Archivo

Posts Tagged ‘novela’

La universidad española, ¿realidad o ficción?

3 marzo, 2011 11 comentarios


A pesar de que intenten vendernos un vagón caluroso y atestado de gente con slogans comerciales atractivos, la única satisfacción que me produce el metro es la de poderme abstraer, durante un buen rato, en una lectura que me aleja de mis quehaceres diarios. Estoy terminando en estos momentos la lectura de una obra titulada “Un momento de descanso” de Antonio Orejudo, un relato agridulce de las vivencias personales de unos personajes que conocieron los ambientes universitarios de varios países. El libro contiene mucho cinismo, ironía y píldoras de grandes verdades camufladas en unas historias supuestamente ficticias. Y digo supuestamente porque cuando llega la hora de describir el funcionamiento de la universidad española se encuentra con relatos como el que os presento, que uno ha visto tantas veces, con otros personajes esta vez de carne y hueso, que bien podrían ser ciertos:
Leer más…

Un mundo feliz

18 diciembre, 2010 8 comentarios


Autor: Aldous Huxley

Un edificio gris, achaparrado, de sólo treinta y cuatro plantas. Sobre la entrada principal se lee: “Centro de Incubación y Condicionamiento de la Central de Londres”, y, en un escudo, la divisa de Estado Mundial: “Comunidad, Identidad, Estabilidad.”
La enorme sala de la planta baja se hallaba orientada hacia el norte. Fría a pesar del verano que reinaba en el exterior y del calor tropical de la sala, una luz cruda y pálida brillaba a través de la ventana buscando ávidamente alguna figura yacente amortajada, alguna pálida forma de académica carne de gallina, sin encontrar más que el cristal, el níquel y la brillante porcelana de un laboratorio. La invernada respondía a la invernada.

Las batas de los trabajadores eran blancas, y éstos llevaban las manos embutidas en guantes de goma de un color pálido, como de cadáver. La luz era helada, muerta, fantasmal. Sólo de los amarillos tambores de los microscopios, lograba arrancar cierta calidad de vida, deslizándose a lo largo de los tubos y formando una dilatada procesión de trazos luminosos que seguían la larga perspectiva de las mesas de trabajo.
Leer más…

Toxina

11 diciembre, 2010 8 comentarios


Autor: Robin Cook

Kim daba patadas en el suelo y se frotaba los brazos. No acababa de comprender por qué, pero los cero grados de la planta de producción de hamburguesas le parecían más bien cinco o incluso diez grados bajo cero. Se había puesto una bata blanca de Carnes Mercer sobre la del hospital, pero ambas eran de algodón, y debajo sólo llevaba el pijama del quirófano. Las tres capas no lo aislaban suficientemente del frío. El gorro blanco no le ayudaba en nada.

Marsha ojeaba los libros de registro desde hacía más de un cuarto de hora. La localización de las fechas concretas, los lotes y las partidas estaba siendo más dificultosa de lo previsto. Al principio Kim había mirado por encima del hombro de la inspectora, pero cuanto más frío tenía, menos interesado estaba.
Leer más…

La amenaza de Andrómeda

27 noviembre, 2010 3 comentarios

Autor: Michael Crichton

Burton tenía cincuenta y cuatro años; era patólogo. Era titular de una cátedra de la Facultad de Medicina de Baylor y actuaba de consejero del Centro de Vuelos Espaciales Tripulados de la NASA, en Houston. Anteriormente se había dedicado a la investigación en los Institutos Nacionales de Bethesda. Su campo de actuación había sido el de los efectos de las bacterias en los tejidos humanos.

Una de las peculiaridades del desarrollo científico la constituye el hecho de que un campo tan vital permanecía virtualmente intacto cuando Burton se adentró por él. Aunque los hombres sabían que los microbios causan enfermedades, y lo sabían desde la hipótesis de Heine en 1840, a mediados del siglo XX todavía no se sabía nada acerca de cómo ni por qué realizaban sus destrozos las bacterias. Se desconocían los mecanismos específicos.

Como otros muchos en sus dias, Burton empezó con el Diplococcus pneumoniae. el agente causante de la pneumonía. En los años cuarenta antes del advenimiento de la penicilina, hubo mucho interés por los pneumococos; descubierta la penicilina, se evaporaron a un tiempo el interés y el dinero para las investigaciones. Burton se pasó entonces al Staphylococcus aureus, causante de los barrillos y los forúnculos. Por la época en que inició el trabajo, sus colegas investigadores se rieron de él; el estafilococo, lo mismo que el neumococo, era muy sensible a la penicilina. Dudaban que Burton pudiera conseguir dinero suficiente para llevar adelante la tarea.
Leer más…

Peces luminosos

20 noviembre, 2010 10 comentarios

Autora: Lynn Margulis

Peces luminosos. Historias de amor y de ciencia.
Presunciones

Todo empezó en primavera, cuando empieza este tipo de cosas, incluso entre las partes de una flor solitaria. El malestar, el sentido de la responsabilidad, nunca la ambición, le llevan después de cenar de vuelta a la biblioteca, a los cadáveres con el cuello abierto del laboratorio de anatomía. Un par de veces a la semana se reúne con sus amigotes en la Jimmy´s Tavern. Las tarjetas de avisos para viajes (la mayoría son propuestas de visitas a Nueva York con gastos compartidos durante las vacaciones de primavera) festonean las paredes húmedas. Los artículos de fondo del “Chicago Sun Times” y los cómicos políticos izquierdistas permiten simular con facilidad que uno está leyendo. Howard evalúa la disponibilidad de cada una de las jóvenes que entra en el bar. Una mala reproducción del “Nacimiento de Venus” de Botticelli, la voluptuosa virgen que emerge de la púdica concha, cuelga junto a una fotografía de los enjutos miembros del equipo de baloncesto de la Universidad de Chicago. Tras ellos está Jimmy, el propietario y camarero.
Leer más…

Fahrenheit 451

6 noviembre, 2010 20 comentarios

Autor: Ray Bradbury

Era un placer quemar.
Era un placer especial ver cosas devoradas, ver cosas ennegrecidas y cambiadas. Empuñando la embocadura de bronce, esgrimiendo la gran pitón que escupía un queroseno venenoso sobre el mundo, sintió que la sangre le golpeaba las sienes, y que las manos, como las de un sorprendente director que ejecuta las sinfonías del fuego y los incendios, revelaban los harapos y las ruinas carbonizadas de la historia. Con el simbólico casco numerado -451- sobre la estólida cabeza, y los ojos encendidos en una sola llama anaranjada ante el pensamiento de lo que vendría después, abrió la llave, y la casa dio un salto envuelta en un fuego devorador que encendió el cielo del atardecer y lo enrojeció, y doró, y ennegreció. Avanzó rodeado por una nube de luciérnagas. Hubiese deseado, sobre todo, como en otro tiempo, meter en el horno con la ayuda de una vara una pastilla de malvavisco, mientras los libros, que aleteaban como palomas, morían en el porche y el jardín de la casa. Mientras los libros se elevaban en chispeantes torbellinos y se dispersaban en un viento oscurecido por la quemazón.
Leer más…

Viajero del tiempo

16 octubre, 2010 8 comentarios

Autor: Gotzon

Cuando aquel fracasado científico, retando todas las leyes de la física conocida, logró construir el artilugio que le trasladó dos décimas de segundo hacia el pasado, se sintió enormemente abrumado y decaído. Aquella angustia le fue sumiendo en una profunda depresión que terminó finalmente con su salud.

Su verdadera aspiración siempre había sido conseguir viajar al futuro, descubrir por sí mismo y en directo los avances que el destino nos depara. Lamentablemente, jamás pudo alcanzar su deseo en vida.

Pero gracias a los apuntes que legó a la ciencia sobre tales experimentos, el ser humano ha podido diseñar nuevas tecnologías, como por ejemplo el tele-transportador de materia, dispositivo que ha transformado por completo nuestro modus vivendi, toda una revolución en el campo del transporte de personas y mercancías cuyo efecto más loable ha sido terminar con las penurias alimenticias del otrora mal llamado tercer mundo.
Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: