Archivo

Posts Tagged ‘etología’

El miedo como método evolutivo de dominio

5 noviembre, 2011 15 comentarios


Todo sabemos que el miedo es una sensación desagradable provocada por una amenaza que suele ocasionar una respuesta de huida. Aunque tiene un componente social muy importante, el miedo es una sensación abundante en el mundo animal. Y precisamente por ello hay quienes han sabido utilizarlo en una hábil maniobra de engaño para conseguir algún objetivo.

Decir que en la naturaleza se utiliza la estrategia del engaño con diferentes fines no es ninguna novedad. En el mundo de las aves, los engaños están a la orden del día. Todos conocemos el caso del cuco que parasita los nidos de otras aves, intercambiando su puesta. Elimina literalmente los huevos del pájaro parasitazo y deja los suyos, de forma que la cría de sus polluelos corre a cargo de otros progenitores. El pájaro lira tiene la capacidad de atraer a la hembra con una impresionante variedad cantora que le lleva a imitar todos los sonidos que el ambiente pone a su disposición.
Leer más…

El canto de la ballena jorobada

19 abril, 2011 22 comentarios

La transmisión cultural es un fenómeno que no se encuentra limtado al ser humano, a pesar de que éste sea el animal que más espectacularmente lo manifieste. Los etólogos nos muestran numerosos casos en los que se encuentra no sólo un acervo culturar en poblaciones de diversos grupos animales, sino una transmisión entre poblaciones y generaciones similar a la humana.

Primates que enseñan a otros grupos o a sus propios hijos diversas técnicas de recolección de alimentos;  estorninos que no sólo aprenden a abrir botellas de leche, sino que son capaces de transmitir ese conocimiento a las nuevas generaciones o aves que copian y alteran sus cantos oyendo a sus congéneres y formando variados dialectos. Todos ellos son solamente algunos ejemplos de lo que podríamos llamar culturas no humanas.

Leer más…

Los elefantes también cooperan

9 marzo, 2011 27 comentarios

Foto: Plotnik et al.

Foto: Plotnik et al.

Un reciente estudio muestra cómo los elefantes pueden ser conscientes de la necesidad de un compañero y su colaboración para obtener un bien común.

No cabe duda que la herramienta más valiosa en la cohesión social es la comunicación. La capacidad de intercambiar información con otros congéneres permite establecer estrategias conjuntas, ya sea en el cuidado de la prole, en la búsqueda de alimento o incluso en la asistencia a los heridos. El máximo nivel de sociabilidad lo constituyen los animales eusociales, entre los que se encuentran hormigas, abejas o incluso algún mamífero como la curiosa rata topo lampiña (Heterocephalus glaber); en todos ellos existen castas fértiles especializadas en la reproducción y castas estériles con otros cometidos como la recolección. No es de extrañar que tanto en ellos como en otros grupos con niveles más bajos de sociabilidad (como los primates o los cetáceos), la comunicación juegue un papel importantísimo en la estructura y funcionamiento del grupo. Todos conocemos los impresionantes ejemplos de la danza de las abejas, los rastros químicos de las hormigas o las vocalizaciones de los delfines. Por supuesto, buena parte del éxito adaptativo de la especie humana se debe a su alta capacidad de comunicación.

Leer más…

Diversidad en los hongos de las hormigas zombies

5 marzo, 2011 19 comentarios

Ophiocordyceps unilateralis es un hongo que presenta un medio de dispersión extremadamente curioso. Infecta un grupo de hormigas denominadas carpinteras y provoca un cambio en su comportamiento que las induce a alejarse del hormiguero y morir en soledad. Conocido desde hace tiempo, se ha especulado sobre si tal dispersión obedece a un mecanismo de selección de grupo donde la hormiga enferma se sacrificaba en soledad para evitar otras infecciones en el nido, al igual que se ha descrito en otras infecciones similares de las que ya nos hemos ocupado en este mismo blog. Sin embargo, otros estudios parecen apuntar a una consecuencia directa de la infección, donde el hongo alteraría el sistema nervioso de la hormiga haciendo que se alejara para perecer en lugares que favorecerían la dispersión de sus esporas, una vez germinado. No es de extrañar que a Ophiocordyceps se le haya apodado  “hongo de las hormigas zombie”.

Leer más…

La plasticidad frente al ambiente, una de las claves del éxito de los primates

2 febrero, 2011 Los comentarios están cerrados

Según se desprende de un estudio realizado por un equipo de biólogos del Centro Nacional de Síntesis Evolutiva en Carolina del Norte (NESCent) y publicado hace ya unos meses, una de las ventajas de los primates frente a otros animales no es que estén mejor adaptados al ambiente, sino a los cambios estacionales de ese ambiente.

La plasticidad, o capacidad de adaptarse dinámicamente a parámetros variables del medio en el que vivimos, puede resultar  más útil en un entorno que cambia rápidamente que un carácter que provea una adaptación estática e irreversible. En la mayor parte de hábitats, a los cambios meramente estacionales (temporadas de lluvia alternando con estaciones secas) se le suman diferencias interanualmente, tales como épocas de sequía, de inundación, años de escasez de recursos, temperaturas anormalmente extremas, etc.

Bill Morris y Susan Alberts han analizado datos recogidos durante décadas sobre nacimientos y supervivencia individual de siete especies de primates en la naturaleza y los han comparado con los de otros animales (aves, reptiles y mamíferos), hallando que las tasas de supervivencia ante las variaciones estacionales se mantienen más constantes en los primates. Una de las causas de este mayor éxito, según los investigadores, puede residir en la variada dieta de los primates que les permite explotar distintos recursos alternativos;  por otro lado, la coexión social y la información que debio a ella comparten, puede facilitarles la búsqueda de recursos en períodos de escasez.

Más información:

Selected Science News
Noticias de la ciencia y de la tecnología

Are we human or are we dancer?

23 junio, 2010 37 comentarios

Los humanos somos primates. Formamos parte del reino animal, y pertenecemos a la Clase de los mamíferos y al Orden de los primates. Sé que algunas personas que basan su información científica en relatos religiosos no acepta esto, pero lo siento por ellos, la zoología nos clasificara así desde que Linneo (por cierto, una persona muy religiosa) lo hiciera en 1758. Los primates guardamos muchas similitudes anatómicas y funcionales y desde que conocemos la secuencia del genoma de algunos primates podemos encontrar muchas más de esas similitudes impresas en el ADN. Eso será tema de otros artículos.

Pero aunque seamos animales y primates somos humanos, el Homo sapiens sapiens tiene una conducta de comportamiento única en el reino animal. Sin embargo otros primates también muestran algunos rasgos de inteligencia: gran memoria visual, comportamiento social, capacidad de aprendizaje… Cuanto más se estudia el comportamiento de chimpancés, orangutanes o gorilas, más sorpresas nos llevamos.

A modo de ejemplo me gustaría mostrar algunas noticias y vídeos relacionados con comportamientos complejos, que hace unos años solamente se pensaba que podían corresponder a humanos.
Leer más…

¿Altruismo o egoísmo genético?

20 febrero, 2010 84 comentarios

Escribía Richard Dawkins en su libro “El gen egoista” que debemos enseñar a nuestros hijos a ser altruistas, ya que en sus genes llevan esrito todo lo contrario.

El dilema sobre si el altruismo existe realmente en la naturaleza o no se trata más que de un egoísmo disfrazado es un debate que se mantiene dentro de la biología evolutiva y de la etología desde hace mucho tiempo. Algunos autores, como el propio Dawkins, mantienen que el altruismo biológico no existe, mientras que otros autores no solamente postulan su existencia, sino la importancia de la cooperación en la historia de la vida.

Una nueva investigación realizada con hormigas y que ha tenido gran repercusión mediática  ha venido estos días a sumarse al debate. Los pequeños artrópodos de la especie Temnothorax unifasciatus abandonan la colonia antes de morir, alejándose de sus congéneres. Los investigadores de la Universidad de Ratisbona (Alemania) que publican estos resultados en el número de enero de la revista Current Biology, mantienen que este comportamiento representa una estrategia preventiva para evitar contagiar a sus congéneres, en lo que sería una clara demostración de altruismo en las sociedades de insectos.

De hecho, muchos medios han relatado el suceso como un ejemplar sacrificio en aras del bienestar de sus congéneres, llegando incluso a calificar de “heroínas” a estas pequeñas hormigas.

Sin embargo, las motivaciones de este comportamiento pueden ser diferentes (e incluso contrarias) a esta interpretación quizás demasiado teatral.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: