Inicio > Actualidad, Biología de la conservación, Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo, Etología > Esos tan “salvajes” cazadores recolectores ¿o no?

Esos tan “salvajes” cazadores recolectores ¿o no?


La idea de que en las sociedades humanas existe una gradación desde el “civilizado” y “productivo” hombre blanco occidental hasta esos “embrutecidos” cazadores recolectores de lugares remotos ha sido quizás una de las mayores mentiras inventadas por el ser humano.

Porque a la vista de los estudios antropológicos realizados en las últimas décadas (como por ejemplo los del Dr. James Suzman), los occidentales quizás deberíamos cesar en nuestro altivo pavoneo (que tiene poca o nula justificación real) y estar más abiertos a pensar y a actuar un poco como estos humildes grupos humanos a la hora de enfrentarnos a unos desafíos globales cada vez más acuciantes, problemas que hemos provocado nosotros mismos y que de no cambiar de mentalidad puede que nos lleven al más absoluto desastre.

Entradas relacionadas:

  1. Sameis
    28 diciembre, 2022 a las 0:13

    Sobre los «Terraplanistas», entonces ¿niegan el viaje del español (concretamente vasco), Elcano, que fue el primero en dar la vuelta completa al globo terráqueo?

    Me gusta

  2. Eduardo Baldu
    28 diciembre, 2022 a las 11:16

    En mi opinión, la diferencia fundamental entre las sociedades cazadoras-recolectoras y nuestra sociedad es el grado de tecnología y los conocimientos que ello lleva asociado (A mayores conocimientos, mayor capacidad tecnológica, y a mayor capacidad tecnológica, mayor capacidad de adquirir conocimientos).
    Pero hay que puntualizar que el nivel de conocimientos no es homogéneo en nuestra sociedad (ni la capacidad de uso de la tecnología). Así, existe un abismo entre los noveles de conocimiento de sectores de nuestra sociedad y otros enormes colectivos para los que dichos conocimientos carecen de influencia real sobre ellos. Eso lo vemos cada día, para nuestra desgracia.
    Por otra parte, el camino elegido para desarrollar, tanto nuestro nivel de conocimientos como nuestra tecnología, es evidente que no fue el mejor, ni mucho menos. El paso fundamental para el cambio de modelo social fue la adopción de la agricultura, y con ello la consolidación del concepto de propiedad (Que antes no existía, o tenía una influencia marginal). Es a partir de ese hecho que la acaparar recursos se convirtió en norma, y por tanto se desarrollaron las desigualdades sociales. Si la nueva sociedad hubiera mantenido los criterios imperantes en las sociedades cazadoras-recolectoras, adaptándolos a los nuevos medios de producción, nuestra realidad actual sería muy distinta, y nos habríamos ahorrado un sinfín de sufrimientos.
    El concepto de “salvaje” me parece despreciativo y muy poco realista. Cuando veo la absurda violencia de los aficionados al futbol, el histerismo de los fans ante el cantante de moda, o simplemente en las rebajas (aglomeraciones absurdas de gente para comprar cosas que frecuentemente no necesitan), me pregunto si eso es un ejemplo de “persona civilizada”, o sería más correcto calificarlo de “salvaje”.

    Me gusta

  3. Claudio Ojeda
    28 diciembre, 2022 a las 14:24

    Cuando estamos con 40 horas de trabajo a la semana en ciudades muchas veces tóxicas, se nos antoja idilica la presentación de sociedades recolectoras, con igualdad plena entre sus miembros y propiedad compartida, asi como tiempos reducidos de trabajo. Pero en el video aparece una pista inquietante, cuando se menciona como limitan las eventuales «arrogancias» de un cazador que captura una gran jirafa. A mi modo de ver eso puede ahogar a los miembros más capaces y en última instancia terminar ahogando a su sociedad, dejandola como está por la eternidad de los tiempos, o haciendo que los más capaces emigren. En estas culturas no veo presente el instinto innato del hombre por «ser» más, conocer más, desarrollarse más. Aquel recolector que se dió cuenta que sembrando una semilla iba a tener más rendimiento que buscando las hierbas, lo pudo hacer pues su pueblo lo permitió y no lo reprimió.
    A fin de cuentas lo evidente es que aunque ahora nos parezca bello este tipo de sociedad, la humanidad no optó por ella, sino que tomó un camino de progreso. Podrá gustar o no, pero son los hechos.

    Me gusta

  4. Eduardo Baldu
    29 diciembre, 2022 a las 14:15

    El que una cosa sea un hecho no significa que debamos aceptarlo y callar. Que la extrema derecha, el fascismo y el nazismo han resurgido en Europa es un hecho, pero no significa que sea bueno y no debamos hacer todo lo posible para posible para revertir tal situación.
    El concepto de “progreso” es muy relativo. Es evidente que los avances en conocimiento nos han aportado grandes beneficios. Pero ¡ojo! que tales avances lo son pese al modelo establecido y no tanto gracias a él. La propiedad como elemento determinante del modelo social, ha sido más un freno que una ayuda para el progreso. Si examinamos el uso de recursos, llevado a cabo en base a actividades que han dado grandes beneficios a una minoría de la sociedad, y comparamos con lo que pudiera haber sido si el elemento determinante del modelo social hubiera sido el bien común, nuestra situación hoy sería muchísimo mejor, y probablemente no nos enfrentaríamos a los acuciante problemas que tenemos. Un ejemplo: ahora que empieza a ser acuciante encontrar alternativas a sistema de producción energético, y en consecuencia se auspician nuevas investigaciones sobre la materia, empiezan a vislumbrarse nuevos caminos alternativos (nuevos tipos de baterías, de almacenaje de energía eléctrica, de producción de la misma). Algunos serán falsos espejismos, pero otros pueden ser realmente válidos. Este camino se habría podido emprender hace 30 o 40 años, y hoy ya tendríamos soluciones disponibles, pero era más fácil y rentable para las empresas usar y abusar de los recursos fósiles, y ahora pagamos las consecuencias. Así pues sí cabía la posibilidad de otro tipo de sociedad en la que el progreso estuviera vinculado a la calidad de vida de toda la sociedad y no a la de unos pocos, como en realidad ha sido. Y eso es cuando menos criticable, y si, como desgraciadamente entra dentro de lo posible, implica nuestra autodestrucción, pues vaya progreso de mierda.
    Por otra parte, la valoración de esta sociedad de “progreso” depende de las cartas que te hayan tocado en suerte. Si perteneces a la minoría que controla la riqueza, no dudo que pueda parecerte fantástico todo. Si por el contrario perteneces a los grandes sectores condenados a la marginación, no creo que veas este “progreso” como algo tan positivo. Incluso voy más allá: Formando parte de los privilegiados, aun puedes salir escaldado. Un ejemplo: si tienes la desgracia de contraer una enfermedad rara o un cáncer o algo similar, para la que no haya cura (pero que en una sociedad diferente y dedicando muchos más medios a la investigación, y no malgastándolos en estupideces, el remedio ya estaría en nuestras manos), el modelo social que, en principio, te parecía excelente, te ha jugado una mala pasada.

    Me gusta

  5. Claudio Ojeda
    29 diciembre, 2022 a las 21:21

    Entregar una opinión sobre el progreso basadas en hechos tan recientes como el concepto de empresas, modelos sociales, privilegiados y otros que mencionas, muestra el reducido alcance en la visión con se analizan.
    Hablamos de un estadio de desarrollo humano pre-agricola, ni siquiera pre-industrial, donde la vida era «más simple» y sin «grandes exigencias», pero la naturaleza humana llevó a la humanidad por otro rumbo, y eso es la verdad desde hace no decadas, ni siglos, sino miles de años, incluso antes de la historia. Ayer mismo leía sobre un estudio de concluye que los videojuegos de fantasía son atractivos, porque satisface la necesidad de más conocimiento inherente al ser humano. Siempre queremos más, y los que no lo desean, se quedan y el resto avanza. El video no muestra si esa cultura recolectora está creciendo o no. No indica cuantos jóvenes se habrán ido buscando desafíos mayores para su vida.
    No te gustan el significado actual del progreso, pero la humanidad en realidad ha progresado no por comunidades que para ser tales, debe proteger su status-quo, sino por aquellos más capaces intelectual, fisicamente o patrimonialmente, que rompen las tradiciones y generan nuevos marcos de desarrollo para los grupos con quienes conviven, o simplemente generan nuevos grupos, que a la postre terminan por pisar a grupos más atrasados. Preguntale a lo neanderthal.

    Me gusta

  6. Eduardo Baldu
    30 diciembre, 2022 a las 12:32

    Tu frase “Entregar una opinión sobre el progreso basadas en hechos tan recientes como el concepto de empresas, modelos sociales, privilegiados y otros que mencionas, muestra el reducido alcance en la visión con se analizan”, (Perdona la brusquedad) es una gilipollez.
    Nuestro presente es el resultado de todo lo precedente, de toda nuestra historia. Si esta hubiera sido distinta, este presente sería también distinto.
    Y si repasamos la historia (O al menos lo que sabemos) vemos que la civilización, tal como la conocemos, se ha construido desde la opresión de quienes dominaban el poder sobre el resto de los miembros de la misma. Los grandes imperios, los grandes reinos, se cimentaron sobre un montón de cadáveres y de miserias sociales. Solo hay que repasar la historia para darse cuenta de ello. Voltaire lo resumió en una frase: La civilización no suprimió la barbarie, la perfeccionó.
    En cuanto a ese canto al individualismo que es buena parte de tu entrada, decir que es una falacia. Y lo es porque para que pueda darse ese tan alabado individualismo es imprescindible el entorno social. Precisamente, si el abandono del modelo cazador-colector en favor del basado en la agricultura tuvo un efecto impulsor del progreso tecnológico fue porque permitió la especialización, que el trabajo de una parte de la sociedad permitiera que otra quedara libre para otras actividades. Sin esa condición, es imposible que haya quien se dedique a promover nuevas técnicas y conocimientos. Imagínate que cada uno de nosotros tuviera que autoproporcionarse todos los recursos básicos, desde vivienda a comida, desde vestido a cuidados sanitarios: nuestro modelo social tendría que ser muy, muy sencillo. Es lo que ocurre con las sociedades cazadoras-recolectoras. Así pues, cuando se alaba la aportación individual de una persona, se debería tener presente que esta ha sido posible gracias al esfuerzo de todos los demás en el conjunto social. El mérito individual es solo cierto en parte, porque sin el aporte del conjunto de la sociedad, ese individuo no sería capaz de nada.
    Por otra parte, el progreso no siempre es positivo. Las armas químicas, ampliamente utilizadas en la I Guerra Mundial, las biológicas, las nucleares, o cualquiera de los artilugios que permiten matar por cientos y cientos de personas, forman parte del progreso, pero no creo que nadie se atreva a decir que eso es positivo.
    Y no es que sea malo en sí el modelo de especialización y el progreso que supone dicha especialización. Es como lo hemos aplicado y las prioridades que hemos potenciado lo que lo convierte en perverso. Y no solo por los repetidos y manifiestos abusos de una parte de la sociedad sobre el resto (Algo patente a lo largo de la historia), sino incluso en el reconocimiento de la labor de cada uno. Un ejemplo muy claro: mucha gente menosprecia a los basureros, pero sin su labor las ciudades serían inhabitables. Se ha podido comprobar en las huelgas de tal servicio que, pese a la imposición de servicios mínimos, a los pocos días las ciudades devienen en una situación desastrosa.
    Y como ejemplo de esa dicotomía, de ese permanente enfrentamiento en el seno de la sociedad, el episodio del conflicto patricio-plebeyo en la antigua Roma, en un proceso que duró desde el 494 antes de la EC, hasta el 287 antes de la EC, y que se inició con el abandono, por parte de los plebeyos, del asentamiento romano al objeto de fundar su propia ciudad, lo que motivó a los patricios a hacer concesiones de derechos para evitar tal situación. Como puede verse, esta situación conflictiva, propiciada por el deseo de poder y riqueza, no es algo nuevo, ni mucho menos.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: