta potencia magnética, eso significaría que el peso total inyectable sería de 3,89 gramos. Tal cantidad podría soportar, aproximadamente, unos 0,7 gramos de peso (Estamos suponiendo que la inyección es subcutánea, y por tanto la distancia entre la sustancia magnética y cualquier objeto de metal que situemos sobre la piel es mínima. En realidad eso no es así, por lo que el peso real soportado sería mucho menor). ¿Y que pesan los objetos que habitualmente vemos en tales demostraciones? Pues una llave suele pesar unos 20 gramos y una cucharilla de café, tirando por lo bajo, unos 12 gramos. Eso representa que en el caso de la llave, su peso supera en 28 veces la capacidad del elemento magnético administrado, y en el caso de la cucharilla, lo supera en 17 veces. Es por tanto imposible el efecto supuesto.
    Pero hay más. Las agujas hipodérmicas utilizadas en la vacunación es normalmente de acero inoxidable. Es decir, un material que es atraído por los imanes. Así que lo esperable es que, en caso de intentar inyectar limaduras microscópicas, estas se adhirieran, por el efecto de la atracción magnética, a las paredes de la aguja, llegando a obturar el paso de la misma. O sea que esa mínima cantidad podría ser inyectada.
    En cuanto a la señora que aparece en el vídeo, y a otras personas que también salen en vídeos similares, aconsejarles más agua y jabón, que sudor y suciedad pueden actuar a modo de pegamento.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: