Archivo

Posts Tagged ‘escherichia coli’

Viernes procariota: Escherichia coli

8 abril, 2011 7 comentarios

Imagen al microscopio electrónico de barrido de una bacteria de E. coli. Las partículas que se observan sobre ellas son bacteriofagos que están infectando la bacteria.


Leer más…

Imágenes de la ciencia y la naturaleza: bacterias que ven la luz

11 julio, 2010 6 comentarios

.

Esta imagen podría parecer en un principio no muy impresionante. Aparentemente, muestra una impresión del nombre de la revista “Nature” en una película fotográfica. Pero ¿y si os digo que la película está hecha de bacterias? Entonces la cosa cambia. Realmente, lo que podemos apreciar en esta imagen es una sección de una placa petri donde ha crecido una cepa un tanto especial de la famosa bacteria Escherichia coli, la cual es capaz de “ver” la luz.

¿Y cómo han hecho esto? Trataré de explicarlo brevemente…

Conviene empezar diciendo que E. coli no tiene proteínas fotorreceptoras propias, por lo que los científicos que llevaron a cabo el proyecto, crearon una proteína quimérica donde fusionaron un fotorreceptor de otra bacteria (Synechocystis) con una proteína capaz de regular la transcripción del gen lacZ, el cual sintetiza la enzima beta-galactosidasa. Además, las bacterias son crecidas en presencia de un compuesto denominado S-gal, el cual es transformado en un precipitado negro por acción de la enzima beta-galactosidasa. De este modo, sucede lo siguiente:

1.- En ausencia de luz, la proteína quimérica se une al promotor del gen lacZ, promueve su transcripción, se expresa la enzima beta-galactosidasa y el S-gal precipita dando un aspecto negro a las bacterias.

2.- En presencia de luz, la proteína quimérica sufre un cambio de conformación que le impide unirse al promotor del gen lacZ, con lo que el S-gal no precipita y las bacterias se mantienen del típico color blanquecino.

Y ya puesto a punto el sistema, como cabe imaginar, no había más que crecer las bacterias en una placa, mantenerla en oscuridad y proyectar con luz la imagen de “Nature” sobre dicha placa, para obtener un resultado tan espectacular como el que se puede observar en la imagen. Ni que decir tiene que, obviamente, este artículo está publicado en “Nature”…

.

REFERENCIAS.

.

Entradas relacionadas:

Bacterias con fiebre

27 abril, 2010 1 comentario

Todos los organismos de este planeta están adaptados para vivir en unas determinadas condiciones ambientales, y la mayoría de ellos cuando se les saca de esas condiciones ponen en un serio compromiso su vida. Temperatura, pH, osmolaridad, presión, luz, radiación, etc, marcan la supervivencia de los sistemas biológicos. Son muchos los organismos que viven en condiciones semejantes a las nuestras. El cuerpo humano posee una temperatura cercana a 37ºC, y unos pocos grados arriba o abajo nos hace entrar en una situación de hipertermia o hipotermia que puede ser mortal. Los humanos hemos conquistado habitats extremos gracias a la tecnología, pero una persona sin ropa sería incapaz de sobrevivir a temperaturas árticas o en las arenas de un desierto cálido. De igual forma bacterias como Escherichia coli tienen su óptimo de crecimiento a 37ºC, aunque puedan sobrevivir y dividirse a temperaturas de 20ºC a 44ºC.
Leer más…

El hecho evolutivo en un experimento

16 noviembre, 2009 40 comentarios

coli
Estudian el hecho evolutivo en durante 40000 generaciones de bacterias. Un experimento que, hasta ahora, ha durado 21 años.

Hace 150 años que Darwin propuso los mecanismos mediante los cuales se produce la evolución de las especies. Pero ver a éstos en acción es complicado para unos seres, los humanos, que viven poco tiempo. Bajo nuestra perspectiva temporal la evolución de la vida animal en la Tierra se produce a un ritmo pavorosamente lento. Incluso desde la emergencia de los primeros organismos pluricelulares hasta la aparición del ser humano han pasado solamente unos 600 millones de años.

Si un humano tiene una esperanza de vida de 75 años y para que transcurran 40.000 generaciones, y que la evolución tenga un efecto significativo sobre el ser humano, habría que esperar 800.000 años. Demasiado tiempo para unos simples mortales. Pero si en lugar de seres humanos u otros seres complejos utilizamos seres cuyas generaciones se den a un ritmo más rápido quizás se pueda ver la evolución en marcha. En el caso de la bacteria Escherichia coli esas 40000 generaciones necesitan de 21 años.
Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: