Archivo

Posts Tagged ‘cuento’

La ciudad del tránsito y el jardín de los inmortales: Movimiento.

20 mayo, 2011 3 comentarios

Samsung. Créditos: Mirta Pagano (http://elartecura.ning.com/profile/Mirta)Dentro de nuestra serie «Científicos invitados», os traemos hoy un relato  sobre el movimiento a través del espacio y del tiempo. El autor, Luis Balaguer, es Doctor en Biología por la Universidad Complutense de Madrid y Profesor Titular de Departamento de Biología Vegetal de la mencionada Universidad. Especialista en Restauración Ecológica, nos ofrece en «el jardín de los inmortales» una acertada mezcla de reflexiones personales y dinámica de ecosistemas.

Leer más…

Peces luminosos

20 noviembre, 2010 10 comentarios

Autora: Lynn Margulis

Peces luminosos. Historias de amor y de ciencia.
Presunciones

Todo empezó en primavera, cuando empieza este tipo de cosas, incluso entre las partes de una flor solitaria. El malestar, el sentido de la responsabilidad, nunca la ambición, le llevan después de cenar de vuelta a la biblioteca, a los cadáveres con el cuello abierto del laboratorio de anatomía. Un par de veces a la semana se reúne con sus amigotes en la Jimmy´s Tavern. Las tarjetas de avisos para viajes (la mayoría son propuestas de visitas a Nueva York con gastos compartidos durante las vacaciones de primavera) festonean las paredes húmedas. Los artículos de fondo del “Chicago Sun Times” y los cómicos políticos izquierdistas permiten simular con facilidad que uno está leyendo. Howard evalúa la disponibilidad de cada una de las jóvenes que entra en el bar. Una mala reproducción del “Nacimiento de Venus” de Botticelli, la voluptuosa virgen que emerge de la púdica concha, cuelga junto a una fotografía de los enjutos miembros del equipo de baloncesto de la Universidad de Chicago. Tras ellos está Jimmy, el propietario y camarero.
Leer más…

El juicio a Einstein

2 octubre, 2010 23 comentarios

Autor: Siesp

– La acusación demostrará que el acusado es culpable de revolucionar la Física, con un excéntrico comportamiento que, incluso, lo condujo hace unos años al banquillo de los acusados por acoso sexual, delito del que fue absuelto por el sólo hecho de…

– ¡Protesto! – se incorporó enérgicamente el abogado defensor.

– Se acepta –sentenció el juez, fulminando con la mirada al fiscal –. El jurado no tendrá en cuenta las últimas palabras del fiscal puesto que el acusado fue absuelto.

– Perdón, señoría. En definitiva, estamos aquí para juzgar a Albert Einstein por habernos embarcado en una endiablada manera de entender el universo, aún cuando la más famosa fórmula jamás descubierta, E = mc2, le significara el premio Nobel…
Leer más…

Son como las estrellas de Mar (relato corto del macarrón solidario).

22 agosto, 2010 13 comentarios

Había una vez un viejo pescador que descansaba a orillas del mar bajo una pequeña sombra. Mientras distendía su mirada hacia un extremo y otro de la playa divisó a lo lejos una persona, y como era lo único que cambiaba su paisaje habitual prestó especial atención en ella. En la medida que esta persona se acercaba notó que era una mujer joven que recojía las estrellas de mar que se hallaban en la orilla y las devolvía al mar. Asombrado y confuso el pescador pensó que era absurdo lo que hacía, y tanto se inquietó que decidió acercarse a dialogar con la joven y convencerla de algún modo que su tarea no tenía sentido y creyó que su experiencia de pescador le serviría de respaldo para el consejo que quería dar.

-¿porqué haces eso?

-La marea está baja y deja muchas estrellas lejos del agua, el sol está muy fuerte, las va a secar y se morirán.

-Es usted una joven muy ingenua-le dijo el pescador respetuosamente- permitame decirle que existen miles de kilómetros de costa y centenares de miles de estrellas de mar que quedan varadas en la arena y entre las rocas. Disculpeme si le digo que lo que usted hace no tiene mucho sentido…

La joven miró al pescador con sorpresa e inmediatamente se inclinó y recojió una estrella en su mano, se la mostró al pescador y mientras cuidadosamente la arrojaba de nuevo al mar le dijo con naturalidad y sencillez…

-para ésta, sí tiene sentido…

Visto aquí:

.

Entradas relacionadas:

La Muerte de un Elefante en Virgo

24 julio, 2010 39 comentarios

Este es uno de los relatos finalistas del Concurso de Relatos Cortos CyD

Autor: Hexo

Once de la tarde. Esta mañana ha sido una de las más tristes de mi vida, y eso que he vivido muchas mañanas. Llevo en este obsoleto mundo artificial unos doscientos ciclos. Hoy he decidido dejar de vivir.

Mi especie lleva centenares de ciclos examinando el cosmos. Una de nuestras prioridades científicas es el estudio de las formas de vida que existen en el universo. Hasta la fecha, se han identificado bastantes exoplanetas que albergan incipientes ecosistemas, pero ninguno de ellos ha mostrado signos relevantes de inteligencia. Al menos, una inteligencia como nosotros la entendemos, que posea cultura y capacidad tecnológica. Con una distinguida excepción; el exoplaneta R-372. En él existían seres increíblemente similares a nosotros.
Leer más…

Cuento: “El Hombre Bicentenario” – Isaac Asimov

31 octubre, 2009 13 comentarios

1

Las Tres Leyes de la robótica:

1.— Un robot no debe causar daño a un ser humano ni, por inacción, permitir que un ser humano sufra ningún daño.

2.— Un robot debe obedecer las órdenes impartidas por los seres humanos, excepto cuando dichas órdenes estén reñidas con la Primera Ley.

3.— Un robot debe proteger su propia existencia, mientras dicha protección no esté reñida ni con la Primera ni con la Segunda Ley.

Hombre Bicentenario

Leer más…

El Oso y el Duraznero (Melocotonero)

12 agosto, 2009 15 comentarios

Oso

Oso malayo (Helarctos malayanus), de Malasia. Por lo que no es la especie de oso de la historia (Sudamérica) 😉

Una vez, en medio de un bosquecillo, había un pueblito. Era un pueblito pintoresco y genérico, de los que se suelen fabricar por docenas para cuentitos como éste, con su escuelita, su cura y su zapatero remendón.

Resulta que muy cerca de este pueblito crecía un duraznero, un gran duraznero silvestre. Todos los veranos sus ramas se llenaban de frutas gordas y aterciopeladas que los chicos miraban desde lejos.
Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: