Inicio > Actualidad, Biología, Biología evolutiva, Ciencia, Ciencias Sociales, Escepticismo > ¿Se puede demostrar la inexistencia de Dios? la Ciencia ha hecho algo mucho mejor

¿Se puede demostrar la inexistencia de Dios? la Ciencia ha hecho algo mucho mejor


Uno de los más erróneos “argumentos” de los creyentes, que además es el último recurso que utilizan cuando se les han desmontado todas y cada una de las pobres “evidencias” que suelen repetir (como papagayos) en defensa de la irracionalidad manifiesta consistente en dar por válidos mohosos libros, de esos que narran las andanzas de analfabetos dementes necesitados de modernos tratamientos psiquiátricos, es afirmar que no se puede demostrar la inexistencia de los dioses (por supuesto y sobre todo en su versión judeocristiana). Sin embargo la Ciencia ha hecho algo mucho mejor.

En las últimas centurias la Ciencia ha avanzado exponencialmente dando, a estos pobres monos bípedos que vagamos por el mundo irracionalmente perdidos, una compresión cada vez más exacta, tanto de la Naturaleza que nos rodea como de nuestra propia existencia y comportamiento. Sin embargo, este inmenso conocimiento no ha podido permear hasta el conjunto de la sociedad y así muy desgraciadamente, la mayoría de los humanos siguen “razonando” como se hacía en la ya antigua escolástica medieval, usando burdos y erróneos “argumentos” filosófico-teológicos circulares que dejan de lado, cuando no desprecian de manera ostentosa, el ya casi inabarcable corpus del conocimiento científico.

Y una de las características de este vasto conjunto del saber racional es que los datos, los estudios, los análisis y los experimentos realizados por cientos (cuando no miles) de investigadores a lo largo del espacio y del tiempo, poco a poco van encajando entre sí (cual gigantesco mecano o puzzle) dando lugar finalmente a sorprendentes conclusiones, aun cuando la intención de los estudios originales fuera limitada y los investigadores que los realizaron ni siquiera imaginaran que iban a poder contribuir a responder a alguna de las “grandes” preguntas que siempre se ha hecho el ser humano.

Y así, en este contexto, y aunque ningún investigador se haya planteado nunca validar o refutar per se la “hipótesis de dios” por ser en principio algo casi inabarcable, resulta que casi por arte de magia (científica por supuesto) hace ya tiempo que tenemos una contundente respuesta gracias a la inesperada colaboración de científicos de las más diversas ramas del saber.

Porque miles de experimentos (algunos de los cuales he ido desgranando a lo largo de los años en este blog y que se citan en la post data final) en antropología, biología evolutiva, economía, historia, neurociencia, psicología y hasta psiquiatría, llevados a cabo por los más diversos especialistas han demostrado más allá de cualquier duda razonable (como se dice en los telefilms estadounidenses de abogados y juicios) que la creencia en dioses en particular y que la religión en general son “simples” constructos mentales que emergen (casi de manera inevitable) de la forma de razonar del cerebro humano tanto individual como colectivamente, y que como todo comportamiento humano estos «razonamientos» están sujetos a los siempre inexorables designios de la selección natural.

Es decir, la conclusión de todos estos estudios es que la necesidad de creer en un “creador universal” (valga la redundancia) es simplemente un inevitable invento humano achacable a nuestra falible forma de pensar, evolutivamente adaptada para dar respuestas rápidas (aunque estas puedan ser erróneas, como es el caso de la religión) frente a la complejidad de un mundo que claramente sobrepasaba el pobre conocimiento que tenían nuestros lejanos antepasados cazadores-recolectores. Y una vez puesto en marcha este proceso en nuestra sabana ancestral, la cada vez mayor complejidad de las sociedades humanas posteriormente desarrolladas fue amplificando el comportamiento casi como una bola de nieve deslizándose por una pendiente nevada.

Así, quizás un ejemplo pueda ayudar a clarificar este punto. En este contexto, un pobre “razonamiento” similar al de

“No se puede negar la existencia de un creador universal”

sería el de

“No se puede negar la existencia de los elefantes rosas”

esos que tan habitualmente perciben con total nitidez los borrachos en ausencia prolongada de alcohol en su cerebro, aunque la biología, junto con la anatomía, la fisiología y la psiquiatría han resuelto el complejo proceso de la intoxicación etílica y su posterior síndrome de abstinencia. Y así en ambos casos, la Ciencia ha encontrado la prosaica (pero racional) explicación a esos tan “paranormales” comportamientos humanos que nos llevan a inventar seres etéreos.

Pero muy desgraciadamente, miles de millones de primates bípedos siguen (y me temo que también seguirán en un futuro más o menos lejano) desconociendo que simplemente tienen que estudiar un poquito para evitar seguir dejando constancia de un triste analfabetismo científico que les mantiene anclados a Santo Tomás de Aquino y al relojero de Paley como los mejores «argumentos» para justificar sus delirios tanto individuales como sociales.

P.D. I:

En la actualidad el único dios que todavía no ha podido ser explicado por la Ciencia es ese que supuestamente puso en marcha el Big Bang y que luego se desentendió completamente de su creación. Pero a efectos prácticos, esa supuesta deidad es totalmente irrelevante puesto que en realidad nadie cree en ella, ya que los creyentes son por principio mentes infantiles necesitadas de que su amigo imaginario tenga una «relación personal» con ellos, relación que por supuesto debe conllevar «privilegios» para el creyente.

P.D. II:

Y de regalo un video relacionado con el tema.

Entradas relacionadas:

Listado de entradas sobreUna introducción (no exhaustiva) al estudio científico de la religión” (I, II, IIIIV, V, VI, VII, VIII, IX , X, XI y XII)

  1. Blaissers
    20 diciembre, 2022 a las 13:03

    Energía nuclear | Fusión nuclear: del Grial energético al empeño autodestructivo – El Salto – Extremadura

    https://www.elsaltodiario.com/energia-nuclear/fusion-nuclear-del-grial-energetico-al-empeno-autodestructivo

    Me gusta

  2. ELQIMPORTA
    20 diciembre, 2022 a las 13:04

    Lo único que demuestra es que no cree en Dios.
    En ningún momento he leído un análisis profundo q refute su existencia, este artículo está muy sesgado y habla de la Fe infantil que procesa mucha gente pero nada respecto al sentido de la vida y de su significado.

    Además intenta centrase en el tema de las religiones de forma superflua.

    De acuerdo en que el hombre crea la religión para explicar cosas q no entiende, otra cosa es su uso.

    Básicamente diría que hay dos tipos de personas, los materialistas y los que buscamos significado a la vida más halla de lo tangible.

    Me gusta

  3. 20 diciembre, 2022 a las 14:16

    «En ningún momento he leído un análisis profundo q refute su existencia, »

    Lo primero que te pediría es que antes de criticar hubieras leído (y lo que es más importante comprendido) lo que he escrito.

    En la entrada indico textualmente que

    «Porque miles de experimentos (algunos de los cuales he ido desgranando a lo largo de los años en este blog y que se citan en la post data final) en antropología, biología evolutiva, economía, historia, neurociencia, psicología y hasta psiquiatría, llevados a cabo por los más diversos especialistas han demostrado más allá de cualquier duda razonable…»

    Es decir, deberías haber ido a las entradas que he indicado, haberlas leído, haberlas comprendido y haber acudido a los artículos originales que cito en ellas para observar que lo que he argumentado está basado en multitud de estudios científicos.

    Te pongo un ejemplo, si alguien escribe que los antivacunas están equivocados no tiene que desgranar ningún «análisis profundo» con solo indicar que los estudios llevados a cabo por el CDC estadounidense o por los cientos de centros de investigación implicados por todo el mundo han demostrado que las vacunas son seguras y que disminuyen la tasa de mortalidad es suficiente. Algo similar con los terraplanistas, el escritor de la entrada no tiene que hacer un «análisis profundo» de nada, con indicar que la NASA, la ESA y otras agencias espaciales de China, Rusia o India tienen los datos, las fotos y las medidas reales de las dimensiones de la Tierra es suficiente.

    Así que si quieres análisis profundo vete a las fuentes originales que indico en mis entradas anteriores.

    «este artículo está muy sesgado y habla de la Fe infantil que procesa mucha gente pero nada respecto al sentido de la vida y de su significado.»

    Indicar la realidad no puede ser nunca sesgado. Y con respecto al «sentido de la vida y de su significado» lo único que te puedo decir que sea real es la película de los Monty Python

    https://www.filmaffinity.com/es/film746294.html

    Todo lo demás son elucubraciones heredadas de teólogos con mucho tiempo, más imaginación y casi nulo raciocinio, nada sorprendente desde el momento que esos «grandes pensadores» eran en la práctica analfabetos científicos, con un nivel muy por debajo de cualquier estudiante de primaria de la actualidad.

    Y como te veo poco enterado de los avances en Biología Evolutiva de los dos últimos siglos te informo que los mal llamados sapiens somos una más (y por supuesto nunca la más importante) de las decenas y decenas de millones de especies que han poblado, pueblan y poblarán la Tierra, sin ningún sentido o significado porque estamos aquí por el más puro azar evolutivo.

    Si quieres seguir agarrado a la fe infantil allá tú, pero por lo menos ten un poco de decencia intelectual para dejártelo para ti mismo y no difundir por internet tu ignorancia en el tema.

    «De acuerdo en que el hombre crea la religión para explicar cosas q no entiende, otra cosa es su uso.»

    Aquí quedo muerto, ya que si asumes que la religión es puro invento humano, su uso (supuesto aumento de la felicidad, amor, etc.) queda al mismo nivel que el célebre Santa Claus que nos visitará un día de estos trayendo también fortalecimiento de los lazos familiares, alegría, amor y hasta regalos muy chulis o que la celebración de un mundial de fútbol que llevó esperanza a medio mundo y la felicidad suprema a 50 millones de argentinos. Formas ambas (Santa Claus y el fútbol) entre otras muchas que son infinitamente menos peligrosas que la religión a la hora de repartir parabienes.

    «Básicamente diría que hay dos tipos de personas, los materialistas y los que buscamos significado a la vida más halla de lo tangible.»

    Perdona que te corrija, hay dos tipos de personas: las que vemos la realidad y los que andan por el mundo acechando hadas, persiguiendo duendes y hablando con gnomos.

    Me gusta

  4. Eduardo Baldu
    20 diciembre, 2022 a las 15:02

    Cuando he leído eso del “sentido de la vida”, además de acordarme de los “Monty Python” y su película (Muy divertida, por cierto), me ha venido a la cabeza la misma pregunta que me hago cada vez que oigo la dichosa frase: ¿Por qué debe tener algún tipo de sentido de la vida? ¿Por qué no puede ser simplemente un hecho que ocurre?
    El problema que tenéis quienes enarboláis tal frase como si fuera el argumento definitivo e incuestionable es que sois incapaces de entender que no existe ningún motivo por el que la vida deba tener un sentido trascendental, un objetivo. La vida simplemente es, y ya está.
    En el fondo, lo que os preocupa es vuestra propia trascendencia. Os sentís incómodos ante la perspectiva de que, una vez finalizada vuestra existencia, simplemente desapareceréis como si nunca hubierais existido. Pero ese es vuestro problema, que nada tiene que ver con la realidad de este universo.

    Me gusta

  5. 20 diciembre, 2022 a las 19:43

    Esa fe infantil que tan mal le han sentado al creyente ELQIMPORTA es su demoledora realidad, porque son los niños pequeños los que suponen que todo el Universo gira a su alrededor, ellos «saben» que el mundo se para cuando cierran los ojos y que todo tiene una «explicación», más simple que el mecanismo de un botijo por cierto.

    Pero eso sí, personas que «piensan» que un ser todopoderoso les puede quitar una enfermedad a cambio de un par de (hipócritas) genuflexiones encima tienen la desfachatez intelectual de sentirse ofendidas cuando se les desvela la cruda realidad de sus alucinaciones (individuales y colectivas).

    En resumen, cada vez estoy más de acuerdo con la madre de Forrest Gump cuando le dijo muy sabiamente «tonto es el que hace tonterías, con o sin discapacidad». Y en el caso de los creyentes no está nada claro en cuál de los dos grupos debemos incluirlos, aunque permítanme el descaro, pero sobre todo en el grupo de sin discapacidad (aparente) que tiene más delito.

    Me gusta

  6. 20 diciembre, 2022 a las 20:53
  7. Far Voyager
    20 diciembre, 2022 a las 21:34

    Algo que he notado mucho en pastores evangélicos, para el caso, es su insistencia en la vida eterna, obviando el destino de los no creyentes o de otras religiones. Me parece que eso explica mucho.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: