Archivo

Posts Tagged ‘falacia’

Por poder ser, puede ser…

22 marzo, 2012 19 comentarios

Utilizar una herramienta suele requerir un periodo de aprendizaje directamente proporcional a la complejidad de la misma. Así, no resulta complicado aprender a usar un destornillador, pero cuesta un poco más manejar con soltura un osciloscopio. Lógicamente, algunas herramientas requieren un conocimiento teórico más elevado que otras: el destornillador únicamente precisa entender como funciona un tornillo, pero para usar el osciloscopio debemos saber de señales eléctricas, ondas y electrónica. Además de todo esto, para manejarlas con habilidad se precisa cierta práctica, también dependiente de la dificultad del utensilio y de la técnica empleada.

Con los instrumentos intelectuales ocurre exactamente lo mismo. Los niños no nacen sabiendo razonar, sino que es algo que aprenden con el tiempo y la práctica. De igual forma, la capacidad de formular una hipótesis válida no es algo innato, debe aprenderse mediante el estudio y la práctica.

Utilizando un ejemplo muy sencillo, podemos presentar el siguiente razonamiento: “Los perros tienen orejas, yo tengo orejas, luego yo soy un perro“. Obviamente, hasta un niño de cinco años detectará el error en el razonamiento, pero no por haber reconocido la falacia, sino porque hemos hecho trampa. Un niño -y el adulto más obtuso- saben que un perro no es un ser humano y que por lo tanto yo no puedo ser un perro. Con ello, invalidan el razonamiento por la evaluación directa de la conclusión final, no de las dos premisas anteriores.

Leer más…

La indecencia de algunos creacionistas

17 enero, 2012 49 comentarios

Supongo que lo primero que me vais a contestar es “¿que esperabas?”, pero no deja de sorprenderme e indignarme la poca ética de algunos evangelizadores. Estoy de acuerdo en que debo ser muy iluso, pero me molesta sobremanera que aquellos que van de salvadores de almas oculten demagógicamente a su rebaño los datos y las opiniones que contradicen su doctrina. Tengo una especial adversión al oscurantismo, a ese tipo de adoctrinamiento que no puede llamarse educación y que consiste en mostrar únicamente un dogma irracional como si fuera la única verdad existente. Tengo claro que lo que más temen estos adoctrinadores es que la gente piense por si misma, y eso es lo que más pánico me produce: sus estrategias basadas en la ignorancia, la amenaza y el miedo.

Todo ello es aún más flagrante cuando el predicador en cuestión tiene la poca vergüenza de autoproclamarse pensador racionalista, partidario de la verdadera ciencia (de su dios) y criticar a todo científico que ose hablar de evolución, origen de la vida, parentescos con los monos o cualquier otra investigación que agreda su particular y subjetiva concepción del cosmos. Abusar de aquel que no tiene conocimientos es indecente, y aprovechar una buena verborrea para confundir al público, exponiendo parcialmente datos y argumentaciones falaces para tratar de dar una imagen falsa, es engañar.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: