Archivo

Posts Tagged ‘pseudogen’

“Fósiles” en el ADN para estudiar la evolución

28 junio, 2010 17 comentarios

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Imprimir

Los paleontólogos son expertos en transmitirnos información acerca de cómo era el pasado. Los genetistas, con el apoyo de los bioinformáticos también pueden decirnos cosas acerca del pasado estudiando la secuencia de ADN de los genomas de los cientos de especies que ya han sido secuenciadas.

Cuando se analizan las secuencias de ADN se ve en ellos lo que se denomina pseudogenes, secuencias génicas muy similares a genes funcionales pero que, debido a una serie de mutaciones, han perdido esa funcionalidad. Hay muchos y muy diversos pseudogenes en el genoma humano, testigos del pasado de la especie y del camino que este ADN ha seguido a lo largo de la evolución. Ya en 1871 Charles Darwin en su obra “El Origen del Hombre” propuso que los humanos procedemos de un ancestro común que compartimos con otros primates actuales.

En la secuencia de todos los genomas encontramos lo que se denomina retrovirus endógenos (ERV), que son secuencias remanentes de retrovirus que se insertaron en el genoma hace miles de años. ¿Qué es un retrovirus?. Un retrovirus es un virus con envuelta que posee RNA como material genético. Dentro de la partícula vírica también lleva una enzima llamada transcriptasa inversa (TI) (cuyo descubrimiento le valió el premio Nobel a David Baltimore). El virus, cuando infecta una célula introduce tanto el RNA como la TI. Esta enzima pasa una copia de ARN a ADN, de un modo inverso a como haría la ARN polimerasa. La copia de ADN formada en el citoplasma celular por la TI viaja hasta el núcleo y una vez allí se inserta en el genoma. Una vez insertado en el genoma del huésped, el virus puede provocar una infección o quedar en él silenciado durante toda la vida de éste. Las enfermedades que provocan los retrovirus son de gravedad variable, tan importantes como el SIDA o la leucemia, o pueden no tener ningún efecto y pasar inadvertidos durante toda la existencia del huésped. El virus también puede infectar células germinales, con lo que puede ser pasado a la descendencia, exactamente en la misma posición del genoma del que posee en su progenitor. Y así ocurre generación tras generación, una vez insertado queda ahí para siempre. Con el paso del tiempo estos virus pueden inactivarse quedando en el genoma como simples huellas relícticas de antiguas infecciones. Estos son los ERV. Y encontrar ERV en idénticas posiciones del genoma en diferentes organismos supone que compartieron el mismo progenitor, mostrando infecciones de retrovirus en el pasado.
Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: